Enlaces accesibilidad

Un mural del Madrid del s.XIX con más de 1500 personajes

  • El escritor canario, novelista y dramaturgo, escribió más de cien obras
  • 'Fortunata y Jacinta' es uno de los mejores ejemplos del realismo español del s. XIX
  • Pérez Galdós era un gran amante del lenguaje popular
  • Ingresó como miembro de la Real Academia de la Lengua en 1889

Por
Retrato de Pérez Galdós, pintado por Joaquín Sorolla en 1894 tve

Benito Pérez Galdós murió ciego y pobre en Madrid después de haber dedicado muchas de sus energías a la literatura. Novelista y dramaturgo muy activo, escribió más de un centenar de obras y 'Fortunata y Jacinta'  ocupa el 34ª lugar en el extenso ranking literario del autor canario.

Probablemente una de las mejores novelas en castellano

Galdós invirtió dos años para trazar los mimbres de una novela con cerca de 1000 páginas. Estructurada en cuatro tomos, los dos primeros fueron publicados en abril de 1887, y los restantes en septiembre del mismo año. El público de la época recibió muy bien una obra que para  el novelista supuso un punto de inflexión ya que hasta entonces era conocido sobre todo como dramaturgo.

'Fortunata y Jacinta' es un claro exponente del realismo literario español del s XIX, una obra en eterna competición con 'La Regenta', de Clarín, para ostentar, tras 'El Quijote', el título de 'la segunda mejor novela en castellano'. Competiciones aparte, 'Fortunata y Jacinta' es un impresionante mural sobre la historia y la sociedad madrileña de la época, integrado por más de 1500 personajes.

Sus más y sus menos con la burguesía

La acción se desarrolla entre 1869 y 1876, un periodo en el que la burguesía española se retrae, se achanta en vez de avanzar por el camino de las reformas tan anheladas por Galdós. Esto provoca un cambio de rumbo en la obra. El autor pasa de creer en la burguesía a escribir en contra de ella y a centrar su interés en las clases populares.

El tema de la obra es 'archiconocido':  Una muchacha pobre seducida por un señorito. El personaje central de la obra es Fortunata, símbolo de la España humilde y explotada, poseedora de un nombre cargado de ironía. El hilo conductor es Juanito Santa Cruz, un joven de familia acomodada que se encapricha de Fortunata y acabará casado con su prima, Fortunata, la otra presencia femenina.

La teoría de Emilia Pardo Bazán

Alrededor de este eje multitud de tramas y abundancia de personajes entre los que destaca el de Maximiliano Rubin. Una figura que la escritora gallega Emilia Pardo Bazán (con la que Galdós mantuvo una relación y con la que solía, como con todas sus amantes, compartir 'confidencias literarias') quiso ver como uno de los personajes centrales, trascendiendo la historia de las dos protagonistas femeninas y Juanito Santa Cruz. La Bazán hablaba de 'la admirable epopeya de Maxi Rubin', un hombre que se inicia en los misterios de la vida y de cuya evolución el lector es testigo. Galdós le da tanta importancia que es él quién cierra la novela.

Un espía del lenguaje

Benito Pérez Galdós  era muy receptivo al lenguaje de la calle, a las expresiones populares, un gusto por el lenguaje 'vivo' que le lleva a utilizar muy a menudo el diálogo. Para ello no dudaba en salir a las calles de Madrid convertido en un ¿espía de las conversaciones ajenas¿, atento a lo el pueblo pensaba y decía, de ahí la frescura de sus diálogos.

El escritor canario ingresó en la Real Academia Española en 1889 y en 1912 fue uno de los más serios candidatos al Premio Nobel de Literatura.



Televisión

anterior siguiente