Enlaces accesibilidad

Programas para todos los públicos Repor Logotipo de 'Repor' Todos los Jueves 00:00 y domingos 20:30 horas en Canal 24H

El reporterismo vuelve a estar de moda en televisión. Este espacio se introduce en los barrios y los pueblos para mostrar historias anónimas de carácter social, con un lenguaje directo y sin guionización.

REPOR es un programa de producción propia de los Servicios Informativos de TVE. Con rigor, compromiso y voluntad de servicio. REPOR aborda en sus reportajes contenidos sociales, de denuncia o retratos y situaciones de la vida cotidiana que preocupan e interesan a todos.

REPOR refleja todos estos asuntos desde la naturalidad y la agilidad. El estilo de los reportajes hace que los profesionales del equipo se conviertan en testigo mudo de lo que ocurre; las cámaras se acercan a las personas sin forzar las situaciones, porque 'REPOR' busca ser un puente entre los ciudadanos y la televisión pública. El lenguaje es directo, las escenas no se preparan, en definitiva se trata de mostrar lo que ocurre en nuestras ciudades, en nuestros pueblos, en nuestras calles.

Reemisiones: Miércoles a las 05:30 y a las 16:00 horas (en el Canal 24 horas) y la noche del miércoles al jueves a las 01.30 horas (en La 1).

Puedes ver también las adaptaciones radiofónicas de los reportajes en "Repor en Radio 5", los sábados a las 18.05 horas.

Añadir a favoritos

Cítricos cítricos

05.05.2019

En la Comunidad Valenciana unas 500 mil toneladas de naranjas se han quedado en el árbol sin recolectar. La sobreproducción, la importación de cítricos de Sudáfrica y un descenso en el consumo han arruinado la campaña.

Los agricultores están acostumbrados a las inclemencias meteorológicas, conscientes de que no todos los años el campo produce ni la misma cantidad ni la misma calidad. Sin embargo, los citricultores valencianos se ven impotentes ante los tratados comerciales firmados por la Unión Europea, que favorecen la entrada de naranjas de Sudáfrica. Las naranjas sudafricanas son más baratas porque los costes de mano de obra son menores, pero también porque no tienen que cumplir los requisitos que se exigen a los cítricos españoles en cuanto a sostenibilidad y seguridad alimentaria.

Desde los agricultores a los científicos, todos coinciden en que la entrada en Europa de naranjas y mandarinas procedentes de países terceros en estas condiciones más flexibles es un grave riesgo porque favorece la introducción de plagas, como el HLB, que en veinte años ha acabado con la citricultura de Florida (EEUU).

El descontento y el temor al futuro han unido al sector. Y, sin embargo, el consumidor final parece ajeno al problema.