Enlaces accesibilidad

Miguel de Molina y Concha Piquer: dos mitos en la España de "Amar"

Por
En la imagen, Miguel de Molina y Cocha Piquer. tve

Desde que desapareció el 'Morocco', los vecinos de la Plaza de los Frutos se han quedado sin un espacio en el que poder disfrutar de esas canciones que tantas veces les han permitido soñar, disfrutar y evadirse de la dura realidad de una España en la que seguía habiendo grandes carencias.

¿Y cuál era la música que sonaba en 1952? A pesar de que los gustos musicales de los españoles poco a poco se iban modernizando, lo cierto es que la copla seguía siendo el género más exitoso. Un género que, tras quedar "huérfano" por el exilio al que se vio forzado el célebre Miguel de Molina, situó en la cima de la escena musical española de los años 40 y 50 a Concha Piquer.

Un sueño de libertad

En el Madrid republicano de los años 30 comenzó a forjarse un mito que aún hoy no ha podido ser superado: el de Miguel de Molina. Nacido en Sevilla en el seno de una familia muy humilde, su personal estilo de interpretar la copla le convirtió en el tonadillero más admirado gracias a éxitos como "La rosa y el viento", "Ojos verdes" y "La bien pagá". 

Su sueño de triunfar sobre los escenarios se había hecho realidad, pero pronto se convertiría en la peor de sus pesadillas. El régimen franquista nunca le perdonó su homosexualidad declarada, su republicanismo y su amistad con Federico García Lorca. Tras recibir numerosas amenazas, el artista se vió obligado a abandonar España y a iniciar una nueva vida en Argentina, en donde continuó con su carrera como cantante y actor.

Reportaje sobre la vida del célebre tonadillero Miguel de Molina. (Informe Semanal, 06/03/2009)

Concha Piquer, la estrella de los 50

Miguel de Molina caía en el olvido en España mientras Concha Piquer se convertía, ya en los años 40, en la gran señora de la copla. La cantante aprendió todos los secretos del mundo del espectáculo siendo sólo una adolescente, cuando, de la mano de la compañía del maestro Penella, se instaló en Nueva York.

Recaló en el Broadway de los años 20, donde fue testigo de una época marcada por la ley seca y la depresión económica, pero también por el auge del jazz, los inicios del cine sonoro y el éxito del teatro musical

A su regreso a España, aplicaría esa disciplina que aprendió en la "escuela americana", lo que unido a su portentosa voz y desbordante fuerza sobre el escenario le haría muy fácil situarse en la cima del éxito. 

Reportaje sobre Concha Piquer, una de las mejores intérpretes de la copla española y maestra en el género de la tonadilla. (Informe Semanal, 15/12/1990)

Sus mayores logros profesionales tuvieron lugar en los años 40 y 50, época en la que compaginó su carrera musical con varias apariciones en la gran pantalla. Aquellos años popularizó éxitos como "Tatuaje", "Ojos verdes" y "En tierra extraña", entre otras.

-->