Enlaces accesibilidad

Pasarela Atelier Couture 2016

Seis agujas en busca de novia

  • Moda nupcial hecha a medida, combinando artesanía con modernidad
  • Un escaparate de costura renovada que mezcla estilos muy diferentes
  • Marcela Mansergas destaca con una colección inspirada en el insomnio
  • Blog de moda: Encinar, historias de una camisa

Por
Una de las modelos de Santos Costura. Biel Sol.

La casa Santos Costura ha hecho volar la imaginación en el cierre de la pasarela Atelier Couture, una plataforma destinada a mostrar el trabajo de los modistos que trabajan en el sector nupcial a medida, de forma artesanal.

Su propuesta es un viaje en el tiempo, una invitación a tomar el té con María Antonieta después de recoger rosas en el jardín. “Es una inspiración muy loca”, dice Santos López, que logra trasladar encajes y plumas versallescas a diseños actuales, algunos bastante atrevidos.

Propuestas nupciales de Santos Costura. Foto: Biel Sol. noticias

Su desfile juega al contraste y vemos diseños en un blanco limpio que dejan la espalda al aire y otros más sofisticados y barrocos, con flores bordadas y aplicadas, siempre con un marcado trabajo artesanal.

Destacan los vestidos negros, “hemos querido recuperar los vestidos de esas abuelitas que se casaban en este tono pero los hemos actualizado”. Los tocados, caperuzas y cinturones en arpillera rematan los looks con una gracia inusual, haciendo del desfile una divertida locura.

Fernando Claro, vestidas para la victoria

Los vestidos para la victoria de Fernando Claro. Foto: Biel Sol. noticias

Fernando Claro y su hija, Beatriz, se presentan con una colección muy trabajada que se titula Victus y es un retrato particular de la belleza,  La seda se declina en todos sus matices (crêpe, gazar, muselina, georgette…) para adaptarse a distintos gustos, desde el barroco al falso minimalismo.

Se aprecian los bordados a mano, el uso del cuello ‘perkins’, las transparencias sutiles en espaldas y hombros, el tejido de red y los flecos sensuales.

Vestido con cola de Fernando Claro. Foto: Biel Sol. noticias

Todas las aplicaciones van en blanco. “En oro y plata están muy vistas”, dicen mostrando orgullosos las suyas que son delicados jardines monocolor.El desfile desafía a la suerte, con 13 salidas -13 ejemplos de su experiencia y buen hacer- pero ellos salen victoriosos. Arriesgan y convencen. 

Nihil Obstat, vestidos de espuma del mar

El mar como fuente de insporación para Nihil Obstat. Foto: Biel Sol. noticias

La brisa del Mediterráneo y el murmullo de las olas son la marcha nupcial que acompaña a la novia de Nihil Obstat. Una novia intimista, relajada, que parece improvisar su vestido con todo lo que encuentra en la orilla de la playa.

Colores suaves, texturas naturales, cordones-soga, estrellas doradas… todo se mezcla con una elegancia infinita para ofrecer una colección de matices, con un recio patrón, una costura impecable y un estilo joven, desenfadado, actual, práctico.

Nihil Obstat se inspira en la luz del Mediterráneo. Foto: Biel Sol. noticias

“Es una propuesta más sencilla que en otras ocasiones pero con una técnica y un patrón muy cuidados”, dice Armiche, el director creativo. Los tonos mates, como el que ofrece el lino, aportan ese toque tranquilo, enfatizado con esos detalles rústicos, naturales.

Los largos se acortan al tobillo para caminar seguras sobre la arena y los vemos, inspirados en las redes de pescar, se acoplan suavizando la paleta de color, la misma que pudo utilizar Sorolla para inmortalizar un atardecer en la playa.

Los complementos de Mibúh aportan un toque divertido a la colección y destacan los bolsos, pequeños cofres marineros. ¿Una novia con bolso? ¿Por qué no?

Cristina Pascual, un estilo rompedor

La novia orgánica de Cristina Pascual. Foto: Biel Sol. noticias

Cristina Pascual utiliza las formas de la naturaleza como hilo conductor para hacer una colección muy femenina, que mezcla vestidos delicados y sencillos con otros más atrevidos. Siempre con una silueta relajada, natural, con volúmenes agradables y formas orgánicas.

Llaman la atención los detalles en dorado y, sobre todo, los golpes de negro. “Mi clienta quiere un estilo diferente, quiere un punto de distinción y yo noto que empiezan a ser más rompedoras”, revela Pascual.

Rafael Urquízar, treinta años de pasión por la moda

Propuestas de Rafael Urquízar. Foto: Biel Sol noticias

La colección de Rafael Urquízar recoge la esencia de su carrera, de treinta años de dedicación a la moda que comenzaron cuando tenía 16 años, y por eso muchos de sus sueños y éxitos están bordados en ella.

Vemos sus apreciados pespuntes a mano, las abotonaduras muy cuidadas ( ahora con piezas de plomo), los pantalones para fiesta y novias, las cadenas de metal que contrastan con la delicadeza de sus diseños nupciales

Carrusel final del desfile de Rafael Urquízar. Foto: Biel Sol noticias

Destacan los vestidos realizados con ‘desgarrados’, con trozos de tela que fueron desechados y que ahora, unidos con pasión, forman una prenda cargada de belleza. Los guiños a su tierra, Málaga, se traducen en bordados de conchas y destacan los flecos de lana, un tanto rústicos.

El diseñador apuesta por el equilibrio. “Me gusta combinar una pieza muy trabajada, como esta falda larga con jaretas, con una muy sencilla, como este top tan minimalista”, revela. Muestra con pasión los bordados sobre tul hechos en bastidor y los encajes de color aplicados sobre vestidos verde jade. “Es el nuevo rosa cuarzo”, dice.

Marcela Mansergas, el patrón de la nueva costura

Propuesta de Marcela Mansergas. Foto: Biel Sol noticias

Quédense con su nombre porque Marcela Mansergas parece estar destinada a renovar la costura española y abrir un nuevo horizonte en nuestra moda. Tiene talento, un estilo muy personal y una habilidad especial para rejuvenecer cualquier patrón o tejido.

En 2012 ganó el prestigioso concurso Who´s On Next que organiza la revista Vogue. El premio tiene una parte económica pero, sobre todo, apoyo constante y asesoramiento. Mansegas invirtió el dinero en su negocio, en formar equipo y en trabajar duro.

Hoy, cuatro años después, presenta su primera colección. Una propuesta que no deja indiferente. “Quería dedicar esta colección a la novia porque en este tiempo es lo que más hemos trabajado, las novias me han acercado a la alta costura, que es lo me gusta”.

Lo cuenta visiblemente emocionada, interrumpida constantemente por amigos y clientas que han acudido al desfile. “Estoy muy contenta, es un momento muy especial”. Lo es por lo que arrastra en el tiempo y por lo que comienza ahora. 

La diseñadora Marcela Mansergas antes del desfile. Foto: Biel Sol. noticias

Especial, y mucho, es su colección. Una estudiada exposición del insomnio, de las inseguridades, de las alegrías… de las emociones. “Este vestido de vainicas, hecho todo a mano, parece un atrapasueños, una maraña enredada, y quizá es el que mejor explica lo que he querido contar”.

Su discurso se tiñe de distintos tonos de blanco, conseguidos con texturas diversas que ‘atrapan’ técnicas artesanales, algunas antiquísimas, con trabajos de experimentación, tanto en tejido como en el patrón.

Colección nupcial de la diseñadora Marcela Mansergas. Foto: Biel Sol. noticias

Vemos vestidos de línea sencilla con escotes muy trabajados y mangas con volumen orgánico, arriesgados cortes en la cintura provocan espaldas rompedoras, transparencias de encaje decorado con delicadas notas de color…

Destaca un vestido y un abrigo, que abren el desfile, por su aire minimalista y los bordados en negro de estilo abstracto. Un look que mezcla lo conceptual con lo funcional. También llama la atención el trabajo de deconstrucción de los patrones provocando nuevas siluetas marcadas por las asimetrías.

El insomnio es el hilo conductor del desfile de Mansergas. Foto: Biel Sol. noticias

Mansergas comulga con el diseño vanguardista que vemos en pasarelas internacionales, como París, y no esconde sus puntos en común con agujas como Galliano y casas como Givenchy o Margiela.

Algunos de sus vestidos parecen armaduras de cristal delicado que protegen el cuerpo de la mujer. Otros, en cambio, parecen estructuras orgánicas de una sutileza abrumadora, como si se hubiesen construido al azar, como ocurre en la naturaleza.

Es un nuevo lenguaje, otra forma de expresión, tanto de cultura, como de moda. Es el sello Mansergas.

Noticias

anterior siguiente