www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3550398
Para todos los públicos Viaje al centro de la tele - Los cinco temazos - ver ahora
Transcripción completa

A ver, si ya componer una canción que sea un éxito es difícil,

¿os imagináis repetirlo con varias?

Pues es justo lo que han hecho los artistas que os traemos hoy

en este viaje.

Hay cantantes y grupos que sacan un tema y, hala,

a vivir de él toda la vida.

Pero hay otros que tienen un repertorio tan amplio,

que elegir cinco de sus canciones, que es lo que hemos hecho hoy,

es casi tan difícil como que un concursantes de "Gran Hermano"

participe en "Saber y ganar" y viceversa.

Que todas las mañanas me despierten besos...

Melodías reincidentes y machaconas.

Tú estás tranquilo y de repente oyes voces en tu cabeza

que suenan así.

Contigo, mi vida, quiero vivir la vida.

Es lo que tiene el talento.

Estos artistas son o han sido capaces

de componer bombazo tras bombazo sin ni siquiera inmutarse.

Como si no les costase, vamos.

Ella te dirá: "Vive la vida loca".

Hoy, en "Viaje al centro de la tele",

os invitamos a cantar y bailar con "Los cinco temazos".

Y voy a pasármelo bien.

(Música cabecera)

Allí me colé y en su fiesta me planté,

Coca-Cola para todos y algo de comer.

Me parece que tiene que colarse todo el mundo por ahí.

Mucha niña mona, pero ninguna sola.

Un día se cuelan en tu vida. Así, por las buenas.

Sin darte cuenta y ya está.

Se quedan ahí para siempre.

Por estos grupos los años no pasan.

Bueno, por ellos sí. No pasan por sus canciones, digo.

Os quiero decir que somos tres. -Tres jóvenes guapísimos.

Sí, amigos. Un día en el que Mecano no era conocido.

Que se lo digan a Carmen Maura.

¿Y por qué os llamáis Mecano? -Pues...

La verdad es que no estoy muy seguro.

Claro que sí, José María. No todo tiene por qué tener explicación.

Nos gusta, que es lo importante.

-Si no os gusta a vosotros a quién le va a gustar.

Bueno, también le puede gustar a más gente...

Pero ¿cómo se portan las multinacionales

con un grupo joven, que compone sus propias canciones,

que las cantan ellos y que además se llaman Mecano?

¿Os habéis fijado en el retintín del final de la pregunta?

¿Y que además se llama Mecano?

Como si por llamarse así no mereciesen una oportunidad.

Nosotros os podríamos regalar un Mecano,

pero seguro que ya se lo habéis pedido a los reyes.

A ver, te pones a pensar en otros juguetes de la época,

y ya os digo que había peores opciones para el nombre del grupo.

Mucho peores.

Imaginaos que Ana Torroja y compañía hubiesen elegido llamarse

la muñeca repollo o las baby mocosete.

Hoy no me puedo levantar,

el fin de semana me dejó fatal.

Fíjense, sobre todo, en la cantante.

Es exótica...

Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate.

Un espejo de cristal, y mírate y mírate.

Sensual...

Cruz de navajas por una mujer,

brillos mortales despuntan al alba.

Sangres que tiñen de malva el amanecer.

Muy muy muy muy guapa. Canta de maravilla.

Marineros, soldados, solteros, casados,

amantes, andantes y alguno que otro cura...

Y tiene unas piernas...

-¿Adelgazáis en los conciertos o no? -Yo un kilo y medio o así.

-Yo creo que no.

Y menos mal, Ana, porque si llegas a perder más kilos,

y no me refiero a aquello de Hacienda,

tus fans no te hubiesen encontrado en los conciertos

ni con la ayuda de pantallas gigantes.

Luces de colores, lo pasaré bien.

Hay que estar muy en forma para aguantar esas giras, sí, señor.

Eso sí, nada de personal trainer, ella a pelo, ahí, sin anestesia.

La anestesia la necesitaríamos nosotros en este caso

para digerir las mallitas circenses de la época que se enfundaba.

Algo que me da pie para hablar de todo este vestuario.

En cuanto a la imagen,

nosotros siempre es un tema que nos ha preocupado mucho.

Y a nosotros, Ana.

También a nosotros nos ha preocupado mucho también este tema.

Niños, por favor, no tengáis pesadillas esta noche

con estos modelitos.

A mí me pone la carne de gallina y me pone nerviosa también.

Lógico. En algún momento se tenía que poner la carne de gallina.

Sobre todo en los conciertos de invierno.

Salir así con el frío que hace en algunos sitios.

Adivinad ahora qué hermano tomaba café

y cuál tila antes de los conciertos.

Os adelanto que tampoco hay que ser muy observador.

Y aunque para las uvas hay algunos nuevos,

a los que ya no están echaremos de menos.

El que más se mueve es Nacho. -La cabeza sobre todo.

-Con diferencia. -Con diferencia.

-Nada más.

-En fin, que a mí también se me acaba el rollo.

Cabalgando en la pasión.

Te espero más y más.

Si esto no ha hecho nada más que empezar, hombre.

Todos los comienzos son complicados. Hasta los mejores lo han pasado mal.

Que se lo digan a los miembros de La Unión.

¿Cómo se iban a llamar si al principio tenían que apretujarse

en un minúsculo estudio para venderse.

Más unidos imposible.

Quién te ha visto, amigo y quién te ve.

¿Cómo te va la vida? A mí me ha ido bien.

Tan lejano el paraíso aquel.

Estoy acostumbrado a vivir al este del Edén.

Menos mal que solo eran tres.

Bueno, cuatro con la presentadora de aquel día.

Aparecen ahí Los Inhumanos y no hay forma de entrar.

Fue... lo que se puede llamar un éxito.

Nada que ver con alguna de las camisas

con las que nos sorprendía de vez en cuando.

¿Recordáis aquella película

de "El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo"?

Pues bien, este modelito los directores lo rechazaron

por demasiado atrevido.

Que sea aquí en Baracaldo.

Por cierto, si tenéis alguna plaga, llamadle a él.

El matarratas profesional.

Solo hay que ver su manera de pisar en el escenario.

Yo vi siempre mezclar

tu sangre con el oro negro.

Quien dice Rafa Sánchez, dice... James Dean.

La luna llena sobre París.

Ha transformado en hombre dennis.

Auuu, lobo hombre en París.

Igual que quien dice Mario dice Bitelchús.

No sé qué manía tenían por aquel entonces

en hacerles las entrevistas en lugares muy pequeños o incómodos.

¿Por qué se os ha ocurrido venir a La Coruña

a grabar un disco en directo? Es algo que no entiendo muy bien.

-Decidimos hacer...

Darnos una vueltecilla por aquí, por aquello de que se come muy bien.

Así, así se decide dónde tocar. Claro que sí.

No hay nada mejor como tener el estómago bien cuidado,

que luego si no, no hay quién aguante el ritmo.

(Música)

Es lenguaje de la calle, no de diccionario, ¿no?

-Bueno, yo como no leo libros... Tú no, Nacho.

Pero los chicos de La Unión sí leían,

porque "Syldavia", antes de ser una canción,

era una país imaginario de Tintín.

El tiempo pasa tan despacio en Syldavia.

Os dejamos descansar, que os veo cansadísimos.

Mira hacia lo lejos, busca otro lugar.

Y 100 gaviotas dónde irán.

Mikel, ¿tú qué crees adónde fueron? Huyeron despavoridas,

tras ver lo dinámicos que os desenvolvíais

en vuestras entrevistas.

Dice la leyenda que un periodista consiguió sacaros un titular,

pero es algo que nunca se ha podido comprobar.

Hoy podrás beber y lamentar, que ya no volverán

tus alas a volar. 100 gaviotas dónde irán.

La verdad es que estamos contentísimos

de estar invitados en el "Ibiza 92".

Estamos muy contentos.

Se te nota, Mikel, se te nota mucho.

Desprendes alegría por cada uno de los poros de tu piel.

Nos apetecía mucho hacer un doble LP, ¿no?

Estamos muy contentos.

Me dormiré, me dormiré.

Yo me pregunto ¿qué se os ha perdido en esta ciudad?

Llegados a este punto, Teresa, me surge una pregunta.

¿Hay alguna ciudad que sea de tu agrado?

Ni A Coruña, ni Londres... ¿Quizás París?

Una calle de París,

no es tan solo oro lo que allí perdí.

Una apuesta al corazón.

Nunca juegues si solo queda tu honor.

Vale que le costaba expresar sus sentimientos,

pero de ahí a que vayas a un programa

y para aderezar la actuación, te saquen artistas de un circo,

va un trecho.

Y la tierra aquí es de otro color.

El polvo lo debe saber.

Los hombres ya no saben si lo son, pero lo quieren creer.

Ni siquiera los payasos conseguían arrancarles una sonrisa

a estos chicos.

Esos ojos negros.

Esos ojos negros no los quiero ver llorar.

Pues si no los quieres ver llorar, díselo con más intención.

Que sea más creíble, hombre.

Pero sus canciones siempre serán eternas.

Cruzando la eternidad.

En vuelos al ras del mar.

Abejas cerca de aquí.

Lo de Mikel ha sido como... Benjamin Button.

Con la edad ha rejuvenecido e incluso se ha desatado.

Quedarse un poco ahí como... Una especie de coitos interruptus.

Te quedas con toda la energía dentro.

Gracias por elegirme.

Por cuidarme tanto y por no irte.

¿Cómo ibais a faltar?

Si era un secreto a voces que teníais que estar hoy con nosotros.

(RÍE) ¡Un secreto a voces!

Os prometo que será el único chiste barato de hoy.

Sobre un vidrio mojado escribí su nombre

sin darme cuenta.

Y mis ojos quedaron igual que ese vidrio pensando en ella.

Antes con artistas de circo y ahora con gimnastas.

Como podéis ver, había programas en los que,

para motivar a estos grupos, lo intentaban todo.

Pues ni con esas...

Ayúdame y te habré ayudado.

Que hoy he soñado en otra vida...

En otro mundo...

Pero a tu lado.

Se podía hundir el mundo, que ellos seguían a lo suyo.

Y mira que los presentadores le ponían intención,

pero no había manera.

¿Qué es lo que tú crees que debe apreciar más la gente

en este nuevo LP, en este séptimo LP?

Bueno...

Es distinto a los últimos que hemos hecho, ¿no?

Déjame...

Ya no tiene sentido.

Es mejor

que sigas tu camino, que yo el mío seguiré.

Os dejamos, os dejamos,

pero pensad que todo lo que decimos es con cariño y desde el humor.

Después de ver esta parte del programa,

a ver cómo le explicas tú a los más jóvenes

que aquella época se le conozca con el nombre de "La movida".

Aunque también pertenecía a los 80,

la fórmula de Loquillo se basaba en otra cosa.

Tu padre no lo dice, no...

pero me mira mal.

¿Quién es el chico tan raro con el que vas?

Bueno, menudo es él para que alguien le mire mal.

Carpetazo que le da al asunto rápidamente.

Porque yo tengo una banda de rock and roll.

Porque yo tengo una banda de rock and roll.

Soy muy radical. Veo la vida en blanco y negro.

No la veo en color.

Eso es verdad. Siempre lo has hecho.

Bueno, siempre, siempre...

Dejémoslo en casi siempre.

Hemos encontrado una imagen inédita que habla por sí sola

y para la que sobra comentario alguno.

Cada uno, por favor, en su casa que la catalogue como quiera.

¿Quién le puso ese nombre al grupo y qué pretendéis

Loquillo y los Trogloditas?

-La música que más o menos nos gusta y nos apasiona

se puede decir que es troglo... troglodita.

¿Música troglodita?

Nunca la hubiese llamado así, pero...

Tú eres el que sabe más de esto.

Voy a ser una rock and roll star.

Voy a ser una rock and roll star.

Ya que estamos. Algo original. ¿Por qué te llaman Loquillo?

Me lo pusieron mis amigos del colegio cuando tenía 13 años.

Por mi forma de ser y de llevar el pelo.

No quiero decir que fuera un poco raro,

sino que...

tenía mi forma de ver las cosas.

Pero debajo de esa fachada siempre ha habido un corazón gigante.

Dicen de mí que soy un tanto animal,

pero en el fondo soy un sentimental.

Y no hay nada mejor que un roquero poniéndose melancólico.

El resultado, baladas para la historia.

Naves de futuro, es una ilusión

cuando el rock and roll conquistó mi corazón.

Naves de futuro, es una ilusión,

cuando el rock and roll conquistó mi corazón.

Se puede ser macarra y muy simpático.

Seguro que la vista se os ha ido al pantalón de Loquillo.

Lo digo porque a mí también.

No está de más recordar que por entonces

no existían los teléfonos móviles.

Cada uno lo ve a su manera.

Mi fama me precederá

hasta el infinito y más allá.

Me gusta mi actitud, ante todo.

Siempre digo: "Si sobro en un sitio me largo".

El calor de la noche a plena luz del día.

Siempre dispuesto para alegrarte el día.

Hombre de bien a carta cabal

y como el Duque: feo, fuerte y formal.

Me creo bastante mi propio personaje.

El amanecer me sorprenderá dormido,

borracho en el Cadillac,

junto a las palmeras luce solitario.

¡Que no decaiga!

En la fiesta de Blas,

en la fiesta de Blas.

Todo el mundo salía con unas cuantas copas de más.

Pues muy mal.

Muy mal eso de conducir bajo los efectos del alcohol.

Muy mal.

Ya sabéis. Si bebes no conduzcas.

Porque la música de Fórmula V era una especie de música chicle.

-Sí, efectivamente.

Sí, exacto. Música pegadiza... Estás ahí todo el día masticándola.

Loco loco casi, loco loco medio,

loco loco vivo yo.

Loco loco casi, loco loco medio,

loco loco por tu amor.

Tú quizás quieres eliminarla de tu disco duro,

pero resulta imposible.

Siempre está ahí y no es spam.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

Paso las noches así, pensando en Eva María.

Cuando no puedo dormir, miro su fotografía.

No sigas, Paco. Te entendemos.

Mira a ver la foto... y a recordar en la intimidad.

Qué voy a hacer. Que voy a hacer.

Qué voy a hacer si Eva María se fue.

Pues eso, aguantar a pan y agua hasta las vacaciones.

Vacaciones de verano para mí,

caminando por la arena junto a ti.

Vacaciones de verano para mí.

Rayando el sol.

Desesperación.

Dos forma de ver el verano... O el sol.

Maná en modo desesperado.

Es más fácil llegar al sol que a tu corazón.

Con ellos no existen las medias tintas.

Ya sea clavado en un bar o esperando en un muelle.

Estoy clavado,

estoy herido.

Estoy ahogado en un bar.

Desesperado.

Sola en el olvido.

Sola.

Sola con su espíritu.

Sola.

Sola con su amor en mar...

Sola.

En el muelle de San Blas.

Dicen que tanto estrés y tensión no es bueno.

Que te puedes quedar sin aire y tampoco es plan.

Cómo quisiera poder vivir sin aire.

Cómo quisiera calmar mi aflicción.

Amar es combatir.

Si es que insisten ellos.

Si algún día te deja tu pareja y quieres elevar tu sufrimiento

a grados inimaginables, escucha la música de Maná.

Ellos comparten tu dolor.

Labios compartidos, labios divididos, mi amor.

Yo no puedo compartir tus labios.

Yo lo que quiero...

Soy guapo y lo sé. Cuidado.

No significa eso que detrás no haya más.

David, cuando miras para atrás ¿qué es lo que ves?

-Veo siempre a Javi mirándome con esas cejas amenazantes.

Este bloque va de artistas, que aparte de...

hacer bien lo de la música, ser unos virtuosos,

son deseados por su público femenino los muy hijos...

Vamos, que lo tienen todo.

Unos capos.

(CANTA EN ITALIANO)

Toca la guitarra.

Yo soy David y este es Javi, que toca la batería.

Rafa no ha podido venir.

(CANTA EN ITALIANO)

¡Los Hombres G!

Un momento de sosiego.

Un poco de tranquilidad, por favor.

Javi, eso es como pedirle peras al olmo.

Aunque la mona se vista de seda.

¿Qué se siente cuando se toca delante de un auditorio

con tantas jovencitas aullando?

-Se siente miedo.

Pero ¿cómo os iban a dejar en paz, si siempre les habéis dado cancha?

¿Cuál es vuestra fuente de inspiración

a la hora de hacer esas canciones tan...

tan maravillosas?

-Si tú me lo preguntas...

Nuestra fuente de inspiración eres tú, hija mía.

Normal que al final vuestras fans se acabasen soltando el pelo.

Suéltate el pelo.

Vente conmigo, confía en mí.

Yo lo que quiero es verte sonreír.

Yo lo que quiero

es que tú bailes junto a mí, te sueltes el pelo...

Para sacar el estrés acumulado no está mal desmelenarse,

aunque existen otras alternativas.

Solemos hacer taekwondo con los...

técnicos de sonido y eso.

"One, two, three".

Marta tiene un marcapasos que la mima el corazón.

No tiene que darle cuerda, es automático.

Un detalle.

Vale que hicieseis playback, pero salir con la batería rota

y con la cinta de embalar, me parece un pelín exagerado.

Llamadme tiquismiquis, no sé.

Atentos ahora a la pregunta del presentador de turno.

Las canciones dan un cierto aire de...

-Hola, ¿qué hay? -Hola, buenas noches.

-De simplicidad, de sencillez.

¿Es un efecto que habéis buscado deliberadamente

o es que os salen así?

-Es que somos muy sencillos nosotros.

Muy sencillos y muy buena gente.

Sé de más de uno que si le quitan a su chica así por las bravas,

puede llegar a hacer cosas impensables.

Vosotros no.

Vosotros lo máximo que le hacíais era echarle polvos pica pica.

Oye, dependiendo del caso, puede llegar a ser placentero.

Ya sabéis aquello de que sarna con gusto no pica.

Sufre, mamón,

devuélveme a mi chica,

y te retorcerás entre polvos pica pica.

Hombres G, sí.

Aunque se les podría llamar también los hombres del polo.

Trata de dar a una mula con un bastón

para que entre en la portería.

-Lo importante de practicar el polo

es saber montar muy bien a caballo.

No hablamos del deporte, sino de la prenda de vestir.

Qué paciencia hay que tener a veces, ¿verdad?

Sé que tengo algunos enemigos,

pero esta noche no podrá contar conmigo.

Porque voy a convertirme en hombre lobo.

Te juro por mí mismo que no dormiré solo.

Porque hoy, de hoy no pasa.

Y voy a pasármelo bien.

Nada más. -Eso es todo.

-Qué se dice. Todo artista tiene su momento

y luego, como decía la canción, otro ocupa tu lugar.

Simple ley de vida, amigos. Es así.

Una vez asumido, todo es más fácil.

Mamá, empiezo. Hola, me llamo Dani.

Tengo 14 años y soy de Madrid.

¿Te crees que estoy loco? No soy yo quién lo dice.

Lo decía el propio nombre de vuestro grupo.

¿Cómo estáis?

Somos El Canto del Loco. Dani Martín y sus amigos

aterrizaron arrasando con todo.

Así, a lo loco. Como un canto y por sorpresa.

A contracorriente, vamos.

Salgo y te busco, no veo el momento,

me asusto.

Te vuelvo a buscar,

corriendo a contracorriente, sentir que no te encuentro

entre tanta gente.

Que viene, que corre

y no escucha a su mente

y me cansan.

Ellos también han levantado pasiones y oye, una cosa,

no solo entre las jóvenes, sino también entre las madres,

no creáis.

"American Pie" hizo mucho daño.

¿O no?

Es que la madre de José me está volviendo loco.

Y no la voy a dejar, porque lo siento y siento todo.

¿Qué culpa tengo yo si esa puerta no la he abierto?

Ha sido su madre, que quería que entrara dentro.

Como podéis apreciar,

hay una historia de amor entre la cámara y Dani Martín.

(Música: "Love Is In The Air")

Se quieren, se buscan, se desean el uno al otro.

Quiero entrar en tu garito con zapatillas,

que no me miren mal al pasar.

Estoy cansado de siempre lo mismo, la misma historia,

quiero cambiar.

Me da pena tanta tontería, quiero un poquito de normalidad.

Pero a ver, mírame, y dime tronco,

no veo ni un sitio y no puedo aparcar.

Hablemos ahora de manías en el escenario.

Vaya por delante que todos las tenemos.

A Dani, por ejemplo, le da por simular tocar la guitarra.

Escenificar los cuernos.

O abrazar a su primo el guitarrista.

Capítulo a parte, eso sí, es la pose de malote.

Eso viene de fábrica.

El único capaz de amar a 220,

el Casanova.

-Espiritualmente somos unos niños. -Sí, sí.

-Y yo lo seguiré siendo toda la vida.

Pues claro que sí, Dani. Y nunca dejéis de serlo,

que uno se olvida a veces.

Aunque luego los famosos, gracias a programas como el nuestro,

podéis rescatar rápidamente esos momentos.

En vista de que parece que poco a poco

la gente se va dando cuenta de que no es tecno todo lo que reluce

y de que Ronny Jordan está adquiriendo una gran aceptación.

-Eras muy bueno. -Muchas gracias.

-Pero muy bueno, ¿eh? -Estoy emocionado ahora mismo.

-El magnetismo.

Es lo que verdaderamente atrae a las chicas.

-Pero eras igual de mono que ahora, o incluso más.

Bueno, no, más ahora. Bueno, no lo voy a arreglar.

-Qué bonito momento. ¡Un beso!

Si solo fuese uno...

A vosotros siempre os ha gustado repartirlos a diestro y siniestro

y a todas horas.

Quiero besos.

Que todas las mañanas me despierten de esos.

Que sea por la tarde y siga habiendo besos.

Y luego por la noche hoy me den más besos para cenar.

Pero tampoco es plan de agobiar, chicos,

que luego te puedes volver un poco... Dilo tú, Dani.

Sabes que eres un poquito insoportable.

Mirarás siempre hacia atrás arrepentida.

Sabes que yo he dado todo todo en balde.

Noche de sorpresas, de invitados.

Sergio, quiero aclarar, antes de empezar contigo,

que el hecho de, tras escuchar insoportable, no significa nada.

Solo que alguien tiene que ir detrás y esta vez te ha tocado a ti.

Que nadie se monte una historia rara en la cabeza.

Bailar pegados es bailar,

igual que baila el mar

con los delfines.

Corazón con corazón,

en un solo salón,

dos bailarines.

¿Quién iba a pensar que un presunto catarro mal curado

se iba a convertir en toda una marca registrada?

Quémalo en tu fuego.

Fúndeme en la nieve

que congela mi pecho.

Te espero, Gloria.

Esa chica es mía, casi casi mía.

Está loca por mí,

y por eso eras mía.

Ahora una para nota.

El apellido de Sergio es Capdevilla.

¿Sabéis por qué su pseudónimo artístico es Dalma?

Su padre nació en un pueblo que se llamaba Maldá.

No sonaba demasiado bien y cambiaron las letras.

Como podéis ver, Sergio tenía unos representantes

que se estrujaban mucho la cabeza.

No tenían maldad ninguna, eso sí.

Oye, el guionista...

¿Qué habíamos dicho de los chistes, por favor?

Lo mejor de mi vida

lo hago solo para ti.

Si tú supieras cuánto pintas en mi vida,

no tendrías más salida que vivirla junto a mí.

Galilea, qué fortuna la mía.

He quedado contigo.

Con la chica más dulce, mi amiga por vía postal.

No te vayas.

Quédate aquí con nosotros.

No es que Ricky Martin no tenga sintonías melódicas,

pero si por algo le reconocemos son por esas canciones

llenas de vida.

Ella qué será.

She's livin la vida loca.

Y te tolera, si de verdad te toca.

Ella es tu final, vive la vida loca

Ella te dirá, vive la vida loca.

Vas a sudar mucho. Normal, es que no para de moverse.

Aunque a algunos y a algunas los sudores les entran

solo con verle.

Por arriba, por abajo,

calentito, bien pegados.

Por arriba, por abajo,

angelitos sin pecado.

Sí, sí, por todos los lados.

Cuando arranca el show se convierte en una auténtica...

Dando media vuelta.

Otra vuelta más.

En cada esquina, nena dame más.

Las de Ricky Martin son de ese tipo de canciones

con las que uno se crece cuando suenan

en una discoteca.

Ya puedes estar hablando con tu mejor amigo o amiga,

ya puedes estar dándote el lote, que tus piernas empiezan a temblar

y ya no hay vuelta atrás. Estás perdido.

Perdido porque no puedes parar

y perdido porque tú vas por un sitio y el ritmo, no sabes por qué,

va por otro.

¡Tú y yo, ale, ale, ale!

¡Go, go, go, ale, ale, ale!

¡arriba va, el mundo está de pie.

¡Go, go, go, ale, ale, ale!

Oye, también os digo que si el ridículo llega

a extremos inimaginables, no pasa nada por echar más pasos

hacia atrás que hacía adelante.

Una retirada a tiempo es una victoria.

Un, dos, tres, un pasito pa' alante, María.

Un, dos, tres, un pasito pa' atrás.

No volveré a dejarte de querer.

Y tras los guapos, los listos de la clase.

A ver, que no quiero decir que sean feos.

Además escribir como lo hacen los monstruos que vienen ahora

está al alcance de ellos y pocos más.

¿Qué ocurre?

Pues que a veces entenderles se convierte en un arduo trabajo.

Qué digo arduo, un trabajo imposible.

Solo a veces, digo.

Libros, nubes.

Ese es mi descanso. Yo, como no leo libros...

Ser durmiente...

En la espuma de un antojo camuflarse.

Yo, como no leo libros...

Cantautores como Manolo García lo de "hablando se entiende la gente"

pierde por momentos su sentido.

Al menos su sentido más literal.

Mezcla el mundo, ruge mistral,

mezcla el mundo y mézclanos con él.

Tengo la teoría de que algunas de sus letras las plasmó

en el folio el mismo día en el que surgieron las ideas

de algunos de sus videoclips.

Cuando el bosque te hable te hablaré,

cuando el mar

te tenga te tendré.

Eran nuestras pequeñas performance que se dice.

¿Qué es lo que tengo yo?

Que tengo ganas de bailar.

¿Para qué voy a esperar?

Cuando necesito amor, es mi única ambición.

Y como yo no sé bailar,

a galeras a remar.

Hemos estado años, qué digo años, décadas,

amarrados a sus canciones, y eso que no lo tuvieron fácil.

Si pensabais que en "Insurrección" hablaban de una mujer,

estabais muy equivocados.

Cada loco con su tema. (RÍE)

¿Dónde estabas entonces, cuando tanto te necesité?

Y la compañía nos racaneaba a saco.

Nadie es mejor que nadie, pero tú creíste vencer.

"¿Dónde estabas entonces, cuando tanto te necesité?",

era como: "Oye, ahora qué, ahora sí, ¿eh? Y antes, ¿qué?".

No era ninguna señorita, era la compañía de discos.

Por cierto, de sabios es reconocer errores, y nosotros sabemos hacerlo.

En otro de nuestros programas dijimos que Julián Muñoz

había acuñado el término "pantalón cachuli", craso error.

Ya veis que antes fue Manolo, dicho con cariño.

En los valles me pierdo,

en las carreteras duermo.

Ahora sopla el viento,

cuando el mar quedó lejos hace tiempo.

Letras de altos vuelos.

Que los días se van,

río son, ahora os quiero sentir,

caminar, ahora quiero pintar,

percibir el color de esa flor

que se marchitará.

Gracias, por venir.

(EL PÚBLICO CANTA) "Y nos dieron las 10 y las 11,

las 12 y la 1, y las 2 y las 3...".

Y desnudos al anochecer nos encontró la luna.

Me dan igual las horas y los días que pasemos juntos,

me conformo con llegar a entender cómo se puede contar

la historia de una ruptura como si fuese una bendición.

Me quito el sombrero. Bueno, en tu caso, me quito el bombín.

Para no asediarla con mi antología

de sabana fría y alcoba vacía,

para no comprarla con bisutería,

y ser el fantoche que va en romería

con la cofradía del Santo Reproche.

Tanto la quería... -Ay, tanto la quería...

-Que tarde en aprender a olvidarla 19 días y 500 noches.

Joaquín Sabina, un tipo con carta blanca para hablar de lo que quiera.

Los pájaros visitan al psiquiatra,

las estrellas se olvidan de salir,

la muerte pasa en ambulancias blancas,

pongamos que hablo de Madrid.

Ay, Joaquín, si es que no podríamos vivir sin ti.

Quemado, como el cielo de Chernobil,

solo, como un poeta en el aeropuerto,

así estoy yo,

así estoy yo sin ti.

Si aquella chica no volvió tras tocarle esta canción,

de verdad, es que no tenía corazón.

Historia diferente es la dedicada a otra princesa.

Que ella sabrá quién es, seguro.

Ahora es demasiado tarde, princesa.

Búscate otro perro que te ladre, princesa.

Y en Marbella sales mucho y eso, ¿Antonio?

-¿Si salgo mucho por la noche? -Sí, sí por la noche.

-Sí, suelo salir todos los días.

Entre día y día, y noche y noche, Antonio encontraba la inspiración

innata para dejar constancia de su talento.

Tranquila, mi vida, he roto con el pasado,

y mil caricias pa' decirte que siete vidas tiene un gato,

seis vidas ya he quemado, y esta ultima la quiero vivir

a tu lado, oh, oh.

Hemos dicho innata porque es lo que creemos nosotros.

Para algunos, su apellido era el que le había puesto ahí.

Escuchad, escuchad.

¿Reconoce que de no ser usted el hijo de Lola Flores,

hoy no lo estaría entrevistando y usted no se habría comido una rosca?

-Zasca, zasca, zasca.

Hala, sin medias tintas. Daba igual que hubiese escrito esto.

Prometo ver la alegría, escarmentar de la experiencia,

pero nunca, nunca más, usar la violencia.

El periodista, erre que erre, seguía el tío.

Seamos sinceros, Antonio: de no ser usted el hijo de Lola Flores,

en este momento usted no hubiese podido entrar con esa facilidad

en el mundo de la canción.

Y una espina se clavó

en la cima de mi montaña.

¿Sabe usted que si por casualidad triunfa,

dirán que lo tenía fácil, porque era hijo de Lola Flores?

Y dale, le faltó tirarle la jarra de cerveza a la cara.

Por favor, hombre.

Sabes cuál es mi dolor,

por favor, dame calor.

Tú sabes cuál es mi dolor,

por favor, dame calor.

Paso de esa gente con tan poca sesera.

Muy bien que hacías, Antonio. Tú, a lo tuyo, a la música,

que ahí lo bordabas.

El garabato de un niño es tu cuerpo de mujer,

rectas, curvas, curvas, rectas, imposibles de aprender.

A todo esto, el periodista le seguía buscando.

He leído en el el LP que ha compuesto usted algunas canciones.

Seamos sinceros: ¿quién se las compone, y a cuánto las paga?

-Zasca, zasca, zasca.

El sol te doró la piel, para que morena fueras.

y a una palmada se oyó el canto de una sirena.

No sé por qué dos estrellas bajaron para rizar tu pelo.

-¿Quién le inventó?

-Supongo que mi padre y mi madre la noche de bodas.

Gracias a que te inventaron, tenemos el recuerdo de tu buena música.

Lo mismo podemos decir de Antonio Vega,

o dicho de otro modo: la intensidad bien entendida, hecha música.

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer,

jugando con las flores en mi jardín.

Historias que son sencillamente imaginaciones,

otras veces son vivencias reales, digamos.

Y es que no hay nada mejor que imaginar,

la física es un placer.

Es que no hay nada mejor que formular,

escuchar y oír a la vez.

Me gusta jugar con ello, y crear una atmósfera, un clima propio.

Se dejaba llevar, se dejaba llevar por ti.

No esperaba jamás, y no espera si no es por ti.

Me da miedo la enormidad, donde nadie oye mi voz.

Deja de engañar, no quieras ocultar,

que has pasado sin tropezar.

Parece que todos nos encontramos en nuestro sitio particular de recreo,

y de recuerdos, ¿no?

De sol, espiga y deseo,

son sus manos en mi pelo.

De nieve, huracán y abismos,

el sitio de mi recreo.

Y le damos carpetazo al bloque con Fito,

uno de los más grandes, profesionalmente hablando.

Los que somos pequeñitos y flaquitos, tenemos una ventaja:

que se nos ve menos envejecer.

Además, no hay nada que las nuevas tecnologías no pueden hacer.

Aunque no me llegue a conocer,

y no volveré a quererte tanto,

y no volveré a dejarte de querer.

¿A que parezco tierno así? Reconozcamos que con

el "Soldadito marinero" a tu lado, sí lo pareces, sí.

Soldadito marinero, conociste a una sirena,

de esas que dicen "te quiero" si ven la cartera llena.

Escogiste a la más guapa, y a la menos buena,

sin saber cómo ha venido, te ha cogido la tormenta.

Tenemos estas canciones tan memorizadas que, claro,

uno acaba creyendo que salen de un día para otro, y nada de eso.

Cuando toca pillar el bic, y la libreta te está mirando...

(Risas)

Mu' malamente... "A ver qué me pones encima, qué me quieres tatuar...",

pues no se va pasa bien.

Alguien dijo alguna vez, por la boca vive el pez,

y yo lo estoy diciendo, te lo estoy diciendo otra vez.

Recordad que para todo, también para escribir,

siempre hay que hincar los codos en el cole,

porque lo mismo luego cosas tan sencillas como las restas,

se te acaban enquistando.

No voy a despertarme porque salga el sol,

ya sé llorar una vez por cada vez que río.

No sé restar,

no sé restar,

tu mitad a mi corazón.

Eso sí, fuera de las aulas también se aprende mucho,

pero lo dicho, nada de dejar de lado los libros.

Menos mal que fui un poco granuja,

todo lo que sé, me lo enseñó una bruja.

Bueno, a ser feliz, hala. ¡Idos por ahí!

Porque al coger mi guitarra...

Ha llegado el momento de montarnos una fiesta,

y llegados a ese punto, siempre es importante recurrir a artistas

con canciones que nos transmitan, ¿cómo lo diría yo?, desenfreno.

Pa, pa, pa, pastillas de freno, a toda pastilla,

salpicaderos, motores de ventanilla.

Muy pocos ceros en mi nómina ilegal.

A los hermanos Muñoz, si les llaman para ser los reyes de un jolgorio,

ahí se plantan ellos sin dudarlo. Marchita.

Tú eres una fiera porque entras partiendo la pana,

invitando a la peña, invitando a cañas.

A la hija de la dueña la tienes loca, loquita, loca.

Invitando a todo el mundo, unos magníficos.

Eso sí, cuidado con pasarse, siempre con precaución.

Fíjate un objetivo distinto, que soy como un vino tinto,

que si me tomas en frío engaño, y con los años me hago más listo,

¡cariño!

Insistimos con la precaución, porque cualquier despiste

puede ser muy peligroso.

Por la raja de tu falda yo tuve un piñazo con un Seat Panda.

Por la raja de tu falda yo tuve un piñazo con un Seat Panda.

Trabajar para vivir, no vivir para trabajar.

Ellos lo tienen muy claro, todo muy claro.

Me duele el pie, voy a correr. La cabeza, voy a correr.

Mareado, voy a correr. Tengo vértigo, voy a correr.

Me encuentro mal, voy a correr. -Tengo mocos, voy a correr.

-Y se te quita. ¿Tengo ansiedad?, voy a correr.

-Y luego el premio, la cerveza. -Hombre.

Yo no me voy a ir a correr si cuando llego no hay una birra así de gorda,

no me voy a ir.

Me falta el aliento, la fuerza, la pasta, las ganas de verte,

el encanto, la salsa, la luz de tus ojos,

mi as de la manga, tus ojitos rojos.

Junta tú ahora en una fiesta a los Estopa y Melendi.

Sobre todo el Melendi de hace unos años,

aquel que capaz de montar la discoteca en un avión.

Me saqué un billete en primera,

me senté medio acongojado,

empecé con la tiritera,

y aún no habíamos despegado.

-Voy caminando por la vida, sin pausa, pero sin prisa,

procurando no hacer ruido, vestido con una sonrisa,

sin complejo ni temores, canto rumbas de colores,

y el llorar no me hace daño siempre y cuando tú no llores.

Difícil hacer frente a una melodía de Melendi,

te pones a bailar casi sin querer.

Y lo que peta en la radio, mi rumbita pa tus pies.

Ya nadie roba diarios, ya no hay nada que esconder,

la Navidad la ha inventado el Corte Inglés.

Ahora, consejo al canto: si el cantante no está preparado,

no se le puede dar al play, eso es así.

Hablando en plata, soñando en oro,

subiendo al cielo, bajando al moro.

Menos mal que Melendi, con su naturalidad habitual,

solucionó el envite como si no hubiese pasado nada.

Hablando en plata, soñando en oro,

subiendo al cielo, bajando al moro.

Cedés piratas, chinos con rosas,

cuentos de hadas, un funeral y cuatro bodas.

-Te veo que has cambiado un poquito. -No sabes la sensación de hacer así,

poder rascarse, es maravilloso, de verdad.

Efectivamente, con el paso de los años ha ido cambiando de look,

y no solo físico, cuidado, ahora muchas veces se pone melancólico.

Le pido a la luna que alumbre tu vida,

la mía hace ya tiempo que ya está encendida.

Que lo que me cuesta querer solo al rato,

mejor no te quiero será más barato. Cansado de ser el triste

violinista que está en tu tejado.

Porque te quiero dibujar desnuda en el firmamento,

pa' hacer tu día más bonito,

más bonito... que el Universo.

-Tranquilo, no te pongas nervioso, tranquilo,

tranquilo, majete, en tu sillón.

No, si de aquí no nos movemos.

Ya puede venir quien sea, que aún tenemos cuerda para rato.

Estamos en el punto más álgido.

No nos podrán parar.

Somos Celtas con ganas de luchar. -No, no nos podrán parar.

-Respirar es igual que tocar. -No, nos podrán parar.

-No solemos mirar hacia atrás. -No, no nos podrán parar.

-Vuestra fuerza nos hará caminar.

Salió una foto publicada de cuando estaba en ese despacho,

que tenía los pelos largos, y unas gafas tremendas...

Paremos un segundo. ¿Habéis oído lo mismo que yo?

Rebobinemos, que a uno los años le pesan,

y lo mismo tengo un principio de sordera, que todo puede ser.

Tenía los pelos largos... Sí, ahí, justo.

¿Pelos largos? ¿Ha dicho pelos largos?

No tengo en la cabeza esa imagen,

pero me informan mis compañeros que han encontrado la prueba

de que la afirmación es verídica.

A veces llega un momento en que te haces viejo de repente,

sin arrugas en la frente,

pero con ganas de morir.

Pero muy de repente, así como de la noche a la mañana, nos pasa a todos.

Ojo, porque entre este Jesús, y este otro solo hay un año de diferencia,

cortando por lo sano, nunca mejor dicho. Claro que sí.

¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo,

las risas que nos hacíamos antes todos juntos?

Hoy no queda casi nadie de los de antes,

y los que hay han cambiado, han cambiado, sí.

Mención honorífica para el papel del ciego del "Lazarillo de Tormes",

modo trovador del amigo, y es que esto de contar historias o cuentos,

que para el caso es lo mismo, siempre se les ha dado muy bien.

Cuéntame un cuento, y verás qué contento,

me voy a la cama, y tengo lindos sueños.

Cuéntame un cuento, y verás qué contento,

me voy a la cama, y tengo lindos sueños.

Ve a Andrés Calamaro y piensa en... ¡Fiesta!

-Es una gran bienvenida la que me dan.

Pero él y Los Rodríguez siempre han ofrecido mucho más.

Como siempre, vamos a dedicar esta pequeña actuación

a la memoria del escritor Bukowski. -Yo, como no leo libros...

Lo sé, todos conocéis a Bukowski, Charles Bukowski.

Si alguien no se acuerda de él, por la razón que sea, aquí le tenéis.

Déjame atravesar el viento sin documentos,

que lo haré por el tiempo que tuvimos...

Porque no queda salida, porque pareces dormida,

porque buscando tu sonrisa, estaría toda mi vida.

Yo lo que quería con todo esto, es decir que Andrés puede hacer

que una fiesta sea a la vez un encuentro cultural,

porque las apariencias muchas veces engañan.

Tanto a él como al resto de los componentes de Los Rodríguez,

siempre les han importado las palabras.

Palabras más...

Palabras menos.

Palabras más, palabras más, palabras menos.

Es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre.

Aunque a veces las palabras tienen vida propia, y salen cuando quieren.

El...

La verdad es que...

Es casi... Es...

Andrés es como David Copperfield, un tipo que puede desaparecer,

y aparecer como de la nada.

Gran parte de ese tiempo estaba por aquí, por Madrid,

escribiendo y comprando discos, ¿no? Y también, portándome mal,

culturalmente hablando.

Por supuesto, siempre culturalmente hablando.

(RÍE)

Cuando las musas no vienen, es necesario evadirse.

Todo el principio de siglo para mí...

tuvo una clave más psicodélica.

No soy enemigo de la terapia, ni de la farmacia, tampoco.

Ellos siempre han ido a pecho descubierto,

sin esconder sus sentimientos.

¿Para qué? Si puedes decirlo todo a la cara, y sin filtros.

Hace calor, hace calor,

estaba esperando que canten mi canción,

y que abran esa botella, y brindemos con ella,

y hagamos el amor en el balcón.

Hagamos una parada en los movimientos de Calamaro al órgano.

El instrumento, digo.

Porque tras fijarme detenidamente, salvando las distancias,

y con sus diferencias, estoy convencido de que él y Stevie Wonder

estudiaron en la misma escuela gestual.

No importa el problema, no importa la solución,

me quedo con lo poco que queda, entero en el corazón.

Y decía con diferencias, porque al fin y al cabo Andrés tiene su sello.

Todo depende de cuántos cafés se haya tomado esa mañana.

Una botella de absenta...

Cómo ha cambiado el concepto "sol y sombra" con el paso de los años.

Esta milonga, que es la milonga del marinero y el capitán.

Fue por una rubia loca,

que bailaba sola hasta el amanecer.

(Música)

Ni una sola palabra...

Hay mujeres que con solo respirar ya dejan huella.

En realidad todas las mujeres, pero aquí en concreto nos referimos

a esas artistas con un sello propio, cada una con su estilo,

ya sea en solitario o en grupo, ellas llevan el timón.

Cuéntame al oído, si es sincero eso que ha dicho.

Son frases totalmente sinceras, Amaia.

O son frases disfrazadas, esperando solo un guiño.

¿Por qué os llamáis La Oreja de Van Gogh?

-Porque necesitábamos un nombre para nuestro grupo,

una tarde nos fuimos a tomar un café, salieron muchos nombres graciosos.

Nos parece un nombre original y gracioso.

Cómo serían los otros nombres que salieron en aquella cafetería,

para que La Oreja de Van Gogh les resultase gracioso.

Original quizá sí, pero gracia, lo que se dice gracia...

No la encuentro yo por ningún lado.

El cielo acostado detuvo el tiempo en el beso,

y ese beso a mí en el tiempo.

La gente de ahí detrás es La Oreja de Van Gogh, van a cantar en directo.

Y recordarás las tardes de invierno por Madrid,

las noches enteras sin dormir,

la vida pasaba, y yo sentía que me iba a morir de amor.

Aquí cantaron en directo, pero a veces toca hacerlo en playback.

Y no veas lo mal que queda eso de que el micrófono esté apagado

cuando al final intentas hablar.

Te pueden hacer sentir como una muñeca de trapo, y tampoco es eso.

Me abrazaría al diablo sin dudar,

por ver tu cara al escucharme hablar.

Eres todo lo que más quiero, pero te pierdo en mis silencios.

Algo tendrán, porque para cantar tan bien...

No sé... El marmitako, el bacalao al pilpil,

alguna cosa que os dan para cantar, porque yo no...

-Yo creo que es el marmitako.

Cierra la puerta, ven y siéntate cerca,

que tus ojos me cuentan que te han visto llorar.

Prueba tú a cantar después de meterte un buen plato de marmitako

entre pecho y espalda.

Como dijo aquel genio, esta vida es un sueño, un sueño.

Como dijo aquel genio, esta vida es un sueño, y soñaré.

Ya sabéis, detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer,

pero en ocasiones es al revés, al menos, si nos ceñimos

a la literalidad de la frase. Fijaos si no en Amaral,

aquí detrás de la gran mujer está Juan, el guitarrista.

Ahí, a rebufo, el único hombre del mundo cuya sombra

va siempre por delante del cuerpo. Muy raro todo.

Quiero vivir, quiero gritar,

quiero sentir el Universo sobre mí.

Quiero correr en libertad, quiero llorar de felicidad.

Sin ti no soy nada.

Los días que pasan,

las luces del alba,

mi alma, mi cuerpo, mi voz, no sirven de nada.

Son mis amigos, en la calle pasábamos las horas.

Son mis amigos, por encima de todas las cosas.

Ya lo veis, el complemento perfecto.

Uno es al otro tanto como el flequillo es a Eva,

o los gorros son a Juan.

¿Cómo hablar?, si cada parte de mi mente es tuya,

y si no encuentro la palabra exacta, ¿cómo hablar?

Me asaltan las dudas: ¿Se quitará el gorro para dormir?

¿Esconderá algo ahí abajo?

Y si es así, ¿qué podría ser?

Será tu voz, será el licor,

serán las luces de esta habitación,

será el poder de una canción,

pero esta noche moriría por vos.

Solo en el vestidor de Paulina habría sitio para tantos gorros.

Claro, que con eso de que sus prendas tienen la mitad de tela,

le gana mucho espacio.

Y yo sigo aquí, esperándote, y que tu dulce boca

ruede por mi piel.

Pero qué bien tiene las defensas esta mujer, con la poca ropa

que me lleva siempre, y nunca la hemos visto resfriada.

La próxima vez que coincidamos, yo que soy muy propenso a las gripes,

le preguntaré cuál es su secreto.

Ni una sola palabra, ni gestos, ni miradas apasionadas,

ni rastro de los besos que antes me dabas hasta el amanecer.

A Paulina le pasa como a Juan de Amaral,

a diferencia de que en la sombra casi siempre hay un ventilador.

Nunca lo hemos visto, pero en algún sitio del plató está.

Sabes, que aunque te creías perfecto,

por la ley de causa y efecto,

hoy pagas por cada error.

Aún así, hemos encontrado actuaciones sin ventilador.

Probablemente se lo requisaron en la aduana.

Lo haré por ti, porque lo siento, porque tú me elevas,

como la hoja al viento, y cuando me besas,

siento que disparas en medio de mi alma.

Documento inédito. Es más, primicia mundial:

Paulina una vez se puso pantalones, ojo, largos.

Baila para mí, solo para mí, que al moverte se me escapa el aire,

la noche es mágica y sensual, un deseo incontrolable.

El momento es ideal, ya no pares de bailar,

ámame, baila, baila casanova.

Otra mujer de armas tomar. ¿Qué tendrá Shakira en la cadera?

Una prótesis, desde luego que no. O si es una prótesis, será biónica,

no entiendo cómo aún no ha dicho "basta", y se le ha desencajado.

Contigo, mi vida, quiero vivir la vida,

y lo que me queda de vida, quiero vivir contigo.

Contigo, mi vida, quiero vivir la vida,

y lo que me queda de vida, quiero vivir contigo.

No saquéis nunca a vuestra abuela a bailar una canción de Shakira,

porque lo mismo al final la abuela termina por un sitio,

y la pelvis tomando asiento por su propia cuenta, y no es plan.

Bruta, ciega, sordomuda, torpe, traste y testaruda,

es todo lo que he sido, por ti me he convertido

en una cosa que no hace otra cosa más que amarte,

pienso en ti día y noche y no sé cómo olvidarte.

Con el "Waka waka", no solo las mujeres sacaron a pasear

sus ombligos, también lo hicieron los hombres,

imágenes que mantendremos bajo llave para no herir sensibilidades.

Preferimos quedarnos con el original.

(CANTA EN INGLÉS)

-¡Guau!

Es impresionante, estás bellísima, he de decirte.

-Muchas gracias. -Opinión que compartimos todos.

-Tú también estás muy elegante. -¿Sí?

-¡Au!

-Nadie me lo dice. Nadie me valora lo suficiente.

-Estás muy bonito.

¡Au!

Cuidado, Piqué, que Toni también es muy cono-cido,

y en este mundo ya se sabe que quien no corre, vuela.

Pero tenía ganas de mostrar las piernas.

Yo. -¿Sí?

-Sí. Porque... (RÍE)

Porque nunca las había mostrado. Siempre andaba con pantalones.

¿Sí, verdad? Y dije: "Bueno, no están mal".

(Risas)

(CANTA EN INGLÉS)

Son cortitas, pero me llevan, y me traen.

(CANTA EN INGLÉS)

Si yo me metí en una jaula,

estiré la pierna y me abrí de patas, es porque lo sentía.

Mi papá lo entendió muy bien, y se lo tuvo que explicar a mi mamá.

Los más grandes honores para ese padre comprensivo.

(Canción en inglés)

En este otro videoclip, por ejemplo, te embadurnaste con toda la pintura

que tenías a mano. Esto me lo explicas otro día.

Pero lo puedo arreglar, amor.

-No solo de pan vive el hombre, y no de excusas vivo yo.

-Solo de errores se aprende, y hoy sé que es tuyo mi corazón.

-Mejor te guardas todo eso, a otro perro con ese hueso y adiós.

-Estoy clavado.

Justo lo contrario a una tortura es lo que esperamos

que os haya parecido el programa de hoy.

Nadie os va a tratar tan bien como hacemos aquí.

¿Quién si no, puede conseguir que los incondicionales

de grupos o cantantes tan diversos como Mecano, Loquillo, Fito,

Paulina Rubio o Antonio Vega, se reúnan alrededor de un televisor?

¿Quién? José Luis Moreno. Bueno, sí.

Los viajes molan.

-Vamos a pedir a los Hombres G que me ayuden a despedir el programa.

Venga, ¿a quién le toca?

(GRITA)

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los cinco temazos

Viaje al centro de la tele - Los cinco temazos

01 abr 2016

Desenfadado viaje para recordar a los grupos y solistas que han sido capaces de conseguir al menos cinco éxitos en el mundo de la música. Alejandro Sanz, Maná, Los secretos, Mecano, Shakira, Paulina Rubio, Fito y los Fitipaldis, Antonio Flores, Joaquín Sabina y otros muchos. Música, anécdotas y curiosidades aderezadas con el peculiar estilo de Viaje al centro de la tele.

ver más sobre "Viaje al centro de la tele - Los cinco temazos" ver menos sobre "Viaje al centro de la tele - Los cinco temazos"
Programas completos (142)

Los últimos 289 programas de Viaje al centro de la tele

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Juan

    Deberían hacer un Cd con estas canciones. Impresionante

    01 jul 2016