Anterior Beitia triunfa en París y acaricia el segundo Diamante Siguiente Las claves del acuerdo entre PP y Ciudadanos Arriba Ir arriba
 Dorian
Imagen promocional de la banda musical Dorian

Dorian: "Los festivales son la radio popular de la escena independiente"

  • La banda inicia una gira de décimo aniversario con Diez años y un día

  • El disco revive sus canciones de forma acústica y con dos temas nuevos

  • La gira concluirá en noviembre con los conciertos de Barcelona y Madrid

  • RTVE.es entrevista a dos de sus integrantes: Marc Gili y Belly Hernández

|

Dorian es hoy un grupo sobradamente reconocido en la esfera nacional y, cada vez más, en la internacional. Han ganado gran multitud de fans en los últimos años pero hace diez, cuando empezaron, todo esto parecía impensable. Ahora, nada más comenzar su nueva gira de Diez años y un día para conmemorar su décimo aniversario, RTVE.es ha hablado con dos de sus integrantes, Marc Gili y Belly Hernández, quienes nos han contado cómo ha sido todo este trepidante proceso y anuncian grandes sorpresas de aquí a noviembre.

Desde el pasado viernes y hasta mediados de noviembre volverán a sonar en los escenarios sus ya míticas "Te echaremos de menos", "El futuro no es de nadie", "El temblor" (que el grupo reconoce como su canción bandera) o "A cualquier otra parte". Todas estas canciones y dos temas nuevos ("Arrecife" y "Ara") conforman ese Diez años y un día, diez años que representan el pasado de la banda y un día nuevo que es, según Marc, “la puerta del futuro de Dorian”.

Al igual que el resto de sus temas, esos “Arrecife” y “Ara” cuentan con su historia detrás. La primera no es nueva, compuesta hace años, “no acababa de encajar” con los anteriores discos, explica Belly, porque en un disco no solo es importante que “tengas buenas canciones”, sino que la unión de todas, el cómo se conformen dentro de una obra, “te digan algo”. “La dejamos un poco de lado, pero sabiendo que era grande y que la retomaríamos y en este disco nos venía al dedillo”, añade.

“Ara”, por su parte, es la primera canción que el grupo publica en catalán, aunque “hay alguna más en camino”, desvela Marc. Al igual que ocurrió con grupos como Love of Lesbian, que se pasaron del inglés al castellano, “cada vez que cambias de idioma, a la hora de componer, tienes que encontrar el diapasón de ese idioma, tu manera de expresarte; con Ara encontramos ese diapasón”, añade el vocalista principal del grupo.

Pero también es una bala reivindicativa, un “inventario de muchas de las cosas que nos molestan de la actual clase política, tanto española como catalana y mundial y que habla de lo que ha estado a punto de convertirse Barcelona a causa de la presión urbanística y del turismo; ha pasado de ser una ciudad brillante en la cual la cultura y la contracultura tenían su lugar, a ser prácticamente un escaparate al servicio de ‘don dinero’”, reivindica Marc.

#IGUALES - Dorian

A cualquier otra parte y el 15-M

Sin embargo, fue "A cualquier otra parte" "la primera canción que tuvo una verdadera relevancia y que nos abrió muchas puertas", confiesa Belly, que incide en que “sorprendentemente continúa siendo muy importante y tiene una vigencia muy fuerte”. Para Marc, "A cualquier otra parte" “fue casi como un exhorcismo” porque admite que puso en esa canción “buena parte del desasosiego que sentía hacia la sociedad y al mundo que me había tocado vivir” y, al igual que con otras canciones del disco en que se enmarca, El futuro no es de nadie, le permitió explicarse “a través de la música”.

“Dice la derecha que en este país algo está cambiando y vamos todos hacia el caos; dicen las encuestas que el futuro va a ser duro para quien no esté dispuesto a pasar por el aro”, reza la canción que le pone el nombre al disco, un disco que, sin proponérselo, se convirtió en una especie de banda sonora del movimiento 15-M para aquellos que ya les seguían.

No era la intención del grupo, pero Marc reconoce que “algunas veces hemos mostrado de forma explícita lo que pensamos sobre política, sociedad o los problemas de la calle” y eso ha permitido que la gente “haga suyas las canciones” y las haya convertido en método de protesta.

Diez años de música electrónica

 Dorian, en concierto Dorian, en concierto

Mucho ha cambiado su música desde el 15 M y más aún desde su primer disco en 2004 (10.000 metrópolis). Totalmente distinto se presenta este Diez años y un día, que se aleja de la habitual música electrónica de la banda para sumergirse en lo acústico, aunque no de forma definitiva. “Es un punto y aparte; queríamos reinterpretar estas canciones para celebrar los diez años y ofrecer algo diferente a nuestros seguidores, pero en el próximo disco retomaremos el sonido de la banda habitual”, comenta Belly, y reconoce que quizá “un poso” de este disco pueda servir también para su música futura.

Pero no se puede negar que su música suena diferente al del resto del panorama “indie” actual y ellos lo saben bien. Son sus influencias ‘new wave’ de los 80 y la electrónica de los 90 y 2000 y esos instrumentos como el clavicordio o el theremin los que hacen de éste un grupo único. Es una música casi poética, con influencias reconocidas por Marc como compositor de Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Julio Cortázar o Baudelaire, quien “tenía una forma muy cruda de explicar las cosas y a la vez muy hermosa” y quien “hacía de lo sórdido algo bello”.

Pero, en esencia, los orígenes de Dorian tienen mucho en común con el resto de bandas que ahora están en la cumbre, bien sea Vetusta Morla o Love of Lesbian, pasando por Sidonie o Niños Mutantes, con los que aseguran llevarse fantásticamente bien.

Porque todos comenzaron desde abajo, “en salas pequeñas, con pocos medios y aprendiendo mucho sobre la industria”, expone Belly. No hay grandes sellos discográficos detrás, al menos en el caso de Dorian. “Todas estas bandas somos muy autogestionadas; los inicios fueron muy difíciles porque sin esos apoyos teníamos que aprenderlo todo”. Por eso, la relación de Dorian con estos grupos es “de mucho respeto” y “compañerismo”, normal cuando han compartido pequeñas salas y grandes escenarios durante tantos años, compartiendo “el amor por la música”.

 Dorian, en concierto Dorian, en concierto

De la demonización al ensalzamiento de lo “indie”

Pero esos eran tiempos en los que el “indie” estaba mal visto. “Había mucha miseria y no había muchas ventanas en las que poder mostrar tu música”, recuerda Marc, quien añade que “los pocos festivales que había casi siempre apostaban por bandas extranjeras antes que por bandas españolas y si te programaban, lo hacían a una hora horrorosa y en un escenario diminuto”.

Todo ha cambiado en los últimos cinco años, a raíz del nacimiento de festivales de música a lo largo de toda la península como el Sonorama, Arenal Sound o el Low Cost. Marc los define como “la radio popular de la escena independiente”, un gran “vehículo amplificador”. Los festivales funcionan porque detrás existe una experiencia personal, haciendo que “te enamores de la música de un grupo”. La gente, insiste, “está descubriendo bandas y canciones, está vibrando, literalmente, a través de la experiencia personal”.

Recuerdo con mucho cariño el festival de Benicassim, contó con nosotros cuando estábamos empezando

“Recuerdo con mucho cariño el de Benicassim (en 2006), porque era el primer festival internacional que se hacía en este país, el único donde podías ver determinado tipo de música, y contó con nosotros cuando estábamos empezando, nos dio la oportunidad de tocar en el escenario”, recuerda Belly, quien habla de “noches muy bonitas que la gente ha recordado durante mucho tiempo”.

Y ha sido cuestión de tiempo dar el salto hacia las Américas, donde su música se ha extendido como una epidemia, siendo México su “zona cero”, un país que “entiende la música de Dorian, que conecta con las letras de Dorian, algo que pasa extraordinariamente a 12.000 kilómetros del lugar en el que hacíamos nuestras canciones”, reconoce Marc.

“Es un buen momento” para la música española en Latinoamérica, admite Belly: “La gente está pendiente de lo que pasa aquí y también tienen bandas que tocan muy bien y con buenas letras, pero tendría que haber más comunicación entre ambas escenas; lamentablemente ellos están más pendientes de nosotros que al revés”.

Dorian, durante su gira en México Dorian, durante su gira en México

Lo dice un grupo que ha tenido el orgullo de compartir escenario con grandes artistas, como los mexicanos Zoe, Pet Shop Boys, Primal Scream o Placebo. Un grupo que ha tenido que anunciar dos conciertos más para su fin de gira tras llenar el aforo en Madrid, donde repetirá el 4 de noviembre (sala Riviera) y en Barcelona el 11 del mismo mes en la sala Apolo, lugar de gran relevancia en su formación y donde se hace el club Nitsa, que “a finales de los 90 y principios de los 2000 servía como catalizador de la escena musical barcelonesa tanto a nivel de Dj, de bandas, promotores, periodistas, etc. Todo el mundo se encontraba ahí y allí conocimos a muchísima gente que ha sido importante tanto para Dorian como a nivel personal”, detalla Marc.

Y es él el que nos incide en que habrá sorpresas, que los dos conciertos de fin de gira “van a ser muy bonitos, vamos a tener invitados especiales, vamos a tener una sección de cuerda, momentos eléctricos y muy enérgicos y van a durar más de dos horas”. ¿Colaboradores? “Eso también es sorpresa, pero no van a ser pocos, ya te lo digo”.

 Dorian Dorian

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente