Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La jueza Sandra Arroyo Salgado, exesposa del fiscal argentino Alberto Nisman, encontrado muerto el pasado 18 de enero en circunstancias aún sin aclarar, ha afirmado este jueves que su exmarido fue "víctima de homicidio sin lugar a dudas".

"Alberto Nisman no se suicidó. A Alberto Nisman lo mataron", ha asegurado la jueza, querellante en la causa por la muerte del fiscal, en una comparecencia ante la prensa, en la que ha presentado las conclusiones del informe elaborado por sus propios peritos.

La magistrada ha añadido que, en base al análisis de las pruebas recolectadas en el apartamento de Nisman, donde el fiscal fue hallado sin vida el 18 de enero con un disparo en la cabeza, se descartan las hipótesis de un accidente o de un suicidio.

Según la jueza, Nisman no murió de forma instantánea sino que agonizó, su cuerpo no presentaba espasmo cadavérico -en contra de lo que afirmó la fiscal del caso-, fue movido de su posición original y no había presencia de alcohol en sangre.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, ha realizado este domingo duras críticas contra el Poder Judicial y ha calificado la denuncia presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman como "vergonzosa". "Es un escándalo, un bochorno, no para la presidenta, para todos los argentinos", ha asegurado durante la apertura del último curso legislativo de su mandato en el Parlamento.

La Justicia de Argentina ha desestimado este jueves la denuncia presentada por el fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta, Cristina Fernández, por presunto encubrimiento a terroristas, han informado fuentes judiciales a medios locales. El magistrado Daniel Rafecas ha rechazado abrir investigación sobre las acusaciones de Nisman, aunque la decisión aún puede ser apelada.

Ni siquiera la lluvia torrencial disuadió a los bonaerenses de secundar masivamente la insólita convocatoria de un grupo de fiscales: su homenaje al colega Alberto Nisman, muerto hace justo un mes de un balazo en la cabeza, después de acusar a Cristina Fernández de boicotear la investigación del mayor atentado terrorista que ha sufrido Argentina, comentido supuestamente por iraníes en los años 80.

Varias decenas de miles de manifestantes han marchado en silencio y de manera pacífica y sin incidentes a través de la capital de Argentina para pedir un juicio independiente de la muerte del fiscal Alberto Nisman, cuya acusación hace un mes ha llevado a la imputación de la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de terroristas en un atentado ocurrido en 1994.

Según la Policía Metropolitana de Buenos Aires, al menos 400.000 personas han recorrido las calles de Argentina, entre el Congreso y la Plaza de Mayo, en una marcha a la que ha asistido la hija y la juez Sandra Arroyo Salgado, exmujer de Nisman.

La multitudinaria marcha, que ha tenido réplicas en varios puntos dentro y fuera del país, ha sido organizada por un grupo de fiscales contrarios a las políticas de Fernández que, sin embargo, asegura que su única consigna era rendir un homenaje a Nisman, quien investigaba el ataque terrorista de 1994 contra la mutualista judía AMIA.

Sin embargo, la muerte en extrañas condiciones de Nisman, que fue hallado con un tiro en la cabeza en su casa el pasado 18 de enro, ha enfrentado al Gobierno con la ciudadanía de cara a una inminente jornada electoral el próximo octubre.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha sido imputada en la causa que investiga la denuncia presentada por el fallecido Alberto Nisman por presunto encubrimiento de supuestos terroristas iraníes, según el requerimiento que ha presentado el fiscal Gerardo Pollicita este viernes.