arriba

El Tribunal Constitucional anuló por unanimidad la declaración independentista aprobada por el Parlament el 9 de noviembre, con la que Junts pel Sí y la CUP pretendían abrir el camino para independizarse de España. Informe Semanal da voz a magistrados y analistas políticos para, a través de sus opiniones, analizar el alcance de esta sentencia. Hablarán con Ramón Rodríguez Arribas, vicepresidente emérito del Tribunal Constitucional, Victoria Prego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, Marius Carol, director de La Vanguardia, y Enric Hernandez, director de El Periódico de Cataluña.

Desde Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) aseguran que es "un error" llevar la cuestión catalana a los tribunales porque se trata, dicen de un problema político. La CUP pide directamente no acatar y pide una respuesta masiva y contundente de los ciudadanos. Mientras, Ciudadanos cree que Artur Mas debe "dar un paso atrás" y coincide con el PP en pedirle que no sitúe a los catalanes "fuera de la legalidad".

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha incluido este martes en su orden del día la impugnación del Gobierno contra la resolución independentista del Parlament después de que su presidente, Fancisco Pérez de los Cobos, haya obtenido un amplísimo consenso entre los magistrados para anularla esta semana, antes de que arranque la campaña de las elecciones generales del 20 de diciembre.

El Parlament catalán ha pedido este viernes al Tribunal Constitucional (TC) que rechace la impugnación promovida por el Gobierno de la resolución independentista aprobada el 9 de noviembre, porque es "solo una declaración de intenciones y, por lo tanto, no es un acto idóneo para ser sometido a un procedimiento de constitucionalidad". La Mesa del Parlament acordó el pasado martes, con el apoyo de cinco miembros -cuatro de Junts pel Sí y uno de Catalunya Sí que es Pot- y dos votos en contra de Ciutadans y PSC, presentar alegaciones contra la admisión a trámite de la impugnación. En el escrito de alegaciones tramitado por el Parlament al Constitucional, la Cámara pide al tribunal que dicte una sentencia que "declare la inadmisibilidad" de la impugnación.

Pendientes este jueves de más reacciones a la decisión del TC de suspender la resolución aprobada por Junts pel Sí y la CUp para iniciar el proceso independentista en Cataluña. Especialmente de lo que puedan decir el president en funciones y la presidenta del Parlament a quienes el Alto Tribunal, ha advertido, junto a otros 19 políticos y funcionarios de las responsabilidades penales en las que incurrirán si no acatan su decisión. El Constitucioal responde así a la solicitud del Gobierno pero evita hablar explícitamente de suspensión de funciones.Neus Monté ha reafirmado la voluntad del Govern a pesar del mandato del Tribunal Constitucional. El Gobierno de Mariano Rajoy está satisfecho con la decisión del tribunal de suspender la resolución secesionista y también por la rapidez en la respuesta (12/11/15).

El Constitucional ha suspendido por unanimidad la resolución independentista del Parlament y ha decidido notificar su decisión de forma personal a 21 cargos catalanes, entre ellos Artur Mas y Carme Forcadell, a los que advierte de que incurrirán en responsabilidades penales si no acatan su decisión. El pleno del Tribunal Constitucional ha admitido a trámite la impugnación presentada por el Gobierno contra la propuesta, lo que, como determina el artículo 161.2 de la Carta Magna, supone su suspensión automática durante un plazo máximo de cinco meses. Tras una reunión de dos horas y media, el tribunal de garantías ha decidido, por primera vez, notificar en mano su resolución, pues se trata de una de las prerrogativas introducidas en la última reforma de la ley orgánica que rige su funcionamiento.

El Tribunal Constitucional se reúne esta tarde, a partir de las 16:30 horas, para debatir el recurso del Gobierno contra la declaración secesionista aprobada el pasado lunes por el Parlament catalán. Mariano Rajoy ha comparecido tras aprobar en un Consejo de Ministros extraordinario el recurso contra la resolución independentista aprobada por Junts pel Sí y la CUP. El presidente del Gobierno ha dicho que el Gobierno ha tomado esta decisión en la defensa de todo el país, de todos los ciudadanos, sobre todo los catalanes y espera, ha afirmado, no tener que tomar más medidas, aunque advierte de que el Ejecutivo actuará si no se cumplen las resoluciones (11/11/15).