El 26 de agosto de 2013 Quico Taronji parte desde Sotogrande, en Cádiz, llegando hasta las costas de Túnez en un kayak Hobie Cat, navegando en solitario sin asistencia ni apoyo. Logró dos récord de navegación: la distancia más larga navegada de corrido en solitario y sin barco de apoyo en este tipo de embarcación entre dos puntos (Mahón, Menorca- Carloforte, Cerdeña. 200 millas náuticas), y la distancia más larga con escalas: 1000 millas (1800 kilómetros) entre Sotogrande y Bizerta, Túnez, cruzando el Estrecho de Gibraltar, y navegando la costa marroquí, el Mar de Alborán, el Levante español hasta Javea, para cruzar después a Formentera, Mallorca, Menorca, Cerdeña, La Galitè (Túnez), y finalmente las costas tunecinas de Bizerta donde fue sorprendido por un gran temporal con olas de seis metros y vientos de 45 nudos que le hicieron naufragar. Taronjí alcanzó la costa por sus medios la noche del 11 de noviembre de 2013.

Quico Taronji es un periodista Cantabro nacido en Santander. En 1997 se licencia en ciencias de la comunicación audiovisual por la universidad de País Vasco. Tras diferentes etapas como reportero y presentador de populares programas de televisión, se propone un reto personal a bordo de un Kayak trimaran.

Esta experiencia no mitiga su pasión por el mar. Ahora se embarca en una nueva aventura titulada Capitán Q. Una idea original de Quico Taronji y producida por la Caña Brothers para Televisión Española.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3713673
Para todos los públicos Capitán Q - Un final de viaje con sabor vasco - ver ahora
Transcripción completa

Soy Quico Taronjí, periodista y capitán de yate.

Estoy recorriendo España

en un pequeño barco llamado "Invencible".

Casi 3000 km de costa.

Una aventura para conocer grandes historias de gente

cuya pasión es la misma que la mía, el mar.

Este es el viaje de mi vida. Mi nombre es Quico Taronjí

pero todos me conocen como Capitán Q.

Comienza la última etapa de mi largo viaje por la costa española,

la última navegación de la mayor aventura de mi vida.

Bueno, ya estoy en el País Vasco,

y aprovechando me voy a dar un paseo por la ría de Bilbao,

voy a intentar llegar hasta el Museo Guggenheim,

que está casi al final de la ría.

Una buena tirada, son seis millas, casi 12 km de navegación.

Este es el puente colgante de Portugalete,

de finales del siglo XIX, de la época de Eiffel.

La ría de Bilbao tiene casi 20 km, así que pasar por el puente

supone un ahorro de tiempo considerable.

Vamos a aprovechar para pasar ahora rápidamente.

Vamos a aprovechar para pasar ahora rápidamente.

Qué calor hace, madre mía el calor del "bocho".

A Bilbao lo llaman "El bocho" porque está como en una especie de agujero,

de valle, y cuando hace calor, hace mucho, mucho calor.

¿Qué tal? ¿Desde dónde vienes? De Bilbao, desde el mismo centro.

Cuando vengo con la piragua, que ya llegas cansado,

sobre todo cuando vienes en contra de la marea,

llegar aquí te da fuerzas.

Pasar por debajo del puente colgante,

que son 61 m para arriba...

Y hay un eco especial, cuando pasas por debajo y haces así, vibra todo.

Es una pasada el puente colgante y el trasbordador, que tiene su aquel.

Digamos que si se cayera al agua, flotaría.

Tiene la forma de un barco y no se hundiría.

Vamos a aprovechar la marea. Vamos.

Aquí, ya ves, sigue la industria en marcha.

Ya Altos Hornos desapareció

pero todavía siguen llegando los barcos con hierros,

con chatarra y demás trayendo a la acería la chatarra.

Antiguamente esto era una autopista,

la que unía la margen izquierda con la derecha

e iban por el centro todos estos barcos que venían de Inglaterra,

de Noruega, de Canarias, de Escocia, de un montón de partes diferentes,

que venían a traer las mercancías a Bilbao

y otros a dejar pasajeros,

y los ingleses venían a coger el hierro a las minas.

Cuando buscaban el hierro

en las diferentes minas que había por el gran Bilbao,

al encontrar el hierro gritaban "all iron",

y de ahí digamos que salió

lo de "alirón, alirón, el Athletic es campeón".

¿Viene de eso?

Sí, los ingleses crearon el Athletic.

Qué bueno. Tiene mucha historia la ría.

Bueno, ya estamos en la grúa Carola.

Todos los días pasaba una chica que era muy guapa, muy guapa,

y todos los operarios de la grúa paraban de trabajar

para piropear a la chica, que se llamaba Carola.

A cuenta de eso se le quedó el nombre de grúa Carola,

y es la única grúa que se ha mantenido

de los Astilleros Euskalduna.

Guggenheim. Es bonito desde el agua.

Sí, es una perspectiva totalmente diferente del museo.

Parece como una maqueta gigante. Las líneas son tan raras, ¿verdad?

La intención del Guggenheim era darle forma de barco,

venía por ahí, darle su significado con la ría.

Detrás del Guggenheim antiguamente estaba la campa de los ingleses,

donde jugaban al fútbol.

Digamos que el Athletic se creó ahí detrás, con los jugadores ingleses.

El primer 11 inicial del Athletic,

que ahora solo juega con jugadores de la tierra,

jugaban jugadores ingleses

y el primer partido que se jugó en Vizcaya fue ahí detrás.

La selección de Vizcaya jugó contra la selección inglesa de aquí

y nos ganaron 5-0. Luego aprendimos a jugar.

Bonita forma de empezar.

Exactamente, perdiendo, así se empieza, y luego, a ganar.

Ha ganado un montón la ría con el Guggenheim.

Sí, muchísimo.

Sin el Guggenheim ahora mismo no se entiende Bilbao, es parte de Bilbao.

Oye, me ha encantado la guía por la ría.

La ría es una gozada.

Tengo que volver para allá, que tengo que seguir navegando.

Lo que tengo es un calor que me muero, macho.

Pues nada, lo mejor para quitarte el calor, un chapuzón.

Yo te animaría a que te bañes. Esto es un clásico.

Mira, mira. Se tiran desde el puente.

(GRITOS)

Es como volar, ¿cómo es?

Caes muy rápido.

Salgo de la ría y continuo para conocer más

de esta maravillosa costa, pero la navegación será complicada.

Hay una castaña de vientos buena aquí,

así que me quedo con el remo todo el rato

para maniobrar en condiciones.

Estas olitas se forman porque hay mucho viento

y poca profundidad y son bastante incómodas.

No puedo abrir toda la vela porque hay demasiado viento en esta zona

y forzaría la del palo, que sigue rota,

así que voy a intentar ceñir, ir contra el viento,

pero con media vela abierta. Es complicado.

No quiero forzar mucho.

Esto se llama ir en ceñida, ir abierto al viento

en un ángulo pequeño.

Me va a costar, voy a tener que dar pedales.

Qué gozada tiene que ser eso, parapente al lado del mar.

Tiene que haber unas vistas desde ahí arriba espectaculares.

Voy intentar desembarcar en esta playa de Sopelana,

que es una playa de surfers, y me voy a acercar ahí

a ver si puedo volar en parapente,

a ver si alguien me hace caso y me invita.

Voy a buscar bien el sitio para desembarcar,

que no la quiero liar.

La verdad es que hay que ver los períodos de las olas

e intentar entrar cuando haya calma.

Me lo están marcando los socorristas,

me están guiando hacia la zona donde rompen las olas con menos fuerza,

el lugar ideal para el desembarco.

Bueno, ideal, ideal, no, el menos malo.

¡Ahí está!

Espérate, que quito el timón rápidamente

antes de que llegue una ola.

¿Qué tal? Qué tal, buenas tardes.

¿Cómo estamos? Muy bien.

Te he visto desde la playa, desde abajo, os he visto volar y he dicho,

a ver si me dejan volar un ratito.

¿Te preparamos? Sí, sí. Gracias.

Venga, vamos allá.

El viento está allá, ¿ves como se orienta?

No va en dirección al mar, sino al viento.

Saldremos corriendo y lo que tenemos que hacer

es ir corriendo, corriendo.

Aunque notes que no remontes, sigue corriendo.

¿Corriendo en el aire, como los dibujos animados?

Como el pájaro loco.

No hay que saltar ni sentarse, ¿vale?

Vale, corriendo. Eso es, y ya empezamos a volar.

Ya me dices cuando me tengo que sentar.

Hasta que no estemos volando no te vas a sentar.

Vale.

¡Buena, capitán, buena, capitán!

La verdad es que es una sensación placentera.

Es como volar, evidentemente,

pero es como volar de una forma tranquila.

¡Es alucinante!

¡Hola!

Es impresionante.

Qué pasada, todo tranquilo, placentero.

¡Ya he volado! ¡Soy un pájaro loco!

Volar es prácticamente la única cosa que me faltaba por hacer

en este viaje y ha sido completamente alucinante.

Con la adrenalina a tope llego a puerto

para dormir antes de salir hacia Bermeo.

¿Qué pasa, qué haces?

Intentar pescar chipirón, por lo menos intentarlo.

¿Aquí entre los barcos?

Lo que pasa es que aquí estamos con la luz.

Ya sabes, el que es zorro, es zorro, siempre.

¿Y para qué tienes la luz aquí puesta?

Señuelo, esto para atraer el pescado es una maravilla,

un invento terrible.

¿Has pescado algo esta noche? Nada, ruina de momento.

No es tan maravilla.

Pues nada, voy a ver si encuentro un sitio para dormir.

Aquí hay catre en mi cabaña, aquí vivo yo,

pesca azul, ahí, en proa.

¿Cómo se llama el barco?

"Nayiri". En armenio significa "siempre volveré".

Qué bonito, todo de madera, macho.

Este barco está hecho en Escocia en el año 50,

tiene como 60 y tantos años este barco.

Está todo original, el timón, la madera, el motor, todo original.

Pues suena muy bien para ser del año 50.

¿Esto es para la niebla o qué?

Te voy a bajar y vas a ver, como un oso vas a dormir aquí.

¿Cómo un oso voy a dormir?

Con la barba que tienes pareces un oso.

¿Qué tenías de cena? Qué bien huele.

¿Lleva atún? Lleva sopa de verdura...

Pues sí que tengo bien la napia.

Mira, ahí va... No, que yo ya he cenado, macho.

Quieto, va.

¿Y esta pantalla plana de dónde la has cogido?

Es una maravilla, el último grito que ha salido en televisores.

¿De qué año es esto? Del año de la polka.

Puede tener 30 años fácil.

¿Y si te sientas en la cama, cómo haces?

Para apagar y para cambiar de canal, con la batuta mágica.

Esto es una maravilla. El mando distancia...

Cuando yo estaba en el piso, en la carrera, teníamos una igual,

un bastón de éstos.

Capitán Q, pasa por aquí, a babor. Aquí tienes un catre.

Si necesitas algo, llámame, por favor.

¿Te ha costado 12.000 pavos este barco?

12.000. La madera tampoco es cara. Está genial.

Bueno... Buen sueño.

Voy a dormir aquí como un lirón.

Bueno, un lirón que duerme dos horas y media.

Grande, grande, no es el sitio, pero cómodo sí que es.

Qué majo Jaime, qué majo, que tío más enrollado.

Me voy, me voy. No quiero despertarle.

"Ha sido un placer conocerte, Jaime, charlar contigo,

disfrutar, compartir. Te deseo lo mejor.

Gracias por acogerme, por abrirme las puertas de tu casa.

"Nayiri" y tú lleguaréis siempre a buen puerto, y yo siempre volveré.

Un fuerte abrazo, Quico".

Llego a Bermeo, una de las villas pesqueras

con más tradición de la costa española.

Voy tirando de GPS.

Voy a tres nudos y estoy llegando a Bermeo,

esta localidad que está justo aquí, a mi estribor,

este pueblecito de pescadores, y ahí enfrente en la proa

tengo la ría de Mundaka.

Un poco más allá, a babor, la isla de Ízaro.

Justo en medio, en la ría de Mundaka,

todos los años la población de Bermeo recuerda a las víctimas

de una galerna del año 1912 en la que murieron 143 arranchales vascos,

143 pescadores.

Yo venía por lo de la conmemoración de la galerna,

que salían los barcos, ¿pero ya han salido o que?

Sí.

¿Y estos barcos?

Esto es un batel tradicional, típico del País Vasco.

¿Se utilizaba antiguamente para pescar?

Este es el bote que utilizaban el abuelo y el crío

para llevar un poco el sustento a casa.

¿Son antiguos o réplicas? Esto es una réplica, son réplicas.

Antiguo aquí no queda nada a partir de la galerna.

Desde ese momento aquí la vela desapareció.

El puerto de Bermeo se quedó sin 100 varones, imagínate.

Si había aquí mil, 100 varones, tres generaciones de golpe.

Y un montón de familias sin sustento de golpe.

Dicen que hubo caravana de hombres.

Cuando empezó a soplar ahí nadie se dio cuenta,

empezaron a hundirse barcos y solo se libró uno,

que se quedó con dos parientes suyos atados en la cruz de San Andrés,

y vio como los parientes no podían más y se despedían de sus familias,

y el otro veía alucinaciones.

El otro les decía que aguantaran, pero no se podía. Se quedó él solo.

A los tres días lo cogió un arrastrero de Donosti,

y la historia buena es que cuando le cogieron dijo,

por mí, tranquilos, podéis seguir pescando.

¿Qué pescado ni qué hostias? Venga, vamos a puerto.

Vaya historión.

Entro en puerto.

He recibido una invitación que no puedo rechazar.

Me han dicho estos de las barcas que vaya al Txoko,

que me van a invitar a comer marmitako de bonito,

la antigua comida de los pescadores, la de toda la vida.

¡Quico, venga! ¡Ven aquí, hombre! Hola. ¿Subo?

¡Qué se va a acabar!

¿Qué pasa? Hola a todos.

¿Oye, no os denuncian por pegar gritos por la ventana?

Qué va.

Oye, cómo andan los barquitos estos que tenéis,

habéis entrado a puerto lanzados.

Son bateles.

Aquí cuando pasó lo de la galerna fue con la chalupa.

La galerna que cogió aquí fue, además de la galerna,

una ciclogénesis explosiva.

Que es como lo llaman ahora los del tiempo,

que hace unos años decías "ciclogénesis explosiva" y decían,

¿dónde estoy, en Marte o qué?

Mi abuelo por ejemplo salió un día de Navidad o de Nochevieja

de Avilés y nunca más volvió, no se sabe ni lo que pasó con el barco.

El gobierno de entonces, hace 10 años,

no sabía si había naufragado o se había ido a América,

y entonces a las viudas no les pagaron ni un puto duro.

Te quedabas... Vaya historia, macho.

Voy a cocinar, a echar una mano.

¿Cómo va eso?

Aquí andamos, poniendo las patatas a cocer.

Y esta es la comida de los pescadores de toda la vida.

Las embarcaciones cuando iban a pescar

lo que hacían era llevarse un saco de patatas, 25 kilos,

y cuando pescaban el atún, ala, atún con patatas.

Salían a faenar y tenían tiempo de sobra para...

Sí, tenían tiempo pero una cosa es hacerlo aquí

con una cocina industrial y otra cosa es hacerlo en un barco.

¿En la cocina solo entran hombres, en los txokos vascos

o cómo va el tema?

Cuando venían de la mar los arranchales

era como un sitio de ocio para ellos,

y esto era un sitio solo de hombres.

Ya con los años ha empezado a cambiar.

Oye, tiene una pinta estupenda. Voy para allá. Encantado, macho.

Igualmente, hasta ahora.

Señores, muchas gracias por esta invitación,

y a los franceses que han venido desde el sol naciente navegando,

bienvenidos, ongi etorri. ¡Gracias!

Con unos buenos kilos de más parto hacia San Sebastián,

donde me espera una gran sorpresa.

Vaya llegada a San Sebastián, esto sí que no me lo esperaba.

Me acaban de decir los de salvamento

que esto se llama el "abordaia" el abordaje,

que se lleva haciendo en la Playa de la Concha

desde hace cinco o seis años.

Los mozos y las mozas salen en artilugios de navegación

que ellos mismos se fabrican e intentan llegar

desde el puerto náutico hasta la playa de la Concha.

Aquellos ya lo han conseguido, pero tiran un par de horas en la bahía

y fijaos cómo celebran la llegada.

Algunos os quedáis por el camino, ¿eh?

Habéis naufragado en toda regla. Hemos ganado...

Remolcanos... ¿Con esto? Lo intento, espera.

Quién me iba a decir que iba a acabar remolcando a estos piratas.

¿Vais bien o no? Vamos de lujo.

El que va mal soy yo, joder.

¿Quién ha hecho el cacharro? Las chicas.

Pues se ha hundido nada más salir de puerto.

¿Nos movemos? Mira, estos os van a remolcar mejor.

¡Chicos! Ahí está, orgullo vasco.

¿Vais a llegar solos hasta la orilla?

Llegamos, llegamos.

No tengo tan claro que vayan a llegar.

Los he visto hundirse nada más salir de puerto.

¿Capitán, qué haces por estos rumbos?

Hombre, tengo que ver San Sebastián.

Pues en menuda fecha vienes, en semana grande.

Sube, que te cuento cosas. Voy para allá.

Capitán, has arribado a un sitio estratégico.

Mari, un marino que salvó vidas en una gran galerna.

¿Cuándo, hace mucho? Si, a primeros de siglo.

Salió al mar nadando y salvó dos vidas. Ahí está.

Con un par. ¿Y tú a qué te dedicas?

Yo soy marino pero ahora estoy en tierra

y trabajo en un catamarán, de paseo.

Esa relación con el mar, ver la costa,

la tranquilidad al anochecer, y disfruto como un niño.

En menuda época has venido, semana grande.

San Sebastián, joder.

Los fuegos, y con una costumbre que hay clásica, con tu helado.

¿Dónde me voy a verlos bien, a qué parte?

La mejor zona es allí, lo que se llama la isla del reloj,

la perla y eso.

¿Pasados estos barcos? Detrás de los atraques, ahí.

¿Esa gente ya está haciendo tiempo para verlos?

Sí, mucha gente va cogiendo sitio.

Gonzalo, gracias. Qué tengas buen rumbo.

Voy a comprarme el helado y voy a coger sitio también.

Hasta siempre. Hasta luego.

Los fuegos artificiales siempre me traen grandes recuerdos

de cuando era un niño y los veía con mis padres en la playa de Santander.

Espectacular. Maravilloso.

A la mañana siguiente Gonzalo me ha preparado una cita a ciegas.

Tan solo una dirección y una clave, preguntar por Conchita.

Hola. Busco a Conchita.

¿Buscas a Conchita, quieres conocerla?

Sí. Pasa.

Gracias.

¿Y esto?

Pues es el esqueleto de la penúltima ballena que se pescó aquí,

en el Cantábrico.

A partir de esto se cazó en 1901 la de Orio y desaparecieron ya.

Estás viendo una auténtica joya.

Creo que sabes dónde estamos ya, o lo adivinas.

En el acuario. Eso es.

Ya sé donde estoy, pero aún tengo que conocer a mi cita.

Quico, querías saber quién era Conchita, ¿no?

Te presento a Conchita.

¿Esta es? Así que Conchita es un tiburón, o "tiburona" claro.

Conchita es un tiburón toro de 2 m y medio casi de longitud,

y si quieres conocerla más de cerca, te invito.

¿Come?

Come tres veces a la semana, martes, jueves y sábado.

¿Y qué día es hoy?

¿Cuantos tiburones tenéis aquí?

Es muy difícil de calcular

porque tenemos muchas especies diferentes, pintarrojas...

¿Son tiburones del cantábrico?

Casi todos, sí, pero los dos tiburones toro

son de aguas más cálidas, pero bueno,

están adaptados perfectamente. Por ahí va Txuri, otro tiburón toro.

¿Cómo sabes que es el macho? Tiene dos penes.

¿Los tiburones tienen dos penes? El tiburón toro tiene dos penes.

¿Y para qué quiere dos? Adivina.

Es impresionante.

¿Bucear con Conchita?

Siempre he querido bucear con tiburones,

pero la verdad es que impone.

Vamos para allá.

Me has dicho que querías conocer a Conchita de cerca.

Te voy a presentar a Mikel, este es Quico.

Encantado. Mikel se va a encargar.

¿Te vas a animar a bucear con los tiburones?

Es un sueño, hay que cumplirlo, pero mira que el buceo no es lo mío.

Me tengo que concentrar un poco, que tranquilo, tranquilo, no estoy.

Bucear con tiburones no...

Si ya no me hace gracia bucear, con tiburones...

Espero que Conchita se porte bien.

Hombre, el Churri es el marido.

Churri, no, Txuri. ¿Es el marido?

¡Sigo vivo! ¡Conchita, Conchita, sigo vivo!

Tras mi exitosa cita viajo a uno de los pueblos

más bonitos que he conocido.

Esta es la entrada de Pasajes llegando desde San Sebastián.

Es una entrada muy bonita pero también muy peligrosa,

porque aquí se forma muy mala mar.

Normalmente cuando coincide que el viento viene de un lado

y la marea por ejemplo baja o sube,

es decir, viene en dirección contraria,

se forman aquí buenas olas en la entrada,

y esta es la patria chica de don Blas de Lezo,

medio hombre que le llamaban los ingleses

porque le faltaba media pierna, un ojo y medio brazo.

Blas de Lezo fue el defensor de Cartagena de Indias

contra los ingleses.

Aunque hace un día maravilloso no me fio nada

de la famosa ciclogénesis explosiva.

Voy a hacerme mi último gran desayuno antes de llegar a casa.

Al final se ha quedado buen día, solecito.

Y la ciclogénesis explosiva que decían que iba a llegar, ¿qué?

Bueno, pues por aquí será un buen sitio para cocinar.

Aquí voy a estar bien, con vistas a la ría.

No creo que llueva.

Gotas...

Mi último gran desayuno antes de llegar a casa.

Este va a ser continental.

La vida son estas pequeñas cosas, unos huevos con bacon

en la ría de Pasajes. Voy a preparar el fuego.

Se me apaga el fuego, se pone a llover.

La ley de Murphy.

Qué desastre.

Así no se puede desayunar, navegar, ni nada.

La lluvia no cesa y necesito un lugar donde refugiarme

y descansar un rato.

Por suerte encuentro un barco que parece abandonado.

El lugar perfecto.

¿Hola?

¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

¿Hola?

Hola.

¿Quién eres?

Venía navegando y como hacía mucho frío y está lloviendo...

¿Desde dónde vienes? Desde muy lejos, desde Cataluña.

¿Esto qué es? Un motor.

No, me refería al barco, ¿qué es? Es el barco de los locos.

¿Y quiénes son los locos?

Es como si fuéramos nosotros los locos, pero no es verdad,

sabemos dónde estamos. En el muelle hay muchos locos.

¿Capitán?

(GRITA) Capitán.

¿Y esos gritos?

Sí, venga, va, está histérica, sube, sube.

Oh, capitán.

¿Qué hace?

Qué hermoso caballero, ¿quieres ayudarme a regar?

Sí, claro.

¿Cómo te llamas? Quico.

Quico, que nombre tan raro. Empieza llover, ¿quieres refugiarte?

¿Contigo? No lo tengo muy claro.

Adelante.

¿Qué te parece? Yo vengo aquí a relajarme.

Me parece que estáis todos locos.

La sociedad está loca, nosotros no estamos locos.

¿No? No.

¿Recuerdas a Fausto?

Ingratitud. El mayor pecado contra natura

no es el vino y la lujuria como pretenden los clérigos,

no, el mayor pecado contra natura es la injusticia y la ambición.

# La flor de Estambul comenzó a bailar,

# y todo se quedó en silencio.

# Quién no dará la vida por un sueño. #

¿Te han traído por lo del adulterio que hiciste?

¿Yo?

Mira, mi marido me trajo aquí y me dijo,

vete a ese barco porque dicen que el olor del mar es tan fuerte,

te embriaga de tal manera

que hace que olvides ciertos capítulos de tu vida.

Mi marido me dijo, venga, al barco de los locos.

¿Y estás loca?

¿Quieres conocer a los locos de este barco?

Me encantaría. ¿En serio?

Sí, ¿me llevas? Son muy buena gente.

Sí, los quiero conocer. Ven, corre, ven.

Esta es parte de nuestra tripulación.

El barco de los locos es un laboratorio teatro de artistas,

donde conocemos a mucha gente durante nuestros viajes,

y ellos, concretamente vienen de Francia.

Son Phil, Sonia y Corinne.

¿El barco de los locos es un barco en el que viven actores?

Es un barco teatro, sí, es un barco, casa y un laboratorio de artistas.

¿Realmente él es el capitán? ¿Lleva el barco él?

Sí, Agus, saca los papeles.

Este barco es un homenaje, un elogio a la buena locura.

Hablamos de una locura sana, que representa libertad y...

Sí, la manera en la que tú quieres vivir.

Es la construcción de otra manera de vivir.

Tú y yo nos vamos al camerino, te lo enseño, el backstage,

lo que está detrás del escenario.

El capitán va a poner orden aquí. El capitán está más pirado.

El barco lo compró el capitán, ¿hace cuánto?

Sí, hace 25 años, y empezó como una ópera barco, la Ópera Ship.

Él quería, inspirado en el filme de Fellini "La nave va",

lo llenó de músicos y cantantes de ópera

e hicieron una gira por Alemania.

El barco ya estaba atracado en las afueras de Ámsterdam

y empezó como un bar de noche,

y luego se empezaron a hacer actuaciones de música,

de cabaret, llegaron compañías, gente

y poco a poco se fue creando una compañía.

El barco se arregló para que volviera a navegar,

se puso en marcha, y desde entonces está navegando.

Qué puerta más chula.

Este camarote también tiene su escritorio.

Tiene encanto, es muy romántico.

Tiene su librería.

En el mar todo se simplifica bastante, no hay supermercados,

ni bancos, ni Internet.

Adiós, buen viaje.

Quico, recuerda que los locos están ahí fuera.

Gracias. Ha sido un pla...

¿Dónde están? ¿Estoy perdiendo el juicio?

Quizá sea verdad que los locos somos nosotros y no ellos.

Mi viaje me ha enseñado a estar apartado del estrés cotidiano

y a disfrutar la experiencia de conocer las cosas más primitivas.

Sea como sea, me alegro mucho de haber conocido

a estos locos maravillosos.

A ver si puedo parar por aquí.

Le voy a hacer un dibujito a mi sobri, a Paulita,

que es mi ahijada también.

Tiene dos años, espero que me reconozca cuando me vea,

con estas barbas y estos pelos.

Esto es un ratoncito capitán

que navega en un barquito hacia Santander.

Cuando era pequeño, dibujaba mucho en el cole, por las tardes.

Tendría que haber atendido más en clase y haber dibujado menos.

Tenía los libros de texto llenos de dibujos,

me echaba unas broncas mi padre... No se pintan los libros.

Estuve a punto de hacer Bellas Artes,

porque me gustaba mucho dibujar comics, pero al final Periodismo.

Aún así, de vez en cuando dibujo, me relaja mucho.

¿Qué tal? Tú eres capitán Q, ¿verdad?

El que viste calza. Qué bueno, ¿qué haces aquí?

O lo que queda de él, ¿y tú? Voy a trabajar.

¿En barco?

En barco, todos los días voy a trabajar en barco.

¿Dónde trabajas? Aquí cerca, en un sitio fantástico.

¿Pero dentro de la ría?

Vente y te lo enseño y una cosa que te va a gustar mucho.

¿Subo? Venga, adelante.

Es muy bonita esta zona, cuando la he visto entrando.

Y luego la ría, la entrada es preciosa.

Es como un embudo, es complicado entrar.

Es como un fiordo, Pasaia fue un puerto de mar muy iportante

por la configuración que tenía, porque la entrada era protegida

y permitiría que no se colmara de lodos, y había un canal natural.

Es un puerto que antiguamente era un poco de los piratas,

por la angosta entrada que tenía.

¿El transbordador es como el autobús marino?

¿Os lleva de lado a lado?

Sí, esto es una motora, así se llaman estos barcos pequeños,

y hace un transporte entre el muelle de Pinserpe y el lugar al que vamos.

Vamos a llegar, y te voy a contar de qué va mi trabajo.

Cuéntame que me tienes en ascuas.

Trabajo para Donosti 2016, y uno de sus proyectos

es construir un gran barco, un barco histórico,

con mucha entidad. ¿Qué barco?

Es la nao San Juan, es un ballenero del siglo XVI

que se construyó aquí en 1563.

Fue de los primeros barcos mercantes que conectaban América,

en este caso Canadá, con Pasaia.

¿Qué pasó con esa nao?

Hizo dos temporadas de caza de ballenas,

y al estar cargada para venir desde Terra Nova,

unos hielos hicieron que el barco chocase contra una bahía

y naufragara. Y está ahí hundido.

En 2016 está previsto que haga un viaje por Europa

en el contexto de la capitalidad. ¿Por Europa?

¿Cuántos irán en ese barco? Unos 60 tripulantes.

Ya te veo venir. A mí me encantaría, de grumete.

Tendrás que apuntarte a la escuela de navegación que vamos a instaurar,

para formar a la tripulación.

Hola, amigo. Él es capitán Q.

Bienvenido. ¿Qué tal?

Muy bien, ¿qué tal la travesía? Bien, de momento bien.

Como sois los hombres de mar y os vais a entender muy bien,

te dejo en sus manos para que te enseñe

el proyecto de la factoría, la nao. Vale.

Aquí está el taller,

lo que hacemos es elaborar las piezas

que después van a componer la nao San Juan.

Estamos trabajando los troncos,

previamente hemos hecho un trabajo en los bosques

de selección de los árboles, los hemos talado

y seleccionado en función de sus formas.

¿Qué madera es? Es roble.

Como se hacía antiguamente.

Eso es, a excepción de la quilla que es haya, todo es de roble.

Ahí tiene mucho trabajo porque hay un nudo de la leche.

Ahí la madera está súper dura.

Es todo un juego de formas y ángulos, muy complejo,

y es importante hacer con mucho detalle.

Y cansado.

Ahora estamos trabajando así porque lo que nos interesa

es recuperar el patrimonio marítimo perdido, la tecnología perdida.

Queremos recuperar los barcos la tecnología marítima

de diferentes épocas.

Y esta es la casa de San Juan,

aquí es donde va a ir cogiendo forma de barco.

Ya tenemos la quilla colocada. ¿Esto es una sola pieza?

Sí, generalmente las quillas son de sección rectangular,

muy fáciles de hacer, pero esta tiene una forma muy curiosa,

porque la primera tabla del casco está incorporada a la propia quilla,

en el mismo tronco tenemos dos piezas.

