Lana del Rey de verdad

Ampliar foto Lana del Rey en su concierto en el Sonar

Lana del Rey durante su concierto en el Sónar 2012

JULIA VARELA (RADIO 3)JULIA VARELA (RADIO 3) 

Lana dice que no es ficción. Al menos, su estética. “Mi equipo de marketing no marca mi imagen. Si la realzo o la hago más bella, sale de un modo natural. Es porque yo lo decido así y así me comporto”. Y que quede claro que sus letras no son antifeministas: “Soy una mujer de mujeres. Mis amigas y yo pensamos que no hace falta actuar con dureza para parecer fuertes. La fortaleza procede de la paz interior”.  

Lana del Rey es de verdad y es, además, Lizzy Grant, su nombre de pila. La autora de un primer disco perdido en los bares de Brooklyn donde durante varios años actuó sin apenas audiencia. Allí también perdió al novio al que dedica el aclamado álbum Born to die.

El amor perdido

Ese chico se metió en problemas y ella no pudo seguirle: “Pero siempre rezo a Dios para que nos reúna algún día, quizás en otra vida”, comenta mientras fuma, con una dulzura que no empalaga, frente al micrófono de Siglo 21.

El disco, de estado anímico “oscuro, glamuroso y exhuberante”, huele a amor truncado y a verano en esa ciudad que la introdujo en el circuito artístico, Nueva York. “Buscaba un entorno de amigos con las mismas inquietudes”, que reconociesen su labor como compositora.

Eso fue a los 18 años, cuando Lizzy leía a la Generación Beat, vivía en una caravana y sacaba dinero gracias a sus primeras canciones y a otros trabajos extra, como ser figurante en películas.

Ahora, tiene 23 y es capaz de amansar y concentrar a los asistentes al mayor festival europeo de electrónica, el Sónar. “La música electrónica es el nuevo rock & roll”, define. “Creo que de ahí procede la inspiración, de sentirse electrificado”.

Nuevo disco a la vista

"The Body Electric", precisamente, es la última canción que ha estrenado en directo esta neoyorkina. Pero habrá más: cinco nuevos temas que se publicarán en otoño como adelanto del disco que vendrá. In the Land of Gods and Monsters será el título de ese trabajo y suena a una especie de “L.A. noir rock & roll”.

Con especial facilidad para las definiciones, la auto-bautizada como Nancy Sinatra gansta aclara: “Es un sonido parecido al actual, pero nace de un sentimiento más natural, me he inspirado en mis raíces”. Etiquetas al margen, insiste en el poco artificio comercial de su música. Ella es Lana del Rey, original y orgánica, producida en Brooklyn.

 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:27333