Anterior Filete de pechuga de pava negra con bearnesa de aove variedad royal Siguiente El Siglo de Oro y Valladolid, capital del reino, en 'Tiempo de esplendor' Arriba Ir arriba
Así fue la Semana de la Música Religiosa de Cuenca 2013

La música clásica se sacraliza un año más en Cuenca

  • Visitamos la Semana de Música Religiosa de Cuenca, en su 52ª edición

  • CONTENIDO EXTRA: Mira algunos de los ensayos y conciertos del festival

|

¡Atención obras! ha estado en la Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMRC), uno de los festivales de música clásica con más solera de nuestro país que este año celebra su 52 edición. El certamen se celebra durante la Semana Santa, una arraigada celebración en Cuenca que este año se ha visto deslucida a causa de la lluvia.

Las procesiones de mayor tradición, como las del Jueves y Viernes Santo, se suspendieron por las malas condiciones meteorológicas. Pero el mal tiempo no impidió que los aficionados a la buena música disfrutaran de unos magníficos conciertos.

Jueves, La Pasión según San Mateo

La Pasión según San Mateo en la Semana de la Música Religiosa de Cuenca

Esta edición de la SMRC ha tenido como invitada a la región de Flandes, y como muestra, pudimos ver el Jueves Santo en el Auditorio de la ciudad, una magistral interpretación de la Pasión según San Mateo de Juan Sebastián Bach, a cargo del prestigioso Collegium Vocale Gent. Allí charlamos con su director, el maestro belga Philiphe Herreweghe, que tuvo la responsabilidad de presentar esta obra cumbre de la musica, que hoy día nos sigue sorprendiendo. Se trata de un legado a la humanidad, a las generaciones posteriores, que nos dejó el gran padre Bach.

Viernes Santo entre Alonso Juárez y el Orfeón

Al día siguiente, el Viernes Santo por la mañana, cita en la catedral con el director Albert Recasens y su grupo, La Grande Chapelle. Para la ocasión, el director y musicólogo tarraconense ha recuperado unas sorprendentes piezas litúrgicas del compositor barroco español Alonso Juárez, que vivió en la segunda mitad del siglo XVII. Se trata del estreno, en tiempos modernos, de 18 motetes, himnos y secuencias del compositor toledano escritos para la Cuaresma, la Semana Santa y dedicados a los santos y a la Virgen de la Catedral de Cuenca, una recuperación patrimonial de gran valor musical. 

La Grande Chapelle ensaya en la Semana Religiosa de Cuenca

Tras el ensayo con su grupo en la fría catedral conquense, Recasens nos explica el esfuerzo que ha supuesto rescatar del olvido mediante la búsqueda en los archivos de catedrales españolas (como la de Cuenca y Sevilla) y de Iberoamérica, de estas obras para coro y acompañamiento de órgano e instrumentos originales como el bajón (oboe barroco).

Aquella misma tarde, de nuevo en el Auditorio de Cuenca, otro de los platos fuertes de esta Semana de Música Religiosa, fue la presentación del Orfeón Donostiarra y el Mozarteum de Salzburgo. La centenaria agrupación coral vasca, dirigida por José Antonio Sainz Alfaro, interpretó a capella los Cuatro motetes para un tiempo de penitencia del compositor francés Francis Poulenc. Estas piezas, compuestas en 1938, son un ejemplo de gran profundidad expresiva que daba a su música cuando trataba temas religiosos. Nos recuerdan la polifonía de compositores como Palestrina o Tomás Luis de Victoria, pero añadiendo técnicas del siglo XX.

Y en la segunda parte del concierto, ya junto al Mozarteum de Salzburgo y bajo la batuta de Leopoldo Hager, el Orfeón Donostiarra interpretó la Gran misa en do menor K. 427 de W.A. Mozart, la obra religiosa  más larga y significativa de los últimos años de Mozart, junto con el Requiem. Son muchos los que comparan esta misa de Mozart con la Misa en Si de Bach o la Misa Solemnis de Beethoven, es decir, a las mejores misas de la historia de la música.