Anterior Concurso literario de 'Sinfonía de la mañana' Siguiente 'Tierra firme': cuando los deseos individuales no encajan en pareja Arriba Ir arriba
Fragmento de la portada de 'Death Row'
Fragmento de la portada de 'Death Row' Drakul

'Death Row', zombis en un cómic de acción muy ochentero

  • Marc Sans y Oscar Perales crean un thriller trepidante

  • “Si The Walking Dead fuera HeatDeath Row seria Machete, aseguran

|

A pesar del éxito mundial de The Walking Dead (Planeta Comic), los zombis nunca han interesado demasiado al cómic ni a los autores españoles. Por eso destacamos Death Row (El corredor de la muerte) (Drakul), un tebeo con el ritmo trepidante de los thrillers de los 80, muchos zombis, grandes personajes, y la inteligencia de dos jóvenes autores, Marc Sans Oscar Perales (estudio OYEME!), que ya demostraron su buen hacer con el cómic La noche de los cautivos (Edicions de Ponent); y que con este trabajo dan un auténtico salto de calidad en un trabajo muy diferente a cualquiera de los tebeos que se realizan actualmente en España.

Death Row –nos comentan Marc y Oscar- es básicamente una historia clásica de zombies, que transcurre en una cárcel. Empieza cuando arranca la epidemia, y a lo largo de la historia vemos cómo el personal de la penitenciaría se enfrenta al apocalipsis. A partir de ahí tenemos todos los ingredientes habituales del género, con el añadido de que en ese entorno ya partimos de una división clara entre el grupo de supervivientes (oficiales y reclusos), tanto a nivel de jerarquía como de “moral”. Aunque, como suele ocurrir, a veces los que parecen buenos acaban siendo malos, y viceversa!”.

Si hablamos de cómics de zombis en los que las relaciones entre los protagonistas son más importantes que sus peleas con los resucitados, y además en blanco y negro, es inevitable hablar de The Walking Dead, pero Marc y Oscar niegan que haya sido una influencia: “Lo creáis o no, el cómic de Kirkman no fue una influencia para Death Row –asegura Oscar-. De hecho casi lo abandonamos por su culpa! Jaja. Marc escribió Death Row al terminar La Noche de los Cautivos. Por aquel entonces la serie de TWD no existía, y no habíamos leído los cómics. Un día, con el primer borrador terminado, su novia (ahora mujer) le trajo algunos cómics de zombies que le había comprado. “¿No has escrito algo sobre zombies?... ¡Pues ten, para inspirarte!”, dijo. Eran todos muy malos, pero entre ellos estaba el tomo 4 de TWD¡Dios, ese era tremendamente bueno! ¡Y transcurría en una cárcel!... Marc pensó que era demasiado parecidos y que no tenia sentido seguir con Death Row, así que lo dejó. Por suerte esa misma semana fue a comprar el resto de tomos de TWD para leer la historia completa, y al ver que la cárcel era sólo una pequeña parte, siguió adelante”.

“Huelga decir –continúa Oscar- que somos fanáticos de TWD; es un cómic descomunal, y probablemente perderíamos siempre al compararnos con él. Por suerte intentamos evitarlo, porque creemos que es algo bastante distinto. TWD es un cómic muy “serio”, que profundiza mucho en los personajes y sus conflictos, hasta niveles realmente dramáticos. Death Row, en cambio, es acción retro sin pretensiones. Como siempre decimos; si The Walking Dead fuera Heat de Michael MannDeath Row seria Machete, de Robert Rodríguez”.

Doble página de 'Death Row' que simula los títulos de crédito de una película Doble página de 'Death Row' que simula los títulos de crédito de una película

Los protagonistas

Presos y policías se reparten el protagonismo de la historia, destacando la tensa relación entre ellos. Marc y Oscar nos presentan a los principales: “Hay cuatro pilares en la historia. El primero es el Doctor Wallace, al que usamos como narrador de la historia. Es el más apropiado, ya que al ser el médico de la cárcel, está fuera de la ecuación “guardia/preso” y tiene una perspectiva distinta a los demás. Más sensible, más “humano”. Nos pareció que para el lector sería más sencillo ir de la mano de un civil”.

Dave Walker vendría a ser nuestro “héroe”. Él nada un poco entre dos aguas, ya que es un ex-policía condenado a muerte. Las circunstancias le han convertido en un hombre sin motivos para vivir, aunque eso irá cambiando a medida que avanza la historia”.

“Luego –continúan- tenemos al capitán Drennen, el jefe de los oficiales. Un tipo duro que no se anda con contemplaciones y un poco “corto de miras” cuando se trata de discernir entre el bien y el mal (al menos al principio de la historia!). Para él todo es blanco o negro”.

“Y finalmente tenemos a Lee Russell. Un recluso listo y maquiavélico. El “auténtico malo” de todas las historias; una amenaza para el grupo aún mayor que los zombies”–concluyen-.

Portada y página de 'Death Row' Portada y página de 'Death Row'

Un género casi inédito en el cómic español

Como comentábamos, el género de los zombis no parece haber interesado nunca a los autores españoles. Y Marc y Oscar confiesan que tampoco han intentado renovar el género: “Para ser sinceros, nunca fue nuestra intención “aportar” algo novedoso... más bien al contrario! Jaja. Queríamos contar una historia de zombies sin pretensiones, con un tono como el de las pelis de acción de los ochenta / noventa. Incluso nos esforzamos en que tuvieran cabida la mayoría de tópicos del género. Es un poco un ejercicio de nostalgia por partida doble; las historias de zombies (en su vertiente más “serie B”) y el cine “macarra” retro. Si de carambola resulta que la fórmula desemboca en algo novedoso, pues nosotros encantados! Jaja”.

“En cuanto al género de zombis –continúan- No estamos muy seguros de porqué no se estila en España (ni Europa en general!). Supongo que por un lado porque los autores intentan ser originales y contar cosas nuevas, y en este género eso es ya imposible. Y por el otro porque los americanos lo han hecho tan “suyo”, que siempre pensamos que no estaremos a la altura. Como cuando en España no hacíamos cine de acción, ni thrillers, porque pensábamos que no podíamos competir con el cine americano. Esperemos que con el tiempo también cambie esto en los cómics”.

Viñeta de 'Death Row' Viñeta de 'Death Row'

Una auténtica película de acción

Lo mejor del cómic es su ritmo cinematográfico. Una vez que entras en la historia es imposible dejarla porque los acontecimientos se suceden a un ritmo vertiginoso: “Nos encanta que le hayais notado un ritmo cinematográfico –confiesan-, ya que es algo que nos esforzamos por conseguir! Ya al escribirlo, y cuando hacíamos los preliminares de las páginas, en todo momento intentábamos imaginarnos como estaría “montada” la escena si se tratara de una peli”.

“Por eso hay tantos recursos que evocan al cine y a las series de televisión: escenas montadas en paralelo, voces en off que se alargan hasta el plano/escena siguiente, “cliffhangers” al final de cada capítulo... Incluso con cosas más sutiles, como por ejemplo usar “cámaras” más estables y centradas cuando estamos en una escena tranquila, y planos inclinados, más inestables y dinámicos, cuando hay acción o el ritmo debe ser más frenético”.

“En un principio –continúan-, sobre el papel, el guión se nos alargaba hasta más de 200 páginas, algo descabellado para lo que estábamos haciendo. Al final han sido unas 120 (que ya son muchas!), y creo que la abundancia de viñetas proviene un poco de esas ganas de contarlo todo, pero sin ocupar mucho espacio. Por suerte creo que eso ayuda al “ritmo” de la historia y a la sensación cinematográfica”.

Viñeta de 'Death Row' Viñeta de 'Death Row'

La noche de los muertos vivientes

En cuanto a sus referencias, Oscar nos comenta que: “Marc siempre ha sido un fanático del género. Supongo que a la mayoría acaba enganchándonos por motivos parecidos; los zombies en sí no son importantes. Lo interesante reside en ver cómo se comportan los supervivientes, habitualmente confinados en refugios y en situaciones de tensión, y como se enfrentan a sus conflictos. Lo clásico; al final el peligro reside más en los otros humanos que en los propios zombies. Creo que es parecido a las historias de náufragos, por ejemplo. Nos resultan interesantes porque nos gusta imaginar qué haríamos nosotros en esa situación”.

Ambos aseguran que no les han influido los cómics del género: “No hay mucho cómic de zombies que nos haya gustado especialmente, a excepción de The Walking Dead. Aunque sí nos gustó Empire of the Dead (Panini), escrito por George Romero, porque le da un cierto aire retro y nos gusta el dibujante, Alex Maleev”.

“Sobre películas –continúan-, la lista es larguísima! En Death Row pueden encontrarse mucho guiños (algunos sutiles, otros más evidentes) al cine que te comentaba. Hay referencias y bromitas a Arma Letal, Tango y Cash, Depredador, Demolition Man... también algún toque al mundo de los videojuegos (más concretamente a Resident Evil: Code Verónica y a Deadlight, en el que trabajamos como diseñadores)... y obviamente a los clásicos de Romero.

Un homenaje clarísimo (aunque no sé si alguien lo habrá notado!); los nombres y apellidos de todos los personajes fueron elegidos de entre los créditos de Night of the Living Dead (La Noche de los Muertos Vivientes), la original de Romero” -concluyen-.

Viñeta de 'Death Row' Viñeta de 'Death Row'

Un estilo de dibujo muy personal

Marc San y Oscar Perales nos sorprendieron con su estilo de dibujo, experimental y arriesgado, en su primer trabajo: La noche de los cautivos. “Ese cómic –aseguran- nació como un proyecto un poco raro, fue casi un experimento. El dibujo de ése cómic, aunque me encanta, era otra historia. Intentábamos hacer composiciones muy basados en la estética, muy “de diseñador”.

“En Death Row, en cambio, queríamos algo más estándar a nivel narrativo. Más “cómic” al uso. Lo bueno es que hemos disfrutado mucho con la narrativa secuencial y con la experiencia en general... Lo malo es que dibujando de esta manera ¡somos terriblemente lentos! Si a eso le sumas que el trabajo casi no nos deja tiempo para proyectos de este tipo, sacar un cómic nos ocupa un puñado de años! Jaja”.

A pesar de los excelentes resultados del cómic, ambos descartan que pueda convertirse en una saga al estilo de The Walking Dead: “No lo creo... Es cierto que habría maneras de proseguir con la historia, pero siempre se concibió como algo que concluía, y punto. La verdad es que conque tenemos poco tiempo para dedicar a los cómics, nos atrae más la idea de contar otras cosas y explorar otros géneros!”.

Páginas de 'Death Row' Páginas de 'Death Row'

De momento ambos siguen trabajando en OYEME! su estudio de diseño gráfico especializado en la inustria discográfica: “Lo fundamos hace ya más de diez años, y llevamos proyectos de todo tipo, aunque principalmente relacionados con entretenimiento y cultura. Nuestro sector principal ha sido siempre la industria discográfica, aunque estos últimos años hemos empezado a trabajar bastante en el mundo de los videojuegos, que nos encanta. Básicamente OYEME! es lo que nos da de comer... Y el tiempo libre que nos deja es el que aprovechamos para hacer cómics!”.

En cuanto a sus proyectos inmediatos nos comenta que: “De momento Marc se va a tomar unos meses “sólo de trabajo”, sin proyectos personales, ya que acaba de ser papá de una niña, pero más adelante le gustaría empezar un cómic que tiene en mente desde hace años; un thriller con aires de novela sueca. Oscar por su parte está trabajando en un par de cuentos ilustrados para público juvenil y adulto, que tienen una pinta genial. Con suerte veremos alguno de ellos publicado este año!”.

Marc Sans y Oscar Perales Marc Sans y Oscar Perales

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente