Enlaces accesibilidad

Josep Maria Blanco, último superviviente del 'TBO', Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona

  • Es uno de los históricos del TBO donde dibujó más de 500 páginas de La familia Ulises
  • La mítica revista cumnplirá 100 años el 11 de marzo de 2017

Por
Josep María Blanco en el Salón del Cómic de Barcelona y una de sus portadas para La familia Ulises'
Josep María Blanco en el Salón del Cómic de Barcelona y una de sus portadas para La familia Ulises'

Josep Maria Blanco Ibarz (Barcelona, 1926) ha sido galardonado con el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona, un premio que se otorga como reconocimiento al trabajo de toda una vida. Blanco es el último superviviente de la generación histórica de la revista TBO. Desde su debut en la revista en 1950 hasta el cierre en 1980, Blanco publicó al lado de autores como Josep Coll, Manuel Urda, Ramón Sabatés, Salvador Mestres, Antonio Ayné o Marino Benejam.

De este último tomó su serie más conocida, La familia Ulises, y la continuó a partir de 1969 imitando su estilo a la perfección. Como reconocimiento a la autoría de Benejam, Blanco nunca firmó las páginas de esta serie que solía ocupar la última página del semanario y que se convirtió en una de las series más populares de nuestra historieta. A punto de cumplir los 90 años, Blanco sigue manteniéndose activo: hace dos años apareció su último álbum, un divertido alegato antibelicista titulado Otto el cañón (Amaníaco Ediciones), una obra en color y en donde se aprecia toda la riqueza gestual y expresiva del autor.

Con un estilo de dibujo amable, de línea clara, el humor de Blanco está basado en lo cotidiano. Los protagonistas de sus historietas suelen ser ciudadanos corrientes al que se ven involucrados en situaciones inesperadas. Otra característica de su estilo es su gusto por el dibujo de multitudes que quedó reflejado en un libro de ilustraciones de gran formato titulado Barcelona y publicado en 1993. Blanco siempre ha explicado que ese tipo de composiciones tan llenas de personajes nacen de la admiración que sentía por el gran cronista gráfico Ricard Opisso.

La presencia de Blanco fue en la revista TBO constante desde su debut. Y cuando al cabo de varios años, la editorial empezó a reeditar viejas páginas al lado de las nuevas, el contraste entre el estilo viejo y el nuevo resultaba evidente. Tanto, que Blanco decidió firmar las historietas antiguas como Ibarz.

Reconocimiento al TBO

El Gran Premio otorgado a Blanco Ibarz es también un reconocimiento a toda una generación de historietistas (desde Urda a Coll, desde Tínez a Sabatés) que no habían sido distinguido nunca con este galardón. De Bruguera, la competencia de TBO, han recibido esta distinción Figueras, Vázquez, Raf, Ibáñez y Jan.

El premio llega precisamente cuando la revista TBO está a las puertas de celebrar su centenario, que tendrá lugar en 2017. El primer número de TBO se publicó el 11 de marzo de 1917.

Noticias

anterior siguiente