Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El papa Francisco ha indicado que lo que se espera de la Iglesia no es solo condenar los abusos de sus clérigos sino "medidas concretas y efectivas" para erradicarlos, durante su discurso al inicio de la reunión para la protección de menores que se celebra hasta el domingo en el Vaticano.

"El pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas, sino medidas concretas y efectivas", ha afirmado el papa ante los 190 representantes de la jerarquía eclesial reunidos para afrontar el problema de los abusos en una cumbre sin precedentes en la historia de la Iglesia.

"Ante el flagelo del abuso sexual perpetrado por los hombres de la Iglesia contra los menores, pensé en consultarme con ustedes, patriarcas, cardenales, arzobispos, obispos, superiores religiosos y responsables, para que juntos(...) podamos escuchar el grito de los pequeños que piden justicia", comenzó Francisco su discurso de apertura de la cumbre.

En Roma está en marcha desde hace una hora la conferencia contra la pederastia en la Iglesia. El pueblo de Dios exige medidas concretas para erradicar los abusos sexuales. Lo ha dicho el papa Francisco al inagurrar la cumbre. En RNE hemos escuchado a Luis Badilla, experto en el Vaticano, director del blog Il Sismógrafo. Considera Badilla que el gran problema al que se enfenta el pontífice en esta política de lucha contra la pederastia en el seno de la Iglesia es la resistencia de la curia, las órdenes de silencio y ocultación de los abusos, que durante años dieron Juan Pablo II y Benedicto XVI a los obispos.

En el inicio de la hitórica cumbre anti-pederastia del Vaticano, Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso ha hablado con el periodista y vaticanista Luis Badilla, director de la web "Il Sismógrafo", que ha comenzado afirmando que, aunque "anticipar lo que va a pasar es muy difícil""la Iglesia se está jugando en estos días su credibilidad". Badilla cree que tanto el Papa como la Curia son conscientes de la importancia de esta cumbre. A pesar de las resistencias internas, que las hay, según el vaticanista, sobre todo "entre los obispos", que, "por muchos años recibieron la instrucción de ocultar".

Lo que se va a vivir desde este jueves y hasta el domingo en el Vaticano es histórico. Por primera vez en la historia, la Iglesia católica ha convocado una cumbre para afrontar los casos de pederastia de sus religiosos. El papa ha citado en Roma a casi 200 presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo para escuchar los testimonios de las víctimas, trazar un plan de acción mundial e instalar la transparencia en la Institución. De hecho, una de las expectativas es conocer a ciencia cierta la magnitud del problema.

¿Se puede corregir en tres días una vergüenza de décadas o siglos? Respuesta: No, y nadie lo pretende. Lo que el papa Francisco quiere es dar un impulso al cambio de cultura en la iglesia católica. Más responsabilidad ante los abusos sexuales a menores, más consecuencias y menos encubrimiento. Para eso Francisco ha llamado a Roma a todos los presidentes de conferencias episcopales, los jefes de todos los obispos del planeta, en una reunión inédita para buscar un plan común contra la pederastia en la iglesia..

"Y además dejar claros los pasos concretos para que todos sepamos lo que se espera de nosotros y las consecuencias de los errores", explica el arzobispo de Chicago, Blase Cupich.

190 altos cargos, menos del 10% mujeres, debatirán durante tres días hasta el domingo las realidades de la pederastia en sus comunidades y países. Las víctimas, que no participan oficialmente en las reuniones, recuerdan que 35 años después de los primeros escándalos en Canadá, Irlanda y EEUU, la iglesia católica no tiene o no da datos concretos de esta lacra: cuántos casos registrados, dónde, cuándo, cuántos sacerdotes castigados...

Las reuniones empiezan mañana a las 9 y aunque no habrá documento final, las conclusiones las dará el papa en la misa del domingo..

Una de las víctimas que hoy va a participar en la reunión con los organizadores de la cumbre contra la pederastia es Juan Cuatrecasas, presidente de la asociación 'Infancia Robada'. Juan es el padre de Asier, que sufrió los abusos de un profesor del colegio Gaztelueta que ha sido condenado a 11 años de prisión. Cuatrecasas se muestra "escéptico" en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso  "con este encuentro" y pide "transparencia e inmediatez" a la Conferencia Episcopal. "La Iglesia debe denunciar a la policía a los pederastas y no taparlos.  Hablamos de delitos y no pecados".

  • Justicia ha solicitado a la Conferencia Episcopal los historiales y a Fiscalía, las diligencias abiertas en los tribunales
  • Dos párrocos de Tarragona han presentado su renuncia tras conocer que estaban siendo investigados 
  • Fiscalía de Bizkaia ha recibido denuncias contra un sacerdote vinculado a los 'scouts' y a un exprofesor de los Salesianos 

El Abad del monasterio de Montserrat ha pedido perdón por los casos de abusos sexuales de su comunidad y se ha comprometido a ofrecer la máxima transparencia. Mientras, en el exterior de la basílica, las primeras víctimas que han denunciado públicamente lo sucedido en su infancia, se manifestaban para pedir su dimisión.