Enlaces accesibilidad

'La Cólera' de Aquiles de la que nació Europa

  • García y Olivares parten de La Ilíada para intentar comprender el mundo actual
  • “Necesitamos una estética de la paz que la haga más bella que la guerra”, aseguran
  • Más noticias sobre cómic en El cómic en rtve.es

Por
Páginas de 'La Cólera' Astiberri

Los europeos somos hijos de la cólera de Aquiles. Es una de las conclusiones a las que llegamos tras leer La Cólera (Astiberri), la nueva obra de los Premios Nacionales de Cómic Santiago García y Javier Olivares (Las Meninas). Una reinterpretación de la tragedia de Homero que entronca con nuestro presente y que nos demuestra que seguimos sin comprendernos los unos a los otros.

“’Cólera’ es la primera palabra de la Ilíada, que es la primera obra de nuestra cultura –asegura Santiago García-. Fue Peter Sloterdjik en Ira y tiempo quien me puso sobre la pista de que era el concepto fundamental que regía la organización de la civilización europea”.

“A mí -añade Santiago- me pareció un concepto que era muy útil para explicar no solo cómo funciona el estado, sino también cómo funciona psicológicamente cada persona, relacionando ambos, el colectivo y el individuo, a través de la política de las emociones, que es un concepto que adquiere gran relevancia desde la crisis de 2008 y el 15M”.

Por eso Javier destaca una reflexión de Penélope, la esposa de Ulises, en el cómic: “¡La vida es tan corta! ¡Quien no tiene piedad para sí, tampoco la tiene para los demás!

“Usamos La Ilíada y La Odisea para hablar de cosas que están pasando ahora mismo en Europa, como el conflicto con los refugiados –añade Javier Olivares-. Seguimos teniendo muchos de los mismos problemas de los que hablaba Homero en su momento”.

“Pero no es un libro explicativo sino más bien abierto y poético. Mucho más que Las Meninas” –añade el dibujante-.

Páginas de 'La Cólera'

¿Un regreso a La Ilíada y La Odisea?

Preguntamos a Santiago por qué ha querido regresar a las obras de Homero: “A La Ilíada y La Odisea no estoy seguro de si volvemos o si es que no nos hemos ido nunca de ellas. Constituyen una base fundamental de nuestra cultura y podríamos decir que hoy en día continuamos la conversación iniciada por Homero, de modo que siempre están ahí”.

“Pero mi intención no era denunciar ningún error –añade-, porque eso sería ponerme en una posición que no puedo ocupar, sino solo indagar un poco en las raíces de nuestros comportamientos. Qué elementos antropológicos y políticos arrastramos desde los griegos hasta ahora que son relevantes para entender nuestra realidad como personas individuales y sociales en el siglo XXI”.

“Es curioso –añade Olivares- porque el otro día oía en la radio el problema de los refugiados, con Grecia y con Turquía, y pensaba: “Fíjate, estamos en el mismo sitio del que hablaba Homero y casi con los mismos protagonistas”. Y es que, aunque la civilización haya avanzado mucho, a veces seguimos cometiendo los mismos errores y de la misma manera”

Páginas de 'La Cólera'

“Los humanos adoramos la violencia estilizada”

No hay nada más que poner la tele, ir al cine o abrir un cómic para encontrarnos estilizadas escenas de violencia. Y este cómic se abre con una espectacular batalla inicial de 18 páginas, sin palabras.

Alessandro Baricco decía que mientras amábamos la paz y repudiábamos la guerra, sentíamos una fascinación estética imparable por la guerra –confiesa Santiago-. Adoramos la violencia estetizada, a nuestro pesar y aunque seamos pacifistas y repudiemos la violencia real, y si queremos superar eso necesitamos una estética de la paz que la haga más bella que la guerra. Ese conflicto está reconocido en nuestro libro y es uno de los ejes sobre los que gira”.

El libro habla de la guerra como un espectáculo –añade Olivares-, y en algunas partes exageramos esa mirada para señalar cómo la estética de la épica se ha usado para convencer a la gente de que tiene una especie de belleza. Y reflexionamos sobre cómo nos dejamos seducir por esa estética tan espectacular y tan plástica, y de cómo eso se puede usar para que alguien te convenza de sus cosas”.

Página de 'La Cólera'

Aquiles tiene un lado femenino

La imagen que tenemos de Aquiles es la de un todopoderoso Brad Pitt invencible en el combate. Pero en esta obra exploran la dualidad del personaje (incluyendo un sorprendente lado femenino) que ya estaba en La Ilíada. “La portada tenía que reflejar la naturaleza dual y ambigua del interior, y buscamos algo que funcionara de la misma manera que funciona la lectura de sus páginas –afirma Santiago-. Efectivamente, Aquiles ha de ser algo más que un gran guerrero genérico, que en nuestra cultura mediática es lo mismo que decir un modelo de virilidad insobornable”.

“Nosotros queríamos mostrar un héroe con otras dimensiones -añade Santiago-, en parte para proceder a desmontar el mito heroico de una manera más completa. En este sentido es clave el diseño de Javier, que supo entender perfectamente que necesitábamos una criatura que funcionara perfectamente más allá del género y la identidad sexual, y que mostrara la misma aptitud y potencial para la guerra que para el amor, para lo brutal que para lo delicado. Nuestro Aquiles es una máquina de matar pero también un amante de la vida. Y qué es más aterrador que la idea de que el guerrero más poderoso de todos parezca simplemente un adolescente”.

Efecto Doppler - "La cólera", Ulay y el hielo - 11/03/20 -escuchar ahora

A pesar de que la Guerra de Troya comience con el rapto de Elena, las mujeres no tienen demasiado papel en La Ilíada salvo ser raptadas o utilizadas como moneda de cambio. “Es cierto –asegura Javier-. Tienen mucha más importancia en La Odisea. Y por eso nosotros hemos dado un giro sorprendente a ver cómo funcionaba, incluyendo una historia ambientada en el futuro, y dando importancia a ese episodio, casi olvidado de La Ilíada, cuando Aquiles se escondió entre las hijas de un rey, haciéndose pasar por una joven, porque no quería ir a la guerra. Hasta que llegó Ulises y se lo llevó”.

Esa dualidad del personaje está ya en la portada, que parece inspirada en un naipe: “Teníamos muchísimas imágenes espectaculares para poner en la portada –asegura Javier-, pero queríamos una imagen especial. Y el tema de la dualidad está muy presente en el libro, por lo que decidimos jugar con esa dualidad y al final nos decantamos por esa idea de los naipes, de dos personajes unidos. Un concepto que tiene más que ver con un logotipo, que con una ilustración”.

Es una portada enigmática –añade Javier- que es un poco lo mismo que pasaba con la de Las Meninas, con esa cara de Velázquez, que te hacía preguntarte: “¿Esto qué es? Es un poco el mismo efecto”.

Salvo el principio y el final, en esta versión veremos más a Aquiles en su tienda que luchando. “Con el tiempo y las distintas versiones, la parte épica se ha comido al personaje reflexivo –añade Javier-. Pero en el fondo en La Ilíada pasa más tiempo en la tienda pensando que guerreando. De hecho, al poco de comenzar La Ilíada se va a su tienda y allí se queda pensando hasta la muerte de Patroclo y entonces cumple su destino. Pero es curioso que el personaje está planteándose todo el rato qué hace allí, porque lo único que quiere es volver a su casa”.

Portada de 'La Cólera'

Olvidaos de Héctor

En cuanto a Héctor, que suele ser el “bueno” de las adaptaciones de La Ilíada, apenas aparece en este cómic, en el que es sustituido por Ulises, como contrapunto de Aquiles. “Nuestro libro no es una adaptación de La Ilíada –afirma Santiago-. De hecho, toma apenas un par de ideas del libro de Homero. Héctor no encajaba en nuestro relato, él tiene su propia historia que no es la de La cólera”.

“Héctor es un héroe, un personaje muy recto al que atacan y se defiende –añade Javier-. Pero Aquiles nos interesa más porque es un personaje mucho más poliédrico. Y su relación con Ulises funciona muy bien porque este es más reflexivo, menos iracundo. Y al final recoge el guante como protagonista, como pasa en La Ilíada y La Odisea, que son dos libros que se solapan”.

El libro tiene una de las historias más potentes y originales que hemos leído en un cómic. Y las poderosas imágenes de Javier Olivares elevan aún más la potencia de su mensaje. “Mi colaboración con Javier es una fuente continua de felicidad. No es solo que sus páginas acabadas —o a lápiz o a tinta, porque todas las fases son fabulosas— superen con mucho las expectativas que pudiera tener, sino que todo el proceso de trabajo con él es inmensamente placentero. Es un compañero infatigable, siempre de buen humor y dispuesto a darlo todo y hacerlo de la mejor manera posible”.

“Si hay algo que destaca de su trabajo es que nunca toma atajos –añade Santiago-. Cada página, cada viñeta, cada dibujo de La cólera es lo mejor que Javier ha podido hacer, no se ha reservado nada. Y colaboramos con tal confianza que el resultado es completamente orgánico. Podríamos firmar con un seudónimo único en lugar de con nuestros dos nombres, porque nuestras obras no son producto de uno ni de otro. No podríamos hacerlas sin el otro”.

Javier Olivares confiesa que con este espectacular trabajo ha aprendido muchas cosas: “Tengo un edad en la que parece que el aprendizaje ya no es posible, pero en este libro Santiago me ha retado a superarme. Y gracias a eso he aprendido un montón sobre narrativa y dibujo, que no había puesto en práctica hasta ahora”.

“Por ejemplo –añade Javier- hay muchas páginas del libro que funcionan como ilustraciones. Y hay que combinarlas con otras de cómic que tienen muchos tonos diferentes, dependiendo del guion. Hay que buscar un equilibrio entre lo literario y lo plástico”.

Página de 'La Cólera'

Del arte griego a Moebius

Os recomendamos no abrir el libro y degustarlo tranquilamente en casa porque estamos ante una de las obras maestras de este 2020 y el impacto visual es impresionante, ya que Javier realiza el que, posiblemente, sea su trabajo más espectacular.

Por supuesto, el arte griego es una de las influencias de Javier Olivares: “Si, para Las Meninas me fijé mucho en cómo trabajaban en el Siglo de Oro y aquí me influye mucho el arte griego. Extraigo de cada universo plástico y narrativo lo que me interesa. Y si comparas los dos libros verás que Las Meninas tenían un dibujo más rígido y oscuro, más cubista, más que ver con el Siglo de Oro, con personajes vestidos de negro que se mueven en espacios oscuros… nos recordaba al tenebrismo español del siglo de Oro”

“En La Cólera, sin embargo, hay una estilización de los personajes –añade-. Me di cuenta de que la representación plástica de la antigua Grecia tenía una estilización muy elegante. Y tuve que recordar los dibujos anatómicos. Dibujaba a personajes que casi van desnudos y tienes que trabajar mucho la anatomía. Era más fácil dibujar a las personas con ropa negra. Y con la ropa también varían mucho las siluetas y tuve que ajustarme a las siluetas griegas”.

En el cómic hay una segunda historia con un tratamiento gráfico muy diferente, que se complementa a la perfección con la de Aquiles y de las que nos os vamos a dar muchos detalles salvo que está protagonizada por una mujer y transcurre en la actualidad.

Apliqué otro tipo de dibujo a esa historia porque era necesario y porque Santiago ya me lo indicaba en el guion –afirma Javer- Como comentaba Santiago, muchas de las ideas gráficas ya me las apunta él. No me dice cómo dibujar las cosas pero me indica que tipo de grafismo puede funcionar, como en este caso”.

Aquí buscábamos un dibujo con una sencillez narrativa muy clara –añade-, para que contrastará con la historia de Aquiles y que fuera muy sencilla de entender, para no complicar la lectura. Por eso he usado un estilo de dibujo muy sencillo que puede recordar a Moebius”.

Páginas de 'La Cólera'

En cuanto al color: “Desde el principio lo planteamos de una forma muy diferente. En Las Meninas había un bitono y aquí no tenemos esa restricción. Es un tema que suelo resolver al principio, cuando planifico todo el libro. Ya voy pensando cómo va a funcionar el color en cada una de las partes. Y voy tomando decisiones narrativas”

“Y una de las primeras decisiones narrativas que tomé fue usar el rojo como símbolo de Aquiles –añade-. No sólo de su pelo, que según Homero cuando se hacía pasar por niña para no ir a la guerra le llamaban "Pirra", que quiere decir pelirroja. El pelo funciona en toda la historia y cuando Aquiles adopta la cólera, el rojo se vuelve casi uniforme. Funciona muy bien porque lo usamos de forma conceptual y más abstracta”.

Por cierto, que no es la primera vez que Javier Olivares tiene que ilustrar cosas de la antigua Grecia: “Hice un libro de texto hace muchos años y después ilustré una adaptación de Teseo y el Minotauro. Y muchas ilustraciones sobre el tema”.

“Es un universo que me gusta mucho –añade-. Y uno de mis libros favoritos, que atesoro desde hace muchos años, es una versión ilustrada de la Ilíada y la Odisea, de unos autores norteamericanos, que también me ha servido de referencia. Ha influido mucho a muchos ilustradores”.

“Lo bueno –concluye Javier Olivares- es que todo lo que he aprendido con este libro lo podré usar en el siguiente”.

Como os decimos, uno de los mejores cómics que podréis leer en este 2020.

Página de 'La Cólera'

Noticias

anterior siguiente