Enlaces accesibilidad
Aquí la Tierra

Cómo hacer queso en tu propia casa

Por
 Cómo hacer tu propio queso en casa
Puede ser un juego de niños y es más sencillo de lo que imaginas. Te mostramos cómo hacer tu propio queso en casa. GettyImages

Si has llegado hasta aquí es que, sin duda, el mundo del queso te apasiona. De cabra, de vaca, manchego, curado, roquefort... te da exactamente igual. Todos te encantan. No hay día en el que no uses queso en alguna receta o cojas un trocito de la nevera para picotear ¿Te sientes identificado? ¿Te gustaría poder tener tu propio queso? Pues ahora te toca demostrar que eres el quesero mayor, la miss o el míster Cheese World, porque puedes hacer tu propio queso. Como lo lees. Y es bastante sencillo. En este post de Aquí la Tierra te contamos cómo puedes hacer queso en tu propia casa. 

Para elaborar algunos quesos. lo básico es cuajar la leche (principalmente de cabra, vaca u oveja), a la que se le incorporan elementos ácidos, como pueden ser el vinagre o jugo de limón. La mayoría de los quesos se acidifican gracias a las bacterias que se le añaden, que transforman los azúcares de la leche en ácido láctico. Después se añade el cuajo para completar el proceso de cuajado. Pueden ser cuajos naturales como la flor de cardo, por ejemplo. El proceso puede ser muy simple o muy complejo, fruto de años de investigación. 

El origen del queso es algo confuso y un tema de discusión por parte de los expertos. Que si nació en Egipto, que no, que fue en Francia. No conocemos a ciencia cierta su procedencia, pero de lo que no tenemos duda, es de que se hace y se come queso hasta en el último rincón del mundo. Las queserías españolas han tirado de imaginación, consiguiendo auténticas obras de arte comestibles y verdaderos tesoros. 

Puedes hacer queso en tu propia casa 

Nosotros no vamos a aspirar a hacer el mejor queso del mundo, pero sí el mejor queso de tu barrio o de tu urbanización. Además, puedes ir perfeccionando la técnica cuando hayas hecho varios. Así que ponte el delantal que empezamos: 

¿Puedes hacer un buen queso en tu casa en un par de horas escasas? La respuesta es sí. Y sin demasiada infraestructura. Sólo necesitas leche, un poco de cuajo, una pizca de sal, un termómetro y un molde.  Sigue los pasos y en un ratito lo tienes. 

Necesitamos:

  • Un litro de leche fresca pasteurizada (mejor si es entera). Es la que venden en los supermercados refrigerada. No vale la leche que solemos comprar de brick. Puede ser de vaca, cabra u oveja, a tu gusto. 
  • Sal, una pizca, al gusto
  • Termómetro (opcional)
  • 30 ml de zumo de limón o cuajo especial para queso

Calentamos la leche a fuego fuerte hasta que llegue a los 37 grados como mínimo. Otra opción es calentar unos 13 minutos a máxima potencia en el microondas. Añadimos el cuajo o el zumo de limón y dejamos reposar 30 minutos con la cacerola tapada. Después cortamos en cuadraditos y metemos en un colador para que suelte el suero. Y dejamos reposar un par de horas en el frigorífico como mínimo. 

El queso fresco tiene una vida corta, así que intenta consumirlo durante las siguientes 48 horas. 

También puede ver todo el proceso y todas las instrucciones en este reportaje de Aquí la Tierra.

¿Puedes hacer un buen queso en tu casa en un par de horas escasas? La respuesta es sí. Y sin demasiada infraestructura. Sólo necesitas leche, un poco de cuajo, una pizca de sal, un termómetro y un molde. Todas las instrucciones en este reportaje.

Y mientras esperas a que el queso esté a punto puedes repasar algunas curiosidades del mundo del queso que te hemos contado anteriormente.  O verte  algún documental para ponerte a punto. Si eres un turófilo empedernido ya puedes empezar. Es adictivo, avisamos. Cuando hayas hecho tu primer queso en casa, no podrás parar. ¡Y no te olvides compartir el resultado con tus amigos queseros!

-->