Enlaces accesibilidad

Ruta 11

¡Qué bien nos sienta el kimono!

  • Un tren nos lleva hasta Nara, donde cientos de simpáticos ciervos persiguen a los turistas en busca de algo de comer
  • Nos ponemos morados en un Yakitori bar, a base de pinchitos, y cambiamos de rumbo para llegar a los Alpes japoneses
  • Allí recorremos la Ruta Samurai de Nakashendo y nos alojamos en un tradicional Ryokan
  • Conocemos a unos curiosos monos a los que les encanta estar a remojo todo el día

Por

Ruta 11: Kioto - Nara - Nagoya - Tsumago - Yudanaka

Dejamos Kioto en dirección a una de los puntos mas turísticos del país del sol naciente, nos referimos a Nara. Esta población es muy turística por dos razones fundamentales, la primera porque aquí se conserva el templo mas antiguo de Japón, Horyu-Ji y la segunda porque es uno de los pocos lugares del mundo donde los ciervos Sika se acercan a los humanos sin temor y se dejan tocar. Bueno siempre que les des algo de comer.

Los ciervos Sika son sagrados y están protegidos aunque tiempo atrás se podían cazar, bajo pena de muerte claro. Se calcula que hay como unos 1.200 y viven en las montañas que rodean a Nara. Bajan todas las mañanas a campar a sus anchas y recolectar comida de los turistas quienes compran (amos) galletitas especiales para alimentarlos, que es lo único con lo que se les puede dar. Una chulada.

Sonia en Nara

Sonia en Nara

El templo de Todai-Ji es enorme y alucinante y guarda un montón de leyendas y curiosidades si quieres conocer algunas visita esta web:

Nosotros colaboramos con la conservación del templo budista y los niños se ganaron su bendición pasando por el agujero de la nariz del mismísimo Buda.

El hambre aprieta asi que … ¡A comer!, pero ¿sabias que en todos los restaurantes de Japón ponen reproducciones de sus menús en plástico como reclamo?, Y es que son tan perfectas estas reproducciones que dan ganas de comérselas. Guiados por estos interesantes escaparates elegimos un lugar donde saboreamos unos espectaculares y deliciosos pinchos.

Sonia, Candela y Mateo en Nakashendo

Sonia, Candela y Mateo en Nakashendo

Por la noche llegamos a Nagano ciudad anterior a nuestro siguiente destino, donde dormimos en un hostel, antes de llegar a Magome, al día siguiente. Ali iniciamos nuestro camino hasta Tsumago. Este sendero era parte del recorrido que unía Tokio y Kioto a través de las montañas. Era conocida como la senda de los Samurais.

Y ¿que es un Samurai?.

Pues era un noble guerrero al servicio de un noble o Shogun (gobernante), quien juraba defender el honor a la casa que representaba de por vida. pero… en esta web lo explican mejor:

A nuestra llegada a Tsumago nos hospedamos en un alojamiento tradicional japonés llamado Riokan, nos ponemos nuestras yukatas (bata japonesa) y nos bañamos en un ofuro (bañera japonesa con agua muy caliente). Por supuesto deglutamos una exquisita cena estilo japonés y dormimos en tatamis y futones (camas típicas japonesas). La experiencia es encantadora y el entorno bello y mágico.

Al día siguiente ponemos rumbo a ver los míticos monos de las nieves en las montañas de Japón. ¿Los habéis visto alguna vez bañarse en las aguas termales durante el invierno?, Pues aquí los podes ver …

Candela y Mateo en Yudanaka

Candela y Mateo en Yudanaka

Y en este episodio también aunque sin nieve claro. También podréis ver como Candela se disgusta con uno de ellos… pero para eso nos vemos este domingo a las 19:00. ¡NO OS LO PERDAIS!