Enlaces accesibilidad

María Callas, la diva infeliz

  • Fernando Fraga y Ricardo de Cala presentan a una mujer tan portentosa como infeliz
  • Debutó en 1942, año en el que nació nuestro segundo protagonista, Stephen Hawking

|

Por
Memoria de delfín - María Callas, la diva infeliz - 07/05/18

Pesó más de cinco kilos al nacer, aunque nunca fue “bien recibida”, y su infancia y juventud, digamos que se podrían tildar de complicadas. “Era torpe, miope, y tenía una hermana que iba de divina por la vida”, apuntan nuestros invitados de esta semana. Pero triunfó, pese a las dificultades y a su eterna infelicidad, y “encontró el consuelo en su arte”.  

Construimos esta semana el retrato de la gran María Callas, la mejor soprano de la historia de la música, sobre la que se estrenará un documental el próximo 11 de mayo: Maria by Callas, de Tom Volf.

María Callas (Nueva York, 1923-París, 1977) María Callas (Nueva York, 1923-París, 1977)

María Callas (Nueva York, 1923-París, 1977)

De fondo suenan temas como “Casta diva”, y a la mesa se sientan el crítico musical Fernando Fraga, autor de Simplemente divas (Fórcola, 2015), y María Callas: el adiós a la diva (Fórcola, 2017); y Ricardo de Cala, comentarista de ópera y director del espacio El arpa de Noé (Radio Clásica, de lunes a jueves a las 12 horas).

Con ambos expertos recorremos la corta pero intensa carrera de la cantante de origen griego, nacida en EE.UU. (Nueva York, 1923-París, 1977). “Marcó un antes y un después”, subraya De Cala, y por varios motivos. En primer lugar, “recupera lo que habían sido las soprano románticas y las convierte en modernas”. Por otro lado, “no cantaba, transmitía, vivía el personaje”, añade.

Arturo Martín (centro), con el libro de Fernando Fraga (izqda) y Ricardo de Cala (drcha) Arturo Martín (centro), con el libro de Fernando Fraga (izqda) y Ricardo de Cala (drcha)

Arturo Martín (centro), con el libro de Fernando Fraga (izqda) y Ricardo de Cala (drcha)/rne

Aspectos que la llevaron a “trascender el ámbito de su profesión”, completa Fraga, para quien María Callas “representa lo que en ópera es una diva auténtica, más que una cantante”.

En cuanto a su voz propiamente dicha, ambos coinciden al destacar que “no es lo mejor que tenía. Lo importante fue su destreza técnica, apabullante”. Parte de esos conocimientos los adquirió de su maestra aragonesa Elvira de Hidalgo, clara representante del bel canto. De ella habla Callas en unas declaraciones que recuperamos del archivo sonoro.

A su lado dio forma a una voz “que iba en contra de la pereza del oyente (…) extraña, no convencional”, como describe Fernando Fraga. Y así, poco a poco, caminó hacia el éxito. “Le costó trabajo triunfar. Fue gracias a Tullio Serafín –el director que descubrió su talento-, la persona que confío en ella y que le propuso el papel de Isolda”, aclara. Con él debutó en La Fenice, aunque en La Scala de Milán pasó desapercibida.

Arturo Martín, en otra imagen con sus últimos invitados Arturo Martín, en otra imagen con sus últimos invitados

Arturo Martín, en otra imagen con sus últimos invitados/rne

Mención aparte merecen sus romances, su matrimonio con Giovanni Battista Meneghini y su obsesión por Aristóteles Onassis; su pérdida de peso para parecerse a Audrey Hepburn; la falta de ganas de vivir en su etapa final; y las dudas que giran en torno a su muerte, sin autopsia registrada.

María Callas, protagonista de esta semana en Memoria de delfín, debutó en el año 1942, al que dedicamos la segunda hora de programa, previo paso por otras figuras de la ópera a las que nos acerca Sonia Castelani.

Antonio Vicente se traslada a la Segunda Guerra Mundial, a su final con las dos bombas atómicas de EE.UU.; al nacimiento del noticiario franquista en España, el NO-DO; a la detención de Gandhi en India; y al estreno de Casablanca.  

Stephen Hawking nació en 1942, año en el que debutó María Callas Stephen Hawking nació en 1942, año en el que debutó María Callas

Stephen Hawking nació en 1942, año en el que debutó María Callas

En cuanto a los nacimientos, en 1942 llegaba al mundo el físico británico Stephen Hawking, al que lamentablemente decíamos adiós el pasado marzo. Patricia Costa rescata los mayores logros del genio que cambió nuestra forma de entender el universo, y Arturo Martín conoce cómo transcurrieron sus últimos años, con Pau Figueras, profesor titular de Matemáticas aplicadas y Física teórica en la Queen Mary University of London, y en la Universidad de Cambridge, donde entró en contacto con Hawking en 2010, como investigador postdoctoral. “Tenía un círculo de colaboradores que sabían interaccionar de manera efectiva con él, y también estudiantes, y ellos son los que me ayudaron a conversar con Hawking”, cuenta el investigador de Olot.

Alberto Maeso, en su repaso semanal a los medios, rescata a aquellas generaciones marcadas por la guerra, presentes en series como Cuéntame cómo pasó Los años vividos, en TVE.

Por último, Juan Otero recuerda que en 1942 nacía Capitol Records, con Buddy DeSylva, Glenn Wallichs y Johnny Mercer al frente, y repasa éxitos como "Cow Cow Boogie", de Freddie Slack con Ella Mae Morse; y “Somebody else is taking my place", de Benny Goodman y Peggy Lee.

Radio

anterior siguiente