www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5599425
Para todos los públicos  Página Dos - Jon Bilbao y Manuel Astur - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

"Virginia City estaba muy concurrida.

Nos costó encontrar sitio donde aparcar.

El calor blanqueaba el cielo.

El pueblo parecía un decorado del Salvaje Oeste: aceras de tablones,

negocios con puertas batientes

y fachadas que lucían letreros descoloridos de bancos,

almacenes y cuadras".

¿Jon, podemos decir que 'Basilisco'

es un libro que se mueve entre la novela, el libro de cuentos

y los elementos autobiográficos, más o menos?

-Sí. La respuesta corta es que es un libro de cuentos,

la repuesta un poco más elaborada es

que las diferentes historias que componen 'Basilisco'

son pequeñas historias autoconclusivas,

que, en realidad, se pueden ver como capítulos de una gran novela,

una novela que, en realidad, comenzó antes de 'Basilisco'

y todavía está en curso.

Es cierto que hay algunos componentes autobiográficos

que yo he prestado a los protagonistas de este libro.

Y también podemos decir

que argumentalmente nos vamos a encontrar aquí

como dos grandes universos literarios

que van a acabar por encontrarse;

en uno, tenemos a un escritor que reside, aquí, en el País Vasco,

oriundo de Ribadesella,

que está en una especie de crisis matrimonial,

y por otro lado, tenemos a un...

no sé si decir pistolero, cowboys en el Far West del siglo XIX,

por ahí vamos bien, también.

Sí. Exacto.

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir algo

relacionado con el wéstern,

pero no quería que fuese una excentricidad o una rareza,

algo completamente desligado a lo que había escrito hasta entonces.

Así que busqué una forma de que esos relatos del Oeste

surgieran de una manera orgánica de otros relatos

mucho más contemporáneos, actuales, cercanos al lector

y protagonizados por una especie de trasunto de mi mismo.

Tenía la sensación leyendo el libro de que era como si ese escritor,

que está sumido en una crisis personal,

tuviera la necesidad de mirarse en ese cowboy,

aparentemente tan distinto de él,

yo no sé.... ¿qué les une? ¿qué comparten?

Yo tampoco diría que ese personaje está sumido en una crisis personal,

sino que se enfrenta al día día... Bueno.

y a los sacrificios y la renuncias de la mediana edad.

Lo que le sucede es que, bueno,

él había sabido de un personaje histórico del Fart West,

que encarnaba lo clásico, lo más clásico del wéstern, ¿no?

la libertad, la resolución, la masculinidad,

y él se apropia de ese personaje real entre comillas,

para transformarlo en un personaje de ficción

y proyectar en él sus anhelos y sus frustraciones.

Entiendo que era fundamental

que ninguno de eses universos literarios se comiera al otro,

es decir, conseguir un poco el equilibrio...Sí.

que yo creo que sí que lo consigues, ¿no?

pero entiendo que esto ha sido todo un reto.

Sí, ha sido lo más complicado de este libro

pero también lo más bonito, ¿no?

que todos los relatos estén hilvanados.

O sea, los cuatros relatos que se ambientan en el presente,

los cuatro relatos que se ambientan en el Oeste

y, al mismo tiempo, los dos niveles narrativos entre sí.

Quizá, los relatos de género, los relatos de wéstern

pueden llamar más la atención por lo que tienen de pintoresco,

de exótico o de genérico,

sin embargo, la verdadera motivación de esos relatos reside en los otros.

Jon, ¿qué tiene el wéstern que está apareciendo tanto últimamente

en libros que se publican en nuestro país?

Porque pienso en 'La forastera' de Olga Merino,

pienso en 'A lo lejos' de Hernán Díaz,

que has traducido tú,

pienso en tu libro.

Lo digo porque a veces parece que el wéstern es

como algo muy ligero, muy de aventura y no es cierto,

aunque haya sido maltratado literariamente años atrás.

Yo creo que es una feliz coincidencia,

pero tampoco me parece algo especialmente llamativo,

porque el wéstern en la literatura siempre ha estado ahí.

O sea, los que somos aficionados siempre nos hemos podido nutrir

de títulos que se iban publicando.

Y no me refiero únicamente a esos bolsilibros,

esa literatura popular de quioscos sino wéstern literario

que nada tiene que envidiar a obras reconocidas por todo el mundo.

El enfrentamiento del hombre con la naturaleza

está presente en todo el libro,

no solo en lo que tiene que ver en el siglo XIX

sino también en el presente.

Además siempre con la sensación de que el hombre acaba, como siempre,

saliendo perdiendo,

no sé si por chulería o por desconocimiento, ¿no?

pero está muy presente también en esta obra.

-Sí. El enfrentamiento del hombre solitario

contra el conjunto de la naturaleza,

es una de las tramas esenciales del wéstern

y está presente en los relatos de 'Basilisco',

ambientados en el pasado... Así es.

pero también se traslada en los relatos ambientados en el presente

para descubrir que las cosas han cambiado bastante poco, ¿no?

Porque esa lucha contra los elementos

que a menudo vemos en las películas de John Ford y Howard Hawks,

las tenemos idealizada, totalmente mitificada,

incluso nos gustaría ser participes de ella, en cierta medida,

pero una vez trasladada a la actualidad,

la triste realidad es que no seríamos capaces de llevarlo a cabo.

¿Recurrir, en ocasiones, a lo autobiográfico

te resulta cómodo, te resulta necesario para escribir?

Me resulta natural.

Creo que todo lo que escribo debe tener una conexión personal conmigo,

sino lo veo como un castillo en el aire,

algo desvinculado de mi, o sea, un divertimento, ¿no?

necesito que me importe de alguna manera, lo que estoy escribiendo.

Ahora bien, esa conexión no tiene que percibirla el lector, ¿no?

Es más una herramienta de trabajo que un objetivo, ¿no?

Me consta que a Jon Bilbao le encanta el cómic.

Lo que pasa es que no sé si ha tenido tiempo

de echarle un vistazo a 'La cólera',

de Javier Olivares y Santiago García,

ganadores del Premio Nacional de Cómic,

en 2015, con 'Las meninas'

Bueno, ahora aparece este fantástico álbum,

donde tenemos como protagonista a Aquiles.

El héroe esta muy cabreado con la armada griega,

le retira su apoyo, y ese ayuda a la fuerza troyana.

Siempre es un placer revisitar 'La Ilíada'

y en formato cómic, ni os cuento.

Los padres juegan un papel relevante en el libro de Jon Bilbao,

también en el de Javier Arguello 'Ser Rojo'.

Y es que aquí el escritor indaga en la vida de los suyos.

Cómo se conocieron, en Viena en 1959,

en un congreso de jóvenes comunistas,

la vida que llevaron en el Chile de Allende etc. etc.

Pero este es un libro dos en uno

porque no solo nos habla de la vida de sus padres,

también de buena parte del siglo XX.

Ahora, os toca leerlo.

-Ponemos nuestro cronómetro en marcha con un recuerdo doloroso.

Se cumplen setenta y cinco años de la libración

del campo de exterminio de Auschwitz,

y el mundo del libro no es ajena a esta conmemoración.

Empezamos con novedades tan recientes como.

A las que se unen rediciones como.

Continuamos con escritores

que sobrevivieron al campo de concentración

y que a su salida escribieron libros que ya son clásicos.

Para los que busquen más información, existen ensayos muy documentados.

Pero nos detenemos ahora en un género que sobresale al resto,

el diarístico.

Me refiero a obras profundas y dolorosas.

También el cómic y la ilustración ha narrado Auswitch.

"Si comprender es imposible, conocer es necesario".

Lo dijo Primo Levi,

y lo suscribimos desde este programa a pocos segundos del final.

-En estas dos últimas décadas

las librerías se han reformulado drásticamente.

Entre otros motivos, la crisis de 2008,

la subida de los alquileres

y la llegada en 2011 del gigante de la venta online,

que ha provocado una profunda purga.

Pese a todo, se siguen abriendo librerías

como si la vocación librera fuera invencible.

"Ser librero pasaría por ser un buen lector,

un buen empresario, un buen relaciones públicas

y, ahora, más que nunca, un estupendo gestor cultural".

-Él es Paco Goyanes, librero en Cálamo,

una institución en Zaragoza desde 1983.

"Una de las grandes poemas que tenemos los libreros

en libros españoles,

es nuestra deficiente formación empresarial,

y todavía sigue pasando.

Es decir, no existe una escuela de librerías

como pueda existir en Alemania, como existe en Francia

o como existe, por ejemplo, en Italia o incluso en Brasil.

A veces lo vocacional puede,

o sea, pensar que a alguien que le gusta mucho leer

y con eso ya está preparado para abrir una librería

es una gran equivocación.

Hace falta que el librero sepa leer un libro

pero sepa leer también un balance,

y no siempre es así, o casi nunca es así, desgraciadamente."

-La lista de librerías cerradas en las dos últimas décadas

es tan larga como desasosegante.

El resultado es que en 2008

con el inicio de la crisis financiera,

había 7074 establecimientos abiertos,

en 2016 solo quedaban 3967.

"Creo que estamos ahora en un momento crítico.

Es decir, donde por un lado, los libreros independientes

también nos empezamos a dotar de instrumentos propios

para intentar competir con Amazon y con otras plataformas,

como por ejemplo, lahistoria o la plataforma todostuslibros.com

puede ser un elemento muy importante de aquí en muy poco tiempo.

Y también un momento en el que el público tiene que decir también

qué es lo que quiere,

y, de hecho, está decidiendo ya.

Si prefiere apoyar el comercio de proximidad,

o prefiere depositar su confianza en empresas

que no responden, en mi opinión, a parámetros sostenibles, ¿no?"

-No olvidemos que el sector del libro sigue siendo

el más importante negocio cultural en nuestro país.

En 2018 la facturación de la industria editorial

fue de 2363 millones,

de los cuales algo más de ochocientos millones

salieron de las librerías independientes

y unos cuatrocientos de las cadenas de librerías.

Aunque eso suena a mucho dinero en España,

la mitad de las librerías independientes no factura más

de noventa mil euros anuales,

lo que las convierte en proyectos de riesgos,

con una línea de flotación muy vulnerable y ajustada.

"Para ser librero hoy debes tener una dosis de locura, de valentía,

que viene a ser lo mismo muchas veces,

y amar la literatura".

-Quien habla es Laura Riñón,

una escritora que decidió abrir una librería el año pasado

y ponerle el nombre de una de sus novelas 'Amapolas en octubre'.

"Yo he sido azafata de vuelo veintidós años,

y, de repente, un día decidí montar la librería.

Yo creo que para ser librero

sobre todo tienes que conocer mucho los libros,

leer mucho, sabes lo que tienes y lo que vas a vender

y luego saber de números, por supuesto, ¿no? y asesorarte.

Entonces yo me asesoré con las personas

que sabía que podían ayudarme

entre otras personas, con muchos libreros amigos".

Las librerías siempre han sido un centro cultural,

pero en 2020 no se entienden de otro modo,

tengan o no la cada vez más omnipresente cafetería.

Los libreros lo saben.

Y se desviven por generar contenido, acogiendo conferencias,

clubs de lecturas o presentaciones,

y manteniendo una conexión muy estrecha con editoriales y lectores.

"Es siempre...

Supe que yo quería crear un hogar, que es lo que he creado.

Es un sitio al que muchos lectores, muchos clientes vienen

para estar aquí y luego para llevarse un libro,

pero primero para estar aquí, ¿no?

Se puede sobrevivir pero...

pero no me voy a hacer millonaria siendo librera, la verdad.

La riqueza es otra".

-Es cierto que en estos últimos veinte años,

muchos han querido firmar el acta de defunción

de este oficio tan necesario.

Ocurrió con la apocalíptica llegada del libro electrónico,

pero sin embargo las estoicas librerías siguen en pie,

reinventándose cada día.

O como suelen decir muchos libreros: permanecen firmes

"con una mala salud" de hierro.

Que así sea. Y cuantas más décadas, mejor.

Hasta la próxima semana.

"Entre letra y letra nace un montón de hierba

que no pienso cortar.

He vuelto a desenterrar significados, a tensar las palabras juntándolas.

Mírame cómo contemplo,

como me cruje el cuerpo solo por el acto de mirar.

Estirar las definiciones como quien estira los huesos

en el momento de levantarse.

Alargar los sonidos para que te lleguen las ondas,

ahora que eres todas las casas, todas las despensas,

todos los refugios nucleares.

Deja de repetir en voz baja que no me quieres, junto a la cama.

Si escribo así, que te oigo.

Las cosas no son lo que parecen ser, sino todo lo demás."

-Los amantes de la fantasía están de enhorabuena.

Porque en la increíble historia de

'El monstruo de de Buckingam Palace' de David Walliams,

va a encontrarse con un Londres del futuro en ruinas

y un héroe que salvará el mundo.

Puestos a resolver misterios nadie mejor

que 'Basil, el ratón superdetective'

Este personaje creado por Eve Titus,

fue llevado al cine por Disney hace ya unos años.

Ahora es el momento en que lo leáis,

investigando el misterio de las gemelas desaparecidas.

Hay un momento en la novela de Miguel Astur, donde con humor,

se cuenta que la huída de Marcelino se parece a la de Rambo.

Bueno, ya os puede decir que en el libro de cine

de Jaume Figueras y Gemma Nierga, Silvester Stallone no aparece.

Sin embargo,

si se habla de magníficas películas de la historia del cine

como 'Love Story', 'Cantando bajo la lluvia'

o 'Un tranvía llamado deseo'.

Y es que el cine hay que verlo, hay que comentarlo y hay que leerlo.

El contraste entre la vida rural y la urbana está muy presente

en la novela de Manuel Astur,

también, de alguna manera, en la de Jessica Andrews.

Y es que aquí tenemos a una joven que abandona su vida en Londres

para instalarse en la agreste costa irlandesa.

Es una novela muy poética y conmovedora

que nos muestra el amor en sus múltiples formas.

¿Os apetece conocerlas?

Manuel, estamos junto a esta preciosa ermita

de la Virgen de Lomos de Orio en La Rioja,

pero este paisaje bien podría ser el paisaje de tu nueva novela, ¿no?

Sí, si, exactamente.

De hecho, viniendo ahora en coche estábamos sacando todo el rato,

con mi chica, todo el rato, comparaciones.

¡Ah, esto parece Asturias!

esto parece Quirós, Teverga, que es la zona de donde yo soy,

pero es que también sacamos comparaciones

con Las Marcas, en Italia, con el mudo agreste.

Sí, en realidad, la montaña de Europa se parece toda bastante,

es bastante universal.

Entre otras cosas, tu novela nos habla de un huída,

de la huída de Marcelino,

¿por qué huye Marcelino?

Bueno, lo puedo contar no es spoiler, Hasta donde se pueda.

porque mata a su hermano.

Mata a su hermano y escapa.

Solo que este caso no es un crimen cainita,

es más bien.... Abel mata a Caín, por una vez,

Es al revés.

Hasta ahí puedo leer.

Diríamos que Marcelino es un héroe, es un ingenio, es una buena persona,

es todo eso.

Bueno, Marcelino es una mezcla de muchas cosas.

A mi me....

yo soy... yo crecí en una aldea, bueno, crecí en muchas,

porque mi padre era profesor rural, y cambiaba toda mi infancia.

Pero siempre me fijé toda mi vida en estos hombres solitarios

que viven... que vivían sin mujer, de espaldas al mundo, con unas vacas,

que te los cruzabas en el camino y saludaban casi con un gruñido

y no querían saber nada, eran absolutamente independientes,

eran como náufragos, tiene un poco algo de ellos.

También tiene un poco,

me gustaría que tuviera un poco del santo, de santidad

y un poco taoísta.

Pero, bueno, es ya es... ya me estoy pasando.

Hay momentos muy naturalistas con descripciones muy minuciosas,

sin embargo, yo creo que habrá lectores que pensarán

que esta novela tiene mucho de fábula, de alegoría.

Bueno, creo que tiene...

me gustaría que tuviera varios niveles de lectura,

que se suele decir.

Y, sí, uno en realidad es bastante alegórico,

uno tiene bastante de fábula, tiene bastante de eso,

de esa tradición oral maravillosa que es la base de la literatura,

en la que las cosas se contaban.

Primero, para entretener, junto al fuego,

se contaban historias para entretener;

segundo, para enseñar, ¿no? eran educativas

y tercero para crear mitos, una parte alegórica.

Me gustaría que fuera un poco así.

He leído, en no sé donde, que alguna comentaba

que si había un poco de Realismo mágico en la novela.

A mi me parece esto un poco exagerado ya, ¿no?

Otra cosa que me han dicho bastante que si el Realismo mágico,

que si San Antolín es mi Macondo...

Y es que no me gusta especialmente el Realismo mágico

y ni siquiera he leído 'Cien años de soledad' es, ¿no?

no la he leído.

Entonces no puedo....

pero bueno, supongo que me tengo que sentir alagado

porque es un clásico, ¿no? y gusta a millones de personas,

entonces supongo que algo he tocado.

No, Realismo mágico, no,

si quieres lo llamamos Realismo folclórico.

Últimamente se publican muchos libros que tienen un...

bueno, que nos recuerdan un cierto aire a los wéstern,

aunque sean wéstern subvertidos de alguna manera, ¿no?

¿dirías tú lo mismo de tu novela?

Me lo han dicho... Pero tú no lo habías pensado.

pero yo no lo había pensado,

no lo había pensado para nada, ¿no?

O sea, yo más bien veía, si nos ponemos un poco pedantes,

yo más bien veía un viaje tipo 'La Odisea',¡Aja!

de este ser inocente hacia la nada, hacia el no hacer,

hacia la naturaleza, hacia los orígenes, eso veía,

pero el wéstern no veía.

Obviamente, son vaqueiros que viven en las montañas,

que hay vacas, hay dolor, hay mierda....

Pero... Sí, sí, algo hay, claro.

Hay un momento en la página noventa,

donde el narrador, de alguna manera, se mofa o critica a todos aquellos

que abandonaron el pueblo para irse a vivir a las ciudades.

Creo recordar que tú fuiste uno de ellos.

¿Cómo fue la experiencia?

Sí, de hecho, de los pocos momentos en la novela

que el narrador,

este narrador en primera persona del plural,

que no se sabe muy bien que es, se posiciona un poco

y critica un poco, se mofa un poco. Sí.

Obviamente, es porque soy yo.

Soy yo el que nació en una aldea maravillosa, nació en la naturaleza

y cuando llegó la adolescencia lo odió con todas sus fuerzas,

y quería set moderno, y me fui a Madrid...

Sí, hay un poco de mofa por eso.

Es un proceso que a mi me llevó mucho tiempo comprender,

que yo cuando volví al pueblo me sentía muy moderno

y decía: ay estos pobres que se quedaron aquí.

Me sentía como un colono,

un colono que venía a traer el progreso al pueblo

y de pronto un día comprendí que no.

Que yo era el indio que había vendido todo por cuatro baratijas,

por un iPad, por un teléfono y por un piso,

un apartamento enano en Madrid en un piso compartido

y por una vida bastante ajetreada y espantosa,

Entonces es un poco...

Sí, ataco... me ataco a mi mismo, el que yo era.

Escribes en la novela.

"Todo está ocurriendo en este momento

y es igual de importante,

lo único que varia es quién y por qué lo cuenta.

Todo es un milagro".

De ahí entre otras cosas. el título de tu libro.

Sí, claramente es por eso.

Porque el libro va de... es eso,

una voz que empieza a contar algo con una intención

y es algo que en teoría no tiene mucha importancia

como es el asesinato por parte de un pequeño,

de un tonto de pueblo de su hermano y su fuga al monte.

Pero eso se acaba convirtiendo en algo mucho más grande.

Lo importante es exactamente eso quién lo cuente.

O sea, es por ponernos un poco profundos,

la realidad esto que llamamos realidad,

no deja de ser un cuento.

Entonces quien cuenta ese cuento tiene el poder,

pero todo tiene la misma importancia y todo es igual de milagroso.

Para unos urbanitas como los de Página Dos

venir a un lugar como este para entrevistar a Manuel Astur,

ya os podéis imaginar que es todo un privilegio.

Bueno, yo personalmente me siento como Laura Ingalls

de 'La casa de la pradera'.

¿Qué?

¿Los más jóvenes no sabéis lo que es 'La casa de la pradera'?

Buscarlo en internet.

"Las autopistas son arterias gigantes y absurdas

por las que fluye demasiada sangre

hacia unos pocos órganos hipertrofiados,

avariciosos e incapaces,

pues las ciudades no son sino enormes trombosis".

En cambio, con los caminos,

nos repartíamos uniformemente por los mapas

y no sentíamos ese hambre de profanar todo lo profanable.

No nos quedaba otro remedio que aburrirnos

o aprender a divertirnos solos.

Sin pueblos esclavos,

ni países que se prostituyan para hacernos pasar un buen rato.

Por un camino el mundo tiene la distancia adecuada.

Aunque vayáis a carro o a caballo

necesitaríais media vida para dar la vuelta al mundo.

Lo cual ha sido siempre el premio para tal osadía.

Además, gracias a los caminos, era posible irse, alejarse.

Incluso uno podía volver habiéndose ido de verdad.

Pero los caminos, al igual que las historias pequeñas,

gracias a las cuales se construyó el Universo,

están desapareciendo.

Página Dos - Jon Bilbao y Manuel Astur

16 jun 2020

Jon Bilbao y Manuel Astur son los protagonistas de 'Página Dos' junto con la poeta Anna Gual. El programa de literatura se centra en la evolución de las librerías.
'Página Dos' viaja por el norte de España. En la capital vizcaína Óscar López charla con Jon Bilbao a propósito de 'Basilisco', un texto que combina la vida de un escritor de nuestros días con aventuras del Far West.
A continuación, el programa se traslada a La Rioja para hablar con Manuel Astur de 'San, el libro de los milagros', la historia de una persecución por escenarios agrestes.
La sección ‘El Podcast’ se centra en ver cómo han evolucionado las librerías en estos últimos veinte años. Además, la poeta Anna Gual recita un poema rodeada de viñedos.

ver más sobre "Página Dos - Jon Bilbao y Manuel Astur " ver menos sobre "Página Dos - Jon Bilbao y Manuel Astur "
Programas completos (494)
Clips

Los últimos 1.777 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos