Enlaces accesibilidad

Jose Montoro: "En las votaciones finales estuve a punto de marearme"

  • Jose Montoro tiene 31 años y es de Valencia
  • Lleva casi una década sobre los escenarios

Por
Uno de Los Nuestros - José Montoro canta "Quédate a dormir"

Uno de Los Nuestros busca al mejor cantante de orquesta del país, y si hay alguien que de verdad sabe lo que es vivir y trabajar por y para una orquesta ese es Jose Montoro. Nacido en Valencia hace 31 años, este artista todoterreno lleva casi una década dedicándose profesionalmente a la música como compositor, líder del grupo Marabú y cantante de la orquesta La Tribu, entre muchos otros proyectos. Además, compagina su carrera musical con sus estudios de Fisioterapia.

Después de tantos años dedicados a la música, en los que ha sido telonero de David Bisbal, Hombres G y Dani Martín, Jose ha dado el salto a la televisión gracias a Uno de Los Nuestros. Nunca había actuado ante las cámaras y sus primeras sensaciones en el programa han sido muy positivas.

"Fue una pasada, alucinante. Actuar en ese escenario y ante el jurado impone un montón, pero cuando empecé a cantar me sentí como en un concierto más de los que doy en pueblos, como si estuviera tocando con mi orquesta. En ese escenario me encuentro bien, y me animó mucho que el público estuviera tan entregado, gritaban mi nombre, nunca había vivido algo así", reconoce Jose en una entrevista a RTVE.es.

"Todos me notaron que tenía la voz muy cansada"

En su primera aparición en el programa Jose tuvo que cantar "Quédate a dormir" de M-Clan, con la que levantó al público y recibió muy buenas críticas por parte del jurado. Sin embargo, el cansancio le jugó una mala pasada y los músicos de Los Nuestros decidieron enviarlo a la repesca del programa, en la que tenía como reto cantar una ranchera.  

"La verdad que todos me notaron que tenían la voz muy cansada. Venía de dar varios conciertos, apenas había dormido... Así pasó que en las votaciones finales estuve a punto de marearme por la mezcla de nervios, cansancio, sueño y adrenalina. Cuando se acabó el programa me dio un bajón de tensión", explica Jose. Sus nervios no terminan ahí, ya que en la siguiente gala de selección participará su novia, a la que le encantaría tener de "rival" en Uno de Los Nuestros porque, entre otras cosas, "sería un momentazo cantar juntos 'Escondidos'".

Admiración por los músicos de Los Nuestros

Jose regresará al escenario de Uno de Los Nuestros en la gala 5. Mientras tanto, seguirá ofreciendo conciertos con su orquesta por toda la geografía española, pensando en nuevas ideas que le gustaría mostrar en el programa y ansioso por volver a tocar junto a los 14 músicos de Los Nuestros, a los que admira profundamente.

"Mi objetivo en Uno de Los Nuestros es durar el mayor tiempo posible solo por tocar con sus músicos, yo alucino cada vez que estoy en el escenario con ellos. El hecho de conocerlos es ya como ganar el concurso", y mientras dure en el programa espera que llegue el momento de poder cantar "Soldadito Marinero", canción que interpreta a la guitarra en cada uno de sus conciertos con La Tribu "y que vuelve loco al público, le gusta a todo el mundo".

Y, por supuesto, le encantaría convertirse en el líder que buscan Los Nuestros. Y eso que trabajo no le falta, ya que con La Tribu ofrece "unos 80 conciertos por año", pero también tiene ganas de otros proyectos paralelos, como grabar un disco como solista interpretando sus propias canciones, las que lleva años componiendo. Su repertorio como compositor es amplísimo, abarcando desde el rock hasta la bossanova pasando por la balada, "con un estilo a medio camino entre El canto del loco y Fito y Fitipaldis".

Durante varios años fue solista de un grupo de música llamado Marabú con los que editó dos discos "que, la verdad, suenan bastante bien. De hecho ganamos varios concursos en Valencia. Pero si en un futuro cercano grabara algún disco, lo haría bajo mi nombre, como Jose Montoro, me apetece muchísimo publicar mis canciones". Con el entusiasmo que le pone, seguro que tarde o temprano su sueño se hará realidad.