Víctimas del misterio La 1

Víctimas del misterio

Miércoles después de Desaparecidos

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4477264
No recomendado para menores de 16 años Víctimas del misterio - Juego macabro - ver ahora
Transcripción completa

El 2 de diciembre de 2001

aparece en un patio de vecinos de Sabadell

el cadáver de Helena Jubany.

Todo parece indicar que se ha suicidado

tras recibir dos anónimos,

pero algo no encaja;

detrás de los anónimos se esconde un extraño grupo de amigos

y un juego macabro.

Yo recibí una llamada del jefe de policía de Sabadell

diciéndonos, o diciéndome, que había aparecido

el cadáver de una mujer joven

que al parecer se había precipitado desde una altura.

Y acudimos al lugar

donde se encontraba el cadáver de esta chica.

-Es un caso que lo llevaba a mi casa,

dormía con él;

o mejor dicho, no dormía.

Que no solo utilizas tus pies, tus manos

y tu cerebro para la investigación;

es un tema donde utilizas tu corazón.

Anna y Yago, dos estudiantes de Periodismo,

realizan una investigación del caso para escribir un libro.

Sobre las cinco de la mañana dicen que escuchan un golpe fuerte;

nadie ve nada ni se preocupa;

hasta las nueve de la mañana que un vecino la ve.

-¿Cómo se la encuentran a ella?

-A ella la encuentran desnuda.

-¿Totalmente? -Menos la parte de ropa interior.

-Llevaba ropa interior,

que arde mientras cae.

El mismo día de la aparición del cadáver,

un hombre entra en la comisaría de Sabadell

a denunciar la desaparición de su hija.

Habíamos quedado que vendría a comer.

Y no llegaba, no llegaba.

Al día siguiente, también al mediodía, el domingo,

me llamó una amiga suya,

Isabel se llamaba,

y me preguntó que si sabía algo de Helena,

porque la esperaba, que habían quedado en comer juntas.

En la biblioteca donde trabajaba no estaba,

no había ido, y que el viernes tampoco.

Fuimos a Sabadell, fui yo, la madre de Helena,

fue esta chica, fue la bibliotecaria,

la directora de la biblioteca,

y bajamos a la comisaría.

Y al cabo de un rato, que para nosotros fue largo,

nos dijeron que nuestra hija se había suicidado.

-Te quedas como...

Como atontado, como que no te lo acabas de creer;

pero sí, te han dicho que es así

y que la han visto muerta y que así es como está.

-Pero te quedas de piedra, como atontado,

como si te hubieran dado... una bofetada fuerte.

Y quedas así, aturdido.

-Lo que recuerdo de esa investigación

es que nos volcamos en cuerpo y alma todos,

porque nos parecía un hecho muy grave

y, además, porque claro, eran gente joven,

y, si la muerte es absurda en cualquier momento,

con 27 años resulta... estremecedora.

-O sea, Helena desaparece

a partir de la mañana del viernes 30.

Lo que se sabe es que la noche antes ella trabaja con normalidad,

y esa noche, el jueves,

va al centro cívico donde hacen una sesión de cuentacuentos.

Entonces la mañana siguiente, el viernes por la mañana,

sabemos que Helena está en casa

porque hay conexiones a Internet; ella chatea incluso la noche antes.

O sea, que Helena

desde el centro cívico se va a casa.

-Y el viernes, ¿qué es lo que se sabe de ella?

-Por la mañana, sobre las 11,

llama a un chico amigo suyo,

después cuelga, y media hora después,

llama adonde vivían una pareja que eran amigos suyos.

-¿Qué sabemos de ella cuando sale de casa ese viernes?

¿Se sabe cuándo sale de casa? -No sabe porque su último registro

es la llamada a las 10.30.

Entonces no va a trabajar y ya no se sabe nada más de ella.

-¿Del trabajo la llama alguien para ver si le ocurre algo?

-La llaman, pero no responde nadie. -Y no se sabe nada más.

-O sea, todo el viernes ya está desaparecida.

-El viernes a partir de las 11 no hay rastro de ella.

-Supongo que quisieron hacer... No sé.

Para tenerla dos días encerrada en un sitio,

pues algo debían querer hacer con ella, ¿no?

Desde que se produce la desaparición

hasta que finalmente es encontrado el cuerpo de Helena

pasan dos días.

¿Qué ocurre en ese tiempo? Pues claro, aquí podemos elucubrar.

Si hablamos de un grupo sectario, es posible que estuvieran

haciendo algún tipo no sé si llamarlo "ritual"

o de reunión,

que llevaba a consumir determinados productos

que provocaron el coma en este caso de Helena,

y cuando decidieron qué hacer con ella,

lo que yo creo que habría hecho cualquier persona racional,

si no quiere que le pillen, dejarla frente a un hospital;

decidieron simular un suicidio.

Aunque hay familiares que han planteado la posibilidad

de que en ese tiempo Helena fuera grabada.

No sé si hablar de una "snuff movie",

porque la policía no ha dado con nada

que le lleve a pensar en esto;

pero sí es una de las vías que se ha abierto

en base a lo que ha comentado un familiar.

Todos los que conocían a Helena

decían de ella que era una chica alegre,

feliz, con ganas de vivir, llena de proyectos.

¿Qué sentido tendría suicidarse?

Helena consigue la plaza de bibliotecaria en Senmanat;

sale de una separación sentimental

y está como echando raíces

para rehacer nueva vida en Sabadell.

-Ella estaba muy ilusionada con esto.

Estudió Periodismo

e hizo las prácticas en la televisión de Mataró.

-Y en Sabadell, ¿qué hay?

Pues la UES, la Unión Excursionista de Sabadell.

Y ella lo que hace es apuntarse a la UES

para conocer nueva gente

con quien disfrutar de la naturaleza.

Y en eso estaba.

La policía mantendrá durante dos meses

la hipótesis del suicidio.

Sin embargo, algo no les cuadra.

¿Realmente se ha suicidado Helena Jubany?

Yo vi ciertas circunstancias que eran un poco extrañas

y no me gustaron.

Alrededor del cuerpo había pinzas de ropa,

lo que indicaba que había chocado contra los tendederos de los pisos,

y para un suicidio no es una cosa normal.

-Al hacer un reconocimiento del cadáver,

nos dimos cuenta de un hecho muy importante.

Esta chica no tenía ningún tipo de herida,

de contusión, eritema; no tenía absolutamente nada.

La piel estaba limpia.

Fuimos al terrado desde donde se había precipitado

y aquí ya saltaron todas las alarmas

porque para poder conseguir precipitarse desde un quinto piso

había que salvar un murete de aproximadamente 1,5 m de altura.

Durante la inspección ocular en el escenario del crimen,

se hallaron indicios muy extraños:

mechones de pelo quemado,

ropa en un intento de haber sido quemada, cerillas,

y ninguna evidencia de que Helena

hubiera interpuesto sus brazos para defenderse en la caída.

Los agentes realizan una especie de juego

y hacen creer a la opinión pública que ha sido un suicidio.

Lo hacen para investigar mejor, y avisan a los familiares.

Nos dicen que para poder investigar con tranquilidad

se está diciendo que ha sido un suicidio,

que nosotros nos lo callemos

y así ellos podrán trabajar con más profesionalidad.

Yo creo que la clave de este caso,

más allá de los lugares geográficos en los que se movía esta gente,

que evidentemente tienen una importancia capital,

especialmente si barajamos la idea

de que se pudiera tratar de un grupo sectario;

son lugares, digamos, mágicos o sagrados;

independientemente de esto,

yo creo que la clave fundamental son los anónimos.

Porque estoy convencido, además,

de que si la investigación es más profunda,

seguramente obtendremos...

No sé si el nombre o nombres de los asesinos,

pero seguramente información muy valiosa

que hasta ahora no se conoce. Por tanto, hay que investigar eso.

Cada uno de los anónimos iba acompañado con una bebida.

El primero con una horchata

y el segundo con un zumo.

Los anónimos eran unas notas que había recibido ella

en su domicilio;

en la puerta de su domicilio le habían dejado unas bebidas

y junto a esas bebidas le habían dejado unas notas.

Hablaban de que se tomase la bebida, que era una broma,

que no se preocupase, que todo estaba bien, sin problema.

-Cuando recibió el primer anónimo,

vino así como muy directa a buscarme al trabajo

y lo primero que me preguntó fue: "Oye, ¿tú has venido a mi casa?".

"Porque me he encontrado una horchata ahí en la puerta

y unas pastas, y había una nota que decía:

"Hemos pasado por aquí, pero como no estabas,

te dejamos esto; que almuerces y te que vaya bien".

Y decía: "Claro, y no sé quién puede ser,

porque no hay mucha gente que sepa dónde vivo

y que sepa que me gusta la horchata, ¿no?".

Me preguntó si había sido yo; yo: "No, yo no he sido para nada".

"¿Y sabes si puede haber sido nuestra madre?"...

Intentamos pensar entre las dos a ver quién podía ser.

Lo que sí que yo le dije es:

"Si no sabes quién te lo ha dejado, no te lo tomes".

-La segunda de las bebidas, como en la nota le hablaban

de la Unión Excursionista de Sabadell,

de la que ella formaba parte,

pues vio que podía ser una cosa normal

y que no hubiese pasado nada, que no pasaría nada;

por eso se la tomó, se sintió mal,

se sintió adormecida; el hecho es que se durmió,

estuvo durmiendo cuatro o cinco horas seguidas.

Empezó a sentirse fatal en su trabajo.

Había bebido un zumo que le habían dejado

en la puerta de su casa.

Se fue a su domicilio, durmió durante horas;

ahí empezó una pesadilla para Helena que tuvo

un desenlace fatal.

Hablamos la semana anterior, creo.

Se había desmayado.

"Hija, ¿y qué?".

"No, por si te dicen algo, que sepas que no es nada".

Dije: "Bueno, vale".

Pero no me insinuó nada de toda esta trama.

Helena estaba muy preocupada por lo que se había tomado;

decide analizarlo en el laboratorio y, cuando le llegan los resultados,

se preocupó porque existía una alta dosis de bezondiacepina.

Ella decide no poder denuncia

y esos resultados quedan olvidados en un cajón, quedan perdidos.

Es la misma sustancia que aparece

en el bote que dejaron en la puerta de su casa.

Asimismo, aparece en el escenario del crimen.

¿Hay una sola persona que haya colocado esta toxina?

Otra de las situaciones extrañas

es que Helena no se suicide desde la azotea de su casa.

No digo que esto sería lo normal, pero es lo que más cerca tiene;

sino que lo haga precisamente desde la azotea donde vive

una compañera excursionista

con la que ella solía salir a hacer montañismo.

La investigación comienza buscando la relación de Helena Jubany

con el edificio en el que aparece muerta,

en la calle Calvet d'Estrella, 48.

Sobre todo nos centramos

en la Unión Excursionista de Sabadell,

primero porque Helena formaba parte

y segundo porque una de las notas así lo decía.

Decía que las personas que habían puesto la bebida

pertenecían a la Unión Excursionista de Sabadell.

Por lo tanto había una relación muy estrecha.

El primer resultado fue que encontramos

que una de las personas que vivían en el bloque

desde donde se precipitó Helena

pertenecía a esa Unión Excursionista de Sabadell.

No contestó a la primera llamada que se hizo a la puerta.

No dejó ver su cuerpo entero.

Las palabras fueron muy cortas, muy concisas, serias...

Su comportamiento fue muy frío.

La mujer que vivía en este edificio y era amiga de Helena Jubany

se llamaba Montse Careta.

Pertenecían al mismo club excursionista,

el coche de Helena Jubany apareció

en las inmediaciones de la casa de Montse Careta

y después Montse Careta reconoció

que efectivamente la había invitado a su casa.

Entonces la conexión era muy clara entre ambas.

Todo este conjunto de circunstancias

me llevaron a pensar, nos llevaron a todos a pensar,

que su intervención no era la de una simple amiga;

había hecho algo más.

Durante la investigación se analizan los anónimos

y se aprecian dos tipos de letra.

Una pertenece a Montse Careta;

la otra a una socia de la Unión Excursionista

llamada Ana Echaguivel.

Ambas son detenidas y encarceladas el 12 de febrero de 2002.

Bajan a mi hermana esposada; llevaba las manos así, esposadas,

y, además, con los ojos llorosos, se nos quedó mirando:

"Yo no he sido, yo no hice"...

No me acuerdo si la palabra era... "Yo no hice"; es esta.

"Yo no he sido".

O sea, esta es la palabra que yo más recuerdo.

"Yo no hice, yo no he sido".

Y esta palabra fue...

Además, mi madre siempre lo decía. Esta palabra es la que...

Montse Careta era una chica alegre y sociable,

que tuvo una infancia feliz.

Además, por fin había encontrado a una persona

con la que compartir su vida.

Montse era una chica un poco especial.

Ella era muy reservada, muy tímida...

Pero al mismo tiempo tenía

unos valores muy sólidos, muy consistentes.

Era muy generosa, solidaria...

-Estaba muy ilusionada y ya pensaba en casarse;

cosa que ella siempre se había considerado un patito feo.

Y ella nunca creía que se iba a casar

ni que iba a encontrar a alguien

con quien compartir su vida.

Estaba muy ilusionada.

Teníamos claro que no era la Montse.

Es que Montse era incapaz de hacer eso.

-Está muy claro que Montse es inocente.

Toda la familia lo hemos tenido siempre claro.

Con mucha documentación; sobre todo, cartas, fotos...

Se había guardado con la finalidad de poderla llevar a juicio

y demostrar la inocencia de Montse.

Era maestra de Primaria.

A Montse le gustaba mucho escribir.

A mi hermana la detienen porque en teoría es

la única persona del bloque que conoce a Helena Jubany.

Un segundo informe caligráfico desmiente el anterior.

No se puede asegurar que la letra sea de Ana y Montse.

Días después, Ana es liberada;

pero a Montse se la mantiene en prisión.

Llegados este punto lo importante es plantearnos

si esas pruebas tienen fiabilidad o no

y, lo que es más interesante,

porque yo parto de la idea de que esa es la clave del caso,

de quién son las palabras que aparecen en esos anónimos.

Ante las dudas de las pruebas caligráficas,

encargamos un estudio a Sheila Queralt;

una de las pocas lingüistas forenses en España

especializada en anónimos escritos.

Hay dos partes diferenciadas en los anónimos;

de diferentes autores.

En cambio, los cuatro dan conclusiones diferentes.

En el primero lo atribuyen a Montse Careta y a Ana Echaguivel.

En el segundo solo a Echaguivel.

En el tercero se lo atribuyen todo, las tres partes,

que se suponen que eran de autores diferentes,

a Montse.

En el siguiente solo a Ana una parte...

Entonces, ¿cómo se explica?

-La verdad es que no se explica.

No es habitual que aplicando los mismos métodos,

como hemos podido ver,

se llegue a conclusiones tan distintas.

-Hemos traído los anónimos, están aquí,

y te hemos traído

los documentos con la letra escrita de Montse Careto.

-Perfecto.

Bueno, los anónimos son breves,

pero bueno, este tiene una longitud bastante correcta y aceptable.

Sí es verdad que presentan algunos rasgos un poco característicos.

¿Vale?

Si no existían evidencias de que hubiese escrito los anónimos,

¿por qué Montse Careta seguía en prisión?

Cuando se registró el domicilio de Montse,

con la presencia del juez instructor,

se encontraron dos cajas de Noctamid;

una de ellas vacía

y la otra creo recordar que estaba llena.

Y también se encontraron dos cajas de cerillas,

que además las cerillas eran idénticas

a las cerillas que aparecieron en la azotea

desde donde se precipitó Helena.

-Una de las preguntas que se le hicieron fue en este sentido,

a ella, a la Montse.

Y nos dijo que ella no tomaba ningún tipo de sustancia.

Oficiamos la Dirección General de Farmacia

y nos dijo que efectivamente

había sido ella la que había obtenido...

Yo no sé si era Diazepan o Lorazepam, o alguno así.

-Cuando ya el médico forense detectó

en los análisis que se hicieron al cuerpo de Helena

que tenía un porcentaje altísimo

de concentración de bezondiacepina,

nos dimos cuenta de que había

una relación muy estrecha entre los anónimos

y lo que sucedió con la muerte de Helena.

-Inmediatamente se realiza la autopsia,

se me indica que tiene...

sustancias derivadas del Diazepan,

anestésicos, en el estómago;

cosa que nos pareció sorprendente.

-Este es el informe toxicológico.

Encuentran en el cuerpo de Helena tres bezondiacepinas diferentes;

tres principios activos diferentes.

El más alto es el lormetazepam, que corresponde con el Noctamid.

Pero como encuentran tres diferentes quiere decir

que no le dieron solo Noctamid, sino un cóctel..

-De tres.

-Tres tipos de pastillas diferentes.

Le encuentran unas dosis 35 veces superiores a las terapéuticas,

en el momento de la muerte.

Eso quiere decir que antes pudo ser bastante más alta.

Y que estaba en un estado de sueño profundo;

es decir, que ella no pudo saltar. La tuvieron que tirar

porque si estás en un estado de sueño profundo

no puedes tirarte de un cuarto.

Creo que es evidente, y así se demuestra,

que Montse no pudo arrojar sola el cuerpo de Helena.

Estaba clarísimo que habían participado otras personas.

Segurísimo.

Hay que tener en cuenta que Montse pesaba unos 40 kg.

Por lo tanto era prácticamente imposible

que lo pudiese subir ella.

En todo caso hubiese tenido que subirla a rastras,

con lo que se hubiese notado en la autopsia

que hubiese podido sufrir algún tipo de golpes,

laceraciones o algún tipo de rasguño en el cuerpo,

que no existían.

-Por fin tenemos el informe médico forense.

Aquí dice que sería extremadamente difícil

que el manejo del cuerpo lo hiciese una sola persona

y más difícil aún una persona escasamente corpulenta,

sin fuerza física o sin instrucción sanitaria.

-La conclusión dice algo parecido:

"La movilización del cuerpo debió ser realizada

por una persona de gran fuerza física

o con conocimientos sanitarios

o más probablemente por varias personas".

"La posibilidad de que la realizase

sola una persona de corpulencia similar a la de Helena

es sumamente remota".

-Se descarta que Montse lo hiciera sola.

-Es imposible; tuvo que hacerlo con ayuda,

o una persona muy corpulenta.

-Subir desde el domicilio de Montse al terrado,

desplazar un cuerpo muerto de una mujer de 27 años,

que podría pesar en torno a 50 kg o algo más,

por aquellas escaleras, arrastrarla;

repito, sin ningún tipo de lesión;

y salvar un murete de 1,5 m,

nos hacía pensar que había tenido la colaboración de alguien.

La persona más cercana a ella era su compañero sentimental.

En este punto de la investigación

era absolutamente necesario averiguar

si Santiago, el compañero de Montse,

vivía en el momento del crimen con ella.

Es aquí, ¿no? -Sí.

-Picamos a los vecinos y preguntamos

si Santi vivía con Montse. -Vale.

-Hola. -Hola.

-¿Usted conocía a Montse Careta, que vivía en el piso de arriba?

-No, no, no la conocí.

-¿Cuánto hace que vives en el bloque?

-Hace once años.

Vine cuatro años después de que pasara todo y...

-No la llegaste a conocer. -No.

-Hola. -Hola, buenas.

-¿Usted conocía a Montse Careta, que vivía en el piso de arriba?

-Sí. -¿Ella vivía sola?

-Bueno, con el novio.

-¿Y ustedes le veían, a Santi?

-La última vez que vi a Santi

fue que veníamos mi mujer y yo de la calle

hacia el piso,

y vimos que iba acompañada, digamos, con otro chico.

-Dos chicos y Montse. -Sí.

Con la Montse sí. Iba con gafas negras

y aquel día iba un poco así, tambaleándose,

como si estuviera...

Tuviera, yo qué sé, algo; algún problema.

-¿Ella? -Ella.

-Y ellos la sujetaban.

-¿Te pareció que ella pudiera estar drogada?

-Digamos que la llevaban entre los dos;

puedes pensar lo que quieras.

-No caminaba por su propio pie. -No, no; la estaban sujetando.

-En la última carta nos contó

que había empezado una relación con un chico.

y luego supimos que convivían juntos.

Convivían, en pareja.

-Es cierto que había declaraciones de gente y vecinos

que nos indicaban que sí que vivía allí.

Familia incluso de Montse nos confirmaba que vivía allí.

-La convivencia de Montse con su pareja

es anterior a noviembre de 2001.

Si hablas con los amigos, tanto íntimos de un lado y otro,

confirman que la convivencia es de hace más de un año.

Hay un antes y después del enero de 2002.

En enero de 2002;

incluso hay alguna correspondencia de Montse con amigos;

les escribe una carta donde deja entrever

que Montse ya vive con el compañero;

pero deja muy claro que lo que era una convivencia a medias,

que a lo mejor no era una convivencia completa,

pasa a ser completa a partir de enero.

Pero no solo pasa esto.

El compañero hace ver que la convivencia con Montse

es a partir de enero.

Además, hay cosas como poner el nombre en el buzón,

a nombre de los dos;

o presentarse a los vecinos.

Si todo el mundo sabía y de hecho eran pareja,

¿por qué se empeña Santiago en decir que no vivían juntos?

Santi es el personaje más inquietante.

Tiene 35 años,

es abogado, criminólogo;

conoce las técnicas de investigación forense,

y tiene un especial interés en desvincularse del asunto.

No quiere que nadie sepa que vive en casa de su novia.

Y nunca llegaremos a saber cuál ha sido

su completa participación en estos hechos.

Santiago Laigliesa asegura que la convivencia

comenzó en enero de 2002;

un mes después de la muerte de Helena,

y que por tanto no tenía llaves del piso cuando sucedió.

Santiago empieza a presentarse a los vecinos desde enero,

como si no llevara allí apenas tiempo.

Lo curioso del caso, que me comentó algún vecino,

no recuerdo si del primero o del segundo...

Me dijo que fue muy curioso que este señor se presentara

a todos los vecinos, se dieran a conocer, en enero;

cuando ya convivían hacía seis meses.

Esto es un indicio, una duda,

un el qué será, el qué dirá,

o el por qué lo hace.

Eso ya te crea una duda bastante razonable.

-Si Helena había estado en ese domicilio,

las personas que estaban allí

tienen alguna relación directa con los hechos.

Entonces, claro, Santi siempre ha querido hacer ver

que no vivía allí;

que vivía en casa de sus padres.

Claro, lo que hacía era desvincularse de ese domicilio,

y para nosotros eso fue importante.

Desde el momento en que Montse ingresó en prisión,

Santiago tuvo un objetivo:

evitar que contactara con terceras personas,

aislarla.

¿Pretendía quizá evitar

cualquier tipo de filtración que pudiera dañarle?

Tampoco hemos podido dar respuesta a esta pregunta.

La reacción que tuvo como pareja suya era alucinante.

Y más luego cuando supimos que tenía conocimientos de derecho,

era abogado.

En vez de ayudarla y mover cielo y tierra

para ver si podía hacer algo por ella,

parecía que estaba esperando que la cosa...

-Una actitud apática, pasiva; no hacía nada.

-Hay un vis a vis

y luego su señoría el juez nos permite otra vez

verla en los calabozos de los juzgados.

Es la única vez que mi madre la puede ver.

Está mi hermana, está mi madre, estoy yo

y está el compañero.

Para terminar de arreglar la situación, entraba como abogado;

cuando él en ningún momento aceptó la defensa de Montse.

-No es normal. Una cosa es el novio

y otra cosa es la familia de sangre.

Ahora "entiendo", digamos entre comillas,

por qué estaba presente en todos los momentos.

Yo presenté una serie de documentos que obran en el juzgado de Sabadell

en los que el novio, digamos, de la Montserrat;

en los que me extrañó mucho que hubiera cinco indicaciones

de lo que tenía que hacer, no hacer y tal,

y eso está en el juzgado.

Yo tengo las copias, pero no tengo los originales.

Eso ya te crea una duda.

"Haz esto, declárate tal, no hagas esto"...

Claro, son unos argumentos con los que estás dirigiendo

a la persona encausada.

Y además, no siendo el abogado.

-Y la segunda vez y última,

que fueron cuatro días antes de su muerte,

teníamos que ir con Inma también,

pero en el último momento también se apuntó Santi.

Teníamos 20 minutos cuando llegamos.

Y claro, nosotros nos quedamos un poco atrás

porque él era su pareja y no querías pasar por delante.

De los 20 minutos, él casi estuvo 15.

Era como si él no quisiera que los demás hablásemos con Montse.

-Dominaba totalmente a Montse.

Montse se desvivía por él.

Jamás quiso incriminarlo.

Hay algo más por lo que Santi

no quiere estar relacionado con el domicilio

y es la extraña aparición del Noctamid y la caja de cerillas.

Claro, aparecen las cerillas, aparecen las pastillas

que parece que fueron las que Helena consumió,

bueno, le hicieron consumir...

Claro, si tú has hecho esto, no lo guardas.

No lo guardas allí en el cajón esperando que alguien lo encuentre.

Durante un tiempo se pretende ocultar que Santi vivía en la casa.

Sin embargo, el hecho de que se encuentre

el Noctamid y las cerillas

da pie a pensar que efectivamente, no solo vivía en esa casa,

sino que en el momento en que se produce esa confusión

que lleva a los autores del crimen a simular el suicidio,

también podría estar allí.

De hecho, hay una serie de elementos que son particulares;

son detalles del propio cuerpo, que nos revela el propio cuerpo.

Las quemaduras que posee; da la sensación de que se han hecho

con la intención de eliminar algún tipo de huella o prueba.

No creo, además, que en este caso,

más allá de un juego que se les fue de las manos,

pretendieran asesinar a la víctima.

Porque otra de las cosas

que los propios forenses demostraron

es que habían intentado devolverla a la vida;

sacarla de ese estado de coma,

con unos simples cables pelados poniéndoselos en el pecho.

Por tanto, estamos hablando

de que no había una intencionalidad.

Creo que fue parte de un juego macabro.

Tres meses después de ingresar en prisión,

Montse Careta se quita la vida.

En su bolsillo deja una nota escrita.

Cuando ella se suicidó a mí me dio rabia

que no hubiera aguantado.

Yo pensaba que tenía que salir porque era inocente.

Lo único que puedes pensar es que ella intuía

que podía estar involucrada su pareja

y entonces ella decidió no hacer nada.

(LEE) -"Santi, vida mía, te quiero mucho, mucho,

con todo mi amor, con toda mi alma".

"Nos queremos como las estrellas quieren la noche y más".

"Y por nada del mundo

te haría el daño que te estoy haciendo".

"Vida mía, no llores;

créeme, esto es lo mejor para todos".

-Cuando se ingresa en prisión a Montse Careta,

se le hizo un informe psicológico

para determinar si se encontraba en perfectas condiciones o no.

El médico forense me dijo que estaba en perfectas condiciones

y, después, claro, el suicidio de esta chica

en la cárcel nos dejó a todos... perplejos.

No, no... Yo tardé en recuperarme.

-El hecho de quitarse la vida podía indicar que si ella,

que era la principal sospechosa del homicidio de Helena,

no está,

los hechos se paralizan y ya no hay más.

Por lo tanto, Santi se libraría en este caso

de lo que podía venir después.

-Creo que la tenía influenciada, que la tenía, digamos, embaucada.

Es que hay que recordar que tenía una edad Montse,

de que fue el primer novio;

la primera persona de la que realmente

estaba coladísima por él.

-Su señoría sigue en que Montse tiene que saber algo.

Y yo le he dicho:

"Que mi hermana no sabe nada; ya no sabemos cómo decírselo".

"Su hermana sabe algo,

su hermana tiene que saber, su hermana sabe"...

Al final llegamos a la conclusión, y yo me he sentido siempre mal,

porque yo primero pensé:

"Si estos señores tienen tan claro que sabe algo"...

Incluso te pones en el lugar... Pongámonos en el lugar

de que a lo mejor se encontró con algo o le llegó algo de oídas;

a lo mejor sí que sabe algo que puede ayudar a la investigación.

Pues hasta me pongo en ese lugar si hace falta.

Ya sé que no, pero si esto pasa porque Montse salga de prisión...

Su señoría quiere que...

Pues ya está, le digo a ella, no enfadada, pero sí: "Montse"...

Porque nos damos cuenta.

Yo creo que el enfado ya viene porque queremos

que ella se dé cuenta de lo que nos está pasando cada día.

-Cuando ya entré en la acusación popular,

yo fui a hablar con el señor Horacio, el primer juez,

y fue muy amable en el sentido de decirme:

"Mire, Montserrat Careta debe saber algo

y por eso la tengo en la cárcel".

Pero han intentado ya que hablara, que esto, que tal,

y realmente siempre, con una coherencia

y una versión, que me la he leído,

de que ella no sabía nada, que realmente no conocía los hechos

y que no había participado...

A pesar de las presiones de familiares, juez y policía,

Montse Careta se mantuvo inflexible hasta el final.

¿Participó realmente en el asesinato de Helena Jubany?

Porque nosotros siempre hemos pensado

que Montse, sí, pudo participar en los hechos;

todos los indicios, las pruebas;

todo indicaba que Montse había participado,

y eso lo que teníamos claro.

Quizá no participase directamente en lo que era la muerte de Helena;

por lo tanto, el hecho de que muriese en prisión

para nosotros fue un choque, un choque muy fuerte.

-El suicidio de Montse en prisión

pone en evidencia que aquí hay más personas implicadas

y que por tanto hay que terminar la investigación.

El grupo de amigos de la Unión Excursionista de Sabadell

parecía cerrar filas en torno a Montse Careta

mientras estuvo presa.

Es cierto que en este colectivo había tres personas

a las que podemos dirigir nuestra mirada.

Serían Santi, Jaume y Xavi.

Incluso dos días o tres antes del suicidio,

estas tres personas,

que no son familiares, que son amigos;

cada vez que hacían un paso, iban a visitarla,

o iban a declarar.

Otro de los elementos que resulta muy sospechoso

e inquietante es que todos los sujetos relacionados

con este caso intentan desligar de él;

pero todos conocían a Helena; ese es el punto de unión.

Nosotros lo que hicimos fue un cribado de todas las personas

que podían estar relacionadas con Helena Jubany.

No obtuvimos absolutamente nada

que fuese relevante para la investigación;

nada.

Todo volvía siempre al punto de partida.

-Había más personas que llamaban la atención.

Cuando tomábamos declaraciones, luego cambiaban la versión;

decían que se habían equivocado.

Cuando fueron a declarar Xavi, Jaume y Santi,

no vinieron solos, vinieron acompañados.

Xavi es otro de los varones de este grupo;

es amigo de Santiago,

pertenece al grupo de excursionistas

y está especialmente obsesionado con Helena,

hasta el punto de llegar a acosarla.

Esto hace que ella deje durante un tiempo

de frecuentar el grupo.

Bueno, yo creo que con quien más se debía relacionar

o con quien yo recordaba que me había explicado era con Xavi

y Jaume,

y concretamente de Xavi,

pues se ve que a Xavi le gustaba Helena,

le había caído en gracia y le iba un poco...

Bueno, que le gustaba.

Y cuando ella vio esto, lo marcó y se lo dijo claro,

y parece ser que a él esto no le gustó e insistía.

Y entonces se agobió y tomó distancia con Xavi.

En una de sus últimas citas con los amigos,

Helena pidió una horchata, que era la bebida de los anónimos.

El anónimo acompañado de una horchata,

y sabemos que hacía pocas semanas

Helena había salido a tomar horchata

con algunas de las personas del colectivo este de la UES,

pues no sé, dime paranoico,

pero yo creo que alguna relación encuentro aquí.

La sensación que da cuando Helena recibe estos anónimos

es que proceden de alguien a quien ella conoce.

Tenemos un primer anónimo que es enviado el 17 de septiembre;

va acompañado de una pasta y de una botella con horchata.

Si no conociese a quien le ha dejado eso,

lo comentaría o incluso lo denunciaría a la Policía.

Pero la clave la tenemos con el segundo anónimo.

En el segundo anónimo, que llega el 9 de octubre,

se le refiere, no solo que siga el juego,

que con un futuro tercer envío

se le va a revelar la clave del misterio,

que consuma un bote de zumo que le han dejado;

sino que además están muy interesados

en verla de nuevo en una de las excursiones

que hacen estos montañeros

Por tanto, ya vemos que la conoce; pero no solo eso,

es que además la reacción posterior de esta persona

es consumir ese bote de zumo.

Parto de la idea de que si tú no conoces

a quien te ha dejado eso en tu puerta,

en ningún momento, a ninguno de nosotros,

se nos ocurriría consumir esa bebida

que luego se demostró que estaba adulterada;

le provocó un gran mareo.

Por tanto, Helena seguramente conocía a quienes finalmente

cometieron este juego y acabaron con su vida.

Yo creo que en el segundo anónimo se confió;

se quedó tranquila, pensó: "Ah, bueno, son mis amigos; nada".

Un dato apunta a la hipótesis de que se tratara de una secta

o un juego macabro.

El grupo preparaba una excursión al Canigó;

la montaña mágica de Cataluña.

Hay un lugar clave en la historia de Helena Jubany,

que es el camino del Canigó.

Si hablamos de montañas mágicas en Cataluña,

la primera que nos viene a la cabeza es Montserrat;

pero sin embargo el Canigó es un lugar ritualístico

desde prácticamente la Edad Media.

De la Edad Media en adelante

allí se han producido rituales desde los más bondadosos

hasta otros rayanos con el satanismo;

se han producido desapariciones misteriosas.

La montaña en sí, para mucha gente, es un faro que atrae todo lo malo;

para otros es una especie de templo a la nueva era.

Por tanto, no es cuestión baladí que esta gente tuviera

un especial interés por ir allí.

En una carta Montse llega a pedir que sus cenizas sean esparcidas

por el monte Canigó.

Todo lo relacionado con el mundo

de lo mágico, lo esotérico, lo fantasioso;

son herramientas que pueden resultar muy eficaces

para manipular a alguien especialmente vulnerable.

¿Utilizó Santiago estos elementos para acceder o manipular a Montse?

Parece ser que ella era alguien muy impresionable.

Esta es otra de las preguntas sin respuesta en este caso.

La policía investigó si podía haber una secta

involucrada en el asesinato;

lo que pasa es que esto se acabó descartando,

y también se investigó

si el tema de los anónimos podía haber sido un juego de rol;

pero esto implica un desconocimiento

de qué es el rol, porque no había nadie siguiendo un papel.

-Claro, más bien jugaban con ella.

-Además, ella tendría que haber estado jugando para ser rol.

Lo que sí parece es que la gente que le envió los anónimos

estaba jugando con ella; pero ella no lo sabía.

-El cuerpo de Helena tenía partes quemadas;

indicaba o podía indicar

que querían deshacerse del cuerpo quemándolo;

pero es una circunstancia un poco extraña.

Porque, ¿para qué quieres quemar un cuerpo?

No se va a deshacer del todo...

Es un poco... Al final, tarde o temprano,

lo vamos a encontrar.

-La autopsia dice otra cosa y es que le da la impresión

de que la han rociado con colonia y...

Y que la precipitaron precisamente quemándola.

-La sensación era de que el que lo hizo

no sabía lo que iba a hacer.

Estaba: "¿Cómo me deshago del cuerpo?".

"¿Cómo saco un cuerpo inerte de un bloque de viviendas?".

Lo suben a la azotea, le echan acelerante,

le pegan fuego;

pero evidentemente no ardía, era imposible.

Por lo tanto, la opción posteriormente

fue lanzarlo al vacío

y simular que podía haber sido un suicidio.

-Pues finalmente el análisis nos ha llevado a contar

con 31 variables que son distintivas,

del conjunto de textos anónimos o del conjunto de textos de Montse.

Las 31 variables las he dividido en distintos grados.

Tenemos un nivel morfosintáctico; la sintaxis.

Léxico y de puntuación. Ahora os mostraré ejemplos.

Este sería el análisis, cómo lo realizamos.

Veis que vamos marcando en cada texto

las distintas variables que analizamos.

Sí tenemos algunos ejemplos que nos permiten determinar

que descartamos a Montse Careta como la autora.

Hay construcciones en los textos anónimos

que la Montserrat Careta nunca utiliza.

Era una persona con un dominio de la lengua,

acostumbrada a redactar textos literarios;

por tanto, utiliza un tipo de lenguaje más elaborado.

Algo bastante significativo, aunque solo aparece una vez,

es que en catalán se puede apostrofar la palabra, "l'UES",

que sería la Unión Excursionista,

y vemos que Montse Careta nunca lo apostrofa.

Observamos que en los anónimos

el "qué" interrogativo no va acentuado,

y sería un error que no sería esperable en una persona

con un conocimiento lingüístico como el de Montse.

-Entonces el informe llega a las mismas conclusiones

que los otros dos informes que se hicieron.

Este está hecho con bastante más rigor

y podemos concluir que Montse no escribió los anónimos.

Falta saber quién los ha escrito.

Tras el suicidio de Montse Careta, se cierra el caso.

El asesinato de Helena Jubany prescribirá en 2020.

Paradójicamente se sabe en quién centrar las sospechas.

A raíz de la muerte de Montse,

todo se enfrió.

A nivel judicial se archivó el caso y para nosotros fue...

Una situación no esperada y no querida.

Mandamos un escrito a Fiscalía para que se involucrase;

A través de Fiscalía se podría haber reabierto el caso,

lo hubiese cogido otro juez y hubiésemos reabierto el caso.

Pero siempre pasa lo mismo;

si no tenemos una colaboración o un apoyo judicial,

para nosotros es muy difícil.

Es complicadísimo.

-Y realmente estoy convencido de que Montse fue otra víctima

y no participó.

Lo que se demuestra en este caso

es que Montse no pudo arrojar el cuerpo ella sola.

Alguien más tuvo que participar en el crimen

y esta persona sigue en la calle.

Tantas cuestiones que aún no se han resuelto,

tantas preguntas;

el porqué, el cómo, cómo lo han hecho, quiénes son,

dónde van...

Esto es para una novela negra.

-A mí me da la sensación de que estas personas

ya estaban acostumbradas a manipular a chicas,

porque la medicación

que le dieron a mi hermana para poder hacer con ella

lo que quisieron...

Creo que estaban acostumbrados a hacer esto

con Montse seguramente,

no sé si con la madre de Santi también...

-Si Montse participó realmente en los hechos,

que de hecho participó, de una u otra forma;

pero no fue del todo culpable de todo,

evidentemente hay alguien suelto.

Si Montse es inocente, teóricamente,

también hay alguien suelto.

Por lo tanto, que haya un asesino libre

es evidente que lo hay.

Seguro.

-Yo personalmente interpreto

el suicidio de Montse Careta en la prisión

como una consecuencia de ella saber

que esto lo habían hecho entre varios,

ella estaba implicada;

pues justamente por no delatar...

a los directamente responsables,

opta por suicidarse.

Tengo mi teoría.

-Una de mis teorías es que hicieron algún tipo de grabación con ella

y la otra... que se les fuera de las manos, ¿no?

Como se les fue de las manos y pensaban que estaba muerta,

pues dijeron: "Nos deshacemos así como si se hubiera suicidado".

-Yo creo que la persona material de los hechos que hizo todo esto

está libre.

Y que se tendría que haber investigado más en su momento.

Montserrat Careta no lo hizo y fue manipulada en todo momento.

-La fuente de prueba que se agotó desgraciadamente por su suicidio

era Montse Careta.

-Estamos convencidos de que ella era inocente

y de que quien lo hizo preparó las cosas

para que apuntaran hacia ella.

-Yo creo que esto se produjo en casa de la chica esta,

de la Montse,

y que esto no lo hizo sola,

porque hay que subirla a un terrado,

a peso de brazos y tal,

y por tanto los que lo hicieron y la echaron

pues...están en libertad.

-Después de los años sigue estando ahí.

Sigue estando ahí porque sabes que no has culminado.

Eso te toca.

Te toca mucho.

-Me gustaría saber qué pasó, por qué lo hicieron,

si fue un accidente, si se le fue de las manos,

o si realmente querían hacer esto por algo.

-No me dejan cerrar la herida de su muerte

porque no sé lo que ocurrió en los últimos momentos.

Helena Jubany murió como consecuencia de un juego macabro.

Montse Careta, si estuvo allí, no lo hizo sola.

A su lado, al menos, hubo otra persona

y esa persona, o personas, siguen en libertad.

Este caso no se tendría que cerrar;

es un caso abierto, con muchas incógnitas,

por mucho hacer,

y realmente lo que se tendría que hacer es llegar a la verdad,

al fondo de la verdad.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Juego macabro

Víctimas del misterio - Juego macabro

14 feb 2018

Este capítulo trata sobre el asesinato de Helena Jubany y el encarcelamiento y posterior suicidio de Montse Careta.

ver más sobre "Víctimas del misterio - Juego macabro" ver menos sobre "Víctimas del misterio - Juego macabro"
Programas completos (10)

Los últimos 10 programas de Víctimas del misterio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Maria De17352

    Vi el programa y quisiera saber si hay algun libro o documentacio sobre esto

    17 feb 2018