Yo, mono La 2

Yo, mono

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3319566
Para todos los públicos Yo Mono - Sexo, cortejo y descendencia - Ver ahora
Transcripción completa

La actividad sexual del ser humano es una de las más intensas

de la naturaleza. En gran parte,

porque a diferencia de la mayoría de especies,

somos receptivos a las relaciones sexuales todo el año.

No solo en una época concreta, es decir, periodos de celo.

Pero nuestro comportamiento se parece más

al de nuestros parientes, los primates, de lo que creemos.

Solo hay que observarlos para darnos cuenta,

y eso es lo que vamos a hacer hoy, sin tabúes hoy hablamos de sexo.

Bienvenidos al "Yo mono" más íntimo.

Los seres humanos tenemos una intensa vida sexual,

el sexo tiene una clara función, reproducirnos,

pero los humanos lo practicamos en muchas ocasiones

sin esa intención.. Y no somos los únicos.

A los primates nos gusta la sensación que provocan

las relaciones sexuales porque activan los centros de placer

en el cerebro. El sexo nos causa satisfacción,

igual que otros comportamientos de los que depende la supervivencia

como comer o relacionarnos socialmente.

Reproducirnos nos permite una mayor variabilidad genética,

podríamos reproducirnos por esporas,

pero sería menos divertido.

"Hoy en 'Yo mono' descubrimos la faceta más pasional

de los primates, incluso de otras especies,

para comprobar una vez más que en cuestiones de sexo

sus preferencias no son tan distintas a las nuestras."

Pero bueno, vamos a continuar con esta noche tan divertida,

y para ello me gustaría presentaros a nuestro próximo invitado,

el gran actor Nancho Novo.

(Aplausos)

Gracias por venir.

Adelante. Siéntate.

Bueno, Nancho, además de llevar diez años

con la obra "El cavernícola", también tienes un grupo de rock

que se llama Castigado sin postre. Castigado sin postre.

(RÍEN)

Bueno, ¿y cómo lleva un actor las escenas de sexo,

las fingidas, obviamente? ¿Hay mucha diferencia con la realidad

Muchísima. Hombre, cuando haces una escena de sexo en una película

es uno de los momentos más delicados de todo el rodaje,

porque es entrar en intimidad con una persona

con la que no tienes tanta intimidad,

y encima, te tienes que despelotar delante de un montón de gente

que te está grabando, retocando el maquillaje...

Y ahí con todo al aire. Entonces, es un momento cortante.

Evidentemente, siempre que se hace una escena de sexo,

incluso yo, por lo menos, la experiencia que tengo,

y he tenido bastantes, además, sobre todo, con una compañera

de la casa, con Cayetana, he tenido un montón,

siempre que teníamos una película, nos metían en la cama.

Y se pacta todo, lo que vas a hacer, lo que no,

lo que vas a tocar, dónde te vas a meter...

Todo eso se pacta de antemano muy minuciosamente,

pero también muy pudorosamente para que luego no haya que repetir

muchas veces porque es un momento un poco delicado,

es entrar en una cosa que te da pudor.

¿Y qué relación tiene "El cavernícola" con el sexo?

Bueno, "El cavernícola", aparte de hacer un repaso

sobre todos los comportamientos humanos dentro de la pareja,

le dedicamos una parte especial también al sexo,

y, bueno, todo a nivel de coña,

pero todo basado en hechos muy reales.

Hablamos un poco... Sabes que "El cavernícola" está...

Parte de un sofisma, de alguna manera,

que es que los hombres eran cazadores

y las mujeres recolectoras, entonces, a partir de ahí

hacemos estos paralelismos de: ¿El hombre cazador qué tiene?

Una lanza. ¿La mujer qué tiene? Una cesta.

Entonces, a partir de ahí analizamos un poco cómo somos

en la cama cada uno un poco en función

de cómo éramos en la época de las cavernas en ese contexto.

¿Y cómo somos en la cama los humanos?

Pues digamos que de natural, la tendencia natural del hombre

es a la precipitación, y la tendencia natural de la mujer

es al sosiego, la calma, la espera. En primates es exactamente igual.

Con primates es exactamente igual. Exactamente igual.

Mira, algo que hemos heredado. Bueno, ahí entraremos luego.

Sí. Pero yo creo que en ese sentido,

una de las dudas que siempre he tenido,

y de repente, no la tengo yo solo, la ha tenido mucha gente,

y es por qué las mujeres tienen orgasmo

si no es necesario para la procreación o reproducción.

Pues es muy interesante. Tengo una teoría sobre eso,

que si quieres, la hablamos luego. Primero me gustaría mostrarte

un vídeo de cómo son las relaciones sexuales de los bonobos,

y luego, si quieres... Mi familia.

Tu familia y la mía. (RÍEN)

"Los bonobos son una especie tan cercana a los humanos

como los chimpancés.

Pero se comportan de una forma opuesta a estos,

por ejemplo, mantienen relaciones sexuales para relacionarse

y reducir la tensión que crean los conflictos,

y también resolverlos. Son amables y generosos,

y según los experimentos, prefieren compartir con extraños

que con conocidos. Creemos que es una estrategia

para crear nuevas redes de amigos y alianzas."

Bueno, lo que acabamos de ver es a unos bonobos

teniendo relaciones sexuales de todo tipo,

homosexuales, entre...

Todas las combinaciones posibles que se os puedan ocurrir,

los bonobos las practican.

Los bonobos por eso son llamados los hippies de la selva,

porque bueno, creo que está claro el porqué.

Tienen la filosofía de haz el amor y no la guerra.

Pero ¿eso sucede en todo tipo de primates?

No, no, solo el bonobo. Es muy especial

porque ha encontrado en las relaciones sexuales

una manera de resolver los conflictos.

Por ejemplo, nos encontramos, de repente, dos plátanos, o uno,

vamos a ponerlo más complicado, y claro,

llegamos a la vez, nos miramos.. Y somos machos.

Y somos machos encima, ¿no? Y entonces...

Dices: "Joder, nos vamos a tener que pegar por el plátano.

Pero ¿qué te parece si reducimos la tensión antes

y lo partimos en dos?" Entonces, nos frotamos un poco,

nos masturbamos un poquito también, y luego ya baja la tensión,

la típica tensión de competición, y entonces,

ya lo que suelen hacer es romper o compartir la comida.

De hecho, está demostrado que los bonobos

prefieren compartir con extraños que con conocidos.

¿Y eso en el sexo también con las hembras lo hacen también?

¿La parten por la mitad y se la...? Y se frotan clítoris con clítoris.

Es decir, todo lo que se te pueda ocurrir, ahí sucede.

¿Hay algún mono que copule por delante, cara a cara?

Los bonobos. ¿Los bonobos también?

Además, es fascinante, porque es el único primate,

junto a los humanos, que se miran a la cara al copular.

Hay una teoría que dice que el momento importante

en la evolución fue cuando la hembra se dio la vuelta,

porque si se la da le macho, ahí se acaba la especie.

Entonces... No, es que está bien,

porque yo creo que la hembra primate generó, inventó el orgasmo

para poder soportar ser poseída por el primero que pasase, ¿no?

Porque imagínate, sin juegos preliminares,

sin calentamiento previo, sin lubricación...

Estás fregando o lavando en el río, viene uno por detrás y "pumba".

Un peligro por detrás. Y tú: ¡Ah!

Pues no, entonces, yo creo que la mujer, la hembra,

en ese momento dijo: "Si esto tiene que ser así,

yo me tengo que inventar algo para que también me guste a mí".

Y como encima son más listas que nosotros,

se han inventado un orgasmo que ya lo quisiéramos nosotros.

Pues mira, os voy a contar sobre el orgasmo.

La teoría principal que existe con respecto

a por qué tenemos orgasmos es que nos une a la otra persona,

nos une mucho a la otra persona, es decir, se preguntó a personas

que tenían orgasmos, que declaraban o confesaban tener orgasmos,

cómo se sentían de unidos frente a otras parejas

que no tenían orgasmos, y las parejas que tenían

se sentían más unidos. Parece que es una manera

de unirnos, de vincularnos los unos a los otros.

¿Tú sabías que los hombres también fingen los orgasmos?

Sí, hombre, claro. Menos mal que alguien lo reconoce.

Porque yo tengo una teoría, y esta es mía,

no la veréis por escrito en ningún libro,

y es que es mejor decir que ya acabé

que decir: "Es que hoy no puedo". (RÍE)

Entonces, yo creo que por esa razón es que fingimos los orgasmos,

y efectivamente, se preguntó en una encuesta a hombres

y el 43% afirmaba haber fingido un orgasmo alguna vez en la vida.

Alguna vez en tu vida sí. Claro que sí.

¿Quién no finge en cualquier circunstancia?

Y a la hora de elegir pareja, lo que es la selección,

¿qué es lo importante, Nancho?

Pues yo no creo que haya una cosa que puedas decir,

tipificar, yo creo que es una cuestión puramente química.

En ese sentido, yo me alineo con la gente que piensa

que somos esclavos de nuestra química,

y de repente, a lo mejor, yo tengo un exceso

de componentes de sodio y de calcio de no sé qué...

Te hace una reacción. Que hace que yo tenga

un exceso de electrones, qué sé yo, de cargas negativas,

que encima, pues coincide con los efluvios que emite

otra persona que tiene otra cosa que me complementa

y que va más allá de lo que puede ser intelectual

o lo puramente razonable, ¿no? Sí.

Y yo creo que el hecho de enamorarte,

de sentir una atracción sexual, porque el enamorarte

tiene mucho de sexual, si no, no hay amor ni nada,

tiene que ver más con la química que escapa a nuestro conocimiento

que algo que sea puramente racional. ¿Qué puede detonar esa química?

Por ejemplo, te voy a dar una posibilidad,

y es la simetría de la cara, el tener un lado de la cara

muy similar o idéntico, o lo más idéntico posible

al otro lado, al lado opuesto.

Vamos a ver qué prefieren los capuchinos los capuchinos.

"¿Qué es lo que nos hace considerar un rostro bello?

Le mostramos dos caras de su misma especie a un capuchino,

una de ellas manipulada para ser simétrica,

y la otra normal.

Mientras se les da alimentos ¿a cuál de las dos mirarán más?

Los capuchinos dedican más tiempo a mirar la cara simétrica

que la asimétricas. La razón científica

es que en las caras simétricas hay mucha información genética,

son sinónimo de buena salud y buena genética.

De ahí nuestra preferencia por ellas.

Lo que está claro es que la belleza

ya no está solo en los ojos del que mira.

Bueno, Nancho, donde haya una cara simétrica de un capuchino,

que se quite Scarlett Johansson. Yo creo que... Ya.

Pero pienso que el canon de belleza simétrica

es bastante anticuado, yo creo que ahora mismo

nos gusta la asimetría, a mí, personalmente,

me gusta la irregularidad, me gusta aquello que no es perfecto.

Pero ¿de primeras, Nancho, o cuando conoces a la persona?

No, yo creo que de primeras, me atrae todo aquello

que no es exactamente perfecto, y de hecho,

bueno, también los cánones de belleza

han cambiado mucho a lo largo de la historia.

Hace, no muy lejos, hace 509 0i 60 años

Mick Jagger no hubiera sido un sex symbol jamás.

Con esos morros y esa cara, y sin embargo,

pues le ha dado pie a muchos que siempre hemos sido muy feos...

A decir que estamos buenísimos. Tenemos nuestro público.

Nancho, tienes cara de querer saber por qué tenemos

los testículos tan pequeños respecto a los bonobos.

Yo sé que es una pregunta que te la estás haciendo,

te leo... Yo tengo un punto mentalista...

Y, sobre todo, cuando hace frío.

Bueno, pues el tamaño de los testículos dice mucho

sobre nuestro comportamiento sexual.

Cuando los testículos de un animal son muy grandes,

quiere decir que ha habido competición espermática.

Es decir, que muchos machos copulan con esa hembra

y dentro del útero de la hembra, digamos que hay una lucha,

entre comillas, porque no es que se den de leches

los espermatozoides, sino que hay una batalla

por ver quién es el primero que fecunda el óvulo.

Entonces, por eso cuanto más esperma

seas capas de introducir en la vagina o en el útero,

más posibilidades hay de reproducción,

así que cuando veáis a un animal con los testículos muy grandes,

piensa que se produce una competición

dentro del útero de la hembra. Esa es la razón.

Y claro, ya que hemos tocado el tema de los testículos,

también hay que decir por qué tenemos el pene tan grande

respecto a otros primates, y la causa es muy similar,

es decir, se trata de llegar lo más lejos posible

y para poder fecundar al óvulo. O sea, que a lo largo

de la evolución ha habido una competición de tamaños.

Porque, siento deciros esto, el tamaño sí importa.

(RÍEN)

Vamos a dar paso a nuestro colaborador Javier,

que tendrá muchísimas más cosas que contarnos. Un aplauso.

(Aplausos)

Buenas noches. Buenas noches.

¿Qué tal? Encantado.

Encantado. Jefe, ¿qué tal? Muy bien.

Cuánto aprendemos aquí. Sí, sí, sí.

Yo, si me permites, tengo que lanzar un mensaje a mi madre.

Por favor, hazlo. Yo creo que es por allí.

Mamá, apaga la televisión.

Eh... Yo vine aquí como asesor científico,

a esta sección, tuve que encontrar vídeos

de primates copulando, pero es el trabajo, ¿vale?

Entonces, ahora poned dos rombos, haced lo que queráis,

pero traigo vídeos fuertes, pero antes voy a ponerme también

un poco de su lado. Creo que la línea de la química,

la línea de lo que somos es mucho más importante...

La química la tiene que detonar algo, es decir...

Hombre, evidentemente tú eso lo procesas

y siempre hay alguien que te entra por los ojos.

También puede por el oído. Y luego, también hay otra forma

de enamoramiento que es muy intelectual.

De repente, a lo mejor estás con una persona

que no te atraía demasiado, y después de estar media hora

con esa persona y ver que coincides en muchas cosas,

o que no coincides en nada, pero la polémica es muy bonita,

puedes llegar a tener un feeling especial.

Es cierto que cuando conoces a las personas

ya empiezan a influir otras cosas. Sabemos que a las hembras humanas

les gusta mucho las personas creativas,

porque dan información de cómo van a cuidar a sus crías,

una persona que sea muy innovadora, muy creativa,

seguramente encontrará más formas de obtener recursos

que una persona que no lo es. En ese sentido...

Y el mito eso de que a las mujeres lo que les gusta es un hombre

que las haga reír. Existe desde hace mucho tiempo.

Es muy interesante porque, además, va en la misma línea,

una persona que tiene un fuerte sentido del humor

o que es muy graciosa, es original y creativa.

Hay una frase muy bonita en una peli un poco tal que es...

En "Ocean's eleven" que le pregunta el George Clooney a Julia Roberts:

"Pero ¿te hace reír? -Por lo menos, no me hace llorar".

Bueno, aquí nos parecemos en esto todos los animales mucho.

Pero has visto que la hembra ni se inmuta en ninguna especie.

No, en los bonobos sí. Pero yo digo las cebras,

los hipopótamos, los gorilas... Están ahí como si estuvieran...

Yo te traigo una pregunta, Pablo, pero antes quiero que contestes tú,

si yo fuese un chimpancé, ¿qué hago para ligar?

Porque ¿qué hago en otra vida si soy chimpancé?

Pero quiero tu respuesta primero. ¿Para ligar?

Unos brincos, un tal, haces así, tocártela un poquito...

O sea, literalmente hacer el mono, que es lo que luego hacemos

en la vida real y no funciona. Y no funciona, ¿no?

A mí en esta vida me va mal, a ver si...

Aunque sea con otras palabras, Nancho ha dado con la clave,

es decir, por ejemplo, atraer la atención.

¿Cómo atraen la atención los machos de nuestra especie?

Pues a veces haciendo tonterías, simulando peleas falsas,

como hacen los adolescentes o, a lo mejor, cogiendo un cigarrillo

de manera chula en la discoteca, pero los chimpancés

tienen unos recursos fantásticos y, además, son muy similares

a los que empleamos nosotros. ¿También esa competición indirecta?

Exacto. Existe lo que llamamos una competición indirecta.

Es decir, no es que se peleen... Aquí habría que distinguir

entre especies, y es importante lo que has comentado,

y una de las pistas que nos dice cuándo una especie se pega

por las hembras es la diferencia de tamaño entre macho y hembra.

Lo que llamamos el dimorfismo sexual.

Si hay mucha diferencia, como con el gorila,

que es el doble. Un gorila macho pesa 200 kilos

y una hembra suele pesar unos 90 kilos,

eso quiere decir que los machos se han ido cascando

durante millones de años por conseguir la hembra,

entonces, cada vez se reproducían los más fuertes y los más grandes.

Aparte de las abejas, ¿no hay ninguna especie

donde sea la hembra la que se pelee? La hiena.

En la hiena son ellas las que se pelean.

En la hiena y en el ser humano, que eso ha cambiado mucho.

No sé yo, no sé dónde estás tú. Digamos que eso ha cambiado,

las mujeres también cortejan, cosa que antes no pasaba.

Y yo creo que casi en paridad. Porque ellas eligen. Yo creo...

Eso sí, está claro, al final ellas eligen,

ya puedes hacer el mono todo lo que quieras.

Nosotros no somos gorilas, nosotros somos más...

Nosotros somos más bonobos y chimpancés.

El mono bipolar, entre el chimpancé y el bonobo.

Estamos ahí a la mitad. Pero retomando un poco

el tema de la relación de tamaño entre hombre y mujer

o entre macho y hembra. En nuestra especie

las diferencias no son muy grandes entre macho y hembra,

de hecho, hay muchas hembras que son mucho más grandes que yo.

Habla una persona bajita. Son la minoría, pero sí.

Más o menos hay un equilibrio, digamos.

Pues eso quiere decir que no nos hemos peleado,

que ese mito de la caverna de que nos hemos pegado

por copular por las hembras es mentira.

En realidad, lo que hemos hecho es una competición indirecta,

tú muestras por tu lado lo mejor que tienes,

yo lo mejor que tengo... Esto suena un poco pícaro.

Pero pueden ser habilidades creativas, atléticas...

Después empezamos a hablar y ya fue la labia.

El que tiene más labia y le arrancaba más risas a la mujer.

Y eso es lo que llamamos la competición indirecta.

Pero eso es ilusionante al final, que tú tienes habilidades,

no es esto del más guapo, el más... La autoconfianza, la seguridad...

Ese mito del feo, bajito, calvo que liga como un cabrón, existe.

Es verdad, es verdad. Tienen un rollo que te cagas.

Sí, sí. Y oye, ¿qué pensáis de la fidelidad?

Porque tengo mucho que contaros sobre esto.

No sé... ¿Cuántas especies hay que sean fieles,

que se emparejen y sean fieles? ¿Hay muchas?

No. Entre primates una. ¿Y fuera de los primates?

Ahí sí, porque los pájaros son bastante monógamos.

Una y somos nosotros. ¿Y cuál es, los bonobos?

No, no, estos son muy promiscuos. Son los gibones.

Los gibones mantienen la misma pareja toda la vida.

Ya, ya. Son unos primates antropoides

que viven en Asia y se mueven por las copas de los árboles.

La gibona debe tener un carácter como para...

(RÍEN)

Bueno, de hecho, la idea de que la hembra

del ser humano tenga un celo continuo,

o que sea sexualmente receptiva todo el año,

se cree que es para mantenernos cerca.

Porque si no, lo que haríamos es copular y pirarnos, ¿no?

Con otra que entrara en celo. El hecho de que tú no sepas

cuándo entra en celo o no, en principio lo que hace

es que inviertas más horas en estar con ella.

Entonces, de ahí viene un poco la idea del celo continuo.

Es la hipótesis. Y otro mito muy extendido,

¿es cierto que los hombres somos mucho más infieles

que las mujeres? No, y además, me gustaría...

Es otro mito. Creo que hay un mito muy grande.

Fijaos, os lo voy a representar. Vale.

Mira, los gorilas viven en harenes con varias hembras, ¿vale?

Y en principio, el gorila macho, el más famoso de espalda plateada,

evita que cualquier otro macho se acerque y copule con la hembra.

Pues ¿qué creéis que hace la hembra para engañarle y poder copular?

Hace lo siguiente. Vosotros sois machos espalda plateada, ¿vale?

Que lo sois. Y entonces, yo estoy aquí,

me estáis controlando, me agacho,

estoy copulando con un gorila aquí y os miro,

y vosotros tenéis la sensación de que no hay ningún problema,

de que me tenéis controlada, pero estoy aquí dale que te pego.

Pero el otro gorila también es un poco pieza.

No, el gorila sabe, que normalmente son jóvenes,

que como lo pillen, se lleva una buena tunda.

Aquí se queda, con cara de póker. Qué bueno.

Pues mira, precisamente otro de los vídeos que te traigo

es de cómo hacen el ritual los macacos para copular.

Si quieres, vamos a verlo. Venga, va.

"El ritual que precede a la cópula en los macacos

recuerda a algunos rasgos humanos.

El macho tiene que esforzarse, acompañar a la hembra

durante días antes de que esta acceda a tener relaciones.

Una vez ella acepta, inspecciona sus genitales,

lo acicala, lo acaricia, y entonces se deja montar.

Toda una dama."

(Aplausos)

Bueno, como veis, una vez más, no somos tan diferentes.

Ha durado más el cortejo que... Sí.

Es verdad que excepto en bonobos, que digamos que toda la cópula

tienen una duración similar a la nuestra,

la mayor parte de los animales tiene una cópula

que dura muy poquito. Normalmente se cree

que es por lo siguiente, y es que estas hembras

suelen copular con varios machos, así que cuanto antes eyaculen,

menos probabilidades hay de que venga otro macho

y me quite la hembra. Se cree que viene la idea.

O sea, que en ese sentido, parece que a lo largo

de nuestra historia evolutiva no nos han molestado mucho,

porque el nuestro es muy prolongado comparado con el de ellos.

Un eyaculador precoz es un tipo poco evolucionado.

Claro... O a lo mejor mucho. O que percibe muchas amenazas

a su alrededor, ¿no? Y dice: "Rápido, que a lo mejor

esta es la última vez que lo consigo".

Pero además de sexo, me gustaría hablar de drogas y rock and roll.

Y en ese sentido los animales son fantásticos

y nos ofrecen una diversidad de comportamientos asombrosas.

Por ejemplo, los canguros se suelen meter

en las plantaciones de opio de Australia

y arrasan con esas plantaciones y se cogen unos colocones...

Los mayores enemigos de las plantaciones de marihuana

de Sudamérica son los monos araña, que entran dentro y la consumen.

Después escuchan música. (RÍEN)

Después se ponen a Bob Marley. Y luego ponen a Bob Marley.

Bueno, pero es que además, muchas tribus de África

dicen haber encontrado las drogas que consumen

observando los animales, y en Etiopía la leyenda

de cómo se descubrió el café tiene que ver

con que observaban a las cabras comer esas bayas de esos arbustos,

y veían que luego daban muchos saltos

y estaban muy activas. (RÍEN)

Así que de ahí creen ellos que viene el origen del café,

de la observación de las cabras. A lo mejor lo de

"estás como una cabra" viene de ahí también.

(RÍEN)

Bueno, aquí tenemos a un chimpancé que lo que está haciendo

es recoger frutos fermentados que van generando

un alcohol de baja graduación, pero que si tomas cuatro o cinco,

lo que te pillas es una cogorza de tres pares.

Bueno, pues yo os voy a dejar, que sé que viene un experimento,

y como lo conozco, es de los que te lía.

Entonces, yo os dejo ahora y vengo al final del programa.

(Aplausos)

Ha llegado la hora de nuestro experimento.

Y Nancho será nuestra víctima. ¿Qué pasará?

Vamos, Nancho. Vamos.

(Aplausos)

Pasa, Nancho.

Te voy a presentar a Daniel González,

director de investigación de Redbility. ¿Qué tal, cómo estás?

Muy buenas, Pablo. Buenas.

Bueno, creo que nos vas a enseñar dónde fijamos la mirada

los humanos, ¿no? Eso es.

Nos hemos traído un equipo de "eye tracking",

un sistema que permite averiguar en donde fijamos la vista,

en este caso, en unas imágenes que vamos a mostrar en la tablet,

y el experimento consiste en ver qué ocurre

en términos de atención visual cuando vemos una imagen

de contenido erótico. Uy, uy, esto promete.

Uy, me estoy metiendo en una encerrona.

-Bueno, entonces, Nancho, por favor, acércate un poquito

al "eye tracking". Sí. Ahí está perfecto. Y...

-Me voy a poner las gafas para ver bien, si no...

-Vete poniéndotelas. Vamos a ver reflejado

en aquella pantalla exactamente qué ocurre

cuando a Nancho le enseñamos unas imágenes con contenido erótico.

A ver cuál es el recorrido visual que se hace.

Te vamos a enseñar otra imagen.

Y ahí...

Los brazos los está mirando, ¿no? Sí, sí.

Los bíceps. (ASIENTE)

El torso. Sí.

Es posible que lo que esté haciendo es, en términos primitivos,

que es de lo que se trata, del comportamiento fisiológico,

que mire cuál es la competencia con la que se enfrenta

en esta competición sexual de la que estamos hablando.

Efectivamente. ¿Y los genitales no los mira?

Cuando me lo has dicho tú, tío. -Antes no.

-Estaba mirando la tableta de chocolate de este hombre.

-La verdad es que es sorprendente. Me ha gustado mucho eso

de que está evaluando la rivalidad posible.

Ahora, si queréis... ¿Y con quién podemos hacer ahora

el experimento? ¿Lo hacemos con Roger?

Venga, me parece perfecto. Pues Roger, entra.

(Aplausos)

Buenas. ¿Qué tal?

No sé qué estáis haciendo, pero...

Roger, así es la vida, te tocó. ¿Qué tengo que hacer?

Mirar, mirar aquí. Bueno, tienes que mirar ahora

unas fotografías. Tengo que mirar algo.

Tú sabes que yo tengo un nivel. Un nivelón.

Hasta hace cuatro días era alguien serio.

Mira hacia el iPad. Ahora estamos viendo.

Ahora está mirando el pelo. Pelo, pelo, estoy viendo pelo.

Vale, ahora haz hecho un movimiento fugaz a otro sitio.

Bueno, vamos a continuar. Sí.

Ahora vamos... Y ahora toma ya.

A ver qué... Ahí. ¡Eh!

Roger... Espera, que mantengo.

¿Te siente acomplejado? Pues la verdad es que sí.

Bueno, lo que hemos visto es cómo efectivamente se mira,

se hace un consumo completo del cuerpo,

y en el caso de Roger sí ha mirado claramente la zona de genitales

del modelo que estamos viendo... Es que no está proporcionado.

No, no, no. Sí.

Te refieres a la proporción de la tableta.

No, está como deforme. Fíjate. Sí, sí, es un poco extraño.

Yo no he visto nunca esto.

Bueno, pues en este caso vemos cómo efectivamente

hay un consumo también completo para ver, efectivamente,

contra quién compites en el mercado,

en este caso y en el mío, la competencia es complicada.

Bueno, que haya competencia, porque yo casi no compito.

Nos la dejáis a Nancho y a mí. Todo esto es es dopping.

Es Photoshop. Oye, es Photoshop, está claro.

¿Tú has mirado o no has mirado? Sí, he mirado.

La tableta, sobre todo, y los pectorales y los brazos,

he mirado con mucha envidia. ¿Y no has mirado nada más?

No, porque de lo demás no tengo envidia.

¿Qué conclusión podemos sacar de este experimento?

Bueno, básicamente que el comportamiento fisiológico,

al fin y al cabo, lo que estamos midiendo aquí

es el comportamiento fisiológico del cuerpo,

que en las primeras décimas de segundo

cuando se empieza a mirar un estímulo,

no se controla conscientemente, y es que somos muy primitivos.

Efectivamente. Pues es fantástico haber podido descubrir

que todavía llevamos un simio en nuestro interior

que mira donde miraban, hace miles o millones de años.

Te voy a pedir una tarea muy simple,

consiste en que clasifiques en función de lo que pienses

si es más atractivo o menos a las chicas y a los chicos.

"Aunque es cierto que la cultura, la personalidad

y la psicología individual modela nuestros gustos,

también existe algo así como un ideal genético inconsciente

de lo que es bello."

¿En qué te sueles fijar a la hora de considerar

una persona atractiva o poco atractiva?

-Sobre todo, en la mirada y en los labios.

-No sé, en los ojos, la boca...

-En los ojos.

-En lo que primero me fijo es el color de los ojos.

-En la sonrisa.

-Sobre todo, la sonrisa, y en cómo mira.

-La sonrisa también.

-¿Qué aspecto te llama más la atención de cada foto?

La primera me parece bastante cándida.

-Me parece linda y así como muy inocente.

-La segunda chica, la sonrisa que tiene.

-La primera chica, la sonrisa.

-La primera tiene los ojos...

-Ella me destaca por sus ojos.

-Esta, los ojos.

-De la segunda los ojos.

-En los chicos también la barba influye mucho.

-Yo creo que primero por la barba.

-Este me parece muy atractivo, la sonrisa, la barba, muy de moda.

-El primero por la barba.

-El segundo porque tiene barba.

-En él, en el pelo, y que tenga barba.

Pues en este chico, en los ojos, en la boca y el pelo.

-El segundo por los ojos.

-Este me ha parecido más mono.

-El color de ojos también.

-El tercero los ojos también.

-Estupendo, magnífico trabajo.

"Aunque con pequeñas diferencias,

todos eligieron más o menos el mismo orden."

Bueno, como hemos podido comprobar en este experimento,

hay algo así como un concepto universal de belleza.

Por supuesto que hay variabilidad individual

y hay una gran diversidad al ser miles de millones de personas,

no estoy tratando de decir que sea de esta manera

y no pueda ser de otra, pero en promedio

podríamos decir que más o menos todos coincidimos

sobre quién es guapo y quién no, o quién es más o menos atractivo.

De hecho, seguramente todos estamos de acuerdo

en que deportistas de élite, como Nadal, como Messi, Ronaldo,

son deseados por las mujeres, incluso también por los hombres,

no en un sentido sexual, sino porque estas personas

son como los guerreros de élite y, además, en la arena,

en el estadio, muestran habilidades físicas

y también mentales que son muy atractivas

para las mujeres, pero también muy deseadas

para tenerlas en tu tribu como hombre.

Es decir, todo el mundo quiere tener a un Messi

o a un Nadal en su tribu porque es muy útil para defenderse.

Pero bueno, para seguir hablando de estos temas

mejor que entre nuestra sexóloga y doctora en Medicina

Francisca Molero.

¿Qué tal? Encantados de tenerte aquí.

Gracias.

Oye, Francisca, ¿crees que ha cambiado algo los gustos

o que hemos mejorado algo en el sexo desde el Paleolítico?

Hombre, yo creo que cada vez tenemos más habilidades sexuales.

Y precisamente, antes os estaba viendo

en el experimento que habéis hecho,

y me ha venido a la cabeza una cosa,

yo creo que más o menos los hombres habéis mirado

a los mismos sitios, evidente. ¿A cuáles?

Cuando... (RÍE) ¿Cuáles?

-En el de la chica, a la ventana. -Al pomo de la ventana o el pelo.

Ah, sí. Sí.

Yo estoy convencida de que si hubiese habido mujeres,

hubiesen mirado a los mismos sitios,

y me acordaba porque, además, una de las cosas

que a mí me llamó más la atención cuando trabajo estos temas

o cuando empecé a interesarme por estos temas,

fue la gran variabilidad de estímulos a los que responde

sexualmente la mujer, y a veces no es consciente,

y de hecho, es mayor que el hombre. Tenemos que aprender de esto.

Continua, continua, Francisca. La idea es que precisamente

en esos estudios que fue Meredith Siberts

la que los hizo más, puso muchísimas imágenes, diversas,

ante hombres y mujeres, imágenes que tenían que ver,

como las que hemos visto antes, las imágenes de animales

copulando, de personas teniendo relaciones sexuales,

tríos, parejas homosexuales, heterosexuales...

Y les decía que con un teclado dijeran si se sentían excitados.

Y al mismo tiempo tenían un aparato que medía la excitación real

a nivel fisiológico, es decir, medían,

en el caso de la mujer, el flujo vaginal;

y en el caso del hombre, la erección.

Y fue muy curioso e interesante porque resulta

que las mujeres fisiológicamente y genitalmente

respondían a un número muchísimo mayor de estímulos

que los hombres, pero en cambio, no eran conscientes.

Es decir, mentalmente se sentían menos excitadas

de lo que fisiológicamente respondían.

Guau... Había una discordancia...

Muy interesante. -O mentían.

Son más incapaces de ser sinceras consigo mismas.

-Pues... En el aquel caso no era por un tema de mentir,

era porque realmente no lo percibían,

porque hay una discordancia, y eso se ha visto,

las mujeres mentalmente tienen la sensación

de que se excitan menos de lo que su cuerpo reacciona.

Y en cambio, en el caso del hombre, no, es muchísimo más...

¿Y por qué...? ¿Qué explicación? Pueden ser muchas cosas.

Pueden ser explicaciones de tipo evolutivo

y de tipo educacional. Yo creo que es un poco todo.

En el tema educacional, las mujeres hemos tenido

una evolución diferente, evidentemente, la sexualidad

femenina ha sido muchísimo más reprimida

y en el caso evolutivo, hay una teoría muy interesante

de la psicología evolucionista que nos dice que, por ejemplo,

en las épocas prehistóricas, en que las mujeres básicamente

eran sometidas, las cogían y tenían...

Bueno, eran forzadas o violadas en este caso,

es decir, la manera de protegerse de enfermedades e infecciones

y de heridas era que su vagina lubricara.

Ah, es muy interesante. Muy interesante.

Y de esta manera, aunque realmente no querían

o no estaban en absoluto excitadas, era como una protección biológica.

-Lo que hablábamos antes, que la mujer genera el orgasmo

para no sentirse agredida en el acto sexual.

Desde luego que coincido. Imagino que en aquella época

los hombres no tomaban el tiempo de tocar por aquí, por allá,

un besito en la orejita... -Esas cosas no se usaban.

Pero los animales sí lo hacen. De hecho, me gustaría

enseñaros un vídeo de unos bonobos que se están besando con lengua.

Bueno, los bonobos siempre maravillosos

y sin ningún tipo de tabú. Y ahora ha llegado seguramente

el momento de hacer una confesión muy importante.

Una vez me di un morreo con una chimpancé

que se llamaba Jenny. Y creo que ha sido

uno de los mejores besos de mi vida. Continuemos.

Pues fíjate, hablando del beso, Pablo, el beso es realmente

uno de los elementos fundamentales. Cuéntanos qué función puede tener.

Porque yo tengo algunas hipótesis, pero claro, tú eres la sexóloga.

Bueno, el beso básicamente tiene cantidad de receptores sensitivos

que van directamente a nivel cerebral a la zona...

Entonces, espera, antes de que continúes,

voy a irme millones de años atrás en el tiempo,

y luego continúas, para decirte que lo que creemos

los biólogos evolutivos es que el beso

es un símbolo de pasarse comida con la boca,

algo que hacen mucho los animales, y de ahí deriva,

y podemos continuar con lo que dices.

Efectivamente. Porque además, es que realmente libera,2

activa los sistemas de recompensa de que antes hablabais.

Los centros de placer. Ya, pero ¿por qué besarte

con una persona te da mucho placer y solo imaginar besarte con otra

te da asco? -Bueno...

Porque la sexualidad no solamente es instinto,

ni activación de recompensa, hay toda una serie de emociones,

de sentimientos, de parte cognitiva,

que nos controla muchísimo. -Un beso con cualquiera

tendría que darte placer. -Y, de hecho,

si cerráramos los ojos y no pensáramos,

y nos dejáramos llevar, seguramente sí que sería,

independientemente de la persona. -¿Sí?

-Sí, porque activa... ¿Cuál es la importancia del placer

a día de hoy en el siglo XXI? ¿Qué importancia le damos?

Pues es que el placer tiene una importancia fundamental

como un refuerzo positivo. Es decir, de hecho,

la mayoría de conductas que hacemos en la vida,

el resultado nos produce sensación de bienestar y placer.

De hecho, a mí me gusta decir que las cosas que garantizan

nuestra supervivencia, como el sexo, la comida, la bebida,

procrear, nos producen satisfacción,

porque son las que nos ayudan a continuar vivos.

Vamos a ver un vídeo en el que aparecen

posturas humanas y luego comentamos.

¿Por qué buscamos posturas tan distintas, Francisca?

¿Y pro qué les ponemos siempre nombres de animales?

Porque para recordarnos la parte animal,

pero posturas diferentes porque nos gusta romper

un poco la monotonía. Pero el sexo no solamente es coito

ni posturas, son muchísimas más cosas.

Aquí hemos pecado un poco de machismo...

Bueno, sobre todo, de relaciones sexuales

muy centradas en el coito. De reducionismo.

Exacto. Y la sexualidad es mucho más que eso,

antes cuando hablábamos del tema de las habilidades,

pues tiene que ver con que como capacidad...

La sexualidad es una capacidad humana

que se va desarrollando, y se adapta

a las diferentes etapas evolutivas,

pero claro, una parte es la teoría

y otra la práctica, y el problema es que muchas veces

la propia persona no se conoce, entonces, el elemento clave

es cómo funciona tu respuesta sexual,

porque si tú te conoces, es mucho más fácil compartir,

si te desconoces, tu sexualidad queda en manos de otra persona

que en ese momento no te conoce, y de alguna manera va a ciegas,

entonces, ahí hay un elemento fundamental,

que es el conocimiento del propio cuerpo.

Claro. Y de la propia respuesta.

Oye, pues es fantástico lo que hemos aprendido contigo,

ya me siento mejor con estas sensaciones

que pensaba que eran presencias. Pues no, no.

No lo son. No lo son.

Francisca, muchísimas gracias, ha sido fantástico. Un aplauso.

Oye, Nancho, echo de menos a Roger. ¿Le llamamos?

¿A quién, al amigo que miraba donde no debía?

El que miraba el pomo. Anda, que entre. Roger, adelante.

(Aplausos)

Yo no miraba nada, lo prometo, ha sido...

Siéntate, anda. Un placer.

¿Cómo vamos? Siéntate.

Bueno. Me siento...

Bueno, Roger, yo creo que aquí sabes tú mucho...

De metacrilatos, ventanas y pomos sin pelo, sí.

No, de sexualidad. Sí, algo sé.

¿También? Sí, sí, sí. No, algo sé.

Bueno, sobre todo, os quería preguntar

si habéis visto el último estudio de Stanford,

que está hablando que se ve que una de cada dos parejas

se conoce por Internet. Una de cada dos parejas.

¿Actualmente? Es un estudio de hace dos meses,

que salió publicado en prensa y me quedé muy frito porque...

Esto ya sucedía en la época de las cavernas.

Bueno, el Internet de las cavernas, un yogur con un hilo.

Sí, bueno, yo pensaba que era un precedente del teléfono.

¿Es en serio eso? Sí, sí, me quedé sorprendido.

¿Y qué tal rentabilidad...? O sea, ¿son parejas que aguantan...?

A eso no llegué, pero sí que era interesante,

porque alguien cuando comenté esto, me dijo:

"No, no, oye, en mi círculo te diría que dos de cada dos

se conocen por Internet". Vas bajando la edad

y ves que mucha gente se conoce por Internet.

Lo que yo andaba pensando, es decir, bueno,

los monos si tuviesen Internet, ¿qué harían?

Pues lo mismo que nosotros. Porque de hecho,

se ha puesto el Skype a varios gorilas

con la opción de poder contactar los unos con los otros,

y los machos eligen hablar con hembras. Ver, perdón.

Imagina cuando llegue aquel momento en que la realidad virtual

se imponga, yo no quiero pensar lo que va a suceder.

A lo mejor esta noche recibes un SMS de una gorila.

Sería sorprendente, pero bueno, depende del momento, una gorila...

En algún momento te va a tener que tocar.

Bueno, es evidente. Pero cuéntanos

sobre las etapas de la sexualidad. Sí. Antes estaba hablando

la invitada del tema, pero sobre todo,

cosas muy simples. A veces, cuando hablas con familia,

y te hablan de: "Oe, que mi hijo con tres años

está estirándose el pene y mirando la tele".

Y lo ven como algo raro o extraño. Se sorprenden.

Porque de alguna manera... Está mirando "Los lunnis"

y se está tocando el pene, entonces, dices:

"¿Qué tienen 'Los lunnis'?" No sé qué les dará "Los lunnis",

pero el tema es que es un hecho normal,

un descubrimiento. A mí me gusta mucho hablar de esto

porque tiene... Se te nota.

Es entretenido porque da mucho miedo.

Nosotros venimos de una sociedad, y venimos de...

Eso era un tabú, por lo menos en mi época, era un tabú tremendo.

Vamos, despertamos al sexo con 20 y pico años casi.

Y ahora te encuentras con que niños de tres y cuatro

hacen conductas sexuales. Yo recuerdo una vez

que en una escuela una profesora me dice,

oye, que había dos niños haciendo el acto sexual

entre niños hombre y hombre.

"Bueno, a ver, ¿qué estaban haciendo?

-Bueno, yo los vi haciendo así." Una falsa monta.

Una falsa monta, exacto. Y claro, era...

Bueno, vamos a ver, no hay que... Tampoco hay que...

Realmente genera tal alteración... Como cuando un niño pequeñito

dice un taco, un taco que no lo repetiré ahora,

pero que empieza por H y continúa por P,

pero toda la familia, todo el mundo...

Hay varias reacciones. Una es: "Oh, Dios mío".

El niño o niña, os garantizo la repetición, seguro.

Otra es: "No digas eso". El niño dirá: "Uy, qué guay.

Esto lo vamos a probar". Y luego está el ignorar,

que lo que hace es que probablemente la olviden.

En el sexo se hace como un descubrimiento.

Claro, aparece la adolescencia, y eso ya es difícil.

Aparte del tema de manejar ansiedad y todo,

hay que ver también todo el tema del cortejo,

que tú sabes un montón de monos. No, también de monos humanos.

Me fío más de Nancho, que es un actor, y seguro...

El mito del actor... Es el mito, el mito..

Lo he dicho bien, ¿no? Tú lo has dicho.

Perdona, en tu caso pensaba que no lo era.

Igual que el tabú infantil, hay el tabú de la gente mayor.

Realmente, oiga, a partir de cierta edad...

Como si se hubiera acabado. Es como: "No, usted está ya...

Stand by, como mucho". Y de alguna manera es interesante,

el tema tabú, y lo que hace gente mayor,

que no hacen nada porque bueno...

Porque creen que ya no es tiempo,

pero están en lo falso, porque están disfrutando,

pueden seguir teniendo placer. ¿Sabemos de monos en distinta edad?

Sí, por supuesto. Son activos sexualmente toda la vida.

Yo creo que hemos hecho con el sexo lo que hacemos con la comida,

una necesidad básica convertirla en una sofisticación

para darnos placer, que en cuestión del sexo,

creo que es una función evolutiva, para que sigamos copulando

y procreando, con la comida me parece más una pijada,

pero es otro tema. Aquí tenemos cantidad y calidad,

entonces, tendremos que discutir... Aquello que llegas al restaurante

y te ponen... En el sexo te dicen:

"No, va a ser una cosa rapidita, pero va a ser...".

No, tú dame cantidad, dame cantidad. (RÍEN)

Bueno, es el momento de que entre nuestro colaborador

Javier Cebreiros.

(Aplausos)

¡Eh!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

¡Viva la oxitocina!

Esto de que los gorilas por Skype ligan,

yo creo que cualquiera que haya visto el programa hoy...

(CANTURREA) "Me gusta la oxitocina..."

(RÍEN)

Ha llegado... Esto es triste, pero Nacho,

te vamos a sacar tu primate interior.

Vamos a ir más millones atrás en el tiempo.

Yo antes era mono, y ahora soy estéreo.

(RÍEN)

Vamos allá. Venga.

Adelante. A ver qué te parece.

Tenemos siete especies de primates aquí.

¿Tú ves parecidos ya o no?

Siete. ¿Me tengo que identificar con alguno?

No, lo hacemos nosotros por ti. A ver si acertáis.

Roger, ¿qué primate...? Yo por el abrazo,

he tenido la sensación que abrazaba a un gran gorila,

a uno de esos... Un gran gorila.

Sí, sí, he visto un gorila. Vale. Roger escoge el gorila.

Javier, ¿tú? Yo lo pongo en el bonobo.

Nos llevamos bien y tal, altruismo...

Tú piensa que es el bonobo. Yo después de que haya confesado

su intensa vida sexual, creo que también es un bonobo.

Y se queda con bonobo. Aquí está. Nancho Novo, bonobo.

(Aplausos)

Pues te diré que es con el que me había identificado yo.

¿Sí? Sí, sí.

¿Por qué razón? No sé, porque lo he visto

ahí una pinta de Rolling Stones, a Keith Richards, algo así...

Pues nada, Nancho, muchas gracias por haber venido.

Nada, hombre, un placer. Gracias.

(Aplausos)

Hasta pronto. Ese abrazo.

Muchas gracias.

Y ahora...

Si algo hemos visto hoy es que somos unos animales

con una intensa vida sexual y dedicamos un alto porcentaje

de nuestros pensamientos al sexo. Para que se hagan una idea,

los hombres pensamos aproximadamente unas 30 veces

al día en sexo y las mujeres unas 16. Ahí lo dejo.

Hasta la semana que viene, primates humanos

  • Sexo, cortejo y descendencia

Yo Mono - Sexo, cortejo y descendencia

11 oct 2015

¿Por qué es tan importante el sexo? ¿Es nuestro comportamiento sexual diferente al de los primates? ¿Por qué los humanos practicamos sexo todo el año?

El presentador Pablo Herreros y sus colaboradores descubren la faceta más pasional del género humano, y también de otros animales. ¿Han cambiado mucho nuestras preferencias sexuales? ¿Cómo son nuestros cánones de belleza? ¿Son diferentes a los de los primates?

'Yo, mono' mostrará que el sexo activa los centros de placer en el cerebro, pero también que resulta fundamental para nuestra supervivencia, y no sólo porque sirva para reproducirnos.

En el experimento en plató se utilizarán los últimos avances tecnológicos para saber en qué se fijan de verdad las personas cuando observan algo

ver más sobre "Yo Mono - Sexo, cortejo y descendencia" ver menos sobre "Yo Mono - Sexo, cortejo y descendencia"
Programas completos (10)

Los últimos 20 programas de Yo, mono

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios