www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4515256
Para todos los públicos
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

"Zoom tendencias" pone GPS en dirección a la capital aragonesa

con la intención de conocer una ciudad que renueva argumentos.

Creativos espacios de diseño y, en especial gastronómicos,

dan otro aire a una Zaragoza

a la que desde hace un centenar de años

le da fama esta fábrica cervecera

que ahora nos anima a maridar su decena de sabores

con una cocina que se aleja de los fogones más tradicionales.

A la hora de alojarnos, elegimos este hotel,

instalado en pleno centro.

Su diseño de interiores lo firma Pascua Ortega.

Y su estructura, el reconocido arquitecto zaragozano Mario Pemán,

el mismo que ha renovado el hermoso Palacio de la Aljafería.

(Música)

A esta ciudad le cambió la cara la Exposición de 2008

que se celebró en la margen izquierda del Ebro.

La intervención de arquitectos sobresalientes

ha permitido que esta zona

se convierta en el pulmón verde de la ciudad.

Solo alguna de las obras que se construyeron están en uso.

Nos situamos ahora en la mítica zona de El Tubo,

un tenso entramado de callejuelas estrechas

en el corazón de Zaragoza atestado de bares.

Se necesitan varios días para probar todas las especialidades.

"Zoom tendencias" visita en la calle Estebanes,

uno de los locales más antiguos, fundado en 1870.

Sus vinos, de casi todas las denominaciones de origen del país,

fue lo que les dio a conocer.

Después llegaron las tapas, banderillas y montaditos.

En El Tubo se mezclan desde baretos de toda la vida

a lugares más innovadores.

En la calle Mártires descubrimos este espacio de cocina saludable.

Patricia Lasierra, una zaragozana, dietista y entrenadora personal,

abrió este espacio hace apenas un año

con una filosofía muy clara.

Sí, bueno, lo primero que tenemos en cuenta

es la procedencia de los alimentos.

Intentamos trabajar con productos ecológicos,

que sean todos de cercanía y, luego,

también la forma de la elaboración del producto

para intentar mantener todos los nutrientes que, realmente,

tiene el producto antes de cocinarlo.

-Pues aquí tenemos un humus de garbanzo 100 % ecológico

con unos crudités de nuestra huerta y unos tostones de pan integral.

Un poquito de pimentón de la Vera para darle ese toque ahumado

y un poquito de sésamo negro.

Luego seguiríamos con unos ravioli de borraja y queso

con una salsita de salvia y un poquito de parmesano

y, luego, unas keftas con salsa de yogur

y un tartar de hinojo y manzana.

El arquitecto Mariano Pemán,

uno de los más reconocidos de la capital aragonesa,

nos anima a conocer el Palacio de la Aljafería,

o Palacio de la Alegría.

El histórico edificio árabe

es ahora la sede del Parlamento de las Cortes de Aragón.

Con Mariano Pemán recorremos algunas de las numerosas estancias

del recinto fortificado.

Se construyeron alrededor del patio abierto

y la mayoría de ellas corresponden

a diferentes épocas y estilos artísticos.

El despacho de arquitectos de Mariano Pemán

se ocupó de rehabilitar algunas zonas del palacio en 1985.

Bueno, pues lo difícil fue el mantener

la integración de estilos históricos que ya era la Aljafería

y, además, introducir una parte de arquitectura moderna, contemporánea,

que era absolutamente necesaria para poder alojar al parlamento aragonés.

Cambiamos radicalmente de barrio.

Nos encaminamos a lo más castizo de Zaragoza.

En la calle Coso coincide en su recorrido

con el límite de la ciudad romana.

Esta arteria fue, durante siglos, la más importante.

Siempre fue un barrio residencial.

Aquí se encontraban algunas de las casas y palacetes más destacados.

Pegada a la calle Coso contemplamos la iglesia de la Mantería.

Un templo barroco, el único testimonio que se conserva

del antiguo convento de Santo Tomás de Villanueva.

"Zoom tendencias" elige esta zona para alojarse.

El hotel se encuentra donde se juntan las calles Coso y Alfonso

y se ha construido donde antiguamente existía

un teatro de variedades, además de un cine y viviendas.

El dueño del hotel, el exdiplomático Felipe Sanz,

puso en manos del arquitecto Mariano Pemán y su equipo

la rehabilitación de este edificio de su propiedad

con las ganas de convertirlo en alojamiento.

Bueno, pues se trataba de enlazar dos edificios modernos,

de distinta época, y hacer un único conjunto

y conseguir que no fuera un caballo con dos jorobas,

es decir, un dromedario, sino un verdadero caballo,

un espacio atractivo

con un atrio que le diera identidad

y que acogiera ya de entrada al visitante

y le relacionara con todo el hotel.

Subimos a la última planta.

Aquí se localiza la piscina exterior,

pero, sobre todo, lo que destacan

son sus sobresalientes vistas a la capital aragonesa.

Las numerosas poblaciones conquistadas por Alfonso I

son los nombres que reciben algunas de las habitaciones.

Bueno, pues se trataba de aprovechar las condiciones del edificio,

puesto que es una rehabilitación,

y darle el mayor confort posible a las habitaciones,

darles la máxima luz y hacer que las vistas y la ciudad de Zaragoza,

la presencia, se hiciera partícipe en el interior de la habitación.

Nos situamos ahora en una de las zonas de moda de Zaragoza.

Se llama San Felipe en honor a la iglesia que preside esta plaza

situada en pleno casco viejo.

Un lugar ahora ocupado por terrazas

y escenario habitual de animación callejera y conciertos.

Del templo hay que fijarse en su portada barroca

de columnas salomónicas,

una portada que, en algún momento, estuvo en la basílica del Pilar.

"Zoom tendencias" entra en uno de los nuevos espacios

que se acaba de instalar en esta plaza.

Un lugar que arrastra 200 años de vida

en el que desayunar, comer o merendar

y que en los años 20 y 30 fue una casa de telas muy famosa.

Su dueño, Isidro González, ha querido preservar la estructura.

El resto del diseño es cosa suya,

incluidos los asientos de un antiguo cine.

El empresario de la hostelería Isidro González

quería que este espacio tuviera un menú gastronómico variopinto

y en el que destaca el mundo dulce.

Empezaría, sobre todo, probando nuestros capuchinos especiales

acompañados un poco de fruta natural.

Luego, para comer, tiene nuestra carta de sándwich gourmet

y, para la tarde, tienen nuestra hora del té

con nuestras tartas especiales y galletas de té.

Caminamos hasta acercarnos a la zona de la Magdalena,

o Madalena, como la llaman muchos.

Su nombre también se debe a la iglesia que aquí se localiza.

En los años 80 y 90 fue un barrio duro y abandonado.

Ahora recobra nuevos aires

y se convierte en el más alternativo de Zaragoza.

Sus calles se visten de culturas muy diferentes

y aparecen atestadas de cada vez más tiendas

y mercados de ropa de segunda mano

para aprovechar la vuelta de lo retro.

En la calle Órgano,

"Zoom tendencias" descubre este espacio

dedicado al mundo de la moda.

Ana Baldellou, junto a su socia, las dos expertas en diseño,

abrieron hace dos años esta tienda

dedicada a recuperar ropa que localizan en mercadillos europeos.

Ellas mismas se ocupan de poner a punto cada una de las prendas.

Las lavan, cosen y planchan hasta que quedan perfectas.

A solo unos metros de la calle del Coso

localizamos este otro espacio

dedicado también a la recuperación de piezas de decoración.

Su dueño es Jorge Espá,

un zaragozano que empezó como veterinario

y que enseguida tuvo claro que lo suyo eran los muebles.

De eso hace 20 años,

hasta que hace cinco apostó por esa almoneda,

la única de este estilo en la ciudad.

(Música)

En el paseo María Agustín descubrimos este edificio

que alberga el moderno museo de Pablo Serrano,

pero en este caso no venimos a visitarlo.

"Zoom tendencias" tiene cita en el restaurante

que se cobija en el museo, y que desde que abrió sus puertas

en 2013, hace pleno en Zaragoza.

Manuel Barranco, aunque todo el mundo lo conoce

por Manolito, es el cocinero.

Cuando le preguntamos cómo describiría su estilo,

nos dice que se considera un artesano del sabor,

y que para él, es prioritario el producto hiperfresco.

No concibe trabajar de otro modo.

Intentamos que sea una cocina muy fresca, muy de temporada,

muy de Aragón, todo con productos de los artesanos que tenemos aquí,

en Zaragoza, en la ribera del Ebro. Lo que buscamos es eso,

que sea todo fresco, bueno y de temporada.

Manuel es de un pueblo de Huesca, Chisagüés.

Estudió hostelería en Benasque, y al acabar, y de eso

hace ya 20 años, no ha parado de trabajar en restaurantes

que cuelgan la afamada estrella Michelin.

Ahora emprende este nuevo proyecto con ganas, nos dice, de cocinar.

Algo que parece obvio, pero que no siempre se cumple.

Empezaríamos con unos espárragos blancos,

que nos vienen ahora muy buenos, de la zona de Borja, de Aragón,

y lo terminaríamos con un ajoblanco, una mojama y unas huevas de trucha

del Cinca, que es un río de aquí, que baja de Monte perdido,

del Pirineo, del parque nacional de Ordesa.

Luego seguiríamos con un arroz de encurtidos,

que Aragón está muy relacionado siempre con los encurtidos,

con sardina ahumada, con aceituna negra del bajo Aragón,

toques muy raciales, con mucho sabor.

Y luego terminaríamos con un cochinillo,

lo hemos hecho a baja temperatura, estilo un sándwich,

y lleva diferentes puntos de currys para darle un toque más

internacional, y una endivia.

(Música)

Echar la vista atrás, es la sensación que uno tiene

cuando visita por primera vez esta fábrica de cerveza

situada en el barrio de San José, en la calle Ramón Berenguer,

y construida en 1900.

"Zoom tendencias" se sumerge en el pasado de esta bebida

en evolución, que siempre se ha postulado

como uno de los sabores más apreciados por los españoles.

Como los vinos, también se puede catar.

La podéis oler...

Veréis que es una cerveza con toque a regaliz,

con una nota alcohólica, pero una cerveza

que no tiene un aroma potente, todo el sabor de la cerveza

está en el cuerpo, está en boca, ¿vale?

(Música)

Ahora da un paso más en el mundo gastronómico

y se atreve a acompañar un menú completo.

Tenemos un tartar de atún, con un pan de cristal.

Va a ir a la perfección con una cerveza de cuerpo medio,

donde el dulzor y el amargor van a contrarrestar esa grasa.

Una carbonara de flamenca, un plato típico belga,

en este caso de rape, con unos noodles de calamar,

con mucha más fuerza, y necesitaríamos una cerveza

más contundente, más pesada y más tostada.

Y un calamar con un suquet, que aromáticamente

le va a ir muy bien con una cerveza de trigo,

para que salgan esos aromas afrutados y cítricos de la cerveza.

Cada uno de los nuevos sabores que ha creado

esta mítica cervecera zaragozana se sirve en una copa diferente.

Cada cerveza, su vajilla, siempre con espuma,

y siempre a la temperatura adecuada.

Copas de mucho cuerpo para las cervezas sabrosas,

copas de cáliz para apreciar bien los aromas de una cerveza

que también tiene un cierto cuerpo.

Una copa típica para todas las cervezas,

donde podemos disfrutar de todas las características

que tenga dicha cerveza. Una copa donde provoquemos la espuma

en cervezas donde la espuma es más liviana.

Y una copa de boca estrecha para apreciar bien los aromas.

La espuma tiene aroma, tiene sabor, forma parte de la cerveza

y siempre a la temperatura adecuada.

Cervezas más pesadas, con más cuerpo, más temperatura,

cervezas más suaves y refrescantes, más bajas de temperatura.

Esta antigua fábrica de cerveza nació gracias a un grupo

de emprendedores con visión de futuro.

Se les ocurrió que había que dar salida

al cereal aragonés, y pensaron que la cerveza,

la bebida que empezaba a estar de moda en España,

era la mejor salida.

Ahora este museo, diseñado en el 2000,

nos ayuda a entender su evolución.

Su plantilla, las primeras embotelladoras,

herramientas y maquinaria.

(Música)

Es una de las pocas empresas que mantiene de origen

la figura del maestro cervecero.

En esta fábrica, ese papel le corresponde a Antonio Fumaral,

un químico que se ocupa de todo el proceso de elaboración,

y que cuando toca, hace las veces de guía

con los que vienen a visitarla.

(Música)

Esta es la casa donde vivía el maestro cervecero,

mi antecesor hasta hace unos pocos años,

en el piso de abajo, el maestro cervecero,

y en el piso de arriba, vivía el gerente.

Y se conserva tal y como estaba en 1900,

cuando se fundó la compañía.

Con las mismas escaleras, las mismas maderas...

Nos encontramos en la antigua sala de cocción,

aunque a este maestro cervecero le gusta llamarla braceado.

Esta es la sala de braceado, y me gusta ese nombre

porque trae a la memoria el esfuerzo que a principios de siglo

hacían un buen montón de mujeres braceando, removiendo el mosto,

para transformar el almidón de un grano humilde,

como es la malta de cebada, en un azúcar rico y dulce.

Esta sala, cuando se fundó a principios de siglo,

era la más moderna de toda España.

El origen de la cerveza parece protagonizado por mujeres.

Hace decenas de miles de años, un grupo de mujeres

tuvieron que enfrentarse a dar de comer a su tribu

aprovechando la cebada, que es una semilla de una hierba

que crece salvaje en el campo, pero que vieron posibilidades.

La germinaron, la remojaron, la tostaron

y aprendieron a cocerla para hacer la cerveza,

que es lo que hacemos hoy en día.

En el almacén vemos los sacos de cebada.

Cada día se procesan alrededor de 6000 kilos.

La maquinaria se mantiene en uso.

La sala de fermentación es el siguiente paso.

Es la única que queda en España con tinas en abierto.

Esta es la sala más mágica, la sala de fermentación,

en la que esa cebada que hemos visto se transforma en cerveza.

Una transformación que, hasta el siglo XIX,

no se sabía cómo ocurría, era un fruto casi del azar,

o del desconocimiento, pero Pasteur da con la gracia,

y encuentra que este hongo, la levadura, es capaz

de transformar la cebada en cerveza.

En el siglo XXI las novedades de esta fábrica

pasan por sumar nuevos sabores, hasta 10.

Fueron los primeros en lanzar cerveza sin alcohol en España.

En 2011 crearon la primera sin gluten y sin alcohol.

¿Os acordáis de lo que nos costó sacar la Ambar 0,0?

Empezamos en el año 76 y hasta el 2015 no la sacamos.

-Costa, costó bastante. La de celíacos, ¿te acuerdas?

Al final quedó muy bien, ¿eh?

(Música)

Es lo nuevo de esta fábrica de cerveza

que late al ritmo de una Zaragoza que apuesta por sumar propuestas

que conquistan a los viajeros que llegan aquí

con ganas de disfrutar de novedades además de su valorado patrimonio.

(Música)

Las hortalizas y vegetales de Roberto Cabrera

y de Floren Domezainz, han conquistado

el barrio de Salamanca de Madrid.

Una zona en plena ebullición gastronómica, que reúne

a los mejores chefs del país.

(Música)

En este exigente mundo culinario, estos dos empresarios,

hortelanos y cocineros, han conseguido que sus platos

de vegetales sean los protagonistas absolutos de sus cartas.

Este espacio lleva el nombre de la localidad madrileña

donde desde hace décadas, la familia Cabrera

cultiva hortalizas y verduras.

De allí llegan a diario los productos de temporada.

(Continúa la música)

Bueno, pues aquí tenemos la verdura de hoy.

Fíjate qué maravilla.

Aparte de las alcachofas, que son deliciosas,

que las usamos mucho, fíjate qué brócoli.

Vamos a hacer algo con este brócoli. El brócoli es una verdura

excepcional. Bien cocinada, puede ser maravillosa.

O las coles de Bruselas. Como nuestro producto en el campo

se hace de una forma artesanal, eso significa que tiene

una frescura muy cortita y que los días cuentan casi en su contra,

lo que hacemos es traerlos aquí y cocinarlos en el restaurante,

preservando al máximo esa frescura, eso que nos da la huerta a diario

y que aquí la gente pueda venir y probar esas verduras del día,

de aquí, de la huerta.

Roberto Cabrera es la tercera generación y el que decidió

dar un giro total al negocio familiar.

Apostó por su propio producto, sus conocimientos de horticultura

y su experiencia como economista,

para convertirse en chef y empresario.

En la cocina encontramos otra de las claves del éxito

de sus creaciones. Se trata, nos dice Roberto,

de respetar el producto con técnica, sencillez y creatividad.

La carta es diaria, cambiamos a diario.

Hoy, por ejemplo, nos han mandado de la huerta

estas coles, Ricardo. -Estas coles, además,

no se consiguen todos los días. Las coles normales, las de Bruselas,

las verdes, sí, pero estas nos han llegado hoy,

que es superespecial. Hoy las pondremos

porque hoy vamos a hacer algo con ellas.

Mezclaremos un poco las coles normales

con estas moradas, que la verdad son increíbles, son preciosas.

Sabores y texturas que triunfan en las mesas de este espacio,

con una carta llena de propuestas de temporada,

con lo mejor de la huerta.

(Continúa la música)

Continuamos en el barrio de Salamanca, porque a pocos metros

del Retiro, otro chef y hortelano ha conseguido que se le conozca

como "El rey de la verdura".

Y que su teléfono no deje de sonar con peticiones de reservas.

Floren Domezainz presume de que sus tomates saben a tomate,

y de la calidad de sus espárragos, alcachofas y borrajas

de su huerta tudelana.

Sabe cómo cultivar, cuidar y cocinar cada una de sus hortalizas.

(Música)

Pau, para ti, la partida de la verdura,

¿está preparado ya todo? -Sí, oído.

-Toni, ¿qué te falta? -No, está todo bien preparado.

-Cuarto frío, ¿cómo va, Jonathan? -Preparado.

-Falta un cuarto de hora para empezar, a la 1:30, empieza

la primera mesa.

Cocinero autodidacta y vocacional, Floren ha conseguido situarse

en el panorama gourmet de la capital,

con sus recetas familiares y su dominio del producto.

Ahora es también un empresario de éxito,

que gestiona este espacio, siempre abarrotado de comensales.

Estos jóvenes van a probar la borraja, la borraja,

que nunca han comido borraja. No saben ni lo que es.

Las mollejas, las mollejas te gustan mucho a ti.

-Los niños van a comer chuletón uno, y el otro va a probar solomillo.

-¡Madre mía! Vais bien servidos. -Vamos a probar.

-Bueno, pues a ver qué tal, buen provecho.

Yo empecé antes con la azada que con el cuchillo.

Después de una fase que tengo por ahí intermedia,

dando de cocinar a amigos y a clientes,

decidí hacerme empresario de cocina, hacer mi propia cocina

como cocinero autodidacta.

Y preparé este restaurante, después de otros dos más,

que ha sido por la vorágine en Madrid de los últimos tiempos.

Floren nos cuenta que cada semana hace una escapada a Navarra

para surtir la despensa y para no perder el contacto con la tierra,

que es la que llena sus platos de la mejor materia prima.

Aquí tenemos posiblemente el plato estrella del restaurante,

es un tomate antiguo de Tudela, la variedad,

que recuperé hace muchos años, unos 25,

y que el 100 % de las mesas llevan tomate sí o sí,

fíjate lo que manda.

De ahí pasamos a la menestra de seis verduras,

que es un clásico en Tudela, con la cual se va a terminar

con una crema de guisante lágrima, hecho de temporada,

y se sirve al momento.

Y acabaríamos con la gran desconocida que es la borraja.

(Música)

Roberto Cabrera y Floren Domezainz han conseguido casi un milagro,

que los productos de sus huertas sean el motor de su cocina,

y un atractivo gastronómico indiscutible

en los circuitos más foodies de la capital.

(Música)

(Música)

Hay prendas que sobreviven con éxito al paso del tiempo,

y una de ellas es la capa.

(Continúa la música)

En este espacio en el centro de Madrid,

Marcos Seseña y Ulises Mérida trabajan juntos

en artesanía y diseño.

La fórmula infalible para reivindicar una prenda

que ha sobrevivido en los armarios desde el siglo de oro.

Tiene su atractivo, el atractivo es centenario,

estamos hablando de una casa que tiene ciento...

-16. -16 años de antigüedad.

Yo soy de Toledo, yo venía a Madrid,

mi madre nos traía aquí, al centro, a las compras de Navidad,

y yo pasaba por aquí, y yo recuerdo este escaparate desde muy pequeño,

y de repente, estar dentro con cierta autoridad,

una idea mía, firmada por mí y con ellos,

me parece un sueño hecho realidad.

-El trabajo minucioso y artesano de Seseña

se combina con la creatividad del creador manchego

para dar nuevos aires a ponchos y capas.

Una colección que ya ha desfilado en las pasarelas más prestigiosas.

-Ulises tenía clarísimo que quería usar nuestros tejidos

más habituales, en ese caso, es lana merina de Béjar, Salamanca,

y bueno, a mí me sorprendió, pero bueno,

Ulises es muy respetuoso y quería trabajar

utilizando un poco el background de Seseña, ¿no?

En este caso, construir esta pieza,

que es una pieza que la idea es como un chaleco,

que va todo alrededor de la persona, con sus bolsillos,

perfectamente escondidos, que es una seña de identidad mía,

intento que los bolsillos siempre estén escondidos en costura,

siempre que se pueda, y luego, pues una capa completa,

en una pieza con un consumo muy grande,

que realmente da la vuelta completa a la prenda.

-Un nuevo espíritu joven que Ulises ha transmitido

a estos modelos cargados de personalidad.

-La capa es una pieza atemporal, una pieza que dura en el tiempo,

y como tal, así la entiendo, entiendo la moda como algo que dura,

no es algo de usar y tirar.

-Ulises ha creado, además de las franjas en rosa y negro,

una invención muy ochentera, a mí me encanta, y el cuello,

el cuello le da un empaque a la prenda

que no tenía el poncho normal, el poncho habitual.

Y permite que se pueda embozar o abriga la persona

con el poncho como si fuese un poncho de toda la vida.

Que también el efecto es realmente bonito.

-Son, nos dicen, piezas exclusivas, dispuestas siempre

a reinventarse y a convertirse en el objeto de deseo

de las nuevas generaciones.

-Para Ulises, esta, que es un clásico,

la capa Alfonso,

que también es un diseño de principios de siglo XX,

y se llama Alfonso en honor a Alfonso XIII,

porque mi bisabuelo le hacía las capas al rey Alfonso XIII.

Entonces es un diseño que sirve para llevar con el look

que lleva Ulises, perfectamente, de calle, o también,

es un modelo elegantísimo para cualquier ocasión

que lo merezca.

-Pues esta me parece que me la llevo puesta.

-Me parece muy bien. -Te gusta, ¿no?

-Sí, me encanta.

(Música)

"Alguien a quien conocías te ha legado un diario".

-"Verónica y yo estábamos enamorados.

Poco tiempo después, me dejó por mi mejor amigo.

Y yo hice algo imperdonable".

-La secuencia que estáis viendo corresponde a la peli

"El sentido de un final", basada en el libro homónimo

de Julian Burnes. El protagonista es un hombre jubilado y divorciado,

su vida tranquila y solitaria se viene abajo

cuando su novia de la universidad le deja en testamento su diario.

Un hecho que le obligará a bucear en su pasado,

y recordar cada vez que se equivocó con sus antiguas relaciones.

Amor, soledad, melancolía, nostalgia, vuelven a planear en su vida.

Sal de ahí, afróntalo,

ciérralo.

El Kanka publica su cuarto trabajo en cinco años,

al que ha titulado "El arte de saltar".

El cantautor malagueño ha contado con la colaboración

de Jorge Drexler y la comparsa Martínez Ares,

una de las más conocidas del carnaval de Cádiz.

Confía en ti.

(Música)

Pintó los placeres de la noche, un argumento que conquistó

al público de finales del XIX.

Toulouse-Lautrec apostó por retratar los cambios del momento,

lo que generó la Belle Époque. Todas las obras que podemos ver,

65 en total, junto al resto de otros autores de la época,

son carteles que nos ponen sobre la pista de la nueva mentalidad

que empezaba a vivir París a principios del siglo XX.

(Música)

(Continúa la música)

  • Zoom Tendencias - 11/03/18

Zoom Tendencias - 11/03/18

11 mar 2018

Programa que recoge las tendencias actuales sobre viajes, gastronomía y aspectos lúdicos.

ver más sobre "Zoom Tendencias - 11/03/18" ver menos sobre "Zoom Tendencias - 11/03/18"
Programas completos (396)

Los últimos 454 programas de Zoom Tendencias

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios