Anterior Frecuencias de emisión en onda corta Siguiente Carmen Linares y Antonio Valero, madre e hijo en 'Séneca' Arriba Ir arriba
George Pérez en las Jornadas del Cómic de Avilés
George Pérez en las Jornadas del Cómic de Avilés EFE

George Pérez: "Me gustaría que la muerte me sorprendiera con un dibujo a medio acabar"

  • El dibujante ha sido la estrella de las Jornadas del Cómic de Avilés

  • Esta considerado el artista definitivo de Los Vengadores

|

El estadounidense George Pérez, considerado uno de los grandes de la industria del cómic, dice que en este mundo, si se tiene suerte, como en su caso, un dibujante puede hacerse rico, pero de no ser así no habrá dinero "ni para pagarse el funeral", como asegura que ha sucedido con algún colega.

Entre esos dos casos extremos, y mucho más situado en la comodidad tras haber creado personajes que siguen vendiéndose décadas después en diferentes formatos se halla George Pérez, que ha dibujado buena parte de los personajes del imaginario universal del cómic como Superman, Hulk, Los Vengadores o la Liga de la Justicia.

"Tengo la suerte de que, desde el punto de vista financiero, estoy en una posición muy cómoda y desahogada, porque los aficionados siguen comprando los cómics que hice, compran videojuegos con personajes que yo creé, ven películas con personajes que fueron obra mía y eso sigue generando royalties", ha declarado durante su participación en las Jornadas del Cómic de Avilés.

Uno de los mejores dibujantes del cómic USA

Pérez asegura que, si se tiene suerte, sí se puede uno hacer rico dibujando cómics y confiesa que él la tuvo cuando dejó que Marv Wolfman le convenciera para trabajar en la serie de "Los nuevos titanes", que pensaba que no iba a durar más de seis números y resultó una de las de mayor éxito de la editorial DC.

"En una ocasión hablé con Stan Lee -el mítico guionista de Marvel- y le dije que tenía la suerte de estar viviendo el sueño de todo autónomo que es vivir sin problemas de los derechos que generan personajes que has creado hace décadas", advierte.

Precisamente porque no todo el mundo tiene su suerte forma parte de la fundación Hero Initiative que ayuda a dibujantes con problemas económicos a los que pagan facturas de hospital y que en algún caso ha sufragado incluso los gastos del funeral de un dibujante.

En Avilés Pérez dedica buena parte de su tiempo a estar con los aficionados, con los que habla y a los que dedica dibujos personalizados con toda la paciencia y el placer que siente un artista que trabaja habitualmente solo y que ve en estos encuentros un reconfortante contacto con su público.

"Como dibujante de cómic que trabaja encerrado en su estudio soy como un actor de televisión o de cine que llega al plató, rueda y se va y cuando vengo a un salón como éste soy como un actor de teatro que puede escuchar el aplauso después de la actuación", afirma.

Los Vengadores de George Pérez Los Vengadores de George Pérez

"No hay mayor placer que tener un cómic en las manos"

George Pérez ve futuro en su profesión: "Es cierto que uno de los momentos álgidos del cómic fuera los años sesenta con el inicio de la era Marvel con el trabajo de Stan Lee, Jack Kirby o Steve Ditko, entre otros, pero hoy en día también se está viviendo un éxito y una popularidad muy importantes".

Una popularidad derivada, sobre todo, de los productos secundarios que surgen a raíz del cómic como las adaptaciones cinematográficas y televisivas o los videojuegos, "que es el fenómeno que ha hecho que un club relativamente exclusivo de sólo aficionados al cómic se haya abierto a mucha más gente".

Pese a la evidencia de que el cómic se asoma cada vez más al formato digital, Pérez desea que siga habiendo la versión impresa.

"No hay mayor placer que tener un ejemplar en las manos y poder pasar la página de papel. Está muy bien que haya distintas interpretaciones visuales a la hora de contar la historia pero el cómic proporciona una satisfacción muy rápida al lector", apunta.

Limitado físicamente durante un tiempo tras una intervención quirúrgica que le permitió salvar la visión a través de un ojo que estuvo a punto de perder, el autor, de 62 años, considera que un artista no tiene por qué dejar de producir y que, en su caso y aunque no publique sus dibujos, seguirá trabajando hasta el final.

"Me gustaría que la muerte me sorprendiera con un dibujo a medio a acabar en el tablero, aunque espero que no sea el que estoy haciendo ahora", bromea.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente