www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4688498
Para todos los públicos Viaje al centro de la tele - Como en casa (2ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

(Canción en inglés)

Nos hemos casado tres veces, tampoco es tanto, ¿eh?

Pensamos casarnos más.

-Bueno, eso ya veremos, eso ya veremos.

(Continúa la música)

No te pongas tan seria, Marta. Venga.

-Es que ya estoy cansada. -Ya lo sé.

(Continúa la música)

¡Hola! Adelante, os invito a que entréis en mi casa.

Espectacular.

(Música cabecera)

Espectacular, espectacular.

Sensacional.

Los niños deberían de estar prohibidos.

Digo en las entrevistas, ¿eh?

Que a mí los niños me parecen entrañables.

Si está pactado que estén en el rodaje,

uno ya sabe a qué atenerse,

pero si no, lo único que pueden hacer

es interrumpir la conversación cuando menos te lo esperas.

Si fuera como inversión, tendría cuadros importantes

y, desgraciadamente... Oye, ¿qué te pasa?

-Quiere agua. -¿Cómo que quiere agua?

Espérate, que terminamos enseguida. -Un momento.

-Terminamos enseguida. -Si fuera... Eres muy simpática,

todo el mundo sabe que eres muy simpática.

Hoy te estás portando mal. -Me gusta muchísimo la canción,

la tonadilla, el flamenco... (BALBUCEA)

-Y... ¡Espérate! Rocío, que tengo de contestar a esto.

-¿Qué te parece? -Pero ya estamos...

Eso pasa muchas veces... -Mira quién ha venido.

-¿Quién ha venido, hija? -¿Quién es?

-¿Quién ha venido? -Un coche.

-¿Un señor? -Unos amigos.

Hay niños que atienden a las indicaciones sin rechistar.

Espera un poquito, Manolín, que voy a decir una cosa. Mira.

-Ven, ven vida mía. -A ver, este es Javier, ¿no?

-Este es Javier. ¿Dónde está mi Raulete?

-Mírale qué guapo. Este es Javier.

-¿Una medalla ya has ganado y todo? -Este es Javier que,

entre otras cosas... Eh... ¿Cómo es esta chica?

Dínoslo. -Guapa.

-¡Guau! -Hombre, claro.

Y cuanto más acelero,

más calentito me pongo.

Y cuanto más acelero,

más calentito me pongo.

Por aquí... ¡Uy, el benjamín! -Estamos comiendo aquí.

-Estábamos... Sí, mi vida, ven. -Míranos.

-Estamos de desayuno de artista. -Dale un beso a esta amiga,

la amiga Vicky. -Venga, un beso.

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

Ver a Marlène Mourreau ejerciendo de mamá.

Hace un tiempo,

a algunos les hubiese costado imaginársela en ese papel.

Yo he aprovechado bastante mi cuerpo hasta 31 años

y yo creo que ya hemos hecho de la vuelta

por todas las costuras, todos los ángulos,

me han cogido en foto ya...

No necesito más trabajar con el cuerpo.

Una madre que sabe que los idiomas abren muchas puertas,

¡claro que sí!

El que sea, pero que sepa unos cuantos.

Sí, estará en una escuela inglesa, hablará en francés en casa

y español fuera de casa.

Entonces, si puede ser trilingüe

antes de empezar a estudiar el colegio,

le quedará solo italiano y alemán de aprender,

o chino o árabe, según la moda.

Cuando le preguntas a un niño,

te arriesgas a llevarte un buen corte.

Oye, cuéntame lo de los juguetes. -No quiero.

-¿Por qué no quieres? -Porque no me da la gana.

Bienvenido al club de los padres con baba.

Que levante la mano el que no lo sea, hombre.

Mi niño, cuando el niño era más pequeño,

una Nochebuena nos sorprendió a todos

bailando, pero bailando flamenco,

pero, vamos, como un... Antonio Canales

o un artista que... De verdad, con arte.

Y la niña igual,

la niña que si pasa modelos, que si no sé cuántos...

Documento casi inédito este de Joaquín Prat con su prole.

Esta señorita se llama Anabel y esta otra Susana.

-¿Y van al colegio las dos? -¿Vas al colegio, Anabel?

-Sí. -Sí, van al colegio.

-Las dos. -¿Tú también vas al colegio?

¿Sí? -Sí.

-¿Quién se porta mejor, tu hermana o tú?

-Yo. -¿Estás segura?

-Sí. -¿Se porta mejor tu hermana que tú?

-Sí. -¿Seguro?

(ASIENTE) -¿Sí?

Pero si hablamos de prole, visitemos, por favor,

al experto internacional en la materia.

Siempre me han gustado las chicas,

siempre me ha gustado esa... Esa relación...

Siempre las he admirado. Me gusta, me ha gustado...

Yo creo que es genético. Era genético, de hecho,

porque después de descubrir todo mi padre,

una profunda admiración por la mujer.

Presentaciones de familia ahora.

Por cierto, que si tienes previsto grabar en exteriores,

no está de más ir provistos de micrófonos adecuados.

Isabel es la mayor.

Tiene tres años y medio.

María, que es la segunda,

es la más fuerte de la familia.

Miguel es nuestro ahijado.

Es el futuro piloto de la familia.

Luego, el más pequeño, Emilio,

tiene ahora ocho meses escasos.

-Tengo tres hijas: Merceditas, que ha cumplido ya 11 años,

Leticia, que va a cumplir nueve,

y Odile, la pequeña, que tiene cuatro.

-¡No, cinco! -¡Buah! Cinco.

-Me gusta más irme por las mañanas a su cama.

-Ah. ¿Y tú, Leticia?

-Que le gustan mucho los niños y también los animales.

-¿Y Mercedes?

-Pues a mí me gusta mucho que sea biólogo

porque yo de mayor me voy a ir, voy a ser como él.

Desde aquí pedimos levantar un monumento a aquellas famosas

que te reciben recién salidas del hospital tras dar a luz.

Se llama Shaila de los Ángeles

y ha nacido el día 28 del ocho del 79.

Y, bueno, pues os la presento oficialmente

para que ya la conozcáis. Una más.

A todo esto, si un matrimonio acaba de tener un hijo,

hay preguntas que sobran, hombre.

Seguro que el periodista que la hace no tiene niños,

porque es que, si no, no se entiende.

¿Por ahora os conformáis con la parejita

o tenéis pensado aumentar la familia?

-No, acabamos de tener... Disfrutar esto un poco esto.

Y, bueno, después...

Ya veremos más adelante lo que pasa.

Los hijos, esos seres que te hacen ir con la lengua fuera.

Hay que reconocer que no vivo a una velocidad normal, ¿no?

Voy demasiado deprisa.

Pero demasiado deprisa porque quiero atender a mis hijos,

quiero atender mi casa, quiero atender el trabajo

y todo eso en ocasiones me conlleva correr, correr y correr.

Y para cerrar bloque, un clásico, pero que no podía faltar.

Que te cojo los pies. -¡Ay!

-Uy, que se cae.

Kiko Rivera, un hombre que se ha caído

y levantado mil veces.

Una jornada donde pudimos ver a la Pantoja sirviendo café

y reconociendo que la cocina no es lo suyo.

Yo soy muy mala cocinera. No...

-Algo sabrás hacer, ¿no? ¿Qué sabes cocinar?

-Muy poquito, muy poquito.

El gazpacho andaluz me sale muy bien.

El pollo también me sale bien.

(Música)

¡El pollo arde!

¡Ay, el pollo "quemao"!

¡La culpa es de Mayte!

¡Mayte!

-Di adiós, Francisco, di adiós a los niños.

-Adiós. -Adiós.

(Música)

Espectacular.

Son casas a las que hemos sido invitados muchas veces,

donde siempre nos han recibido con los brazos abiertos.

Dentro viven personajes de lo más hospitalarios

que ya forman parte de nuestra historia televisiva.

Te estaba esperando. (RÍEN)

¿Cómo estás? -Raphael, encantado.

Muchísimas gracias por atender. -Muchas gracias.

Mick Jagger, por ejemplo, que no tenemos nada que ver,

tenemos mucho que ver. (ASIENTE)

-O sea, somos dos trabajadores de la música constantes.

Ya que podemos, hagamos la correspondiente comprobación

viendo varias actuaciones con unos cuantos años de diferencia.

Y estoy aquí... -Aquí.

-Aquí. -Aquí

-Para quererte.

Estoy aquí. -Aquí.

-Aquí. -Aquí.

-Para adorarte.

(CANTA EN INGLÉS)

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

(CANTA EN INGLÉS)

Ojo, que cuantas más visitas,

más confianza vas cogiendo con el famoso en cuestión

y él contigo. ¿Consecuencia?

Cada vez descubres más cosas de él.

Me encanta el flamenco, me entusiasma Fosforito,

le tengo una envidia asquerosa porque me encantaría cantar como él.

Vamos a ver, ¿no sabéis quién es Fosforito?

Oigamos a quién se querría parecer el mismísimo Raphael.

Que yo te quiero.

Que yo me siento entre tus manos.

Muchas gracias, Raphael, por habernos acompañado

y habernos brindado tan amablemente tu casa.

-Es tuya. No te la lleves, porque si no...

(RÍE) -Me quedo sin techo.

Pero bueno, es tuya. (RÍEN)

A Raphael le encanta el flamenco.

Quizá, muchos nunca lo hubiesen dicho,

como tampoco hubiésemos llegado a conocer,

si no es por boca de sus protagonistas,

las revelaciones que vais a escuchar ahora.

La primera, Miguel Bosé contando cómo un escape trastocó

sus comienzos en el mundo del baile.

¿Es cierto, Miguel, que teniendo tú ocho años

Pablo Picasso te llevó por vez primera

a una academia de baile? -Bueno, eh...

No exactamente cuando tenía ocho años,

sino un poco antes, cuando tenía cuatro

y me pilló un día...

Estaba sentado en la cama y estaba haciendo así,

estaba siguiendo el compás de una música

y me dijo: "Pues este chico, seguramente,

si le metemos a hacer algo de música, puede que funcione".

Estuve dando unas clases hasta que, de repente,

un día en una representación por los nervios

empecé a hacer pis por el escenario

y a partir de ese momento ya dejé de bailar.

-"El amor de mi vida" suena como para la pareja

más enamorada del mundo

y, sin embargo, está hecha para mi padre.

El amor de mi vida has sido tú.

El amor de mi vida sigues siendo tú.

Hombre, yo canto siempre... (CANTA) "Pero mira cómo beben..."

(RÍEN) No, no, no, no solemos cantar.

Sí solemos poner villancicos en la música de fondo que tenemos,

en la televisión también ponen muchos villancicos,

pero no, yo no suelo arrancarme.

Pero si hay que arrancarse, yo me arranco.

Pero mira cómo beben los peces en el río,

pero mira cómo beben por ver a Dios nacido.

Me gusta mucho el camisón de encaje largo y transparente.

O sea, que yo uso de ese tipo de...

De lencería para dormir.

(CANTA EN INGLÉS)

Sara Montiel siempre estuvo un poco loca,

al menos, en algún aspecto de su vida.

A ver, que esto no lo digo yo, ¿eh? Que conste.

Somos unos locos para la decoración.

Ya ves que está todo mezclado.

Tiene nuestra personalidad, dos locos de primera.

Mis hijos me han hecho cocinera.

O sea, yo nunca había cocinado antes,

pero desde que tengo a mis hijos,

he resultado ser una buena cocinera de arroz,

Pues este bacalao también va a salir más bueno...

-Sí. -Tiene una pinta...

-¿Ya lo tienes frito? -Sí.

-Normalmente, siempre cocino yo.

Es más, cuando voy a trabajar,

a grabar a televisión o estoy haciendo cine,

suelo dejar aquí, en esta barra, no sé, unos papeles grandes,

que pone la receta de la comida y demás, y desde allí llamo

para ver si le han echado la cebolla, el ajo o la sal.

-Estas ruinas encima de este cabezo, como decimos por Murcia,

es la casa donde yo nací.

Sí, aquí nací hace 56 años,

en este valle que se llama la Cuesta de Gos.

¿Usted se acuerda cuando yo era pequeño?

-¿Cuando era pequeño? ¡Si le lavaba la ropa cuando nació!

Ahí tenemos a Ortega Cano,

que parece como si nunca hubiese tenido abuela el hombre.

Yo me veo en fotos de cuando tenía 30 años

y estoy más...

No sé, con unos rasgos más marcados que ahora.

Ahora me veo...

Y me pongo a hacer ejercicio como cualquier chaval.

Esto ya no es una casa, es un palacio, literal,

propiedad de la dinastía de los Alba,

entre ellos, nuestra siempre querida duquesa.

Pero ¿sabéis cómo se llamaba realmente? Porque yo no.

Solo os digo que si un día os la hubiesen presentado

con todas las de la ley, el momento podía haber durado horas.

Escuchad.

Se llama María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva

y es la duquesa de Alba,

de Berwick, Montoro, Liria y Jérica...

Caballerizo mayor perpetuo

de las Reales Caballerizas de Córdoba,

alcaide perpetuo de los Reales Alcázares de Sevilla...

¡Por favor, si tiene más títulos que el Real Madrid!

Y eso ya es decir. Asuntos de la aristocracia...

Y ojo a uno de los cuadros que cuelgan en palacio.

Un juego: ¿Qué veis aquí?

Os aseguro que no lo acertaríais ni con pistas.

En una pared, este autorretrato suyo.

Está claro que el pintor que le hizo el autorretrato

no le podía ni ver la cara a la duquesa.

Y esta es la familia de Ana Obregón en la casa donde vivían

cuando era todavía una jovencita.

Ana, no vas a estudiar una carrera solo, ¿sí?

Tienes que darte cuenta de lo que pasa en el país

y leer el periodiquito de vez en cuando, aunque me moleste.

-Si lo leo. -Yo creo que lo leen todos.

La que menos leo el periódico soy yo. (RÍE)

-No me da tiempo, entonces...

-¿Qué es lo último que ha pasado que te haya sorprendido?

-¿Que me haya sorprendido? -En España.

-¡Qué gracioso! -En España.

-¿En España? Muchas cosas. -Por ejemplo.

-Muchas cosas. -El café, Ana, tú, bióloga.

El café, Ana, el café, ¿no es tan malo como el tabaco?

-Sí. -¿Es verdad?

-Sí. Ella y Norma Duval,

mujeres por las parecen no pasar los años.

Jordi Hurtado y Ana Blanco tienen aquí serios competidores, amigos,

y no solo hablamos del físico, ojo,

no han perdido ni un ápice de chispa.

Ni de claridad. Hay que hacerse la tonta.

Las inteligentes nos hacemos las tontas continuamente,

así llevas ventaja a todos.

Cuando ellos van, tú has vuelto un millón de veces.

-Yo soy muy buena gente.

Y no tengo abuela, porque se murió hace 30 años.

-¿Hacemos el posadito del verano?

(RÍEN) Las dos al agua.

Llega el momento dulce. ¿Qué digo dulce? Empalagoso.

Os presentamos a Romina y Albano,

para los más jóvenes, una pareja inseparable.

Bueno, para ser más exactos, casi inseparable.

Cuando estamos separados, buscamos tiempo del...

En busca del tiempo perdido.

Buscar el tiempo del amor, buscar el tiempo de los niños,

buscar el tiempo para crecer en esto.

-Lo que hacemos cuando estamos por individual.

Yo pongo una bonita fotografía de Albano delante de mí,

me pongo así, de rodillas, tomo una flor y digo:

"Me quiere, no me quiere. Me quiere, no me quiere".

Na, nananá.

¡Hey!

Ah, nananá.

Y qué bonito cuando una pareja comparte confidencias

delante de la cámara.

¿Pero todavía hay algo que os sorprenda al uno del otro?

Así, miraos y decidme...

-Ah, sí, porque de repente nos hacemos gracia.

Sí.

A mí me gusta todo él entero.

¿Yo qué quieres que te diga?

Las cosas son como son, ¿verdad?

Así es como es.

-A mí me gusta la...

-Me gusta cómo es. -Eso mismo,

es que me lo ha quitado de la boca. Cuánto amor destilaban.

Y si hablamos de amor, dejemos entrar a Paloma San Basilio,

o que nos deje pasar ella, mejor dicho.

La intensidad, en el buen sentido, hecha pasión.

No solo no puedes dar arte en amor,

sino que debes transformar o intentar transformar en amor

casi todo lo que haces.

Creo que solamente así las cosas adquieren una dimensión,

bueno, humana, tangible...

-Es como mi álbum de fotos. Mis recuerdos de toda la...

De todos los discos anteriores.

Este es de México.

En México siempre los hacen muy bonitos.

Le ponen matutino carnavalesco.

Y, en fin, cada uno tiene su historia, ¿no?

Porque todos cuestan trabajo.

Otras veces te encuentras con respuestas obvias.

Pero si tienes una cuenta corriente a rebosar,

es evidente que problemas para hacer números no vas a tener.

No, en arte no soy caprichosa. Voy...

Sé lo que busco, sé lo que quiero y sé cuánto voy a gastar

y cuál es el límite que me pongo.

Naturalmente, me pongo límite y ya está.

Ya les gustaría a muchos

poder poner el límite de la baronesa, ¿verdad?

Sueños imposibles. O no, nunca se sabe.

Hay que permitirse soñar. ¿No es así, Concha?

Sí sueño despierta, muchísimo.

Todos tenemos enamoramientos platónicos y sueños con...

personas que están por ahí.

-No vamos a insistir en ello, ¿no? Porque puede ser...

-No, porque se nos aparecería Sean Connery inmediatamente

por esa puerta.

(RÍE) Vamos a soñar.

(Música)

Espectacular.

Si te invitan a una casa, controla tus impulsos,

intenta no meter la gamba y sé discreto.

Es lo que reza la norma,

pero muchas veces al periodista de turno

le pueden sus ansias de saber y no se corta ni un pelo.

Consecuencia: se meten en unos charcos muy profundos.

¡Acción! -¿Habéis pensado,

ya sé que se ha comentado que os casasteis dos veces y tal,

en volver a reconciliaros o es una...?

-¿Te han dicho que de esto tenemos que hablar

o que no tenemos que hablar? -No me han dicho nada.

-Yo no quiero hablar más de este tema.

-¿Por qué hay que decirlo de esa manera?

-Con este disco, las historias son muy fuertes.

La pena es que tú no conozcas el disco.

(RÍEN)

Te estás enterando hoy de todo. -¿Tan fuertes como...?

No me he enterado de nada. -¿Todavía no te has enterado de nada?

(RÍEN) Tienes que ponerle más atención.

-¿Tengo que ponerle más atención? -Sí.

Hoy, amor, como siempre,

el diario no hablaba de ti, el diario no hablaba de ti,

el diario no hablaba de ti

ni de mí.

Cuando te hacen una pregunta fuera de lugar,

hay dos opciones:

una, te lo tomas mal,

o dos, te la tomas mal, pero recurres al humor.

¿Es verdad que te has hecho la cirugía estética?

-Bueno, pues este...

No, porque a la vista está.

Yo no puedo mostrar más que lo que tengo

y yo creo que siguen igual de grandes,

no me los he operado.

-Estás a una semana de que tu hija tenga su primer hijo,

pero ¿a ti cómo te sentó en su momento

que así, sin consultarte a ti...? Bueno, como te veo tan lanzada,

¿ya para qué te voy a preguntar? -Es que me tengo que reír.

-Vamos, me doy cuenta de eso y no salí de la UVI todavía.

¿Cómo te sienta eso? -Mira, yo creo que te tengo...

Tenemos que hacer unos cursillos intensivos tú y yo,

porque me parece que necesitas una puesta a punto.

-Teresa, teniendo en cuenta

tus manifiestas tendencias políticas izquierdistas,

¿estas de qué manera influyen en tu actual sistema de vida,

en tu forma de vivir?

-Si te refieres a esta casa, esta casa...

la he ganado, la hemos ganado Eduardo y yo

con nuestro propio trabajo, sin explotar a nadie.

-¿Qué haces con los caballos?

¿Vendes después su carne, traficas con ellos?

-No, no. Los caballos...

Juego con ellos, monto con ellos.

Pero no, no trafico con ellos. Trafico con coches y con terneros.

Claro, que a veces le buscas la lengua al personaje en cuestión

y encuentras titular.

¿Has tenido alguna vez ganas de cortarle las orejas a un crítico?

-¿Las orejas de algún periodista?

Alguna veces yo no le hubiera cortado las orejas,

le hubiera cortado muchísimas otras cosas.

-¿Son tan machos los toreros como dicen?

-Mi marido, pues, macho. Desde luego, macho, machísimo.

-Lo que más te gusta de los andaluces y de Andalucía

y lo que más te revienta. -Lo que más me gusta

es que no son nada vagos. ¿Lo que menos me puede gustar?

(Tic tac)

¿Lo digo? -Sí, dilo.

(RÍE) -Es que me van a linchar.

Los toros.

Si el que ha cursado invitación te frena, no insistas.

Lo único que puedes conseguir es que, al final,

la velada sea tensa y tampoco es plan.

Que tenemos una relación muy buena.

-¿Es buena? -Sí, se ve.

Yo creo que no hace falta darle más vueltas.

(Música tensión)

¿Por qué no?

-Porque no, porque es un tema nuestro

y es nuestro problema y ya está bien de siempre...

Yo creo que hay más parejas en España, ¿no?

Creo que hay que dejarnos un poquito tranquilos ya.

(RÍE) -Hago muchas otras cosas

para estar siempre haciendo la misma pregunta

y siempre la misma historia... Un poco pesado.

-Ya. ¿Y cómo...? -Que no vamos a seguir con el tema.

-Vale, muy bien, si no quieres seguir con el tema,

me voy a quedar con eso. -Vale.

-Con que no me quieres contar nada. -No, no, si no hay nada que contar,

no quiero hablar de mi vida. -Ya está.

No ha sido tan duro, ¿no? -¿Eh?

-No ha sido tan duro. -Un poco pesada con lo de Genoveva,

un poco pesada, macho. -Dilo, dilo...

-Tiene obsesión... -"Es una pesada con...".

-Sí, porque la gusto.

Hay quien con los años aprende a torear.

Era el caso de Rocío Jurado y Manolo Escobar,

a los que les sobraban tablas.

Se te acusa, Manolo, de que vives un poco de las rentas

de éxitos antiguos, de hace varios años.

-No. Afortunadamente, vivo de mi trabajo cotidiano,

de mi trabajo diario. -Pero se dice, Manolo,

que mucho dinero del que ganas en las quinielas

lo inviertes en comprar cuadros. -No.

-¿Es verdad que has tenido que recurrir

a grabar éxitos de hace 30-40 años

porque ahora no encontrabas buenas canciones?

-No.

-Una cuestión un poco, si quieres, impertinente, Rocío.

(RÍE) -En cierto sacrificio, digo,

figura el de adelgazar. -Sí,

y además, en este momento, precisamente,

estoy siguiendo una cura de adelgazamiento.

-Tenéis un precioso chalet.

¿Pagado con los esfuerzos de tu garganta, Rocío,

o con los esfuerzos de los puños de Pedro Carrasco?

-Es el esfuerzo del trabajo de los dos.

-Y ganas de demostrar, una vez más, ella es la más grande.

-Porque tú, Rocío, te sientes así. (RÍE)

-No te has quedado en nada corta a la hora de titular el disco,

tú te sientes la más grande. -Yo no titulo el disco.

Es un título que viene de América,

que viene de Azteca Music.

Tú sabes que los mexicanos son muy dados

a poner ese tipo de títulos.

Bárbara Rey y Ángel Cristo, la autenticidad por bandera.

En su época de pareja, a la hora que les pillases,

daba igual, tenían un humor bárbaro.

(RÍE) Bárbara, bárbaro...

Estamos a punto de acabar y no se ha podido reprimir

el guionista a meter su chiste de todo a 100. Sigamos.

¿Cuál es la auténtica Bárbara Rey, esta de la cara lavada

o la imagen sofisticada que todos tenemos de ti?

-Yo soy la misma, lo que pasa que para el escenario

y para una serie de cosas que requiere mi trabajo,

pues tengo que maquillarme, como es lógico,

porque no conozco a nadie que salga a cara lavada.

-Ángel, Bárbara lo deja todo por ti. ¿Eso te halaga o te asusta?

-Me asusta un poco, pues, no sé, el introducirla dentro del mundo mío,

porque es un mundo muy duro, muy sacrificado.

Pero, en fin, yo pienso que cuando dos personas se quieren,

llegarán a comprenderse

y, en nuestro caso, creo que sucederá así.

Está claro que como visionario Ángel Cristo no tenía futuro.

La verdad es que estoy irresistible.

Y ahora nos metemos en la cama de Javier Gurruchaga.

¿Qué te inspira a ti la cama?

-Bueno, la cama es un sitio estupendo para leer.

(ASIENTE) -Es un sitio estupendo para dormir

y es un sitio de estupendo... (RONCA)

-Para hacer entrevistas con Vicky Larraz.

-¡Ah! Con un edredón.

-Lo otro ya es más de hacerlo de pie o en trenes, aviones, etc.

Aviso para navegantes: consejos, los justos.

Te puedes llevar un buen rapapolvo. No te pongas tan seria, Marta.

Venga. -Es que ya estoy cansada.

-Ya lo sé, ya.

En estas situaciones,

y cuando ya se ha creado un ambiente de confianza,

el famoso en cuestión puede llegar

a no escatimar un pelo en sinceridad.

Me considero un imbécil. (RÍE)

Hablando bien y en serio.

Lo sé, porque me conozco.

-Y esto no me lo cortes, ¿eh? -Me río mucho,

voy siempre para adelante,

pero no creo absolutamente en nada, empezando por mí.

Lo niego todo,

aquellos polvos y estos lodos.

Lo niego todo,

incluso la verdad.

La leyenda del suicida

y la del bala perdida,

la del santo beodo.

Si me cuentas mi vida,

lo niego todo.

Son muchos más los famosos que nos han dejado

entrar en su hogar, pero, como siempre,

nuestro tiempo es limitado, no hay hueco para todos.

Por eso es momento de cerrar la puerta de esta,

nuestra, vuestra casa.

Que siga abierta.

Sí, sí, sí, aún nos queda mucha vida,

no os preocupéis. Solo ponemos el candado por hoy,

porque dentro de la casa seguimos hincándole el diente

a este maravilloso e inagotable archivo

del que solo en TVE podemos disfrutar.

Adiós.

Hasta pronto. Chao, chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Como en casa (2ª parte)

Viaje al centro de la tele - Como en casa (2ª parte)

07 ago 2018

Segunda parte de un hogareño y divertido viaje por las entrevistas de los famosos realizadas en sus propias casas. Personajes como Rocío Jurado, Concha Velasco, Marlene Morreau, la duquesa de Alba, Julio Iglesias, Félix Rodríguez de la Fuente, Rocío Durcal, Isabel Pantoja, Raphael, Miguel Bosé etc.

ver más sobre "Viaje al centro de la tele - Como en casa (2ª parte)" ver menos sobre "Viaje al centro de la tele - Como en casa (2ª parte)"
Programas completos (138)

Los últimos 285 programas de Viaje al centro de la tele

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios