Maestros de la costura La 1

Maestros de la costura

Lunes a las 22.10 horas

Presentado por: Raquel Sánchez-Silva | Lorenzo Caprile | Maria Escoté | Dirigido por: Hugo Tomás

Lorenzo Caprile, María Escoté y Alejandro García Palomo, director creativo de Palomo Spain, cambian sus exclusivos talleres por el de 'Maestros de la Costura'. Ellos son el jurado del talent show de costura, diseño y moda, encargados de valorar el trabajo de los aprendices mientras les ayudan a crecer profesionalmente, guiando su formación hasta que uno de ellos logre convertirse en el ganador de la primera edición española del programa.

Raquel Sánchez Silva se encargará de conducir el programa, presentando las distintas pruebas a las que se enfrentarán los aprendices y acercando sus trabajos al público, aportando su amplio conocimiento del mundo de la moda.

Temporada 4

Moda inclusiva, sostenibilidad, la fuerza del diseño frente a la pandemia y el tributo a los grandes, claves de la cuarta edición. Los 12 aprendices (​Elena, Yelimar, Mily, Laura, Nani, Ana, Álvaro, Ancor, Javier, Fermín, Gabriel y Lluís) confeccionarán prendas en papel y látex, trajes de baño sostenibles, vestuario de teatro y habrá homenajes a la moda catalana, a Jesús del Pozo o Pertegaz. Estarán asesorados por grandes invitados como los diseñadores de moda Jan Taminau, Roberto Diz, Estel Pérez, Ángel Schlesser, Marcos Luengo, Jorge Vázquez (director creativo de Pertegaz), Sandy Powell o Arturo Obegero. Y contarán con la presencia cantantes, actores, modelos...

Temporada 3

Temporada 2

Temporada 1

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5826420
Para todos los públicos Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 10: Final - Ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a la semifinal de "Maestros de la costura".

Qué fuerte.

Todo puede ocurrir.

¡Que entre Josie!

Qué bien.

La prueba consiste

en hacer un vestido para la gala del Met.

¡Y el presupuesto es de 60 euros!

¡Bueno!

Pero este es el programa más divertido del mundo.

La primera clasificada ha sido Yelimar.

¡Hombre!

Bienvenidos al Barrio de Salamanca de Madrid.

Para realizar estas réplicas

vais a tener 150 minutos.

Es importante que la gente sea simpática.

¡Oh, no, no, no!

¡Esta prueba ha sido de vergüenza!

Ancor... ¿De verdad?

...eres el primer finalista de la cuarta temporada

de "Maestros de la costura".

Jolín.

Loles León. Vengo muy discreta.

Esta última prueba de la noche

va a estar dedicada al cine español.

Hoy, estamos a tope, ¿eh? -Qué horror. ¿Qué hago?

Te estás negando. Puedes acabarlo.

El aprendiz que no continúa

en el taller de "Maestros de la costura"

es Laura.

(ZAZ "La vie en rose")

Buenas noches. Ha llegado el gran momento,

el programa más emotivo de cada temporada.

La gran final de la cuarta edición de "Maestros de la costura".

Al final de la noche, tendremos un ganador o una ganadora.

De momento, tenemos una quiniela con cuatro nombres.

Lluis,

Yelimar,

Ancor

y Gabriel.

Que entren los finalistas.

Madre mía. Madre mía, qué follón.

¡Ay, mira!

Cuánta ropa que me suena.

Mira todo lo que hemos hecho.

Sí.

¿Todo esto? ¿En serio?

Estoy...

¡Ay!

Qué emoción.

En esas perchas hay colgado de todo. Hay colgado

buenas sensaciones, sufrimiento,

dolor y lágrimas.

Hay de todo, ¿no?

O sea, como la vida misma. De todo.

Aprendices, bienvenidos.

Es un momento tenso para vosotros.

Pero quiero que sepáis que también lo es para los jueces.

Ellos son conscientes de que al final de la noche

van a tener que tomar una decisión que directamente

va a cambiar la vida de uno de vosotros.

No solo la vida del ganador o ganadora.

Va a dar un giro de 180 grados.

Todos, los cuatro, van a salir fortalecidos de esta experiencia.

Totalmente.

En esta cuarta edición

hemos conocido a los aprendices con mayor nivel de costura

de toda nuestra historia. Así es.

Y además, tenemos que deciros

que vuestra evolución ha sido espectacular.

No hay más que ver todas las prendas que habéis confeccionado

esta temporada

de "Maestros de la costura".

La falda de Yelimar. La falda de papel.

Por favor. (RÍE)

Lluis, ¿cuál es tu favorita?

Eh... A ver...

Madre mía, Lluis, estás histérico.

Hoy, estoy nervioso.

¿Estás nervioso? Un poco.

Lluis, te tienes que quedar con una.

¿Con una?

¡Ay! (RÍE)

La casaca. Esto.

Es la prenda de más calidad que tiene en su burro.

Bueno, Yelimar, tú, desde mi punto de vista,

eres una de las aprendices que más ha evolucionado

en estas diez semanas.

¿Cuál de tus prendas crees que refleja mejor el proceso?

A ver, no sé si es la que refleja mejor mi evolución,

pero es la que ha tenido mayor significado

y uno de los días más bonitos que he tenido en mi vida

y en este programa. Así que,

yo me quedo con esta.

Que ha sido la que he hecho con mi esposo.

Ay, su EPI. Ah, claro.

A ver, Ancor. (ANCOR) Uy.

¿Y tú?

¿Cuál de todas esas prendas

te gustaría borrar de tu historia?

Bueno, a ver, por el trap yo me fui, pero al menos había algo.

Pero es que esto no es nada. (RÍE)

Esto es un horror.

Qué pena de día.

Y mira que estaba Alaska y todo. Y ahí... Qué desastre.

El vestido "mon chéri" que le llamo yo.

Gabriel, has confesado

que no te visualizas en la final.

No, no, no. No he dicho que no me visualizase

en una final, sino que no me visualizaba

como ganador.

¿Me explicas cómo has tirado la toalla

en una final?

A ver, la competencia es dura.

Ha habido mucho nivel a lo largo del programa.

Yo voy a dar lo máximo de mí.

Pero hay que contemplar otra...

Una opción B para que no suponga un jarro de agua fría.

Gabriel, en un programa 10 se viene a ganar.

A ganar. Por supuesto.

Así que, por favor,

no tires la toalla. Jamás.

No me veo duelista, porque vamos a ver,

es importante en esta vida ser realista.

Yo voy a luchar hasta el final, pero...

Peras al olmo. Yo voy a hacer lo que pueda,

dentro de mis capacidades. No me voy a fustigar.

He venido aquí a disfrutar, no a sufrir.

Para el vencedor o vencedora de "Maestros de la costura"

hay este superpremio.

El maniquí de oro,

que vendrá acompañado de 50 000 euros

y un curso de formación especializada en diseño de moda

en el Centro Superior de Moda de Madrid

de la Universidad Politécnica de Madrid.

¡Toma ya!

(RÍE)

Con este premio fabuloso

y lo conocimientos que habéis adquirido en este taller

podéis empezar perfectamente

vuestra carrera profesional.

El segundo clasificado

va a obtener un diploma Vogue de estilismo y producción de moda,

impartido por Condé Nast College Spain

en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid.

Tercer y cuarto clasificado recibirán Eometric,

el revolucionario método de patronaje unisex

creado por el maestro patronista Estanislao.

Se enseña en formato workshop de cinco días

en su prestigioso centro de formación en Barcelona.

Yo voy a por todas, a por el primero, por favor.

Quiero montar mi propio negocio

y levantar el premio,

el maniquí dorado, por favor.

Vamos a destapar esto, Caprile. Venga.

Entre los tres, ¿eh? Hoy, entre los tres.

En esta prueba, entre los tres. Todo juntitos.

Todo juntitos.

(Música emotiva)

¡Toma!

¡Toma!

¿Qué prenda puede haber más bonita

que una bata de duelista?

A ver, Lluis, ¿qué significaría para ti

vestir esta bata blanca?

A ver, sería muy importante. Sería importante

por lo que me demuestro a mí mismo

y por lo que yo quiero representar en un futuro en mí.

Que mi ilusión sería tener mi negocio, llegar a tener mi taller.

En esta bata yo veo el inicio de mi futuro,

de mi negocio. Esa bata que ponga Lluis.

Lluis Mengual. Yo lo veo.

Porque encima, siempre me ha gustado mucho.

Incluso trabajé en un atelier que la gente iba normal.

Y como me gustaba quedar bien, yo me ponía mi bata. La hice yo.

Y me puse yo el nombre.

Yelimar, ¿tú te visualizas con esta bata blanca puesta?

Te tengo que confesar que hace dos años, cuando...

cuando hice mi maleta para venirme al programa, me vine

con la misma ilusión que el día que salí del país, con ganas de luchar,

de demostrar que aparte de...

de toda la evolución que he tenido,

parte de mi intención de venir, y perdón que me ponga emotiva,

es demostrar que las personas con discapacidad tenemos capacidades.

Absolutamente. Y dije que quería normalizarlo.

Y creo que en un programa diez

si le pregunto a todos los que están aquí,

creo que sí que lo he logrado.

Y creo que esto ya también es... es muy satisfactorio

para mí.

Así que, hoy, he venido con la misma ilusión

que con la que salí de mi país.

Con ganas de salir adelante, de sacar a mi familia adelante.

Y con ganas, por supuesto, de ponerme esa bata,

porque sí,

porque lo he visualizado y quiero que sea así.

Eso ya es gana, Yelimar.

Eso ya es ganar.

(Aplausos)

Ancor,

de todo lo que has conseguido en este taller,

¿de qué te sientes más orgulloso?

A>ver, yo de lo que me siento más orgulloso es de haber dejado atrás

un poco mi baja autoestima.

Tengo mucha seguridad ahora mismo en mí,

que es algo que yo no tenía antes de entrar en el programa.

Entonces, yo es lo más maravilloso que me ha pasado en este programa.

Yo siempre he tenido miedo a lo que estoy haciendo.

Y creo que siempre hay gente mejor. Eso me ha parado, me ha detenido.

Y en este programa, de verdad, tengo yo una fuerza

y una confianza y de decir que me gusta mi trabajo

que jamás hubiese dicho que tengo.

Pues vamos a dar paso a nuestro invitado.

Es un peso pesado de la moda.

Desde que desfiló por primera vez en la pasarela Cibeles

en 2002, ha recibido el premio Loreal a la mejor colección

en tres ocasiones.

Pero además, desde enero del año pasado,

es el director creativo de la casa Pertegaz.

Un fuerte aplauso para Jorge Vázquez.

¡Oh!

Jorge, bienvenido a "Maestros de la costura".

Qué bonito tenerte aquí. Muchas gracias.

¿Qué tal, Jorge? ¿Qué tal? Qué elegantes.

¿Qué tal? Bueno, Raquel,

ya todos deducimos

que ese espectacular vestido que llevas es de Pertegaz.

Que os cuente la historia Lorenzo Caprile.

Yo os lo enseño. Es espectacular.

Esta es una de las piezas estrellas de mi colección.

Raquel lo viste como lo hubiera presentado Don Manuel

en sus salones de Gran Vía de Barcelona,

con el moño así, de castañita,

los zapatos salón sencillísimos.

Para que el protagonismo absoluto lo tenga el vestido,

que es una pasada.

Si la prueba va de Pertegaz, son palabras mayores,

porque Pertegaz es una historia

en el mundo de la moda

que abarca muchísimas décadas

y, lógicamente, no va a ser moco de pavo.

Cuéntanos qué ha significado para ti como profesional

ponerte al frente de una casa legendaria como la casa Pertegaz.

Bueno, primero un honor, ¿no?,

ser el elegido para continuar

con el legado que Manuel nos ha dejado.

Él era un maestro,

un hombre muy meticuloso,

muy perfeccionista.

Los tejidos los valoraba. Que, hoy en día, es muy difícil...

Sí. ...que la gente valore la calidad,

que valore esos tejidos. Que realmente ya quedan

muy pocas industrias en el sector textil

que hagan esos tejidos.

Yo soy un...

un enamorado de las telas, de los estampados, del colorido.

Y creo que ahí es donde

le estoy dando mi sello de personalidad a la marca

y rejuveneciéndolo un poco,

pero tirando siempre

de estas obras de arte. Claro.

Además de ser el director creativo

de Pertegaz, sigues con tu propia línea.

¿Cómo consigues compaginar

dos colecciones diferentes y que no se pisen una a la otra?

En Jorge Vázquez hemos renunciado quizás

a unas cosas que hacíamos que podían ser inspiración

de estos grandes maestros.

Entonces, todo esos se ha pasado a Pertegaz.

Y en Jorge nos hemos quedado con una línea más depurada,

mas minimal, más comercial, más joven también.

Qué interesante.

Se ha dejado claro el estilo de las dos

y a por ello.

Manuel Pertegaz, don Manuel para mí,

fue un gran maestro de la alta costura.

Pasó casi 80 años

dedicado a la moda femenina

y a ensalzar la elegancia de la mujer.

Además, fue el primer español que llevó sus vestidos

a la Quinta Avenida de Nueva York.

Y entre sus clientas:

Jackie Kennedy, Ava Gardner,

Marisa Berenson, Audrey Hepburn.

Y ya en España: Aline Griffith,

Condesa de Romanones,

y Bibis Samaranch,

que fue su gran musa.

La alta burguesía española

dejó de viajar a París para consumir alta costura.

Lo hacían visitando el taller de Pertegaz en Madrid y Barcelona.

Y fue uno de los primeros en darse cuenta

que el futuro estaba en el Prêt-à-porter.

Pertegaz fue el autor del mono con el que Salomé ganó,

en 1969, el Festival de Eurovisión.

Estaba hecho con más de 5000 canutillos

diminutos de porcelana.

Y pesaba una barbaridad, alrededor de 14 kilos.

Pertegaz era un diseñador de la época

que trabajaba esos bies, esas costuras, esos acabados en prenda.

Una persona que es que hace maravillas.

Convierte la ropa en maravilla. Es... Bueno, bueno.

Y mira, a mí siempre me gustó por eso:

murió en sus talleres.

Él siempre estuvo. Pienso:

"Jo".

Manuel Pertegaz fallece en el año 2014

con 96 años de edad. Y hasta ese momento

trabajó dentro de su taller con un grupo de modelos,

en aquellos tiempos maniquís... Maniquís.

...que pertenecían a su plantilla.

Hoy, tenemos la suerte de tener con nosotros a una de esas maniquís.

Un fuerte aplauso

para Cristina Biern.

Bienvenida. ¿Qué tal?

Bienvenida a "Maestros de la costura".

Colócate con nosotros aquí.

Pues, Cristina,

explícanos qué significaba

par una maniquí de la época

estar nada más y nada menos que en la plantilla

de un maestro como don Manuel Pertegaz.

Pues imagínate. Era como hacer un máster.

Desde el momento que entrabas, entrabas a un mundo mágico,

de gente superprofesional,

de mucho trabajo, mucha rectitud, seriedad

y muchas horas de pie

en el caso de una maniquí.

También aprendías muchísimo.

Yo tuve la suerte de que a mí me encantaba la moda.

Se nota. Ylas horas se me hacían cortas

mirando cómo creaban estas maravillas

encima mío. Era un placer.

¿Cómo conseguiste trabajar con él?

Bueno, en aquella época había escuelas

de maniquís y caballeros exhibidores,

por raro que parezca. (RÍE)

Entonces, yo acudí a esta escuela

y él formaba parte del jurado.

Saqué un sobresaliente.

Creo que hasta matrícula de honor.

Y enseguida me...

cogió para su plantilla.

Ya me hubiese a mí gustado conocer a Pertegaz, a un grande,

y haber trabajado con él. También te digo que hubiese esperado

trabajar como modisto y patronista con Pertegaz,

mano a mano con Pertegaz. Porque a mí me pones de modelista

con 40 horas de pie y te pego una patada que te tumbo.

¿Sabes lo que te digo?

A ver, aprendices.

No hace falta que os diga a estas alturas

que este primer reto de la noche va a ser

un homenaje a don Manuel Pertegaz y a la casa Pertegaz.

María, Palomo, Jorge, ¿bajamos? Venga.

Qué nervios, María. ¿Llegas o necesitamos escalerita?

Que sí, que llego.

¡Ale! ¡Guau! Qué bonito.

Qué estampado, qué bonito.

Es un vestido de la década de los 50.

Muestra perfectamente a la mujer Pertegaz.

Cintura muy marcada

y una falda globo abullonada

con mucho volumen.

Son muy escasos los vestidos que se conservan de esta década.

Así que es un auténtico lujo tener este vestido hoy aquí.

Venga, vamos a por el segundo. Vamos, Caprile.

¡Guau! ¡Toma!

¡Guau!

Este vestido largo en tonos ocres y amarillos es típico

de los años 70.

Está confeccionado en una doble organza

decorada con toda esta filigrana de pasamanerías en degradé,

porque veis que va jugando con los tamaños,

de pequeño a grande o de grande a pequeño.

Bueno.

¡Oh! Olé.

¡Guau!

Este es el que me probaron encima mío.

¿Ah, sí?

Este dos piezas formado por chaqueta y falda de tafetán de seda

y lunares blancos es claramente de la década de los 80.

Tiene unos botones joya, que son una maravilla,

con brillantes y azabache.

Y todo este volante hecho con volumen

y, en fin, la manguita un poquito jamón.

Es una auténtica maravilla.

(JORGE) Vamos. Vamos, Jorge.

¡Guau!

Y, por último, un vestido de la segunda colección

de Jorge Vázquez

como director creativo de Pertegaz para esta primavera-verano.

Manolo era un... un enamorado de España,

de todo lo que era el folclore, los lunares,

los flecos. Entonces, bueno, dentro de ese homenaje a España,

pues es hizo este cuerpo,

que recuerda a la silueta de los mantones.

Y el efecto es muy bonito.

Fijaos que el dos piezas

que está detrás de Palomo me contaba Cristina

que se lo probaron. O sea,

una prueba de ella, ¿no? (CRISTINA) Sí.

¿Qué recuerdo tienes?

Pues este no fue del todo

tan difícil de probar.

Solo estuvimos...

¿cuarenta horas?

(RÍE)

Aprendices,

para conseguir la primera bata del duelo final,

debéis reproducir uno

de estos cuatro modelos

de la casa Pertegaz.

Jorge, por favor,

vuelve con Raquel y Cristina

mientras nosotros tres vamos a ver qué hay en la merecería.

Que ya es nuestra última mercería. Ya.

Chicos, qué pena me da.

(ANCOR) Nos piden reproducir

un vestido de Pertegaz.

Vamos, es como si me dicen a mí:

"Hazme la 'Gioconda' con todos los 'sfumatos'

en tres horas, hala".

"Y colgado y todo con el marco".

Hoy, es un día para lucirse. Sí, sí.

No queremos trampa. Queremos que esté todo muy bien calculado,

esté todo perfecto, porque queremos ver cuatro vestidazos.

Cuatro maravillas, como las que tenemos aquí, espectaculares.

Palomo, Caprile, tienen mucha dificultad.

Sí. Cada uno la suya.

Cada uno en su mundo.

¿Cogemos el que queremos o nos darán cuál escoger?

No sé. (LLUIS) ¿Cuál escogerías?

No sé.

La dificultad de este modelo,

que es ya de la nueva etapa de Pertegaz

diseñada por Jorge Vázquez,

pues ese pseudopantalón,

de volantes es un poco un infierno.

Parece, a simple vista, muy sencillo, pero no lo es.

Nada de nada.

Y este es el dos piezas de lunares.

Es una pieza de sastrería con la manga,

los volúmenes... En fin... Complicado.

Yo si cojo, cojo el chaqueta, porque me encanta.

¿Cuál? -El traje de chaqueta.

Ah, claro. -Pero es complicadete.

Bueno, este es el de los años 50. Ya sabéis la complejidad

de un vestido de los años 50.

Y esa falda enorme. Esa falda enorme.

Ese volumen. El volumen globo,

que hay que saber trabajarlo.

Y que el cuerpo quede perfecto.

Sí. Y este es un infierno.

Es un infierno. Bueno, sobre todo trabajar la organza,

que es de los años 70. El patrón es muy sencillo, Palomo.

Pero tiene metros y metros de pasamanería.

Las pasamanerías.

¿El amarillo todo organza ha dicho? (RÍE)

Otra vez organza. -Pasamanería.

Y con todas las pasamanerías encima.

Las pasamanerías tienen muchísimo. (LLUIS) Encima de la organza.

Está claro que es un aprueba complicada

les toque el que les toque.

No vamos a regalar el primer puesto de duelista de la noche.

Absolutamente, Caprile. Pero ¿sabéis qué os digo?

Que creo que vamos a tener cuatro vestidazos en esta prueba.

Tienen nivel de sobra para hacerlo bien.

Yo así lo espero.

Lo más difícil de hacer una réplica es que tienes que ajustar

a la prenda de la manera más fidedigna posible.

Eso es lo complicado. Porque si es prueba libre,

mira, tú vas sacando.

Pero las reproducciones deben ser lo más exactas posibles.

Vamos a ver entonces

qué vestido tenéis que replicar cada uno.

Estáis viendo cuatro fotografías

de cuatro lugares esenciales para comprender

la trayectoria y el amor por la moda

del maestro Pertegaz.

Cada uno de estos vestidos

está relacionado con una de estas ubicaciones.

Tenéis que elegir

uno de esos lugares significativos

y definitorios de la historia de Manuel Pertegaz

y tendréis vestido.

Empezamos por Lluis. Barcelona.

(RÍE) (RIENDO) No te lo has pensado

ni medio segundo. No.

Pues, Lluis,

Barcelona corresponde

a este maravilloso dos piezas,

sobrio y elegante,

perfecto para su distinguida clientela de Barcelona.

Tan lejos de Barcelona he dicho:

"Yo cojo a mi Barcelona".

Y me ha tocado el traje que quería.

Así que, oye, fetén,

porque no hay nada como coser algo que te gusta.

Yelimar, ¿tú qué localidad quieres?

Yo elijo a Madrid.

Yelimar, te ha tocado

el vestido amarillo de los años 70. (Lluis RÍE)

Es un traje perfecto... (YELIMAR) Pasamanería.

...para esos tan desconocidos como sofisticados años 70

de Madrid, que era la época que él ya tenía su taller aquí.

Hizo aquí gran parte de ese trabajo, como ese vestido.

Gabriel, ya solo quedan dos vestidos.

¿Qué población eliges?

Pues vámonos al origen con Teruel.

A Olba.

Vamos.

Pues, Gabriel,

en esta creación para Pertegaz

Jorge Vázquez ahonda en esas raíces españolas

que tienen en su corazón al Teruel te Pertegaz.

Me encanta, perfecto.

Así que te ha tocado... El último.

...el de Jorge Vázquez para Pertegaz.

Pues muchas gracias. El contemporáneo.

Estoy contento.

Yo no estaría tan contento. Está aquí Jorge Vázquez.

Estos volantes me recuerdan a la prueba del Rocío

que acabó siendo una bata de cola

pisada por un caballo.

Entonces, he dicho:

"Bueno, con los volantes también se fue Laura".

O sea que los volantes muy buena suerte a veces no dan.

Ancor. Bueno, a ver, ¿cuál elijo?

A ver, a ver, a ver. El que me ha tocado. El que quiero.

Le ha tocado París. ¡París!

Los años 50. Tú eres un enamorado de esa década.

Con este vestido que, para nosotros, clarísimamente,

confirma el por qué una casa como Christian Dior quiso a Pertegaz

como sucesor, aunque luego lo rechazara.

¿Contento? Vamos... Yo decía:

"Ay, que si elijo yo, seguro que no me sale".

¡Toma! Gracias a todos por dejármelo.

Ahí lo tienes. París es para ti y el vestido de los 50 también.

Madre mía, qué prueba, ¡qué prueba!

Aprendices, veo en la cara

lo emocionados que estáis.

Pero quizá no seáis del todo conscientes

de lo nerviosos que estáis.

Por eso es muy importante que bocetéis,

que tengáis claro antes de entrar a la mercería

qué tenéis que coger.

Tendréis que firmar vuestra creación, como siempre.

Y para lograr asombrarnos a todos, tenéis...

ciento veinte minutos de tiempo.

El tiempo comienza en tres,

dos, uno, a coser.

(Música alegre)

Vale.

A ver cuál es el mío.

No. Este es.

¡Uf!

Mi Pertegaz.

Ese es el mío, desgraciado.

¿Ah, sí? Ay, sí.

Vale, ya está.

Tengo la pasamanería. -Tengo los hilos

y tengo los tejidos.

¿Qué te suena que me dejo, Yelimar?

Uy, imperdibles de oro. Cógelos, que nos irán bien.

Imperdibles de oro. (Lluis RÍE)

Bien, me llevo todos estos botones.

Uy, madre mía, toda la pasamanería que queda.

Uf, adiós.

Yo me voy ya.

Estoy flipando.

Si nos has seguido semana a semana, no puedes perderte el momento

más emocionante de la cuarta edición

de "Maestros de la costura".

Coge tu tablet o tu móvil y búscanos en:

Vas a encontrar toda la información sobre pruebas,

aprendices, sobre los jueces, pero sobre todo

vas a tener la oportunidad de vivir la gran final

como si estuvieras aquí.

A ver cómo me organizo, porque toda esa cantidad de pasamanería

requiere muchísimo tiempo.

Y necesito que me quede todo muy bien

para poder llegar a esa tan anhelada bata de duelista.

(LLUIS) Lo más complicado, sin duda, es la chaqueta,

porque, bueno, ocupa mucho espacio.

Luego, hay mucho tejido, porque va llena de pliegues.

Y bueno, es una prenda muy delicada.

Buah, es que a estos tejidos o le pones 100 000 alfileres

o se te va de vareta.

Serían una, dos, tres, cuatro, cinco.

Siete, ocho, nueve, diez.

Cristina, cuéntanos cómo era la vida

de una maniquí de cabina.

Pues a ver... ¿Cómo era estar en plantilla?

...llegabas muy puntual. ¿A qué hora?

¿Cuáles eran tus horarios? No era muy madrugador.

No era madrugador.

Era más búho que alondra. (RÍE)

Te tenía que poner en medio del salón,

con la bata blanca, ropa interior color carne,

medias, tacones, moño de bailarina.

No ponerte perfume, porque se impregnaban las prendas.

Maquillaje suave.

Entonces, entraba la oficiala y traían la rasilla

o el vestido a punto de prueba.

Y entonces, empezaba el drama o no.

¿Qué tal lo llevas, Gabriel?

Pues a ver, es mucho que cortar,

porque parece fácil,

pero luego tiene un montón de volantes.

Qué locura.

¿Cómo recuerdas tú el día que recibes la llamada,

la oferta, qué te dicen: "Te queremos. Eres tú"?

Primero, con mucho respeto.

Y luego, me dio mucho miedo.

Recuerdo que encontré una foto de él, que tendría él 16, 17 años.

Y la tenía todo el rato encima de la mesa.

Y yo tenía la foto ahí de él

y yo le preguntaba todo. Le preguntaba las telas.

Ay, qué bonito. "Cuéntame qué harías", ¿no?

Eso es muy gallego. Es muy gallego. "Cuéntame qué harías".

"Cuéntame qué harías". Porque para mí era fundamental.

Porque todavía hay muchas clientas de él

y sobre todo no quería pensar que a él

no le hubiese gustado lo que hice.

(ANCOR) Madre mía, cómo estoy.

Ancor, respira hondo, que lo haré de maravilla.

Ante todo eficacia.

Eficacia, eficacia.

(Música alegre)

(GABRIEL) ¿Ya está cosiendo? -Hace rato.

(GABRIEL) "Hace rato", dice.

Porque tengo ganas de hacerlo superbién.

Vale, vamos en este orden. Así, así.

¡Ay, no! Por estarme...

Mira, por hacer más, haces menos.

¿Estuviste cerca cuando hizo el de la reina?

Sí. Yo fui.

Nos hicieron un reportaje

y lo fui a ver.

¿Cree que él consideró que ese era el vestido perfecto?

No lo sé.

Pero sé que estaba muy orgulloso de ese trabajo.

Como para no estarlo, María. Tres costuras, tres.

Cortado de arriba a abajo.

Yo tuve el privilegio de verlo muy de cerca,

porque en una habitación estaba don Manuel vistiendo a doña Letizia

y en otro estaba yo vistiendo a los niños,

al cortejo.

Y eran tres costuras realmente.

Una costura central.

De arriba a abajo.

Y las de los laterales. Ya está.

No tenía más.

Era una pasada de corte.

Y luego, era todo un bordado en hilo de oro.

Había flores de lis y espigas de trigo.

Y no sé si madroños. En fin,

eran todo elementos simbólicos y heráldicos.

Que es el cuatro.

Y el tres.

Son iguales.

Gabriel, ¿cuántas piezas tienes?

Pues como cinco. (ANCOR) ¿40 000?

Sí. (ANCOR) Ánimo.

Es que mi trabajo va después, frunciendo.

Lluis.

¿Qué tal? Te presentamos a Jorge Vázquez.

¿Qué tal? Encantado. -Un placer.

Queremos hacer qué haces y cómo estás.

Un placer. -Un placer.

Bueno, pues estoy haciendo el traje en chaqueta, pero vamos...

Estoy alucinando.

¿De qué? ¿Del patrón? Del patrón.

Bueno, algo que te alucine, que te impresione.

¿Tú sabes lo que es pliegues aquí, pliegues aquí,

coserlos el forro?

Dos horas. -Ya.

Si no es por no hacerlo, es por ser realista.

(JORGE) Es muy poco tiempo, muy poco.

Y claro, si relleno... -Consigue el efecto, el volumen.

Ya, eso... Eso pensaba que iba a conseguir.

Ahora, empiezo a tener dudas.

Hablas del escote.

Pero luego tienes toda la... No, no. También.

Ahí estaba. Y luego mete... ¿Vosotros creéis que con una seda

salvaje me ahorraría meter la tarlatana en medio

o qué? -Se te a desmayar yo creo.

¿Tú crees? -No se va a mantener como aquello.

(LLUIS) Bueno, pues nada. Estoy sudando, ¿eh?

Ya no sé por dónde coger.

¡Bienvenido a una final!

Madre mía. (JORGE) Un traje de Pertegaz

es mucho más complicado.

Estoy por darme con una plancha en la cabeza.

¿Dónde me he metido? Lo llego a saber

y digo Teruel, vamos.

¿No crees que es mejor empezar por la falda, que es más fácil?

Empiezo... Te la quitas y luego...

Y me relajo. ...te entretienes con la chaqueta.

Digo yo. Me estoy hasta mareando.

Voy notando un sube y baja...

Mira, Jorge, yo te digo

que si fichas a Lluis cuando termine "Maestros",

que no sé cómo acabará,

desde luego... ¿Cómo?

...aburrirte no te vas a aburrir. No me aburro.

(RÍE) Te lo digo.

Tampoco. -Madre mía.

Me debería poner con el traje, ¿sabéis?

Sí. Deberías trabajar. Sí.

Pero recuerda lo de la falda, Lluis.

Sí, empiezo por la falda.

Me veo sin tiempo. Tengo que coser en 120 minutos

la chaqueta, todos los pliegues unirlos, el forro, las mangas,

el abullonado, acabarla, la falda, la cinturilla,

la cremallera, los bajos...

Creo que me voy a suicidar.

A ver, tranquilidad.

Porque si no, me va a dar un jama...

Esto aquí.

¿Cómo abro esta esquina aquí?

(LLUIS) Qué locura, qué locura.

¿Dónde me he metido yo?

Barcelona, Barcelona.

Es Barcelona. (VOZ INFANTIL) "Uy, qué bonito".

Pues toma Barcelona.

Hola, Yelimar. Yelimar, te vamos a presentar

a Jorge, a Cristina. Hola.

Un placer.

Que te estamos viendo hacer...

O sea, coger aire y no soltarlo.

Sí. Porque la pasamanería, claro, quiero empezar arriba,

que me va a marcar las líneas hacia abajo.

¿Y si te haces una plantilla con todas las rayas

en un papel de seda,

la pones por debajo, la organza encima

y ya sigues todas las líneas?

Tengo un problema. Papel de seda no tengo.

¿Y alguna tiza?

Con tiza, sí. -Sí, sí tengo.

En tiza todo. Por donde va a ir la pasamanería.

Claro.

Después, con vapor y eso...

Y muy finito. Se va...

No te hemos oído ni una sola vez

desde que empezó el programa quejarte. ¿Sabes lo que es?

Es que la palabra queja para mí no existe, la verdad.

No está en mi diccionario. Me gusta que si tengo un problema

o algún inconveniente, solucionarlo.

Porque no pierdo tiempo quejándome.

Pierdo tiempo intentando solventar

y salir adelante en lo que sea, en cualquier cosa que sea.

Realmente es mi pensamiento, es mi forma de pensar.

Yo estoy segura de que el paso por "Maestros de las costura"

te va a cambiar la vida,

porque no tengo duda de que a estas alturas

este país está enamorado de ti. (RÍE)

De verdad, es que conocerte ha sido

un placer para nosotros.

Verte cómo has evolucionado y lo que has conseguido,

no sabes lo feliz que me hace.

Me hace feliz que estés en esta final.

Qué bonito. Tienes que conseguir ganar.

¿Vale? Y no vamos a dejar que bajes de ahí.

O sea, estás aquí y tienes que reptar, ¿vale?

Vale. A por todas.

Mira, ¿a que tengo razón? Cristina no te conocía.

¿Cómo estás? Enamorada.

Enamorada de Yelimar.

Embelesada. Es como un hada.

¿Ah, sí? (RÍE)

Una dulzura y unas manos... -Qué bonito todo lo que me dicen.

Sí, sí. Quédatelo, porque...

Me lo quedo.

¡Uf! Aún queda lo de abajo.

Agüita, mami.

Tres.

Y luego, esto me queda...

Tengo que sacarlo.

Tengo que sacarlo, que sea lo mejor y poder llevarme la bata.

Madre mía.

(YELIMAR) ¿Cómo vas, Gabriel? -Pues una locura, tía.

(YELIMAR) Mira, yo marcando rayas.

¿Vas bien o qué? -La primera pasamanería yo.

(RESOPLA)

Yelimar, tú puedes.

Que eres una máquina.

Con el tiempo que tengo, estoy casi segura

que toda la pasamanería no la voy a poder colocar,

sobre todo porque es un tejido complicado.

Así que creo que voy a tener que comenzar a priorizar

en hacer el cuerpo y hacerlo muy bien

y colocar pasamanería hasta donde el tiempo alcance.

Oh, qué desastre.

Hoy me va a dar algo, pero de verdad.

Aprendices,

se acaba de cumplir la primera mitad de la prueba:

60 minutos acaban de marcharse.

Queda otra hora para trabajar.

Ay, Dios mío.

¿Dónde me he metido? ¿Dónde? ¿Para qué habré cogido esta chaqueta?

Cristina, lo hemos comprendido todo al conocerte.

Sabemos perfectamente por qué te eligió el maestro.

¡Oh! No solo porque seas un bellezón,

sino porque tienes una personalidad

que eso... eso hay que tenerlo para ser la mujer cisne

de don Manuel Pertegaz. Bueno.

Mil gracias por venir a "Maestros de la costura".

Gracias. Gracias, Cristina. Un placer.

(Aplausos)

Madre mía.

Ay, Dios mío.

Ancor. Hola.

Te presentamos a Jorge Vázquez.

Un placer, Jorge. -Encantado.

Te doy la mano. -Encantado.

Ay, aquí.

Pues estoy ya frunciendo la faldita

y aquí tengo yo el cuerpecito para unirlo.

Y si voy bien de tiempo,

la cremallera a mano en honor al vestido original.

Vas muy adelantado, ¿no? (ANCOR) Sí.

Es que me emociona tanto... Y bueno, quiero darlo todo.

Entonces, estoy con el turbo a tope.

Ahora, verás como te queda el...

El volumen mira. -El volumen. Tengo papel.

Ah, vale.

Aquí, para que logres mayor volumen,

te aconsejo... Sí.

...que el frunce lo montes al revés.

Mira, así.

Ah, vale. -La costura hacia abajo.

Así y entonces... -Claro. Lo vuelcas.

Sí, sí. Buah, o sea...

Qué pasada. Esta oportunidad de estudiar el patrón me ha encantado.

Ojo con los lazos, ¿eh?

Que tienen su... su... su truco.

¿Los has cortado al bies?

No. (ANCOR) ¿Al bies?

Bueno, tengo tiempo de hacer otro. -Córtalos al bies.

Si no, no te giran. No te van a girar.

¿Ves? Otra cosa que he aprendido.

Un poco más largo, porque si no, no te va...

Vale.

No tienes suficiente recorrido. -Vale. Más largo. Sin problema.

Y al bies va a girar mucho mejor.

Sí, sí, qué maravilla.

No te sientas en tu zona de confort.

No, si yo voy a toda leche.

Utiliza la presión para lograrlo.

Gracias. Y ojo con los lazos, Ancor.

Sí. Lo sé. -Y el volumen.

Menos mal que habéis venido.

Ancor, ¿ya tienes la etiqueta? Que necesito bordar.

Cuando esté, yo te aviso, Yelimar. Que está bordando.

Ostras, y también los costadillos de la espalda tendré que hacer.

Gabriel. (GABRIEL) ¿Qué tal?

¿Qué tal?

La onda expansiva de tus tejidos en el taller. No tengo palabras.

Lo tienes todo un poco hecho una porquería, ¿eh?

¡Madre mía, Gabriel! Ya en la final... Me he preocupado

en otras pruebas de recogerlo todo, pero esta...

Si te cae una bronca, te resbala. Para lo que queda en el convento...

Bueno... Tienes al autor de esta maravilla.

¿Qué tal? -¿Qué tal?

Soy tu versión en 120 minutos. -Muy bien.

En lo que buenamente pueda.

El modelo me encanta.

Ahora, necesito darle mucha caña al pantalón y a los flecos.

¿A los flecos o los volantes? A los volantes, perdón.

Y nada, y hacer la vista del cuello.

Te falta la vista del cuello y ya estaría.

Sí. Acabar la vista del cuello.

Te tenías que haber distribuido un poco mejor el tiempo,

porque queda menos de la mitad y el pantalón es más difícil...

Ya, de lo que... ...que el top.

Sí. (JORGE) Los volantes son dobles.

Lo que voy a hacer es... Hacerlos sencillos.

Escúchame, me encantaría hacerte...

¿Sabes? Lo que te mereces. Pero haré lo que buenamente pueda.

(JORGE) Con el tiempo. Gabriel,

todos habéis entrado en el programa un poquito bajitos por algo.

Sí. Absolutamente.

Y este programa o este paso por el programa

os ha dado una fuerza inesperada.

Tengo como la sensación de que ha pasado mucho más tiempo

del que realmente ha pasado.

Porque el tiempo no existe, existen los cambios.

Y aquí se han producido cambios, ha habido pruebas.

Yo he tenido preocupaciones más graves

que la de mi separación, divorcio.

Que tendré que firmarlo

cuando llegue, ¿sabes?

Y entonces, pues... Ahora, nos reímos de eso.

Claro. Ahora, nos reímos. Nos reímos.

En dos meses,

ya está. Alegría. Como he tenido toras cosas

en las que pensar... Se ha vuelto a enamorar.

No. Qué va. Una historia de amor.

¡Buah! De lo más bonito.

Sí, bueno. No, no.

Yo te veo mejor, Gabriel. De mejor humor.

"Maestros de la costura" lo que ha hecho es agudizar mi paciencia.

A nivel personal, creces.

O sea, cada uno,

pues habremos aprendido una cosa. En mi caso, a tener

mucha paciencia.

Y a... y a callar. A callar mucho.

Bien, vamos con la cremallera.

Vale, la aguja.

Aprendices, 30 minutos... ¿Qué?

...y termina la prueba. Qué va.

Para mí es imposible.

¿Treinta minutos? Treinta minutos, Yelimar.

Muy justo, Raquel.

Mira, es que me encantaría hacer así. ¡Fum!

Ya el último día.

Es que como tiene... Creo que monté la manga que no era.

¿Qué tal va el pantalón? -Lo voy a empezar ahora.

Imagínate lo que me va a dar tiempo.

No quiero ver más pliegues en mi santa vida.

Ese volante tiene muy buena pinta. Sí.

Tiene buena pinta.

A Lluis le apasionan los volantes. Cose muy bien.

No se ha levantado de la máquina. Ahí, pum, pum, pum.

Y al que veo un poco atrasado es a Gabriel, ¿no?

Cremallera. Volante no tiene ni uno puesto.

Ninguno. Bueno, si está muy tranquilo.

Yo creo que el pantalón de Gabriel volantes tendrá pocos.

Vamos a ver.

Quedan pocos minutos. Los volantes están totalmente desestimados.

Lo que haré será poner la cremallera

para que aguante ahí, en el maniquí

y no dejarla así, en bolillas.

Ancor, por lo que veo desde aquí,

lo tiene ya casi listo. Bueno, Ancor va a hacer un vestido

digno de... Del taller de Pertegaz.

El vestido está clavado. Clavado.

Es un chico para llevárselo a cualquier taller de los nuestros.

A mí me parece alucinante

que tenga ese nivel de perfección en un tiempo tan...

tan límite.

A ver, Yelimar.

Aprendices, la prendas tienen que estar bordadas y colocadas

en el maniquí en...

(LLUIS) ¿Qué queda? Venga.

Sorpresa.

...quince minutos de tiempo.

(GABRIEL) Madre mía. (ANCOR) Madre mía, no me da.

No abrocha esta chaqueta.

Yo le pondría algo aquí.

Habrá cortado, habrá ido comiéndose al coser, tal.

Si es que eso...

A nosotros nos pasa en todas las pruebas.

El contorno está liso.

(JORGE) Ahora, está ideal, ¿eh? Sí. Muy bonita.

Sabiendo como es Lluis, estará sufriendo mogollón.

Tanto esfuerzo para esta mierda.

Es que me estoy jugando la final. Me estoy jugando el premio, llegar.

(Música de suspense)

No entra. A ver.

Se ve que lo tengo que meter por debajo.

¿Qué le pasa a Yeli?

Ya. Ahí está, Yelimar.

Se resbala que flipas, tío.

Lo voy poniendo en el maniquí, pero no lleva cinturilla.

Madre mía, Ancor, hijo mío...

Mira, por delante está muy bien. Ahora...

¿Dónde están los volantes?

Aprendices, no os quiero poner nerviosos,

pero estáis en el primer reto de la gran final

de "Maestros de la costura".

Y queda un minuto para terminar.

Pues ya verás tú

lo que puedo hacer en un minuto.

¡Uf!

Uno se pone la bata blanca

en diez,

nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo.

(Aplausos)

Jorge, ¿qué te ha parecido lo que has visto?

Fantástico. Hay cosas muy, muy buenas

que están a la altura de los originales.

Creo que vais al llegar muy lejos

y que vais a tener un futuro muy bueno.

Jorge, ha sido un placer tenerte.

Muchas gracias, de verdad. Gracias.

Gracias.

(Aplausos)

Coged, por favor, los maniquís

y traedlos para que sean valorados. Gracias.

Qué espectáculo, ¿no?

Yo mira que lo he intentado,

puntada larga, concentrado,

pero, chica,

no he llegado. Es lo que hay.

Aprendices, va a comenzar la valoración.

Os recuerdo a los cuatro

que uno, cuando esa valoración termine,

vestirá la primera bata blanca de duelista

de la cuarta edición de "Maestros de la costura".

Muchísima suerte a todos. Gracias.

Lluis, adelante. Tú serás el primero.

Lluis, ¿qué ha sido para ti

lo más complicado a la hora de reproducir

este modelazo de Pertegaz de los años 80?

Hacer todo el fruncido de los pliegues de la chaqueta

con el tul y luego el forro.

Ha sido una locura.

Entonces, ¿estás contento con el resultado?

Si no ves el de Pertegaz, sí.

Pero viendo el de Pertegaz...

Lo veo un poco más ligerito.

No sé cómo decirte. Veo que la chica va enseñando un poquito más.

Más contemporáneo.

Me ha quedado más... A ti...

Más de ahora. A ti eso no te gusta nada, ¿no?

No, me gusta. Pero es que uno es de señora

y el otro es de madrastra. ¿Sabes lo que te quiero decir?

Pues a ver, Lluis, la verdad es que yo veo bastante tu sello.

Puedes estar tranquilo y orgulloso del trabajo,

porque son piezas de alta costura

que para nada se hacen en dos horas y lo has solucionado perfectamente.

La falda está un poquito más grande.

Y la chaqueta un poquito más pequeña.

Pero bueno, el volante

está bien resuelto.

La espalda la verdad que es es muy bonita.

Y tú le has dado

un toque un poquito más sexy, más descocado.

No sé si hubiese sido mejor que hubiese venido más tranquilo.

A mí me parece que está... (AMBOS) ...muy bien.

Sí. Está muy bien.

Creo que el cuello

te ha quedado superbonito. Has trabajado muy bien el volante.

Las proporciones están muy bonitas.

La manga creo que la has encajado bastante bien.

La verdad es que en el tiempo que hemos tenido

me parece que has hecho una muy buena réplica.

Yo no daba a basto para más, también te lo digo.

Y te hemos visto trabajar. No has levantado las manos de la máquina,

no has levantado la mirada.

Este es el resultado.

A mí te diré que esta versión de la tieta malvada...

Es que me muevo entre la familia siempre.

Me gusta más la madrastra que la tieta.

Debes sacar más a pasear la madrastra.

Muchas gracias, Lluis.

He estado muy nervioso.

Yo que diga: "¿Has estado alguna vez tan nervioso?". No lo sé.

Cuando tuve que echar el primer polvo, también estaba nervioso.

Pero como de eso ni me acuerdo,

yo hoy estoy nervioso. Porque tengo que ir a por la bata.

Yo tengo que conseguir ser duelista.

Yelimar, ¿preparada? (YELIMAR) Sí.

Vamos.

Yelimar, ¿crees que has tenido suerte con el vestido que te tocó?

A ver, de los vestidos que había era el que más se parecía a mí

por el tema de pasamanería, que es muy elegante y me encanta.

(RIENDO) Sin embargo,

trabajar pasamanería en organza es supercomplicadísimo.

La verdad que sufrí, sudé, quise por lo menos

que la partea de delante, donde me daba tiempo de pasamanería,

me quedara lo mejor posible.

Y en ningún momento he levantado la cabeza de la máquina

y he trabajado fuerte,

porque la organza se mueve mucho,

se me iba.

Coser la pasamanería sobre una organza

es algo muy difícil.

Pero la pasamanería que has puesto está muy bien integrada,

es simétrica y has conseguido acabar el vestido entero.

El cuello está muy bonito,

este cuello es muy delicado.

La manga está muy bien montada.

El puño está muy bonito.

El fruncido se te ha ido un poquito para la derecha.

Se te ha subido un pelín, pero bueno, el hombro bien montadito.

Has sido muy consciente de lo que tenías entre manos

y por lo menos has acabado un vestido muy digno.

Tienes que estar contenta, porque aunque no lo has podido acabar,

Yelimar, has hecho muy buen trabajo.

Sí. Yo estoy

completamente de acuerdo con María.

Es un tela... (AMBOS) ...muy difícil.

Pero tengo una duda, Yelimar.

¿Por qué no has incluido el lazo en la cintura?

Porque no... Era solo ponerlo y hacer la lazada.

Lo sé. Y lo peor de todo es que lo tenía cortado

y todo. Pero a último momento, lo olvidé, Caprile.

Bueno, pues a pesar de ese olvido,

este vestido concuerda perfectamente

con tu personalidad

y con tu trayectoria.

Y eres el tipo de aprendiz que nos encanta tener en este taller.

Con ganas de aprender

y has ido creciendo y superándote a ti misma

hasta llegar a esta prueba,

que es prácticamente la final, Yelimar.

Sí. Estoy contenta y sobre todo por eso,

porque es un tejido que nunca he trabajado y ya vi la complicación.

Pero yo estoy contenta con lo que hice.

Eres muy habilidosa y tienes muy buenas manos.

Puedes terminar siendo una "petit mon", como dicen en costura.

Una virtuosa.

En París. Una de estas que tienen las manos tan delicadas

que son capaces de trabajar este tipo de tejidos.

Impresionante el trabajo el trabajo hecho.

Muchas gracias.

Hombre, me han dicho que puedo llegar a ser una virtuosa.

Primera vez que me lo dicen, imagínate qué honor, ¿no?,

que me digan esas cosas tan bellas.

¿Listo, Gabriel?

Tu turno.

Bueno, bueno, Gabriel.

¿Qué crees que es lo mejor y lo peor de tu dos piezas?

A ver, lo mejor la parte de arriba y lo peor, la de abajo, que no acabé.

No quería dejar a madias las dos piezas.

¿Sabes? Quería acabar bien la parte de arriba.

Y bueno, me he dado cuenta de que lo que le falta es un volante.

Hubiese hecho el pantalón más largo y, por lo menos, parecería que tal.

Te has relajado mucho con la parte de arriba.

Que no es sencilla, pero...

más sencilla que el pantalón, desde luego.

Pero yo lo que no entiendo es que después de cortar

todas las piezas del pantalón, que te ha llevado tiempo,

hayas decidido no coserlo.

No mi imaginaba que me iba a llevar tanto tiempo la parte de arriba.

Los flecos, tener cuidado con que no se metiesen en la máquina.

Y eso.

Desde luego, Gabriel,

el Pertegaz de Jorge Vázquez

está bien representado, pero desde luego tiene sus cosas.

Y sobre todo le falta ese pantalón. Sí.

Que era lo que completaba un poco el look.

Totalmente.

El blusón está bien. Has puesto tu vista aquí.

Está muy bonito. Está muy bien.

La mejor prenda que ha hecho Gabriel.

Y me voy. Si es que nunca es tarde si la dicha es buena.

¿Adónde vas? Pero si no se va nadie ya.

Nos vamos todos. Nos vamos todos.

Claro, por eso. Que digo

que ahora que me voy, pero esto seguirá.

O sea, continuará.

Yo tengo que decirte que estoy muy contenta con tu resultado.

Gracias.

Tu trayectoria es sube y baja, como los Pirineos. Igual.

Pero bueno, me gusta ver que estás arriba.

Sí, sí. En esta ocasión, has demostrado

que eres capaz de asumir retos cada vez más difíciles.

Has conseguido el juego geométrico fenomenal

y el acabado conjunto está bastante bien.

Así que, enhorabuena, Gabriel. Gracias, María.

Me enorgullece que vean una evolución en mí,

que era el objetivo que yo tenía al venir a "Maestros de la costura".

Ancor, por favor, ¿nos puedes presentar tu vestido?

Claro. ¡Guau!

No me gusta. Ancor...

(ALGUNOS RÍEN) Cuéntanos.

¿Cómo te has sentido cosiendo en esta prueba?

A ver, yo he estado la prueba, vamos,

a la velocidad de la luz.

Vamos, que en verdad éramos tres cosiendo.

Ta, ta, ta, ta, ta. Lo más eficaz posible

para luego tener margen de error

y poder colocar la cremallera a mano.

Pero bueno, y en éxtasis

por replicar un vestido como el de Pertegaz.

Y cualquier consejo dado lo he puesto en marcha,

como cortar los lacitos al bies, más bonitos que el original.

¡Guau!

Muy bien, Ancor, ya era hora.

Lo ha dicho él. Lo ha dicho él.

Queríais otro estilo, tomad.

Ahora. Esa es la autoestima.

No, pero, a ver, realmente estoy muy contento.

Has sabido meterte en la piel

del maestro Pertegaz perfectamente.

Y has comprendido cada pliegue,

cada puntada, cada pieza de patrón.

Y esos lazos, que mira que te hemos insistido,

tanto Jorge Vázquez y yo, que da gloria verlos.

Esta cremallera la verdad es que es un sueño.

Está perfecta.

Luego, el escote, Ancor, está impecable.

El volumen globo y el vuelo de la falda

está perfectamente conseguido.

Te hemos visto disfrutar

como un niño pequeño... Sí.

...todo el tiempo. O sea, ha sido

realmente precioso verte trabajar.

Desde luego, Ancor, si algo tengo claro

es que tu futuro está en la costura.

Ay, pues bueno, gracias.

¿Tú piensas en dejar

tu profesión y dedicarte a la costura de pleno?

En el momento en que llegue, voy a seguir acumulando.

Yo voy preparando maquinaria, maniquís y vestidos de inspiración,

porque quiero tener vestidos buenos en mi negocio.

Claro. El negocio ¿cuál será?

Pues un atelier de moda. Primero en Valencia.

A ver, primero en Valencia, sí. En la zona de las novias.

Pero si has dicho primero, has pensado en hacer más de una.

¿Has pensado venir a Madrid?

Los que somos de costa nos cuesta irnos.

¿Y a Barcelona con Lluis?

No. Espérate.

Que en Barcelona hay mucha gente.

¿No quieres tenerle cerca o qué?

Ahora, después de estos meses, necesito un descanso.

¿Sabes? Podéis montar uno juntos.

Ya veremos. Con ahorrillos de los dos.

Trabaja bien. -Javier lleva el cash.

Bueno, Ancor, has hecho un trabajo excepcional.

Gracias.

Muchas gracias. Hala.

Me lo llevo.

De todas las pruebas que he hecho en "Maestros de la costura"

esa es en la que más concentrado

y más entregado he estado en todo momento.

O sea, he estado maquinando en mi cabeza y organizándome

el espacio-tiempo, las manos, el movimiento, todo el cuerpo

estaba ordenado por el cerebro para que hiciese este pedazo vestido.

Madre mía, lo he dado todo.

Palomo, María, Caprile,

entiendo que tenéis que tomar una decisión

muy importante.

Pues sí, Raquel, muy difícil.

Nos vamos a llevar vuestros cuatro trabajos,

porque los tenemos que estudiar con mucho detenimiento,

analizarlos al detalle,

porque nos lo habéis puesto muy difícil.

No creo que la bata sea para mí, lógicamente,

porque hay trabajos mejores que son dignos de reconocer.

Entonces, lo justo es que lo hagan, claro.

Yo la verdad que no tengo palabras para describir la emoción

que siento al ver este traje de hoy.

No hay mejor forma de despedir este programa que viendo trabajos

tan impresionantes como este.

La verdad es que la primera prenda que vimos de Ancor,

yo creo que ya supimos que nos iba a dar muy buenas pruebas,

muy buenas prendas.

Pero no sé si estábamos preparados ya para este nivel.

O sea, la verdad es que ha sido excelente y ha sido increíble...

Increíble. ...verle trabajar.

¿Y qué es eso que tiene? ¿Lleva papel?

Sí. -¿Y aquí? ¿Unos cierres?

No. -¿Cómo se...?

No. Se abre y está relleno. -Y el papel se arruga.

¿Quién nos hubiese dicho que Gabriel

hubiese hecho esta parte de arriba?

La de abajo ni la ha acabado.

Pero, perdonadme,

mirad cómo está.

El blusón está muy bien. Este poncho blusa

cómo está cosido el cuellito,

como están los acabados.

De los mejores trabajos que ha hecho Gabriel.

Y Yelimar... Absolutamente.

Y Yelimar igual. Esa organza...

Sí. Yelimar es impresionante también.

Para todo el tema de la pasamanería

es verdad que es mucho trabajo

y poco tiempo. Pero Yelimar no se rinde

y por lo menos, bueno, ha presentado un poco,

pues el cuerpito. Qué pena el lazo.

No hubiésemos visto el detallín. Chica, los nervios. Pobrecilla.

Y bueno, Lluis...

¿Qué tienes que decirnos de Luís? Bueno,

pues una versión sexy del Pertegaz. ¿Quién nos lo iba a decir de Lluis?

Está precioso. Y yo, sinceramente,

viendo los dos y viendo un poco la complicación de cada modelo..

A ver. ...el de Lluis también está...

Muy bien. ...muy bien.

Este trabajo, para mí, está espectacular.

Tiene muchísimo trabajo. Es un dos piezas.

Entender este patrón... Este patrón.

Montar esas mangas. Y está confeccionado perfectamente.

El pantalón quedaba justo por aquí.

Si lo sé, hago el pantalón más largo por lo menos...

Claro. Se te iba alargando.

Claro. Lo hubiese alargado. -¿Y lo cortaste todo?

Sí, tía. -No te dio tiempo a nada.

Claro.

A ver quién se lleva esa bata blanca.

Va a ser muy complicado hacer este ranking

con estas cuatro prendas tan bien hechas.

Hemos dicho que no íbamos a regalar,

pero tampoco no están regalando nada, ¿eh? Lo tenemos difícil.

Qué bien, Palomo, Caprile, ¿no? Qué alegría.

Qué maravilla. Vámonos.

Vamos.

Yo lo he dado todo por esa preciosa bata de duelista

que brilla en el altar. Ahí, en el palco, por favor.

Oh, todopoderosa bata, vente a mí.

Palomo, María, Caprile, ¿tenéis un veredicto ya?

Lo tenemos, Raquel.

Es la clasificación más emocionante...

Qué nervios. ...de estas diez semanas.

Vamos.

"Let's go". Y los cuatro están bien, ¿eh?

El cuatro no es el peor. (ALGUNOS RÍEN)

Vuélvelo a decir.

Que el cuatro, oye. No significa que esté mal.

Vale, vale.

Bueno, el cuatro voy a empezar dándolo yo.

Y es para un aprendiz que ha trabajado sin descanso.

Pero le ha faltado bastante tiempo

y solo nos ha presentado una de las dos prendas correctamente.

El número cuatro es para ti...,.

Gabriel. (RÍE) Lo sé. Gracias.

Eso sí, Gabriel, la verdad es que el blusón

está muy bien confeccionado.

Y sigue la línea que has mostrado estas últimas semanas.

El pantalón brilla por su ausencia. Sí, sí.

Supongo que te imaginabas este puesto.

Sí, totalmente.

Aún así, Gabriel, pues enhorabuena.

Gracias, Palomo.

La felicidad no radica solo en ganar y en llevarte el maletín

y el quedar el primero.

O sea, la felicidad está en haber disfrutado del proceso

y sentirte satisfecho con lo que uno ha hecho. Yo estoy satisfecho.

Pues con el número tres

un trabajo que nos habla de una gran evolución

y una minuciosidad extrema.

Pero al igual que le ha pasado a Gabriel, le ha faltado un tiempo.

Mucho.

Yelimar, el número tres es para ti.

¿Estás de acuerdo? Sí, estoy de acuerdo.

Es cierto que el vestido era muy complicado y laborioso.

Pero el resultado nos habla de tu evolución

y de tu delicadeza a la hora de coser.

Enhorabuena, Yelimar.

Yo ahora mismo estoy pensando en la siguiente prueba,

en cómo la voy a hacer en cómo voy a poderla llevar adelante.

Además, estoy superilusionada,

porque sería otra prueba más

en "Maestros de la costura" para demostrar lo que sé y he aprendido.

Así que, al siguiente reto voy con muchísima energía

y con muchísima actitud.

Lluis, ahora mismo tienes el 50 %

de posibilidades de ser

el primer duelista de la noche.

¿Crees que lo mereces más que Ancor?

No. Creo que es Ancor el primer duelista.

Pues vamos a salir de dudas.

El ganador de esta prueba

y, por tanto,

primer contrincante

del duelo final

de la cuarta edición

de "Maestros de la costura" es...

Ancor.

(Aplausos y gritos)

¡Gracias!

Enhorabuena. Gracias.

Lluis, enhorabuena

por tu número dos.

¡Toma!

Chapó.

He sufrido y lo he dado todo.

Caprile, haz los honores.

Bueno, bueno, qué momento. ¡Ay!

Jolines.

Venga, Ancor. Ay, qué honor.

¡Uh!

Enhorabuena, Ancor. Gracias.

¡Toma ya! Soy duelista final. Es que no me lo creo.

Y pone "Maestros de la costura".

Me encanta. O sea, por favor, gracias.

Es que el vestido es como un hijo mío. Es que, de verdad,

no os podéis ni imaginar

el cariño, el empeño y lo que he disfrutado.

Ay, Ancor, qué guapo. Pero esperad,

que falta una cosa.

El pañuelito de mi abuela en el bolsillo.

¡Ay!

Ay, jolines.

Ancor, ¿en quién piensas en estos momentos?

Bueno, yo, como hasta ahora, en mi mujer,

que es la persona que más fuerza me ha dado

y más me ha animado a venir al programa.

Yo, Ancor, voy a decir una barbaridad como un templo,

pero me atrevo a decir que este vestido está impecable

y está incluso mejor que el original que hemos traído.

Ay, es todo un honor que me digas todo eso.

Un aplauso, venga.

Ay.

(Aplausos)

Ancor, felicidades.

Disfrútalo.

Tú ya no tienes que ir a esa prueba,

a la siguiente,

que decidirá al duelista.

Irás directamente al duelo final.

Y a ti, Lluis, tengo que decirte

que te has quedado a esto de llevar esa bata blanca.

Ahora, tienes que luchar por conseguir la que queda

junto a Yelimar y Gabriel.

La siguiente prueba no va a ser sencilla.

Por lo tanto, mentalidad luchadora,

sabiendo que cualquier cosa puede ocurrir.

Nos vemos en el siguiente reto de la noche.

Esto ya se acaba. Tengo el síndrome de Estocolmo.

Por una parte, claro, te quieres ir a tu casa,

que no sé si me habrán robado en mi casa

después de no aparecer en dos meses.

Y por otra, te da pena. Es que es muy fuerte.

(Leagues "Haunted")

"Nuestros finalistas van a enfrentarse a un reto

que ya es un clásico en 'Maestros de la costura'".

"Confeccionar un vestido de novia".

"Y lo harán en un escenario de ensueño".

"El Castillo de Viñuelas".

"Rodeada de más de 3000 hectáreas de naturaleza salvaje,

esta espectacular fortaleza

ha sido testigo

de los 'sí, quiero' más bellos de Madrid".

"Sus salones están llenos de recuerdos imborrables

y hoy vamos a sumarle uno muy especial".

"Conocer el nombre del segundo duelista".

Aprendices, dos de vosotros

vais a tener que escribir hoy la última página

del cuento de "Maestros de la costura".

Es un escenario de película,

porque de película es la entrada triunfal

de nuestros invitados.

¡Guau!

Qué bello.

Madre mía. Madre mía.

¡Qué guapa!

Rossy de Palma, lo sabía que vendría

Rossy de Palma.

¡Oh! Bueno.

Rossy, por favor.

¡Oh, estoy perdida en el bosque!

Menudo bellezón.

¡Ah!

Bueno, bueno. ¡Lorena!

¡Lorena! Lorena.

¡Uh! ¿Qué tal?

Muy bien. Lorena.

Pero qué ilusión, por favor.

Ahí viene, ahí viene el último.

¡Rappel! ¡Rappel!

¡Bravo! ¡Rappel!

¡Bravo! ¡Bien!

Bueno, qué maravilla.

Eso te pega a ti. Eso te pega a ti.

(RÍE) Qué maravilla.

Qué guapo. Qué espectáculo.

¡Bueno, bueno! Rappel, bienvenido.

¿Cómo estáis? Aprendices,

coserán Rossy de Palma,

Lorena Castell

y Rappel.

(GABRIEL) Me conformaría con cualquiera de los tres.

Los tres tienen aspectos superpositivos.

Compartir unas horitas con un mito vivo

como Rossy de Palma, también estaría muy bien.

O con la experiencia de Rappel,

que es incuestionable e infinita.

Todos conocemos la vinculación de Rossy con la moda.

Con la moda. Musa de Jean-Paul Gaultier.

Pero ¿hasta dónde cose Rossy de Palma? ¿Mucho?

Bueno, a mí me gusta más la tijera.

Cortar. Corto divinamente.

Y luego, me busco la vida

para coser lo menos posible.

Nosotros sabemos que cose más de lo que dice,

entre otras cosas porque en Los Ángeles,

cuando defendían "Mujeres al borde de un ataque de nervios"

a los Oscar, se hizo el vestido. Es verdad.

Y tú no vas a una alfombra roja de los Oscar con cualquier cosa.

Yo era muy osada, eh?

Rossy ya puede estar contenta, porque no conozco a nadie,

ni a las modelos, y ella sé de sobras quién es.

Pero te digo otra cosa: también sé quién es Rappel.

La otra no sé quién es.

Bueno, Lorena, qué sorpresón tenerte.

Fíjate. En la final de "Maestros".

Estamos encantados.

Sabemos que eres muy polifacética:

presentas, cantas, actúas... Todo.

Pero yo no tenía ni idea de que también sabías coser.

Eh, mira. Es una sorpresa total.

# Costurera, costurera. #

Bueno, porque mi madre cose desde jovencita.

Mi madre cosía la lencería de Christian Dior.

¡Ah, guau! Es trabajo fino, fino.

¡Hala!

¿Yo? Pues bueno, yo, en mi adolescencia, fui "ravera"

que le gustaba customizar.

Y yo soy más de la costura fuertona.

Muy bien. Era muy punk Lorena.

Aquí también hay mucho punky. ¿También?

Bueno, Rappel,

tengo que confesar que en tu caso no me ha sorprendido para nada

tu pasión por la costura.

Porque todos sabemos que antes que vidente, fuiste modista.

Pues muchos años.

Lo que pasa que yo juré que colgué la aguja

y no iba a coser nunca.

Pero soy un admirador del programa, de todos vosotros.

Y digo: "Bueno, aunque solo sea mandar, eso me encanta,

dirigir, organizar...".

Todo eso de maravilla.

Tenéis que saber, porque nosotros estamos impresionados con eso...

Yo sí lo sabía, ¿eh? Su padrino de bautizo

fue Cristóbal Balenciaga.

Pero bueno. Es el ahijado de Balenciaga.

¿Tú sabías eso, Rossy? Nos tiemblan las piernas.

Yo no lo sabía. -Christian Dior, Balenciaga...

Esto está que se sale del tiesto.

(LORENA) "High Class".

Rappel, yo sé que si te lo propones,

en cualquiera de esas magias

puedes predecir quién va a ganar esta prueba.

Uy, uy, uy.

Yo, para mí, creo que los tres tienen facultades

para poder ser los ganadores.

Lluis,

tu dos piezas replicando a Manuel Pertegaz fue el mejor valorado

después del de Ancor. Te quedaste

a esto de conseguir la bata blanca de duelista.

¿Con quién quieres trabajar?

Me quedo con Rossy, va.

Perfecto. Rossy, no sabes

en el lío que te acabas de meter.

Tiene más carácter que Gaultier y Almodóvar juntos.

Mejor que lo tenga. Hay que tenerlo para esto.

Hay que tenerlo. Yelimar,

Tú sucedías a Lluis. ¿Con quién quieres trabajar?

Pues yo me quedo con Lorena.

Vas a coser con Lorena.

Bien, bien. ¿Por qué?

Es que, mira, me disculpo ante ustedes, que no los conozco,

porque tengo poco tiempo en el país. O sea, con cualquiera

me sentiría bien cosiendo, la verdad.

T voy a ayudar, te voy a animar. En todo voy a estar ahí.

Y, por tanto, Gabriel, ¿tú con quién vas a coser?

Pues elijo a Rappel.

El que te queda.

Pues pegan mucho, ¿eh? Tal para cual, o sea...

Rappel, Rappel, es que Gabriel es psicólogo.

Muy bien. (GABRIEL) Vamos a unir

psicología y paranormalidad.

Un tándem estupendo.

Yo te pondré toda la energía,

todo el buen rollo, toda la influencia positiva

para que tú estés sobre todo tranquilo,

que lo hagas tranquilo, que lo harás muy bien.

Y creo que para todos,

para los aquí presentes y para todos los espectadores

que vean el programa, va a ser un programa

inolvidable entre comillas.

Un programa especial.

Tenemos que comunicaros algo muy importante.

No solamente vais a tener que enfrentaros al reto

titánico de replicar un vestido de novia...,

Cágate. -¡Guau!

...sino que en esta ocasión

esos vestidos de novia

han sido diseñados...

(LLUIS) Por Caprile.

...por nuestros amados jueces. (ALGUNOS) ¡Uh!

Esto sí que va a estar complicado.

Madre mía.

¿Os hace ilusión replicar un vestido de los jueces?

(LLUIS) Y tanto. -Por supuesto.

¿Creéis que habrán sido benevolentes

o todo lo contrario? Todo lo contrario.

Vámonos a ver los vestidos. Vamos, vamos.

Y lo descubrimos.

(LLUIS) Soy consciente

de que estamos a un paso de la final.

Pero voy a disfrutar.

No todos los días se cose con Rossy de Palma.

(Música suave y trinos)

¡Madre mía!

¡Qué guapa, por favor!

¡Guau!

Qué bonita.

El vestido es hermoso.

¡Guau!

Y cómo se nota que es tuyo, por favor.

(LORENA) Madre mía, pero qué manga.

Este es tuyo, María. Es de María.

Qué belleza.

Se nota de quién es. (YELIMAR) Sí.

Bellísima. -Tuyo, ¿no? Es de María.

(ROSSY) Bellísimo, bellísimo.

Increíble.

¡Guau! ¡Qué bonito!

¡Qué bonito! ¡Bravo!

¡El amor! ¡Muy bonito!

Los pompones y todo.

Qué sexy.

(Aplausos)

¡Palomo!

¡Guau!

¡Pero guau!

Pero...

¿Hola? -Palomo.

Me encanta. -Es de Palomo.

Muy bonito.

¡Bravo! (LORENA) Me encanta.

Me encanta.

¡Guau, guau y guau!

(ROSSY) Bravo, bravo, bravo. Gracias.

¡Oh!

Qué bonito.

(Aplausos)

Novia imperial. ¡Oh!

¡Qué bonita está!

(LORENA) Este es de princesa total.

Ese Caprile.

(LORENA) ¡Viva la novia!

Qué vestidazo, por favor.

¡Guau!

Por favor, por la espalda... (ROSSY) Qué bellas la tres.

Bellísimas.

Están preciosas.

La fuerza que tiene verlas vestidas

por vosotros dentro de una final de "Maestros de la costura"...

Ay, qué bien, pues muchas gracias.

No tiene parangón. De verdad.

¿Y vosotros? ¿Qué os han parecido?

Es verdad que es muy fuerte cómo sorprende ver

que tienen el sello de cada uno de ellos.

(RAPPEL) A mí me parecen preciosos los tres.

Pero con una categoría, una clase y un señorío bárbaro.

Muchas gracias. Como lo tenéis vosotros.

Preciosos.

¿Y vosotros, aprendices?

Hombre, yo estoy emocionado y también con un poco de miedo,

porque tenerlos hoy evaluando y luego, valorando su propio vestido,

eso es un presión añadida.

Pero son tres trajes impresionantes.

Y pues la verdad que me alegro muchísimo de...

de poder replicar uno de ellos.

Si, es lo que dice Gabriel. Hoy, tenemos un compromiso enorme

con el hecho de replicar el traje

del jurado.

Y estoy fascinada con los tres, porque me encantan muchísimo

los tres. Bellos los tres.

¿Y Lluis?

Muy bonitos.

A mí, encima, a novia me gusta mucho

y ver estos trajes sabiendo que son de ellos, pues es impresionante.

Una vez más, nos han dado una lección

de por qué son quiénes son en la industria de la moda,

aparte de ser los mejores jueces que podría tener

"Maestros de la costura".

María, ¿qué nos puedes decir de tu vestido?

Bueno, como veis, es un corte lápiz.

Ya sabéis que soy una apasionada de los volúmenes y de los 80.

Y he querido reinterpretar una gran manga

de los 80 para una novia.

A quien le toque este vestido

le quiero dar un consejo:

es importante que controléis los tejidos,

que frunzáis con mucha calma, que sea de forma delicada

y que sepáis que las mangas son la gran personalidad del vestido,

pero es donde está la gran dificultad.

Y María ha elegido

el raso duquesa,

que es uno de los tejidos

más complicados de trabajar en el mundo de la novia.

Guau.

Yo solo pido que el que el quede con este traje disfrute muchísimo.

Yo lo he hecho con muchísima ilusión. Estoy superemocionada,

como si de una clienta y de una boda mía se tratase.

Y, por favor, pido que sobre todo lo disfrutéis.

Seguimos con Palomo.

Antes de hablar de mi vestido de novia,

tengo que agradecerte, Rossy,

este segundo estilismo. Me ha encantado que te pongas

esa bata que tantos buenos recuerdos nos trae.

Ese gran día que pasamos en el Hotel Palomo.

Palomo. El Hotel Palomo.

Y bueno, mil gracias. Esta la robé y no la solté.

Mil gracias. Yo aprovecho la mención de Palomo.

Porque para esta final me he querido poner

dos marcas muy nuevas españolas.

Y este look pertenece

a Candelas y Felipa y a Jacqueline Moncayo los zapatos.

Muy bonito, ¿eh? Que tengan mucha suerte.

Estás guapísima. Muchísima suerte.

Y ahora, ya hablando del vestido,

he hecho un vestido muy romántico,

medio transparente, me gusta jugar siempre

con un poquito de sexy. No sé si sabéis que soy irreverente.

Y luego, sabéis que me gusta mezclar referencias históricas.

Entonces, ese cuello de inspiración lechuguilla,

que está hecho con círculos de organza y del georgette,

que tiene en medio como si fuera un corazón de plumas

que dan todo ese movimiento.

Y luego, pues nada, es una falda de capa enorme,

una parte de arriba drapeada.

Y quiero deciros también, como consejo,

que hay dos grandes dificultades.

Una son los materiales, que son muy finos,

se te escapan de las manos, están vivos.

Y otra pues son las 520 flores que hay que hacer

para conseguir... (RÍE) (ALGUNOS RÍEN)

Perdona, Palomo, 527.

Las 527 flores. Que las he contado.

527. Madre mía.

Que hay en los puños, en ese cuello

y en los terminales del cinturón.

Divino, divino.

Bueno, Lorenzo, háblanos de tu vestido.

Bueno, pues mi vestido

es el típico Caprile muy majestuoso,

muy principesco.

Y el patrón es muy sencillo.

Lo que es muy laborioso

es el drapeado, el montaje del cuerpo.

Y luego, pues esa falda que logramos ese volumen

a base de capas y capas y capas y capas

de tul y plumetis.

Y luego, es muy bonito el volumen. Si te puedes girar,

Chantal, un poquito.

(LLUIS) La cola, la cola. Eso sí que lo he visto.

(LORENA) ¡Guau!

No, no, eso te cagas. -Como polisón.

Y no os quejéis, porque este es un colín.

Normalmente, en el taller,

son colas de tres y tres y medio. Este es un colín.

Ah, fíjate, es un colín.

¿Y... y la dificultad? Que no ha dicho la dificultad.

La dificultad... Hombre, la difi... La pasamanería.

Mira, Rossy... El corsé.

Pues ese drapeado y luego, pues montar esa falda,

que son capas y capas y capas.

Y el botoneado por aquí. Bueno,

para botones los de María, ¿eh? Perdóname.

Lleva la cola sí. -De arriba a abajo.

Ay, no los había visto. Mira.

Perdona, ¿eh? Ostras.

(Lluis RÍE) -Eso...

Es que aquí unos llevan la fama y otros cardan la lana.

Pero ¿sabes? A ver, confiesa, María.

¿Cuántos botones lleva? Y no es así.

Creo que son 66 botones. Hay 66 botones.

Pero yo soy el ogro pirulo.

Bueno, y Caprile, vamos a decirlo:

un transatlántico, Caprile. Sí, bueno.

Eso lleva de todo.

Hasta aeropuerto incluido.

Los vuestros son esa sencillez engañosa,

que parecen muy sencillos y luego, tacatá.

¿Sabéis lo que es más difícil de mi vestido?

Por favor, Chantal, el bolsillo.

(LORENA) ¿Qué bolsillo?

Ah, que lleva bolsillo.

Hombre, no... -Para levantar la falda.

No, para guardar el móvil. ¿Cómo se hace la novia los selfis?

Pero ¿quién se casa con el móvil? -No.

Hombre, ¿y cómo te haces el selfi? ¿Quién?

Quién no se casa. Ahora mismo, todas.

¿Quién no lleva móvil cuando se casa?

Ellos querían lucirse.

Muy bien, porque es lo que tienen que hacer.

Lo que hay que intentar es replicar.

Total. Por lo tanto,

vais a tener que ser... (LORENA) ¡Ay!

...Rossy, Lorena y Rappel

los que elijáis qué vestido

van a hacer ellos. Qué responsabilidad.

¡Toma!

Rossy.

Bueno, yo soy admiradora de lo tres muchísimo.

No me arrodillo, porque me tengo que levantar.

Pero...

pero tengo que reconocer que mi debilidad, debilidad

es Palomo. Por eso he venido hoy "empalomada".

¡Oh! Y también me gusta muchísimo

esa ligereza de ese vestido.

Ya te puedes ir a la noche de bodas.

Directamente. Abres así...

Te abres. ...y ya está.

(LLUIS) Hombre, el vestido que ha elegido Rossy para mí

me parece superbonito. Es un vestido muy sutil.

Es muy elegante. Y...

y muy casual. Que eso hace también que no las carguen como princesas,

que luego parecen tartas las pobres. Me parece maravilloso.

Lorena, es tu turno, porque Yelimar

fue la siguiente clasificada en la primera prueba.

La verdad que el de Caprile me alucina.

Y yo creo que igual puede despertar

la princesa que hay en mí.

Yo creo que el estilo es muy Yelimar.

Sí, totalmente. De los tres...

¿Estás contenta con la elección? ¿Te ha leído la mente

o se lo has chivado por lo bajini?

Cuando he visto el de Caprile, he quedado alucinada.

Es más mi estilo.

Y yo creo que Lorena se dio cuenta

que estaba ahí con la baba fuera con este vestido.

Para mí es un honor replicar el traje de Caprile.

Aparte que siento que hemos tenido en el programa un vínculo bonito,

que ha sido superatento,

que las cosas que me ha dicho ha sido siempre en pro de que mejore.

Así que yo estoy superencantada de que me toque Caprile.

Por lo tanto, Yelimar y Lorena harán

la réplica del vestido de Lorenzo Caprile

y Gabriel y Rappel harán la réplica

del vestido de María Escoté.

Esas mangas que todo el mundo parece haber evitado.

(GABRIEL) Totalmente.

Y es que yo también lo hubiese hecho.

Gabriel, o sea, a esas mangas

no les tienes que tener ningún miedo con Rappel al lado.

Si alguien puede, eres tú, Rappel. (RAPPEL) No, hombre.

Yo, con mi energía, fíjate, lo haría así, en un sueño.

Pero hay que ponerse a hacerlo.

¿Esta versión sin magas no te gusta, María?

Pues va a ser que no.

Me gusta el vestido que me ha tocado de María escoté,

pero todo el mundo ha huido de ese vestido

con solo ver las mangas.

Eso es lo que más miedo me da.

Pero voy a fruncir como si no hubiese un mañana.

Hemos diseñado en exclusiva

estos tres vestidos para esta prueba.

Y estamos convencidos de que cada uno de vosotros,

ayudados por Rossy, por Lorena y por Rappel,

podéis conseguir unas reproducciones maravillosas.

No penséis en el duelo ni en nada. Pensad en el ahora.

Y que trabajéis

con la misma pasión,

con el mismo cariño

con los que hemos trabajado

María, Palomo y yo al hacer

estos trajes pensando en vosotros

y en este momento.

Y no me quiero emocionar, que queda programa.

Quiero que lo tengáis claro.

Que este trabajo de meses está hecho y pensado para vosotros.

¡Guau!

Hay una bata blanca para un único duelista.

Jolín. Que estará en el reto final

frente a Ancor.

Y tenéis 220 minutos

de trabajo. ¡Guau!

Madre mía, hace mucho que no trabajo 220 minutos seguidos.

¿Preparados? (YELIMAR) Sí.

Venga. Muchísima suerte a los seis.

Muchas gracias. Vamos a disfrutar. A talleres.

Suerte. ¡Al taller!

(LLUIS) Hacer la réplica del vestido

de los jueces me parece una barbaridad.

O sea, me parece que es que es algo fuerte,

es algo en lo que tenemos que demostrar muchísimo

y en lo que nos vamos a ganar para de su respeto y parte de su cariño.

Porque uno cuando hace una creación, es su bebé. Tocamos a un bebé suyo.

Tenemos que sacarle un hermano a su bebé.

(RÍE)

¡Hala, hala, hala!

¡Madre mía! -Ya los tejidos.

Por Dios. -Hay mogollón de cosas.

¡Ah!

Dime por dónde quieres empezar. -Vamos primero a ver patrones.

¿Te quito esto? -Sí.

A ver.

¡Uh!

¡Madre mía! -Madre mía.

¿Y esto? -No cabe en la mesa.

¡Ay, qué suavidad! Mira. -Yo creo... yo creo...

Qué suavidad la pluma.

Tenemos un plumón. -Escúchame.

Y cuando te portes mal,

te voy a dar unos azotes.

Que esto duele, ¿eh?

¿Qué te parece este maravilloso patrón solo para la manga?

¿Solo la manga? -Solo la manga.

Esta es la manga que va dentro.

Una manga montada.

Y luego, esta es la que va fruncida por todas estas partes.

Lo que vamos a hacer es cortar las dos piezas,

pero no vamos a montar la manga hasta el final. Vamos a utilizar...

Eso. Al final. -Y cuando esté todo tal, montamos.

Perfecto.

"Para hacer una réplica del vestido diseñado por María Escoté

se distribuyen los patrones

por el tejido de raso duquesa y el forro".

"Comenzamos cerrando las pinzas del cuerpo y de la falda

del delantero y uniendo ambas partes por la costura

del bajo pecho".

"En la espalda, cosemos los costadillos

con las piezas del centro".

"Luego, unimos el cuerpo y la falda por el centro,

dejando una abertura sin coser".

"Doblamos por la mitad la pieza de la cola

y la rematamos por los laterales".

"La fruncimos por las parte superior

y la unimos a la falda".

"Cosemos delantero y espalda por los hombros

y los costados".

"Cerramos las piezas de la manga interior,

que será la base sobre la que drapear la enorme manga exterior".

"Aplicamos unos botones con presillas en la bocamanga

y fruncimos la corona".

"Cosemos la manga a la sisa del vestido".

"Confeccionamos un forro para el vestido

y lo unimos por el escote, las sisas,

las aberturas laterales

y el bajo del delantero".

"Por último, colocamos en la abertura de la espalda

unas presillas junto con una hilera de botones".

Madre mía, este es el colín de Caprile.

Pero madre mía, si tenemos más papel que otra cosa. ¿Esto cómo va a ser?

¿Qué tipo de cola es? Y ha dicho que era un colín.

Un colín. 1,50. -A ver.

¿Aquí cuánto es? -Hasta...

Serían ocho metros que necesitamos de tela.

¿Ocho metros en total? -Claro, porque esto va doble.

Vamos a hacer las flores con esta organza y estas gasas.

Así tú puedes ir adelantando flores. Porque alguna tenemos.

Tú ya me das el patroncito. -Sí. Y así me pongo yo a cortar.

Pero yo puedo doblar la tela.

Muchas, muchas. La flor es esta. -Claro.

"Para hacer una reproducción de la creación de Palomo Spain,

cortamos las piezas del patrón en tejido de organza

y de georgette".

"Para crear las flores que adornan el vestido,

cortamos más de 500 círculos en ambos tejidos".

"Comenzamos uniendo las piezas del cuerpo

por los costados y los hombros,

dejando sin unir el centro de la espalda".

"Después, drapeamos con delicadeza el escote y el bajo del cuerpo".

"Cerramos la costura central de la espalda de la falda,

dejamos sin coser una abertura".

"Unimos las piezas de la falda por los costados".

"Cosemos el cuerpo a la falda por la cintura".

"Para confeccionar las mangas,

las cerramos, fruncimos las bocamangas

y les cosemos los puños".

"Para realizar las flores, doblamos varias veces los círculos de tejido

y los sujetamos con una puntada".

"Aplicamos las flores al puño

y unimos las mangas a las sisas".

"Colocamos los botones con sus presillas

en la abertura del centro de la espalda".

"Cosemos el cuello al escote y le aplicamos flores".

"Confeccionamos el cinturón doblando una tira de tejido

y cosiéndola alrededor".

"Aplicamos flores en los extremos del cinturón".

"Para finalizar, colocamos el cinturón para ocultar

la costura de la cintura".

Lluis. -¿Qué te pasa?

Lluis.

¡Te has quedado atrapada! -Corramos...

Te has quedado atra... -Cariño, no me lo acerques.

No lo hubiera manchado. -Ya me la has liado.

Lo has hecho tú. -Lo has hecho tú.

Yo me he acostumbrado a llevar Lipstick. Tú me has empujado.

¿Qué Lipstick? -No puede ser.

Te la has cargado. -Este es mi sello.

(GABRIEL) Vamos a cortar primero

la falda.

Rappel, tú eres un profesional del que hay que aprender muchas cosas.

Bueno, bueno. -¿Y el colgante que llevas?

Cuéntame.

Porque ese colgante desapercibido no pasa.

Es chulo, ¿verdad? -Es oro y marfil.

Es oro y marfil. Es un camafeo muy antiguo.

Italiano.

Esto tiene que ver con mi amiga Rafaela Carrá.

(GABRIEL) ¿Ah, sí? -A la que desde aquí mando

un besazo muy grande donde esté.

¿Cuándo conociste tú a Rafaela Carrá?

Bueno, a Rafaela Carrá la conocí en Madrid.

Vino ella a hacer una gala a Florida Park

en la época que yo era el director de la sala.

La mejor sala de fiestas. -La mejor.

Y con una historia brutal.

Durante diez años fui yo director de esa sala.

¿Sabes lo... lo fuerte? -¿Sí?

O sea, que he flipado. -¿Con qué?

He flipado con lo de la pierna, tía. No me he dado ni cuenta.

Ah, ¿no te has dado cuenta? -No me di ni cuenta.

A ver, señoritas. ¡Uh!

Ay, Caprile. -Bueno.

A ver, esta falda

mínimo, mínimo son siete capas.

Mínimo. Siete horas.

Siete capas. Ah.

Capas, capas, capas.

Haré que salga lo mejor posible en el mínimo tiempo.

Vale. Es como funciona la tele.

Vale. Rápido, rápido y resultón.

Yelimar, confío en ti. Sí. Yo también confío. (RÍE)

El vestido es muy tu estilo. Sí.

Yo lo que no sé es qué hacer con tanta tela.

Que reproduzcas el vestido. A ver.

El truco. A ver, Lorena, ¿qué te pasa?

A ver. Estaba de confidencias con Yelimar.

Dos. ¿Y qué pasa?

Tres. ¿Que estás con pelusa o qué?

Cuatro,

cinco, seis. (YELIMAR RÍE)

Mira. ¿De qué te ibas a encargar tú?

Seis. Del fruncido ese no me iba a encargar yo.

Ah. ¿Por qué, a ver? ¿Por qué? Porque eso

es muy complicado. (YELIMAR) A ver.

Yo quiero que ganéis.

Porque quiero... Este es el equipo ganador.

...irme de aquí poniéndole la bata blanca a Yelimar.

Venga, confío en vosotras. Gracias.

Suerte. Venga, gracias.

"Para confeccionar el vestido diseñado por Lorenzo Caprile

se distribuyen los patrones por el tejido principal".

"El tul, el pumeti, el forro y la entretela".

"De la falda cortamos siete capas para que tenga volumen".

"Drapeamos las piezas de tul del corpiño

hasta hacerlas coincidir con las piezas de sujeción".

"Después, cosemos las piezas del corpiño,

dejando sin unir las piezas de la espalda".

"Cerramos el delantero y la espalda por los costados".

"Aplicamos puntilla a las mangas

y las unimos al corpiño".

"Entretelamos todas las piezas del forro del corpiño

para darle rigidez".

"Y lo confeccionamos de la misma manera que el de tejido exterior".

"Cosemos unas ballenas en las costuras".

"Colocamos el forro en el interior del corpiño

y los unimos por el escote y las sisas".

"Aplicamos una puntilla en el escote".

"Hacemos pliegues en las piezas de la espalda de la falda,

dando mucho volumen para crear un efecto polisón".

"Unimos las piezas por la costura del centro,

dejando un trozo sin coser".

"Confeccionamos los pliegues del delantero".

"Unimos el delantero y la espalda de la falda por los costados".

"Confeccionamos así las otras seis capas en tul,

plumeti y forro".

"Cosemos las siete capas de tejido por la cintura".

"Unimos el corpiño a la falda".

"Aplicamos una fila de botones y presillas

en la abertura de la espalda".

"Por último, rematamos con un cinturón de pasamanería

para ocultar la costura de la cintura".

(LLUIS) Madre mía, Rossy, la de veces que te he visto

en televisión, en películas...

Y aquí te tengo. (ROSSY) Toda la vida.

Y te tengo aquí.

Hay un personaje tuyo con el que me siento identificado.

Ay, ¿cuál? -En la película de "Toc, toc".

¿No me digas que tienes un toc?

(LLUIS) Que sales tú contando con el toc:

"Ay, el gas. Ay, la...". Pues tengo ese toc.

(ROSSY) Mis amigas ya no me esperaban para tomar chocolate.

(Lluis RÍE) Que se habían ido. -Eso es buenísimo.

Pues cállate, que yo soy ese personaje.

Yo soy de los que llega tarde. Porque me ha llegado a pasar

de coger el coche para irme de viaje y digo: "Ay, mierda".

"No sé si he bajado las persianas". -Eres como ella.

(LLUIS) Soy como ella.

Cuando te vi, pensé: "Ay, Dios". -Es un personaje muy berlanguiano.

la manga mide lo que yo, ¿eh?

La manga, ay, María, la manga.

Cuando has cosido, ¿qué es lo que más has hecho?

Trajes de fiesta, trajes de noche.

O sea, he hecho mucho para artistas. Trajes de actuar.

Te puedo contar que una vez a la Duquesa de Alba,

que era un amor de señora, me dice un día:

"Me tienes que hacer un traje. Lo que te dé la gana".

Ella se atrevía con todo, además.

Y la hice un traje tipo charlestón de flecos amarillos.

Y bueno, estaba como loca con el traje.

Nosotros la verdad que quisimos casarnos

antes de emigrar de Venezuela

por compartir con la familia. (LORENA) Claro.

Un día así que se pudiesen juntar todos.

O sea, tú tenías claro que te querías venir aquí,

a España.

Como hicimos las prótesis y la rehabilitación en España,

acá, en Madrid. -¿Cómo "hicimos las prótesis"?

¿Tu marido también lleva? -Sí, mi marido lleva.

No te lo he contado, claro. En el accidente, él sufrió más que yo.

Y tiene amputadas las dos piernas.

¡Ostras!

Pero bueno, pues te digo una cosa.

Me parecéis lo más los dos.

Yo he alucinado cuando te he conocido.

Porque hay testimonios de mucha gente

que son sorprendentes, pero el tuyo, tía,

toca la fibra. Sois un ejemplo de superación

y creo que... Mira, mira. -¡Oh!

Es muy bonito, tía. -Qué hermosa.

Y tienes un bebé, que es hermoso, que es durísimo.

Y tirar para delante con eso y encima ser feliz y contagiarlo,

es... es lo más bonito.

O sea, parece que gente como ella hace falta para mostrarlo.

Mira, Rossy, ya tenemos la primera falda que vamos a cortar.

No hay falda, venga.

Bueno, estas, aunque queden irregulares, las dejo así.

¿Has estado casada, Rossy?

Nunca he estado casada. Por eso me quiero casar.

¿Y tú te has casado? (LLUIS) Todos huyen. (RÍE)

Todos huyen. -Ay, qué carácter.

Ay, qué carácter tenemos.

(GABRIEL) Vamos a poner el tul.

Claro, es que todo esto lleva tul.

Bueno, ¿y tú qué futuro me ves

en el mundo de la moda, Rappel?

Pues teniendo éxito.

Muchas gracias.

A ver, a ver si se cumple. (RAPPEL) Lo celebraremos.

Además, tú, que estás conmigo en la final,

serás un poco mi padrino también. (RAPPEL) Claro, por descontado.

¡Lorena!

No me despistes, que esto tiene mucha tela.

(ROSSY) ¿Cómo lo llevas? -A ver.

Te han puesto a hacer flores, facilitas.

Tiene que hacer 500. Pero es que esto es un show.

La tela está viva, se va sola.

Pues anda que esta... Y ella es muy meticulosa.

Mira, que no... -Que no me puedo despistar.

Hay que entretener al enemigo también.

Solo falta por cortar una falda y me pongo a montarte cuerpos.

Qué bien. -Antes, te montaré el fajín.

Vas de maravilla. Ya verás como me vas a agradecer

que haya elegido a Palomo.

Si quieres, antes, te voy a montar el fajín.

No. Te voy a montar no. Te vas a montar, que ese tu vestido.

No empecemos ya delegando responsabilidad.

Te lo digo para que puedas ir poniendo volantitos.

La pinche soy yo.

Rappel... -Que no llega.

De todas las personas que tú has conocido

¿cuáles han sido las que más te han impactado que ya no estén vivas?

Pues mira, Lola Flores,

María Dolores Pradera,

Rocío Jurado.

La Jurado era un ser especial.

Ella te cantaba un fandango que te quedabas muerto.

A ver, ¿qué tal vais por aquí?

Muy bien, aquí estamos. Bien.

Hablando de chascarrillos.

Que te veo de superjefe.

El chaval lo hace muy bien. Sí.

Yo diría que es un oficial, ya no es aprendiz.

Lo hace muy bien, tiene mucho sentido

para hacerlo.

Yo vengo a preguntarte algo importantísimo.

El futuro de "Maestros de la costura".

Esto sigue, esto sigue. Sigue.

Esto sigue y sigue.

Y yo tengo que hacerte otra confesión.

Que lo mismo sigo yo un poco tu...

desarrollo profesional.

¿Te gusta también la adivinación, la futurología?

¿No me digas que llevas cartas? Claro.

Venga, baraja tú y corta tú.

Y echamos una tirada.

Esto es una primicia. (GABRIEL) Por favor.

Y yo que lo viva. -De modisto a modisto

y vemos el futuro. -Hombre.

A ver cómo me ves

en general en trabajo, por ejemplo. ¿A ti?

A mí. Ah. ¡Uh!

Gracias a Dios, de salud bien. Corta en tres.

Espero seguir con buena salud.

A ver cómo ves la actividad mía. Venga.

Dame una.

Una.

Este eres tú. Dame otra.

Dame otra.

Ay, qué cartas tan feas. Sí.

A ver, vamos a ver, vamos a ver el báculo.

No me gusta nada.

A lo mejor...

Me están hablando en este preciso instante y me dicen

que le tienes que echar una mano a Gabriel.

La estoy echando. (GABRIEL) Hombre.

Trae un momento aquí.

¡Uy, qué miedo! Ahora.

Uy, Rappel. Baraja.

Ahí, ahí. De bruja a bruja.

Ale.

Una no.

Una sí.

Diablo. Una no.

Pues mira, hay algo que te van a proponer que vas a decir:

"Pues eso lo hago".

Olé.

Hay como un reto. Sí.

Y ese reto... Sí, eso es verdad.

...te va dar éxito en España y fuera de España.

Eso es cierto.

Y eso adelante. Me vas a hacer llorar.

Adelante. O sea,

para este proyecto... Dame un abrazo.

...que te parece una locura... Una locura.

Pues tienes los astros de cara. Así que...

Bueno, pues lo celebraremos juntos. Pero vamos, pero vamos.

Pero cómo lo sabes

que lo celebraremos.

¡Gabriel!

Que confíen en ti. (ROSSY) Gabriel.

Dile a Lorenzo que te deje a Rappel, ¿eh?

Vas a tener una suerte... (ROSSY) Tiene que estar concentrado.

Están aprovechando la tirada. -Pero no te dejes hacer.

Esto es para tus volantitos.

Para nuestros volantes. -Para nuestros.

Volante. No, me falta.

El forro, la parte de las dos estas.

Uy, si ya lo tenéis montado. Es el del maniquí, ¿no?

Seguimos. -Tenemos la falda casi lista ya

este equipo. -Bueno.

¿Cómo vais los demás? Rossy.

La falda era... (LORENA) Pareces funcionaria.

Que lo que has hecho es sentarte nada más, ¿eh?

Es que esta mesa es muy baja. Si estoy de pie,

me jodo las lumbares, con perdón.

Tú como eres chiquitita, no hace falta que te sientes.

Con la excusa de que ya has hecho mucha moda.

No me busques, que me encuentras.

Yo soy bondadosa, pero competitiva también.

(RÍE)

Tengo que montar con el corsé, porque lleva mucho trabajo.

¿Quieres que intente hacerlo yo? -Sí.

Intenta seguir esta línea. (LORENA) Vale.

Y pisas acá. A ver. -Vale.

Inténtalo, a ver.

O sea, esto sería que yo me lo coloco así.

Vale. -Así.

¿Mal? -No, así.

Ah, vale. Voy tirando de aquí. -Eso, un poco.

Si no, el que cortas, se te va yendo.

Pues esto lo tengo. -Yo me voy con el cuerpo.

¡Vamos!

Rossy, que no te lo vas a creer,

pero voy a aprender aquí

a coser. -Ah, ¿estás cosiendo y todo?

Estoy cosiendo a máquina y todo.

(ROSSY) Flipo, flipo.

¿Qué te ha parecido la tirada de Caprile de cartas?

Me he quedado muerto. Eso...

Mira que me informé sobre Caprile. (RAPPEL) Eso no lo sabías.

Y yo eso no lo sabía. -Descubres una cosa nueva.

Hace un vestido y te echa el tarot.

(RÍE) -Está muy bien para la novias.

Como hace vestidos de novia... -Claro.

...que aprovechen y les tire las cartas.

Eso lo he hecho yo. Cuando tenía mi casa de modas,

cuando venían a probarse los trajes con su hermana

o su madre... Cómo me gusta mi pareja favorita.

Hola. -¿Qué tal, María?

¿Cómo estás? Cada vez me gusta más.

¿Sí? ¿Lo oves? Sí.

¿Lo ves? ¿Qué tal? ¿Cómo lo...? Os veo muy bien.

Muy bien. -Bien.

Se le da bien. ¿Sí?

Estoy... -Ha cogido el truquillo bien.

¿Cómo has planteado esto? A ver. Todo muy bien.

Pues mira, este es el forro, porque he cortado la otra parte.

Como estaban echando cartas.... ¿Quién estaba echando cartas?

Lorenzo le ha echado las cartas. ¿Y yo?

No, Lorenzo, se las ha traído Lorenzo.

Ay, ¿me las puedes echar a mí?

¿llevas cartas? Las de Caprile.

Echo un ojo al vestido y luego vengo.

A mí lo que me interesa hoy... Por favor, este momento.

Vas a estar haciendo dos cosas a la vez,

un trabajo distinto que te hace ilusión.

¿Ah, sí? Lo vas a empezar.

Y fíjate, tiene que ver algo con decoración.

¡Oh! Ornamentación o decoración.

Mira. -Te vas a meter y será un pelotazo.

¿De verdad?

¡Ay, Dios mío, qué ilusión!

Lo vas a hacer con otra mujer.

Es el sueño de mi vida lo que acabas de decir, Rappel.

Lo vas a hacer. Me gusta la decoración.

De hecho, yo quería ser decoradora. Pues lo vas a hacer a la par.

Muchas gracias. Vamos a ver aquí.

A ayudar al muchacho. Vamos a ayudar, venga. La cola.

Tengo todo cortado. Me falta el volante interior.

Sí. ¿Qué tal te funciona el raso duquesa?

Bueno, bien. Bien, ¿verdad?

Bien, bien bien. Me voy tranquila.

Te dejo aquí con Rappel. Guapa.

Y me voy pensando en mis próximas cortinas, Rappel, y mis sábanas,

mis mantelerías... Ve idealizando.

Platos, nena, que eso... Hombre, vajilla.

Eso es una cosa que me apetecería un montón hacer.

Vajilla. Perfección.

Vajillas.

Oye, Rappel,

todo bueno, pero algo negro habrás visto. ¿O no?

Pero no voy haciendo vaticinios... -Claro que no, muy bien.

Me pare... -Lo que a cada uno

le venga, algo vendrá, ya se pasará. -Bien.

¿Qué vas a hacer ahora? -Empezar a coser para montar cosas.

Ay, qué bien. -¡Ay!

Ya estamos a la misma altura, Lluis.

Aquí te quería yo ver. -Venga, aquí me tienes.

(RESOPLA)

Tía, es que esto es bastante heavy, ¿eh?

O sea, ocho metros de movida de esta de tul...

Madre mía.

¿Cómo llevas eso? -# Costurera, costurera. #

¿Te parece fuerte que es la primera vez en mi vida

que estoy cosiendo a máquina?

Pues mira, siempre... siempre hay una primera vez.

Hola. Cariño.

¿Qué tal? Mira lo que tengo.

Voy a empezar ya con las de georgette.

Muy bien. Por si acaso.

Muy bien. Ahí hay un buen montón. Hombre.

¿Cómo llevas trabajar con Lluis?

Es el terremoto del taller. La verdad que muy bien. Muy bien.

Lluis, querido,

como jefe de taller eres un poco intensa.

Pero es verdad que estamos haciendo un superteam.

Y macheamos muy bien.

Porque yo te doy mucha paz.

¿Tú me das paz? -Te doy paz y seguridad.

Sabes que has hecho una buena elección conmigo.

He hecho buena elección. -No me voy ni a menar ni a nada.

Y ahora, porque me lo han pedido. Si no, estaría cosiendo las florecicas.

Ahora mismo, en este punto de la prueba, ¿qué tienes hecho?

Que me vaya tranquilo.

Todo... O sea, yo voy a estar orgulloso hoy

cuando vea este traje terminado. Hoy, te enamoras de mí.

Igual me enamoro de ti. Igual.

¿Cómo va esto? Es el cinturón, ¿no? Sí.

Me dejo hecho el fajín por si tiene que ir poniendo...

Tiene bastante buena pinta. La costura está bastante bien.

Se lo puedes dar a Rossy y que empiece.

Por eso lo estoy haciendo.

(ROSSY) Lorena, Lorena del Castell.

Mira, tía, mira, lo último, lo último, lo último,

lo último, lo último. (YELIMAR RÍE)

¡Bum!

¡Que me cortas la falda!

Perdón. Bueno, Lluis,

hazlo bien. Que confío en ti. Espero.

Quiero emocionarte.

Pues me voy a poner yo con la máquina

y espera, que te pongo una silla a mi vera.

Hola. Hola, Palomo.

Hola, Rappel. Hola.

No he podido evitar venir.

Han llegado mis compañeros emocionadísimos.

Te pica la curiosidad. Me pica. Llegaron emocionados.

Yo quiero que me digas algo. Si es malo lo que ves,

no me lo digas. No.

Pero yo creo que este año va a venir bien.

Para tu signo, seguro.

Has estado enamorado dos veces. Sí.

Pero de ti han estado enamorado una de las veces.

La otra te han utilizado.

Ah. Pero tú te has dejado.

Sí. Te daba igual.

Y a la tercera, va la vencida. Ahora te vas a enamorar de verdad.

Hay una diferencia de edad con la persona.

¿Para arriba o para abajo? Normalmente eran más jóvenes.

Ahora me toca... Un poquito más mayor.

Un poco. Me apetece.

Un poco más mayor. Con experiencia, que te enseñe.

Mira, yo creo que todos han aprovechado

la presencia de Rappel

para echarse ahí una futurología.

Y han ido pasando en cola mientras yo cosía ahí punte y pespunte.

El hombre estaba en su salsa.

Aprendices, Rossy, Lorena,

Rappel... Uy.

Ya han pasado 100 minutos de la prueba.

Lo que significa que tenéis

dos horas de trabajo por delante.

(ROSSY) ¿En serio?

Lorena, ¿tu vestido de boda cómo era? Cuéntame.

Me lo hizo un amigo mío.

Pero ¿sabes qué me pasó? Que mi colega lo hizo tan transparente

y yo me probé el vestido el mismo día de la boda...

Dije: "Madre mía, parece que me voy a bailar a Pachá, Ibiza".

Pero cómo me gusta esta imagen

que estoy viendo.

Lorenzo, ¿cuándo tienes pensando llamarme para ir a tu taller?

Remallando. Lorena remalladora.

¿Flipas o no? ¿Perdón?

Que es la primera vez que hago esto. ¿Es la primera vez?

Te lo juro. Tú eres un poco trilera.

Siempre digo que es mi primera vez, siempre funciona.

Ah. (RÍE) No, no.

Pero es mi primera vez. Sí, claro, claro.

Te lo juro. La tercera.

Como que esta destreza es de la primera vez.

¿Te parece? Como hagas así de bien

todo la primera vez...

Lo hago todo así de bien. La primera vez.

No seas tan picante, ¿eh? Yo no estoy diciendo nada.

Eres tú muy mal pensada. (RÍE)

Oye... Porque esto está muy bien.

Yo creo que está bien.

A mí lo que me preocupa es el cuerpo.

Ya tengo la parte delantera del cuerpo.

Forro y licra. Ya está cosida.

Es la delantera. Estoy con la trasera.

De momento, tiene muy buena pinta. Luego aquí pondrás las ballenas.

¿Tenéis alguna cosa que queráis que os remalle? Ya he terminado.

Ay, ella no se lo cree.

Ni ella se lo cree. (LORENA) Voy a ver a los otros.

¿Cómo vais?

Mira. -Madre mía.

¿Todo esto has cortado tú sola? -Todo. Mira, mira.

Si esto... -Una máquina.

Esto es un fiesta. -¡Ay, Lorena!

¡Una fiesta! (LLUIS) Venga.

Allí, con Yelimar, que... (LORENA) ¿No tenéis montado nada?

Lorena. Lorena.

Sí. Venga, por favor.

¡Que voy! (LLUIS) Se lo he dicho.

Oye. Que no trabaja.

Te ha venido muy bien, Caprile, para ir ayudando.

Cállate, que no me hacen ni caso. Tú calla, ¿eh?, tú calla.

No, no, no. Que me estás entreteniendo

a Lorena.

Estoy loca por ver a la Escoté y chivarme y chivarme.

Suerte, chicas.

Gracias. Cuídame a Yelimar.

Lo estoy haciendo fenomenal.

Sí, la verdad es que sí. Lo mismo un día

voy a diseñar algo contigo. Bueno.

Venga, va.

(Música suave)

Mientras, haz un hilván de aquí a aquí y de aquí a aquí.

Vale. -Nada más.

Un hilván cada... cada dos centímetros.

Una cosita así. Pa, pa, pa,

pa, pa y luego, tiramos, ¿vale? -Vale.

Lo tienes que ir haciendo así. -Vale. Solo con esta capa.

Con esta capa. -Solamente.

Sí. -Vale.

Y lo tengo que coser a mano.

Lo importante es que tenga el volumen aquí atrás.

Vale. -Y yo voy haciendo el cuerpo.

Hijo mío, no encuen...

Rappel, espera, mira.

Es que no veo. -Te dejo unas enhebradas aquí.

Es que no veo. -Espera, mira, te hago un nudo

para que no se te salga.

No veo el agujerito.

(GABRIEL RÍE)

Pues toma.

Toma, mira. -Gracias.

Y cuando necesites más, tú pídeme. Te he dejado ahí tres.

Vale, vale.

Ya sabemos que Lorenzo Caprile hace muchísima novia.

Pero vosotros tenéis recuerdos

de novias increíbles que se hicieron virales.

¿Cuál es vuestro mejor recuerdo?

En el desfile del Hotel Wellington,

el Hotel Palomo, que es... Es verdad.

...de los desfiles más bonitos

y más especiales y que mejor recuerdo tengo. Salió Rossy.

Y más divertido. Y más divertido.

Paul era la musa que cerraba.

Llevaba un traje medio transparente

con un trabajo muy parecido al del traje de hoy

de pétalos, organza y plumas,

que fue el que acabó en el Metropolitan Museum.

Y tú has hecho novias magníficas.

Pero quiero destacar que has hecho desfilar a un novia en chándal.

Y a mí esto me parece de olé.

Fue una novia en chándal y te diré que es un look que me encanta

y estaba inspirada en Lady Di, la novia por excelencia.

Y la verdad es que he hecho muchas novias.

Pero es verdad que esa es una de mis favoritas.

¿Y tú puedes elegir después de...?

¿Cuántos vestidos de novia? No. Yo siempre digo

que la mejor novia es la que... La que viene.

Sí. Que ya son muchas, Raquel.

¿Cuántos? Pues yo calculo

que en estos casi 30 años,

pues prácticamente estamos entre unos tres mil y pico.

¡Guau! Casi 4000.

Tres mil novias. Sí.

Porque luego, están las colaboraciones que hice

con Rosa Clará y con Pronovias.

Y luego, bueno, hasta llegar al pasado otoño,

que tuve la suerte de un vestido muy arriesgado

que me hizo mucha ilusión hacer,

que se trató... Precioso.

Se hizo viral. Viral. Algo viral, sí.

Oye, al final, no me terminaste de contar el vestido de transparencias

cómo lo resolviste, el de novia tuyo.

Ah, bueno, muy fuerte.

Pues mi madre, que es muy apañada y es costurera,

cogió una mosquitera de la casa donde estábamos...

y me la cosió debajo del vestido.

Y con eso fui.

Voy a montar la parte delantera con la trasera.

Que lo primero que hice fue la cremallera para luego...

que no me dé un infarto.

(ROSSY) Te he traído para que veas mi pasado de costurera.

Esto lo llevaba yo en Venecia cuando presentamos

"Mujeres al borde de un ataque de nervios".

Mira. Con la canilla elástica. -De goma, sí.

Y le hacía a Loles León y a mí. Íbamos enfundadas

en estas licras.

No podíamos llevar bragas, porque se marcaban.

E íbamos con estas licras así, mira.

Y luego, mira lo que estoy haciendo

con mi querido partener Olivier Bernouex.

(LLUIS) Madre mía, no falta detalle. -Qué maravilla bordado a mano.

Parece una riñonera la mascarilla. -Tenemos riñoneras también.

Chica, desde luego... (ROSSY) ¿Qué?

Qué intuición tienes. -Es que...

¿A que son preciosas? -Es muy bonita.

Mira, y te queda bien. (ROSSY) Queda genial.

# Pero si le ponen la canción,

# le da un depresión tonta.

# Llorando lo comienza a llamar. # Lluis,

¿te sabes la canción esta?

No me la sé, pero te digo una cosa, no me gusta.

Pero ¿qué has hecho este 2020? -Chica, que no me gusta.

¡Antigua!

¿Qué es lo que escuchas tú?

Lo que echen, menos esa.

(RAPPEL) ¿Cómo vas?

Pues mira, creo que bien. Vamos a empezar a fruncir

la megamanga.

Hice este trocito nada más de la copa.

Y vamos a ir poquito a poco.

Es que la manguita se las trae. -Es que la manguita, Ra...

Ay, se ha roto el hilo de hilvanar.

Esto es fatal.

O sea, tiene que ser seguido. Aquí no podemos.

Esto se vuelve a romper. Entonces, esto hay que anudarlo.

Porque si no, no se puede fruncir. -Adiós.

Voy a hacer una cosa

que lo va a resolver todo.

¿Qué? -Hacerlo con máquina.

(RAPPEL) Venga, va.

Ahora, vamos con este. Tengo las ballenas listas.

Ahora... -¿Cómo vas? ¿Vas bien o qué?

Bueno.

Vale. Yo esto casi lo tengo, Yeli.

A ver, o sea, no es un plisado superperfecto.

No, no pasa nada. -Pero está resultón.

Oye, qué bien frunces, ¿no? -Pero mira el cuellecito.

Pero enséñame cosas que vas haciendo.

Pues mira. -Hazme partícipe

que solo estoy de obrera. -Tengo el cuellecito medio puesto.

Pero ¡qué barbaridad! -¡Hombre, hombre!

Por eso te meto presión,

para que lo tengamos hecho cuanto antes.

-Qué talento tiene.

Bien acabadito y bien mono, ¿eh?

Mira, Rappel, lo importante es que salgamos de aquí vivos.

Hombre, claro.

Con mangas, sin mangas ya...

Taca, taca, taca, taca.

No, si te digo una cosa, me voy a tener que levantar

para coser la manga de María Escoté.

Mira, mira, mira.

Nadie nunca había cosido en una final de pie.

Te digo una cosa, con esas mangas, te aseguras

la distancia social

porque con el tamaño de la manga... -Sí, claro.

Desde luego, no necesitas mascarilla.

¡Toma manga! ¡Toma manga!

(RAPPEL) Aparte, yo creo que se retiran para verte llegar

porque las mangas... -Son imperiales.

...son un espectáculo.

Total. -Precioso.

(Canción "The lava mine")

Aprendices, Rappel, Lorena, Rossy,

entramos en terreno complicado.

¿Cuánto? Quedan...

50 minutos de prueba. ¡Madre mía!

(YELIMAR) Vamos a unir el cuerpo.

Vale, vente conmigo.

Necesito el centro del cuerpo.

Una vez que presentemos el cuerpo,

ya montamos a trabajar allá el drapeado

porque esto tiene mucho trabajo a mano.

(RAPPEL) Ay, por Dios, qué nerviosismo.

Qué nerviosismo, ¿eh?

Vale, esto lo tenemos, ya está bastante marcado.

Te voy a dar la otra, yo voy cosiendo esto para marcarlo

y lo mismo, a fruncir. -Me vas dando la otra.

-¿Te parece? -Vale.

Termina la falda.

No, empieza la falda.

No te lleva mucho.

¡Hala, hala, hala! -¿Estás bien?

Este hombre... -Te he desplumado.

Pero arramplas con todo, querido. -¿Estás bien?

Esto es una locura, hija. -¡Ay, ay, ay, ay, ay!

-Ayúdame porque como pesa tanto... -¿Te ayudo?

Oye, de verdad, qué bien lo está haciendo mi Yeli.

# Yeli, Yeli, Yeli, Yeli, Yeli. #

¡Lo estás haciendo fenomenal!

-A ver si me llevo esa bata blanca.

Venga, que ya verás como sí.

Ahora vámonos, necesitamos...

¿Lo montamos ya? -Sí.

El vestido va a llevar cremallera. -Yo voy a hacer un poco más en esto

y ya te hago el fular como dices tú, el cinturón.

El vestido que no se termina nunca, pero...

¿Ves? Estas prisas a mí...

-A mí tampoco me gustan. -No, generas cortisol,

que es malísimo para la salud.

¡Uh! Esto como tiene todas las telas.

Mira.

Acá.

Vale.

Rappel, ¿tú cuántas túnicas tienes? ¿Las has contado alguna vez?

Pues exactamente no, pero unas 1300 o 1400.

¡Uh! -Por ahí.

Tienes que tener un armario grande, ¿no?

Armarios. -Armarios.

Vale, a ver. -Esta se rompe, ¿eh?

-¿Esa se rompe?

-El hilo se rompe, me quedo con él en la mano.

Entonces hay que repetir la costura.

Voy a volver a pasar el hilván. -Vuélvelo a pasar.

Vamos mal de tiempo, hay que apretar.

Hay que apretar. -Yo he venido a darlo todo,

pero es que no me extraña que acabéis estresados

porque la última parte de la prueba ya no tienes tiempo.

-No, no.

# ¡No pares, sigue, sigue! ¡No pares, sigue, sigue! #

Todo sea por la bata blanca. -¡La bata blanca!

A ver, ¿y las plumas?

Las plumas las tengo aquí. -Dámelas.

Te las tenía que haber cortado en chiquiticos.

Da igual, yo me las voy cortando mientras coso.

Lo voy a poner porque así lo va a adornar un poco

y luego diré que es una licencia mía

para que no tenga responsabilidad Lluis en esto.

Rappel, Gabriel, mi equipo, ¿cómo va?

Pues aquí, peleando con las mangas. ¿Estás muy cansado?

Un poquitín, pero bueno, con las mangas.

Si necesitas, siéntate un poquito, descansa, un hilvancito.

¿Cómo lo llevas, Gabriel? ¡Bueno, bueno!

¡Bueno! ¡Bueno!

Aquí estamos haciéndote honor, María, como buenamente podamos.

Vale, veo que la manga de dentro no existe, ¿no?

No.

¿Quieres que la monte? No, no.

Yo hago lo que tú me digas. Quiero que acabes el vestido.

Claro, pero quiero que por fuera se vea algo decente.

Yo también.

Entonces me parece bien agilizar.

Necesito que si no puedes con la máquina, con la mano, mira,

puntada, puntada, puntada, vas a montar manga

y una vez montada, entretienes, pero no me la dejes así.

No, no.

Rappel, ¿tú crees que si te sientas aquí, en la sillita,

puedes fruncir y quitar volumen

y quitar largura a esta manga? Claro. Claro.

(GABRIEL) Gracias, María Escoté.

Ha sido superbenevolente y ha entrado y de verdad,

espero y deseo que me dé tiempo

no a lo mejor a terminar el vestido, pero sí que la modelo

no salga desnudita

y las mangas, que yo me voy de aquí poniendo las mangas

vamos, como que me llamo Gabriel y por María Escoté.

Voy a probar que entre en la base por si hay un problema a última hora

y ya es lo que nos faltaba

y luego, le doy la vuelta para montar la manga en maniquí.

Venga, Gabriel, lo tienes listo.

¿Qué te queda? -He terminado con el cuello

y estoy poniendo puños.

Ahora me tomaría yo gazpacho de Valium para relajarme.

¿Qué es eso del gazpacho de Valium, tía?

Los que me tomaba yo en el gazpacho de Carmen Maura.

¿Es una película? Es que no lo he visto eso.

¿Cómo no has visto "Mujeres al borde de un ataque de nervios"?

Creo que no, no lo sé. -No puede ser.

Te juro. -Eso lo ha visto todo el mundo.

-Piensa que soy del 94.

-Pues naciste cuando la licra esa mía.

A mi madre siempre le encantas tú y...

-Después de la licra. -...y Loles León y también Bibi.

Cuando hacéis teatro, siempre va.

A ver qué dice cuando digas que has ido conmigo.

Se va a morir.

# Las horas y la vida de tu lado, nena, están para vivirlas,

# pero a tú manera. #

Oye, estas están muy cantarinas, ¿eh?

# Porque valió la pena. # -Estamos celebrando la victoria

cantando a Marc Anthony.

Perdonad, no se parece nada el vestido, chicas.

-No le digas eso a las pobres. -Es una libre interpretación.

¡Venga, venga, venga, venga, vamos!

Estoy loca porque pongas el este en el maniquí.

Escucha, ¿el volante ese de abajo cómo lo puedes poner,

aunque sea cogido con alfileres o cómo?

Lo que hay que hacer son los pliegues para que no se caigan.

Trae el cinturón aquí.

No, pon el vestido ya, por favor te lo pido

y hagamos las mangas.

-A ver, estoy con las mangas.

Me gusta esto como para alguna actuación, ¿no?

De repente, es un poquito de telón, es un poquito de...

# Na, na, na, na, na. # -Vamos al vestido.

-Vamos.

Al vestido, al vestido.

Cuidado, cuidado, que lo piso.

El medio, el medio.

Toma. -Bueno.

Esto lo plantamos aquí, en el centro.

-Aquí.

-Porque todo este frunce venía aquí.

(ROSSY) Estoy por ponerle

unas hortensias en la cabeza al maniquí.

Madre mía, Rossy, no se termina nunca este bajo.

-Hala, venga.

¿Cómo se llama nuestra novia?

-Rossy, se llamará Lola.

Vale, Lola me gusta. -Que mi abuela se llama Lola.

Me encanta Lola.

Le pea la flor en el pelo. -Me encanta Lola

Estoy de las flores hasta... -Dímelo, dime.

Hasta la flor de mi secreto. -Hasta la flor de tu séquito.

De mi secreto, no de séquito.

Me encanta que seas cero cinéfilo.

De mi secreto, no de séquito. -De tu secreto.

Me gusta la flor de mi séquito.

Esto ya el resto a mano porque...

Espérate que todavía...

Mira a ver esto.

¿Qué tal vas?

Me has dicho que te adjuntara esto aquí,

ahora a ver cómo lo puedes acoplar

para aunque sea presentarlo así hilvanado, ponerlo con alfileres.

La máquina de coser tú no te acuerdas de cogerla, ¿no?

Es que eso... tenemos un problemas porque...

Ya.

Entre eso y...

Además esa máquina de coser...

Yo tenía de las antiguas, ¿sabes?

Ya.

Hubiese sido perfecto que hubiésemos traído

la Singer esta de hierro. -De pedal, de pedal.

Claro, de pedal. -Tengo una en mi casa.

Pues mira.

En cualquier caso, podemos buscar algo más manual.

¿No?

En otro programa, me pones a hacer bolillos como las señoras de pueblo.

Pues mira, para el próximo vestido, pedimos un poco de bolillo.

Claro.

¡Ay, que ya he terminado el bajo, Rossy!

-No me lo puedo creer. -Yo tampoco.

¡Ay, que he terminado el bajo!

-Hala, venga, vamos a vestirla y hacemos todo esto ahí.

¿Quieres que lo pongamos en el maniquí?

Sí, yo estoy loca por verla puesta ya.

Eso es lo que a mí me excita, verla puesta.

Vale, yo creo que podemos coser ya el cinturón.

¿Tú te montas el cinturón? -Sí.

Yo me monto la otra manga que me falta

y la pasamanería de arriba.

-Con la pasamanería

y con el tul ese o el bordado o como se diga,

yo creo que va a quedar mejor.

(LLUIS) A ver, ¿tienes esa mano?

Sí, sí, yo la tengo ya calzada. -Espera, que le...

-Hala, vamos.

Qué ganas tenía de verla vestida.

Estoy deseando que acabe ya el tiempo porque no me va a dar

para hacer la cola

y mi martirio chino

se dilata en el tiempo. -Tranquilo.

Luego la manga ni de coña me va a dar tiempo,

esta está con alfileres.

Cogerla abullonada con alfileres y ya está.

Ya, pero es que esto es una final,

entonces aquí te piden un poco más...

Ya, bueno, pero qué vas a hacer.

Aprendices,

invitados,

una gran prueba para una gran final.

¡Quedan 15 minutos para que termine la prueba!

(LORENA) ¡Ay, 15 minutos! ¡Ah!

¡Qué nervios!

Voy a finiquitar la cola, la parte de atrás.

Venga, chavalote, que lo consigues.

Está cosiendo sin hilo, o sea, genial.

Está cosiendo sin hilo.

No hay canilla.

Rappel, dame tus joyas, dame el oro

y dame los brillantes que si no me vas a coser,

por lo menos, que me lleve un pedrusco.

¿No te parece? Es que vamos...

Lo estamos haciendo genial, la verdad.

Lo tenemos montado.

(LLUIS) ¡Venga, va!

¿Cómo vais?

(LORENA) ¡Perfecto! ¡Vamos perfecto!

Ponle el cinturón y ya ponemos lo que nos queda de volantes

donde podamos y ya está.

Tienes que montar la blonda o me monto yo la blonda

y tú me subes todo ese tul por dentro con dos puntadas.

A ver, ¿le tengo que dar las puntadas arriba?

-No, eso va por dentro. -Espera, esto hay que hacerlo mejor.

Un segundo porque se ve un montón.

Aprendices, estas 10 semanas se nos han pasado volando,

pero mucho más rápido se nos van a pasar los últimos...

¡cinco minutos de la prueba!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Vamos, Gabriel!

¡Señor! ¡Vamos!

Cinco minutos. -Deja eso así.

Pon este drapeado bonito tú que sabes cómo lo has hecho.

¿Cómo lo veis?

Porque ya son cinco minutos, es para rematar.

¿Qué estás viendo?

Yo estoy más nerviosa que ellos, te lo tengo que decir.

Hoy estoy superorgullosa

del Gabriel que hemos tenido en esta prueba.

Rappel que nos ha encantado tenerlo,

es verdad que ha estado ahí, no ha trabajado al mismo nivel

o con la misma fuerza que puede tener Lorena o Rossy,

pero Gabriel... Tiene otra edad.

Por eso mismo, pero Gabriel ha sido supergeneroso con él,

ha estado encantador y, sobre todo, ha sido muy trabajador.

No ha levantado la cabeza de la máquina,

está dejándoselo todo

y hoy te tengo que decir,

si a alguno me lo tuviese que llevar a mi taller,

sería Gabriel por esa actitud. Fíjate, ¿eh?

A mí lo que más me gusta en esta vida es la gente luchadora.

Ya lo tienes.

Es coser y cantar, hombre.

Bueno, la frase coser y cantar ha hecho mucho daño

porque nunca es coser y cantar.

Me alegro, María, que te quieras llevar a Gabriel

porque yo me voy a llevar a Lluis. ¡Anda!

Entonces... ¡Mi bebé de la costura!

A ver si ahora os vais a pelear por Lluis.

¿Qué ha pasado con Lluis? No, yo me llevo a mi Yelimar.

Todo este tul mételo por dentro,

le haces dos puntadas atrás y ya está

y yo le monto la blonda del escote.

Flores nunca son pocas. Estará Palomo contento de flores.

Tenemos aquí el jardín de su tía Bernarda.

(ROSSY) ¿Cómo vais por ahí? (LORENA) ¡Estamos escondidas!

Vale, espera. -¿Puedes? ¿Lo viste?

Sí, pero...

En este instante, a Lorena la hemos perdido.

¡Adiós, Lorena!

(LORENA) ¡Estoy aquí debajo!

¡Lorena, manifiéstate!

¡Si estás viva, mueve la pierna, por favor!

¡Ah! ¡Ah!

¡Muy bien! ¡Muy bien, Lorena!

¡Con faldas y a lo loco!

Aunque no está cerrada la parte de abajo,

voy a cerrarlo con alfileres aunque sea.

Claro.

(YELIMAR) Lorena, ¿lo has cosido?

(LORENA) Me faltan dos puntadas, pero por la parte de delante.

Tengo los laterales y la parte de detrás.

-Lo importante es que no se descuelgue.

-No, no, no se va a descolgar.

-La plumita de pestañas.

-¿Así? Qué buena idea.

(Lluis RÍE)

-Esto nos va a quedar...

-Nos va a quedar guapísima.

Qué bien has hecho en elegirme.

-¡Madre mía! Y a ti que te ha encantado conocerme.

Dos personas que no se conocen

el "feeling" que pueden tener. -Sí.

Toma. Te voy dando.

Pensé que no lo iba a decir nunca.

¡Último minuto y entregamos esa bata blanca!

¡Último minuto! ¡Vamos!

¡Venga, Yelimar!

¡Venga, Gabriel!

# ¡Gabriel! ¡Gabriel!

# ¡Yelimar! ¡Yelimar! # (LORENA) ¡No la despistéis!

# ¡Gabriel! ¡Gabriel! # ¡Qué nervios!

# ¡Gabriel! #

Un segundo, Rappel, déjame, un segundo.

No, no, cosido está.

(LLUIS) ¡Ay, mi Lola!

(RÍE)

Lo hemos pasado muy bien. -Eso sí.

Qué momento más emocionante. Ya estamos a punto.

¿Vamos? Venga.

Aprendices, últimos 10, 9...

(TODOS) ...8, 7, 6..., -Déjame un segundo, "porfa".

(TODOS) ...5, 4, 3,

2, 1...

¡Tiempo!

¡Uh!

(Aplausos)

Qué parejón, ¿eh?

¡Lluis! -¡Bueno!

¡Ah!

Bueno, respira.

¡Ah!

Respira.

La verdad es que yo esta tarde

creo que he engordado un poquito. -¿Ah, sí?

Sí, de satisfacción. -Ah, vale, eso sí

porque yo aquí he perdido siete kilos, Rappel.

Lo has hecho muy bien, chico. -Gracias, Rappel.

-El programa me ha encantado.

Que cuenten conmigo para otra que se haga...

Vamos, aquí estoy, me encantará porque lo he pasado muy bien.

(Música instrumental)

Quiero deciros a los tres

que esta prueba siempre es muy complicada,

es larga, muy costosa,

a veces no sale todo lo bien que quieren los aprendices,

pero hoy realmente había una energía aquí muy bonita

y se ha notado, ellos han estado felices cosiendo

más allá del estrés

y bueno, y más allá del resultado que ahora dirán los jueces,

pero vamos, que estamos encantados

porque no nos hemos equivocado al seleccionaros.

(Aplausos)

Porque habéis sido, de verdad, de los mejores invitados

de "Maestros de la costura". Muchas gracias.

Ha sido grandioso teneros aquí. Gracias.

Lo único que podemos haceros es daros un aplauso gigante

como los que recibís cada uno de vosotros en vuestros trabajos

porque sois lo mejor de lo mejor. ¡Ay, qué bonito!

¡Un abrazo muy fuerte

y volved siempre a "Maestros de la costura"!

Gracias, Lorena. ¡Adiós!

Rossy, mi amor, Rappel. Muchas gracias.

¿Y nos vamos sin saber nada?

No, luego te llamo, luego te llamo, Rossy.

Rossy, ahora te lo contamos. Luego te llamo.

(LLUIS) Que Palomo vaya a evaluar mi vestido cuando es su vestido,

me mete presión,

pero a la vez, me hace muy feliz

porque quién mejor será él

para animarme y para decirme lo bueno, lo malo

y para sacar lo mejor de esta valoración.

Hemos pasado 10 semanas juntos

y habéis superado 29 retos junto a nosotros

en "Maestros de la costura". 29.

¿Cómo os sentís ahora?

Yo emocionado, no me esperaba llegar hasta aquí.

La verdad que me he divertido mucho, no contaba con divertirme así.

Yo creo que hacía un montón de años

que no vivía algo con tanta ilusión como esto

y ha sido muy bonito.

Para nosotros también ha sido especial tenerte, te lo aseguro.

Yelimar, ¿tú cómo te sientes?

Pues yo puedo decir

que en este punto me siento afortunada

de haber tenido la oportunidad de haber vivido esta experiencia

y, sobre todo, que me hayan dado la oportunidad de estar acá.

Gabriel, ¿tú cómo te sientes?

Pues estoy emocionado la verdad y agradecido.

Como Lina Morgan.

Esperaba irme antes y...

y poco más puedo decir

porque estoy un poco... que no puedo hablar mucho.

¿Por qué?

Y mira que yo hablo, pero es que...

¿Por qué?

No porque hoy tengo un cúmulo de muchas sensaciones.

Vine diciendo que no me quería implicar emocionalmente

porque era una competición

y he hecho todo lo contrario

y entré pensando unas cosas y me voy pensando en otras

y me alegro de haber pasado por aquí,

de formar parte de la familia de "Maestros de la costura"

y nada, me voy agradecido totalmente.

En esta prueba,

os han pedido cariño y amor a la hora de hacer esas prendas

y ese amor está, lo vais a ver en los vestidos.

Vamos.

(Joseph Trapanese "Tony and Joe")

(LLUIS) Es el tuyo, Gabriel.

Qué bonito se ve, mira. (YELIMAR) Ya.

Mira, puesto se ve superbonito.

Hombre, es que dice mucho puesto.

¡Oye, oye!

¡Qué guay!

¡Bueno!

Madre mía, qué lindo.

No tiene manga, ¿eh? -No.

La chica se ha dejado las mangas en casa.

("Lakmé, Act I: Flower Duet")

¡Ay! Mira el mío. (LLUIS) ¡Guau!

Pues puesto se ve superbonito, Yelimar.

¡Parece que es case de verdad!

Como si se casara nuestra prima.

¡Ah!

¡No me puedo creer que sea mi vestido!

¡Mira cómo se ve!

(GABRIEL) Se ve genial, tía.

(YELIMAR) ¡Qué hermoso, por Dios! (LLUIS) Se ve superbonito.

¡Guau, Yelimar! ¡Guau!

¡Un vestido de novia!

Ahora ya sale el mío.

(Canción "Valzer dei fiori")

¡Bueno, qué bonito!

¡Bueno, bueno!

¡Guau!

Qué guapa.

¡Bien!

¡Ha quedado increíble!

Qué bonitos.

A ver, aprendices, ¿es para estar emocionada o no?

Completamente. -Muy emocionada.

Estoy sin palabras, te lo juro.

Me ha emocionado muchísimo ver a la modelo desfilar mi vestido.

Es como que no te lo crees. -Es un traje de novia.

Está entrando una novia,

no está entrando tu tía de Móstoles con una falda que le has hecho.

Gabriel, ¿no te emociona ver tu vestido desfilar?

Sí, me emociona, pero me hubiese gustado

rendirle un homenaje más digno a María, la verdad.

Es así como un poquito la espinita que tengo, ¿no?

A ver, Gabriel, perdóname, hace 10 semanas,

¿tú te imaginabas presentando un vestido de novia...

Para nada. ...con 220 minutos

viendo a la modelo desfilar? En absoluto.

Yo tampoco. -Para nada.

A mí hace seis semanas me dicen

que vas a replicar ese vestido de novia

y me juego una mano a que eso no puede suceder jamás.

Yo también hubiese apostado en mi contra.

Pues, Gabriel, quítate esa espinita,

déjate de rendirme homenaje

porque me has rendido el mayor homenaje que me podías ofrecer hoy

que es verte trabajar y el resultado que has tenido

con este vestido tan complicado que te ha tocado.

Gracias, María. Te lo digo de verdad,

quítate esa espinita y por favor te pido

que lo disfrutes conmigo porque no lo quiero disfrutar sola.

Por supuesto, gracias, María.

A ver, Lorenzo, ¿tú qué has sentido?

Pues mira, yo llevo callado un rato

porque me cuesta encontrar las palabras.

Me he quedado así porque estoy emocionado.

Pensar que hace 10 semanas

entraron pues estos tres muchachos

y en fin, pues encontrarme con estas tres reproducciones,

pues solo puedo decir gracias.

A vosotros.

Yo me sumo a la emoción de Caprile

y encontrarnos en una final con tres aprendices como vosotros

es lo que da valor a nuestro trabajo

y al esfuerzo que hacemos los tres de salir de nuestros talleres

para estar aquí y de verdad,

nos habéis regalado una temporada maravillosa

de costura, de emociones, de pasión

y, sobre todo, una final inolvidable para nosotros tres.

Bueno, me quito el sombrero, chapó porque de verdad os digo

que es un logro tremendo

y que tenéis mi admiración más sincera

y que gracias, gracias, gracias por esta final,

que estoy muy emocionado y muy feliz.

Gracias.

Para mí sois los tres ganadores, me consta que para ellos también,

pero solamente hay una bata blanca.

Ancor necesita un rival.

Voy a empezar yo, Raquel, con Gabriel.

Iveta, por favor, ¿puedes acercarte?

Gabriel, obviamente, tiene sus fallos,

pero ¿sabes lo único que me sale

y lo único que quiero en este momento?

Aplaudir.

Muchas gracias.

O sea, Gabriel,

ten que decirte que has hecho un trabajo espectacular.

Este era un vestido muy complicado.

Mis compañeros saben y no te voy a engañar,

para que te quedes tranquilo, que llevo meses pensando

y trabajando esta manga. Obsesionada.

Me parece increíble

que hayas conseguido entender e interpretar esto

en 220 minutos.

Es para estar muy, muy orgulloso, de verdad te lo digo.

Gracias, María, te lo agradezco. De verdad.

Ver cómo has trabajado. No has levantado la cabeza de ahí.

Te has hecho fuerte.

Si no has tenido la ayuda que considerabas necesaria,

no te ha molestado y en vez de enfadarte o disgustarte,

te has concentrado aún más en tu trabajo.

Has hecho un trabajo espectacular. Gracias, María.

Quiero que te quedes con eso.

Ahora te voy a decir las cosas que quiero que aprendas.

Sí, por supuesto.

Porque estoy segura

que este vestido con tres horitas más eres capaz de solucionarlo.

Tienes que fijarte

que tú has cogido el tejido con el derecho o revés

y yo lo trabajé por la parte satinada.

Quieras o no, le da una calidad diferente al tejido.

El cuello está sin terminar. Sí.

Y luego, te has centrado tanto en las mangas

que la cola está sin acabar.

Esa cola tiene mucho trabajo también.

Con este vestido, estas dos mangas, 20-25 minutos más,

te digo que cuando ves entrar a la novia,

no te lo crees ni tú, Gabriel.

Pues gracias, María.

Voy a recordar este día con muchísimo cariño

porque además para mí, el valor es la gente luchadora

y como te he visto luchar hoy es lo que quiero en mi taller

y en mi equipo o sea que de verdad, gracias

y lo voy a recordar siempre.

Gracias, María, muchas gracias. Gracias a ti.

Ahora sí, Gabriel, con todo el dolor de mi corazón,

créeme, tengo que decirte

que con este trabajo,

no puedes ganar esa bata de finalista

para pasar al duelo final. Lo entiendo totalmente.

Muchas gracias.

¿Cómo te sientes siendo el cuarto clasificado?

Superbién porque además, estoy superorgulloso,

tengo que decirlo, no solamente de aprender de los mejores,

que me gusta aprender de los mejores,

sino competir contra los mejores

y Lluis y Yelimar son dos hachas brutales

y no hay mayor privilegio

que compartir espacio con gente así.

Mi sueño empieza

al finalizar "Maestros de la costura".

Esto ha sido una previa, un calentamiento,

pero lo bueno viene ahora.

Yelimar, prepárate.

Es tu turno, bueno, nuestro turno.

Tengo que confesarte

un poco una mentirijilla. ¿Cuál?

Que este vestido de sencillo tenía poco.

Ya, no, no, ya lo sé.

Es un Caprile, hombre. ¿A quién querías engañar?

Hombre, no.

Y es un auténtico trasatlántico, portaviones...

Es el Titanic en toda regla. Es un pedazo de vestido.

Con lo complicado que era, el resultado es increíble.

Por un lado, tienes un cuerpo tipo corsetería,

todo emballenado, con un montón de piezas.

Sí, eran muchísimas piezas.

Y el drapaeado está muy bien adaptado

y la falda, pues qué decirte si es que es capa tras capa

tras capa tras capa...

Me la cosió Lorena.

Todo para lograr este efecto polisón

que no es nada fácil manejar... Qué bello.

...todos estos metros de tela,

todo este volumen...

¿Qué falta?

Pues en la espalda, ya ahí se notaban las prisas,

me falta un poco el remate..., Ya, sí.

...pulir el drapeado,

todos los botoncitos

y ya para algo que era para nota, para nota,

entretenerse en la delicadeza

de esos toques de luz. Sí, sí, claro.

Para las fotos, que tú llevabas algo así en tu boda.

¿A que sí?

El mío es verdad que tenía mucho canutillo y mucho brillo,

pero que lo hice en más tiempo también.

Bueno, que faltan los botones, falta un poquito de brillo.

No has hecho los bolsillos, bueno.

Y luego, me ha encantado el equipo maravilloso

que has formado con Lorena. A mí también.

Habéis funcionado fenomenal.

Yo te quiero dar las gracias

por este vestido maravilloso que has presentado,

pero también te quiero dar las gracias

por la lección que nos has dado y nos estás dando todos los días

en este programa. Me vas a hacer llorar.

Gracias a ti por tu capacidad de trabajo,

por tu capacidad de superación,

por esa vida tan valiente

que ha tenido que aprender desde cero

algo tan fundamental como es el caminar

y de verdad, sigue caminando

porque tienes un futuro maravilloso por delante

y nos has ayudado a través de "Maestros de la costura"

a mandar un mensaje maravilloso,

que querer es poder

y que incluso ante la desgracia más espantosa,

siempre hay una esperanza y siempre se puede seguir adelante.

Un abrazo.

Muchas gracias.

Lo has hecho fenomenal, ¿vale?

Qué bonito.

Para mí, es un honor sin duda

que un maestro como Caprile se haya involucrado tanto conmigo

y que le agradezco mucho

que me haya abierto las puertas de su corazón

porque aunque parezca que es un poco ogro,

yo creo que de ogro no tiene nada,

es una persona que se ve que es superhumilde,

que es su supercercana

y me han encantado las cosas que me ha dicho

porque sé que le han salido del corazón.

Vamos con Palomo.

Qué bonito.

Yo estoy que se me cae la baba hoy.

(Risas)

Yo miro este vestido y digo:

"Si me lo llevo a Posadas y lo cuelgo allí,

el equipo tardaría días y días

sin darse cuenta de que no es el original".

Estoy seguro.

Es una réplica genial.

El cuello es verdad

que lo habéis reinterpretado un poquito, ¿no?

Habéis puesto las plumas un poco... Porque no nos daba tiempo.

...de la forma que habéis querido, lo que os ha dado tiempo,

pero no lo critico porque veo que funciona perfectamente,

el efecto lo tiene igual.

Lo bien que está cortado,

lo bien que está trabajada esta falda gigante,

el detalle de que esté repulgado. Es muy "heavy".

Porque el bajo tendrá 10 metros. Es muy fuerte.

Yo también creía que no llegaría.

Créeme.

Luego este drapeado del delantero

que lo has hecho con una delicadeza preciosa.

Que no todos los drapeados aquí quedan bonitos

y ella está guapísima.

La espalda que la has resuelto muy bien con una cremallera.

Quitando el detallito de los botones de la espalda

y la verdad es que no le encuentro más defectos a este vestido.

Está precioso y qué te voy a decir,

que estoy muy orgulloso y que se me cae la baba hoy.

Llegar hasta aquí a mí me ha llenado mucho

y esto va a marcar un antes y un después

y va a ser algo que va a quedar en mi cabeza

y va a alegrar muchos días de mi vida.

Bueno, aprendices, nos encantaría entregaros dos batas

porque los dos os las habéis ganado,

pero las normas son las normas.

El aprendiz ganador de esta prueba

y, por tanto,

segundo duelista

de esta cuarta temporada de "Maestros de la costura"...

es...

Lluis.

¡Oh!

Bueno, el tercero está bien también, ¿no?

Que seas tercera está bien, ¿no? -Sí, sí, sí.

Bueno, mira, yo estoy superorgullosa

de haber quedado en el tercer lugar de "Maestros de la costura".

Me quedo con todo lo que he aprendido

porque realmente me quedo

con esa grandiosa oportunidad que he tenido

y que he vivido durante 10 semanas

que yo no me esperaba estar en 10 semanas

y para mí, yo ya soy ganadora.

Lluis, hasta en la final estás con Ancor.

Mira. Estás con Ancor en la final.

Al final, me hago socio ya.

Bueno, Lluis, ¿no quieres ponerte la bata?

¡Sí, hombre, vamos a hacer los honores!

Yo sé que a Lluis le emociona lo de la bata.

¡Eh! Lo de la bata sí, ¿eh?

Pues sí. Yo sé que esto te emociona.

Yo sé que esto te emociona, Lluis. ¡Guau!

¡Guau!

(Aplausos)

Estoy muy orgulloso de ti. Gracias.

¡Eh!

Lo has hecho muy bien. ¿Sí?

Ánimo. Bueno.

Gracias. Quiero un abrazo.

Yo lo iba a hacer ahora cuando acabase.

¿Estás contento?

Hombre, pues sí, tú dirás.

¿Estás contento, no? ¡Llevo bata!

Soy farmacéutico.

Eres... Sí.

¡Bua! Estoy supercontento, no me esperaba para nada

llegar a duelista,

sí que es algo que una vez llegado al final, lo tenía supersoñado,

pero lo veía difícil después de ver el nivel de mis compañeros

y bueno, es que estoy flipando, de verdad que estoy flipando.

Es ya la cuarta temporada

y no quiero volver a emocionarme,

pero creo que ha sido la prueba final más bonita...

Sin duda. ...sin duda alguna

de la historia de "Maestros". Sin duda.

Que muchas gracias por estas horas que nos habéis hecho vivir

además con nuestros vestidos

que ya forman parte también de vosotros

y de vuestra vida. Sí.

Así que gracias.

Eso ya es un premio, tenéis un vestido en común con ellos,

pero hay más premios para tercera y cuarto clasificado

que vais a recibir Eometric,

el revolucionario método de patronaje unisex

creado por el maestro patronista y diseñador Estanislao

que se enseña en formato "workshop" de cinco días

en su prestigioso centro de formación de Barcelona

y además, queremos que os llevéis vuestra máquina de coser.

Muchas gracias. -Muchas gracias.

Yelimar, Gabriel, mil gracias por habernos dado esta prueba.

Lluis, estás a un paso de convertirte en el ganador,

pero eso tendrá que ser venciendo a Ancor.

(Murray Gold "Market day")

Después de dos pruebas tan emocionantes como reñidas,

Lluis y Ancor se lo juegan todo en este reto final, el definitivo.

Solo un nombre quedará bordado con letras de oro

en la historia de este programa.

Bienvenidos al gran duelo final

de la cuarta temporada de "Maestros de la costura".

Es un momento muy especial. Contadme cómo estáis.

Felices. Superemocionados.

Emocionadísimos

y, Raquel, estamos preparadísimos

para vivir una final de una noche superemocionante.

Y para broche final,

este espectacular traje rosa

de Valentino, de su alta costura

que nos lo ha cedido para la ocasión una de sus musas

que además es española

y hablamos de Rosario Nadal.

Yo quiero darle las gracias a Rosario,

pero también a tantos coleccionistas

que nos permiten tener piezas únicas en "Maestros de la costura"

y por supuesto, a todos los diseñadores españoles

que ya sabéis que lo que más me gusta del mundo

es llevar diseño español. Nacional.

Pero vamos a hablar un poquito de cómo vais vosotros, ¿eh?

Porque menudos lookazos, María, ese rojo.

La verdad... Está guapísima.

Hoy tengo que decir a todos que estoy superfeliz

porque este es mi primer Caprile.

Bueno. ¡Ah!

¡Ha llegado el día! Perdona.

Ya era hora. Al césar lo que es del césar.

Caprile porque se ha hecho en el taller,

pero es un homenaje al maestro Valentino.

Bueno, lo que quieras. Y es uno de sus modelos

de finales de los 70, primeros de los 80

y Palomo no hace falta decir que viene vestido de sí mismo.

Bueno, la capa es mía, este traje me lo han hecho los Tom Black

que son unos asesores maravillosos

y esta capa es una pieza mía de mis favoritas

y de las que mejores recuerdos tengo.

Bueno, ¿y qué decimos de nuestro Caprile?

Vaya trajazo, Caprile.

Hablando de sastres, a mí me ha vestido Joaquín Prats

con este tres piezas así... Espectacular.

...de poderoso. Caprile, esta temporada sí que sí

sales de aquí con novio. ¿Tú crees?

¡Hombre! Bueno, María, a ver si yo también.

O con varios. Yo espero que también, ¿eh?

Espérate un poquito

que esta temporada le toca a Caprile.

¿Tenéis ganas de que entren los duelistas?

Estamos deseando. ¿Vamos con el primero?

Vamos a hacer las presentaciones

como merece un gran duelo final. Por favor.

Tiene 28 años y viene de Valencia.

Es un enamorado y coleccionista de la moda de los años 50.

Que entre Ancor Montaner.

(Canción "Main title")

¡Uh!

(Aplausos)

¡Qué guapo!

¡Ay, qué ilusión! ¡Ancor!

¡Bienvenido!

Qué guapos vais.

Madre mía, yo vengo a este gran duelo

lleno de energía, de ilusión

y bueno, a ver qué va a pasar porque tengo muchas ganas ya

de ponerme a coser y que veáis el resultado.

Te veo tranquilo. ¿Te veo tranquilo?

Me estoy obligando a estar tranquilo

porque si no, me pongo a pegar gritos.

¡Ah! Pega un grito antes de empezar.

Podrías, todo lo que quieras. No, a ver si pierdo la energía.

Estoy guardándola para ahora corriendo a coser.Ç

Ancor, menos mal que tu mujer ha creído muchísimo en ti.

Sí. Fue ella la que te apuntó

porque a ti te ha costado un poquito más creértelo realmente.

Sí. Menos mal que es cierto

que has disfrutado y que has crecido en cada prueba.

Yo creo que lo mejor es que puedas ver lo bien que te lo has pasado.

(John Newman "Love me again")

¡Ah!

¿Por qué estás tan nervioso?

Es que he sido un fan incondicional de vosotros

y no me creo teneros delante.

Me va a dar un colapso.

Bueno, Ancor, te tengo que decir que has hecho una muy buena prenda.

Es chic, es elegante, es sofisticada...

Yo creo que lo vamos a tener que llamar

el pequeño Saint Laurent.

Es precioso, cariño.

Sin palabras.

¡Guau!

¡Ay!Es que no me lo creo, de verdad, esto es mentira.

Ancor, esta prenda no está a tu altura.

El aprendiz que no continúa es Ancor.

¡Ah!

Es un sueño que bueno, se acabó,

pero bueno, continuará de otra manera.

¡Ay!

¡Bienvenidos a la repesca!

¡Esperad, que falto yo!

(RÍE)

¡Ancor, pero qué bonito, por favor!

"I'm back".

¡Ay!

El mejor trabajo de esta prueba...

¡Uh!

...es el de Ancor.

Me he inspirado en un vestido

que a mi mujer le haría ilusión que le hiciese.

¡Ana, la mujer de Ancor!

¡Ay!

Mi musa, mi alegría, mi compañera...

No sé, mi fuente de inspiración.

Tengo mucha seguridad ahora mismo en mí

que es algo que no tenía antes de entrar en el programa.

Me gustaría personalmente darte las gracias

porque hoy nos has demostrado las ganas que tienes de aprender.

Primer contrincante del duelo final

de "Maestros de la costura"

es Ancor.

¡Toma!

(Aplausos)

¡Ah!

Enhorabuena, Ancor. Gracias.

¡Ah!

Aún recuerdo la cara de sorpresa de todos

cuando fuiste expulsado en el programa cuatro.

Exacto.

Ancor, aparte de tu mujer Ana,

¿quién es la persona que más ha confiado en ti?

Bueno, toda mi familia, pero bueno, mis padres,

pero bueno, mención especial a mis abuelos.

Mis abuelos son mis ángeles de la guarda.

Ancor, eres el único aprendiz repescado

que ha conseguido llegar a la final de este programa.

¿Estás dispuesto a seguir haciendo historia y ganar la final?

Yo por mí que sí, ahora a ver qué pasa,

pero vamos, yo lo voy a dar todo.

Es que tengo un contrincante muy fuerte, a ver qué pasa.

Va a ser una final muy reñida

porque tienes un auténtico rival a tu altura.

Tiene 26 años

y es natural de Vilasar de Mar.

Ha estudiado moda y patronaje

y tiene un modesto taller

que quiere situar en el panorama nacional.

Vamos a recibir a Lluis Mengual.

(Música instrumental)

(Aplausos)

¡Uh!

¡Ay, qué mono! ¡Guapo!

¡Bravo!

¡Eh!

Vente para acá, que te vas directo.

¿Qué tal? Qué guapa, ¿no?

A ver, al taller entro asustadísimo.

Entro que no sé dónde tengo el corazón ni dónde tengo el pecho

ni el estómago, creo que se me ha hecho una bola

y soy yo una bola entera.

Lluis, me hace muchísima ilusión recordar

que te daba igual estar aquí,

te daba igual irte, quisiste marcharte...

Me quise ir. ...cuando se fue Fermín

y ahora, Lluis, quieres ganar.

Ahora quiero ganar, claro que sí.

Por...

Por...

No se puede decir.

(RÍE)

Por lo que sea. No, pues por el mérito, ¿no?

Por la ilusión. Sí, sí.

A ver. Lo que tenemos claro

es que tú, Lluis Mengual, ha sido un mar picadísimo

en "Maestros de la costura".

Es que vengo del mar. Claro.

(The Weeknd "Blinding lights")

Es más valiente empezar de cero,

saber que todo lo que tienes es tuyo,

que lo has hecho nacer tú, ¿no?

Es increíble el traje que has confeccionado

en menos de 90 minutos.

Este primer puesto es para ti.

Felicidades.

(Aplausos)

Lo que se ve a simple vista es que hay un gran trabajo, Lluis.

Enhorabuena. Gracias, Palomo.

¡Ah!

¡Que te lo quitan todo!

¡Ah! ¡Lo sabía!

# Tenemos derechos, # luchamos por ello. #

Traje bonito.

"Tlaje" muy bonito, "glacias", María.

Qué impresionante.

Estoy contentísima.

¡Por favor!

Pero ¡qué momentazo!

Aquí no pongas más alfileres, venga. -Ay, Lluis.

Aquí, pata.

Hemos pasado de la tieta que va a la boda

a la tieta que va al estreno en un Lyceum.

A mí, te diré que esta versión de la tieta malvada...

Tieta ya ha ido a la playa, hemos tenido a la tieta trans,

hemos tenido a la tieta en coche,

a la tieta volando... Estás creciendo muchísimo,

te pido por favor que sigas así y de aquí, para arriba.

Si al final lo consigo en la vida,

siempre me quedará ese orgullo de decir:

"Esto lo he hecho nacer yo".

Sois ya los finalistas

de "Maestros de la costura".

¡Bien! -¡Toma ya!

(LLUIS) Cuando entré, sí que estaba más asustado, un poco más perdido

y digo, ¿qué hago yo siempre que tengo miedo?

Yo me refugio en mi madre.

Loles, la madre de Lluis.

(Aplausos)

¡Ah!

Ha cambiado nuestra percepción de ti viendo este trabajo.

Quiero darte la enhorabuena a ti, Lluis.

Yo miro este vestido y digo:

"Si me lo llevo a Posadas y lo cuelgo allí,

el equipo tardaría días en darse cuenta de que no es el original".

El segundo duelista es... Lluis.

¡Oh!

Felicidades.

Enhorabuena, lo has hecho muy bien.

Bueno, Lluis, ¿cómo te sientes al verte en el duelo final?

Es que... verdaderamente,

es como si fuéramos los protagonistas de la película.

Sí. O sea, hemos venido a un programa,

hemos ido avanzando en el programa

y hemos llegado tú y yo

así que es como si fuéramos los protagonistas de la película.

Sin quererlo ni beberlo y ahora para arriba, ahora para abajo

y de golpe, estamos aquí.

Fíjate, con una alfombra roja.

Lluis, ¿por qué crees que tú has llegado a la final?

Mira, a veces es el esfuerzo

y el cariño que le pones

y a veces también te acompaña un poco el azar y la suerte

que en la vida, al final, las energías están

y hay veces que las cosas fluyen.

Lluis, ¿qué significaría para ti ganar esta final?

Sería demostrármelo a mí mismo,

demostrárselo a esa gente que ha podido confiar en mí,

demostrároslo a vosotros

y bueno, y también pues a veces, mira, a mi padre que siempre me dice

como que no es suficiente y le digo: "Pero es que intento esto y lo otro"

y me dice: "Pues ya ves que no es suficiente,

ya ves que no es suficiente"

y digo, imagínate que gano y le digo:

"No sé si fuera será suficiente,

pero aquí he llegado al tope de suficiencia".

Yo creo que con estar aquí ya le has demostrado a tu padre

lo muchísimo que vales.

Yo creo que estando aquí ya nos podemos sentir ganadores.

Claro que sí. ¡Ay, Lluis! ¡Ay, mis chicos!

Un abrazo.

(LLUIS) De verdad que no me esperaba llegar a este punto.

Hemos luchado entre mucha gente.

Hemos pasado muchas pruebas, hemos pasado mucho riesgo

y llegar hasta aquí es guau, guau, guau.

Es un momento muy especial y somos muy conscientes los cuatro

de que necesitáis y os va a venir muy bien

un apoyo extra.

Que entren, por favor,

Ana, Ancor Junior, Guayarmina y Daniel.

¡Huy! Mi hermano y todo.

Mujer, hijo, hermano y madre de Ancor.

¡Ay! Puedo ir, ¿no?

Hombre, claro. ¡Por favor!

¡Ay, qué guay! Hola, ¿qué tal?

-Hola, mucho gusto.

-¡Ay, Daniel! Tú aquí y todo.

¡Ay! Un besito.

El bebé es un muñeco.

¡Ay, por favor!

¡Madre mía! Daniel, tú aquí.

Hola, Ana.

¡Ay, mamá! -¿Qué tal?

¡Ay, mi hijo!

Ver a mi familia en el duelo final, o sea,

guau, es como la mañana de Reyes que te hace muchísima ilusión

encontrarte los regalos,

pues ha sido un regalo que esté mi familia.

Bueno, mi hijo, por favor, o sea, es que no lo puedo querer más

y es monísimo.

¿Y dónde está papá, Ancor?

Papá ahí.

¡Ay, qué mono, Dios mío! ¡Ay, qué mono, por favor!

Bienvenidos.

Mil gracias por estar con nosotros

en este duelo final de "Maestros de la costura".

Ana, tú eres culpable de que Ancor esté aquí

porque fuiste tú quien le apuntó al casting.

¿Qué significa para ti que él haya llegado a la final?

¡Uf! Pues, sobre todo, la satisfacción de ver

que por fin va a creerse lo bueno que es

porque no había forma de que se lo creyera.

Entonces espero que pueda darse cuenta de lo mucho que vale.

Guayarmina, ¿qué pensasteis

cuando Ancor os dijo que quería dedicarse a la costura?

No tuve ninguna duda de que podía serlo.

Siempre todo lo que se ha planteado, todo lo que ha empezado

es que ha sido capaz de hacerlo.

Daniel, ¿te ha sorprendido

que tu hermano mayor haya llegado a la final?

Pues me ha sorprendido, pero a la vez me lo esperaba.

Le he visto todos estos años trabajar muy duro

y yo sabía que iba a llegar hasta el final

por su esfuerzo y dedicación.

Bueno, nos encanta que hayáis venido,

una de nuestras partes favoritas de todos los duelos finales

es poder vivir esto con los familiares.

Que entren Loles, Lola,

Luis y Claustre

que son madre, abuela, padre

¡y la tieta en el taller de "Maestros de la costura"!

¡La tieta!

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Estoy guapa? -Claro que lo estás.

¡Ay, la tieta! Hola.

Qué ganas de conocerla. A todos.

Claustre, ven que te ayudo.

Bueno, mira.

¡Hola, tieta!

¡Bueno, bueno, momento de la tieta, por favor!

Me he quedado alucinado, cuando veo que entra mi familia

y han traído a la tieta que no me lo esperaba

porque tiene 90 años. ¿Cómo me iba a esperar que iban a traerla?

Ha sido una pasada.

Me vas a permitir que haga una mención especial

a la presencia...

Claustre, tú no eres consciente... No.

...de lo que ha significado la tieta como símbolo

en la cuarta temporada de "Maestros de la costura".

Os lo agradezco. ¿Qué es Lluis para ti?

Madre mía, es todo, es como si fuera un hijo para mí

o sea que yo lo quiero muchísimo.

Y él a ti, ¿eh? Que te menciona muchísimo.

Y a otra persona que teníamos muchísimas ganas de conocer

es a tu padre, a Luis.

Yo creo que no tenías demasiado claro

que Lluis viniese a "Maestros de la costura"

y llegara tan lejos.

La verdad es que no.

Cuéntanos. La verdad es que no.

No lo tenía claro, claro,

pero lo he apoyado desde el primer momento

y si es su ilusión, le apoyaremos 100 % la familia que para eso está.

Me devolvía a casa la primera semana.

¿De verdad? -Bueno...

Me compré ropa y todo para ir con todos los calzoncillos iguales

y me dice: "No sé para qué compras tanto

si vas a volver en una semana". -Bueno.

Loles, está claro que Lluis consigue siempre lo que se propone,

pero si echas la vista atrás,

¿en qué momento te diste cuenta que Lluis llegaría tan lejos?

Pues hablando muchas veces con la tieta

hemos dicho que llegaría a la final.

Sí,yo dije:

"Tú tienes que ir a este programa porque tú triunfarás".

Lola, ¿qué va a pasar cuando vuelva usted a su pueblo con Lluis?

Uy, en el pueblo que lo conocen tanto y lo quieren tanto,

estarán todos pendientes de la televisión.

Familias, os hemos preparado unas gradas

para que paséis toda la prueba cerca de ellos.

Disfrutad muchísimo del duelo final

y, por favor, ocupad vuestro puesto.

Al fondo de la alfombra roja.

Vamos. -Muy bien.

Suerte.

¿Le mandamos un besito a papá? -¡Besito!

Venid aquí conmigo otra vez.

Los jueces lo han destacado durante toda la temporada.

Ha sido la edición con mejor nivel de costura

y a mí me gustaría añadir

que también ha sido la edición

con mayor tensión entre los exaprendices.

Yo creo que eso ha sido bueno, os ha hecho crecer

y al final, el roce hace el cariño

y después de 10 semanas, ya no son exaprendices,

muchos son grandes amigos. Claro que sí.

Que entren también para apoyaros en el duelo final

Yelimar, Gabriel, Laura,

Mily, Javier, Fermín,

Dani, Ana, Álvaro y Elena.

¡Guau!

¡Guapa! ¡Chicos, ay, qué emoción!

¡Mucha suerte!

(ANCOR) Qué emoción ver el plató lleno de concursantes

otra vez.

Me han entrado unos recuerdos preciosos del inicio.

¡Ay! Que se pare aquí el tiempo.

Aprendices,

qué felicidad veros de nuevo aquí en este taller.

Bueno, Gabriel, en la tercera edición, quedaste como reserva.

Sí.

Quizás el destino tenía en esta cuarta temporada

un puesto para ti mejor.

¿Estás contento con tu cuarto puesto?

Estoy supercontento y además creo lo que tú dices,

que el año pasado si pasó eso fue por algo

y me alegro mucho de que hayáis vuelto a confiar en mí

y viva Televisión Española. ¡Viva!

¡Viva!

Laura, tú esta noche estate atenta

por si necesitamos pranaiama, respiraciones,

los duelistas, los familiares...

Por favor. La falda me la he hecho yo.

Muy bonita, Laura. Pues es muy bonita.

Muy bonita, Laura, de verdad, ¿eh? ¡Oh!

Y, Yelimar, tercer puesto y guapísima.

¡Guapísima! El de María.

Es tuyo, María.

Está muy guapa. Gracias.

Es muy guapa. Es muy guapa.

No hace falta estarlo. Guapa por dentro y por fuera.

Esta gran final, aparte que vengo guapísima vestida de María Escoté,

vengo a disfrutarla y a pasarla bien,

a apoyar a ambos

porque el hecho de haber convivido con ellos 10 semanas,

pues hace que tengas el corazón un poquito dividido,

un poquito para acá y un poquito para allá.

Aprendices, ahora os voy a pedir

que todos recordéis durante dos segundos

la fiesta más divertida y más emocionante

en la que hayáis estado en vuestra vida.

Dos segundos.

¡Pues es una tontería al lado de estar

en un duelo final de "Maestros de la costura"!

Ocupado vuestras gradas. Gracias.

Nos lo vamos a pasar... -Bomba.

...¡bomba! Venga, para allá, gracias.

-Suerte, amores. -Suerte.

-Suerte a los dos.

-Es Ancor y Lluis. -Aquí hay una bomba hoy...

Los ves ahí a los dos con la bata.

-Parecen niños buenos. -El mismo peinado,

la misma gafa, el mismo corte de pantalón...

Sí, sí, sí. -Son dos gemelos.

Es Zipi y Zape. -No sé qué van a hacer,

pero me da pánico la verdad.

Nuestra primera invitada

es una mujer que siempre nos trae buenas noticias,

pero además es ya un clásico,

es una magnífica periodista, escritora, presentadora

y además es la directora de Condé Nast College Spain,

Ana García Siñeriz.

¿Qué tal? Bienvenida.

¿Cómo estas? ¿Cómo estas?

Muy bien, ¿y tú? Ana, ¿qué tal?

Hola. ¿Qué tal, cómo estáis? Muy bien.

Me alegro de veros a todos

y a todos estos superconcursantes que tenéis este año.

Ana, hemos dicho que siempre nos traes buenas noticias,

pero además nunca vienes con las manos vacías.

Nos encantaría que fueras tú

la que pudieras explicar a Ancor y Lluis

qué puede ganar el segundo clasificado de la noche.

Pues el segundo clasificado,

yo sé que tenéis aquí unos premios fantásticos,

pero de mi mano traigo

el diploma Vogue Universidad Carlos III de Madrid

en Estilismo y Producción de Moda.

Es un curso de unas 120 horas en las que vais a estar en contacto

con grandísimos profesionales de estilismo, de diseño de moda,

de historia de la moda...

Es una parte yo creo que fundamental

para complementar lo que aprendéis aquí.

Vosotros ya traéis mucho de casa,

pero también desarrolláis aquí vuestro talento

y luego nosotros os damos como esa guindita final

para que podáis poner en valor vuestras creaciones

que es siempre tan importante.

Pues pedazo de premio. -Claro que sí.

Ana, ¿qué hace The Condé Nast College Spain,

un centro único en España y Latinoamérica?

Cuéntanos.

Pues mira, Condé Nast College Spain

es un centro nacido del grupo editorial

que tiene las cabeceras más importantes

del mundo de la moda,

te permite de alguna manera tener acceso a un universo

que todo el mundo que se dedica a esto

sabe que a veces es un poco difícil meter la patita, ¿no?

Ana, te pedimos siempre que vengas aunque sea este poquito,

pero que estés este ratito con nosotros.

Yo estoy feliz de venir y además, siempre me ha encantado el programa

y es una satisfacción enorme

poder compartir aunque sea un ratito pequeñito con vosotros.

Le damos un fuerte aplauso de despedida a Ana García Siñeriz.

Gracias, Ana. Un beso enorme a todos.

Hasta luego. Gracias.

Chao, Raquel.

(ANCOR) El segundo premio, el curso con Vogue, o sea, flipante.

El que salga de ahí ya directamente se monta la empresa

porque tiene los conocimientos necesarios.

Ana os ha hablado del segundo premio,

pero yo os voy a recordar el primero.

Venga.

Nuestro maniquí de oro acompañado de esos 50 000 euros

y un curso de formación especializada en diseño de moda

en el Centro Superior de Moda de Madrid

de la Universidad Politécnica de Madrid.

¡Toma ya!

¿Ya sabe cada uno lo que puede ganar?

Sí. -Nos ha quedado claro ya.

Si gano, he pensado tantas veces estos días

en qué pasaría si ganase,

he pensado en subirme en una mesa, en hacer piruetas...

No lo sabes hasta que pasa porque es una sensación...

Estás tan nervioso...

Es que no sé, la verdad que no lo sé.

Y ahora, Lluis y Ancor, quiero presentaros

a una de las mujeres más poderosas del universo editorial

relacionado con el mundo de la moda

que además está celebrando un aniversario muy especial.

Os pido un fuerte aplauso para la directora de "Elle España"

y directora editorial de Hearst España,

Benedetta Poletti.

¡Madre mía! -¡Qué fuerte!

Buenas noches. Bienvenida.

Buenas noches. Qué bien que hayas venido.

Buenas noches a todos. ¿Qué tal?

Qué bien que estés aquí. Buenas noches.

Muchísimas gracias.

Benedetta, no sabe la ilusión que nos hace que estés con nosotros

porque además está siendo un año espectacular para "Elle".

Estáis cumpliendo 75 años

de una publicación tan importante, de una cabecera mítica.

¿Cómo podrías resumir estos 75 años?

Mira, 75 años de "Elle" son 75 años de historias de mujeres

y, sobre todo, de historia de moda,

pero de moda entendida como el modo,

como la manera de vestir, pero sobre todo, de ser.

Es verdad que "Elle" tiene una misión desde el primer día

que es siempre la misma que es acompañar a las mujeres.

Fijaos en el listado, ¿eh?

Independiente, creativa, apasionada, natural,

maneja unos números que quitan el hipo,

estamos hablando de 22 millones de ejemplares en el mundo

en 45 ediciones internacionales.

Quiero que tengáis muy claro

quién es la persona que va a estar al lado de nuestros jueces

durante esta prueba, que os va a asesorar

y que va a ver lo que vais a hacer.

¿Qué es lo que vais a hacer?

Un homenaje a Valentino

que ha estado 59 años al frente de la casa Valentino.

Las mejores "celebrities" del mundo

han querido desfilar con sus vestidos

en las alfombras rojas.

Imagínate, Benedetta, lo que es para mí

llevar un Valentino esta noche.

Además este Valentino es el de Veruschka, ¿no?

El de Veruschka. Sí.

Otro vestido mítico pensando en Valentino

es ese blanco y negro de Julia Roberts

recogiendo el Oscar por "Erin Brockovich".

Maravillosa.

Benedetta,

¿por qué crees que Valentino ha sido uno de los diseñadores

más codiciados "por las celebrities"?

¿Por qué le han buscado a él?

Mira, Valentino es el pasaporte a la elegancia

porque toda su vida ha sido una búsqueda contante de la belleza

con lo cual, es verdad que enfundarse en un Valentino

a todas nos hace sentir como más fuertes

y verdaderamente, un poco más seguras.

Alfombra roja y encima Valentino

con sus cualidades de elegancia y sensualidad,

o sea, por favor, a ver qué va a salir de mi cabeza,

pero bueno, estoy atacado de nervios.

Para conseguir el maniquí de oro,

tendréis que diseñar y confeccionar

un vestido de alfombra roja.

Buscamos un diseño que hable de vosotros,

pero por supuesto,

con una confección y una costura impecables.

Aún estamos a tiempo de coger el dinero y salir corriendo.

Cógelo. -Y gritar: "¡Ah!".

Locos todos.

Un vestido de alfombra roja

y que encima homenajee a Valentino.

O sea, me parece un reto.

Estoy alucinando porque tenemos algo muy fuerte que afrontar.

Antes de acompañaros a vuestros puestos de costura,

¿queréis deciros algo?

Bueno, Ancor, lo que dice todo el mundo,

supongo que no será una prueba lo que rompa nuestra amistad

y una vez llegados hasta aquí ya somos ganadores

así que felicidades y estoy muy feliz por ti.

Lo mismo, Lluis.

¡Qué bonito!

Está cariñoso, le estamos sacando todas las emociones.

(ANCOR) Y somos los dos.

Qué bonita feliz.

Y bueno, todos, esto ha sido un regalo.

¿Qué le quieres decir? Lo mismo a él,

que ha sido maravilloso conocerle, que he aprendido mucho de él

y vamos, lo mismo.

¡Ay! (GABRIEL) Listos.

Vamos a darle caña.

¿Listos? (TODOS) ¡Sí!

¡Pues Ancor y Lluis ocupan su puesto en el duelo final!

¡Uh!

(ANCOR) ¡Hala!

(JAVIER) Tiene que ganar por supuesto que Ancor.

A ver, yo como ya no voy a ganar... -Yo tampoco.

Pues entonces... -Que gane Lluis.

Bueno, ella que diga lo que quiera.

Ancor, Lluis,

tenéis que bocetar.

Podéis entrar en esta ocasión a la mercería

tantas veces como necesitéis.

¡Menos mal!

Pero como siempre, tenéis que firmar vuestros trabajos.

¡Uh!

Para eso, nos tenéis que regalar dos vestidazos

que sean un homenaje al maestro Valentino.

Para lograrlo, tenéis 150 minutos de tiempo.

¿Estáis listos? (LLUIS) ¡Sí!

Pues que arranque el duelo final de "Maestros de la costura"

en tres, dos, uno... Ay, Dios mío. Suerte, Lluis.

¡A coser!

(Vítores y aplausos)

¡Vamos!

¡Uh, uh, uh!

-¡Uh!

-¡Vamos, amores!

¡Vamos!

-¡Bravo!

¿En qué lado te pones tú? -¿Nos quedamos aquí entonces?

Sí, cada uno en un lado.

Hala, yo en este

No, pero cógete una mitad -No, yo lo necesito a lo largo.

Por eso, mitad y mitad de mesa. -Yo necesito a lo largo así.

Por eso, mitad y mitad. -Hablamos de lo mismo, Lluis.

Madre mía cómo estamos Lluis y yo que tenemos un follón

que estamos hablando de lo mismo y no nos entendemos

en la mercería con la mitad de la mesa.

Queríamos los dos lo mismo, decíamos lo mismo, pero no nos entendíamos.

Empezamos de los nervios.

(Canción "The last array")

Lluis, te va a salir de maravilla.

Bueno, madre mía, Ancor. -Ay, Lluis.

Aquí estamos. -Respira hondo. Nos va a salir bien.

-Ha puesto las dos telas encima. -Claro, el forro y el vestido.

Hace todo a la vez. -Recorta todo y ahorra tiempo.

Si me lo permitís, me voy a poner un poco cómodo

porque esta capa me está dando un poco de calor

y luego me la vuelvo a poner. Hombre, claro.

Para esa gran final. Hombre, por favor.

Palomo, luce ese tipito que Dios te ha dado un rato.

Venga, va. Claro.

El blanco tampoco es que sea el color que más cinturita me haga,

pero bueno. Qué guapo estás. Venga, va.

¿No te da la sensación de que vamos superlentos?

Sí, yo creo que vamos más lentos.

¿Tienes por ahí las agujas?

-Toma, lo ponemos en medio. -Da igual.

Es una prueba increíble.

¿Por qué habéis decidido

darle ese duelo final a la figura de Valentino?

A ver porque el último duelo de "Maestros"

siempre es para hacer un traje espectacular.

No podría, vamos,

que se me olvidaría seguro alguna actriz,

alguna "celebrity" que no haya vestido un Valentino.

Liz Taylor que le hizo su traje de novia en la última boda.

Sophia Loren.

Penélope Cruz.

Jane Fonda.

(Canción "Dogfight")

¿Ya tienes todo cortado?

No.

¡Vamos! ¡Uh, uh, uh! -¡Vamos, Lluis!

¡Eh, eh, eh! -Muy bien, cariño, venga.

Madre mía, la de piezas que tengo. (JAVIER) Bien, que vas muy bien.

Creo que es un buen momento de manejar a Valentino

porque Valentino después de haberse retirado

sigue siendo una casa... Ahora mismo es...

...que está de plena moda.

Es de las casas de "couture"

que son más relevantes y más importantes del momento.

En este momento.

Para ti, ¿qué es Valentino, Benedetta?

Para mí, Valentino es... Una definición.

...sinónimo de elegancia, de feminidad

y es verdad que ahora además

la marca ha sabido humanizar el lujo.

Han hecho una campaña hablando de "empathy",

han hecho otra campaña hablando de amistad.

Yo creo que ya no es el logo por el logo,

es el logo que expresa algo,

que verdaderamente tiene un compromiso.

Ancor, sal ya.

-Si es que aún me queda la lazada.

Madre mía, si es que esto es eterno.

(TODOS) ¡Ancor! ¡Ancor! ¡Ancor!

# Venga, Lluis, sal a bailar,

# que tú lo haces fenomenal. # (LAURA) ¡Ole!

# Tu cuerpo se menea como una palmera.

# Suave, suave, su, su, suave. #

¡Ay, socorro, esto es muy difícil!

Venga, que eso ya es lo último, Ancor.

-Sí, ya pero es eterno. -Ya está.

Yo quiero que gane Ancor. Yo sé que va a ganar Ancor

porque va a ganar Ancor.

Estoy sudando lo que no he sudado en mi vida.

Yo también.

No pasa nada. -No pasa nada.

Venga, Lluis, vamos, amor.

Me lo quiero poner. Me lo quiero poner.

Y te lo pondrás, te lo pondrás.

¿Qué sería de un programa de costura sin los diseñadores

que colocan a España en el panorama internacional?

Cada año recibimos la visita de creadores,

de amigos de la costura

que nos regalan desinteresadamente su sabiduría.

Nunca podremos agradecérselo lo suficiente.

Entra en el taller de "Maestros de la costura"

Ana Belén.

Por favor, qué bueno.

¡Alaska!

# Hace tiempo que vengo al taller y no sé a qué vengo. #

¡Boris Izaguirre! Qué adorada.

¡Ainhoa Arteta!

¡Ay!

Vicky Martín Berrocal.

Bienvenida de nuevo. ¡Ay, qué alegría, por favor!

(LAURA) # Vivo soñando, vivo bailando. #

¿Sabes por qué me he casado tanto? ¿Por qué?

Porque no tengo amantes.

¡Guapa mía! ¡Qué maravilla!

¿A quién ha traído ese carro? ¡Ven aquí!

¡Joshua!

Qué guapo, por favor.

Yo me voy a ir, Olvido, me voy a marchar.

Vámonos, vámonos, Lorenzo.

¡Madre de Dios!

¡Roberto Diz!

¡Juan Carlos Mesa!

No puedo estar más feliz.

Jan Taminiau.

Marcos Luengo.

Blanca Padilla y Javier Goyeneche, creador y fundador de Ecoalf.

Ganadora de tres Óscar al Diseño de Vestuario.

Sandy Powell.

De las pocas personas que me ponen a mí nervioso.

Un fortísimo aplauso para Bad Gyal.

¡Eh! -¡Guau!

¡Qué barbaridad!

¡La Terremoto de Alcorcón!

¡Guau! ¡Bella, por favor!

Jedet. Hola.

"Hail Mary, the Lord is with you;

blessed art thou among women and blessed is the fruit of Jesus".

Es el "Ave María" en inglés, estudié con las Teresianas en Londres.

¡Eduardo Navarrete!

Eres guapísima. -Gracias.

Te he visto de lejos y he dicho: "¡Madre mía!".

Qué labios, qué pómulos. Es superguau.

Me lo he comprado todo.

¡Que entre Josie!

¡Loles León! ¡Hola!

¡Por favor, qué gozada!

¡Bibiana Fernández y Anabel Alonso!

Entro yo primero porque como entre ella...

# La, la, la, la, la, la. #

Pero ¡este es el programa más divertido del mundo!

¡De nuevo, Eugenia Silva!

¿Cómo estás, Eugenia? No sé quién eres, lo siento.

Yo no entiendo de famosos.

(Murray Gold "The impossible girl")

Mira cómo está Ancor, que no... -La mano cómo le tiembla.

Yo sé que hay un aprendiz

que se está muriendo de ganas de coser

porque si pudieras, estarías ahí cosiendo.

Sí. Que te conozco.

Ven aquí, ven aquí. Perdón.

-Recoge el premio Ana.

-¡Venga, Ana! -¡Ana!

¡A por el premio!

¡Bravo, Ana!

¿A que si pudieras estarías ahí? Hombre, yo encantada.

Cosiendo con ellos. Estoy sufriendo por ellos.

¿Tengo algún puesto de costura más? Ah, no.

Pero ¡tengo un libro! ¡Ah, qué chulo!

El nuevo libro de "Maestros de la costura".

Gracias.

Te voy a enseñar la gran novedad de esta temporada.

¡Viene con patrones! Viene con patrones, claro.

Desplegables.

Esto los otros no los tenían.

No, por eso, es que vamos mejorando.

Que me lo conozco yo. Como el buen vino.

No te puedo dejar coser,

pero vas a coser muchísimo para tus colecciones.

Muchas gracias.

(ANCOR) Lluis, ¿vas bien?

-Bueno, no lo sé, ¿tú?

¡Socorro!

(LLUIS) De tiempo voy a estar muy justo, no sé si voy a llegar,

pero no podía apuntar menos en una final

y al menos, si me voy, habiendo hecho algo

de lo que estoy satisfecho, de lo que me gusta

y que me representa.

Exaprendices, fijaos cómo cambia el cuento

porque os va a sonar a canto de sirena.

¡Ancor, Lluis, acaban de volar los primeros 60 minutos!

¡Quedan 90 minutos para terminar los vestidos!

¡Lo lleváis muy bien!

(Aplausos)

Qué bien se está ahí, todos tranquilitos, ¿eh?

Tú a lo tuyo, olvídate de nosotros. -Sufrimos también por ti, Ancor.

Tú no pierdas ni un ápice de concentración.

(ANCOR) Sacando las puntitas y a la plancha bonita.

¿Qué os parece la energía que hay hoy en el taller?

Es completamente diferente,

cambiamos la tensión por otra cosa, ¿no?

(FERMÍN) Cero tensión.

Yo creo que ambos quieren ganar, es obvio,

pero creo que también se alegrarían de la victoria del rival.

¿Tú qué crees, Loles?

Sí, yo creo que sí.

A ver, todos tienen la misma ilusión de ganar el primer premio,

pero bueno, él es muy conformista, ya el segundo le parece precioso.

Pero también yo creo que llegar a una final de este tipo

les da una seguridad respecto a lo que les apasiona

que también es importante. -Hombre, por supuesto.

Por supuesto que es importante.

Ser segundo...

es muy importante. Es muy importante.

Es muy importante.

Ahora, llegado a lo que ha llegado...

-Quiere que gane, claro. -...quiero que gane.

Claro, cómo no vas a querer que gane si es tu hijo.

Claro. Os voy a preguntar algo.

¿Qué condición creéis que le puede dar la victoria?

Seguridad yo creo. -Seguridad.

Seguridad. -La mayor.

Bueno, pues estando aquí todos,

lo que tenemos que hacer es que se lo crea.

¡Vamos, Lluis, que vas a ganar! ¡Vamos!

-¡Uh!

(LUIS) Lo estoy viendo coser muy bien.

La presión en esta ocasión

parece ser que no le está afectando demasiado.

Yo es que a Lluis no le vislumbro nada.

A mí ya me está llamando la atención lo que está haciendo Ancor.

El lazo ese. -Solo el montaje...

-Solo el montaje me está dejando loca.

¿Está metiendo el tul ese dentro? -Sí.

Para abombarlo. -Para hacerle cuerpo.

-Sí. -¡Venga!

Está quedando espectacular. -Está quedando precioso.

Ahora falta el vestido.

He dejado la otra grada

con un grito de "vas a ganar, Lluis".

¡Vas a ganar, Ancor, vamos!

(MILY) ¡Ganador! ¡Ganador!

(TODOS) ¡Ganador! ¡Ganador!

¡Ganador! ¡Ganador!

Mily, tu niño. Mi niño.

¿Tú necesitas que haga un homenaje a los 50 con ese vestido o no?

Sí, sí, o sea, es necesario.

Es necesario, hay que poner pues no sé, toda la valía que él tiene

y cómo le gusta esa época y cómo la defiende

haciendo algo espectacular y sé que lo va a hacer.

Hala, a ver, el vestido.

Ancor, qué bonito el lazo.

El lazo es que me lleva...

Vamos con la mamá.

Guayarmina, te dicen: "Nos vamos a llevar al niño de Valencia".

¡Por favor! ¡Ay, no!

Yo me voy para Madrid también.

¿Os vais todos detrás de Ancor?

Todos corriendo detrás de Ancor. Sí, yo me voy también.

Ana, cuando le conociste, ¿ya cosía?

No.

Al principio era más de pintura

y luego fue evolucionando, una cosa y otra.

Era como que pasaba por diferentes fases

y al final, fue como un descubrimiento, ¿vale?

No es como que él se forzó a coser.

No, no, es que la costura como que lo encontró a él

y él encontró realmente su lugar. (MILY) Qué bonito.

Y le dije: "Mira, Ancor, todo lo que tocas se convierte en oro".

A ver, excepto la cocina, en ese terreno no nos vamos a meter.

-Hay que saber hacer de todo.

(ANA) Pues a Ancor la verdad es que lo veo bastante nervioso,

seguro, pero nervioso, pero siempre

él es muy nervioso cuando trabaja porque ese concentra tanto

que se pone muy nervioso,

pero bueno, yo estoy tranquila respecto a él.

Este es el bueno. ¡Ay, Dios!

Lluis, ¿cómo vas?

-Tengo el cuerpo y el forro de momento.

(ANCOR) Ostras, pues vas de maravilla. Yo no.

¿Tú cómo vas? ¿Estás controlando los nervios? ¿Vas muy nervioso?

No, o sea, estoy que me va a dar un patatús, pero bueno, bien.

Vamos, que estás muy nervioso.

¡Lluis! Hola.

Hola, Lluis, ¿cómo estás?

Enséñanos. Claro.

Bueno, un placer. Benedetta.

Benedetta, te presentamos a Lluis. La Anna Wintour de España.

¡Ánimo! Lluis Mengual.

A ver, explícanos el boceto.

Voy a hacer un vestido que sea digno de alfombra roja,

a mí me gusta mucho respetar la silueta del cuerpo de la mujer

porque me gusta mucho el movimiento de la mujer al natural,

le doy una pequeña colita de nada detrás para que apoye,

lleva como un lazo detrás

que me gusta que de los vestidos salgan cosas

que se convierte en una cola enorme

y cuando esta mujer llega con toda su cola

y tiene que bajar esa escalera

o coger esa copa de champán o de cava en la mano,

hace así con los brazos y lo que viene ser de cola de lazo

se convierte en un chal gigante que no toca el suelo.

Qué bonito. -Y así no lo ensucia.

-Me parece muy bonito, me parece atrevido.

Es una apuesta por todo lo alto digna de Lluis para una final.

Yo no esperaba menos de ti. Gracias, María.

¿Y sabes qué? Que está todo perfecto

y la verdad, Lluis, que esto tiene un pintón.

Y, sobre todo, me gusta mucho que es muy Valentino.

(LLUIS) Que Caprile me diga que este vestido es muy Valentino...

Cuando estás tan agobiado y saturado y estás que no llegas,

una visita como esta desde luego

que te alegra la prueba, te alegra el momento,

te da fuerzas, seguridad

y sigues adelante con más fuerzas que nunca.

"Para confeccionar el homenaje a Valentino de Lluis,

cortamos los patrones al hilo

en tejido de crep, organza y forro".

"Todas las piezas del corpiño se entretelan para darles rigidez".

"Después, unimos las piezas del delantero y de la espalda

dejando sin cerrar la costura del centro".

"Unimos el delantero y la espalda del cuerpo por los costados".

"Confeccionamos de la misma manera un forro para el corpiño

y unimos ambas piezas por el escote".

"Creamos el volumen de la sobrefalda del delantero

plisando una pieza de organza".

"Realizamos también en organza

dos largas tiras que funcionarán como cola".

"Unimos las piezas de la espalda de la falda

por la costura el centro dejando un trozo sin coser".

"Cosemos el delantero y la espalda de la falda por los costados".

"Sujetamos la sobrefalda y las piezas de la cola a la falda

con un pespunte para poder seguir trabajando con las piezas juntas".

"Unimos el corpiño a la falda por la cintura".

"Para terminar,

aplicamos una cremallera en el centro de la espalda".

(Música animada)

¡Socorro! Esto es muy difícil.

(MILY) Venga, eso lo has hecho 20 000 veces.

Un corpiño así este lo hace en nada.

Ancor, por favor. (ANCOR) Hola.

Venimos a visitarte. Hola.

Te presentamos a Benedetta. Encantadísimo.

Cuéntanos esto que estás haciendo que tiene una pinta maravillosa.

A ver, explícanos el boceto. Otro palabra de honor.

A mí me gustan los años 50, es mi estilo personal.

¿De verdad? Pero hay que actualizarlo.

Entonces claro, mi propuesta es

traer de vuelta esa elegancia de los años 50,

pero con un toque chic actual.

Es un guiño a Marilyn Monroe

con "Diamonds are a girl's best friend".

-Maravilla. Esto es Marilyn Monroe.

Claro. Súper Valentino, ¿eh?

Muy Valentino. Es súper valentino.

El color ha quedado precioso. Es muy bonito.

Me gusta el color.

El color y esa lazada me parece preciosa.

-Pues ya la verás puesta, a ver si sale como espero.

Han venido los dos a ganar.

Esta visita que acabo de tener bueno, o sea, maravillosa,

pero si no nos visitan, un poco mejor

porque tengo mucho que coser y me voy a volver loco.

"Para hacer una réplica de la creación de Ancor,

se cortan al hilo los patrones

en el tejido principal, mikado de seda y el forro".

"Comenzamos cerrando las pinzas del delantero y de la espalda,

después unimos las piezas de la espalda por el centro

dejando una abertura sin coser

que permitirá el movimiento".

"Para el cierre de la prenda, aplicamos una cremallera".

"Unimos el delantero y la espalda por los costados".

"Confeccionamos un forro de la misma forma que el vestido

y lo unimos por el escote

y los bordes de la abertura de la espalda y el bajo".

"Entretelamos las piezas de la solapa del escote

y las cosemos".

"Unimos la solapa al escote del vestido".

"También entretelamos las piezas del cinturón,

lo cosemos y lo ceñimos a la cintura".

"Por último,

sujetamos con el cinturón el gran lazo creando volumen".

(Música de tensión)

(JAVIER) ¡Venga, Ancor!

¡Ancor! -¡Arriba!

(LAURA) Venga, Lluis, a ver si te da tiempo a hacerme algo a mí.

Es que no se acaba nunca este traje.

-Un neceser, que siempre vienen bien.

¿No quieres un tocado también?

-A mí con el neceser me vale, házmelo doble, "porfi".

¡Ay, no, no, no, no, no!

¡Raquel, vete, "porfa"!

Qué poco me queréis, qué mal me recibís siempre.

Hombre, no, guapa, para cantar tiempos...

Ancor, Lluis, el tiempo pasa. ¿Ah, sí?

Qué va. Y pasa tan rápido

que solo os queda un ahora

para ganar "Maestros de la costura".

-¡Hombre, bien! ¡Vamos! -¡Vamos!

-¡Venga, va, que podéis, ánimo!

Vas muy bien, Ancor. -¡Venga!

(ANCOR) Lluis, ¿qué tal lo llevas?

Pues no sé, yo creo que mal

porque una hora me parece una locura.

El duelo es brutal, es maravilloso este duelo.

Gracias "Maestros de la costura" por hacer que este duelo exista.

Es como... ¡ah!

Esta temporada ha sido redonda,

pero no solo por el buen nivel de costura

que tienen los aprendices,

sino porque vosotros tres habéis estado impecables.

Bueno. ¡Bueno!

Desde mi valoración televisiva

y además dando lecciones magistrales.

Estoy totalmente de acuerdo contigo

y lo mejor es que lo hemos conseguido divirtiéndonos.

¿O no? Sí, eso siempre.

Pero... Tú la mejor.

...esta temporada me vais a perdonar...

Tú la mejor. Esta temporada lo he bordado.

¿O no? Claro.

Estás de acuerdo. María siempre la mejor.

Y si no, vamos a verlo.

(HABLA EN CHINO INVENTADO)

Quizá has pensado que...

(Risas)

Es que tú no te ves con la peluca.

No, solo veo que se me va asomando lo marrón por aquí

cada vez que miro.

(Canción "Lipstick on your collar")

-Muevo el trípode...

Quizás pensabas que el mandil dorado...

(Risas)

No soy capaz.

Venga.

¿Estás bien? Sí, sí.

Es que no puedo más.

(RÍE)

Esto...

¡Que no te duermas, Palomo!

Si no me echado nada.

Venga.

Lo que esta prueba ha puesto...

Lo que esta prueba ha puesto de manifiesto

es un gravísimo desconocimiento de materiales, Caprile.

Perdón.

Lo que esta prueba...

Oye.

Palomo.

¡La hormiga atómica!

Voy a hacer una gracia para María.

¿Te gustan mis patucos nuevos?

¡Me encanta! ¿Te gustan?

¡Es lo más!

Es muy Balenciaga, ¿eh?

Pero enfádate mucho, enfádate, por favor, enfádate.

(Risas)

Las gafas, quítate las gafas como Caprile.

Ah, que salen ya. -Corre, corre.

¿Os gusta este tocado?

¿A que me sienta fenomenal?

Jesús del Pozo "luzó"...

¡Ay!

Jesús del...

¡Joder!

No veo nada de Jesús del Poso.

Esto de inspiración Jesús del Poso...

No tiene.

Jesús del Pozo no...

¡El fantasma del castillo de Viñuelas!

¡Nadie va a conseguir la segunda bata de duelista!

Y tendremos que poder identificarla con esa etiqueta.

Quedan... No queda nada, se me ha caído el pendiente.

¿Hasta dónde vale?

¿Hasta dónde vale?

¿O no vale?

(John Powell "Handle with care")

¡Madre mía, qué locura!

Vamos a cantar con este ritmo. -Vale, vale.

# Desde que llegamos # ya no vivo cantando, hey.

# Vivo cosiendo, hey, # vivo cosiendo, hey.

# Yo no sé # hasta cuándo estaré cosiendo,

# pero voy a hacerlo muy...

# ...muy cerca de ti. #

¡Muy bien, Laura, muy bien!

(LAURA) ¡Anda, que sois unos sosos,

que ni cantáis ni bailáis! -Sí, sí.

(LLUIS) La final, la final.

La final porque si sigo aquí, se me lleva una ambulancia.

(ANCOR) Lluis, yo voy a bordar.

¿O vas tú? -No, ve tú.

Vale.

(LAURA) Lluis, borda tú también. -Sí, ahora iré.

Voy a ver si puedo poner la cremallera.

(GABRIEL) A Lluis se le están poniendo las orejas rojas.

Rojas. -Eso solo le pasa

cuando está muy nervioso. -Muy nervioso.

-Lluis, bordar. -No se me olvida.

¡Ay, que va a cantar tiempo! -¡Ay, madre, madre!

¡Uy! Yo os quiero,

pero esto es una final de gran altura.

Han pasado dos horas.

Quedan 30 minutos para terminar. ¡Ostras!

¡Venga, vamos!

Atrasar el reloj.

# Reloj, no marques las horas. #

Es que...

Ancor, Lluis, no dejéis de coser, pero quiero presentaros

a una de las modelos más solicitadas,

es española, tiene 22 años

y se presentó en el panorama internacional

en un desfile tan importante para la historia de la costura

como la presentación de Vaccarello para Yves Saint Laurent.

Un fuerte aplauso para Nuria Rothschild.

(Aplausos)

Bienvenida, Nuria.

Qué guapa. Querida.

Colócate por aquí.

¡Qué alta, por Dios!

Nuria, qué ilusión nos hace tenerte aquí.

Ya he contado que tienes 22 años,

eres de Móstoles. Sí.

Pero ¿cómo se logra?

Pues con mucha dedicación y esfuerzo sobre todo, constancia,

pero lo más importantes es que lo disfrutes.

A mí que he tenido la suerte de poder trabajar con Nuria

yo creo que desde el principio

y es increíble porque la ves aquí tan delicada y tal

y luego la ves en pasarela y dices: "¿Perdona?".

Esta metamorfosis, esta transformación.

Es espectacular. Qué mona, por favor.

El placer es mío por invitarme.

Si empiezas haciendo un desfile como el de Saint Laurent

que es una mujer fuerte, poderosa, sexi sobre todo, ¿no?

Sí. Sobre todo con Vaccarello.

Sí. No puedes aprender de otra manera,

andar por las pasarelas que siendo una fiera.

Sí, sí, desde luego, fue el inicio ¡bum!

O sea, literalmente, después de eso, todo cambió

y fue un aprendizaje increíble.

La moda, la pasarela, los vestidos, todo eso está muy bien,

pero me gustaría que nos hablaras

de tus estudios de Historia del Arte.

Pues estuve estudiando Historia del Arte

y actualmente, estoy haciendo Diseño Gráfico

en una escuela de arte

y también edición y producción de vídeo.

La idea es un poco ir desarrollando esta etapa

porque el arte siempre ha sido mi pasión

y como que lo llevo dentro el poder expresarme

y en ello estoy.

(Daft Punk "Outlands")

Madre mía lo que estoy sangrando.

Estoy tan nervioso que me acabo de cortar.

O sea, por favor, ahora solo me falta

un chorretón de sangre por el vestido.

¡Socorro!

Madre mía, cómo estoy sangrando.

Ancor se ha cortado. ¡No!

Está nervioso. ¡Ay, pobre!

Y se ha cortado.

Vale, gracias.

Y Lluis no ha bordado o sea que nadie diga ni mu.

¡Venga, vamos! ¡Vamos!

(LAURA) Verás qué chulo ahora cuando lo pone.

(ANCOR) ¡Uy! Qué sorpresa.

¡Hola!

Ancor, te queremos presentar a Nuria

para que la mires y te la imagines...

Encantada. -Encantado.

...con tu vestido. Este es el vestido.

Es un cuerpo base muy entallado con una lazada enorme a la cintura

y yo creo que va a ser muy elegante y estoy atacado.

Pobrecito, tú no te pongas nervioso.

Ancor ha elegido una tela la verdad que perfecta

para este tipo de diseños. Muy, muy bonita.

Nos encanta el color.

Esto con un buen collar de perlas y unos guantes te quedaría ideal.

Ideal.

Ancor, aprovecha bien el tiempo, por favor.

Vale.

Madre mía la modelaza de Nuria.

Cuando he levantado la cabeza, he dicho: "Qué pibonazo".

Se nota que es una supermodelo.

Qué honor. Ojalá lleve mi vestido.

Chica, eres muy guapa, vente pa' acá.

¡Papi! ¡Papi! -Papi está cosiendo.

¿Te acuerdas cuando papi cosía en casa todo el rato?

Mira, Lluis, levanta la cara y desmáyate.

-¡Hombre!

Bueno, un placer, Nuria.

La modela española más solicitada en este momento.

Y joven. Que está aquí para ti.

Jovencísima. O para Ancor.

Madre mía, ojalá sea para mí, de verdad te lo digo.

Nuria, ¿qué te parece lo poquito que ves de texturas?

Va a ser increíble. Me encanta y además, qué textura.

¡Bua! -Chica, qué alegría me da verte.

Tú confía que te va a salir muy bien, ya verás.

Mira, Lluis, te la tienes que imaginar,

es importante que te va a dar mucha fuerza.

Con mi traje, estarías espectacular. Te la tienes que imaginar.

Ya vienes de negro, tú sabes vestir el negro.

Vas muy bien, vas muy bien. Ahora ya último sprint final.

Mucha suerte. Venga.

-Gracias, Nuria.

Nuria Rothschild, qué modelo.

Qué chica más mona, qué chica más elegante,

qué chica más final, qué chica más educada.

Un encanto esta chica y me ha dicho que le encantaba el vestido.

Un placer haber conocido a Nuria Rothschild.

Aprendices. (MILY) Cinco minutos.

Sois muy conscientes de que este tiempo,

el que voy a marcar ahora, vuela.

En cinco minutos, tienen que estar presentados los vestidos.

¡Ostras, Pedrín! -¡Venga, Ancor!

-¡Vamos! -¡Vamos, Ancor!

-¡Ancor, venga!

-¡Finiquitando! ¡Finiquitando!

-¡Finiquitando! ¡Finiquitando!

(ANCOR) Cinco minutos y aún estoy con el bajo.

No me va a dar tiempo ni a meterlo en el maniquí.

No pares, Ancor, no pares.

(LAURA) Estás nerviosa, ¿a que sí?

¡Ay, pobrecita!

Si es que está casi llorando y todo.

¡Venga!

No me había dado cuenta.

Ay, la Lola que se me emociona.

Estás que no puedes, no puedes hablar.

¡Ay, mi Lola, que se me emociona!

La abuela está llorando porque sabe que vuelve a casa.

¡Uy!

(FERMÍN) Qué bonito, Lluis.

Qué espalda, por favor.

¡Ancor, Lluis, último minuto

de la final de "Maestros de la costura"!

-¡Venga, Lluis!

-¡Qué bien!

Vamos, chicos, vamos, vamos.

Esas puntadas de oro, vamos.

Puntadas de oro dice Mily. ¡Puntadas de oro, chicos!

¡Vamos!

¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos!

¡Ya, ya, ya!

¡Venga!

¡Vamos, Ancor! ¡Vamos, Lluis!

¡Lluis! ¡Lluis! ¡Lluis!

Y el tiempo termina en 10, 9...

(TODOS) ...8, 7, 6,

5, 4,

3, 2, 1.

¡Tiempo!

¡Bravo!

(Aplausos)

-¡Uh!

¡Bravo! ¡Bravo!

(ANCOR) Madre mía, jamás pensé

que iba a tener una prueba como esta en la vida.

Lluis también lo ha hecho de maravilla.

Yo creo que lo hemos hecho superdifícil,

el jurado no sé qué decidirá,

pero vamos, yo creo que he hecho un vestidazo

que tiene pinta de caballo ganador.

(LLUIS) Entre el abrazo entre Ancor y yo,

había mucho cariño de amigo

porque nos hemos hecho amigos, hemos compartido mil cosas

y ha sido un gustazo coser con él.

Ya hemos estado hasta aquí juntos y esto es una victoria para los dos

y quien quede primero será felicitación para él o para mí.

Ancor, Lluis, no os puedo dejar ni respirar.

Quiero que me acompañéis vosotros

para despedir a Nuria

que nos ha servido de inspiración en este tramo final

del duelo de "Maestros de la costura".

Mil gracias, Nuria, y toda la suerte.

(Aplausos)

Gracias a ambos por darnos un duelo tan espectacular.

Ahora toca la valoración.

Qué pena, pero solo puede haber un ganador.

Suerte.

Aprendices, desde el principio de la temporada,

sabíamos que lo tendríamos

muy, muy, muy complicado en cada reto,

pero en este duelo final,

nos lo habéis puesto realmente difícil.

Habéis podido con la presión, habéis estado muy concentrados

y lo más importante

es que todo esto lo habéis hecho en solo 150 minutos.

Escuchando a María y a Palomo

puede parecer que es amor de madre, bueno, de madres,

pero es que hasta nuestras invitadas, Benedetta y Nuria,

se han quedado muy sorprendidas

con vuestras creaciones y el nivel de vuestra costura.

Es verdad, es verdad.

Sois ya los dos ganadores

y no tenéis que desalentaros ninguno de los dos

porque muchas veces el aparente fracaso

es la antesala del gran éxito. Muy bonito.

Absolutamente. Precioso eso. Así es.

Vamos por tanto con la valoración.

Vamos a empezar por el vestido de Ancor.

Por favor, Ancor.

A ver, que esto pesa. Ancor, por favor.

Mira qué perfil.

Bueno, Ancor, pues descríbenos tu vestido

y cuéntanos un poco en qué mujer te has inspirado.

Estoy tan nervioso que a ver si consigo decir algo.

En primer lugar,

para este ejercicio que era el vestido final de alfombra roja

y encima inspirado en Valentino,

he querido tirar del vestido de Marilyn Monroe

de "Diamonds are a girl's best friend"

y mezclarlo con Valentino, con esa esbeltez, ese monocromo,

esa feminidad.

Además aquí he conseguido hacer un trabajo de claroscuros

con brillos, mates y las sombras residen en la lazada

lo que hace el ejercicio de volúmenes.

Además he querido esculpir la mujer dándole un poco más de cadera.

Es fala lápiz, pero la cola arrastra

y parece que también lleva un vestido con cola.

No sé, lo he dado todo y me hace muy feliz verlo.

Pues, Ancor,

la imagen la verdad es que preciosa

con una silueta muy definida, muy marcada

y has trabajado además concentradísimo.

Este bies que bordea el escote muy años 50

la verdad que está perfecto

y luego ya este lazo

que ves como una especie de escultura.

Es precioso.

Además la lazada es una prenda...

La lazada son 11 metros.

Y luego, bueno, en fin, hablabas de Valentino

y como Benedetta bien sabe,

"il fiocco", el lazo es uno de los iconos

de la casa Valentino o sea que... Sí.

Ay, me alegro.

Yo tengo que decirte

que he disfrutado muchísimo viéndote trabajar

y este vestido de Alfombra roja es un Ancor y se ve a la legua.

¡Ay!

Y eso es algo que os dijimos nada más entrar en el taller

y tú, Ancor, has ido sacando lo mejor de ti hasta el final.

Me alegro de que lo hayáis visto.

Yo estoy completamente de acuerdo con María y contigo, Caprile,

y a esto le quiero añadir además

que este mikado de seda con este color es todo un acierto.

Contrasta muy, muy bien con el estilo clásico del vestido

y además, este vestido indudablemente

tiene muchísimo trabajo y te ha quedado espectacular.

Gracias.

Me parece maravilloso la verdad, me parece que además tiene un...

Tiene estas líneas retro, pero tiene ese "twist" tuyo

que has encontrado allí tu voz, ¿no?

Tu creatividad y tu sello que lo hacen claro, único.

Madre mía.

No sé, yo veo una Anne Hathaway

que Valentino decía que era como su hija, ¿no?

Total, con el pelo corto.

Con el pelo corto y con toda esa personalidad

que le podría dar una actitud con más carácter aún, ¿no?

Enhorabuena, me parece un trabajo magnífico.

Es un honor que los cuatro me hayáis dicho estas cosas.

Muchísimas gracias. -Bravo.

(Aplausos)

-Ancor.

La valoración que me han dado los jueces ha sido preciosa.

Incluso la directora de "Elle", o sea,

no me pueden decir cosas más bonitas.

¡Qué emoción!

Ahora es tu turno, Lluis.

¿Puedes presentar tu vestido?

Ahí está. -¿Sí?

Ya te lo digo yo.

¿Estás contento con el resultado?

Bueno, sí.

Tienes que estarlo.

Bueno, mi vestido lo titulé Somni que es sueño en catalán

porque yo entré en este programa sin pensarlo

y se fue convirtiendo en un sueño mientras estuve aquí

y entonces quise ponerle

el nombre de Sueño

y pensar: "Si yo fuese una mujer, ¿cómo la vestiría?".

Si yo fuese un vestido, ¿qué sería?

Entonces me inspiré en una mujer más clásica

que en este caso, como hablabais de Valentino,

por los colores, los volúmenes

y entonces, en este momento,

quise añadirle el volumen en la cintura

creando el peplum

y en vez de hacer un lazo evidente,

trabajé lo que venía a ser el lazo en cola para el vestido.

La idea de este vestido es que por ejemplo si la mujer

se encontraba en ese momento pensé yo en el Teatro Scala de Milán

que ella pudiese andar con toda esta cola,

pero en el momento de bajar,

con su guante negro, pasases el brazo

y una vez lo levantase,

se convirtiese en el chal del vestido.

-Qué bonito. -Sí, muy bonito.

Entonces la idea es esta

y que pudiese sujetar una copa de champán

y que la mujer no perdiese la elegancia en ningún momento

del movimiento del vestido.

¿Por qué miras tanto a Raquel? Porque la tengo muy en cuenta.

¿Qué os pensáis, que solo sois vosotros tres?

Está Raquel aquí, ¿eh?

Muy bien.

(Aplausos)

¿Es o no es, Raquel?

Gracias.

Bueno, Lluis, lo primero que quiero hacer es darte la enhorabuena

porque es un vestido absolutamente maravilloso.

Pues muchas gracias.

La costura está perfectamente hecha,

has sabido trabajar bien los encuentros del lazo,

las líneas son bonitas, la falda está perfectamente escotada

y sienta a la perfección

y, sobre todo, el haber sabido trabajar

estas dos texturas tan diferentes

y que funcionen y encajen de esta manera

que sienta tan bien.

La línea desde luego es preciosa, elegantísima.

Un punto muy Armani también

y el negro es superelegante y siempre es un acierto

aunque creo que este vestido hubiera estado todavía más bonito

con un terciopelo negro y esa organza

para que el contraste fuera más fuerte,

pero está muy bien hecho

y es desde luego muy estético y muy visual.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con Palomo

en lo del terciopelo y Armani?

Sí, lo había pensado yo también el tema del terciopelo,

pero es verdad que al verlo, también recordaba una frase del señor Armani

que decía que un buen vestido no tiene que destacar,

tiene que ser recordado

y este parece un vestido que puede ser recordado, ¿no?

Yo aquí veo a Audrey, Audrey Hepburn, ¿no?

Totalmente. Veo a una Audrey

con esa copa de champán.

Dentro de estas mil comparativas,

espero que se vea también un Lluis Mengual, por favor.

Si vemos a todo Dios menos a mí.

Te estamos comparando con lo mejor de lo mejor de lo mejor.

Evidentemente, esto es un Lluis Mengual.

Empezamos por ahí. ¡Bravo!

Evidentemente. "Yeah!".

Eso partimos...

Lluis, partimos de ahí.

Evidentemente, es un maravilloso Lluis Mengual,

ahora que luego te comparen

con los maestros que te acaban de comparar

no sé si te va a volver a suceder. No, desde luego y son frases sabias

y a la vez, muy consistentes.

Yo coincido con María, Palomo y por supuesto Benedetta,

a mí la verdad que también me encanta tu vestido

aunque coincido en que me hubiera arriesgado

a mezclar la organza con el terciopelo,

pero dicho esto,

es un trabajo muy bueno..., Precioso.

...impecable y muy Lluis.

Tienes que estar muy contento, Lluis, has hecho un gran trabajo.

¿Me lo llevo ya?

Me han comparado con Armani

que me parece supermágico,

me han dicho que era un vestido que era perfectamente Valentino

que aún me parece más mágico

y me han dicho que lo ven muy Audrey Hepburn

que fue un icono de la moda y un icono en la vida.

Para mí ha sido superimportante,

me han hecho comparativas buenísimas.

Palomo, María, Caprile,

entiendo que os vais a llevar los dos vestidos

para un veredicto... Lógicamente.

...que ya puedo augurar que va a ser uno de los más difíciles

de todo vuestro paso por "Maestros".

Se nota que después de estos años ya nos vas conociendo

y sabes que no podemos tomar así una decisión a la ligera

así que efectivamente, nos vamos a llevar todos los vestidos de hoy

porque son dos nada más... Dos vestidos.

...y nos caben así que...

¿Te ayudo?

(LLUIS) Te cojo la capa.

Ve andando y te cojo la capa como si fuera una boda.

-Madre mía. Venga.

Ve tú y yo te llevo la capa.

A ver, te ayudo. Palomo, de verdad, ¿eh?

Yo le llevo la capa.

La postal no tiene precio, ¿eh?

Ya la postal...

Ancor y Lluis, os pido por favor que esperéis en el probador

al veredicto de los jueces. Mucha suerte a los dos.

¡Campeones!

-¡Bravo!

(LLUIS) Qué miedo de todo, ¿eh?

Pues, mamá, yo creo que Ancor va a ganar con lo que he visto.

Pues yo estoy segura de que también,

pero yo lo digo bajito, bajito.

(MILY) ¡Madre mía, chicos!

Sois unos "cracks" de verdad.

Bueno, qué final más espectacular.

Lo tenemos más difícil que nunca.

Es un vestidazo. Y este también.

Está muy bien hecho, está perfecto, tiene identidad, habla de Ancor.

Y este habla de Lluis. A mí este me encanta.

El concepto del vestido. Está perfecto.

Es otro vestido. Las proporciones...

Me ha dejado con la boca abierta.

Esta especie de flor como una escultura

me parece un volumen interesantísimo.

He visto un Lluis motivado, entusiasmado, estimulado

que quiere ganar, que se ha esforzado...

Estoy reventado. -Hombre, un poco.

Yo creo que es más emocional el cansancio que...

Es más psíquico que físico.

¡Dame una ele! ¡Ele!

¡Dame otra ele! ¡Ele!

¡Dame una u! ¡U!

¡Dame una i! ¡I!

-¡La ese! -¡La ese!

¡Dame una A! ¡A!

¡Dame una ene! ¡Ene!

¡Dame una...! Espera, ¡ce!

¡Ce!

¡Dame una o y dame una erre!

¿Sabes por qué lo tenemos más difícil?

Porque da la casualidad

que están trabajando los dos con el mismo concepto.

Eso es. Sí.

Ancor, Lluis y los dos fenomenal, al mismo nivel.

Entonces yo estoy...

Teniendo en cuenta la dificultad de trabajar una organza,

un crep de raso que se resbala en las manos,

que es difícil

y luego, esta seda natural que es muy difícil también.

Voy a decir una cosa que se decía en mi familia

muy políticamente incorrecta,

es buscar el pelo en el huevo.

Efectivamente. Eso es.

Pues, Caprile, vamos a buscar el pelo en el huevo.

Vamos.

Vamos a ello.

Ahí hay un maletín esperando.

Vámonos.

Hala, ya está todo el pescado vendido.

Sí, ya está.

Con cualquier cosa sois ganadores los dos.

Que suenen trompetas.

Sí, tendrían que sacar la trompeta así.

Jueces, ¿tenéis un veredicto?

Pues sí, Raquel, por última vez, lo tenemos.

Voy a pedir en primer lugar,

por favor, a familiares y exaprendices

que os coloquéis en las barandillas

para ver de cerca al ganador de "Maestros de la costura".

-¡Qué nervios, por favor! -¡Qué nervios!

(LOLA) Yo, muy orgullosa.

La ilusión sería que ganara.

Dios pondrá lo que sea.

Que no, no pasa nada.

Son tanto uno como otro, son triunfadores ellos dos.

Quedará primero o segundo, pero será triunfador, preo claro...

Ya.

Escoger por escoger, pues el primero.

¡Ancor, guapo!

(MILY) Ancor, qué cosa más linda.

¿Entonces puedo ir ya a por los duelistas?

Por favor, Raquel.

Yo creo que ganas tú, Ancor, sacan tus traje.

No sé, me da que es el tuyo. -No, es el tuyo.

-Dame un abrazo, chico, que es lo que quiero.

¿Estáis?

¡Ay! Mis chicos, a mí, por favor.

¡Ay, Raquel!

¡Qué nervios!

Un aplauso.

¡Vamos, que ya está hecho!

¡A estos dos chicos!

Pobrecitos, es mucha tensión.

¡Venga, chicos, que lo habéis hecho superbién de verdad!

¡Ah!

Tengo el corazón...

Ay, Dios mío, que esto ya casi está.

Aprendices,

este último año ha sido muy complicado para todos.

Nos ha demostrado que somos mucho más frágiles de lo que pensábamos,

pero no por ello, no han dejado de surgir nuevos creadores

y formas de entender la moda que es nuestro oficio.

Está claro que el talento y la pasión

superan los malos momentos,

sobre todo, la pasión con la que os hemos visto coser

estos dos maravillosos vestidos.

Enhorabuena a los dos.

Gracias.

Estamos a segundos ya de saber

quién es el ganador de esta cuarta edición.

Todavía no me puedo creer estar aquí ya terminando la final,

o sea, es un sueño hecho realidad haber llegado hasta este punto.

Con esto, aprendices, lo que queremos que tengáis claro

es que sabemos que cualquiera de los dos está preparado

para lanzarse porque tenéis mucho talento y muchas ganas.

Estas 10 semanas de aprendizaje a marcha forzada

han sido solo el principio de vuestra carrera,

pero a partir de ahora, iréis solos.

Ahora tenéis que buscaros la vida.

Nosotros ya os hemos dado las herramientas

y sabéis que estamos aquí

para echaros una mano si lo necesitáis.

¡Uy, Lluis!

Nos agarramos así.

(LLUIS) El destino está escrito y sigue su camino.

Yo quiero saber ya el veredicto porque estoy muriéndome.

Pues, Raquel, el ganador

de esta cuarta edición de "Maestros de la costura" es...

(Ramin DJawadi "Man in a suit")

Por favor, ya.

¡Ay, Dios mío!

¡Ancor!

(Canción "You've got the love")

(Vítores y aplausos)

¡Uh!

(ANCOR) ¡No me lo puedo creer! Nuria está llevando mi vestido.

¡No me lo puedo creer!

¡Ancor, despierta y no te desmayes porque me va a dar un patatús!

¡Lleva mi vestido Nuria!

No me lo puedo creer.

Esto es un sueño. Es que...

Ancor, despierta, por favor, despierta.

¡Vamos!

¡Ocupa tu lugar! ¡Celebra, mi amor, que has ganado!

¡Vamos, Ancor!

¡Uh!

(LLUIS) Es un sentimiento agridulce porque después de luchar tanto...

Pero bueno, oye,

la victoria de Ancor se la merecía porque ha luchado mucho

así que felicidades a Ancor.

Sabes que eres un gran compañero y un gran amigo

y espero que para ti

esto también signifique el inicio de muchísimo más.

¡No me lo creo!

¡Enhorabuena! ¡Muchas gracias, Palomo!

¡Ay, Ana!

Ancor, eres el ganador

de esta cuarta edición de "Maestros de la costura".

Enhorabuena.

Muchas gracias, Caprile.

Haber participado en este programa

para mí ha supuesto hacer cosas que nunca hubiese hecho.

Toda la gente que viene,

todas las pruebas maravillosas que hemos hecho,

esa mercería que no la tienes jamás a tu alcance

y con ella, he podido experimentar y experimentar

y darlo todo, o sea es que de verdad que vale la pena,

es maravilloso, es un éxtasis.

El mundo está lleno

de personas que tienen un don y muchas ganas de trabajar.

Solo hay que creer en uno mismo

y aprovechar las oportunidades que te da la vida

como ha hecho Ancor,

el cuarto ganador de "Maestros de la costura".

¡Qué fuerte!

Nosotros seguimos buscando talento,

abriendo las puertas

para que vengáis aquí a demostrarlo,

pero para eso, tenéis que venir y tenéis que intentarlo.

Os estamos esperando

porque ya sabéis que coser y cantar todo es empezar.

(ZAZ "La vie en rose")

¡Ah!

Estoy en "shock". Felicidades.

Estoy en "shock".

¡Ancor, felicidades!

Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 10: Final

30 mar 2021

Programas completos (40)
Clips

Los últimos 657 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios