Enlaces accesibilidad

#BloggerMC5 - Crema de espinacas

  • Raquel Cabalga se enfrenta a su primer reto
  • Prueba su versión de la clásica crema de espinacas
  • Cocina de aprovechamiento al 100%

Por
#BloggerMC5 - Crema de espinacas

En todas las casas se comen cremas de verduras pero… ¿Sacamos partido de ellas o de los ingredientes que usamos? Recuerda que de los vegetales pueden aprovecharse hojas, tallos y el caldo de cocción y que una crema de cualquier vegetal siempre quedará mucho más sabrosa si antes rehogas un poco de cebolla y/o puerro y luego, al triturar, añades especias a tu gusto y un poco de queso de untar, leche semi o bebida vegetal.

Crema de espinacasCrema de espinacassopas
Ingredientes Preparación
  • 2 puerros o 1 cebolla
  • 2 patatas medianas
  • 1 ramillete generoso de espinacas frescas (200 gramo aproximadamente)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 litro de agua
  • 2 cucharadas soperas de queso de untar o yogur de soja o 100 ml de leche semi, leche evaporada o bebida vegetal
  • Para decorar, como topping: quinua hinchada y tallos/hojas de espinacas deshidratadas.
  1. Corta y lava muy bien los puerros, patatas y espinacas. No olvides que la parte verde del puerro te servirá para hacer un caldo, que los tallos de las espinacas se aprovechan en la misma crema u otras preparaciones y que el agua de cocción de espinacas, acelgas, borrajas y etc te sirven para congelar y cocinar, como base de otras preparaciones.
  2. Pon aceite en una olla y cuando esté caliente rehoga bien unos puerros. Añade la patata, 1 litro de agua y las espinacas. Salpimienta cuando las hojas hayan bajado y puedas remover todo el contenido.
  3. Hierve a fuego medio durante unos 20 minutos o hasta que la patata esté bien cocida.
  4. Retira el exceso de agua de cocción y reserva, puedes necesitarlo si la crema te queda muy espesa o para otras preparaciones (como base de una sopa, para hacer cubitos congelados y agregar a sofritos, como caldo para un arroz o guiso, etc).
  5. Tritura muy bien la crema, con paciencia, e insiste tanto como sea necesario para evitar tener que colarla y perder así toda la fibra.
  6. Prueba de sabor y rectifica de sal y pimienta. ¿Quieres darle un toque extra? Utiliza las especias que más te gusten… A mí las cremas de hojas verdes me gustan mucho con ajo en polvo o con jengibre y nuez moscada. Las de calabaza con toque picante, las de calabacín con crujientes de queso, las de puerros (vichyssoise) con picatostes al horno o hasta virutas crujientes de jamón serrano…
  7. Añade las 2 cucharadas de queso de untar y vuelve a batir bien. Prueba de sabor y textura. ¿Te gusta? Sirve ya. ¿Te falta algo? Pon 5 minutos a cocinar a fuego lento y verás que el sabor es más intenso y la crema aún más cremosa.
  8. Puedes decorar con los toppings que más te gusten. En esta versión he decidido agregar un poco de quinua hinchada y unos crujientes de hoja y tallo de espinaca (los haces untándolos en crudo con un poquito de aceite de oliva y dejándolos a 60ºC de horno sobre una bandeja con papel de horno hasta lograr la textura crujiente).