Yo, mono La 2

Yo, mono

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3301886
Para todos los públicos Yo Mono - Inteligencia, juegos y memoria - Ver ahora
Transcripción completa

Ser inteligente significa procesar información

en su definición más básica. Seguro que todos os creéis

más inteligentes que un chimpancé, ¿verdad?

Pues a lo mejor esta noche os vais a llevar una sorpresa.

Hoy hablaremos de nuestras capacidades intelectuales

y las de otros animales. Todo esto y más en "Yo mono".

La inteligencia no es algo unitario.

Existen diferentes tipos de inteligencias.

Lo que hasta ahora conocemos como inteligencia

es algo mucho más complejo. Hoy veremos estas capacidades

funcionando a tope en nosotros y en animales,

y también haremos experimentos y veremos para qué sirve esto.

"Hoy en 'Yo mono' descubriremos en que los procesos de aprendizaje

las apariencias engañan."

¿Dónde había más: aquí o aquí?

"Una vez más, los primates vuelven a darnos

alguna lección que otra.

También comprobaremos que la astucia entre humanos

resulta fundamental a la hora de alcanzar objetivos.

Por cierto,

¿sabíais que la memoria visual de los chimpancés es prodigiosa?

Preparaos, porque en cuestión de inteligencia,

los humanos no somos tan listos."

Y para hablar de inteligencia y capacidades intelectuales

esta noche tenemos a la gran actriz de "Cuéntame",

¡Rosario Pardo!

(Aplausos)

¿Qué tal, Pablo? Rosario.

Encantadísima de estar aquí. Adelante, por favor,

sube a la sala de experimentos. Hala, qué chuli todo.

¿Qué te parece nuestra selva? Es superchuli.

Pues mi selva es tu selva. Encantada, me quedo a vivir aquí.

Esta noche ya sabes que vamos a hablar de memoria,

de inteligencia, de capacidades intelectuales,

tanto de nosotros como de nuestros primos

más cercanos, los primates. Bueno, pues claro,

primero, cuéntame cómo lo haces tú,

cómo desarrollas esas capacidades de memoria tan prodigiosas.

Cuéntame cómo lo haces. Pues es que mi memoria intelectual

es muy corta, y entonces, hago como en Bachillerato,

un papel y un lápiz y repito hasta que memorizo.

¿Y qué tiene en común tu personaje con Rosario?

Hombre, siempre hay cosas tuyas.

Yo creo, sobre todo, que somos las dos

muy echadas para adelante. Creo que es lo que más...

Dos personas inteligentes, dos personas listas.

La Nieves creo que no es mucho, pero echada para adelante.

Ella lo suple de otra manera. Oye, y en tu profesión,

¿qué tipo de inteligencia crees que es la más necesaria?

Bueno, lo de la inteligencia no es un común que digamos...

No es un concepto... Yo supongo, digo por mí,

yo tengo más inteligencia espacial y musical que,

por ejemplo, memoria de texto, como dices.

A mí se me quedan mucho más las cosas si lo hago

bailando o cantando. Qué interesante,

porque hoy hablaremos de esos otros tipos de inteligencia,

y no la clásica que se mide por un test

que ahora sabemos que no sirve para nada.

Es una farsa, efectivamente. ¿Qué te parece si empezamos

viendo un vídeo sobre cómo hacen los niños

para resolver un problema? Venga, de acuerdo.

¿Te apetece jugar conmigo? -Sí.

-Aquí tengo una fila, la fila uno de monedas,

y aquí tengo la fila dos de monedas también.

¿Sabrías decirme en qué fila hay más monedas?

-Iguales en las dos.

-Iguales.

-Y... A ver, ¿ahora en qué fila hay más?

-En la fila dos. ¿Por qué? -Porque tú las has separado.

-En la dos. -¿En la dos? ¿Por qué?

-Porque las has separado. -Y hay más entonces.

¿En esta?

¿Y si la pongo así, en qué fila hay más monedas?

-En la uno. -¿La uno? ¿Aquí?

-En la de delante. -¿Esta?

¿Seguimos jugando? ¿Jugamos con las pelotas?

Mira, ¿tú crees que las dos bolas son iguales?

Vale...

-Son iguales.

-¿Tienen la misma cantidad de plastilina?

-Sí.

-Pero si yo tengo ganas... Tengo ganas de aplastarla.

¿Dónde habría más: aquí o aquí?

¿Ahí? -Porque está aplastada.

-Esta. Porque la has estirado más y ya no hay más.

-En esta. -¿Por qué aquí hay más?

-Porque está aplastado. -Ah, entonces hay más cantidad

de plastilina que aquí. -Sí.

-Tengo dos vasos, ¿verdad?

¿Y estos dos vasos tienen la misma cantidad de líquido azul?

-Sí.

-Sí.

-¿Sí?

Pero si ahora cojo este vaso y echo este líquido azul

de este vaso a este otro,

¿dónde habría más?

-¿Este? ¿Por qué?

Ah... ¿Porque está más alto? -Sí.

-Pues lo has hecho muy bien.

(Aplausos)

Qué bueno. Bueno, increíble.

Les haces un pequeño cambio a estas edades

y ya no saben discernir bien dónde hay más o dónde hay menos.

¿Y cómo crees que responderían unos chimpancés

ante la misma prueba? Estoy segura que mejor.

¿Mejor? ¿Lo vemos, lo comprobamos? Vale.

Bueno, he dicho chimpancé, pero era un orangután, perdonadme.

(Aplausos)

Rosario, ¿no es alucinante que los orangutanes

sean capaces de realizar esta operación adecuadamente

y los niños aún no? Yo confío más en el reino animal.

Pues justamente lo que te iba a preguntar ahora.

¿Quiénes te parecen más inteligentes:

los animales humanos o no humanos?

Es que no sé si es una cuestión de inteligencia,

pero yo creo que nosotros hemos perdido muchas capacidades

que los animales siguen teniendo. Por ejemplo, ¿cuál?

La observación. En los animales la observación

es su forma de salvarse de muchas cosas.

¿Y por qué observamos menos? Porque no lo necesitamos.

Hemos hecho una sociedad tan cómoda y aburrida, entre comillas,

que hemos eliminado muchas cosas que en la naturaleza hacen falta.

Pues sí, desde luego, ellos son mucho más observadores.

Todos los que tengan perro, lo sabrán.

Bueno, pues ahora voy a hacerte otro experimento...

¿Difícil? Muy facilito.

Es el juego de los trileros. Difícil.

Pues vamos a ver mi habilidad primero para ello.

¿Tú eres trilero? Yo lo fui en un tiempo,

aunque creo que ya el delito ha prescrito,

así que puedo decirlo. Bueno, el chimpancé eres tú

en este caso, vale, y aquí está el cacahuete.

Entonces, comienzo a girar. Ajá.

Has perdido tú lo del trilero. Sí, he perdido la práctica.

¿Ahora dónde crees que está el cacahuete?

Pues creo que este porque me he distraído.

Pues no, no está... Está aquí. Me he quedado sin cacahuete.

Bueno, pues vamos a ver cómo lo hacen los chimpancés.

(Aplausos)

Qué bueno. Es que no fallan ni una.

Desde luego que la capacidad de observación,

de concentración y atención que demuestran es maravillosa,

es sensacional, sin duda. ¿Tú te esperabas que pasara eso?

Seguro. Y creo que si lo hacen más difícil, no fallarían.

Estoy segura. Quieres decir que si alguien...

Que sea trilero. De verdad, no como yo.

Yo creo que no fallaría. Te dirían: "La tienes detrás".

Habría que hacer la prueba para ver si eso sucede.

Pues vamos al sofá, que te voy a presentar

a mi colaborador, Javier Cebrerios. Estupendo, venga.

(Aplausos)

Muy buenas, Rosario. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Oye, pues aquí, en esta selva.

¿Qué tal? Muy bien.

Oye, qué gusto tu energía siempre. Desde luego que da gusto.

Además, sabe mucho de inteligencia, porque cuando le he preguntado

por su concepto, ha hablado de las inteligencias múltiples.

Casi no hace falta que venga. ¿Qué dices, qué dices?

La verdad que vengo con un puntito crítico,

porque la inteligencia es fundamental,

para nuestra sociedad, el cómo se trata la inteligencia

en las instituciones que nos educan,

es fundamental para el futuro. Y yo creo que nos falta todavía

por avanzar un poquito. Nos falta muchísimo.

¿Un poquito? ¿Un poquito? Se hacen cosas,

pero no lo suficiente. A mí me gustaría hablar

de Howard Gardner y sus inteligencias múltiples,

a las que ya has hecho referencia. Y es verdad que es conocido,

aquí le dimos el Príncipe de Asturias en 2011,

y es un gran científico, no hace falta avalarlo,

y también un poco criticado. Aunque sean tan conocidas

las inteligencias múltiples, es bueno que las recalquemos,

porque no se aplican todavía. ¿Qué dice este hombre?

Que no tenemos una única inteligencia.

Claro. Que tenemos varias.

No vale la inteligencia como algo unitario

que se mide con el coeficiente, sino que tenemos múltiples.

Empezó en 1983 y teníamos siete, avanzó con otra más adelante,

la naturalista, que la que más te toca.

Qué guay, claro. Incluso están con un novena,

pero las otras al final son capacidades

que todos vemos en el día a día. La matemática...

Voy a ver si soy capaz de decirlas.

Venga. Vale.

La matemática... Además, se nos ocurren personas,

siempre que pensamos en ellas, dices: "Efectivamente conozco

a una persona muy inteligente". Newton, por ejemplo...

Amigos tuyos te vienen a la cabeza. La musical, la espacial,

con todo el tema de los arquitectos...

Lo tengo clarísimo. Está la verbal, la lingüística,

que tú, además, eres filóloga. Sí.

Una más para añadir. Si le ponemos varias.

La corporal, con los deportistas. Messi es inteligente...

Pues tiene una inteligencia corporal totalmente increíble.

Los bailarines. Efectivamente.

Y no se le presta tanta atención, seguimos con el tema inteligente

como algo estanco, y después la inter y la intrapersonal,

que es cómo nos relacionamos con nosotros mismos.

¿Sería el equivalente a la social, Javier?

Cómo me relaciono yo contigo, justo, y con los demás.

En el tema de comunicadores... Ahí esperemos tener una parte.

Y yo lo que veo es que no se está aplicando.

Es una teoría bastante criticada, el propio Jerome Bruner,

que es un gran científico, dice que hay mucho de intuición,

no tanto científico... El tema que defiende Gardner

es que se fomente la creatividad en las escuelas,

que se fomente el clima de que somos diferentes.

Y de esa manera podrán surgir esas inteligencias múltiples.

Obviamente, no todos podemos tenerlas al completo,

pero ¿es ese el camino de que florezcan, que emerjan?

Somos diferentes, entonces, habrá personas

que tendrán una muy desarrollada y no las otras.

Son semiautónomas, eso quiere decir

que no son completamente independientes,

pero desde luego, tienen una gran parte.

Entonces, si llegamos a un lugar de formación

donde la inteligencia no te la fomentan,

al final lo que hacemos es que no sigas.

Es absurdo completamente. Científicamente está demostrado

que niños con problemas de autismo u otro tipo,

que les ayuda la música, el trato con animales...

Tienen otra forma de expresarse y no lo desarrollamos.

¿Tú nos has robado el guión? Porque de eso vamos a hablar,

y ya son dos veces, yo creo... Jolín...

Es una filtración. Es que me habéis traído

al programa ideal. O será mentalista.

Algo de brujilla tengo. Gracias a un artículo de "El País",

he visto que el 2,3% de la población mundial

tiene altas capacidades. Que parece un porcentaje bajo.

Un millón de personas en España tiene altas capacidades,

en alguna disciplina. En cada clase de España

hay una persona con altas capacidades.

Si le preguntas a un profesor cuántas personas ha encontrado

a lo largo de su carrera con altas capacidades, dice:

"Dos o tres". No dice una por año. Nos falta...

Ni siquiera estamos entrenados para detectar en otros.

El sistema las apaga un poquito. El sistema educativo

que tenemos es para hacer ingenieros...

Quiero decir, que este año se necesitan informáticos,

pues venga, todos enfocados a la informática.

Entonces, hay muchísimos niños que tienen que dejar de estudiar.

Por eso el Bachillerato es totalmente nefasto,

porque no se potencian las capacidades de cada uno.

Sobre todo, cuando alguien destaca...

Y el famoso Bachillerato artístico, que nunca se hizo...

Todo tiene que ser paralelo. Está demostrado

que el lenguaje musical ayuda a las otras capacidades,

e igual con el teatro, la pintura...

Todas las expresiones artísticas fomentan las demás,

pero no lo hemos entendido. La semiautonomía

a la que hacía referencia Javier. Y lo otro, que nos robó el guión,

que sabe que viene ahora, es la de los "advance",

que se han detectados algunos casos de personas

que tienen un punto más que el superdotado.

No se sabe por qué, la razón de esas personas,

pero tienen unas capacidades extraordinarias.

Y muchos de ellos es verdad que son autistas,

pero hay algunos casos increíbles,

por ejemplo, Kim Peek, que tiene una película, "Rain man",

está basada en su vida, que es la computadora humana.

Es una persona que lee dos páginas cada ocho segundos,

recuerda el 99% de todas las cosas que ha leído...

Qué maravilla. Muchas cosas que dices:

"Qué capacidad cerebral". O la que a mí me gusta mucho,

la de Stephen Witshire, es una persona

que recuerda todo lo que ve. No se sabe por qué,

pero recuerda todo lo que ve. Y de hecho, en un documental

lo llevan a sobrevolar Roma durante 45 minutos

y después le ponen un mural de ocho metros,

y no se equivoca en una ventana. ¿Qué me dices?

Siguiendo este punto crítico, tenemos esta capacidad.

No sabemos cómo se llega a ella, pero la capacidad

que todos tenemos, y entiendo que de manera evolutiva,

y ahora veremos algún ejemplo, es tremendamente positiva,

y yo creo que no le damos la importancia que tiene.

Porque lo más fundamental no es qué somos,

sino de qué somos capaces. Yo creo que nos pasamos

toda la vida preguntándonos qué somos,

y eso anula la posibilidad de que hablemos de otros recursos

con los que contamos. Si la pregunta que me hago es

"de qué soy capaz", ya me surgen varias ideas,

y me gusta siempre poner el ejemplo de los osos.

Actualmente en Cantabria ya no hibernan,

porque no hace frío y hay alimento suficiente,

entonces, ¿podemos decir que el oso hiberna? No. Depende.

Es decir, es capaz de hibernar, pero no podemos calificarlo

de un animal que hiberna siempre. Y eso lo podríamos aplicar

a todas las cosas de la vida. De qué somos capaces

y no qué somos, es la pregunta que nos debemos hacer,

porque esto abre infinitas posibilidades.

Y reales. ¿De qué vas a ser capaz tú?

Claro, es de qué soy capaz, no qué soy.

Eso te limita o te restringe o te reduce a una palabra o dos.

Bueno, tengo que decir que de trilero no te veo.

Tendría que hacer sus prácticas. Pero te veo capaz, si entrenas,

de hacer muchas cosas. Lo he intentado hacer mal,

porque si lo hago bien, se delata mi pasado.

Bueno, pues para acabar os traigo un vídeo que aquí...

Esto va de primates, pues unos primates

que ejemplifican una de las inteligencias.

Esta especie, y otras también, realizan lo que yo llamo

los orígenes de la arquitectura. Es decir, van doblando hojas,

y no cogen cualquier especie, son unas concretas.

Las van doblando en forma de círculo,

y además, sabemos que las orientan al lado contrario

de donde vienen las lluvias. En España las orientamos al Sur,

al menos en el Norte, que es la zona más seca.

Ellos lo hacen exactamente igual. Además, en la época húmeda

lo hacen más lejos del suelo; si es la época seca, más cerca.

Y también son capaces de aislarlo con sus heces.

Es decir, toda una arquitectura son las raíces de la arquitectura,

pero la cosa no queda ahí, porque poder dormir

de una manera segura y más horas, propició otras habilidades

cognitivas, como la memoria. Al no estar pendiente

de si venía un depredador o no, al poder descansar

mayor número de horas, seguramente nuestro cerebro

se vio favorecido en otras capacidades.

Tenemos que cuidar el cerebro y la inteligencia.

El gran mensaje, darle alimento a nuestro cerebro.

Y a nuestro animalismo, que muchas veces esta sociedad

nos aparta un poco de eso. Y estamos para demostrarlo.

Pues muchas gracias, ha sido maravilloso.

Nos vemos después, hasta luego. Hasta luego.

(Aplausos)

Ahora os vamos a mostrar un vídeo con animales humanos

en el que la inteligencia es fundamental

para poder resolverlo.

El ejercicio se llama Puente humano.,

Luego, tendremos que hacer el esfuerzo colectivo de,

sin sobrepasar la línea azul, conseguir llegar al balón,

cogerlo y traerlo.

(GRITAN)

Busca una solución, aunque sea aproximada.

Prueba a ver de qué forma consigues llegar más lejos.

Esa forma va a ser la más positiva para desarrollarla.

Pero ahora mismo no tenemos ninguna solución.

Estamos en el camino, pero ahora tenemos que conseguir

un poco más de espacio y un poco menos de sufrimiento.

(GRITAN)

(Aplausos)

Bueno, Rosario, has visto que la cooperación

es una solución inteligente en nuestro mundo,

y parece que está un poco desprestigiado

eso del trabajo en equipo, y estos chavales han encontrado

ese tipo de inteligencia, y juntos somos más inteligentes

que por separado. Efectivamente.

¿Qué crees: seguimos siendo cooperativos os ha perdido?

Es que yo creo que se ha perdido. Esta sociedad nos ha hecho ser

individualistas, y hemos perdido muchos valores en ese sentido,

y somos menos eficaces. Pues ahora vamos con un nuevo reto,

en este sentido, por eso estamos en la mesa de experimentos.

Y Roger, que será el maestro de ceremonias,

vendrá a explicarnos qué tenemos que hacer.

Así que demos la bienvenida a Roger.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Hola, encantado, Rosario. ¿Qué tal?

Bueno, Pablo, no tan encantado, pero...

Igualmente.

A ver, desvélanos el misterio. Bueno, aparte de parecer

casas de pitufos por los colores, es un pequeño experimento.

Muy sencillo, ¿de acuerdo? Ajá.

Hay temas de inteligencia, que por ejemplo, es la verbal,

hay gente que sabemos hablar bien, Pablo...

Rosario sabe hablar cualquier idioma y lo que haga falta,

pero hay cosas que son de manipulación de hacer,

un mecánico puede hablar muy bien, por supuesto,

pero evidentemente, si no tiene esa parte manipulativa,

mal va. Con lo cual, esto es un ejercicio

que tiene que ver con la manipulación de cosas,

en el buen sentido de la palabra. Lo digo porque pensáis mal...

Bueno... De alimentos... ¿Tienes el título?

Entonces, a partir de ahí, vamos a construir

con estos espaguetis y esta plastilina, como queramos,

sin utilizar los botes, me lo explicó un amigo hace años,

sin utilizar los botes, construyamos la torre más alta.

Tenemos exactamente un minuto. La torre más alta.

¿Solo un minuto? Igual tú necesitas unas horas,

pero esto lo veremos en el "making of" del programa.

Entonces, el tema está... Ya hablaremos en otro momento.

El tema está en construir lo más rápido posible

en ese minuto la torre más alta, utilizad la plastilina como queráis.

¿Da igual cómo sea la torre: cuadrada, redonda...?

No vamos a hacer un Gaudí, no sé la experiencia

de arquitectura que tengáis, pero...

Hombre, plastilina más vicio. Mis padres me han pagado

para que lo haga peor que tú... (RÍEN)

Bueno, ahora hablaremos de mis padres también.

Entonces, vamos a hacer una torre de espaguetis y plastilina

lo más alta posible. Yo voy a competir con vosotros.

¿Ya podemos? Un momento.

Es que estaba tocando porque no sabía de qué tipo era.

Vamos a probar el tiempo, por favor. Muchas gracias.

¿Un minuto solo? Un minuto solo.

Y cuando diga ya, porque yo también juego,

empezamos. ¡Ya!

Sois unos chorizos y me vais a coger...

Oye, oye... Que empiezo con las patadas, eh.

Es cooperación, eh, no quiero recordaros... Gracias.

Vamos ahí... Un momento, un momento...

Oye, la plastilina rosa me han dicho que era para Pablo.

Ah, pues lo siento. Un segundo.

Lo he cogido. No me acuerdo cómo lo hice

en su día, vale... ¿Seguro que no tenemos más?

No, no. Yo necesito más tiempo.

A mí me gusta... ¿Puedo coger un poco de la tuya?

¡No! Me gusta variar.

¡Que no! No me mangues. Es que además,

quiero que me que me bonito. Es que me distraes.

Es que tengo inteligencia artística.

Yo también, pero me distraes. Esto queda como una caña de pescar.

Déjame el azul un momento. No, no.

Ay, de verdad, qué choris... Jo, qué choris.

Un segundo, un segundo.

Ay, es que además, cuando compito, oye, yo compito, eh.

Claro, no puede ser cualquier tontería vuestra.

Pero espera, espera... Que los niños sois muy tontos.

A ver si aguanta ya. Mejorando lo presente.

(CANTURREA) ¡Que se va acabando el tiempo!

¿Qué dices, qué dices? Por favor, por favor.

¡Diez segundos! ¡Nueve! Que no, que no, que no.

Ocho. Podéis contar si queréis.

¡Siete!

¡Siete! Vamos ahí. ¡Seis! ¡No!

Cinco, cuatro... Que no.

(PÚBLICO) ¡Dos, uno, cero! ¡Cero!

Uy, vaya desastre de...

La cuestión artística también tiene que ver, ¿no?

Sí, y la inteligencia también. Entonces, es que yo necesitaba

más tiempo, porque Gaudí... Esto es un modelo jaula.

Ah, no sé, no tengo ni idea. Pensaba en un monumento de Madrid.

Un momento, que Pablo está haciendo trampas.

No, es que se caía. Ha sido incapaz...

Estoy como cerrándolo. Hacía una superestructura.

No sé si lo veis que he ganado yo clarísimamente.

Jo, sí, pero es que... Lo siento mucho.

Oye, ¿y el bote? Pero ¿el bote? Cállate, hombre.

Por favor, den la vuelta a esto. ¡Se cayó!

No, porque no me habéis dejado. Un momento, un momento.

A ver, vamos a ver. Yo he hecho una estructura

para que perdure, como los egipcios.

Si se está cayendo, mira. ¡Oye!

Porque mira, luego iba otra planta, y otra planta, y otra planta.

Ah, pues esto está muy bien ¿Os ha gustado?

Pues probablemente es ella la que tiene más dominio.

Pues muchísimas gracias.

(Aplausos)

Muy bonito eso también, eh. Nadie dijo que no pudiéramos

usar nuestro cuerpo. Hemos dicho que no.

Pero has llegado tarde ya, hemos acabado el experimento.

Y esta es mi inteligencia corporal. Yo es que soy, no sé,

más cerrada de mollera. Bueno, Pablo, ya hemos visto

que eres bastante inútil para esto, y Rosario un crack.

No te preocupes, que le paso el cheque a tus padres.

Perfecto.

Yo ya que he empezado, lo siento, me quedo media hora más,

pero yo termino la torre, como que me llamo Rosario.

Pues mira, la podemos terminar mientras vemos la entrevista

a Josep Call, uno de los primatólogos

más eminentes del mundo. Fuimos a Berlín a entrevistarle,

más concretamente a Leipzig, y allí, junto a los chimpancés,

bonobos, orangutanes, con quienes convive,

porque se pasa todo el día haciendo investigaciones,

pudimos hacer experimentos y charlamos con él un rato.

Estamos en el Zoo de Leipzig con uno de los mejores primatólogos

del mundo, Josep Call, y hemos venido aquí

para poder entrevistarle y que nos desvele

algunos secretos de sus investigaciones.

Yo he sido alumno tuyo y siempre recuerdo

que empezabas diciendo que cuánto más aprendías

de los macacos o de los grandes simios,

más aprendías del ser humano. Bueno, pues me gustaría saber

por qué y qué has aprendido del ser humano.

Básicamente porque el método comparativo

es un método que tenemos para saber cuáles son

las similitudes y las diferencias.

Cuando uno intenta reconstruir la evolución de la condición,

es importante que nos fijemos en las cuáles son las cosas

que tenemos en común y las cosas que los humanos

tienen diferente a los grandes simios.

En este sentido, cuánto más los estudias,

más cuenta te das de las cosas que son realmente similares

y las cosas que son diferentes. Dime una o dos cosas

que hayas aprendido de los seres humanos

a través del estudio metodológico de los grandes simios.

Por ejemplo, cuando se dice que únicamente los humanos

son capaces de planificar para el futuro.

Hasta hace muy poco se pensaba que esto era así,

pero hay algunos estudios que demuestran

que los grandes simios son capaces

de guardarse instrumentos para utilizarlos mañana.

Yo creo que comparado con las investigaciones

que se habían hecho, es un salto cualitativo,

es algo que evidentemente para la evolución humana,

el uso de instrumentos es muy importante.

Esto nos lleva un poco al concepto de inteligencia.

En el diccionario es procesar información.

¿Qué es para ti la inteligencia? Has empezado con el diccionario

y creo que esta es buena idea, porque depende de la definición.

Si la que tomamos es procesar información,

no hay duda y muchos animales son inteligentes,

o sea, dependiendo de los autores,

se fijan más en unas cosas u otras, por ejemplo,

hay gente que dice capacidad de aprendizaje.

La capacidad de aprendizaje, la capacidad de cambiar

es inteligencia. Otra definición podría ser

la resolución de problemas, entonces, todo eso

son diferentes formas de definir inteligencia,

y dependiendo de la que tomemos, tendríamos que decir

que unas especies son inteligentes y otras no.

Sabemos que la teoría o la capacidad de imaginarse

o adivinar lo que otros piensan no surge en los humanos

nada más nacer, que alrededor de un año y medio o dos

es cuando empiezan a adquirirla. Parece que otras capacidades

siguen este mismo ritmo, es decir, no nacemos con ellas,

sino que se van madurando. ¿Qué dice esto sobre el ser humano,

porque muchos pensarán que nacemos muy frágiles,

vulnerables, que también es verdad, pero creo que tiene una función?

Lo que nos dice es que nuestra condición

no nace totalmente formada. Aunque hay algunas cosas

que ya se pueden encontrar allí, hay otras que se desarrollan.

Y en este sentido, el ambiente en el cual

el individuo se desarrolla es muy importante.

Para humanos y para no humanos, evidentemente.

Por ejemplo, una de las cosas que se empatiza mucho

a nivel de la condición en humanos es que, por ejemplo,

cuando un humano nace, crece en un grupo,

y ese grupo tiene un conocimiento acumulado

a través de generaciones que le va a prestar

a ese individuo que nace en el grupo.

Y este conocimiento acumulado es algo que no se aprende

en una generación, sino que es un conocimiento

acumulado durante muchas generaciones.

Y este niño o niña que está creciendo en este grupo

va a recibir todo este conocimiento.

Bueno, y ahora sí que me gustaría preguntarte por algo personal,

fuera de la ciencia. ¿Cuál es la experiencia personal

con un animal que más te ha llegado,

la más emocionante? Te explico una que pasó hace poco,

se lo comenté a mi mujer. Por la tarde,

como no había prácticamente visitantes,

me senté a mirar a los chimpancés, y uno de ellos se acercó

y se puso a saludarme, pero de forma muy efusiva,

y claro, a mí me sorprendió mucho, porque la idea es

que yo no soy tan efusivo con ellos,

y este chimpancé me vio... Hacía tiempo que no me veía,

y me vio, me vino aquí, y me empezó a saludar y no paraba,

y además, si se puede decir, con sentimiento.

Aquello que veías que realmente...

Y me quedé así como sorprendido,

porque yo pensaba que teníamos una relación profesional,

pero a lo mejor para ella no. Pues nada, Josep,

muchísimas gracias por habernos recibido,

ha sido un placer. Gracias por visitarnos.

(Aplausos)

Qué gran persona y mejor primate que es Josep Call.

¿Te ha gustado la entrevista? Me ha encantado, sí.

Cosas maravillosas que nos ha contado

sobre los animales. Y ahora quiero mostraros

el proceso de aprendizaje del que es

uno de mis experimentos favoritos sobre memoria visual.

Lo primero que vamos a ver es cómo aprenden a contar

unos chimpancés por medio de una pantalla táctil,

del uno al dos, y luego va in crescendo, hasta el nueve.

"El experto en inteligencia animal

Tsuro Matsuzawa, ha trabajado en este campo

durante los últimos 20 años con resultados asombrosos.

Ha enseñado con éxito a una chimpancé

los números arábigos que comprenden del uno al nueve.

En poco tiempo, esta hembra era capaz

de presionarlos en el orden correcto

mediante una pantalla táctil que los mostraba

en diferentes posiciones de manera aleatoria,

para evitar así que aprendiera por repetición.

Bueno, impresionante cómo han aprendido a contar

los números del uno al nueve en esta pantalla táctil,

y con un poco de práctica ya lo hace con una soltura

que yo creo que pocos serían capaces.

Pero ¿qué os parece si ahora...? Porque este es el experimento,

todo esto fue un proceso de aprendizaje,

ahora lo que va a pasar es que cada vez que toque

el primer número, el resto va a desaparecer

debajo de unas máscaras, ¿serán capaces de memorizar

la posición donde están los números?

Es decir, tienen que recordar la posición y, además,

hacerlo bien, porque si fallan en uno,

abortan el experimento y tienen que volver a empezar.

¿Serán capaces? ¿Sí? Seguro.

Vamos a comprobarlo.

"Al cago de un tiempo, introdujo una variante

para comprobar la memoria fotográfica,

en esta ocasión, una secuencia de nueve números

aparecía en pantalla. Después de presionar el primero,

el resto desaparecía detrás de unas máscaras,

lo que obligaba a recordar su posición exacta

para completar con éxito la tarea. Además, si se cometía un error,

el juego cesaba y era necesario empezar de nuevo.

Estos no tuvieron problema en empezar a hacerlo correctamente

en pocas sesiones.

(Aplausos)

¿No os parece alucinante? Cuando se pone a niños

a hacer esta misma prueba u otros adultos, fallan siempre,

tienen que volver a empezar una y otra vez.

No dudo que haya alguna persona que con entrenamiento,

alguno de esos superdotados de los que hablábamos,

pero en las pruebas que hicimos con niños

o con algunos adultos, estos no lo hicieron.

Pero ¿no piensas que eso tiene que ver con cuestiones espaciales

y de orientación? Ahí voy.

Rosario, es que nos sorprendes toda la noche.

Esa es la explicación. Los chimpancés tienen que memorizar

dónde están las frutas durante todas las épocas del año,

en qué árbol... Una memoria espacial y temporal

que les hace que en esto nos superen con creces,

y esto es muy importante, porque siempre pensábamos que,

bueno, que eran muy inteligentes, pero que no había ninguna prueba

en la que nos superaran. Pues aquí tenéis la evidencia,

en la memoria espacial, los chimpancés lo hacen

muchísimo mejor que nosotros. Pero los animales

son muy inteligentes, y no solo los primates.

También los delfines, sabemos de su inteligencia.

Son maravillosos. Vamos a ver un vídeo

en el que tienen que elegir la misma figura

que el investigador les muestra? ¿Serán capaces?

"Los delfines tienen unas mentes muy activas e inquietas

como las nuestras. En esta prueba, por ejemplo,

se les enseñaba un símbolo y debían memorizar

cuál de los de enfrente era idéntico

a los que le habían mostrado.

El delfín acertaba y señalaba el correcto siempre."

(Aplausos)

Qué maravilla los delfines y qué inteligentes son,

¿verdad, Rosario? Son maravillosos.

Y cuánto tiempo los hemos ignorado.

No a los delfines, a todos los animales.

Hay que concienciarse un poco del maltrato animal y el abandono,

eso no lo podemos olvidar, sufren muchísimo.

Echo de menos a Roger, ¿le hacemos entrar?

Venga, que entre Roger. ¡Venga, Roger, vamos!

Gracias. Ya estoy arriba, venga.

Hola, Rosario. ¿Qué tal otra vez?

Gracias por lo de echarme de menos, es normal,

mi atractivo lleva a eso. Bueno, vemos un par de vídeos

y ahora os propongo el primero, y luego hablamos

de qué haríamos nosotros en comparación con ellos.

Perfecto. Vamos a ello.

"La inteligencia de los chimpancés es tal que son conscientes

de los peligros que les rodean y usan herramientas para evitarlo.

Para poner a prueba esta reacción, fuimos al Castillo de las Guardas,

e introdujimos una serpiente de plástico en el recinto.

Luego esperamos a que salieran y registramos su conducta.

Lo primero fue asustarse y coger un palo,

golpearla para asegurarse de que no se movía y,

por lo tanto, estaba muerta, como haríamos nosotros.

Al poco rato, cuando se cercioró,

la cogió y le mordió la cabeza.

Este tipo de reacciones demuestra la asombrosa inteligencia

de los chimpancés y el uso de herramientas

para adaptarse a su entorno."

(Aplausos)

Estupendo, Roger. Bueno, ya ves.

No sé, me venían a la cabeza cosas muy curiosas.

Tú te imaginas por un momento un grupo de 15 chavales

van caminando por... por el campo,

van con sus monitores, están de campamento lo que sea,

y se encuentran una serpiente ahí,

¿pararían y cogerían un palo y en un momento...?

Incluso los propios monitores. ¿Qué harían?

¿Harían lo que este mono o empezaríamos...?

Lo que hablamos, tendríamos varias versiones.

La versión de "Dios mío, vienen los Beatles".

Histéricos todos. Pero también es verdad

que podría aparecer el típico chaval que diría:

"Tranquilos, ya voy yo". "Soy yo".

Exacto. Pablo era de estos con los animales.

Dejádmelo a mí. Dejadme solo...

Y entonces, agarrarían... Y es el típico

al que le picaría la serpiente o pasaría algo..

No... A ti no.

Yo usaría un palo también. Bueno, pero no sé.

El típico que diría: "Yo un día vi una en la tele".

A lo mejor le das con el pie... Es peligroso también.

Pero como que harías lo mismo: "¿Está vivo, está muerto?"

Yo creo que haríamos lo mismo. ¿Y tú no crees

que en un momento dado un chaval, intentando presumir

de "soy un experto en esto", iría y agarraría la serpiente,

porque "lo vi en la tele"? Cabe esa posibilidad.

A mí me viene, y aquí tenemos científicos y filósofos,

gente muy importante, y a mí me encanta,

José Antonio Marina, que tiene un libro del 2003,

que es "Inteligencia fracasada", que os lo recomiendo.

Y esto a me ha venido a la cabeza, porque pensando en el chaval

que haría esta tontería, y otros que se espantarían,

que también tiene sentido, entiendo que se espanten,

pero imagino cuántas veces ha habido chavales brillantes,

y tú has hablado antes de altas capacidades

y Pablo también, que cometen errores terribles.

Gente con cocientes intelectuales increíbles,

con capacidades brutales, hacen animaladas.

Y podemos hablar de mil cosas. Además, hay una correlación

entre la inteligencia y determinados actos.

Puedes hacer tonterías y no ser tonto.

Y eso es muy importante, porque precisamente

una de las tesis de Marina es que poseemos

una estructura cerebral, pero luego la aplicación,

la funcionalidad... Yo conozco a gente muy inteligente

que luego, sin embargo, no se sabe resolver bien

por la vida, porque no está bien enfocada esa inteligencia,

con lo cual, da igual que seas inteligente o no,

eres torpe en la vida. Por eso que aparezcan

conceptos como el fracaso de la inteligencia,

entendido a cómo la aplicas, es aquello, no sé,

de me compro un Ferrari y no tengo dinero para gasolina.

Tiene mucho que ver. Y lo tienes ahí aparcado.

Tu cerebro es un Ferrari, pero no tienes capacidad...

O me compro un Ferrari y me mato a las primeras de cambio

porque no tengo la habilidad, igual necesito un curso.

Es cierto. Es que además, no tiene nada que ver,

que estés preparado en esta sociedad

a nivel de estudios, a que luego te puedas resolver

sentimentalmente en la vida. Y tendrían que ser paralelas.

Yo recuerdo una película de la Transición,

"El disputado voto del señor Cayo",

en el que intentan convencerle de que les vote,

pero al final José Luis Sacristán,

que era el protagonista... José Sacristán.

Le dice a su compañera: "Creo que el inteligente es él,

porque si hubiera una explosión nuclear, él sobreviviría,

y nosotros no". Y ese es el final de la película.

Hay gente que no es inteligente, pero es un buen buscavidas,

se sabe maniobrar perfectamente en la vida.

Hay gente que sin pasar por estudios

ha conseguido grandes éxitos. Eso no significa

que no se estudie esto, pero hay gente muy brillante

que no va por los patrones clásicos.

Antes hablábamos también, estábamos comentando,

cómo a veces las grandes capacidades

son difíciles encontrarlas en el marco escolar.

Claro, porque no está hecho para eso.

Este tipo de educación no busca ese tipo de cosas,

solamente busca una serie de titulaciones.

Y eso no sirve, porque lo que se intenta

es hacer a hombres pensantes, seres humanos que piensen

y se puedan desenvolver en esta selva.

Y creo que la educación nuestra va muy mal enfocada.

En ese sentido creo que es importante

el tema de detectar esas capacidades.

Yo creo que las capacidades de los chavales,

sobre todo, adolescentes, que son personajes

que me encantan, de alguna manera hay capacidades

que el propio docente puede conocer,

pero sobre todo, capacidades que no ve,

y que tenemos que verlas los profesionales,

tenemos los profesores... Pero para eso, Roger,

hace falta un entrenamiento. Y estar preparado.

Hay profesores que tampoco tienen esas capacidades.

No tener miedo de estar con gente más potente que tú.

No tener miedo a decir: "Este chico es una bomba,

es buenísimo, pero tiene unas contestaciones tan malas,

que a mí me produce repelús. A mí me ha pasado,

es decir, que se te enfrentan... Pero también hay que analizar

el por qué se producen esas situaciones.

Normalmente suelen ser situaciones por frustración.

Iba a decir eso. La frustración del chaval

les bloquea y a veces, el paso que dan, si me permitís,

es muy poco inteligente, más bien, poco listo.

Pero es la primera salida que tienen.

Pero hablando de esto e intentando enlazar

con otro tema que os traigo, hay otro vídeo

que tiene que ver con la inteligencia

a la hora de tomar decisiones, porque es eso:

"Oye, ¿por qué empujaste a tu amigo?

-Porque me enfadé. -Pero ¿había algún motivo?

-En aquel momento no lo vi".

"Estos animales conocen perfectamente

la mecánica de los negocios. Saben que si entregan

al cuidador la comida que tienen en posesión,

este se la intercambiará por una recompensa mejor.

Aun corriendo el riesgo de quedarse sin nada,

toman la decisión más ventajosa.

(Aplausos)

Bueno, no sé qué os parece, pero tienen pinta

de ser bastante inteligentes cuando toman decisiones.

¿Qué haría un niño si le das una chuche

y no sabe que ahí tiene tres? Mira, para eso, tenemos,

ya lo sabes, el experimento del más malo,

el experimento de la nube, esas nubes de plástico.

Las golosinas. Y en el experimento original

lo que hacen es decirle a un niño: "Mira, aquí tienes una nueve,

tienes que esperar tres minutos a volver,

si aguantas sin comerla, te traeré dos".

Y hay niños que pueden soportar con esa espera

y hay niños que no, y es muy interesante,

porque las estrategias que utilizan los niños

para esperar son, como no mirar, por ejemplo, cantar...

Ignorarla. Tocarla, pero no consumirla.

Y parece que hay una correlación, relativa, obviamente,

entre inteligencia y ese tipo de recompensa.

Al fin y al cabo, todos tenemos que tomar decisiones

de ese tipo todos los días. ¿Por qué me dedico a estudiar

cuatro o cinco años, en mi caso más

porque era mal estudiante, por qué, por qué tomas esa decisión

de no ganar dinero durante equis años?

Porque crees que vendrá algo mejor. Estás demorando una recompensa

en vistas de tener algo mayor, y en ese sentido

hasta los animales lo tienen claro, que pueden esperar,

y que pueden obtener algo mejor.

A mí me viene ahora a la cabeza una frase que es:

"Más vale pájaro en mano que ciento volando",

que contradice lo que estamos diciendo.

Bueno, porque sería la opción racional.

También depende de la situación. Es aquello de, "ostras, no sé".

Si te dan a elegir... Yo, que soy goloso,

me costaría mucho esperar. Y es así, las nubes de azúcar...

Bueno, a nube no, pero los ositos de gominola,

ahí ya me pierdo. De esos me hincho.

Soy un auténtico adicto a los ositos de gominola.

¿No creéis que en este debate falta Javier?

¿Javier es aquel chico que viene a veces?

Qué chuli, ¿no? El que es más guapo que tú.

Es más joven. Que entre Javier, vamos.

¡Javier, Javier!

Hola, Javier. Ese gallego.

Ni te sientes amigo, vamos directamente...

Vamos a descubrir el primate interior de Rosario.

Muy bien. Vamos, seguidme.

Aquí tenemos el armario. ¡Oh!

¡Con siete especies diferentes! Qué guapos.

Y vamos a tener un debate entre los tres,

tú no puedes participar. Ah, ¿no?

Somos expertos, primatólogos, y vamos a decidir cuál.

Empezad, chicos. Venga, yo la veo chimpancé,

por inteligencia. Has estado hablando

que haces teatro, pintas, escribes... Sin ninguna duda.

En eso tienes muchas características

similares al chimpancé.

Yo siempre veo bonobos... En ocasiones veo bonobos...

Pero yo la veo muy bonobo... ¿Cuál es el bonobo?

Ese de ahí arriba. Por esa capacidad

que tienen de relacionarse en positivo siempre.

Yo también, yo le veo como bonobo.

Y además, me parezco un poco. Sí, tienes los mofletitos.

Qué bonito que te diga eso un experto.

Tú te depilas menos. (RÍEN)

Lo que quería decir es que los bonobos

son personas muy afectivas, que se preocupan por los demás,

les gusta compartir con extraños,

cosa que es muy difícil encontrarla en animales,

y por eso te quedas con el bonobo.

¡Bien! ¡Bien, bravo!

Mira qué carita tiene, ay, qué mono.

Yo creo que estamos todos de acuerdo, ¿verdad?

Pues muchísimas gracias, Rosario, por haber venido.

Nos despedimos de ti, esperamos verte muy pronto.

Muchas gracias, Roger, muchas gracias, Javier,

no volváis nunca.

Animales humanos y no humanos, tenemos mucho más potencial

del que a veces imaginamos. De hecho, la inteligencia

no es patrimonio exclusivo del ser humano.

Hasta la semana que viene, primates humanos.

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Inteligencia, juegos y memoria

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Yo Mono - Inteligencia, juegos y memoria

27 sep 2015

El programa analiza la importancia de la inteligencia del ser humano y hace una comparación con las capacidades de otros animales. También aborda cómo se enfrentan los primates, humanos y simios a los diferentes desafíos que impone la vida, observando el papel que juega el aprendizaje, la intuición y la memoria en nuestra inteligencia.

La actriz Rosario Pardo es la invitada que se someterá en el plató a un test para descubrir cuál es el primate que lleva dentro: un gorila, un macaco, un chimpancé...

Por último, el experimento de plató consiste en fabricar una torre con espaguetis y plastilina.

ver más sobre "Yo Mono - Inteligencia, juegos y memoria" ver menos sobre "Yo Mono - Inteligencia, juegos y memoria"
Programas completos (10)

Los últimos 20 programas de Yo, mono

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Juan López

    ¡Qué grande que haya programas como este en la televisión que pagamos todos!

    30 sep 2015