Anterior Tinariwen en concierto en Pirineos Sur Siguiente Resolvemos 'Asuntos de familia' 'A 47 metros' de 'Dunkerque' Arriba Ir arriba
Fragmento de una ilustración de 'Torpedo 1936' de Abulí y Bernet
Fragmento de una ilustración de 'Torpedo 1936' de Abulí y Bernet Panini

E. Sánchez Abulí: "Torpedo es un tipo con el que no me iría de copas"

  • Se publica un integral con todas las historias de ‘Torpedo 1936’

  • El personaje más popular del Boom del cómic adulto, de Abulí y Bernet

|

La restauración de 'Torpedo 1936'

Aparte de sus autores, quizá la persona que más sepa sobre Torpedo sea Javier Mesón, autor de un artículo en este volumen y que es el responsable del blog Toccata y Fuga http://toccatayfuga.blogspot.com.es el más importante sobre Torpedo. Os recomendamos visitarlo para comprobar cómo ha sido el proceso de restauración de esta obra maestra del cómic

Durante diecinueve años Torpedo 1936 fue el cómic más popular en España y traspasó fronteras arrasando en países tan importantes como Francia o Estados Unidos, acumulando premios y despertando alabanzas de gente como Federico Fellini o Frank Miller (que incluyó a Bernet en los agradecimientos de Sin City). Sin embargo, lo que no pudo la policía lo logró el desencuentro entre sus dos padres, el guionista Enrique Sánchez Abulí y el dibujante Jordi Bernet, que decidieron terminar las aventuras del gángster en el año 2000. Es el cómic español más traducido y leído en todo el planeta

Ahora Panini publica Torpedo 1936 Integralun tomo de más de 700 páginas con todas las aventuras de este asesino a sueldo de los años 30, esparcidas durante años en hasta ocho revistas y varias editoriales. Un tomo que ya figura entre los imprescindibles de este 2014.

“Me encanta este tomo –asegura Enrique Sánchez Abulí- el único reproche es que no es un libro que se pueda leer en la cama por lo voluminoso que es, aunque se puede usar de almohada”.

En cuanto a Luca Torelli, más conocido como Torpedo, Abulí asegura que: “Es un tipo con el que no me iría de copas. Y no porque tendría que pagarlas, que también, sino porque no sé cómo acabaría la noche, porque es un personaje muy peligroso. Pero lo respeto tal como es y no quiero cambiarlo. No tiene un lado débil. Es un hijo de puta”.

Los orígenes de Torpedo

Un volumen que nos permite leer juntas y de un tirón, por primera vez, todas las historias de este gángster tan cruel y despreciable como divertido, patético y entrañable. Y que nació de un encargo: “El famoso editor Josep Toutain –nos cuenta Abulí- me pidió un guión de seis páginas en el que saliera un gángster y una rubia, para poner a prueba a un dibujante. La historia era lo de menos, pero le gustó tanto a Toutain que decidió hacer una serie, y lo curioso es que nunca llegué a saber quién era ese dibujante al que quería probar”.

Toutain estaba tan convencido de las posibilidades de Torpedo que contrato a uno de los mejores dibujantes del mundo: “En aquel entonces Alex Toth (Batman, Superman) era dios, era uno de los mejores dibujantes del mundo. Pero tenía un problema de tipo moral, quería redimir a Torpedo, hacer que fuese bueno. Y yo no estaba de acuerdo, Torpedo era un canalla sin posibilidad de redención”.

“Conocí personalmente a Toth -continúa Abulí- y la verdad es que era muy agradable, pero me dijo que la palabra más fuerte que podía usar en el cómic era “Bastardo” y tuve que decirle que no. Por suerte, Toutain se puso de mi parte, aunque yo era un recién llegado y Toth una leyenda viviente del cómic, y decidimos que lo mejor era guardar las siguientes historias hasta encontrar un dibujante adecuado”.

“Por cierto que Toth renegó tanto del personaje que hasta vendió los originales de esas dos primeras historias, no quería saber nada sobre Torpedo” –añade Abulí-

Y llegó Jordi Bernet

Por suerte Torpedo encontró pronto a su otro padre creativo: “Los guiones estuvieron un par de años en un cajón –asegura Abulí- hasta que llegó Jordi Bernet y creó su imagen definitiva. No tuvo ningún problema con la catadura moral del personaje y lo captó perfectamente. Guion y dibujo se beneficiaban el uno del otro, fue un auténtico hallazgo”.

Enseguida, Torpedo triunfó en España, Francia y Estados Unidos, pese a que los lectores de esos países no estaban acostumbrados a esa mezcla de humor y violencia.

“En España –comenta Abulí- eran principios de los 80 y en la democracia se permitía todo. Aún así el personaje sorprendió, porque por aquel entonces estábamos acostumbrados a que el malo muriese al final de las películas, pero Torpedo no sólo sobrevivía, sino que llegaba a caer simpático. A eso contribuyó su sentido del humor negro y los juegos de palabras derivados de su desconocimiento del inglés (era un italiano recién llegado a EE.UU.) Un gángster así, que hiciese reír mientras hacía correr la sangre no era habitual”.

Problemas con la censura

Pero un gángster tan inmoral es normal que tuviera, y tenga, problemas con la censura.

“En Estados Unidos también se acaba de publicar un integral de Torpedo 1936 –nos comenta Abulí-, pero no incluye todas las historias como este de Panini. Han suprimido un par de episodios en los que aparecen niñas desnudas. Y en su momento en Francia también se censuró, durante un tiempo, un episodio en el que aparecía un pederasta que al final salvaba a un niño”.

En su momento, en España, fue tal la popularidad de Torpedo que Abulí y Bernet realizaron varias historias para el diario El País, que tampoco se libraron de la polémica: “Nos aceptaron las historias, pero cuando se encontraron con Lolita, apaga y vámonos. No se atrevieron a publicarla porque salía una niña que se dedicaba a la prostitución. Reconozco que quizá fuese un poco fuerte, pero tampoco nada del otro mundo. Lo que esta claro es que sigue habiendo una doble moral en la sociedad”.

El cine y la animación

Tal fue su popularidad que Torpedo también estuvo a punto de saltar al cine, pero, como nos cuenta Abulí: “Nos quisieron estafar. Los derechos eran nuestros, aunque los explotaba Glénat Francia. Warner estaba interesada en hacer una película y les ofrecieron 500 mil dólares de la época por esos derechos. Entonces la editorial pretendió que firmáramos un contrato en el que renunciábamos a la propiedad de los personajes. No solo los derechos para el cine, sino todos, de forma que podrían encargar a otros escritores o dibujantes futuras historias de Torpedo. Así que nos llevamos un cabreo monumental

También se intentó rodar una serie de animación de la que se llegó a terminar el primer episodio, basado en la historieta Tic Tac. “Estábamos muy ilusionados con esta serie, tanto Bernet como yo -asegura Abulí- pero el primer episodio era muy fuerte, tenía un polvo de cuatro o cinco minutos y lo censuraron y la serie murió antes de empezar. Lo curioso es que en los cómics Torpedo era muy rápido follando porque era eyaculador precoz”.

Pero Abulí asegura que no renuncia a ver a Luca Torelli en la pantalla grande: “Tengo el guion de una película escrito hace muchos años, pero no consigo venderlo, a pesar de que todo el mundo me dice que está muy bien. Pero no pierdo la esperanza de que hagan una película sobre torpedo. Lo que me molestaría es que la hiciesen cuando yo me haya ido al otro barrio”.

El futuro de Torpedo

En cuanto al futuro de Torpedo en los cómics, Abulí nos confiesa que “He escrito un guion para una historia de 46 paginas, ambientada en los años 70, con lo que Torpedo tendría treinta años más. Y confieso que me gustaría que la dibujase Bernet. Pero no parece posible. En cualquier caso, si fuese otro dibujante tendría que ser excepcional porque Bernet puso el listón muy alto. No sé cómo terminará la cosa”.

También tiene proyectos con otros dibujantes. “Concretamente con Oswal, que ya dibujó Historias tremendas y la reciente La nieve y el barro (Panini). Y también preparo un western con otro famoso dibujante argentino, pero el panorama del cómic en España es muy complicado y no es fácil publicar. El patio está muy revuelto”.

De momento disfrutaremos de este integral de Torpedo 1936el único asesino capaz de matar de risa.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente