Enlaces accesibilidad

Programas para todos los públicos Repor Logotipo de 'Repor' Todos los Jueves 00:00 y domingos 20:30 horas en Canal 24H

El reporterismo vuelve a estar de moda en televisión. Este espacio se introduce en los barrios y los pueblos para mostrar historias anónimas de carácter social, con un lenguaje directo y sin guionización.

REPOR es un programa de producción propia de los Servicios Informativos de TVE. Con rigor, compromiso y voluntad de servicio. REPOR aborda en sus reportajes contenidos sociales, de denuncia o retratos y situaciones de la vida cotidiana que preocupan e interesan a todos.

REPOR refleja todos estos asuntos desde la naturalidad y la agilidad. El estilo de los reportajes hace que los profesionales del equipo se conviertan en testigo mudo de lo que ocurre; las cámaras se acercan a las personas sin forzar las situaciones, porque 'REPOR' busca ser un puente entre los ciudadanos y la televisión pública. El lenguaje es directo, las escenas no se preparan, en definitiva se trata de mostrar lo que ocurre en nuestras ciudades, en nuestros pueblos, en nuestras calles.

Reemisiones: Miércoles a las 05:30 y a las 16:00 horas (en el Canal 24 horas) y la noche del miércoles al jueves a las 01.30 horas (en La 1).

Puedes ver también las adaptaciones radiofónicas de los reportajes en "Repor en Radio 5", los sábados a las 18.05 horas.

Añadir a favoritos

El "pongo" radioactivo

17.11.2019

El gobierno, los movimientos antinucleares y la sociedad en general se enfrentan a un grave problema: qué hacer con los residuos radiactivos. A la espera de un nuevo plan nacional radiactivos, en España todavía no se ha tomado ninguna decisión respecto a unos desechos cuya peligrosidad amenaza las generaciones futuras.

Sólo hay un cementerio nuclear en España, el de El Cabril, en la provincia de Córdoba. Cuestionado por ecologistas y vecinos, sólo puede almacenar residuos radiactivos de baja y media actividad. Los residuos más peligrosos se pensó en depositarlos en un almacén durante 50-60 años para después transportarlos hasta un almacén geológico profundo. Pero no hay emplazamiento para este almacén geológico -como explica Nieves Sánchez Guitián, presidenta de la Asociación de Técnicos en Seguridad Nuclear- y además, en verano de 2018, el gobierno paralizó la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en el municipio conquense de Villar de Cañas.

Muchos vecinos de Villar de Cañas, que pensaron que el almacén nuclear no sólo les beneficiaría por las compensaciones de ENRESA sino que también evitaría la despoblación, están decepcionados. Lo cuentan Amparo Cerdán y Luis Mª Belda, que se hipotecaron para abrir un hostal pensando en los empleados del ATC y ahora se han quedado sin clientes.

Mientras no se resuelve el destino final de los residuos radiactivos, las centrales nucleares los guardan en sus instalaciones. En la de Trillo, por ejemplo, tienen un almacén propio para el combustible gastado. Los trillanos, que a mediados de los 80 del siglo pasado, evitaron la instalación de un ATC, ahora conviven con una central nuclear, que aporta, vía impuestos, mucho dinero al ayuntamiento, y con la incertidumbre de qué va a pasar con toda esa basura nuclear.