Anterior Los anuncios de Lotería de Navidad de nuestro siglo: del 'Calvo' a Carmina Siguiente Clásico Barça vs Madrid, en vivo Arriba Ir arriba
Un detective toma fotografías.
Un detective toma fotografías. EFE

El trabajo de un detective privado: de las infidelidades al fraude empresarial

  • La profesión de detective privado comenzó a principios del siglo XX

  • Tienen que cursar una diplomatura y tener una acreditación otorgada por Interior

  • Las nuevas tecnologías y la mayor preparación, claves de su éxito

|

Existe la idea preconcebida de lo que es un detective privado gracias a los personajes del cine. Aquellos que -vestidos con una gabardina- vigilaban desde su coche a otra persona en busca de pruebas, la mayoría de las veces, en busca de pruebas de una infidelidad.

Sin embargo, con el paso de los años esta profesión ha evolucionado a pasos agigantados y los detectives privados de hoy en día están cada vez más preparados. Y es que para formar parte de este coletivo es necesario estudiar una diplomatura universitaria de tres años y obtener una acreditación del Ministerio de Interior.

"En la carrera estudiamos derecho, sociología y política entre otras materias", explica a RTVE. es José María Alonso, detective privado y director coorporativo de Zenit Detectives.

El Ministerio del Interior les acredita en la Sección de Seguridad Privada de Interior mediante una tarjeta que deben llevar siempre encima y que tienen que enseñar en aquellos casos que sea requerida. "Para obtenerla es necesario haber cursado los estudios, no tener antecedentes penales ni ser funcionario", aclara Alonso.

Es imprescindible no tener antecedentes penales

"Una vez obtenido el título tienes tres salidas: montar tu propio despacho, ser un asalariado o trabajar como freelance", explica José María.

La lacra del desempleo no ha tocado mucho a este colectivo ya que sigue existiendo mucha demanda y también en parte debido a que no hay excesivas licencias de detectives privados en España, tan solo rondan las 3.000.

¿Cómo ha cambiado su forma de trabajar?

Cuando nació la profesión de detective privado como tal, a principios del siglo XX, se dedicaban mayoritariamente a temas de infidelidades, herencias o a localizar personas. En la actualidad, y en gran parte debido a la crisis económica, lo que más se demanda a este colectivo es vigilar los posibles fraudes a las empresas.

"La crisis nos ha tocado pero muy por encima. Lo que sí se ha notado es que ha aumentado el fraude en las empresas, sobre todo con el tema de las falsas bajas", explica este detective privado. "El 80% de toda nuestra demanda es relativa a este tema", apunta.

El 80% de nuestra demanda es para investigar fraudes empresariales

Casos como la competencia desleal, la bajada de rendimiento de los comerciales, pasar información a la empresa de la competencia o tener una doble actividad profesional, son también casos muy demandados en la actualidad.

Las nuevas tecnologías, clave

Las nuevas tecnologías están resultando clave en el mundo de los detectives privados. Este desarrollo ha hecho que se creen nuevas formas de trabajar y nuevas terminologías como puede ser la llamada "Ciberforensis", que se utiliza cuando un seguimiento necesita ser apoyado por otros expertos.

"Esta nueva técnica consiste en un análisis más exhaustivo, por ejemplo cuando hay que analizar un dico duro de algún ordenador coorporativo, eso sí, siempre salvaguardando la intimidad de la personas", explica Alonso. "No nos podemos meter en un ordenador personal", puntualiza.

Para realizar este tipo de labores tan específicas entran en juego los ingenieros informáticos, que también son detectives privados pero especializados en temas de redes y sistemas.

Más crisis económica, más control del absentismo

La crisis económica también ha hecho que las empresas controlen más el absentismo laboral de sus trabajadores. Por ello, cada vez son más los departamentos de recursos humanos que contratan a detectives privados para destapar estos fraudes.

"En 2011 nuestra empresa tuvo un repunte en cuanto a la contratación de servicios para investigar posibles absentismos laborales falsos", explica este detective privado. "Ahora, con la reforma laboral, veremos cómo evoluciona", matiza José María.

Ahora, con la reforma laboral, veremos cómo evoluciona

Al igual que la situación económica ha hecho aumentar las demandas de investigar fraudes a las empresas, también ha hecho disminuir las demandas de divorcio o las demandas para investigar infidelidades.

"Hoy en día, si no me puedo separar porque no tengo dinero, pues me aguanto", opina Alonso. Con las infidelidades pasa lo mismo, aunque siguen existiendo porque como apunta este detective "las infidelidades no entienden de crisis", se investigan menos.

El día a día de un detective

El trabajo de detective privado se diferencia de otras profesiones en muchos aspectos, uno de ellos es que cada día haces una cosa diferente, ninguna jornada es igual que la siguiente. Pero ¿cómo trabajan estos profesionales? ¿Cómo es el día a día de un detective privado?

"Yo llego a la oficina por la mañana como cualquier trabajador. Allí analizamos las investigaciones que tenemos abiertas, nos reunimos con clientes y muchas de nuestras jornadas nos las pasamos viajando", explica José María. "Un detective de calle puede estar hoy en Móstoles y mañana en Lisboa", puntualiza.

Un detective de calle puede estar hoy en Móstoles y mañana en Lisboa

Hay que destacar que la labor diaria de un detective privado es muy diferente según el tema que tenga entre manos. La clave es intentar planificar el trabajo del día sigueinte "para que no te pille desprevenido".

Y a los detectives, ¿les pillan alguna vez infraganti? La respuesta en sí. "A mi me pillaron haciendo un seguimiento de una infildelidad hace 10 años. La señora a la que vigilaba me llevó a una zona de chalets donde quedó con unos policías locales. Finalmente me identifiqué y no pasó de ahí", recuerda Alonso.

Estas situaciones suelen ser tensas e incluso, en algunas ocasiones, volverse agresivas pero según el detective privado José María Alonso, "están implícitas en la profesión". "Si algún detective te dice que no le han pillado nunca, miente", concluye.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente