Enlaces accesibilidad

¿Cómo influye el color en la arquitectura?

  • Escala humana trata sobre el uso del color en los espacios arquitectónicos
  • Las coloridas fachadas del barrio de El Cabanyal, en Valencia, son protagonistas en el capítulo 'A todo color'
  • Descubrimos cómo utilizó Gaudí la gama cromática para evocar a la naturaleza en sus obras

Por
Escala Humana - ¿Cómo influye el color en la arquitectura?

El color es un elemento de expresión importante en nuestras vidas y no podía ser menos en la arquitectura. Da personalidad a pueblos, ciudades y paisajes. La arquitecta y pintora Ángela García desarrolló su tesis sobre el uso del color en el barrio de El Cabanyal, en Valencia, famoso por sus coloridas fachadas.

“El color es una cosa que la gente no necesita estudiar para entenderlo, el color te sale, se hace la luz y se hace el color, te impacta, a diferencia de la forma que hay que estudiar para entenderla", explica Ángela García a Núria Moliner.

El Cabanyal era un barrio de pescadores con barracas con techos de paja. Tras varios incendios, estas edificaciones dieron paso a casas de ladrillo. Con un aire modernista pero a la vez popular, los albañiles fueron haciendo las fachadas de manera improvisada usando la cerámica e imitando las construcciones de la burguesía.

Escala Humana - Todo es color - El Cabanyal

Escala Humana - Todo es color - El Cabanyal cropper

Actualmente, el barrio vive con la amenaza de un proyecto de ordenación urbanística que afecta a buena parte de su patrimonio histórico. Muchas de estas fachadas han ido desapareciendo. Felip Bens, periodista e hijo del barrio, coordinó el libro “Houses from el Cabanyal” para mostrar al mundo lo que estamos perdiendo. “Se estima aproximadamente que desde que empezó el plan de prolongación de las "cabanyas" se pueden haber perdido unas 45-50, actualmente quedarán 280 casas.

A pesar de esto, El Cabanyal ha sabido perdurar en el tiempo: sus colores son un reflejo de su gente y de su historia. Para Ángela, “es un barrio que no tiene nada que ver con ninguna zona de Valencia, es absolutamente original, es autóctono, es una creación de la gente que vivía aquí, de los albañiles y de los maestros de obra, aquí no entran los arquitectos, tiene una originalidad y espontaneïdad que no tiene la arquitectura culta.

Juan Serra es arquitecto y profesor titular en la escuela de arquitectura de la Universitat Politècnica de València. Lleva más de una década trabajando en el grupo de investigación del color en el patrimonio. Su experiencia nos ayuda a conocer algunas claves sobre el uso del color en el diseño de espacios arquitectónicos. “Si para un pintor es el lienzo ese soporte necesario para conseguir su objetivo que es expresar a través del color, para la arquitectura ocurre casi lo contrario, el color es vehículo para intentar expresar lo que a la arquitectura interesa, que es el espacio y los volúmenes.

El color no es solo un recurso estético sino que puede cambiar la percepción que tenemos de un edificio e incluso de su volumetría. Bien utilizado puede hacer enfatizar un elemento o hacerlo desaparecer, tal como hizo LeCorbusier en Villa Savoye (Paris) al pintar la planta baja de verde para que se fundiera con la vegetación del jardín cercano.

Escala Humana - Villa Savoye (Paris)
Villa Savoye (Paris)

Escala Humana - Villa Savoye (Paris) cropper

Anna y Eugeni Bach cubrieron con vinilo blanco todo el pabellón de Mies Van der Rohe en Barcelona. El centro de atención del espectador cambió, dejó de centrarse en la piedra de onix para centrarse en el paisaje, en lo que envolvía al edificio.

La profesora de historia de la arquitectura, Carolina B. García, habla de la importancia del color en la obra de Gaudí. Para el arquitecto catalán, los colores también generan memoria. Esto se puede apreciar en obras como La Casa Vicens o la Casa Batlló, donde utilizó el color como ornamento para evocar a la naturaleza.

Juan Serra explica que el color tiene la capacidad de transmitir sensaciones y significados diferentes. Por ejemplo, es utilizado por su funcionalidad como en la terminal de Barajas, donde se utiliza todo la gama de colores del arco iris para ayudar a los pasajeros a orientarse. 

Por su parte, el arquitecto Guillermo Santomá ha experimentado con el uso de la luz y el color en su propia casa: la Pink House. “Es muy importante entender como se introduce la luz a la casa y como la propia casa va cambiando de color a lo largo del día”, apunta. 

 Escala Humana - Todo es color - Pink House

Escala Humana - Todo es color - Pink House cropper

Las nuevas tecnologías también han influenciado en el uso del color en la arquitectura, "nos hemos acostumbrado a ver los colores mucho más realzados en nuestros dispositivos, en nuestras pantallas de ordenador, lo que hace que estemos abiertos a usar colores más vivos, mucho más protagonistas," dice Juan Serra. 

En la arquitectura el color deja de ser un tema superficial para formar parte de ella, de la misma manera que la agricultura forma parte de la tierra. Lo podemos apreciar en la obra de la artista Sará Boldú, que ha recorrido a vista de pájaro decenas de paisajes agrícolas en su obra Los artistas van con tractor”.

Para todos los públicos Escala humana - Todo es de color - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Escala humana")

"Son como un misterio y tiene tendencia a escaparse".

"Les incomodan las definiciones,

por eso duermen en nuestro subconsciente

y tienen el poder de despertarnos las vibraciones más intensas,

más recónditas".

Si cerramos los ojos todo es oscuridad,

pero, si los abrimos, descubriremos un mundo de formas y colores.

La arquitectura usa el color y los materiales

para jugar con la luz, las texturas y los volúmenes,

por funcionalidad, para crear identidad

o transmitir sensaciones,

y es que no existe diseño sin color.

El color es una cosa que la gente no necesita estudiar para entenderlo.

El color te sale, te sale... Se hace la luz y se hace el color.

Te impacta.

La forma hay que entenderla, hay que saber explicarla

y... ver cómo funciona, pero el color no.

Ángela García es pintora y catedrática

de la Escuela de Arquitectura de Valencia.

Su tesis doctoral se centró en las estructuras cromáticas

de El Cabanyal.

Estudió el uso del color

y la tipología arquitectónica de este barrio valenciano.

¿Qué colores podemos ver en este barrio?

Los colores predominantes son el azul y el verde.

El azul es un color que todo el mundo ama

porque es el azul del cielo, es el azul protector.

Y luego el verde lo pienso que es porque está el tema de la huerta.

La huerta esta nuestra que tenemos aquí detrás

es muy potente porque tiene una tierra riquísima,

y hay dos o tres cosechas al año,

con lo cual, toda la gama de verdes va cambiando.

No es siempre el mismo verde.

("Point of contact")

El barrio de El Cabanyal era un barrio de pescadores

y barracas con tejado de paja

que, tras varios incendios, acabaron siendo de ladrillo.

El cambio de los materiales de construcción

propició un despliegue de creatividad

y de color en sus fachadas.

Ahora que paseamos por aquí, vemos... unas fachadas

bastante especiales. Ah, muy especiales, sí.

¿Por qué son así?

Todas las casas tenían el mismo solar,

que es el solar proveniente de la barraca valenciana,

o sea, con las medidas en profundidad y en anchura.

Entonces esto hizo que la tipología arquitectónica

pues fuera toda igual.

Y todos quedaba la fachada como medio creativo

y diferenciador de la vivienda de cada uno.

Se recurre a la cerámica tanto por tradición...

típica nuestra local

como por la forma de la burguesía

que ponía sus chalets con todo el modernismo

también con revestimiento cerámico,

entonces lógicamente se copia.

Ten en cuenta que lo albañiles de aquí

van a la tienda compran lo que hay, a Manises, y se traen el stock

ponen lo que ven.

Están simplemente copiando.

Copiando a su aire.

Con su propia creatividad. Eso es o que lo hace especial.

Entonces, es modernista, pero es popular

porque no entra en la academia, no entran los historiadores.

Las hay geometrizantes, las hay barrocas,

las hay absolutamente subjetivas,

Luego hay otras que son... realmente son como...

como un cuadro.

Hay una muy bonita, muy bonita, que está en la calle de la Reina,

que es una composición de pequeños cuadraditos de tres por tres,

o cuatro por cuatro,

y se monta una composición de pajaritos,

parece que sea un paño de punto de cruz, de "petit point".

Hay muy interesante también, que ha desaparecido ya,

solamente quedan restos,

que también había una representación de los Bous,

del arrastre de Bous, del cuadro de Sorolla.

Durante muchos años, El Cabanyal ha vivido

con la amenaza de un proyecto de ordenación urbanística

que afecta a buena parte de su patrimonio histórico.

Felip Bens, periodista, hijo del barrio,

coordinó el libro "Houses from el Cabanyal",

para mostrar al mundo lo que estamos perdiendo.

Por ejemplo, este solar vacío,

que no hace mucho era una casa de interés artístico.

En este solar...

antes había las casa típicas de El Cabanyal, ¿no?

¿Qué ha pasado? Sí, justo aquí, justo aquí,

hubo una casa con la fachada de azulejos,

modernista, de finales el XIX, principios del XX...

y un día se decidió...

se decidió asolarla porque estaba fuera de ordenación.

Las personas que vivían allí tuvieron que salir,

cambiar su vida, perder la casa,

con una expropiación pues como todas las expropiaciones

por debajo del valor del mercado,

y ahora tenemos este aparcamiento...

alternativo para la gente que vive por aquí.

¿Y cuántas de estas casas siguen en pie hoy en día?

Porque supongo que muchas han desaparecido

a lo largo de los años. Sí, se estima aproximadamente que...

desde que empezó todo el plan de prolongación de El Cabanyal

se pueden haber perdido unos 45, unos 50,

y que ahora mismo quedara unas 280.

¿Esto la gente del barrio cómo lo ha vivido?

Pues lo ha vivido con dramatismo porque ha sido un proceso largo,

no se daban licencias de obras,

la gente no se atrevía a arreglarse las casas...

Se... se degradó. Se degradó.

A pesar de los avatares,

El Cabanyal sigue siendo un barrio humilde

que ha sabido perdurar en el tiempo.

Sus colores son el reflejo de su gente y de su historia.

Es que es un barrio que no tiene nada que ver

con ninguna zona de Valencia.

Es absolutamente original, es autóctono,

es una creación de la gente que vivía aquí.

Es una creación de albañiles y maestros de obra.

Aquí no entran los arquitectos.

Entonces, tiene una originalidad, una espontaneidad,

que no tiene la arquitectura culta.

Juan, ¿un edificio puede ser como un lienzo en blanco

para un arquitecto?

Yo diría que más bien al contrario.

Si para un pintor el lienzo es ese soporte necesario

par conseguir el objetivo, que es expresar a través del color,

en la arquitectura ocurre casi lo contrario:

"El color es vehículo para intentar expresar

lo que a la arquitectura interesa, que es el espacio y los volúmenes.

Juan Serra es arquitecto y profesor

en la Escuela de Arquitectura

de la Universitat Politécnica de Valencia.

Lleva más de una década investigando el uso del color en el patrimonio.

Su experiencia nos ayudara a conocer algunas claves

sobre el uso del color en el diseño de espacios arquitectónicos.

Es cierto que el color... puede ser un recurso estético,

pero también puede ir mucho más allá.

Incluso puede cambiarnos la noción que tenemos,

la percepción que tenemos de un edificio

o incluso de su volumetría.

El color puede utilizarse para que un espacio resulte...

nos dé la sensación de que es más amplio,

por ejemplo, utilizándose colores de tonalidades próximas al azul

o de un valor alto, es decir, colores claros.

Mientras que, por ejemplo, los tonos rojizos o más oscuros

pueden hacer que un espacio parezca más constreñido,

más pequeño...

Un ismo muro puede parecer más cercano, más lejano,

dependiendo de qué color se emplee.

Bien utilizado puede interesar en un momento determinado

que un elemento desaparezca,

o bien, por el contrario, enfatizar su presencia.

Por ejemplo, Le Corbusier utiliza el color de una manera muy hábil

en la Villa Savoye,

cuando dispone toda la planta baja con un color verde.

Claro, es un uso del color que lo que está haciendo es confundir

la planta baja con la vegetación del jardín cercano.

Hace un par de años, Anna & Eugeni Bach

hizo una intervención en el pabellón de Barcelona,

cubriéndolo todo por completo con un color blanco.

¿Eliminando las texturas y el color? Eliminado completamente

las texturas de los materiales y el color.

Y esa intervención permitía ver...

de manera muy evidente el importantísimo papel

que tiene el color y la materialidad,

en concreto, en la obra de Mies van der Rohe.

Sabíamos el efecto que estábamos buscando,

sabíamos más o menos lo que os encontraríamos...

Pero, evidentemente, pasear por un espacio

que conoces tan bien,

por un icono del movimiento moderno, un edificio que tienes...

en la cabeza desde que...

desde casi de primero de carrera, ¿no?,

desde que estudiabas.

Y, de repente, verlo convertido en algo tan distinto,

solo con un gesto tan simple,

que simplemente fue aplicar una capa de vinilo banco mate

sin reflejos encima de todas las superficies...

Hombre, sorprende. Sorprende.

Es... Era una sensación...

yo creo que la palabra que lo podría definir es perversa.

"Durante once días, los arquitectos Anna & Eugeni Bach

cubrieron de blanco el pabellón Mies van der Rohe

para desvestirlo de materiales".

"Solo dejaron intacta la escultura de bronce de Georg Kolbe

para conseguir un punto de contraste".

En el momento que la instalación anula esta materialidad

y convierte el pabellón en blanco,

el papel de la pieza central, esta piedra de ónix,

cambia totalmente porque ya no es una pieza única,

no es el centro del espacio, sino, se convierte...

como a un elemento como cualquier otro.

Ya no hay el magnetismo de la pieza central,

sino que la gente empieza a mirar fuera al paisaje,

empiezan a mirar la escultura

que sí que dejamos sin... sin taparla...

El color blanco no es un color aséptico.

No es un color que no explique nada, al revés, puede ser incluso...

un color que esté definiendo una posición

que puede ser a veces muy dura.

Un tema que nos interesaba mucho en esta instalación

era también mostrar la fragilidad del blanco.

El blanco no aguanta el tiempo.

El blanco se mancha, el blanco se reacciona al uso de...

de la gente y... poco a poco se iba mostrando

esta dificultad de la perfección del blanco.

Incluso la gente empezaba...

a abrir el vinilo e intentar descubrir

lo que había detrás.

"La elección del pabellón Mies van der Rohe

no fue casual".

"Los arquitectos también querían reflexionar

sobre el uso del color blanco en el movimiento moderno".

"Para ello, escogieron un edificio icónico

de la arquitectura contemporánea".

Convertir el pabellón Mies en un pabellón absolutamente blanco,

de alguna manera, era hacer caso... a esa teoría,

a esa historiografía,

que ha explicado el movimiento moderno desde la blancura.

Cuando en realidad el movimiento moderno no es así,

y uno se pregunta: "¿Y por qué se ha explicado de esta manera?".

Y en gran parte aquí tiene una papel fundamental la fotografía.

La fotografía en los años 30 era en blanco y negro,

con lo cual, el color desaparecía.

La arquitectura moderna, de hecho, se relaciona con el uso del blanco,

pero, en realidad, empezamos a usar el blanco

por una cuestión funcional.

Por ejemplo, se empezó a usar la cal,

a encalar las superficies, las paredes, las fachadas,

por higiene.

Sí, la cal, bueno, es un material extraordinario.

Tiene unas propiedades que son fantásticas,

y por ese motivo se empleó,

sobre todo, en toda la arquitectura popular,

en las viviendas más sencillas,

en la barraca valenciana,

pero también en cualquier otro tipo de... de vivienda,

bueno, con materiales... limitados.

Por eso, nos choca mucho cuando vemos que se restaura

alguna arquitectura, digamos, más acomodada,

que se introduzca unos colores como puedan ser los blancos,

que en realidad no eran propios de este tipo de arquitecturas.

¿Cualquier combinación de colores puede funcionar bien en un espacio?

Es una pregunta complicada.

Sobre el tema de los criterios de combinación de colores

y sus armonías se ha escrito mucho.

Y yo diría que ocurre como con la música.

Parece que sí que existen una ciertas reglas de armonías,

pero muchas veces cuando esas reglas se alteran o se rompen,

pues también pueden resultar... agradables a la vista.

Hay algunos arquitectos, incluso, que señalan que una combinación

cualquiera de colores siempre nos resulta agradable.

Un ejemplo de esto podría ser el trencadís,

que tenemos en la arquitectura del modernismo.

que Gaudí, por ejemplo, empleó tanto en sus edificios.

Y nos damos cuenta de que esa mezcla de materiales

con distinta coloración, de distinto origen de azulejos,

colocada sobre la arquitectura siempre nos resulta

como muy fruitiva, como muy interesante.

Gaudí no se puede entender sin el ornamento

y sin la utilización del color

a través de este ornamento en su obra.

El color como sensación

tiene un poderosísimo poder de vocación.

Y como vocación es una experiencia directa

que incide en el usuario.

Cuántas Casas Vicens hay aquí en este momento

son infinitas.

Tantas como personas la visiten, la sientan, la experimenten

y comiencen a soñar con ella.

"La Casa Vicens fue el primer encargo

que recibió Antonio Gaudí".

"Era 1883 y solo hacía cinco años que se había graduado".

"Eran los inicios de un arquitecto que supo jugar los volúmenes,

la luz y el color en sus obras".

Gaudí introducía el color en sus obras

porque, principalmente, el color es sensación

y tiene un gran poder de sugestión y de narración.

Si tenemos, además, en cuenta que esta sensación genera memoria,

para este joven Gaudí el ornamento como color

era la memoria que tenía la arquitectura para explicar

que su origen era la naturaleza.

La manera de introducir la naturaleza en la fachada es doble.

En primer lugar, utiliza los azulejos verdes y blancos

para intentar evocar casi una fantasía tardomedieval

de un castillo inundado por yedra.

Luego, también, en el zócalo la hiedra cuelga.

Sin embargo, en el zócalo es donde encontramos

la naturaleza más arraigada a la tierra, a sus raíces.

Y ahí es donde encontramos las clavellinas de color amarillo

y todas estas faunas que forman parte, casi,

de un jardín doméstico, de un jardín popular.

En el interior, la naturaleza entra de una manera literal

y casi alegórica.

Y las paredes quieren, incluso, desaparecer

a través de los estucos y de las pinturas murales

haciendo entrar todo tipo de fauna, de pájaros silvestres,

y de otros elementos que nos podrían hacer pensar

que aunque yo este aquí sentada, podría estar perfectamente fuera,

en ese jardín imaginario.

La sala del fumador es una de salas más representativas

de la Casa Vicens por el uso del papel maché,

por el uso de la cerámica... esmaltada

y también los vidrios,

y es una sala singular también por su propia geometría.

Tiene una falsa cúpula construida a partir de unos elementos

que se llaman mocárabes

y esta sala es una copia literal,

hemos viajado en el tiempo y en el espacio

a la Sala de los Abencerrajes de la Alhambra de Granada.

La máxima de Gaudí de que ser original es volver al origen

no quiere decir que por ser original debemos innovar,

sino que por ser original entendemos comprender las raíces

de la arquitectura.

En el caso de la Casa Vicens sus raíces, claramente,

se encuentran en la naturaleza,

y en el caso de una naturaleza construida por el propio hombre.

"Veinte años más tarde de construir la Casa Vicens,

Gaudí recibió el encargo de la Casa Batlló".

"Para la fachada, Gaudí contó con la colaboración del arquitecto

Josep María Jujol,

responsable del famoso trencadís".

En el caso de la Casa Batlló,

es una naturaleza absolutamente también artificial

y que tiene otros imaginarios.

El imaginario del fondo del mar, de las peceras,

que es otro recurso también del modernismo.

El fondo del mar en la fachada se encuentra visible

a través de múltiples elementos.

Ese ir y venir de las olas del mar en esa fachada ondulante

nos deja visibles elementos

que formarían parte de la fauna marina.

Incluso entrando en el interior de la Casa Batlló

estamos en el interior de una pecera.

La luz cuando penetra en el agua produce múltiples reflexiones

y genera diferentes tonalidades de azul,

diferentes intensidades de azul,

y eso es lo que quiere evocar Gaudí

con esas diferentes tonalidades de azules

en el patio interior.

La arquitectura es un equilibrio

y como equilibrio, tanto la Casa Vicens

como la Casa Batlló explican dos momentos de su carrera,

pero un mismo espíritu.

¿Podemos crear atmósferas y transmitir sensaciones diferentes

según el color que usemos en un espacio?

Cuando hablamos de transmitir sensaciones

estamos entrando en un segundo nivel de entendimiento del color

y es su capacidad de transmitirnos significados.

El color al final nos está dando mensajes,

nos está dando un serie de información de código.

A veces el color se utiliza simplemente con un sentido funcional,

por ejemplo, para orientar a una persona dentro de un espacio.

Me viene a la cabeza el caso de la Terminal de Barajas.

Richard Rogers y Lamela.

Se utilizan todos los colores del arco iris para ayudar

a los pasajeros a orientarse en un espacio que, de otra manera,

sería muy monótono.

En otras ocasiones, ese mensaje que el color nos transmite

pretende expresar cómo ha sido concebido el edifico.

Podríamos poner como ejemplo el edificio Mirador de MVRDV,

en el que distintas viviendas con distintas tipologías

en la facha se expresan con distintos colores

y distintos materiales.

Podríamos hablar de luz también a la hora de hablar de color.

Yo creo que es muy importante entender

cómo se introduce la luz a la casa y cómo...

cómo la propia casa va cambiando de color a lo largo del día.

Al final, por eso, la escalera es blanca, ¿no?

Porque forma parte de un exterior y es la que te permite

que la luz se introduzca a la casa.

"La Pink House es la vivienda actual

del arquitecto, diseñador y artista Guillermo Santomá,

donde ha aprovechado su rehabilitación

para experimentar sobre el uso de la luz y el color".

Yo creo que nunca cambiaré los colores.

A no ser que lo rompiera todo, no, no...

Es importante pensar que todo forma parte de un conjunto

y que el conjunto lo tienes que respetar.

¿Cómo interactúan luz y color en un espacio?

Bueno, yo creo que esta idea de escindir la luz del color

es otro de eso prejuicios que, desgraciadamente,

seguimos manejando los arquitectos.

Parece que nos gusta mucho hablar de la luz en la arquitectura.

De hecho, la célebre frase de Le Corbusier:

"Arquitectura: juego sabio y magnífico

de los volúmenes bajo la luz",

pero es que al final la luz, cuando nosotros la percibimos,

siempre se nos presenta en forma de color.

Es decir, el color es la luz reflejada sobre el material

y que nos llega.

Entonces, para mí no existe tal separación.

Cualquier intento de expresar por medio de la luz,

requiere del color.

¿Las nuevas tecnología cómo han influenciando

el uso del color en la arquitectura?

Lo han influenciado de manera clarísima.

Hay arquitectos como Rem Koolhaas, que directamente señalan

que nos hemos acostumbrado a ver los colores...

muchísimo más realzados en nuestros dispositivos,

en las pantallas de nuestros ordenadores,

y eso ha cambiado la manera en la que... percibimos la realidad.

Parece que estamos abiertos a que haya colores mucho más vivos,

mucho más protagonistas, ¿no?

Y luego también ha cambiado en la manera de concebir

y de idear los colores que, finalmente,

se disponen en la arquitectura.

Estamos viendo colores que son muchos más saturados,

colores que son casi fosforescentes.

Me viene la cabeza el Medialab Prado de Langarita Navarro.

En Madrid, ¿no? En Madrid.

Con ese objeto, con ese artefacto, que ellos llaman la cosa,

que para mí sería como una ejemplificación

de toda la cultura visual contemporánea.

Es una escalera con un color amarillo...

que seria impensable hace unos años, ¿no?

Y al que se le adhiere también esa posibilidad de cambiar

con la interacción de las luces LED...

Hay colores que absorben que absorben más o menos el calor

y la radiación solar,

y esto nos lleva directamente a relacionarlo casi con el efecto

de la isla de calor,

que es un fenómeno que sucede en nuestras ciudades.

Sí, así es. Cuando una superficie recibe la radiación solar,

parte de ella se refleja

y es la que nosotros interpretamos como color,

y parte de la radiación solar se absorbe.

el hecho de que nosotros una superficie la veamos negra,

es porque ha absorbido la mayor cantidad

de energía radiante que le ha llegado.

Por eso, en las ciudades frías,

en las ciudades situadas más al norte, al norte de Europa,

la arquitectura, tradicionalmente, utiliza colores mucho más oscuros.

Mientras que en los climas mediterráneos o más calurosos,

la arquitectura siempre emplea colores más claros.

Porque, efectivamente, se produce un fenómeno físico

y es que el propio material cambia la temperatura.

Ya sea por cuestiones estéticas o con una función concreta,

lo que está claro es que el color va más allá de vestir los edificios.

Deja de ser u tena superficial para formar parte de su esencia,

y convierte nuestro territorio en un gran lienzo

a disposición de los arquitectos.

Como la agricultura con la tierra,

donde las cosechas dibujan paisajes

llenos de colores y texturas diferentes.

Sobre todo si los miramos desde el cielo.

(Música ambiente)

Los campos ya están muy vistos desde la perspectiva, desde...

que tenemos de los ojos, de la mirada.

Y lo quise hacer con un dron para descubrir nueva formas,

nuevos colores, nuevas geometrías, que podía dar la agricultura.

"La artista Sara Boldú ha recorrido decenas de paisajes agrícolas

y los ha recopilado para mostrar al mundo

que, a vista de pájaro, los artistas van con tractor".

Para mí los artistas son los agricultores.

Realmente quien está dibujando el campo y quien lo está cuidando

y quien está haciendo ese trabajo tan artístico y tan bello son ellos.

Yo he querido siempre hacer un plano cenital,

donde no se viera absolutamente el cielo

porque, precisamente, quería que la tierra fuera el lienzo

y que el agricultor fuera

el que estuviera pintando ese campo.

Cada foto, cada imagen, ha sido una sorpresa.

Y tanto me ha sorprendido que una de las primeras imágenes que hice,

fue a un agricultor que estaba arando la tierra,

y desde esta visión yo no veía realmente lo que estaba haciendo,

y cuando subí el dron, ese señor estaba arando, haciendo...

unas trenzas, ¿no?

(Música ambiente)

Escala humana - Todo es de color - ver ahora