Anterior Sardinas con tabulé de quinoa Siguiente La 1 estrena el viernes 21 'Hotel Romántico', nuevo programa en el que 24 solteros de entre 55 y 73 años viajan a Suiza para encontrar el amor Arriba Ir arriba
Isabel - Juana 'La Loca', una heredera muy cuerda en su visita a Francia
Curiosidades históricas del capítulo 35 de 'Isabel'

Juana 'La Loca', una heredera muy cuerda en su visita a Francia

  • ¿Es verdad que le hizo un desplante a la reina de Francia, Ana de Bretaña?

  • ¿Por qué retrasaba Felipe el viaje a Castilla? ¿Quería provocar a los RRCC?

  • ¿Pagó Bruselas a Juana para que diera a luz allí? ¿Era una costumbre habitual?

  • ¿Era el señor de Belmonte un traidor?

  • ¿Cómo fue el encuentro entre Fernando y Felipe?

|

Que Juana tenía carácter, ha quedado claro en los libros de Historia. Ya se encargó la heredera de los Reyes Católicos de demostrarlo en su visita a Francia. El desplante que le hizo a Ana de Bretaña y que hemos visto en el capítulo 35 de Isabel fue cierto como vemos en el vídeo destacado de esta noticia. "Tenemos constancia de varios roces de ese tipo", asegura el profesor de la UCM, Óscar Villarroel, "Juana era muy consciente de su posición."

Felipe no para de provocar a los Reyes Católicos

A Isabel y a Fernando les corría mucha prisa tener a su hija en la península. Debía jurar cuanto antes como Princesa de Asturias. Toda la premura que existía en Castilla y Aragón era el arma perfecta para Felipe. Tenía en sus manos desquiciar a sus suegros. Villarroel asegura que existen cartas en las que el archiduque alude a lo costoso del viaje y además lo utiliza como demora. Y añade: "Insiste en que ha de reunirse con todos los estados para conseguir fondos que financien el viaje".

En parte era una petición lógica. Eso es lo que nos cuenta Teresa Cunillera, asesora histórica de Isabel: "Eran los Reyes Católicos los que requerían su presencia, Así que eran ellos los que tenían que pagar." Aunque reconoce que Felipe no se mostró en ningún momento flexible: "Hubiera quedado muy espléndido que el propio archiduque hubiera corrido con los gastos. Nunca lo habría hecho porque era su excusa para retrasar su marcha".

¿Pagaban las ciudades por los nacimientos reales en sus dominios?

Perplejos nos hemos quedado cuando en el capítulo hemos oído que Juana se encuentra en Bruselas porque la villa promete dinero a cambio de que un hijo de Felipe 'El Hermoso' nazca allí...¿Existía esta costumbre?

Cunillera nos cuenta que sí. "Todos los hijos de Juana nacieron en ciudades diferentes, Era un honor para las villas recibir a un personaje de tan alta alcurnia y además que diera a luz allí. Eso ya quedaba para su historia. De un modo u otro atraían su presencia con regalos o donaciones económicas."

Villarroel se muestra mucho más escéptico: "No tengo noticia de que una ciudad ofreciese dinero para que el hijo de un monarca, no digamos un heredero, naciese en un lugar. He visto menciones de autores que lo indican, pero no lo mencionan las fuentes y yo si no lo veo, no me fío". Además añade una reflexión: "Podía ser un honor que naciera el heredero, pero en este caso ya había dos hijos anteriores".

¿Por qué Felipe y Juana atravesaron Francia en su viaje?

"Los Reyes Católicos querían que fueran por mar. De hecho enviaron una flota armada para recogerlos. Pero Felipe tiene sus propios intereses políticos así que trata de acercarse a Francia. Enterrando la política que habían llevado sus abuelos." Villarroel además nos recuerda que todo llega al mismo tiempo que la propuesta de casar a Claudia, la única heredera de Luis XII, con Carlos.

Para Teresa Cunillera había un motivo más para no subirse a los barcos castellanos: "Felipe conseguía alargar más el viaje. Era una manera de provocar todavía más a Fernando e Isabel."

Por cierto, los historiadores desmienten que Fernando enviara una flota a Flandes que secuestrara a Carlos en caso de que estallase la guerra con Francia con Juana aún en sus territorios. Como hemos dicho antes, aquellos barcos tenían que traer a los archiduques. Mientras Juana cruzó el país galo, Aragón y Luis XII estaban en paz, en una paz tensa, pero respetada. La guerra no estalló hasta el verano de 1502 y ellos cruzaron la frontera a principios de aquel año.

¿Era Don Juan Manuel de Villena un vendido?

Un apartado para él solo merece el señor de Belmonte que juega a dos bandas en la serie y que tan poco servicio le está haciendo a Juana. Le preguntamos a nuestros historiadores si era un vendido. Al escuchar la pregunta, Villarroel sonríe: "¿Qué es ser un vendido para un noble? Es cierto que Juan Manuel de Villena termina siendo uno de los principales servidores de Felipe I años después, pero no era un vendido. Solo servía a su señor. Hacía como todos los de su posición, buscar sus propios intereses."

Cunillera sigue la misma línea: "Era un aprovechado. Su hermana estaba casada con Balduino de Borgoña, un descendiente bastardo del rey de Francia, así que ya tenía relaciones con los flamencos. Era un hombre muy ágil y ya había conseguido tener una importante carrera diplomática." Por cierto, la asesora histórica de la serie nos desvela un curioso detalle del linaje del Señor de Belmonte: "Era descendiente del famoso Juan Manuel, el que escribió el libro de El Conde Lucanor."

El encuentro entre los Reyes Católicos y Felipe 'El hermoso'

Después de todo lo que venimos hablando las últimas semanas, podemos imaginar que todas las miradas estaban puestas en los cuatro personajes que se iban a encontrar. Los reyes más poderosos de Europa recibían a una hija a la que llevaban años sin ver y a un yerno que, sin haberlo visto nunca, les había dado ya demasiados dolores de cabeza.

"El encuentro fue correcto, que para eso habían sido educados". Dice Cunillera."Pero en el aire estaba toda esa fricción...¡A quién iban a engañar!"

En la serie hemos visto que Isabel y Fernando no acuden a Fuenterrabía a recibirlos. No es nada extraño según Villarroel porque los monarcas nunca acudían a sus fronteras. De hecho asegura que Felipe y Juana fueron recibidos con más honores y cordialidad de lo habitual: "Es un gesto muy sorprendente que cuando los herederos llegan a Toledo, el rey sale a recibirlos. Era un gesto de amistad que buscaba sin duda ganarse a Felipe".

Incluso sabemos que cuando Felipe enferma en Ocaña, cuando ya estaba terminando el viaje, Fernando salió a su encuentro. Isabel no porque se encontraba enferma y se quedó en Toledo guardando reposo.

El profesor de Historia añade: "Se intentó mostrar la mayor cordialidad posible. Fernando salió a las puertas de la ciudad y bajo palio entran en Toledo con el cortejo. Juntos fueron Fernando y Felipe, dejando a Juana detrás."

¡Qué poco van a durar las buenas caras e intenciones!