Enlaces accesibilidad

'El Cazador de Cerebros' galardonado en los premios Ver Ciencia de Brasil

  • 'Ver ciencia' premia a El Cazador de Cerebros por su labor como programa de divulgación científica
  • En el último programa vemos los desafíos a los que se enfrenta el coche eléctrico

Por
El cazador de cerebros galardonado por los premios Ver ciencia
El cazador de cerebros galardonado por los premios Ver ciencia

El programa ‘El Cazador de Cerebros’ ha sido premiado por Ver Ciencia, la muestra internacional de ciencia y televisión, realizada en Brasil desde 1994. Los galardones del Premio Ver Ciencia 2019 tienen como objetivo despertar la curiosidad y así provocar interés por las innovaciones tecnológicas. Innovaciones que aplicadas en nuestra vida cotidiana, nos ayudan a comprender mejor nuestro entorno, nuestras vidas y a nosotros mismos.

La entrega del premio se realizará el 2 de noviembre y Pere Estupinyà acudirá a recogerlo gracias al apoyo de la embajada española en Brasil. La ceremonia se realizará en el prestigioso Museu do Amanhã, en Rio de Janeiro, donde estarán presentes autoridades académicas del mundo científico brasileño y el cónsul español.

La muestra selecciona lo mejor de la producción audiovisual internacional y brasileña de divulgación científica en televisión. Distintos programas de la BBC, de la japonesa NHK, de la GMBH, Nova y más países de todo el mundo se exhiben en más de 200 ciudades de Brasil durante la semana nacional de la ciencia y la tecnología con el objetivo de promover la cultura científica entre la población.

El Cazador de cerebros es un programa científico que busca mentes creativas e innovadoras que se hacen preguntas constantemente. En él se entrevistan a las personas más brillantes que se dedican a la investigación y el conocimiento. Temas como el funcionamiento de las sociedades, la naturaleza, nuestro cuerpo, la tecnología y la mente humana son trascendentales para resolver nuestras preguntas más inquietantes.

Si aún no lo has visto no te pierdas el último programa ya disponible en AlaCarta, donde se nos muestra cuáles son los desafíos del coche eléctrico, el modelo de movilidad del futuro. 

Para todos los públicos El cazador de cerebros - ¿Serán posibles las ciudades sin gasolina? - ver ahora
Transcripción completa

Qué atasco, ¿no?

Y esta contaminación...

¿Sabes cuántas muertes prematuras hay cada año en el mundo

por culpa de la polución?

Casi nueve millones.

(RESOPLA) Yo me bajo.

No. Mira, que ya tira.

Sí, ya tira, pero para enseguida. Mira, yo me bajo.

A tomar por c...

(REFUNFUÑA)

"Si estás viendo esto, es que eres una mente inquieta.

Ya somos dos.

Me llamo Pere Estupinyà y quiero investigar

cómo la ciencia intenta solucionar problemas globales,

explicarnos cómo funciona el mundo y hacernos más felices.

Y, para ello, busco cerebros que estén en la mismísima frontera

del conocimiento para que nos cuenten lo que saben.

Bienvenidos."

Durante mucho tiempo, el coche ha sido un objeto imprescindible,

como es tener una nevera en casa o hace 30 años llevar un reloj.

Esto está cambiando y tiene que cambiar.

Lo sabemos de sobra.

El coche contamina a dos niveles:

CO2 en la atmósfera, que debemos reducir,

y luego estas partículas y estos gases tóxicos

que está demostradísimo afectan muy negativamente

a nuestra salud.

Y luego está el ruido, el espacio que ocupan en las aceras,

los atascos...

Está clarísimo que si queremos mejores ciudades,

debemos utilizar menos vehículos y, además,

hacer esta transición del vehículo de gasolina

al vehículo eléctrico.

Este es el reto que vamos a intentar analizar hoy

con gente que está innovando, investigando

y viendo negocio también, claro.

Estamos en una de las ferias más grandes de España

para analizar las últimas innovaciones

en movilidad, en ciudades más sanas, más sostenibles...

A ver qué nos cuentan.

"Welcome". "Thank you".

Estas personas pasean por la calle y un sensor detecta

que pasan justo por el cruce.

Identifica cuál es el riesgo

calculando los volúmenes y las distancias.

Me voy a montar en un vehículo autónomo.

Es la primera vez.

(GRITA)

(RÍE) Ha parado, ha parado.

Esto son cargadores eléctricos.

¿Cuánto tarda en cargar un coche eléctrico?

De 0 a 100, media hora.

¿Esto va a mejorar mucho? Cada mes que pasa vamos avanzando.

"El Smart City Congress está lleno de soluciones innovadoras.

Es inspirador.

Pero lo mejor fue hablar con Robert Cervero,

uno de los cerebros más influyentes cuando hablamos de movilidad

y planificación urbana."

Solamente el 10 % de la población

vive en ciudades en las que el aire es limpio y saludable.

¿Cuál es el reto tecnológico que debemos acometer?

¿Qué tenemos que desarrollar

para conseguir una ciudad más sostenible,

más limpia y con mucha más movilidad?

Sin duda, tenemos que conseguir la electrificación

de nuestra flota de vehículos.

Hay algunos frentes en los que estamos consiguiendo

grandes avances en el sector del transporte,

como la interoperabilidad, la propulsión,

precios más inteligentes y los vehículos eléctricos.

Necesitamos coches eléctricos, pero quizás, más que eso,

necesitamos reducir aún más el número de coches, ¿no?

En mi opinión, no hay duda de que reducir la cantidad de coches

volvería las ciudades más habitables, más productivas y más sostenibles.

Esto depende de los cambios

en las preferencias de estilo de vida.

Los milenials, o la generación X y Z, no creen, a diferencia de sus padres,

que la propiedad de grandes activos como una casa o un coche

conduzca necesariamente a la felicidad.

Esto refleja un cambio en las preferencias de estilo de vida,

del sistema de valores que, en último término,

significará menos coches en la ciudad,

lo cual es positivo.

El destino no existe.

Cuando vemos películas de ciencia ficción

tenemos dos escenarios.

Uno más distópico donde hay ciudades sucias, congestionadas,

con guetos, inseguras...

Y otras películas con ciudades más sostenibles,

integradas en la naturaleza, gente más feliz...

¿Cómo será el futuro?

Depende.

No está escrito.

Depende de cómo utilicemos los desarrollos tecnológicos

que ahora se están generando.

"Hoy, en 'El cazador de cerebros', veremos estas tecnologías.

Nos meteremos en lugares espectaculares.

En el meollo de la Red Eléctrica Española,

analizaremos los pros y contras inesperados del coche eléctrico

y veremos cómo hacer este cambio de modelo,

que es mucho más profundo de lo que parece."

Una transformación así es muy complicada

porque implica retos técnicos, resistencia socioeconómica,

todo un cambio urbanístico, una estructura que lo permita...

Pero empecemos por los retos tecnológicos

yendo a uno de los centros de Europa que más a fondo está analizando

esta transición del coche de gasolina al coche eléctrico.

JRC es un centro de investigación europeo

creado y financiado por la Unión Europea

que está pensado para hacer ciencia, tomar datos,

y, con eso, crear políticas públicas de diferentes ámbitos.

Tiene diez líneas de investigación principales.

Una es de energía y transporte.

"Estas instalaciones, en Ispra,

son las más grandes de la Comisión Europea,

solo por detrás de las sedes de Luxemburgo y Bruselas.

El nivel de sus científicos es 'top'

y su misión es clara:

ser el soporte técnico y científico imprescindible

para la toma de decisiones políticas en áreas de calado social,

como seguridad alimentaria, política medioambiental,

inmigración, innovación

y en lo que nos interesa hoy a nosotros:

transporte y eficiencia energética.

Europa se ha puesto muy en serio a trabajar

para cambiar el modelo de movilidad, y apuesta por el coche eléctrico.

Pero quiere hacerlo con evidencias científicas.

Nuestra primera parada es el laboratorio de análisis

de la contaminación del aire.

Tienen medidores de contaminación repartidos por toda Europa

y conocen muy bien la magnitud del problema."

Este filtro es una muestra procedente de Polonia,

del triángulo negro.

Qué miedo.

Da miedo, pero es lo que respiramos.

Veo que ahí tienes algunos filtros. Tal vez nos los puedas comentar.

En este filtro puedes ver el valor límite

permitido en la Unión Europea, 50 microgramos por metro cúbico.

Ok.

Este filtro es de esta misma área. ¿De aquí donde estamos?

Sí, donde hay concentraciones muy altas.

Este otro, como dije antes, procede del triángulo negro,

una zona de Polonia donde se quemaba mucho carbón,

por lo que la gente respiraba este tipo de partículas tan oscuras.

¿Cuáles son los contaminantes del aire más nocivos?

En las ciudades, sin duda, la contaminación

procedente del tráfico es la más perjudicial,

seguida del óxido de nitrógeno.

¿Y cómo afectan a nuestra salud

las partículas y el óxido de nitrógeno?

Por un lado, hay partículas muy pequeñas,

partículas ultrafinas, diminutas, que penetran en los pulmones,

que pueden incluso pasar al torrente sanguíneo

y luego acumularse en el cerebro, en los riñones

u otros lugares, lo cual es muy perjudicial.

Por otro lado, hay sustancias cancerígenas

que se adhieren a las partículas,

como los hidrocarburos aromáticos policíclicos,

el benzopireno...

Respirar dichas partículas puede provocar cáncer.

"Aquí no solo miden la contaminación del aire,

también las emisiones

directamente de los tubos de escape de todo tipo de vehículos

y condiciones de conducción,

tanto en laboratorio como en carretera.

Es nuestra siguiente parada."

¿Aquí es donde recogéis los gases y las partículas?

Exactamente. Es la tubería que transporta el gas

del tubo de escape al analizador, que se encuentra fuera de la cámara.

"En estas instalaciones, antes medían la masa total

de las partículas que salían por el tubo de escape.

Pero ahora que sabemos que cuanto más pequeñas,

más peligrosas, han desarrollado nuevas tecnologías

para medirlas una a una.

Y con esta información,

la Unión Europea marca exigencias a los fabricantes

y políticas medioambientales."

Algo que nos sorprendió mucho de los investigadores del JRC

es que tienen muy en cuenta la ciencia, claro,

pero también la realidad y las necesidades de la sociedad.

A veces, diga lo que diga la ciencia, hay que tener en cuenta

otras consideraciones,

porque cuando hablamos de la sostenibilidad del transporte,

entran en juego, por lo menos, tres aspectos:

la repercusión en el medioambiente, la repercusión en la sociedad...

Si se reducen mucho las emisiones de los coches,

pero a costa de los puestos de trabajo de la industria,

puede generarse un problema que hay que tener en cuenta.

Y la sostenibilidad económica.

Porque, en último término, hay que asegurarse

de que las medidas emprendidas sean sostenibles económicamente.

Siempre hay que sopesar y equilibrar varios aspectos.

Y presiones, por supuesto, porque esta gente,

los fabricantes, también presionan, ¿no?

Sí, sí, sí. Definitivamente.

Hay presión de los fabricantes de automóviles,

de otras industrias, etc.

"Los motores son cada vez más limpios,

pero hay un techo de cristal."

¿Crees que en el futuro,

si redujéramos mucho las emisiones de los vehículos de combustión

y si mejoramos la legislación,

la contaminación dejará de ser un problema tan grave

o necesitaremos por fuerza pasar a los vehículos eléctricos?

Estoy convencido de que en pocos años los vehículos convencionales

alcanzarán niveles de emisiones muy muy bajos.

El problema es que, aparte de las emisiones

que son peligrosas para la salud humana,

lo que no se puede reducir demasiado son las emisiones de CO2,

y hay que encontrar formas de descarbonizar el transporte.

Superinteresante.

Una curiosidad que me han contado es que estos coches son alquilados,

porque antes los pedían a fabricantes

y estos los manipulaban un poquito.

Por un lado, somos adictos a la energía

y, por otro, queremos prescindir de los combustibles fósiles

y utilizar renovables.

No es imposible, pero una limitación es que estas renovables fluctúan.

No siempre hay sol ni hay el mismo viento.

Una manera de compensar estos picos de demanda,

con estos valles de producción, es un Smart GRID,

un sistema inteligente que vaya compensando demanda

y producción.

¿Qué papel desempeña el vehículo eléctrico

en esta red inteligente, en este nuevo futuro?

El vehículo eléctrico, para el GRID,

para la red eléctrica, es una mera batería,

una batería móvil.

Por un lado, permite almacenar energía

cuando hay un excedente de viento, por ejemplo.

Por otro, puede proporcionar energía a la red

en caso de dificultades,

cuando escasea la energía debido a la falta de sol o viento

en el sistema. Ajá.

También existe el concepto de carga inteligente.

¿En qué consiste? La carga inteligente

es una técnica de respuesta a la demanda

que permite modular la solicitud de carga

e intentar posponerla,

trasladar la necesidad de carga a un momento diferente

en el que se sepa que habrá mucha más energía disponible.

Esto sería un cambio de paradigma.

Ahora resulta que conectaremos la lavadora

o la carga del vehículo eléctrico y no se cargará inmediatamente,

sino cuando sea mejor para el sistema.

Bueno, es uno de los conceptos

que procura posponer las necesidades de consumo

a un momento en el que el sistema esté mejor preparado

y ajustado para cubrirlas.

Pero, por supuesto, no queremos asustar a nadie.

Seguirá siendo posible hacer una colada

en caso de necesidad.

"En la red actual, la electricidad viene de centrales eólicas,

solares, hidroeléctricas, térmicas y nucleares

y se distribuye a edificios, fábricas, dispositivos urbanos...

Gianluca nos explica que funciona bien,

pero que puede funcionar mejor.

En el futuro, tendremos menos de esto...

y más de esto.

Pero, además, todo estará interconectado

y sistemas de inteligencia artificial,

una especie de cerebro,

regularán la distribución, el precio,

evitarán picos de uso decidiendo cuándo usar ciertos dispositivos

e, interesante, habrá millones de baterías móviles

en forma de coches eléctricos.

Por la noche, aparcados,

los coches eléctricos podrán recargarse,

pero también aportar energía a la red inteligente

si la necesita."

Importantísimo, esto del Smart GRID,

para más eficiencia y, sobre todo, para poder usar renovables

a pesar de sus fluctuaciones.

Pero avancemos hacia un concepto nuevo.

Bueno, quizás el coche eléctrico no es la panacea.

¿Qué limitaciones tiene?

Pitido intermitente

"Nos sacarán de dudas en el laboratorio

de movilidad eléctrica y emisiones electromagnéticas

del JRC."

Esta es la última generación de lo que denominamos carga rápida.

Por ejemplo,

se puede cargar el vehículo para una autonomía de 400 km

de conducción eléctrica en solo un cuarto de hora.

¿Solo un cuarto de hora?

Eso implica que la tecnología ya está aquí.

De hecho, todo el mundo para 15 minutos

tras conducir 400 km.

Sí, es parecido a lo que haríamos en un viaje de larga duración

en un coche convencional.

"Y ahora llegamos a la joya de la corona:

el VeLA 9, un impresionante búnker

con placas blancas de cerámica

formada por óxido de hierro y cristales de grafito

que actúan como aislante electromagnético.

Solo esta sala ha costado cuatro millones de euros.

Caben hasta pequeños autobuses eléctricos

y permite medir todas las ondas electromagnéticas

sin ningún tipo de eco."

¿Los campos electromagnéticos creados por muchos

coches eléctricos juntos

podrían llegar a ser un problema para algunas personas?

La pregunta es si con esta nueva tecnología que queremos adoptar

la electromovilidad en la ciudad, por ejemplo,

se pueden acabar perturbando las bandas de frecuencia

que necesitamos para nuestras comunicaciones.

No vaya a ser que dejen de funcionar los teléfonos inteligentes,

la radio de la policía, de los bomberos.

Nada de esto puede fallar en un entorno urbano.

Todo se reduce a las interferencias.

¿A las interferencias?

Hay que evitarlas por completo.

En teoría, podría haber cierto riesgo para los pacientes con marcapasos,

los pacientes con implantes cocleares

o los diabéticos que dependen de una pequeña bomba de insulina

para su administración automática.

Ok.

Por supuesto, como en este campo somos pioneros,

tenemos que comprobar cuantitativamente

si hay algún riesgo.

Y, en tal caso, debemos plantearnos

si basta con el sistema de límites que tenemos,

con las normas internacionales estandarizadas,

o bien si estamos pasando algo por alto.

¿Debemos perfeccionar las normas

o sugerírselo a los comités de estandarización internacional?

Es muy interesante,

porque tanto en el caso de los vehículos individuales

como en el uso masivo,

lo que vemos es que la tecnología no es la limitación.

¿Qué otras limitaciones tenemos?

En general, son más eficientes energéticamente,

especialmente en el ciclo de conducción urbana.

Todo el mundo acepta que hay un montón de ventajas.

Sin embargo, siguen siendo relativamente caros.

Me encanta esta mente tan analítica y estructurada de los científicos.

Lo tienen todo en cuenta.

Por ejemplo,

obvio que el coche eléctrico no emite CO2,

pero producir la electricidad que utiliza sí,

y las baterías tienen un coste de fabricación.

¿Es realmente el coche eléctrico un gran ahorro o no lo es tanto?

"Nos vamos un momento de Ispra

para que esta ingeniera medioambiental

compare las emisiones directas de un coche de gasolina

con las indirectas de un coche eléctrico."

En una fase de uso,

con un vehículo eléctrico nos podemos ahorrar

casi la mitad de las emisiones que podría tener uno convencional.

Estamos hablando de un vehículo convencional medio,

no una última gama, unos 140 gramos por kilómetro,

cuando con uno eléctrico podemos bajar hasta 70.

Si me dices: "¿De dónde provienen? Si no hay tubo de escape".

Las emisiones provienen de la generación de electricidad.

Tú piensa que en España la mayoría de la electricidad,

hablamos de un 40-45 %,

procede de fuentes fósiles.

Tienen una parte más residual de fuente renovable.

Al aumentar esta fuente renovable, bajaríamos, digamos,

la mochila de CO2 que lleva la electricidad

que utilizamos en el vehículo eléctrico.

Interesante.

Que el coche eléctrico sea más limpio

depende de dónde venga la electricidad,

no del coche en sí. Correcto.

Ya que pasan los aviones, esto es todo un reto también, ¿no?

Este es otro reto.

Las emisiones asociadas a lo que es la movilidad aérea

también es otro punto a estudiar.

Yo creo que aún el avión eléctrico no es una realidad

como lo puede ser el vehículo eléctrico,

pero tarde o temprano acabaremos llegando a esta conversión.

"Por lo visto, nada es tan sencillo como parece.

Analicemos otro reto.

Los coches de ahora son máquinas independientes,

pero los vehículos del futuro tendrán todo tipo de sensores

y estarán conectados entre sí con la red eléctrica,

con su entorno, con Internet...

El futuro coche autónomo es un gran ejemplo.

En esta cámara anecoica

Jaume Ferragut investiga cuáles son los mejores sistemas

de transmisión y de recepción de datos

para que los coches hablen."

Jaume, ¿qué es esto?

Pues, mira, esto es una cámara anecoica muy grande.

Tiene 20 metros de diámetro.

"Anecoica" básicamente quiere decir que no hay eco aquí dentro,

pero eco a nivel radioeléctrico.

Es decir, si pones un transmisor aquí dentro,

no hay reflexiones, la señal no rebota por ningún sitio,

todo lo absorbe este material.

Y la utilidad de este tipo de cámaras es para poder medir

equipos de transmisión y recepción sin que haya ese tipo de...

Interferencias de fuera.

Sí, básicamente para evitar que lo que tú midas

esté contaminado por reflexiones internas.

Que el coche esté conectado a señales de tráfico,

a otros coches para evitar accidentes...

¿Qué otras ventajas tiene esta interconectividad?

Principalmente, el hecho de poder percibir información

que tú, a nivel local, no puedes percibir.

Esto aumenta tu rango de visibilidad.

No en el espectro visual, sino en el radioeléctrico.

Tienes más información como conductor y puedes reaccionar a tiempo.

Si el coche es autónomo, reacciona él,

y esto reduce la siniestralidad y las víctimas.

Pero luego, por ejemplo, también a nivel de circulación.

Que puedas saber sin necesidad de usar tu teléfono móvil,

sino a través del vehículo,

que ha habido un accidente a diez kilómetros,

o que uno de los vehículos que se aproxima hacia ti,

por ejemplo, ha tenido algún fallo

y está creando colas en el otro sentido.

(RIENDO) ¿Habrá una fase de adaptación peligrosa o...?

La adaptación es un concepto muy importante

porque, antes lo comentabas, ¿será obligatorio o no?

Habrá un momento en el que coexistirán

coches que tendrán equipos de comunicación

y otros que no.

En algún momento, incluso más adelante,

habrá coches autónomos y coches que no.

Esto ya está sucediendo en algunas ciudades.

Todo este periodo de adaptación yo creo que será complejo.

Hablamos mucho de cómo cambiará el coche,

cómo cambiarán los puntos de recarga,

cómo cambiará la red eléctrica con estas nuevas tecnologías,

pero ¿cómo cambiará nuestra manera de conducir?

La forma de conducir en 2030 será radicalmente diferente a la de ahora.

Cambiará más en diez años de lo que ha cambiado

en los últimos 80. Totalmente.

"Hoy estamos hablando de todos los retos que supone

el cambio de coches de gasolina a coches eléctricos.

Vayamos a Madrid, a la sede de Red Eléctrica de España,

desde donde controlan hasta el último enchufe del país

para hacernos una penúltima pregunta:

¿estamos preparados para tanta demanda nueva de energía?"

Pregunta clave: si sustituyéramos todos los coches de gasolina

que hay actualmente en España por coches eléctricos,

¿cuánto aumentaría la demanda de electricidad?

Cada millón de vehículo eléctrico es, aproximadamente,

un 1 % del incremento de la demanda

sobre la demanda que hemos mirado antes,

un millón de vehículos eléctricos. ¿Solo un 1 %?

Un 1 %.

A día de hoy, en España tenemos en torno a 30.000 vehículos.

Es decir, estamos hablando de unas cantidades más reducidas.

Si sustituyéramos todo el parque,

que eso son escenarios que pasarán dentro de muchos años,

como mucho hablaríamos de un 25 % de incremento de la demanda.

Bueno, es considerable, pero tampoco es tantísimo, ¿no?

Bueno, el sistema ya ha abordado incrementos del 1 %

en los últimos años

y estamos trabajando para que el sistema eléctrico

esté preparado.

Y podemos decir que lo está para poder integrarlo.

"Otro gran reto a trabajar son los puntos de recarga."

Están repartidos por toda la geografía

y estamos viendo cuáles son los que están siendo usados ahora.

La demanda a día de hoy todavía es de unos valores muy acotados.

Sí. Pero nos permite empezar a ver

cuándo están los usuarios decidiendo recargar el vehículo eléctrico.

En este momento, en las provincias donde más demanda

de vehículo eléctrico estamos teniendo

son la provincia de Barcelona, la de Sevilla,

seguida de la Comunidad de Madrid.

Veo aquí 507 en Madrid, 259 en Barcelona

tres en Tarragona...

Yo soy de Tortosa, del Delta del Ebro,

no veo nada por aquí.

Me imagino que el gran reto es que alguien pueda conducir

un coche eléctrico por toda España

e igual que se encuentra gasolineras que se encuentre puntos de recarga.

¿Cómo se puede solucionar esto? Ese es precisamente el gran reto.

El gran reto es desarrollar una infraestructura básica

que a los usuarios de vehículo eléctrico

les dé una confianza de que podrán recargar sus vehículos

donde lo necesiten.

La carga natural es la del vehículo eléctrico,

la carga nocturna,

cuando los vehículos no se están usando.

Y esto se realiza fundamentalmente en el entorno privado.

También está la carga que realizamos en las empresas,

cuando vamos a trabajar, y luego ya el ámbito público,

que puede ser tanto en los ámbitos urbanos

como en los corredores eléctricos.

Incluso se habla de "haps",

espacios específicos en las carreteras

en los cuales se puedan recargar.

Acabamos de cargar.

Tema precio. ¿Qué?

La electricidad no solo es muy competitiva medioambientalmente,

que lo hemos visto, sino también económicamente,

porque recargar para 100 km puede costar dos euros.

¿Esto es lo que cuesta ahora? Esto es lo que cuesta ahora.

Es menos del 50 % de lo que cuesta recargar un combustible fósil.

Y aprovechando las tarifas

que aprovechan ese supervalle de demanda,

podemos recargar el vehículo eléctrico por un euro.

Pero lo que mucha gente puede estar pensando es:

"Si el coche eléctrico implica

que haya más demanda de electricidad,

¿subirá el precio de la electricidad,

tanto la del coche como la de los hogares?

La introducción del vehículo eléctrico

va poco a poco.

Nos gustaría que fuera más rápido, pero va poco a poco.

Y en ese escenario futuro donde esté más presente,

también tendremos mucha más presencia de energías renovables,

que tienen un coste variable 0.

Hay que esperar que el precio no aumente,

pero, bueno, es que esto también es...

Lo de "el precio no aumenta"...

El que sea capaz de decir algo de esto...

Cuentas con una visión muy global y holística de la situación.

Asesoras a países, ciudades, instituciones...

¿De dónde viene la resistencia al cambio?

Está claro que hay cierta inercia y resistencia al cambio

por parte de los que se benefician del petróleo,

de los fabricantes de automóviles, de los servicios de conducción

y el mantenimiento de vehículos.

Lo que tienen en común es que no quieren cambiar.

¿Cómo podemos alejarnos de estas dependencias?

Creo que solamente podremos romper

con esta dependencia en el sistema de transporte

a través de una economía y un sistema de precios

más inteligente y un liderazgo político audaz.

Entonces necesitamos presionar en una dirección

en la que toparemos con la resistencia

de gente muy influyente, ¿no?

Y esta gente intenta asustarnos diciendo que la economía colapsará,

que se perderán muchos puestos de trabajo con el cambio...

Como muchas otras cosas, requiere visión política,

liderazgo político, que, en último término,

recaerá en quienes han sido elegidos para ocupar un cargo público,

que deberán aplicar su liderazgo y visión

para reeducar y reciclar a las personas que se resisten

a este tipo de cambios en nuestros sistemas

y tecnologías de transporte.

-Las limitaciones también tienen que ver

con nuestra red eléctrica,

en el sentido de que debemos hacerla más inteligente.

Debe reaccionar mucho más rápido a las cargas adicionales

si descarbonizamos la energía mediante el transporte.

En cualquier caso,

es importante entender que no se trata solo de reemplazar

la flota de coches convencionales por coches eléctricos.

Se trata de acometer un cambio del sistema.

Y si Europa quiere seguir siendo un continente rico

y un referente internacional, debemos invertir en las personas,

no solo en las tecnologías.

La gran ventaja es que cada vez somos más

los que nos lo creemos.

Nuestros padres no podían vivir sin coche.

Nosotros, sí.

Yo llevo 12 años sin coche. Podemos alquilar, compartir...

Y, sobre todo en ciudades, cada vez tenemos más opciones

y muchísimo mejores que tener un coche.

El cazador de cerebros - ¿Serán posibles las ciudades sin gasolina?