Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y del Hospital Vall d'Hebron, en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona, ha identificado por primera vez una diana celular para tratar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) mediante la aplicación de un fármaco que ha logrado reducir el reservorio celular de la enfermedad en un 64%. Aunque el fármaco usado no se contempla como tratamiento, el interés por caracterizar estos reservorios virales se encuentra en la posibilidad de diseñar nuevas estrategias, y se cree que su eliminación puede ser "una forma de curar a los pacientes con VIH", ha explicado este martes la responsable del estudio, María José Buzón. El estudio 'in vitro', con células de más de 80 pacientes, ha consistido en la activación del reservorio del VIH en los linfocitos T CD4 +, las células en las que el virus se encuentra latente y en las que el tratamiento antirretroviral "no tiene efecto", ha dicho Buzón. La líder del trabajo e investigadora del Grupo de Enfermedades Infecciosas del centro catalán, María José Buzón, ha aportado más datos sobre este medicamente. Su nombre es "Rituximab" y se utilizaba de forma recurrente en pacientes con cáncer. Lo que hace es eliminar las células que replican la enfermedad y que contienen en sus organismos una molécula denominada "CD20".

Hay minerales que son al mismo tiempo materiales biológicos y resultan fundamentales para nuestro organismo. Uno de ellos es la hidroxiapatita, formado por una combinación de átomos de calcio, fósforo, oxígeno e hidrógeno. Está presente en los huesos y en el esmalte dental y les confiere su dureza característica. María Vallet, directora del Grupo de Investigación en Biomateriales Inteligentes de la Complutense y miembro de la Real Academia de Ingeniería, trabaja desde hace años con este material y destaca sus posibilidades en medicina regenerativa.
La hidroxiapatita presente en nuestro organismo es un fosfato de calcio, pero a diferencia del que se encuentra en la naturaleza formando parte de las rocas, tiene un tamaño de partícula menor, está siempre carbonatado y tiene menos cantidad de calcio del que debiera (desde el punto de vista químico es un compuesto no estequiométrico) lo que favorece su incorporación al hueso y su disolución. De hecho, cada tres meses nuestros huesos se regeneran. Además, trabaja siempre en colaboración con el colágeno, dando lugar a un material compuesto o composite de características extraordinarias.
Aunque la hidroxiapatita de síntesis no es tan perfecta como la natural, sobre todo en su unión al colágeno, se emplea en tratamientos óseos y dentales y en el recubrimiento de prótesis metálicas en contacto con el hueso.

Programas de Ciencia y Tecnología en TVE

anterior siguiente