Enlaces accesibilidad

Las protestas en Tíbet degeneran en los peores disturbios en dos décadas

  • La agencia AFP habla de varios muertos, y las autoridades chinas sólo de heridos
  • El Dalai Lama pide a las autoridades chinas que dejen de usar la "fuerza bruta"
  • Las tropas chinas han acordonado tres monasterios budistas de la capital tibetana
  • Siguen las manifestaciones de monjes y civiles contra la ocupación china

Por
Disturbios en Lhasa, capital de Tíbet

Las manifestaciones pacíficas contra la ocupación china registradas en Tíbet durante la última semana han degenerado en violentos disturbios en Lhasa, la capital tibetana, donde han ardido coches y tiendas en el centro de la ciudad.

Según han contado a la agencia de noticia AFP fuentes médicas, varias personas han resultado muertas en el curso de las manifesciones contra las autoridades chinas.

Por su parte, la agencia oficial china lXinhua, sólo ha confirmado que hay varias personas heridas y que algunas de ellas han tenido que ser hospitalizadas. "Hay humo por todas partes y han lanzado piedras contra las ventanas. Estamos asustados", ha declarado un ciudadano tibetano a la agencia Reuters.

Los incidentes, los peores registrados en la región en dos décadas, se concentran a lo largo de dos de las calles principales de Lhasa y alrededor del templo de Jokhang, el monasterio de Ramogia y el mercado de Chomsigkang; algunos testigos, sin embargo, afirman que los disturbios se están extendiendo a los alrededores de la capital.

China acusa al  Dalai Lama

Las autoridades chinas han acusado al "entorno del Dalai Lama" de estar detrás de los disturbios. Según la agencia nacional de noticias china, citando a autoridades regionales tibetanas, "los problemas en Lhasa han estado orquestados por el entorno del Dalai Lama".

Los enfrentamientos entre las tropas chinas y los manifestantes, monjes y civiles, se han reproducido a lo largo de la jornada, mientras los residentes de Lhasa están preparando nuevas protestas, según la organización Campaña Internacional por el Tíbet, con sede en Washington.

La Embajada de Estados Unidos ha contactado con sus ciudadanos en Lhasa para pedirles que abandonen inmediatamente la ciudad o, al menos, eviten salir a la calle, después de que varios turistas estadounidenses informaran de disparos en las calles de la ciudad. Además, la legación diplomática ha pedido a sus ciudadanos en Pekín que extremen las precauciones este fin de semana.

El Dalai Lama insta al diálogo

Desde Nueva Delhi, el líder espiritual de los tibetanos, el Dalai Lama, ha pedido a las autoridades chinas que dejen de usar "la fuerza bruta" contra los manifestantes. "Estas protestas son una manifestación del arraigado resentimiento del pueblo tibetano bajo el actual Gobierno", ha señalado Tenzin Gyatso. "Insto a las autoridades chinas a que dejen de usar la fuerza y dirijan el prolongado resentimiento del pueblo tibetano hacia el diálogo".

Los incidentes tiene lugar después de varios días de protestas, encabezadas por los monjes budistas de la región, contra la ocupación de Tíbet, anexionado por China en 1951. Las manifestaciones coinciden con el 49º aniversario de una revuelta contra la invasión, cuyo fracaso obligó al líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, a exiliarse a India, donde vive desde 1959.

Un portavoz de la Administración Central Tibetana -el Gobierno tibetano en el exilio, con sede en el norte de India-, Thupten Samphel, ha reclamado la mediación de la "comunidad internacional" y ha instado a las autoridades chinas a tomar una postura "moderada" al afrontar las protestas. "Empezó como una protesta pacífica y no debe ser resuelta con mano de hierro", ha señalado.

Cierre de monasterios

Los disturbios se producen poco después de que las tropas del Ejército chino acordonaran los tres principales monasterios budistas de Lhasa, a causa de las protestas registradas desde el 10 de marzo. "Los tres monasterios están cerrados a los turistas. Hay una atmósfera de miedo y tensión en la capital tibetana", ha señalado en un comunicado Campaña Internacional por el Tíbet, citando fuentes de los operadores turísticos en la zona.

El jueves, un portavoz del Gobierno chino aseguró que la situación estaba ya estabilizada, aunque declinó informar de si había o no monjes detenidos por las manifestaciones y atribuyó las protestas a una "argucia estúpida" orquestada por el Dalai Lama.

Temor a la represión

La emisora Radio Free Asia, del gobierno estadounidense, ha asegurado que los monjes del monasterio de Sera se encuentran en huelga de hambre para exigir la retirada de las tropas chinas y la liberación de los monjes detenidos. Además, dos monjes de Drepung se encuentran en estado crítico tras intentar suicidarse cortándose las venas.

El número de manifestantes detenidos no se conoce, aunque los grupos de derechos humanos temen la represión de las autoridades chinas. "Hay indicios de que las autoridades han iniciado un proceso de investigación en los monasterios que podría llevar a detenciones y torturas", afirma en su comunicado Campaña Internacional por el Tíbet.

Pese a todo, las protestas no ha cesado y, según AFP, dos centenares de personas encabezadas por monjes budistas se han manifestado este viernes en Xiahe, una localidad tibetana situada en el noroeste de China.
 

 

Noticias

anterior siguiente