Anterior La Policía mexicana difunde el retrato robot de uno de los supuestos secuestradores de la española desaparecida Siguiente 'El ciudanano ilustre' y 'Un monstruo viene a verme' se reparten premios artísticos y técnicos en los Platino Arriba Ir arriba
Fragmento de la portada de ¿Inercia¿, de Antonio Hitos
Fragmento de la portada de ¿Inercia¿, de Antonio Hitos Salamandra Graphic

'Inercia', un certero retrato del desencanto de la juventud

  • Antonio Hitos consiguió el premio FNAC-Salamandra  con este cómic

  • "Hay que dar un vuelco al escenario político actual", asegura

  • También inaugura una exposición sobre el cómic en Sevilla

|

Inercia (Salamandra Graphic) es un certero retrato de la juventud actual, desencantada y sin grandes espectativas de futuro. Y, a la vez, una brillante novela gráfica que consiguió el premio VII Premio Internacional de Novela Gráfica FNAC-Salamandra, por "su exploración de las relaciones cotidianas desde el riesgo y el atrevimiento formal". La primera obra larga de Antonio Hitos (Huelva, 1985), que llega ahora a las librerías y que también protagoniza una exposición que podrá verse a partir de este viernes (7 de noviembre) en Fnac Sevilla.

"Inercia -nos cuenta Antonio- es un momento en la vida de Jaime y Juan, un par de amigos rozando la treintena con pocas expectativas a medio y largo plazo. Esa premisa articula un acercamiento visual al estado de ánimo de los personajes".

"Supongo que en parte habla de los problemas de mi generación -asegura el dibujante-, porque refleja mis propios problemas en el momento de darle forma. La obra no nació con vocación de denuncia y de hecho la historia se centra más en la situación íntima de los protagonistas que en el contexto social, pero éste es el que es y hay temas ineludibles. La incertidumbre económica y laboral que nos envuelve termina por darle forma también a cómo nos relacionamos con nuestro entorno".

Jardines mutantes y cucarachas

Los protagonistas de Inercia son dos jóvenes: "Jaime, que tiene un contrato temporal a media jornada, y Juan, que está en el paro -asegura Antonio-. Están aburridos, hastiados de no tener nada que hacer, y frustrados al mismo tiempo porque probablemente no se imaginaban que la vida del joven adulto sería esto".

Además, el cómic es el relato visual de un estado de ánimo, donde jardines mutantes, cucarachas parlantes y ojos voladores empujarán a los personajes a entender por qué la desidia los ha paralizado por completo. "En mi piso de estudiante en Sevilla tuvimos en una ocasión una plaga de cucarachas, y no puedes quitártelo un minuto de la cabeza, es muy desagradable. Pasados los años te quedan un montón de anécdotas con las que al final tienes que reírte, pero esa sensación de paranoia incómoda me interesaba como atmósfera para el personaje protagonista".

"Los jardines y las arquitecturas son dos caras de la misma cosa, lo orgánico y cambiante frente a lo técnico e inmóvil. Pero los simbolismos deben quedar abiertos a las distintas lecturas, si se explica demasiado se corre el riesgo de quitarle todo el interés".

Un estilo innovador

Para reflejar esa inercia, ese estado agobiante, Antonio ha desarrollado un lenguaje propio: "El estilo del cómic es más bien una suma de distintos elementos. Las metáforas visuales, la secuenciación estática y la expresividad neutra de los personajes ayudan, pero sobre todo es la cadencia de las escenas y el tono global del cómic lo que al final genera esa sensación".

"El estilo no es una elección plenamente consciente -continúa-, es más el resultado que me sale de manera natural. Igual sí que he buscado una cierta distancia, pero creo que esto responde más a mi forma de entender el medio que a una intención particular con InerciaMe fascina la naturaleza secuencial de los cómics, y me siento más cómodo cuanto más desnudo está ese elemento".

"Los colores sí tienen un papel más marcado, porque son fundamentales en la narración misma. Aparte de por motivos estéticos, me resultaba muy efectivo limitar el número de colores y así hacerlos más efectivos a la hora de generar giros en el desarrollo de la historia".

Un cómic que le ha permitido descansar de los storyboards a los que se dedica habitualmente: "Ese tipo de trabajos suelen requerir un estilo más figurativo y todo en general está más dirigido, tienes que adaptarte a distintas exigencias en cada momento. De hecho Inercia, en sus primeros momentos, era una forma para mí de descansar de estos parámetros preconfigurados y hacer algo donde tuviera toda la libertad formal y temática que quisiera".

Para el que quiera saber más del proceso de trabajo de Antonio os recomendamos el blog que ha escrito en el portal cultural de la Fnac en el que ha ido explicando parte del proceso y otras ideas (http://www.clubcultura.com/antonio-hitos)

"Necesitamos reajustar nuestras expectativas"

En cuanto a lo que hace falta para que salgamos de esta rutina, de esta desidia actual, Antonio Hitos asegura que: "De momento, creo que necesitaremos reajustar nuestras expectativas a las circunstancias con las que nos va a tocar bregar. La mayoría de nosotros hemos sido educados en un optimismo, con respecto a las estructuras sociales, que han terminado por ser una trampa, y hay que sobreponerse a ese chasco enorme. Y luego, visto lo visto, no va a quedar más remedio que darle un vuelco al escenario político abigarrado que ni ha sabido ni ha querido frenar los factores que nos han conducido a esta situación. Para mi sorpresa, y en contra de lo que probalemente hubieran preferido las cúpulas de poder, el comportamiento de la ciudadanía ha sido ejemplar y el cambio que se perfila podría ser muy profundo.

Antonio también nos ha contado lo que vamos a encontrarnos en esa exposición de la FNAC que se inaugura este viernes: "Es un recorrido por las distintas etapas por las que atraviesa la página hasta llegar a su forma final. Hay bocetos, páginas entintadas, reproducciones con el resultado acabado, y siempre una breve explicación de en qué consiste y cómo desarrollo el trabajo en cada uno de estos pasos. Creo que interesará especialmente a aquellos que tengan curiosidad por los procesos que atraviesa un cómic desde la idea hasta la estantería".

En cuanto a la lo que ha supuesto para él conseguir el premio FNAC-Salamandra Graphic, Antonio asegura que: "Quiero pensar que algún editor se habría interesado por el libro aun sin haber recibido el premio, pero no puedo saberlo a ciencia cierta. De cualquier forma, las condiciones en las que he podido sacarlo gracias al premio son fantásticas. La dotación económica me ha permitido dedicarme íntegramente a Inercia sin tener que preocuparme de nada más, y la cobertura mediática y la expectación que acompañan a un reconocimiento así son importantísimas a la hora de darle visibilidad".

Y sobre sus futuros proyectos, Antonio asegura que "Estoy trabajando en otro cómic. Todavía estoy en las primeras etapas y no puedo contar mucho, pero estoy muy entusiasmado con el proyecto".

Lo que está claro es que él ha conseguido escapar de ese estado de Inercia con tesón, trabajo duro y mucho talento.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente