Enlaces accesibilidad

'Warship Jolly Roger', el universo futurista de Miki Montlló

  • El dibujante narra una space opera ambientada en el año 3852
  • El cómic le valió el Premio al Autor Revelación en Barcelona

Por
Fragmento de la portada del primer tomo de 'Warship Jolly Roger'
Fragmento de la portada del primer tomo de 'Warship Jolly Roger' Norma

Tras una larga carrera haciendo ilustraciones, diseños y storyboards para cine y publicidad, Miki Montlló ha debutado en el mundo del cómic con la serie de ciencia ficción Warship Jolly Roger (Norma), con guiones del francés S. Rumberg, gracias a la que el pasado abril consiguió el premio al Mejor Autor Revelación en elreciente Salón del cómic de Barcelona. Una apasionante space opera de la que acaba de publicar el segundo número: Detonaciones (Norma).

“La historia comienza en el año 3852 –nos cuenta Miki- La humanidad esta gobernada por un gobierno dictatorial, la Confederación Intergaláctica, al que se enfrentarán nuestros cuatro protagonistas: un exmilitar, una mecánica, un contrabandistas y un chaval misterioso que se ven forzados a unirse para escapar de una cárcel de la Confederación. En los dos primeros números explicamos quiénes son y de dónde vienen los personajes, al tiempo que desarrollamos la trama principal, centrada en su enfrentamiento con el ese imperio galáctico”.

Una historia que nos puede recordar al famoso pirata espacial Capitán Harlock, de Leiji Matsumoto. “El problema es que si mezclas piratas y naves espaciales te sale Capitán Harlock. Me lo ha comentado mucha gente, pero lo cierto es que yo no había visto el manga ni los dibujos cuando cree la serie. Aunque si había oído hablar del personaje. Pero mi inspiración sale de mezclar las novelas clásicas que leí de pequeño, como La Isla del Tesoro, con la ciencia ficción. Creo que hice el mismo recorrido que Matsumoto”.

Los protagonistas

Miki nos habla un poco más de los protagonistas, empezando por el líder de los rebeldes. “Jon Tiberius Munro es el gran protagonista de la historia. Es el arquetipo de héroe clásico. Un militar de firmes convicciones que en un momento dado toma una decisión equivocada y la va a pagar caro durante el resto de la historia, porque acabará siendo una cabeza de turco de la Confederación”.

Alisa –continúa Miki- es una joven piloto y mecánica espacial que combatió con los independentistas del sistema. Una facción rebelde que se está diseminado por todos los confines de la Confederación y que tratan de derrotarla luchando en las sombras”.

Nikolai Kowalski es un contrabandista sin principios morales ni éticos. Y por último tenemos a un chaval misterioso, apodado “Trece” del que sólo sabemos que es un genio de la robótica. Tiene un droide muy chulo que se ha construido él mismo, un búho mecánico del que ignoramos sus capacidades. Trece es el personaje más misterioso y vital para la intriga”.

Un buho que también nos puede recordar al de la clásica película Jason y los argonautas (Don Chaffey, 1963). “Si, es un homenaje. Es muy complicado hacer algo que no se parezca a nada que no hayamos visto antes. Pero a mí lo que realmente me importa no es lo que hago sino cómo lo hago”.

Warship Jolly Roger

Otro de los protagonistas principales del cómic es la nave, el Warship Jolly Roger; una nave de guerra que se convertirá en el hogar de los fugados. “La nave es muy importante en la trama -asegura Montlló-. No sólo porque da el título a la serie sino porque es el medio de subsistencia de los protagonistas y el espacio en que conviven”.

“Es una especie de reliquia que pertenecía a la Confederación –continúa- Y también representa el esplendor de tiempos pasados frente a la actual decadencia de este imperio. Es una nave que ya no se fabrica. Un ejemplar único que será su principal arma para luchar contra la Confederación”.

“Su diseño –asegura el dibujante- se basa en esos enormes submarinos nucleares soviéticos. Me encantan los submarinos y una de las cosas que he hecho en el cómic es incluir cosas que me hicieran disfrutar dibujándolas. La nave también tiene sus secretos que iremos descubriendo”.

Creando un nuevo universo

Miki Montlló asegura que este universo futurista podría ser consecuencia del mundo actual: “Si, es un universo muy parecido al nuestro en muchos sentidos. La Confederación se ha apoderado de los países ricos y ejerce un gobierno oligárquico. No dejan que los países pobres crezcan, de forma que los dejan tener muy poca tecnología; y tampoco les dan los medios para repararla cuando se estropea”.

“Pero los disconformes cada vez son más y la Confederación tiene que apagar más y más focos rebeldes. Encima, el Presidente de la confederación se obsesiona con vengarse del protagonista y va dejando de lado sus obligaciones con lo que el caos cada vez es mayor”.

Un universo que, aunque sea de ciencia ficción, tiene sus reglas. “Desde un principio –confiesa Montlló- tuve claro que no valía todo. Me molestan las historias futuristas en las que se mezcla todo, robots, alienígenas… quería un mundo muy parecido al nuestro y traté de basarme en cosas que ya existían, como elementos de culturas antiguas (mediterráneas…). Por eso para cada escenario mezclo referencias a esas culturas para intentar crear algo original. También me he basado mucho en la propaganda soviética de los años 20 para crear este nuevo universo”.

Sus influencias

Montlló confiesa que pasar de los storyboards y las ilustraciones al cómic “no ha sido nada fácil. Yo estaba a acostumbrado a trabajos cortos, de una semana como mucho, y hacer un cómic requiere un año de trabajo. Además de una preparación exhaustiva. Yo he aprendido sobre la marcha y al principio no sabía por donde tirar y se me hacía eterno. La narrativa es muy diferente de la ilustración”.

En cuanto a sus influencias, el dibujante confiesa que “te pones a dibujar y aunque no lo quieras afloran las influencias que has absorbido durante años, incluso inconscientemente. Desde cosas que leí de pequeño como Astérix, Lucky Luke, Dragon Ball… hasta el cómic francobelga que consumo ahora”.

El color es otro de los aspectos más destacados del libro. Miki ha colocado en Internet varios videos en los que muestra su forma de trabajar y de aplicar el color mediante ordenador. “El color es un elemento narrativo vital –asegura- De hecho, antes de ponerme a dibujar hago “concepts de color” que definirán el ambiente de cada secuencia. Y que me llevan muchísimo tiempo. Intento que sean colores que funcionen bien pero que, a la vez, tengan un gran impacto visual”.

El color también tendrá gran importancia en las portadas de los cuatro volúmenes previstos “cada uno dedicado a uno de los protagonistas de la serie” –asegura Montlló-.

El futuro de la serie

Mike confiesa que el Premio al Autor Revelación del Salón de Barcelona (dotado con 3.000 euros) le ha venido muy bien: “Ha sido un dinerito extra que no esperaba. Pero también es un reconocimiento de que estoy haciendo las cosas bien, y el respaldo de los colegas. Algo muy importante en un trabajo en el que pasas tantas horas solo que terminas perdiendo la perspectiva de lo que estás haciendo. Por eso que te digan que lo estás haciendo bien reconforta bastante”.

En cuanto al futuro de Warship Jolly Roger, Miki asegura que: “En los dos primeros álbumes hemos contado el pasado de los personajes, lo que nos permite centrarnos en la trama principal en los dos que nos quedan. En el tercero habrá una batalla épica que traerá cambios inesperados a nivel argumental. Y algunos de los personajes darán un giro radical. Pero no puedo contar más”.

RTVE

anterior siguiente