Anterior Flamenquín de conejo y librito de conejo Siguiente ¿En qué continente encajas mejor? Arriba Ir arriba
 Olmos y Robles - Los momentazos del capítulo 11
Olmos y Robles - Los momentazos del capítulo 11 rtve
Olmos y Robles

De la cobra al calvo: los momentos más divertidos del capítulo 11

  • La serie logra su mejor dato de audiencia esta temporada con un 12,2% de share

  • Atención, contiene spoilers: si no has visto el capítulo, no sigas leyendo

|

Licántropos, 'cobras', escraches vecinales y hasta 'calvos' contra del alcalde. El último capítulo de Olmos y Robles ha tenido de todo. El misterio del bosque tenebroso nos ha mantenido en vilo por la presencia en Ezcaray de un supuesto hombre-lobo, pero también nos ha hecho reír (y mucho) con situaciones de lo más surrealistas. 

Además, hemos logrado nuestro récord de audiencia de la temporada, con 2.095.000 espectadores y una cuota de pantalla del 12,2%. Son 2,7 puntos más que la semana pasada. Y medio millón más de personas que disfrutaron de momentazos como estos.

Ezcaray, en pie de guerra

Damián sigue empeñado en construir un campo de golf en Ezcaray, le pese a quien le pese. Y para ello piensa expropiar varias fincas y hasta una parte del camposanto. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Los vecinos, liderados por Cata, no están dispuestos a permitírselo y así se lo han hecho saber al inversor chino Wang Chu, conocido en el pueblo como 'Juan Chus', al que no han dado una calurosa bienvenida precisamente... [Mira el vídeo AQUÍ].

Pero el alcalde, lejos de amilanarse, sigue adelante con su proyecto faraónico y convoca a los medios para poner la primera piedra del Señorío de Wang Chu. Los vecinos aprovechan la presencia de las cámaras para cambiar de táctica y pasan del escrache al 'calvo'. Mejor dicho: al triple 'calvo' o, como le dice el alcalde al atónito inversor chino, "very typical culos". Un boicot en toda regla contra el campo de golf que supone la declaración oficial de guerra entre Cata y Damián. [Vídeo completo AQUÍ].

Atiza y Arrea, ¡vaya par!

Tenemos chica nueva en el cuartel. Se llama Arrea y es... de armas tomar. Esta novata recién salida de la academia ha llegado a Ezcaray como un elefante en una cacharrería. Y si no que se lo digan a Atiza, que ha sufrido su exceso de celo profesional en el bar de Cata. ¡Qué manera de arrear! 

Olmos y Robles - Arrea: la nueva en el cuartel

Aunque no han empezado con buen pie, Atiza y Arrea están condenados a entenderse y prometen grandes momentos. Como os podéis imaginar, el 'cachondeíto' con los nombres está servido en todo el pueblo... ¿Conseguirá Atiza que le llamen Esteban? ¿Formarán pareja artística? 

La cobra y la Pitbull

Parece que no es tan fiero el león como lo pintan... Por fin hemos visto a la 'Pitbull' sonreír en compañía de Robles. Los dos cenaron juntos y, no sabemos si fue por el vino, pero lo cierto es que la jueza Nora y el sargento Robles han hecho buenas migas... Hay miraditas que hablan por sí solas, ¿no os parece? ¡Ay, ay, ay...! 

Al que se le fastidió la cena romántica fue a Olmos, al que Isa ha dado oficialmente calabazas. Primero fue la cobra y luego el "tengo novio". Y eso pese al empujoncito de Domi, que le había dado a su nieto el anillo familiar para que se declarara a Isa. Pero ni por esas. La Piensos ha sufrido un ataque de pánico y ya tiene otro anillo para la colección. ¡Pobre Olmos! Con lo que le había costado dar el paso. ¿Volverá nuestro cabo primero al ataque...?

Olmos y Robles - Olmos, al ataqueeerrr