Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

El Partido Socialista ha pedido que el Tribunal de Cuentas realice una fiscalización extraordinaria de las cuentas del Partido Popular, la contabilidad A y la supuesta contabilidad B, y el descuadre que habría entre ellas. Lo pide tras la información que publica El País que dice que el extesorero Bárcenas fraccionó las donaciones que recibía el partido.

El PSOE enviará al Tribunal de Cuentas la documentación que obra en poder de la Audiencia Nacional sobre "la contabilidad A y B" del PP para que realice una fiscalización extraordinaria de las cuentas de ese partido, ante las sospechas de que ha estado años blanqueado donaciones ilegales de empresarios. El secretario de Política Autonómica y Relaciones Institucionales del PSOE, Antonio Hernando, ha insistido en rueda de prensa en que el Tribunal de Cuentas tiene que efectuar una nueva fiscalización de la contabilidad del PP porque no tenía todos los datos que ahora se conocen y, por eso, los socialistas le harán llegar los documentos que ya están en manos del juez del caso Bárcenas, Pablo Ruz.

El presidente del Tribunal de Cuentas se ha comprometido a fiscalizar este año las cuentas de los partidos políticos entre 2008 y 2011. Álvarez de Miranda, que ha admitido el retraso que lleva el tribunal, ha asegurado que este año pondrán todos los medios necesarios para presentar no uno, sino cuatro informes y ponerse de esta manera al día. En su comparecencia en el Congreso para hablar de la ley de transparencia, ha dicho que debería aumentar también la trasparEl presidente del Tribunal de Cuentas se ha comprometido a fiscalizar este año las cuentas de los partidos políticos entre 2008 y 2011encia de los partidos políticos, y ha pedido a los diputados que permitan al Tribunal de Cuentas acceder a más datos para poder comprobar los que presentan los partidos.

El Gobierno francés quería un informe detallado sobre las finanzas públicas. Y el Tribunal de Cuentas ha respondido con advertencias. Faltan entre 6.000 y 10.000 millones de euros para acabar este 2012 con un déficit del 4,5 por ciento. Pero lo más complicado llegará el año que viene: el objetivo previsto es dejar ese déficit en el 3 por ciento, y para ello será necesario un ahorro de 33.000 millones. Eso, revisando a la baja el crecimiento hasta el 1 por ciento. Esfuerzo, dicen, similar al realizado antes de la entrada en el euro. El Tribunal de Cuentas apuesta por congelar los sueldos de los funcionarios, y también cree difícil evitar un aumento del IVA, aunque sea temporal. Un tabú para el Ejecutivo socialista, que quiere derogar la subida del llamado IVA social de Sarkozy, prevista en principio para otoño