¿Esto es brea? Sí, es brea.

Cuando la madera se va abriendo,

se cubre de brea para estabilizar la madera.

Quico, si quieres ayudarnos como voluntario,

esta es la pieza que une la quilla con el codaste,

es una pieza muy estructural.

Si le doy demasiado me lo dices. Más hacia abajo, en diagonal.

Aquí estás un buen rato y acabas deslomado.

Toma, esto no es para mí, es para ti.

Aquí vemos el plano.

¿Así es como va a quedar? Sí, así es.

Hombre, ¿qué pasa? ¿Te gusta el proyecto?

Me parece increíble.

Chicos, gracias. Raúl, encantado.

Me ha gustado muchísimo el lugar de trabajo.

Quico, un placer.

Vaya sueño que tienes, me parece muy bueno, alucinante.

Os dejo, que pierdo el transbordador.

Salgo de Pasajes para hacer la última escala en el País Vasco

antes de regresar a la tierruca.

Mi destino es Orio, un lugar con una gran tradición remera.

Estoy llegando a Orio, más cerca de Santander.

Sigo en el País Vasco,

y aunque hoy tenía previsión de viento durante todo el viaje,

por lo menos puedo ceñir un poquito.

Tengo que entrar por aquella bocana.

De vez en cuando entran rachas de viento fuerte.

Me voy a poner aquí para equilibrar un poco.

Menos mal que no se ha cumplido la previsión de olas,

que eran de cerca 2 m.

Orio es muy conocida, entre otras muchas cosas,

porque tiene una las mejores traineras,

las chalupas estas donde van los remeros, y además,

su color es el amarillo, así que me van a recibir bien, seguro.

Un momento.

¿Estoy viendo lo que creo que estoy viendo?

Hola. La primera vez en mi vida que veo unos bueyes

en un puerto deportivo.

Sí, mañana tienen competición y estaba paseándolos un poco,

que suelten músculos y demás.

¿Competición de arrastre o algo? Arrastre de piedras.

¿Qué peso tienen que arrastrar? Normalmente, sobre los 1800 kilos.

Como un coche grande.

Sí, la competición consiste que en media hora,

en un adoquinado de 28 m de largo y 4 m de ancho,

el que más vueltas dé con la piedra, gana.

¿Me puedo subir? Sí, hombre.

¿Te gusta? ¿Vas bien? Me siento como papá Noel.

Pero en otras fechas.

Fuerza tienen.

Sí y no han empezado a competir en competiciones oficiales,

pero parece que vienen fuertes.

Poco peso llevan, porque yo estoy delgadito.

Y ahora en la rotonda, ¿quién tiene preferencia?

Normalmente yo, suelen parar en cuanto me ven.

¿Hacemos un trompo? (RÍE)

Iñaki, ¿a qué te dedicas?

Yo de profesión soy carnicero, esto es un hobby.

Tengo otros cuatro en casa.

(HABLA EUSKERA)

¿Solo entienden euskera?

Sí, normalmente les hablamos en euskera y es lo que entienden.

De por sí son gallegos, la raza es gallega,

pero los de fuera son paisanos tuyos.

Vaya cabezota tienen. Vienen de Sanabria.

Este es el mejor buey que he tenido.

Este año ha ganado siete competiciones. Es muy bueno.

¿Se gana pasta en las competiciones?

No, son deportistas como otros, tienen que alimentarse bien,

tienen que tener su ración de vitaminas.

¿Anti doping también? Sí, les hacen por sorpresa.

¿Y cuando dejen de competir, vas a hacer carne con ellos?

Yo pretendo venderlos para vida,

más que dinero, procuro venderlos al que mejor lo vaya a tratar

o donde mejor estén.

¿Se apuesta dinero?

Antiguamente, las competiciones solían ser a base de apuestas,

los caseros que se juntaban,

mis bueyes son mejores que los tuyos,

sí, no, pim pam, y se iba a la plaza.

Esta semana tengo que jugar una apuesta

en la que cada uno pone 3000 euros de cada parte.

Se juegan 6000 euros. ¿6000 euros?

Lo que suelo hacer con los críos que vienen de la guardería,

para dejarlos un poco boquiabiertos.

¿Te atreves? Se ha comido media manzana de golpe.

A ti te traigo un trozo de pan para que estés un poco más lejos.

No le cabrees.

Vaya lengua tiene.

Con esto del pan, ¿te ha entrado hambre?

Sí, hambre tengo desde que nací.

¿Echamos un bocadito? Me parece bien.

Espera, le voy a dar esto.

Orio tiene una tradición marinera de remo increíble,

desde hace muchísimos años.

Fijaos en las instalaciones del club de remo.

Vaya pedazo de edificio acristalado aquí en la ría.

Hola. Hola, Quico, buenas tardes.

Espera que llevo aquí todo.

¿Tú eres? Asier.

¿Puedo ver el entrenamiento con vosotros?

He visto a las chicas bajando, ahora les tocará los chicos.

Para venir con nosotros, tienes que ponerte esto.

Vale, si no me quedo en tierra, muy bien.

¿Un motor de 13 caballos para seguir a estos?

¿A qué velocidad van? A 15 km/h.

Y luego en base de las corrientes y las mareas,

puede aumentar o disminuir 2 km/h, 1,5, 1,6.

A 10 nudos pueden llegar a ir.

Cuando te encuentras perdido, te está marcando el que va detrás,

a la contra de lo que es, pero te está marcando. Síguelo.

¿Sigo al de detrás o al de al lado?

Es mejor al lado, pero no vas a tener la capacidad para hacer eso.

¿Eh, que pasa?

Quico. No vayas a darle fuerza, vas así.

Deja que el remo entre en agua y vaya así.

¿Es hasta el final?

Me preparo para pasar la última noche de mi viaje.

Es un viejo edificio de la escuela.

Me ha dicho Luis, el marinero, que duerma por aquí.

Me voy a hacer un pollo con refresco de cola.

Lo nunca visto.

Es una noche especial, la verdad es que me siento un poco extraño,

porque sé que mañana acabará toda la ventura

y no sé muy bien cómo me voy a sentir.

La aventura es fantástica,

conocer gente por toda España es maravilloso.

He conocido tipos y caracteres magníficos, y se está bien así,

pero también se echa de menos la casa de uno.

Nunca hagáis pollo con cola como lo estoy haciendo yo,

porque lleva media hora, ni reduce, ni se carameliza ni nada.

Tras mi desastrosa noche, parto hacia Santander,

el final de mi camino. Mi casa.

Al llegar a la costa hago una última parada.

Bonito barco.

Ya, el tuyo tampoco está nada mal, corre bastante.

El mío es más nuevo.

Si pero este está bien para ir a pescar cangrejos.

¿Puedo subir a verlo?

Bienvenido abordo.

Se llama Endurance como el de Shackelton.

Efectivamente.

Ernest Shackelton, el hombre que quiso ser el primero

en llegar al Polo Sur.

Quizás un nombre pretencioso para el barco

para lo que hizo realmente Shackelton.

Para lo grande que era aquel barco y lo pequeñito que es este.

¿A qué te dedicas? Soy oceanógrafo.

¿Qué haces ahora?

Estamos metidos en proyectos para intentar que se salvaguarde

y se protejan los ecosistemas marinos profundos.

Hablo de más de 500 m de profundidad, y hasta 2000 m.

Y lo más impresionante es que hay arrecifes de corales.

¿Hay corales en España?

Sí, tanto en el litoral, por ejemplo, en el Mediterráneo,

y luego los corales blancos que generan arrecifes.

¿Eso es coral?

Sí, aunque parezca que estamos en Australia

en una inmersión en la gran barrera, no, es en el mar Cantábrico,

a 800 m de profundidad.

Estos son tiburones de profundidad.

Estos animales están súper protegidos

porque tienen muy pocas crías. ¿Y atacan?

No atacan, son tiburones que comen cangrejos, son pequeñitos.

El arrecife, generalmente,

supone la casa de un montón de animales que viven ahí

relacionados con el arrecife.

Un placer ver esto contigo.

Yo también me alegro de haber conocido a un navegante auténtico.

Me has dejado impresionado, no sabía que el Cantábrico tenía tanta cosa.

Pensé que éramos menos.

Quico, buena travesía. Gracias.

Hasta luego.

Últimas horas de navegación,

voy a parar en Laredo para vaciar el kayak de agua,

que está lleno, y arreglar algunas cosillas para llegar bien.

Tengo unas ganas de dormir en una cama mullidita,

con el colchón, las sábanas limpias, mi estantería llena de libros.

Hacerme un café con leche en la cocina de mi casa.

Todo esto es peso de más.

Venga, pasa. Corre, que te mojas.

Me voy a recortar un poquito la barba para estar guapo.

Estoy algo nervioso y emocionado,

la ventura se acaba y quiero estar preparado para la ocasión.

Me acuerdo cuando lo gritaron los niños de Calaqués a la vez.

¡Invencible!

Estoy llegando a la bahía de Santander, mi ciudad.

Esta es la bahía en la que nací, crecí y aprendí a navegar.

Hola.

Ya he llegado a casa.

Hola.

Al entrar en la bahía, decenas de barcos me acompañan,

soy un tipo afortunado.

¿Qué tal, chicos? Madre mía.

Estoy como en casa.

Ya estamos en Santander.

Y en la playa, el recibimiento es increíble.

Están todos, mi familia, mis amigos, mi gente.

Quico, Quico, Quico.

(APLAUSOS)

¿Cómo estás? Te veo muy bien.

Ahora que por fin estoy en casa, todo lo veo con otros ojos.

Después de navegar España, sufriendo los castigos del mar,

después de un viaje como este

luchando contra las olas y el viento,

las penurias se olvidan.

Ahora solo quedan las alegrías y el recuerdo de los buenos momentos

que todo lo compensa.

Ver a tantos niños por el camino, disfrutando y sonriendo,

conocer a tantos hombres y mujeres, charlar, compartir,

llorar y reír con ellos, vivir en definitiva,

es para mí el mejor premio a tanto esfuerzo.

Me ha costado mucho llegar hasta aquí,

pero todos y en su recompensa, ahora entiendo de verdad

lo importante que es cumplir nuestros sueños.

Capitán Q - Un final de viaje con sabor vasco

08 sep 2016

Los últimos 41 programas de Capitán Q

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios