www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5403860
No recomendado para menores de 16 años Víctimas del misterio - Expediente Vallecas - ver ahora
Transcripción completa

(OFF) "El 14 de julio de 1991,

Estefanía Gutiérrez Lázaro, de 17 años,

muere en Madrid de forma sospechosa.

Un año antes

la joven ha participado en una sesión de güija".

(APPARAT, SOAP & SKIN "GOODBYE")

Buenas noches, Policía, dígame.

-Buenas noches, mire, soy Máximo Gutiérrez, y...

desde hace horas en mi casa estamos notando

fenómenos como paranormales,

una fuerza extraña mueve los enseres,

pone los crucifijos boca abajo y hay una gran turbulencia.

-Llamaron de la sala del 091.

Me sorprendió que fuera el jefe de sala, que era un gran amigo mío,

y me dijo: "Convenía que fueras tú a un tema de Vallecas".

No me dio más detalles,

me habló de que ocurrían cosas extrañas

en una casa de la Calle Luis Marín.

Fue, yo creo, una de las peores noches

y hemos pasado muy malas noches de no dormir,

pero esa noche es que pasó de todo. -Ante esa situación,

mi padre decide llamar a la Policía...

El agente de Policía que recibe la llamada

no daba crédito a lo que le estaban contando,

es más, pensaba que o la persona que llamaba estaba ebria,

o que le estaban gastando una broma.

Por eso, para asegurarse que los hechos que le contaban

eran ciertos, hace que otros miembros de la familia

se pongan y se lo expliquen,

y curiosamente todos coincidían en el relato de los hechos.

Se oían ruidos, se oían...

Las puertas se abrían, se cerraban,

veíamos sombras, cómo pasaban por el pasillo.

-En la puerta pegan unos golpes que no eran normales,

porque dormíamos en el salón todos. -empezaron a moverse cosas,

y ya empezaron mis hermanas a chillar, todos a chillar,

y teníamos pánico.

Imaginemos por un instante la cara que se le puede quedar

a un miembro de la Policía cuando recibe una llamada

de una persona que le está diciendo

que en su casa se está produciendo un "poltergeist".

¿Qué significa esto? "Poltergeist" es una palabra de origen alemán

que podemos dividir en dos,

"polter" vendría a ser algo así como burlón

y "geist" sería algo así como duende,

por lo tanto la traducción literal es espíritu o duende burlón.

Porque lo que esta familia aseguraba que ocurría en su casa,

es que se producían desplazamientos de objetos,

manos invisibles que lanzaban los objetos de un lado a otro.

Se producían sonidos extraños, gritos... En definitiva,

podemos decir que lo propio de una película de terror.

Fue horroroso, o sea, se movía todo... Horroroso.

Y se llamó a la Policía, porque no sabíamos a quién acudir.

A esa hora se encontraban en el domicilio

la madre, el padre y los cinco hijos.

estaban muertos de miedo

y decidieron esperar en el portal a la Policía.

Cuando llegamos al portal, la escena que vi fue, pues...

una familia al completo con un frío tremendo

y dije: "¿Qué es lo que están viendo ustedes ahí, en la casa?".

Y dice: "Se producen fenómenos extraños y ahí no podemos estar,

saltan los cuadros, no sé qué..." "Bueno, pues, si le parece,

si no tiene inconveniente, subamos arriba y vamos a verlo".

-Claro, tú le dices a la Policía que en tu casa no hay nadie,

pero se están moviendo las cosas,

pues claro, la Policía no se lo cree.

Total que entramos en la casa,

hicimos un recorrido por ella,

me comentaron lo que les había pasado,

que era que volaban los cuadros,

que los cuadros se cambiaban de posición, se ponía boca abajo.

Cuando la Policía procede a la intervención

en la casa de Vallecas, se encuentra con una escena,

yo imagino que aterradora,

porque la familia desplazó colchones al salón,

por miedo a dormir en las habitaciones,

por los fenómenos que se están produciendo.

Que cuando se metían en una determinada habitación,

pues que una fuerza, para ellos oculta,

les trasladaba de una cama a otra,

porque era una habitación que tenía dos camas.

Digo: "¿Ha habido algo más?".

Dice: "No, es que se produce el tema cuando se apaga la luz".

-Decidieron apagar la luz y quedarse dentro de la casa ellos.

-Apagamos todo y, de repente, una puerta del armario del comedor

que teníamos se abre, pero superviolento,

o sea, haciendo un movimiento

de varios golpes abriéndose y cerrándose.

Y ahí estaba la Policía. -Y de golpe y porrazo,

inusitadamente, se abrió una puerta de un mueble de esos de salón,

y golpeaba fuertemente.

No estaba preparado, porque inmediatamente

dije que encendieran la luz,

hicimos una inspección por allí,

a ver si había algún dispositivo y no vimos nada extraño,

vimos que eso había ocurrido efectivamente,

hasta ahí fue lo que pasó. Yo no daba crédito.

Realmente, ¿qué es lo que ocurría en aquel hogar?

¿A qué se correspondía o qué explicación tenían

estos supuestos fenómenos extraños

que se desencadenaban en la casa de los Gutiérrez Lázaro?

La inspección del piso no había hecho más que empezar,

pero aquello no sería lo único extraño que vieran

el inspector Negri y sus compañeros.

Yo estaba fuera, se abrió un...,

una puerta del armario

y se escuchó un ruido grande en la terraza,

y no había nadie en la casa, solo mis padres y la Policía.

La terraza estaba limpia, no había nada,

pero sonó como si estuviera al lado,

la verdad que fue un sonido, a esa hora de la mañana,

estruendoso y, bueno,

ya no sé si estabas un poco mediatizado al tema este,

pero la verdad es que se me puso un poquito...

Como a todo el que hubiera estado allí.

Es más, dos policías o tres que estaban allí

dijeron que no lo aguantaban y que se iban fuera.

Los padres comentaron a la Policía que Estefanía, su hija,

había muerto un año antes.

Me contaron historias de una hija que había muerto

por practicar la güija.

-La güija no es un juego y se vende como si fueran cromos.

La gente lo compra como si fuera un juego y no,

no es un juego. Puede pasar o no, pero a mi hermana le pasó

y mi hermana falleció.

A finales del siglo XIX, surge un elemento que es la güija,

que es un tablero que tiene todas las letras del abecedario,

que tiene una serie de números del uno al 10

y tiene, además, un sí, un no, un hola y un adiós.

La tabla en sí es esto, para que lo entendamos todos,

lleva el abecedario, lleva un sí, un no,

un hola, un adiós, un hasta siempre...

Y a través de la tabla nosotros colocaríamos el máster,

que es esto, y esto empezaría a trabajar.

Esto es como una forma, como una herramienta

para contactar con los seres de otra dimensión.

Y la persona que impone las manos sobre esta "planchette"

pregunta algo y ese objeto se empieza a mover

hacia unas letras u otras

creando en muchas ocasiones mensajes absolutamente coherentes.

Para mi gusto es bastante peligroso,

con esto se supone que contactamos, y creo en ello,

porque la he hecho y he tenido muchas experiencias,

contactamos con el más allá. Una vez que empiezas a invocar,

atraes a esa persona, a ese ser o esa alma

y automáticamente empieza a contestarte.

Entraña riesgo porque generalmente se hace en un entorno de fiesta,

casi siempre parece que el infierno tiene una comunicación directa

con este tablero porque casi siempre aparece el demonio.

Imaginemos a una persona suya mente se está formando, un adolescente,

que en un entorno de fiesta empieza a recibir mensajes coherentes

que incluso llegan, en momentos determinados,

a anunciarle una desgracia. Esto es muy difícil de asimilar

y por eso se ha producido desde problemas mentales

hasta incluso muertes de personas que han llevado a cabo

este mal llamado juego espiritista.

"A finales de los 80 y principios de los 90,

los temas esotéricos están muy de moda

entre los adolescentes como Estefanía".

En aquellos años estaba muy de moda lo sobrenatural,

es una época en la cual

se pone tremendamente de moda

todo lo paranormal y todo lo esotérico,

hasta el punto que en los viejos coleccionables de kiosco,

era bastante normal encontrar enciclopedias sobre lo desconocido,

sobre lo paranormal... Se produce una eclosión

de las temáticas paranormales, del misterio, del esoterismo,

y quizás, esto, además, viene abanderado figura icónica

dentro de estas temáticas como era Fernando Jiménez del Oso.

Por aquel entonces había dos revistas,

la dirigida por el propio Fernando, que era "Mas allá",

y también "Año cero". Entre ambas revistas

vendían más de 35 000 ejemplares al mes,

que es una auténtica barbaridad, por lo tanto vemos

que había un verdadero interés por parte de todo el mundo

por dichas temáticas. Lo paranormal se convierte

en una diversión, en algo excitante,

casi en un rito de iniciación para los jóvenes.

Es cierto que cuando se produce, casi podemos hablar de una moda,

es a partir de mediados del siglo XIX

cuando entran en escena tres hermanas de Nueva York,

las hermanas Fox, que son las que dan origen

a la creación de una auténtica religión, el espiritismo,

porque el espiritismo permite a una persona dotada, a un médium,

por ejemplo, entrar en contacto, como medio que es,

con los espíritus que se han ido.

¿Por qué lo paranormal llama tanto la atención a los jóvenes?

El hecho de poder contactar con espíritus

rompe un poco las reglas y lo establecido,

y eso resulta especialmente atractivo en esa franja de edad.

"En la primavera de 1990,

esa atracción por lo desconocido hace que Estefanía y unas amigas

se reúnan entre clase y clase

para practicar una sesión de espiritismo.

Mi hija hizo la güija,

resulta que al hacerla,

se conoce que no la estaban haciendo bien, no lo sé,

porque eso me lo dijeron los compañeros.

-Estefanía era la primera vez que hacía la tabla güija.

Eran cuatro chicas en la biblioteca de dirección del colegio,

se encerraron allí y la hicieron.

Yo me quedé fuera de la puerta, porque no quise entrar.

Es verdad que no nos dimos cuenta y entró la profesora,

y oímos mucho barullo, mucho..., como discusión.

En ese momento encendió la luz, que la tenían apagada,

encendió la luz, cogió la tabla y la rompió por la mitad.

En ese momento explotó el vaso

y salió un humo que fue a mi hermana en la cara.

Rompió la tabla la maestra, salió un humo del vaso

y el humo fue derecho a mi hija.

Yo vi cómo iba el humo a la cara de mi hermana.

Si realmente existió ese humo, la cuestión es,

¿por qué eligió a Estefanía?

Es cierto que en la época dorada del espiritismo

hacían alusión a que en ocasiones del cuerpo del médium

surgía una sustancia que acababa conformando precisamente formas,

formas fantasmales, lo llamaban ectoplasmas.

¿Podemos hablar que en el caso de Estefanía ese humo no fue tal,

sino que realmente fue una sustancia ectoplasmática

que surgió de la güija? Realmente no lo sabemos.

Muchas veces una güija mal hecha, mal realizada, mal interpretada,

podría equivales a que saliera el espíritu de la tabla

o la energía que hemos invocado en la tabla

y que posea perfectamente a una persona.

Mi hermana no era gótica, no era siniestra,

y mi hermana no hacía la güija casi a diario.

"A partir de ese día

la familia de Estefanía observa cómo la joven

tiene un comportamiento cada vez más extraño.

Aunque al principio no le dan importancia,

pronto empiezan a pensar que puede estar poseída".

Desde ahí empezaron las cosas, los problemas,

porque a mi hija la daba una cosa que se quedaba en coma.

Mi hija, cuando volvía en sí,

le preguntaba que qué le había pasado

y ella decía que había visto un pasillo muy largo con una nube

y al fondo del pasillo había visto unas cuantas personas rodeadas,

cogidas de la mano, que la llamaban.

Mi hermana se quedaba mirando a un sitio fijo

y empezaba a hablar como en otro idioma.

-Algunos posesos hablan lenguas que no saben.

Yo, por ejemplo, hacía las oraciones en latín

y en algún caso me contestaron en latín,

y aquella persona no sabía latín.

-Y decía que veía mucha gente, decía que eran sombras que veía

y le decíamos: "Eso es tu cabeza, eso es tu..."

Es que nosotros no lo creíamos nadie.

-Una tarde se cayó y empezó a levitar,

y empezó a echar como una...,

como una espuma por la boca,

y empezó a reírse, y nos miraba con una cara que no era normal.

-Cambian el rostro,

a veces con vómito de unas cosas verdosas.

Cuando ellos están distendidos tienen un rostro normal

y en cambio, cuando hablan diabólicamente,

aquellas caras se descomponen

y son realmente tétricas.

Si se hubiera determinado que Estefanía realmente estaba poseída,

nos queda preguntarnos

si una vez practicado el supuesto exorcismo

el final de esta historia hubiera sido otro.

"Ante las experiencias paranormales que protagoniza Estefanía,

sus padres inician un periplo por varias consultas médicas

para tratar de obtener una respuesta

a lo que le sucede a su hija".

A partir de ahí mis padres la llevaron a los hospitales,

porque, claro, a ver, no sabíamos lo que le pasaba.

Los médicos nos dijeron que la daban convulsiones

y que podían ser ataques de epilepsia,

pero en un ataque de epilepsia no levitas ni se le dobla la cabeza

como lo hacía. -Mi madre la lleva a médicos

y ellos no le dan una respuesta de qué tiene mi hermana.

¿Es real lo que cuenta Estefanía

o es consecuencia de sus ataques de epilepsia?

En rigor, no es difícil responder a esta pregunta,

sobre todo, porque la familia de Estefanía dice

que no son los únicos fenómenos que tiene,

que ella tiene otras cosas extrañas.

Estefanía se quedaba mirándote fijamente, empezaba a reírse

y decían que, bueno, posiblemente hubiera sido epilepsia.

Nadie le hizo ninguna prueba, yo no tengo constancia

de que a mi hermana se le hiciera alguna prueba de este índole,

para saber si era epilepsia o no.

Lo cierto es que muchas personas epilépticas

tienen una estructura cerebral que, de alguna manera,

hace que pueda interpretar y sentir

la realidad de una manera muy particular.

Es muy probable que lo que ella decía, lo que sentía

para ella, en su construcción de la realidad,

era tremendamente real.

-La llevaron al hospital, le hicieron todas las pruebas

y la dieron las pastillas para ataques de epilepsia,

y para las convulsiones, pero ella no tenía convulsiones,

es que ella no convulsionaba.

Y a partir de ahí, una detrás de otra.

Un día empezó a ver cosas ella, veía a la Virgen,

también veía una sombra moverse por el suelo,

monjes al lado de su cama...

Mi hermana Estefanía lo que hacía era que, cuando volvía en sí,

decía que veía un pasillo muy largo, que la estaban llamando,

no sé si fue por sugestión que tenía en ese momento

del ataque que le había dado o le estaba dando en ese momento,

pero ella decía eso.

"El 14 de julio de 1991,

un año después de haber celebrado aquella sesión de güija,

Estefanía muere repentinamente,

pero antes la joven anuncia a su familia

lo que está a punto de ocurrirle".

Mi hermana dijo que iba a fallecer antes que mis padres,

se lo dijo a mi madre.

El mismo día de fallecer nos lo avisa.

Estábamos pintando el piso y entonces le dice a mi madre:

"Me voy a morir más pronto".

Y dice mi madre: "Anda, si me tengo que morir yo antes que tú".

Y ella dice: "No, porque yo de esta noche no voy a pasar".

Ella fue capaz de predecir su propia muerte,

esto, entre comillas, no es algo anormal,

puesto que se sabe que los propios animales son capaces de predecirlo.

En el caso de los seres humanos somos pura química,

seguramente hay un instante en el que ya te abandonas

y eres consciente de que marchas,

y por eso pides despedirte de tus seres queridos.

Pero claro, esto normalmente lleva unas pautas naturales,

de edad, de enfermedades, de lo que sea, no se corresponden

a una joven que, hasta ese momento, aparentemente,

estaba totalmente sana.

Estaba llenando un cubo de agua, porque acabábamos de pintar,

fui a decirla algo, me miró y se puso como un perro rabioso

a gruñirme, y con los dedos doblados

para tirarse a mí, y se cayó en ese momento

y la dio otra crisis.

Como cada vez que tenía una crisis,

sus padres le dieron la pastilla que la calmaba.

Por un momento todo volvió a la normalidad.

Salí con la novia a dar una vuelta, mi hermana no fumaba ni bebía,

o sea, nada.

Y llegó a casa diciendo que la dolía la cabeza mucho,

que tenía mucho sueño y la dolía la cabeza.

Lo primero que la dije fue: "Tienes la cena ahí,

cena y te vas a la cama". -Cenó y se acostó, un día normal.

Y esa noche escuché como un gruñido, encendí la luz

y la vi incorporada en la cama, como sentada,

y con una cara... Y se cayó para atrás.

Y ese día a las 2 y pico de la mañana

le pasó... O sea, ella se levantó de la cama,

hizo como si le faltara el aire, cayó...

Cuando fui a la habitación, ella se echaba manos a la cabeza

y fue el último beso que nos dio, y ya está, y se la llevaron.

-Vino el SAMUR y ya estaba muy mal, muy mal,

y se la llevaron al hospital, y allí ya falleció.

Hay que ponerse en la situación de esta familia,

la muerte de un hijo produce un inmenso dolor, ¿no?

Pero en este caso hay que añadir la impotencia,

porque la muerte de Estefanía se ha producido

en unas muy extrañas circunstancias.

Es ingresada en el hospital Gregorio Marañón

y a las 3 de la madrugada,

pues es declarada muerta.

En esos ataques epilépticos puede haber de todo,

desde un espasmo de glotis,

puede haber también una aspiración de fluidos,

no tiene por qué llegar a ser un vómito total,

pero eso puede llevar literalmente a un colapso.

Los médicos hacen un informe forense y ahí nos dicen

que muere de asfixia pulmonar, muerte sospechosa.

No saben decirnos por qué falleció,

que eso es lo que creo que más me inquieta a mí.

La hicieron la autopsia y no han sacado tampoco nada...,

nada al respecto.

-¿Por qué muerte sospechosa cuando era una chica muy sana

que ni bebía ni fumaba? El porqué dicen eso.

Cuando los médicos establecen en el informe

que la muerte es sospechosa

para la familia eso tiene una traducción muy inquietante,

pero en realidad lo que intentan decir

es que las causas de la muerte no están aclaradas.

Nunca podremos afirmar si lo que veía Estefanía

era real o producto de su imaginación,

pero el caso es que ella lo sentía como cierto.

Eso le producía un miedo atroz y hay que considerar

que el miedo exagerado puede producir

una aceleración del corazón que puede llegar hasta la muerte.

Hay casos, se han demostrado, de muerte por miedo,

eso es una realidad, con lo cual, la capacidad de afectación

que tú vas a tener ante una situación que llevas mal

en este aspecto, puede llevarte a situaciones extremas,

pero no por el fenómeno en sí, sino por tu propio miedo,

tu propia sugestión...

Morir de miedo realmente por una cuestión,

como ser posible, en teoría sí es posible.

El miedo puede desencadenar

una serie de respuestas brutales, ¿no?

El propio cerebro, evidentemente,

eso comienza en la amígdala cerebral,

se propaga al hipotálamo, del hipotálamo a la pituitaria,

la pituitaria libera unas hormonas que actúan sobre las suprarrenales

y uno se puede inundar de cortisol,

que es una sustancia que lo que hace es

predisponerte, prepararte para un ataque.

Ella ya no soportaba la situación,

era o morir de miedo o quitarse de en medio,

porque no podía aguantar más esta situación.

-Es probable que la niña, dentro de esas vivencias que tenía,

realmente lo pasase mal, eso sí que es cierto,

y la unión de una serie de cuestiones

finalmente la llevaran a ese fatídico desenlace.

"Ese final trágico y repentino de Estefanía Gutiérrez Lázaro

impacta en la sociedad española de comienzos de los 90,

pero en ese momento, a muchos les hace recordar

lo que le había ocurrido a otra joven en Alemania

apenas 15 años antes".

Esta joven, llamada Anneliese Michel,

empieza a sufrir, al igual que le ocurrió a Estefanía,

convulsiones epilépticas y entra en una gran depresión,

de hecho es tratada durante cuatro años.

En este caso, sí con unas creencias religiosas muy profundas,

deciden que la medicina ya no puede hacer nada para curar a su hija

y acuden a los sacerdotes para plantear sus dudas.

Los primeros prácticamente le dicen que la enfermedad de su hija

tiene que ser tratada por la medicina.

Hay psiquiatras que están dispuestos

a buscar explicaciones mucho más complicadas

y allí sí que, sin ninguna base científica...

para explicar eso, sea por ondas cerebrales,

por poderes de la mente. Es decir, cualquier cosa,

por improbable, retorcida e irrazonable que fuera,

con tal de no afectar la explicación más plausible,

esto parece un demonio, actúa como un demonio

y ha salido en un exorcismo.

Hasta que aparecen dos sacerdotes que sí llegan a la conclusión

de que esta persona, esta joven, no está poseída por un demonio,

sino que está poseída por cinco demonios al mismo tiempo.

En el antiguo ritual de exorcismos que ha estado vigente

durante siglos hasta 1998,

había dos preguntas obligatorias:

"Dic nomen tum", dime tu nombre,

y después, ¿cuántos demonios había allí?

Los dos sacerdotes que llevan a cabo el exorcismo,

determinan que la joven ha de permanecer encadenada,

no ha de consumir ningún de alimento ni siquiera agua,

porque si se alimenta, digamos que no contribuirá

a expulsar los demonios que tiene dentro.

Lo que ocurre en los 11 meses siguientes es aterrador,

es propio de una película de terror.

Solo con ver las diferentes imágenes de cómo se va produciendo

el deterioro paulatino de esta joven,

literalmente pone el vello de punta.

La esencia del exorcismo consiste en conjurar,

es decir, no suplicar, no pedir, conjurar al demonio

por el poder sacerdotal a que salga de ese cuerpo.

Después de 67 exorcismos,

después de 11 meses

por parte de dos sacerdotes combatiendo el mal

que teóricamente se ha apoderado del alma de esta joven, finalmente,

con apenas, hablamos de una chica de veinte y pocos años,

30 kilos, finalmente fallece.

Es, posiblemente, de las primeras víctimas del misterio

que se producen relacionadas con un caso como el que hablamos,

caso de supuesta posesión y exorcismo.

"A diferencia de lo ocurrido en Alemania,

en el caso de Vallecas los fenómenos no cesan

con la muerte de Estefanía Gutiérrez Lázaro".

Mi hermana dijo que nos daría tres portazos a la puerta

para que supiéramos que estaba ella ahí.

Y falleció mi hermana y, efectivamente,

a la hora que falleció mi hermana daban tres portazos a la puerta.

-Mi hermana muere el 14 de julio del 91,

y al mes, mes y medio,

empiezan a pasar cosas. -Nos tiran cuchillos, los vasos...

Eso fue lo menos que pasó en mi casa,

porque veíamos la sombra que veía mi hermana por el suelo,

veíamos los monjes que veía mi hermana.

Estar todos en el salón y a uno de mis hermanos un vaso

no le estalló en la cabeza porque estalló antes de llegarle.

Salió de la cocina y estalló justo antes de darle,

si no, también le da en la cabeza, eso no tiene explicación.

O ver una pelota de un pasillo cómo se viene hacia ti,

Yo, cuando salgo al pasillo, veo un bulto en el pasillo

el cual luego desaparece. Yo ya no veo más cosas,

ruidos, ruidos hemos oído muchísimos.

Se crea una especie de microambiente psicológico

dentro de una familia en el que unos a otros, en muchas ocasiones,

se van contagiando los síntomas, se van amplificando.

Con esto no quiero decir que no sea cierto lo que contaban,

lo que digo es que si acaso fuese cierto,

a la vez no es menos cierto que el clima familiar

lo único que hace es acentuarlo, intensificarlo

y potenciarse unos a otros.

Yo veía una niña, y empezó a cantar la niña que veía,

y empezó a tararear una canción que yo no conocía

y empecé yo a tararearla también,

y esa niña estuvo conmigo mucho tiempo.

Puso mi padre un sofá y una mesa de mármol,

de estas de antiguamente que pesan. Puso la mesa y el sofá,

y a las 2 y pico de la mañana

empezó a dar golpes a la puerta y terminó abriéndola,

y eso lo he visto yo y no tiene explicación.

Hay hechos que son muy difíciles de comprender y de asumir,

pero lo cierto es que en el entorno familiar de Estefanía

todos, aun los escépticos,

pensaban que todo aquello estaba sucediendo.

Más allá de la enfermedad de Estefanía

y la diferencia entre lo real y lo percibido,

¿es posible que algún miembro de la familia

estuviera condicionando al resto?

Pues no sería extraño que, quizá,

no fuese Estefanía la pieza clave de la cuestión,

sino quizá otra persona de la familia.

En muchas ocasiones, personas que sufren...

alteraciones psicológicas importantes

sean las acusantes de este tipo de alteraciones.

En muchas ocasiones también de una manera inadvertida,

es decir, hay una persona que es la responsable sin saberlo

y sin embargo se le achacan todos los acontecimientos

a otra que podría ser Estefanía. -Un Día de los Santos...

se levantó mi madre y teníamos todos...

Bueno, nos levantamos todos para ir al cementerio,

ese día íbamos todos al cementerio,

y ese día nos vimos todos la nariz negra,

o sea, lo que es los agujeros negros, todos.

Entonces se levanta mi madre, nos levantamos detrás de ella:

"¿Y la fotografía de tu hermana?".

Y hace así, mira hacia abajo

y ve que la fotografía no está. La fotografía estaba en el suelo,

estaba boca abajo, cuando la levanta ve que estaba quemada.

-La foto está quemada y el cristal está intacto por dentro.

O sea, por fuera el cristal está bien y el cuadro está arañado,

quemado y arañado. Esa ha sido una de las cosas

que no encuentro explicación, ¿no?,

porque cuando se cae un cuadro de un armario, se rompe el cristal.

Y estaba boca abajo,

quemada la foto y el cristal intacto.

"Pasan los meses y los fenómenos paranormales van en aumento,

los Gutiérrez Lázaro no encuentran explicación

a lo que ocurre en su casa.

el 19 de noviembre de 1992,

la familia no aguanta más y pide ayuda".

Pues esa noche, cuando se llama a la Policía,

ya dormíamos todos en el comedor, ya era, o sea...

Se oían ruidos, se oían...

Las puertas se abrían, se cerraban,

veíamos sombras, cómo pasaban por el pasillo.

Vio mi padre una sombra y dijo: "No, voy a llamar".

Mi padre era totalmente, o sea, es que no creía en nada.

-Llamamos nosotros a la Policía, llamó mi padre,

y fue por el terror y pánico que teníamos en ese momento

para que nos ayudaran.

La verdad es que pocas veces se producen llamadas de este tipo.

Yo, personalmente, en mi vida profesional,

jamás he tenido participación en un tema de estos, ¿no?

Pero vamos, estoy seguro de que mis compañeros

que acudieron a esta llamada, lo hicieron con las mismas ganas

y la misma profesionalidad

con el que tratarían cualquier otro tema delictivo.

Es en la habitación de Estefanía

donde el inspector vive el fenómeno que allí ocurre,

porque él acabó asegurando que la figura del Cristo

que estaba colgada de la pared, se separó de la cruz

y fue a caer en una posición un tanto incómoda,

una posición invertida encima de la cama.

Vimos que el crucifijo se volvió al revés,

pero también se desprendió el crucifijo

que estaba en el suelo tirado.

Y observé una cosa, que también tengo que decir,

yo no sé quién lo haría, o yo qué sé, o si estaba preparado,

hasta ahí no llego, porque no estaba,

estaba dentro de la habitación, pero había unos arañazos,

unos arañazos muy serios, ¿eh?

Pero como de una garra,

pero en toda la puerta.

Después, el propio inspector cuenta que él entró

en lo que la familia llamaba el epicentro de los fenómenos,

que era un cuarto de aseo, que lo tenían inutilizado

precisamente por el miedo que les daba entrar allí.

Y el inspector entró en ese aseo

y dice que sintió de pronto un frío

como jamás en su vida había asumido,

que fue una reacción

absolutamente distinta

a todo lo que él había vivido hasta ese momento.

Me abrieron con mucha precaución, ¿eh?

Me introduje dentro y no sé si era por...,

que podía ser también,

porque ya estaba un poquito mediatizado,

la verdad es que se me pusieron los pelos como..., para arriba.

Otro de los fenómenos que vivieron estos policías es

que sobre el tapete de una mesita auxiliar que había en el salón,

ellos encontraron una sustancia viscosa

un poco amarronada, que identificaron como babas.

Lamentablemente no se recogió muestra de aquello ni se analizó,

porque corrían otros tiempos y no había los adelantos que hay ahora.

Ellos dicen que notaron cosas que eran muy raras.

Ya se fueron blancos, pero blancos blancos,

o sea, asustados. Nos miraban con una cara...

Si ya nosotros estábamos asustados, nos asustaron más.

La respuesta que le di fue que estábamos a su entera disposición,

que como policías no podíamos, en vista de lo ocurrido,

no podíamos hacer otra cosa que darles nuestro apoyo

y que cuando nos necesitaran, que nos llamaran otra vez.

Había poco más que investigar, no había nada tangible,

no había heridos, no había sangre,

no había nada que recoger, no había un agresor,

y en el caso de que hubiera un malo,

era un malo bastante demoníaco y difícil de coger.

El inspector tuvo que hacer su informe, tuvo que hacerlo,

y el hombre, pues, oye, lo ha hecho lo mejor posible

para que no le tomaran por otra cosa.

-Luego se fueron, ellos dijeron que no podían hacer nada

y se fueron. A raíz de eso se hace un informe policial

y como que la gente empezó más a creernos.

Yo cuando termina el tema,

me acerco a la comisaría más cercana,

que era la Comisaría de Vallecas,

y desde allí llamo por teléfono al jefe de sala

y le explico lo que había ocurrido,

lo que había visto, y el jefe de sala

tomó nota e hizo una nota informativa.

"A las 02:40 horas por el canal 7 de H50

llama el Z2 y manifiesta que,

una vez se ha entrevistado con la familia

y ha observado el interior de la casa,

según comunica, se le ha puesto el vello de punta".

En este caso, creo que lo que le da el marchamo de veracidad

son los informes policiales.

Estos informes policiales ya suponen...

dar un aspecto notarial externo, ¿no?

Viene alguien externo, foráneo al fenómeno,

y, de repente, se vuelve partícipe de ello.

"El informe se convierte en el primer documento policial

en el que se habla oficialmente de fenómenos paranormales.

Desde entonces, se registran intervenciones policiales

en situaciones similares dentro y fuera de nuestro país.

Una de las más recientes

ocurre en la localidad chilena de Puerto Montt,

el 27 de febrero de 2017".

En Chile, unos policías que acudieron

a lo que parecía una llamada sobre un incendio,

y cuando acudieron al lugar era un gran desorden en la casa,

había colchones rotos, muebles destrozados y demás.

Porque una familia, al igual que ocurrió en Vallecas

en ese principio de la década de los 90,

pues aseguraban que se producían fenómenos extraños en su casa,

y, además, fenómenos extraños tremendamente violentos,

con incluso agresiones sobrenaturales

porque no se veía al agresor.

(Golpes)

(Voces)

¡Cuidado, cuidado! ¡Ah!

-¡Por Dios!, ¿qué es eso? -El mueble.

-¡Sálvenos, Señor, sálvenos! ¡Óiganos, Señor!

¡Se lo saque afuera, Señor! -¡Me rozó!

-¡Tú tienes el poder, Dios mío! ¡Tú puedes, Dios mío!

¡Tú tienes el poder de Dios, Señor! -¿Lo Botó?

-¡Bótalo, Señor, para afuera! ¡Sálgase!

¡Dios mío, que está aquí haciendo daño!

Tú tienes el poder, Señor, ayúdanos, Señor.

-Lo botó, lo tengo todo grabado.

-Dios, ayúdanos. Hijita...

Ay, Dios... (ININTELIGIBLE)

-La Biblia. -La Biblia, sí.

Y estos fenómenos fueron finalmente relatados

incluso por el jefe de los carabineros,

que él mismo fue partícipe de los fenómenos.

Fue una sorpresa el entretecho, cómo traspasó la muralla,

cayó una espátula, eso fue lo primero.

Después, en una parte fue que...,

como que invoqué al...

...invoqué al diablo

y en ese momento, cuando yo invoqué al diablo, esta persona,

cuando yo ya salía del domicilio,

sentí un cuchillo que me atravesó la espalda por la parte de atrás,

fue algo superincreíble, jamás había sentido eso.

El cuchillo, gracias al chaleco antibalas

pude evitar alguna lesión.

En el caso de Puerto Montt, vemos que hay similitudes

especialmente en lo que es la influencia sociológica

que provoca el fenómeno, es decir, desde que se empieza a producir

hasta ahora, prácticamente allí se han atrincherado decenas,

cientos de compañeros, de medios de comunicación, curiosos,

que se quieren enfrentar al misterio, que quieren verlo,

que quieren ser partícipes de ello. Se comenta cada día, hasta hoy.

Va la gente buscando ir a verla y sacarse fotos...

Estoy transmitiendo en vivo para la gente de Facebook,

un saludo, chiquillos. Llegamos a la casa embrujada,

que tanto me decían: "Transmite".

"El suceso ocurrido en la casa de los Gutiérrez Lázaro,

se vuelve tremendamente mediático y alcanza gran repercusión".

Retumbaron mucho en la cabeza en el tema este...

de que hubiera tanta gente en mi casa.

O sea, yo llegaba del colegio o de trabajar incluso ya después,

y me encontraba a un montón de periodistas,

a un montón de gente haciendo entrevistas.

Pues aquí seguimos, en directo,

cuando son las 11 y casi 28 minutos.

Hay veces que la Policía no se limita solo a detener a los malos,

a veces hasta le puede tocar perseguir fantasmas.

Fantasmas como los que quitaban el sueño a los vecinos

de una casa de la barriada madrileña de Vallecas.

Lo que allí sucedía era muy poco normal, era más bien paranormal.

Este maremagno de medios de comunicación

llegando a la casa de la familia Gutiérrez Lázaro

se prolongó por espacio de casi 8 o 10 años.

Yo tuve la oportunidad de acudir 4 o 5 años después

de que comenzaran los fenómenos, y recuerdo que cuando entré...

Yo ya conocía a Concepción, a la madre de Estefanía.

Recuerdo que cuando colocamos las cámaras nos dijo:

"No os molestéis, porque no os dejarán grabar".

Yo me quedé mirándola y le dije: "Concepción,

si usted me da permiso, ¿quién no me dejará, su marido?".

Bueno, pues háblenlo entre ustedes. Pero no se refería a eso.

En el momento en el que se conecta la cámara,

ya se ha colocado la batería,

de repente los vúmetros de carga se van literalmente a cero.

El cámara se queda sorprendido,

dice: "No lo habré cargado bien".

Quita la batería, coge otra, la vuelve a poner

y ocurre exactamente lo mismo. Intentamos sacar fotografías

con la cámara de fotos en automático,

no había forma de enfocar.

Claro, en ese instante, cuando tú estás queriendo ser

un periodista que hace crónica de lo que está viviendo

y te das cuenta de que, de forma totalmente involuntaria,

te estás convirtiendo en testigo del fenómeno,

la sensación de sobrecogimiento

y de miedo es tan brutal, que en ese instante decidimos

coger nuestras maletas e irnos de allí.

La familia concedió decenas de entre vistas,

sobre todo a las televisiones. Pero no fue solamente esto,

sino que la familia tuvo que padecer la visita

de supuestos especialistas en el tema

que iban a la casa a ofrecer sus servicios,

claro, no lo hacían de manera gratuita.

A raíz de que sale el informe policial,

es como que, ahora sí te creo, ahora me subo al carro

y ahora sale un vidente, otra vidente...

Yo he llegado a ver una carta que me enseñó en su momento la madre,

en la cual una señora de Granada le había mandado una carta

que si la mandaban 200 000 pesetas de la época,

ella le solucionaba todo desde Granada,

no hacía falta ni que viniera. -Se aprovecharon.

Mucha gente por darse a conocer, supongo yo,

pidieron dinero,

entonces, tampoco sabías a quién acudir.

Estos personajes y buscavidas no tenían ningún empaque

en sangrar a la familia,

se convirtió en una especie de gran hermano, salía en la televisión

y en los medios de comunicación,

todos conocían los entresijos de la familia.

Nosotros teníamos el miedo metido en el cuerpo.

O sea, el miedo quiere decirse, de que yo no podía pisar

mi habitación, por ejemplo, mis hermanas tampoco,

por el pánico que teníamos. Aparte de eso, nos metían mucho miedo,

o sea, vamos a poner una cinta

para cuando cruce el fantasma verlo,

una sicofonía, una señora que se pone en el baño

y la da como una crisis

de esto de que la poseen

y el marido zarandeándola.

Para mí eso fue un teatro.

Hubo concretamente uno de ellos, que a decir de los familiares,

les llegó a sacar grandes cantidades de dinero

por las investigaciones que realizó,

un conocido personaje llamado Tristanbraker.

Él iba con la unidad cero, que era su equipo de investigación.

Este hombre en su día a día se dedicaba a echar las cartas

en el Parque del Retiro, era un cartomante.

Pues aprovechó la oportunidad de alcanzar esa fama

que posteriormente le dieron medios de comunicación nacionales,

porque prácticamente podemos decir que un día sí y otro también,

durante el suceso de Vallecas, él estaba en estos medios.

"Los casos de fenómenos paranormales

se van desvaneciendo con el tiempo, pero en el caso de Estefanía

no ha decrecido el interés, sino todo lo contrario".

La temática de la que estamos haciendo referencia,

de una forma u otra, cada cierto tiempo vuelve al presente,

bien sea en forma de libro,

en forma de documental de televisión,

de programa de radio o incluso de película.

Los fenómenos "poltergeist" se olvidan,

eso es precisamente lo que hace tan especial el caso Vallecas,

que no se ha olvidado. Hablamos de un "poltergeist"

que se acaba convirtiendo

casi en el fenómeno "poltergeist" por antonomasia,

Tenemos que pensar que hay una película,

que ha basado gran parte de su argumento

en los sucesos acontecidos en Vallecas

y que ha sido un absoluto éxito.

En las culturas primitivas se creía que lo que ocurría en el cielo

era un reflejo de lo que ocurría en la tierra.

Y ya, digamos, el momento en el cual pasa a ser un mito

es con la película que está inspirada

en el suceso, de Paco Plaza,

que supone un éxito internacional.

Pero si estoy yo sola. -No,

no estás sola.

"Cansados del espectáculo montado en torno a su casa,

los Gutiérrez Lázaro deciden cortar el problema de raíz".

Y los fenómenos empiezan a parar cuando mis padres venden el piso

y se van a otro sitio, y a raíz de ahí no les pasó nada.

Todo se encontraba encuadrado en ese lugar.

De repente la familia se larga. A medio y largo plazo, además,

ocurre una verdadera desestructuración familiar

progresiva, los elementos se pierden

y el mecano ya no funciona.

Yo me casé, a raíz de casarme me fui y a mí no me ha pasado nada,

de hecho, hoy en día no nos pasa nada.

-Con 21, hacia 22, me voy de casa. Yo me casé, tuve mis hijos,

yo no he presentido nada en mi casa

ni en las casas que he estado, ¿sabes?

Entonces, pues yo tampoco... He vivido una vida normal.

Estefanía había advertido a sus padres

de lo que quería en caso de fallecer,

y era que introdujeran en su tumba

una fotografía de ellos en su boda.

Y como estas cosas no se hicieron como ella quiso,

en un momento determinado achacaban que la hija,

de alguna manera, seguía en contacto con este mundo

y que era la causante de todos estos fenómenos.

Aquí vemos que a raíz de la exhumación

del cadáver de un familiar,

que se aprovecha para introducir esa fotografía

que había pedido, supuestamente, Estefanía poco antes de morir,

parece ser que los fenómenos cesan. No es así, es decir, hay familiares

como, por ejemplo, una de las hermanas de Estefanía,

que ha asegurado posteriormente a ese año 96

que los fenómenos se seguían produciendo.

Yo mismo estuve después del 96 y ahí seguían pasando cosas raras,

por lo tanto vemos que no hay un punto y final,

aunque pudo habido para determinadas personas,

pero no para otras. En mi caso no pararon,

yo sigo viviéndolo, yo me he puesto en tratamiento

para dormir, porque no dormía,

y ahora estoy empezando a dormir.

Yo sigo viendo y sigo sintiendo...

Si fallece una persona, yo lo siento

pues unas horas antes de fallecer esa persona

o tres días antes de fallecer esa persona

y veo cosas...

Habría que estudiar quizá, de manera individual,

uno a uno a esos miembros

e intentar descubrir quién era el motor.

tiene que haber una persona determinada, sobre todo,

que es la que detona todo este tipo de cuestiones.

Los casos de "poltergeits" son verdaderamente extraños,

no solo por lo que sucede,

sino porque no se producen con asiduidad.

Por lo tanto, cuando te encuentras ante un fenómeno como este,

en el que la sensación que da a todas luces,

ahí quizás nos guiamos un poco por el instinto de investigador,

a todas luces parece que no hay una intencionalidad económica,

que no hay nadie que lo esté provocando,

sino que estamos hablando de una inteligencia, sea la que sea,

pero es una inteligencia exógena a la gente que habita en esa casa,

la sensación que tienes es que hay que seguir buscando respuestas.

Hoy en día es un fenómeno paranormal,

porque no tenemos la explicación para él.

Aquel piso se vendió y actualmente

vive allí una familia sudamericana

que jamás han visto nada anormal en la vivienda,

excepto una cuestión.

Un día el hijo dice que se estaba duchando

y desde dentro de la ducha oyó cómo golpeaban la puerta,

pensó que eran sus padres que le avisaban de algo.

Termina de ducharse

y vuelve a escuchar esos golpes en la puerta,

abre la puerta y no encuentra a nadie.

Él se asustó y la vedad es que se marchó a la calle.

"27 años después de la muerte de Estefanía,

sus hermanos siguen sin conocer la causa de su fallecimiento,

a pesar del tiempo transcurrido, la tienen muy presente".

La muerte de mi hermana Estefanía

para mí fue lo peor que me pudo pasar.

Es que para mí falleció una madre, para mí.

Entonces, yo la echo mucho de menos, mucho, mucho mucho

mucho mucho. Yo no puedo ir al cementerio,

la echo muchísimo de menos, aunque a veces sueño con ella...

Yo los golpes más duros que he recibido en la vida

han sido la muerte de mi hermana y la muerte de mi padre.

El último recuerdo que tengo de ella

es que se fue a la cama y me dijo: "Qué guapa estás hoy".

Eso fue lo que me dijo,

o sea, esas fueron las últimas palabras.

Era una madre, una madraza para nosotros,

era una confidente. Yo salía de juerga con ella y,

bueno, ¿qué te voy a contar de mi hermana?

Lo que te cuente se me queda corto en un relato, ¿no?

No tengo otras palabras que decir, que emocionarme por esto,

o sea, por... Sí, la queríamos muchísimo y la queremos.

"26 años después de que se redactara el informe policial

más intrigante de nuestro país,

el misterio sigue sin haberse resuelto.

¿Comenzó todo a raíz de aquella sesión de güija?".

(Música de misterio)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Expediente Vallecas

Víctimas del misterio - Expediente Vallecas

07 oct 2019

Estefanía Gutiérrez Lázaro muere de forma sospechosa en 1991 tras haber practicado la ouija en el colegio. Su familia se pregunta si la joven puede haber sufrido una posesión demoniaca.

ver más sobre "Víctimas del misterio - Expediente Vallecas " ver menos sobre "Víctimas del misterio - Expediente Vallecas "
Programas completos (15)

Los últimos 15 programas de Víctimas del misterio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios