Enlaces accesibilidad

Volver con... Mariló Montero a Estella

Por
Volver con... - Mariló Montero

Mariló Montero vuelve a Estella, el pueblo de Navarra en el que nació y vivió hasta que a los 19 años se marchó a trabajar en la televisión de Costa Rica. Comienza su recorrido por el pueblo acompañada de sus hermanos Salvador y Francisco. Juntos recuerdan la tradición musical de su familia y el grupo de los Hermanos Montero, gaiteros de Estella del que formó parte su padre con varios de sus tíos. Los tres hermanos vuelven a la antigua casa en la que vivieron sobre la zapatería que regentaban sus padres. Una inundación acabó con el negocio y acabaron trasladándose al matadero municipal donde comenzó a trabajar su padre como conserje.

Maja de España

Mariló disfruta de nuevo de los dulces de la pastelería Mallorquina y se encuentra con sus primas, María José y Asun, en la Plaza de los Fueros. Salvador organizaba en los años 80 el concurso de Maja de Estella, así que animó a Mariló y María José a presentarse al certamen resultando la presentadora vencedora y su prima primera dama de honor. Finalmente Mariló se alzó con el título de Maja de España en 1984. En el bar "La moderna" están esperando los tres tíos paternos de Mariló y mientras disfrutan del aperitivo recuerdan los primeros pasos de la presentadora en Costa Rica con tan sólo 19 años.

Recuerdos de juventud

El matadero donde vivieron es la siguiente parada de la estellesa. Después de 32 años sin volver a pisar su antigua casa, Mariló y su hermano Salvador abren las puertas de lo que fue su hogar cuando eran niños. Juntos recordarán cómo era la vida en un lugar tan inusual como el matadero del pueblo. Siempre que vuelve a Estella, Mariló pasa a saludar a sus tíos de Luis y Blanqui. La presentadora encuentra a su tío trabajando en la huerta de casa y juntos recuerdan lo especial que siempre ha sido su relación desde que ella era niña. En la cocina de la casa ya están almorzando la tía Blanqui y Carlos Herrera, marido de Mariló. Reunidos alrededor de una mesa con productos de la tierra, Carlos recuerda cómo conoció a su mujer y cómo fueron los primeros contactos con la familia navarra de la presentadora. Como siempre hacía de niña, Mariló baja hasta su antiguo colegio en bicicleta. Allí se reencuentra con la hermana Ana María, la monja que siempre estaba en la conserjería cuando era niña. En su antigua la clase le esperan tres de sus mejores amigas: Conchi Zuasti, Sali y Conchi Alonso. Juntas recuerdan las viejas canciones que aprendieron de niñas y se animan a revivir los buenos tiempos en la discoteca Trovador. Allí les esperan el resto de sus amigas con una sorpresa muy especial para la presentadora.

Paseo a caballo

Mariló comienza el segundo día en la zona monumental de Estella donde se encuentra con Josefina, la madre de Eduardo, un gran amigo de juventud de la presentadora que falleció con tan sólo 21 años. Juntas van hasta la casa de la familia Hermoso de Mendoza, amigos íntimos de los padres de Mariló. Mientras charla con el matrimonio, llega a casa su hijo Pablo Hermoso de Mendoza, gran rejoneador en la actualidad que fue profesor de equitación de la presentadora en su adolescencia. Juntos dan un paseo a caballo como acostumbraban a hacer cuando eran jóvenes.

La promesa

Mariló no puede irse de Estella sin visitar a los que ya no están con ella, así que acompañada de su íntima amiga Inma vuelve al cementerio donde descansan sus padres, su hermano Ignacio y su amigo Eduardo.
En la plaza de los Fueros Mariló se reúne con buena parte de su familia. Con sus primas Ana Carmen, María Puy y María Isabel recuerda cómo se juntaban por navidades más de 40 personas para celebrar juntos las fiestas y los juegos que preparaban los niños para entretener a los mayores. Para alegría de todos, los Hermanos Montero ponen música en la plaza con sus gaitas y Mariló se despide de Estella con la promesa de no dejar nunca de volver.