www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4482598
Para todos los públicos Zoom Tendencias - Sevilla sabe a Murillo - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Podemos volver una y otra vez, Sevilla nunca defrauda.

La capital andaluza celebra este año el 400 aniversario del nacimiento

del icónico Murillo recuperando varias de sus joyas más valiosas.

"Zoom tendencias" rastrea la figura del pintor sevillano

en espacios más previsibles como la catedral

o el museo de Bellas Artes,

pero también en edificios menos conocidos.

Un alojamiento le rinde homenaje no solo dejando ver su obra

de una de sus plantas, también ha elaborado

un particular menú degustación que nos sitúa en el barroco

de Murillo.

Un artista que nos ha deslumbrado, además de por su obra, por su vida,

de la que dio cuenta en Sevilla, una ciudad que nos encandila

por su festiva gastronomía.

Los nuevos ideólogos de los fogones tienen ganas de remover

la restauración sevillana.

Los aires de cambio se dejan notar en los numerosos y vistosos espacios

que están creando.

Un restaurante con más años de historia capitaneado

por Ignasi Dargallo en el que manda el producto,

es otra de las propuestas gastro que pega fuerte en la capital sevillana.

(Música)

El efecto Murillo se deja notar en Sevilla.

El 400 aniversario de su nacimiento ha animado a la capital andaluza

a dejar su huella por muchos de los edificios que deslumbran

a esta ciudad que se enorgullece de contar entre sus artistas

más conocidos en el mundo con Bartolomé Esteban Murillo.

Un pintor que tuvo la fortuna de cautivar por igual

a las élites y al pueblo.

Nos situamos en el barrio de Santa Cruz,

uno de los más conocidos y hermosos de Sevilla.

En la calle Santa Teresa se encuentra una de las casas palacio

en la que vivió el artista.

Nos hemos citado con Antonio Muñoz, buen conocedor de su obra.

Junto a un centenar de expertos ha trazado la hoja de ruta

que permitirá, a los viajeros que este año se acerquen

a la capital andaluza, descubrir parte de la obra del mejor artista

del barroco.

Estamos en pleno barrio Santa Cruz donde está ubicada una de las casas

donde vivió nuestro pintor universal, Murillo.

Por estas calles fueron presencia y sus vecinos de la época

de una persona tremendamente rica para la época, una persona

muy generosa, una persona tremendamente amable

y una persona que tuvo la desgracia, por la peste,

de perder a sus cuatro hijos.

En la plaza Alfaro se localiza la último la casa en la que residió

el pintor.

Muy cerca vemos los Jardines de Murillo.

Para sentir la Sevilla del barroco que vivió el pintor

debemos trasladarnos a los siglos XVII y XVIII.

Sevilla disfrutó de una época de cambios urbanísticos

además de un gran esplendor artístico, en especial religioso.

La Sevilla de Murillo era la Nueva York de entonces,

era la capital del mundo.

Y por tanto hay que tener en cuenta que Murillo revolucionó la pintura.

Murillo se convirtió en un reportero de la calle,

en un pintor que pintaba cuando todo el mundo lo hacía

en torno a escenas bíblicas, él pintaba la calle,

escenas de la calle.

(Música)

Cogemos el coche, pero sin abandonar el corazón sevillano.

Nos dirigimos al espacio Santa Clara.

Antonio Muñoz nos anima a seguir el recorrido en homenaje a Murillo

fue este edificio, el antiguo convento de Santa Clara.

En su interior descubrimos la estela que dejó Murillo después de muerto

entre su legión de seguidores.

Sevilla, de partida, es una ciudad que ofrece argumentos

para ser visitada a lo largo de todo el año.

Pero no es menos cierto que en este año 18,

el argumento principal viene vinculado al nacimiento,

a la conmemoración de sus hijos ilustres, de Murillo.

Y nos encontramos, precisamente, en el convento de Santa Clara

y en una exposición donde podemos ver, no solamente obras de Murillo,

sino precisamente de la influencia que ha ejercido en otros pintores

a lo largo de la historia.

Uno de los momentos más sublimes, más emotivos, en el montaje

de esta exposición fue cuando tras 200 años,

tras el expolio de los franceses, "La Virgen de la Faja"

vuelve a Sevilla.

La apertura de esa caja donde apareció esta maravillosa obra

nos llenó a todos de emoción y, desde luego, es una invitación

para poder volver a Sevilla.

(Música)

Como bien sabéis, la gastronomía es asignatura obligada

en nuestro programa.

En esta escapada por Sevilla nos fijamos en algunos

de los restaurantes que están removiendo los cimientos gastro

de la capital andaluza.

Caminamos hasta encontrar la calle Rosario, en plena plaza nueva,

una zona, sobre todo, comercial que no de tapeo.

Entramos en uno de los espacios que nos están dando que hablar

en Sevilla.

Como pasa con otros grupos hosteleros,

el que lidera Juan Alberto Fortuna se ha propuesto darle otro aire

al tapeo sevillano.

Sus coordenadas son el diseño, la música, en fin,

trasladar sensaciones.

Con esa filosofía lleva desde hace 10 años en que lanzó

junto a otros socios el primero de sus restaurantes.

Ya va por el octavo espacio, el último acaba de abrir sus puertas.

Juan nos asegura que Sevilla es una plaza difícil de lidiar.

La verdad que sí, empezamos hace 10 años con mucha ilusión,

mucho miedo, e intentando... Sevilla se merecía un cambio.

Intentando que todo cambiase o, por lo menos,

intentar hacer algo diferente.

Para eso viajamos y este es el resultado

intentando hacerlo lo mejor posible.

Evolucionando y esto no se queda aquí.

Cae la noche, seguimos en plaza nueva,

pero ahora esquina con la calle Madrid.

Llegamos hasta aquí con las ganas de conocer de cerca

otra de las novedosas propuestas que agitan el panorama gastro

de Sevilla.

Entramos y, sí, vemos que solo el diseño nos pone en la pista

de lo mucho que se aleja de la tradición

a la que estamos acostumbrados.

Ernesto Malasaña es junto a sus cinco socios,

la mayor parte familia, el responsable de algunos

de los cambios que se viven en Sevilla.

Pues sí, ya ves, ya había ganas.

Yo creo que un grupo de jóvenes como nosotros

apostando fuerte por la ciudad, que yo creo que lo necesitaba.

Que está bien toda la tradición que tiene Sevilla,

pero los cambios yo creo que siempre son positivos

y creo que lo estamos consiguiendo.

Ernesto nos insiste en que, sin la fuerza de sus socios

y el caminar todos en la misma dirección,

los seis espacios con aires de cambio que han impulsado

no hubieran sido posibles.

Tiene que ser una cocina diferente.

Tiene que ser una cocina de Sevilla, una cocina de Andalucía,

nos gustan mucho los sabores de México, los sabores del Perú,

nos gusta que la gente experimenta sensaciones diferentes en la boca.

Sobre todo que les emocione.

Empezamos por unos tacos de cangrejo de cáscara blanda

donde los freímos y da un toque crujiente en la boca

bastante especial con una salsa de aguacate y chili picante.

Pasamos a un solomillo de buey

aderezado con un colorante vegetal negro y endibia caramelizada.

Y nuestra tortilla,

que mezclamos la tradición de Sevilla con un toque especial

donde la introducimos en un sifón y la cocemos al vapor.

Y luego los cócteles.

Con un toque de helado.

Lo veis cómo queda.

Y queda sorprendente para el comensal.

El restaurante se esconde en uno de los hoteles sevillanos

con más solera.

Los bajos del hotel lo ocupaba hasta hace no mucho un pub irlandés.

Ahora cambia sus señas de identidad y se convierte en un restaurante

y espacio de copas en el que el diseño juega una baza fundamental.

Queríamos hacer un proyecto singular y un restaurante que se desmarcase

de lo que haya ahora mismo en Sevilla.

Entonces, para eso, nos hemos valido de elementos muy singulares

como es la vegetación que conducen todo el proyecto,

como este árbol o la iluminación tenue que va marcando todo el local.

También nos hemos valido de muchos materiales, como es la madera,

el mármol, que aportan calidad y frescura a todos los espacios.

Nos acercamos ahora a la plaza del Museo, presidida por la gran estatua

dedicada a Murillo.

Enfrente localizamos el museo de Bellas Artes.

Antes fue el Convento de Capuchinos.

Dentro nos aguardan algunas de las obras más aclamadas

del pintor del barroco.

(Música)

Nos detenemos en la sala quinta, que antes fue la iglesia

del Convento de los Capuchinos, aquí se encuentran

algunos de los cuadros que se han podido recuperar

tras el expolio que padeció Sevilla durante la invasión napoleónica.

El reunir todas las pinturas es un sueño hecho realidad.

Porque aunque el museo conservaba gran parte de este excelente ciclo

de pinturas de Murillo, sin duda, el haber podido conseguir

que se reúnan aquellas que salieron de Sevilla y poderlas contemplar

desde el momento en que se hicieron hasta ahora otra vez reunidas,

sin duda es un hito histórico que difícilmente se va a poder repetir.

Valme Muñoz nos dice que muchos de estos cuadros

han llevado una vida azarosa y recalca que el diálogo

entre instituciones culturales ha sido vital

para conseguir que la obra de Murillo vuelva a Sevilla.

En el retablo mayor se encuentra "El jubileo de la Porciúncula",

otro de los lienzos que salió de Sevilla a mediados del XIX.

(Música)

Es la pintura que presidía el retablo mayor de esta serie tan importante

que Murillo hace en su momento de plenitud artística,

que nos había abandonado hace más de 200 años

y que hemos recuperado gracias a un proceso de restauración

y de estudios científicos en el que se ha reconstruido

también toda esa azarosa y novelesca vida material

que ha sufrido esta pintura y la vemos ahora recuperada material,

estéticamente, pero también con un componente

de recuperación emocional para la ciudad de Sevilla.

Valme Muñoz nos acompaña ahora a la sala de vídeo

donde se muestran imágenes de cómo era el antiguo Convento

de los Capuchinos y de la invasión napoleónica.

Cuando vienen los franceses ya sabían, todo el mundo de Sevilla

sabía, porque habían atravesado casi toda España, que venían robando.

Y venían ya con la lista de qué querían llevarse

y todo el mundo sabía que querían llevarse los Murillo.

(Música)

Por la noche nos acercamos a la calle Esperanza Elena Caro.

En plena Alameda, zona de moda por su ambiente y por su tapeo,

descubrimos este espacio con 15 años de vida capitaneado

por Ignasi Dargallo.

Un cocinero barcelonés curtido en los fogones de Ferran Adrià,

tras dejar la Hacienda Benazuza recaló en la capital sevillana.

Aquí empezó una nueva aventura junto a su pareja Sandra,

propietaria también del restaurante y jefa de sala.

Ignasi nos cuenta que lo suyo es el producto cinco estrellas,

en especial verduras, setas y pescados.

Vale, perfecto.

¿Queda algún dinero más en la cámara o este es el último que quedaba?

-Queda el más pequeño. -Uno más pequeño.

Vale, perfecto. Vale. Pues perfecto.

Bueno, la verdad es que aquí lo que hacemos es una cocina mediterránea,

pero realmente lo que somos, somos buscadores de producto,

porque tenemos por ejemplo aquí toda la zona atlántica,

que nos da unos pescados fantásticos, una huerta muy, muy buena,

tenemos setas para nutrirnos y, realmente, somos buscadores

de producto de temporada. Y funcionamos de esta manera.

