Enlaces accesibilidad

'Aquí', un cómic revolucionario que maneja el tiempo a su antojo

  • Richard McGuire ha revolucionado el lenguaje de los cómics con este trabajo
  • El libro narra el pasado histórico y el futuro lejano de una habitación
  • RTVE.es entrevista al dibujante en Madrid

Por
Páginas de 'Aquí', de Richard McGuire
Páginas de 'Aquí', de Richard McGuire Salamandra Graphic

En 1989  un joven desconocido, Richard McGuire, revolucionó el mundo del cómic con una pequeña historieta de 6 páginas (Aquí, publicada en Raw por Art Spielgelman) en la que conseguía reflejar el paso del tiempo superponiendo capas temporales (viñetas) sobre un mismo espacio físico (una habitación). Un experimento que revolucionó el lenguaje del cómic, le valió el reconocimiento de la crítica, e influyó en dibujantes tan importantes como Chris Ware (The Acme Novelty Libraryo el propio Spiegelman (Maus).

25 años después, en los que apenas ha dibujado tres cómics cortos, McGuire ha vuelto a revolucionar el mundo de la historieta ampliando esa misma idea en un cómic de 150 páginas: Aquí (Salamandra Graphic), en el que nos lleva desde el orígen del planeta Tierra hasta su lejanísimo futuro, a través del rincón de una habitación. Un cómic que fue todo un acontemiciento en 2014, en EE.UU, e incluso se acompañó de una exposición en la Morgan Library de Nueva York. Y que ahora llega a España.

 Richard McGuire en Madrid y portada de su libro 'Aquí'
Richard McGuire en Madrid y portada de su libro 'Aquí'

Richard McGuire en Madrid y portada de su libro 'Aquí' Jesús Jiménez-Salamandra Graphic

Richard nos ha comentado, en Madrid, cómo tuvo la idea de jugar con el tiempo y el espacio: “La idea original para esas páginas surgió cuando asistí a una conferencia de Art Spiegelman sobre la historia del cómic. Previamente yo no tenía ninguna intención de hacer nada de cómic. Al mismo tiempo me acababa de trasladar a un nuevo apartamento; estaba pensando en quién habría vivido allí antes que yo y, uniendo las dos cosas, se me ocurrió la idea de contarlo en un cómic en el que cada página estuviese dividida en dos partes: la derecha en la que el tiempo iría hacia delante y la izquierda en la que el tiempo retrocediese. Y pensé que esa línea divisoria podía ser la que uniese las dos esquinas de una habitación”.

Para completar la idea apareció Windows. “Tenía un amigo que se compró un ordenador en aquella época y me empezó a hablar del programa Windows en el que podía tener abiertas muchas ventanas, al mismo tiempo, con cosas muy diferentes en cada una”.

Así completó esta pequeña historia de seis páginas, en las que rompía con las convenciones narrativas y temporales del cómic. Se la mandó a Art Spiegelman que inmediatamente la publicó en la revista Raw, consiguiendo un gran revuelo por parte de la crítica especializada que la consideró una obra revolucionaria. Aunque Richard le resta importancia: "No sé si he revolucionado algo, más allá de Chris Ware, que defiende mucho esa idea. No creo que haya impulsado el lenguaje del cómic tanto como lo ha hecho él".

Viñetas de la primera versión de 'Aquí' (1989)
Viñetas de la primera versión de 'Aquí' (1989)

Viñetas de la primera versión de 'Aquí' (1989) Salamandra Graphic

25 años después

Aunque se haya hecho famoso como dibujante de cómics, por este trabajo, McGuire también es bajista del grupo Liquid Liquid, escultor, diseñador de juguetes y de portadas de discos, autor de libros infantiles, cineasta de películas de animación y portadista de la revista The New York Worker, entre otras cosas. Por lo que tardó en volver a retomar el cómic, salvo tres historias cortas.

“Me pareció que merecía la pena seguir desarrollando esta idea -confiesa-, y en el año 2000 firmé un contrato para hacer el libro. Parece que he tardado quince años en escribirlo pero no es exactamente así, ya que entre medias he hecho muchas cosas. Realmente han sido tres años de trabajo, uno de investigación y dos de hacer el trabajo artístico”.

Encajar las piezas de esta historia que transcurre desde el inicio del planeta tierra hasta su destrucción no ha sido fácil: “Durante el año de investigación me dediqué a recopilar fotografías y, sobre todo a escribir, porque pensé que, a diferencia del cómic original, debía tener argumentos narrativos más desarrollados. Pero a medida que avanzaba me dí cuenta de que eso reducía demasiado el ritmo de todo y estaba perdiendo la frescura de la primera versión y empecé a recortar todo lo que pude”.

“Coloqué todas las imágenes que había recopilado en la pared de mi estudio sólo para ver el ritmo de la historia y me dí cuenta de que la solución era más musical -añade el dibujante-. También soy músico y en ese momento los elementos se juntaron formando un collage, una sinfonía, y todo cobró sentido”.

Páginas de 'Aquí'
Páginas de 'Aquí'

Páginas de 'Aquí' Salamandra Graphic

El tiempo es el protagonista

A medida que avanzaba, Richard también comprendió que no necesitaba un protagonista: “Al principio –asegura Richard- quería poner como protagonista a un personaje con el que el lector pudiese identificarse, con el que pudiese compartir alguna conexión emocional. Pero comprendí que no necesitaba un protagonista de carne y hueso, porque todos compartimos una serie de experiencias y recuerdos bastante parecidos de la vida familiar que nos permiten entrar en esta historia. Por eso el auténtico protagonista es el tiempo, que es una cosa que nos interesa muchísimo a todos”.

Aunque Richard asegura que no es un cómic autobiográfico confiesa que: “El germen de la historia quizá sea la fotografía navideña familiar que nos hacía todos los años mi padre en el mismo rincón de la casa (y que aparece reproducida varias veces en el libro a lo largo de los años). Por eso he usado muchas fotografías familiares y me he basado en la casa de mis padres, en la que yo me críe. Pero no es exactamente una obra autobiográfica”.

Por cierto, que la casa de sus padres estaba al lado de la antigua casa de William Franklin, hijo ilegítimo de Benjamin Franklin y durante su adolescencia recibieron la visita de una sociedad arqueológica que sospechaba que en su jardín podrían encontrar los restos de los indios nativos de la zona, episodios que también quedan reflejados en la historia.

“Otra de las referencias visuales que use –continúa Richard-, fue la colección de un particular que guarda fotografías de la vida cotidiana, de familias, no artísticas. Y me dí cuenta de que todas esas fotos familiares tienen muchas cosas en común. Todas se parecen muchísimo y suelen retratar las mismas cosas:  cumpleaños, bodas, graduaciones universitarias… siempre compartimos lo mismo y en eso se basa el libro”.

Páginas de 'Aquí'
Páginas de 'Aquí'

Páginas de 'Aquí' Salamandra Graphic

El futuro

En Aquí, Richard también habla de temas como la ecología y la memoria histórica; e incluso se atreve a imaginar el futuro: “En la fase de documentación tuve que investigar quién ha vivido en la zona durante miles de años. Y para la parte del futuro me senté con un científico especialista en el calentamiento global, que me explicó que en un futuro cercano esa zona estaría bajo el agua por el calentamiento global”.

“Además –continúa- mientras trabajaba en el libro pasaron dos grandes catástrofes: el accidente nuclear de Fukushima y el huracán Sandy que afectó a Nueva York. Tuve ambas muy presentes en la parte en la que trabajaba sobre el futuro. Por cierto que hay una central nuclear muy cerca de Nueva York y no es descabellado que allí pueda pasar un desastre similar al de Japón”.

“Pero no quería que el libro acabase con un futuro deprimente, prefería algo esperanzador –confiesa Richard-. Por eso, el punto más lejano del libro lo escogí tratando de calcular cuanto tardaría la zona de Chérnobil en recuperarse del todo. Para que hubiese un poco de regeneración de la vida, de optimismo. Aunque confieso que hay una viñeta en el libro en la que aparece una televisión donde se anuncia que el sol se va a tragar la tierra. El fin del mundo”.

Páginas de 'Aquí', de Richard McGuire
Páginas de 'Aquí', de Richard McGuire

Páginas de 'Aquí', de Richard McGuire Salamandra Graphic

Adaptado al cine

En cuanto a sus influencias, se suele mencionar a Edward Hopper, Chris Ware, Art Spiegelman, Robert Crumb, el cómic Gasoline Alley… “Tengo muchas influencias en cada trabajo que hago -confiesa- . No me considero un artista de cómic, por lo que tengo muchísimas influencias de pintura, música, escultura".

La historia de Aquí fue adaptada a un cortometraje que podéis ver aquí. “La mayor virtud del cómic es que, de un solo vistazo, tienes la experiencia de toda la página, que es algo que no se puede trasladar a otro medio” -asegura el autor-.

“Una compañía -continúa richard.- se ha puesto en contacto conmigo porque quieren realizar una versión del libro mediante la realidad virtual y esa idea si me gusta, porque saca la historia de las páginas y la desarrolla consiguiendo que el lector, en este caso espectador, se meta en esa habitación y viva esas experiencias. Pero aún así los libros, este libro, me parecen perfectos y me encantan porque lo que se puede conseguir con ellos no lo podemos hacer con ningún otro medio”

“El cine me interesa, pero creo que no es la opción más apropiada para contar esta historia. Este libro es la unión del medio y el concepto, y por eso es tan difícil de adaptar a otros medios” -concluye Richard-. (El dibujante también nos recomienda la versión del libro en eBook, que permite ordenar las viñetas cronológicamente).

En cuanto a sus proyectos, Richard Maguire asegura que: “Estoy trabajando en un libro, pero es una idea que está naciendo y al final igual se convierte en otra cosas diferente, quizá no sea ni un libro”.

Páginas de 'Aquí'
Páginas de 'Aquí'

Páginas de 'Aquí' Salamandra Graphic

RTVE

anterior siguiente