Su cocina ha evolucionado mucho desde que empezó, nos dice.

Es un concepto que se aleja de la Sevilla más tradicional.

Hoy vamos a empezar con el mero del Atlántico,

concasse de verduras ecológicas, que nos traen siempre

de La Puebla del Río, nos las seleccionan para nosotros.

Y la acompañamos hoy también con un huevito de codorniz a la plancha.

Aquí os puedo presentar hoy el guisante en lagrima

con calabaza y salsifí.

Y hoy lo hemos preparado con lo que son las castañitas a la plancha.

Vamos a finalizar con uno de mis platos favoritos,

que es el carpaccio de cigalas con coral de erizo

y setas de temporada. Es realmente una delicia.

Empezamos nueva jornada acercándonos al antiguo hospital

de los Venerables.

Se construyó para que pudieran vivir los sacerdotes que acababan

sus vidas solos, sin familia o estaban enfermos.

Ahora ha mudado la piel y se ha convertido en una pinacoteca

en la que descifrar la obra de Murillo y la estela que dejó.

Por aquí tenemos la iglesia, además de la fuente que es original

del siglo XVII.

Nuestra visita comienza en el patio sevillano que preside

el antiguo hospital de los Venerables.

Vamos a realizar la visita teatralizada

para conocer las grandes obras del pintor, de Murillo,

y qué mejor que nos lo explique él en primera persona.

-Querido Murillo, nada has de temer. Yo, Nicolas Jean de Dieu Soult...

Los actores representan los personajes de Murillo

y el mariscal que saqueó su obra durante la invasión napoleónica.

Oigo voces. Estoy delirando.

¿Qué hará Sevilla sin su San Pedro, sin su Inmaculada?

¿Estará Sevilla...

sin su Inmaculada de Murillo?

-Nada has de temer.

A partir de ahora, todo el mundo, como a Velázquez, te conocerá.

Y te respetará.

Sergio Raya nos invita a conocer ahora el Centro Velázquez,

otro de los espacios que se esconde en el antiguo hospital.

De sus paredes cuelgan algunas de las obras

más deslumbrantes de Murillo y de otros pintores del barroco.

Murillo representa el momento exacto en que San Pedro se arrepiente

porque ha mentido, ha negado a Dios tres veces.

Fíjate que tiene las mejillas llenas de lágrimas.

Pero en ese justo instante él se da cuenta

de que Dios no lo ha abandonado.

Otra de las visitas imprescindibles es la catedral.

Contiene 16 pinturas del artista sevillano.

Nos acercamos a la capilla bautismal.

Aquí vemos uno de los cuadros más valorados

de la producción de Murillo.

Ese cuadro es especial.

Porque es el primer cuadro que el cabildo catedral

le encarga a Bartolomé Esteban Murillo.

La noche del 4 de noviembre de 1874,

un ladrón se queda dentro de la catedral

y, claro, no se lleva el lienzo entero.

Es listillo y recorta a San Antonio.

San Antonio aparecerá meses después en un anticuario en Nueva York.

Y este señor, que conocía perfectamente la obra de Murillo,

lo entrega sin contraprestación alguna a la embajada española.

Joaquín de la Peña es otro de los grandes conocedores

sevillanos de la obra del gran artista del barroco español.

Tenemos a la Virgen entregando el rosario a Santo Domingo.

Es una obra de juventud de Murillo. 20 años.

Es la primera obra documentada. Aún no es un pintor barroco.

San Fernando. Crea la iconografía,

lo hace en 1671 para la canonización.

Conceptualmente, es un santo que está elevando la mirada a Dios.

Formalmente, es un hombre del siglo XVII.

Estamos en la sala capitular, donde los canónigos,

los responsables de la catedral, tomaban las decisiones.

Es también la sede del obispo.

En esta sala, Murillo realiza ocho tondos

con ocho santos sevillanos y la Inmaculada Concepción,

que, a juicio de los historiadores del arte,

es la más rotunda, la más seria.

(Música)

En el barrio de la Magdalena, en pleno centro,

descubrimos este mítico alojamiento que rinde homenaje a Murillo.

La historia de este espacio hotelero viene de lejos.

Debemos situarnos en la Exposición Iberoamericana de 1929.

Un acontecimiento que impulsó la construcción de este alojamiento,

presidido por esta cúpula.

Una cúpula que ha visto pasar el tiempo

y a los muchos viajeros famosos que se han alojado desde entonces.

Desde artistas como Picasso o Dalí, a actrices como Ava Gardner.

Pero, sobre todo, si lleva fama por algo

es por su sabor taurino.

Cuando llega la Feria de Abril, junto a la Semana Santa,

las celebraciones que tanto reconocimiento otorgan a Sevilla,

este alojamiento se llena de toreros y aficionados.

Hace cerca de 10 años, el hotel, que es la historia viva de Sevilla

del último siglo, sufrió un severo lavado de cara.

Solo se mantuvo la cúpula y la escalinata.

Todo esto nos lo cuenta Rosana González,

la actual responsable de este alojamiento,

al que se dedica con las ganas de darle un nuevo aire

sin perder su esencia.

El diseño, nos dice, es uno de los pilares fundamentales.

Todo tiene que ver con el arte.

Tenemos nuestro caballo de Philippe Starck,

cualquier mobiliario, cualquier lámpara, cualquier área,

tiene una vinculación con el mundo del arte,

como podemos ver.

Nuestra rotonda, algo fundamental. Nuestro color rojo, nuestra pasión.

Y la cúpula original de 1929 que dio origen al hotel.

Rosana nos cuenta que desde que llegó a dirigir el hotel

hace cuatro años, una de sus apuestas

ha sido renovar los espacios con a veces algo tan sencillo

como son las flores naturales.

Me parece perfecto.

Todo en colores blancos, como a mí me gusta el hotel,

para que nos dé energía blanca y de tranquilidad.

Así que adelante.

Y no solo de diseño vive este hotel.

Los grandes de la pintura de nuestro país

aparecen representados en cada una de las puertas de las habitaciones.

Nos situamos en la séptima y última planta.

Rosana entra en una de las habitaciones más espaciosas

gracias a su terraza.

Desde aquí podemos contemplar el skyline de la capital andaluza.

Bueno, pues tenemos la torre Pelli,

que marca un antes y un después en la arquitectura de Sevilla.

Después podemos seguir disfrutando del Museo de Bellas Artes,

actualmente con el año de Murillo, un protagonista de la ciudad.

Y al final podemos encontrar la Expo, lo que queda del año 92,

actualmente una cita de conciertos fundamental.

En esta planta también se encuentra el espacio dedicado al bienestar.

Con una apuesta clara por los tratamientos

a base de plantas naturales.

Hoy vamos a disfrutar del tratamiento del arte del tacto.

Es un tratamiento emblemático en nuestra carta porque es completo.

Vamos a trabajar rostro y cuerpo.

Mientras dejamos actuar los productos,

que van a proporcionar hidratación y nutrición en el rostro,

vamos a trabajar el cuerpo de una manera completa.

Vamos a drenar todos los tejidos para eliminar la toxicidad

que tenemos en el cuerpo.

Por otra parte, vamos a revitalizar la musculatura,

vamos a darle ese punto de tonicidad que necesita nuestro músculo.

Y, por supuesto, vamos a proporcionar esa relajación

que necesita todo el mundo, y eso lo conseguimos a base

de las manos expertas de nuestros terapeutas.

Al comienzo de este reportaje, os hablábamos del menú degustación

que han dedicado a Murillo con motivo de su 400 aniversario.

Los dos espacios gastronómicos en los bajos del hotel

hacen honor al mundo taurino.

Después de todo, es lugar de tertulias.

Dentro, en los fogones, conocemos a su cocinero, Javier Rico.

Nos habla de que lo suyo es una cocina tradicional.

La cocina nuestra es sobre todo producto,

respetando el producto, tradición.

La plaza donde estamos situados, es fundamental mantener esos valores.

Este año ha diseñado un menú que rinde homenaje a Murillo.

Sabores, nos dice, que recuerdan al barroco.

Empezamos con una sopa de tomate típica de nuestra zona,

plato de nuestras abuelas, quizás.

Luego seguimos con un pulpo a la brasa.

Y continuamos con una carrillada con trigo,

que quizá era el cereal más consumido en aquella época.

Y como postre,

qué más típico que una ensalada de naranja con canela y miel.

Algo típico nuestro.

Ponemos fin a nuestra particular hoja de ruta

dedicada al pintor sevillano en el Hospital de la Caridad.

Una hilera de gente espera poder entrar en su iglesia.

Este conjunto arquitectónico y artístico es otra de las obras

más aclamadas del arte barroco español.

Con motivo del aniversario del nacimiento de Murillo,

se celebran durante el año diferentes ciclos musicales.

(Coro)

Como otros edificios religiosos,

su iglesia también sufrió el saqueo de las tropas napoleónicas.

La pintura que estáis viendo,

"Santa Isabel de Hungría curando a los tiñosos",

fue una de las obras que desapareció.

Ahora, recuperada y restaurada,

vuelve a mostrar el esplendor que le regaló el artista sevillano.

(Música)

Murillo y el barroco dan, si cabe, más brillo a una Sevilla

que abre las puertas de algunos de sus espacios

con más historia y belleza,

con las ganas de que disfrutemos de su interior con vistas.

Nuevos grupos de restauración

espolean el tapeo tradicional sevillano.

El cocinero Ignasi Dargallo impone producto y alta cocina.

En otros restaurantes,

la huella del pintor se deja ver en los fogones.

Una Sevilla para todos los gustos es posible.

(Música)

Mira, niña, cómo te lo digo.

Camina, cada paso tuyo a mí me contamina.

Nos vamos de churros para comprobar cómo algunos establecimientos

clásicos sobreviven gracias a su fama internacional.

Y otros se reinventan con nuevas versiones,

como churros salados rellenos de pulpo

o de ensaladilla rusa.

En este callejón, muy cerca de la Puerta del Sol,

encontramos uno de los espacios con más solera de la capital.

La fama de su chocolate con churros ha traspasado fronteras,

y por aquí han desfilado desde actores de Hollywood

a políticos, escritores y gente de la farándula madrileña.

Y su fama sigue creciendo.

Sus mesas siempre están llenas de turistas,

golosos y devotos de sus churros y porras,

que se siguen amasando a fuerza de pala y brazo,

como hace más de 100 años.

Es una masa muy simple de agua, harina y sal.

Lo metemos en el molde.

Y vamos dando forma. Muy importante...

que el aceite esté muy caliente.

El agua, para hacer la masa, tiene que romper a hervir.

Y aquí hacemos ruedas porque nos sería imposible

abastecer a tanta gente haciendo los churros individuales.

También el secreto de la casa, la fórmula de su chocolate.

Una mezcla propia de cacaos

con la que, nos dicen nuestros churreros,

se consigue darle sabor y densidad.

Sí, claro que sí. Churrerías hay muchas,

pero aquí el punto fuerte que tenemos es el chocolate.

Como veis, es una chocolatera de 50 litros.

Lo hacemos a 90°.

Lo tenemos unos tres cuartos de hora dando vueltas a 90°

para conseguir el espesor que queremos.

Con esto conseguimos que impregne bien el chocolate

con los churros.

Daniel Real nos cuenta que ha estado varios años en China y Japón

poniendo en marcha churrerías como esta de Madrid.

Nos dice que la experiencia no prosperó.

Pero donde ha triunfado es en Bogotá.

Los colombianos disfrutan ahora de un chocolate con churros

de lo más castizo.

(Música)

La vuelta de tuerca al churro se la han dado en este espacio,

cerca de la plaza mayor, en el centro de Madrid.

Joaquín Gorrachategui es el artífice de una carta infinita

de variedades increíbles.

Salados, de colores, rellenos, para tomar con helado,

con forma de palomitas de maíz.

Joaquín se ha propuesto mantener viva la tradición

a base de hacer atractivo un producto tan clásico

como los churros.

Lo que pretendemos es atraer a las generaciones más jóvenes

al mundo del churro con propuestas más atractivas,

más divertidas, más coloridas, como puede ser el churro guay,

el churro del verano,

los churro makis con salsa de terichoco,

los churros de colores o "seven colours",

que son de colores y sabores.

Y con un packaging novedoso para llevar los churros con chocolate

que los puedes llevar en una mano.

Joaquín nos cuenta que cada día en su churrería

se hacen miles de fotos para las redes sociales,

y es que a los más jóvenes, nos dice, hay que conquistarles

con propuestas atrevidas y muy visuales.

Esta cocina para nosotros es nuestro motor,

nuestro laboratorio, donde testeamos y probamos

e investigamos, a partir del churro tradicional,

cómo y de qué manera podemos sacar al mercado

productos nuevos con materias de primera calidad.

Tradicionales o innovadores, lo que parece claro

es que la combinación infalible del chocolate con churros

sigue levantando pasiones.

(Música)

Tú cumples. Es tu deber. Tú cumples, ¿verdad?

¿Verdad?

(Música)

La peli que podemos ver estos días enlaza por su argumento

con "El libro de la semana".

"La recta intención", de Andrés Barba,

cuenta la historia de una adolescente anoréxica,

un obsesivo corredor de maratón,

una mujer que contempla la vejez de su madre

y un viejo amante homosexual.

Cuatro vidas unidas por la incomunicación

y el miedo a ser rechazados por la persona amada.

Capaces de haber sido, de tener y haber perdido,

de volver a empezar.

"Ventura" es el primer larga duración

de los valencianos Santero y los Muchachos,

la nueva formación de Miguel Ángel Escrivá,

líder de La Peluquería, se apunta a un rock elegante

en su nueva aventura musical.

Salió el sol para unos pocos solo.

(Música)

Como haría un periodista de moda, Sorolla, un adicto a las tendencias,

también retrató los vestidos, las joyas y los complementos

que se imponían a finales del siglo XIX

y principios del XX.

El pintor valenciano es el cronista perfecto

a la hora de situarnos en la indumentaria de la época.

Esta expo, que podemos ver en el madrileño Museo Thyssen,

es un retrato de la sociedad del momento.

Del veraneo elegante, del París de la época

y de la vida moderna.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sevilla sabe a Murillo

Zoom Tendencias - Sevilla sabe a Murillo

18 feb 2018

La capital andaluza celebra este año el 400 aniversario del nacimiento del icónico Murillo recuperando varias de sus joyas más valiosas. Zoom Tendencias rastrea la figura del pintor sevillano, en espacios más previsibles como la Catedral o el Museo de Bellas Artes, pero también en edificios menos conocidos.
Un alojamiento le rinde homenaje, no solo dejando ver su obra en una de sus plantas, también ha elaborado un particular menú degustación que nos sitúa en el Barroco de Murillo. Un artista, que nos ha deslumbrado además de por su obra, por su vida de la que dio cuenta en Sevilla, una ciudad que nos encandila por su festiva gastronomía. Los nuevos ideólogos de los fogones tienen ganas de remover la restauración sevillana. Los aires de cambio se dejan notar en los numerosos y vistosos espacios que están creando...

ver más sobre "Zoom Tendencias - Sevilla sabe a Murillo " ver menos sobre "Zoom Tendencias - Sevilla sabe a Murillo "
Programas completos (408)

Los últimos 466 programas de Zoom Tendencias

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios