www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5049451
No recomendado para menores de 12 años Otros documentales - Flores de Luna - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

Después de un viaje con tantas curvas emocionales,

las vida continúa por esas vías de tren

con las que cierra la película

y que nos devuelven a nuestro plató de hoy

en el cine Doré, una sala espléndida

que cumple 30 años como sede de la Filmoteca Española

y nos devuelven también a Pedro Almodóvar,

autor de esta obra irrepetible que inaugura el ciclo "20x20"

que se podrá ver en esta Filmoteca

para conmemorar los 20 años de nuestro programa.

Nos acompañan igualmente Agustín Almodóvar y Marisa Paredes,

partes fundamentales del universo Almodóvar.

Con los tres vamos a iniciar un coloquio

en el que van a poder participar

también los asistentes en la sala.

Buenas noches otra vez, Pedro.

Buenas noches. Marisa, buenas noches de nuevo.

¿Qué tal? Agustín, buenas noches.

Hola.

Bueno, pues estamos cogiendo aire

después de "Todo sobre mi madre",

de nuevo, maravillosa película que nos encoge el corazón

y nos arrasa emocionalmente,

así que poquito a poco recuperaremos la normalidad

para poder charlar.

Podríamos decir que, al mismo tiempo,

es una de tus películas más dolorosas

y más optimistas.

Sí, desde luego, dolor hay mucho

y ese niño que se concibe

de un modo aparentemente biológicamente normal,

pero aparentemente de un modo tan extraordinario.

Se convierte casi en un niño milagro

el niño de Penélope Cruz,

el tercer Esteban,

porque neutraliza el VIH

y es una especie de niño milagroso,

o sea, que termina, desde luego,

con una enorme esperanza.

Pero la película habla de muchas maternidades,

pero de una maternidad

en el momento de máximo dolor,

que es el momento de haber sido testigo de la pérdida de su hijo

y de la recuperación también de esa mujer

que interpreta Cecilia Roth.

Afortunadamente, después, como autor,

porque hubiera sido un drama tremendo,

incluyo un personaje como el de Agrado,

que ese personaje representa la comedia.

Entonces cada vez que ella irrumpe en la historia,

irrumpe la comedia en la historia

y eso hace también que sea más llevadero

el dolor de Cecilia

y también me permite incluir mucho humor,

incluso en secuencias con personajes como el de Marisa,

que también lleva su carga,

pero la cercanía con Agrado...

toda esa realidad

y la convierte en algo más lúdico y, desde luego, más divertido.

Gracias, Manuela, pero no creo que...

Ponla a prueba unos días. No es tan bruta como parece.

Sí que lo soy, Huma, y mucho.

Ahora mismo, por ejemplo, no me estoy enterando de nada.

Nos gusta mucho una crítica que define esta película

como un rico tapiz de amor, pérdida y compasión,

que es la vida misma.

Y, Marisa, me gustaría que contaras brevemente,

como puedas, tu experiencia en ella.

Bueno, pues es, a ver...

Es un cordón umbilical,

pues eso, que no se corta nunca,

es eso que está ahí, permaneces como respirando

todavía a través de ese cordón.

Pues lo recuerdo como un hecho verdaderamente doloroso de mi vida

y también totalmente gratificante

porque era un personaje el mío,

que era una actriz,

que yo podía conocer más o menos por el oficio,

pero una actriz con tanta soledad,

con tanta sensación de que el teatro,

en definitiva, la interpretación,

era lo único en lo que ella podía sentirse dueña de algo,

porque todo lo demás...

Cuando ella dice: "Mi vida solo ha sido humo",

eso a mí me parece tan desgarrador,

tan desgarrador que solamente la idea

de que un personaje pueda decir eso

ya te da el punto exacto

de cómo un personaje tiene que estar, tiene que moverse,

tiene que sentirse.

Humo es lo único que ha habido en mi vida.

También ha tenido éxito.

El éxito no tiene sabor ni olor.

Todo eso era.

Todo eso y, bueno, que luego fue

una repercusión de tal calibre lo que tuvo la película,

que a mí también, antes hablaba Agustín

de lo que fue para el deseo, para Pedro,

en definitiva para la...,

pues no sé, para toda la historia de esa vida.

Pero para mí fue un punto que nunca he podido olvidar,

que está ahí siempre, está conmigo.

Oh, madre mía.

Parece que literaria y cinematográficamente

la maldad siempre es más atractiva que la bondad

y, en esta ocasión, en esta película,

la bondad es con mayúsculas

y nos arrasa los sentimientos.

Pues yo llegué a decirla,

pero que me parecía muy original y muy atrevido

hablar de esa solidaridad

porque estaba como fuera de la corriente

porque se llevaban más otras tendencias

y esa humanidad que Pedro incorpora en cada personaje

no era lo que estaba...

Y lo hacía tremendamente original.

Y esa solidaridad femenina incluso

superando incluso los géneros, digamos, convencionales,

los géneros biológicos,

le daba una enorme originalidad y un enorme atrevimiento también

y yo creo que eso se supo también ver muy bien

fuera de España. Yo creo que eso fue...,

eso cruzó fronteras y culturas de una forma fulgurante.

Hay un momento en que alguno de los personajes lo dice.

(CARRASPEA) Ella lo dice en el escenario:

"Siempre confié en la bondad de los desconocidos"

en "El tranvía llamado Deseo"

y, en este caso, es la bondad de las desconocidas porque...

Y me alegra que mi hermano diga que es un planteamiento original,

pero es cierto que la única vía de recuperación

de Manuela

es a través de ponerse en manos de los otros

o, más bien, poner a los otros en sus manos y ayudarlos.

Es una mujer devastada

por la tragedia

y es en el momento en el que ella interviene

en la vida de Huma Rojo,

de Nina Cruz, de los demás,

cuando su vida, de nuevo, otra vez empieza a llenarse

y es a través de la ayuda a las otras mujeres

que se encuentra en su camino.

Pero hay muchas cosas en la película

que, aunque parezcan disparatadas,

hay un origen real.

Por ejemplo, yo había leído en una revista

que existía en Barcelona

un grupo de Cáritas,

una casa de acogida de Cáritas,

que atendía a travestis transexuales

en sus múltiples problemas

y vivían,

o sea, había veces que no podían,

quiero decir, estaban tan mal,

no tenían ni sitio donde ir y tampoco salud

y vivían con las monjas.

Y a mí la combinación de monjas con transexuales con problemas

me parecía muy atractiva.

Quise ir a verlas.

Llamamos a esta monja de Cáritas

porque yo estaba escribiendo el papel de Penélope

y quería ver un poco sobre todo cómo era la casa por dentro,

pero no me lo permitieron.

También lo entendía.

Otra amiga me comentó,

me habló de este personaje en la realidad

que hace el mismo viaje que hace el marido de Cecilia en la película.

Se va a París dos años para hacer un poco de dinero

para volver y montar un chiringuito en la Barceloneta.

Lo hace, pero vuelve con dos pares de tetas,

como ella dice... (RÍE)

Más grandes que las de ella.

Y esta amiga que me cuenta la historia dice que montan...

Que después la mujer dice: "Pero si no ha cambiado tanto".

Era un poco ya como cuando se fue a París

y era más fácil seguir en la Barceloneta.

Pero los problemas maritales eran

que él se tiraba todo lo que veía

y a ella no le permitía que se pusiera minifalda.

Esto que parece un disparate

está extraído absolutamente de la realidad.

Yo lo apunté porque me parecía un ejemplo tan de machismo.

¿Cómo se puede ser machista con semejante par de tetas?

Creo que es el mejor modo de definir el machismo,

como algo absolutamente irracional.

Lo apunté y aquí salió,

después la convertí en también...

La Agrado no es un nombre que yo me inventé,

es un nombre demasiado bueno para que uno se lo invente.

Existía alguien que se llamaba la Agrado,

que la llamaban la Agrado, que estaba en París

y era como, de todo el grupo de los que se fueron en los años 60

y que trabajaban en las casas como asistentas

y ellos de chóferes y ellos también de asistentas

porque tenían muy buena mano para la cocina

y para las labores de la casa.

Entonces yo conocía este grupo

de españoles, españolas en París

y el 80 % se travestían

e iban a bailes y a concursos de travestismos.

Había cambiado su vida totalmente,

todos habían dejado una mujer y algunos dos hijos

y había un ser que era adorable,

que era la que llamaban la Agrado.

Todos estos chicos tendrían entre 20 y 35 años.

Y la Agrado tenía 50 y tantos,

lo cual la convertía en una señora muy mayor.

Entonces a la Agrado la llamaban así

porque, cuando venían todas vestidas o iban a una fiesta,

la Agrado siempre les decía lo que querían oír.

A una que estaba gorda le decía: "¡Qué delgada te veo!

¿Qué estás haciendo?".

Es maravilloso.

Les decía lo que querían oír cada una.

Entonces me pareció que llamarse la Agrado

era algo que, en algún momento de mi vida, tenía que recuperarlo

para una película. O sea, cosas de estas podría estar contando miles

porque hay mucha realidad también en todo esto,

además de mi interés en mostrar que una familia,

quiero decir, es un núcleo de amor

y es un núcleo muy flexible,

como se está demostrando en la realidad ahora mismo,

y que así deben ser.

(Aplausos)

No, en ese momento y mucho antes,

me preocupaba esa cosa terrible del dictamen

de la familia católica, apostólica y romana

porque no se correspondía ya en la realidad,

ahora para qué te voy a contar,

ellos siguen con lo mismo,

pero, en fin, la diversidad familiar

y la vocación familiar,

porque lo importante también para una familia

es querer ser una familia y querer crear una familia.

Sí, señor, Pedro.

Yo creo que eso es lo más importante.

El proyecto de familia. El proyecto de familia.

Entonces, claro, cuando hablan de...

Bueno, cuando hablan los que hablan

de que no reconocen la familia monoparental, etc.,

quiero decir, todos los matrimonios gais

que tienen hijos, quiero decir,

le están haciendo un favor enorme a la familia,

están ampliando la idea de familia

y están convirtiéndola en algo que todavía funciona.

Entonces de todas esas cosas hablaba la película.

Con más ganas de hablar,

aunque no hables, pero que se note evidentemente

que vienes a hablar, que tienes muchas cosas que decir.

El universo femenino de Pedro Almodóvar, Agustín,

tú, que lo vives de su mano, al lado, construyéndolo con él,

¿cómo lo definirías, eso de lo que tanto se habla

que es el universo femenino de Pedro Almodóvar?

Pues creo que Pedro lo ha contado muchas veces,

ha contado mucho ese mundo que hemos observado los dos

en nuestra infancia,

de ese mundo solidario de mi madre y sus vecinas y sus primas

y donde solucionaban todos los problemas,

donde valoraban todos también todos los conflictos

que podían surgir en las casas

y, además, había una especie de diplomacia

para poder resolver los problemas de otras familias.

Y yo creo que de ahí

yo creo que tú te has nutrido mucho como...

Sí, y, además, tenemos el mismo origen

y hemos tenido la misma infancia.

Hablamos siempre de una familia rural,

que es donde hemos nacido

y donde hemos vivido nuestra primera infancia.

Y, realmente, quiero decir,

todo el vigor, la potencia descomunal

y el valor que tienen las mujeres que protagonizan mis películas

vienen de lo que desde muy pequeños

veíamos en la calle, en nuestra propia calle,

quiero decir, en mi madre y en las vecinas.

Teniendo en cuenta de que estamos hablando

de una generación del final de los 50

todavía viviendo casi una situación de precariedad de posguerra.

-Absolutamente. -Donde la fuerza

que se tenía que hacer era todavía mucho mayor

por la falta de recursos, para poder sacar adelante

una familia, educar.

Tiene un mérito y nosotros somos fruto,

estamos donde estamos

gracias también a esta generación de mujeres.

No, yo creo que es una generación que salvó el país.

Estoy hablando de la generación

de mi madre. Es una generación

en que fueron ellas y las mujeres en sus casas

las que consiguieron que el país se desarrollara,

con una iniciativa,

con una capacidad de inventarse cosas

para sobrevivir cada día.

Yo tengo muchísimos recuerdos

de cómo mi madre se inventaba un modo,

para nosotros, para mí era como la caja de Pandora,

para, de pronto, no sé,

que mi hermana pudiera llevar un vestido de comunión

y hacer la comunión.

Gente con mucha iniciativa

y después también ya eran mutantes en este momento físicamente,

superdotadas para trabajar la tierra,

porque trabajaban la tierra con los hombres,

después hacían las labores de la casa

y todavía les cabía hacer alguna cosa más.

Tengo que hacer comida para 30.

Y algo que define también a las mujeres de Pedro Almodóvar

es si capacidad de resiliencia,

de reconstruirse, de caer, de vivir los dramas más gordos

y de volverse a levantar, Marisa.

Eso está tomado, realmente, de la vida,

o sea, lo que estaba contando Pedro es muy claro.

Las mujeres, cuando uno ve,

en cualquier documental, en cualquier película,

lo que quieras, de esos años concretamente,

gente que había pasado una guerra y otra guerra,

dos guerras a veces,

ir a ver cómo seguían,

cómo luchaban, cómo aquí no falta de nada,

es decir, no hay pan,

no hay no sé qué, pues nos lo inventamos.

"A ver, Paquita, ¿qué tienes para dejarme?

-Pues yo tengo dos huevos. -Pues tengo un poco de harina",

pues el trigo, la cosecha, lo que fuere.

Es decir, hay toda una historia que verdaderamente uno ve

y, además, yo me acuerdo, por ejemplo,

de que en mi casa también había poquísimos recursos,

hija de una familia verdaderamente humilde también,

y recuerdo, por ejemplo, que cuando llegaban los Reyes Magos,

siempre aparecían unas cosas,

no lo que yo quería, porque lo que yo quería era más,

yo quería la Mariquita Pérez,

no sé qué, cosas más, en fin, maravillosas

que no me las podían dar.

Y yo recuerdo que cuando, por fin,

unas niñas en el colegio me dijeron:

"Los Reyes Magos no existen,

son los padres, son los padres",

yo dije: "Esos serán los tuyos,

los mío no.

Pero no, porque no tienen dinero para comprarme nada,

¿cómo van a ser los padres? Los míos no".

¿Entiendes? Yo creía que yo tenía unos Reyes para mí sola

porque las cuatro o cinco cosas que mi madre ponía allí

entonces me parecía imposible que las pudiera comprar,

cuando el día 20 ya no teníamos dinero para comer.

Decía: "Pero ¿cómo me va a comprar a mí nada

si el día 20 ya no tenemos para comer

y tengo que ir a decirle: 'Señor Pérez, que dice mi madre

que le debemos esto del aceite,

que el mes que viene se lo pagamos'".

Entonces, bueno, eso son las mujeres.

Pero eso que Pedro ha hecho un pequeño ajuste con la realidad

y les ha dado una enorme autonomía moral,

que yo creo que eso...

-Claro. -El sometimiento

que, desgraciadamente, padecieron esas mujeres,

Pedro las liberó dándoles una enorme autonomía moral

hasta el punto de convertirse en justicieras,

como... -Sí, gracias por apuntarlo,

porque en eso también...

Quiero decir, el escritor, y, además, si dirige la película,

es una especie de dios

y entonces tú, como tal dios,

tú puedes donar determinadas cosas

que son mucho más que un regalo.

No se te ocurra volver a ponerme las manos encima.

Y no son nunca un capricho.

Entonces, en mis películas,

ya sean amas de casa, como Carmen en "¿Qué he hecho yo?",

monjas a punto de ser evacuadas,

chicas modernas,

cualquier tipo de clase social a la que pertenezcan

y con todos los problemas que yo después, como guionista, le pongo

para entreteneros

pero siempre los personajes

han tenido una enorme autonomía moral

los personajes femeninos.

Paula,

recuerda que fui yo quien lo mató.

Y eso no lo extraía de la realidad,

eso lo extraía de lo más profundo de mí mismo

para aportárselo, al menos, a los personajes en la ficción,

ya que en la realidad no podía hacerlo.

¿Cómo has sentido tú eso que cuenta Pedro

en tus interpretaciones a su lado,

porque tú has interpretado

grandes personajes de Pedro Almodóvar.

Esa chaqueta que lleva Marisa,

no sé si querías contarlo, cuéntalo tú, por favor.

Ay, sí, esta chaqueta es... No la reconoces, ¿no?

-Sí. -Ah, ¿de cuándo es? ¿De qué es?

-Es de "Tacones". -De "Tacones", claro,

de "Tacones lejanos". Esta es una chaqueta.

Me voy a poner de pie. Hombre, por favor.

(Aplausos)

Es una levita que tiene...

Está igual que en "Tacones".

Igual. "Tacones" era en el 92.

Es verdad, 92.

Bueno, pues las películas de Pedro

son un poco como la ropa que nos deja.

Esta me la regaló.

Entonces está igual, igual

que en el año 92

y tiene un poco todo el carácter y toda la historia.

Cuando Pedro viste a un personaje,

mide hasta el último, no ya color, que por supuesto,

pero, a ver, hilván que tiene que tener el traje,

o sea, que se vea ese hilván,

que eso le da un carácter al personaje.

Entonces, bueno, los personajes de Pedro

tienen todos los hilvanes,

o sea, tienen el color del drama más absoluto,

la fragilidad más total, la ironía.

Y todo eso es que es Pedro,

o sea, el mundo de Pedro te lo pones,

naturalmente, lo mejor que puedas y sepas,

él va a estar ahí para ayudarte,

es un camino y un tránsito verdaderamente extraordinario

porque esas mujeres, esa historia,

todo eso que él calcula, inventa

y plantea a la hora de hacer una película

se convierte en un mundo

que no puedes vivir sin él,

o sea, que es tu vida en ese momento,

que no podrías hacer otra cosa.

Yo recuerdo haberme levantado para ir al rodaje con la... A ver,

con la ilusión de como si fuera el primer día de un rodaje

de mi primera película

o sea, y eso era la cuarta, la quinta película

que hacía con Pedro.

(Aplausos)

Antes de seguir hablando de "Todo sobre mi madre"

con nuestro público,

quisiera hablar, sin duda, de nuevo

de "Dolor y gloria"

porque todo esto que estamos contando

aparece de nuevo en la película

con una grandeza y una profundidad que te deja

con la boca abierta, además, es una película

que va cogiendo poso en tu alma de alguna manera

y va reposando y te va calando

y la vas teniendo en la cabeza

y te va inundando de una manera muy hermosa.

Se estrena el 22 de marzo, como os decía antes.

Pero no te entiendo, ¿para qué lo escribiste?

Lo escribí para olvidarme de su contenido,

pero no quiero hablar de ello.

Quisiera preguntarte con qué estás más satisfecho

de la película, por ejemplo.

Pues la película para mí ha sido...

Siempre es un viaje una película,

un largo viaje, una gran aventura,

física y emocional y psicológica,

pero, ya como os he dicho,

trata de un director de cine

en un mal momento de su vida.

Sobre esto se han hecho varias películas

y espero que nadie se acuerde de ellas

porque no quiero que me comparen con ninguna,

especialmente con "Fellini 8 y 1/2".

(RÍE) Este también es

un director deprimido

y a Fellini se le ocurrió hacer

una de las grandes obras de la historia del cine.

Si no escribes ni ruedas, ¿qué vas a hacer?

Vivir, ¿no?

Entonces, naturalmente, parto de mí mismo porque...

Quiero decir, que si en otras películas

hay profesiones que no conozco, tengo que documentarlas,

en esto la documentación la tengo

dentro de mí,

pero hay algo en relación, de nuevo,

con la maternidad y con mi madre,

con mi propia madre,

que, en este caso, interpreta, de joven, Penélope Cruz

y de mayor, Julieta Serrano. Las dos, sublimes.

No has sido un buen hijo, hijo mío.

-¿No? -No.

Y, sobre todo, hay algo que no te voy a desvelar a ti,

tampoco al público, porque, además, que la vean

y lo piensen y lo descubran por sí mismos,

pero que no se dio en mi relación con mi madre,

pero que, sin embargo, a través de la ficción,

me da la impresión de haber llegado a algo

que hubiera sido posible.

Eso, dentro de la cantidad de temas que aborda la película,

me ha estremecido mucho

porque escribir, cuando lo haces honestamente,

y rodar, cuando lo haces también con honestidad,

te lleva a descubrir cosas de ti mismo

que o son posibles o habrían sido posibles

o realmente han sido y no has tomado conciencia

hasta ese momento.

El hecho de tener que recurrir a mí mismo

ha sido un viaje interior que me ha hecho reflexionar

sobre los aspectos más importantes

de mi vida. -¿Y te ha cambiado, Pedro?

No, no, sigo igual de gordo

y, no, no me ha cambiado.

Lo que sí me interesa,

cuando he visto la película,

es lo distinto que soy del personaje de Antonio,

habiendo partido de mí mismo,

y que, en cualquier caso,

todo eso está dentro de mí

o habría estado dentro de mi vida.

El niño que interpreta Antonio, a los nueve años,

no se da cuenta en ese momento,

se dará cuenta después, conoce la primera o siente

la primera pulsión del deseo.

Eso es algo muy delicado,

porque estamos hablando de un niño de nueve años.

Y ya lo cuento,

ese deseo es por un albañil de 17 años.

Yo no me enamoré de ningún albañil de 17 años,

pero podría haberme enamorado.

Yo he estado en todos los decorados

y he caminado por todos los caminos

por los que va el personaje de Antonio,

pero no en esa dirección, pero podría haber ido

en esa dirección. Y una de las...

Por ejemplo, entre otras de las que estoy más contento,

es, exactamente, del capítulo ese

que atiende al primer deseo.

Bueno, pues vamos a abrir el turno de preguntas a los espectadores,

si os parece. No sé quién se anima a preguntar algo.

¡Uy! Media sala.

Muchos, muchos. Pues vamos a ver cómo...

Hola, soy fan desde muy chiquita

y todas tus películas en algún momento me han marcado.

Lo que quiero preguntar es:

hay frases, hay dos de "Todo sobre mi madre"

que me llenan y me llegan mucho,

una dice groserías, la otra

es la de la Agrado, de:

"Una es más auténtica mientras más se parece

a lo que sueña de sí misma",

¿de dónde salen esas frases?

Esa frase que dices realmente es una de las frases

de más éxito de la película porque yo creo que es la frase

que más me han mencionado

en todas las entrevistas y en cualquier lugar del mundo

y la película ha recorrido el mundo entero.

Es una frase que escribí

pensando exactamente en el personaje de Agrado,

quiero decir, en un personaje que tiene una visión de sí misma

muy distinta a...

Quiero decir, tiene que hacer todo ese tipo de operaciones

para parecerse a lo que ella ha soñado de sí misma.

Entonces eso vale especialmente par Agrado,

pero creo que también eso vale para cualquier personaje.

Supongo que se trata de eso,

de la sinceridad y de la verdad.

A través de...

(Aplausos)

De un personaje que es puro artificio,

pero el artificio de Agrado es su naturaleza.

Claro, claro.

Ahora podéis aplaudir.

(Aplausos)

Gracias, es que no puedo evitar ser director.

(RÍE) (RÍE)

Buenas noches y enhorabuena por tu trayectoria

y una pregunta:

¿por qué eliges el apellido Rojo para Huma?

Bueno, me parece un bonito apellido Rojo.

Después, por otra parte, el rojo es un color importantísimo

en mis películas.

Hay que atreverse con el rojo,

es un color con el que hay que atreverse,

es un color que indica valor y valentía y aplomo.

Y, después, el rojo

hay que combinarlo en todos los sentidos,

hay que pensarse muy bien con qué lo combinas

porque devora el resto de los colores.

En otra cultura, que no en la nuestra,

el rojo es el color de los condenados a muerte

y creo que también esa condena a muerte

significa la humanidad, porque todos lo estamos.

Digo esto si quiero teorizar sobre el rojo,

pero este color que representa la pasión

era algo que le iba muy bien al personaje

que interpretó también Marisa.

Hola, me llamo Lucas

y soy un estudiante de Cine en ECAM

y quería preguntarle cómo ve el futuro del cine

y qué consejo o qué consejos daría

a un aspirante de cine.

Lo veo mal el futuro del cine

y me da no mucha pena, más que pena, me da terror

porque para mí es como...

Yo ya me vivo como un ser crepuscular

con oficio crepuscular

que está condenado a desaparecer.

Hay muchas organizaciones que se dedican a la ficción

empeñadas en cambiar el modelo

en que los espectadores

nos acercamos a las películas,

estoy hablando ahora de las películas exclusivamente,

no de la ficción, que la ficción tendrá toda la vida que tenga

el ser humano. Creo, además,

que el ser humano no puede vivir sin ficción.

Aquí vimos las primeras películas de Sara.

Pero sí que, no sé si mi hermano encontrará

esto políticamente correcto...

(RÍEN)

Estoy hablando de las plataformas, que...

(RÍEN)

Están tratando de cambiar el modelo

en que nosotros nos enfrentamos a una película.

Mis mejores recuerdos se los debo al cine Olympo,

que ahora está hecho una ruina.

Y se pretende que el modelo

sea en tu casa cómodamente.

Para mí, eso es terrorífico,

no solo por la parte que me toca,

porque soy director y quiero seguir siéndolo

y quiero seguir rodando,

sino para la cantidad de placer,

si eso se puede decir así,

que los espectadores del futuro

van a perder si los cines se cierran

y, claro, yo pienso como un niño que se formó en la década de los 50,

entonces no concibo mi vida

como la del día que llevara ahora,

pero vosotros, que a lo mejor...

Bueno, vosotros estáis aquí y habéis venido a la Filmoteca,

lo cual significa que sois muy inteligentes

y que os gusta el cine, etc.,

y queréis emocionaros en una pantalla que es

mucho más grande que vuestro cuarto de estar.

(RÍE)

Pero yo me pregunto también el...

Porque el consumo de imagen

se ha disparado hasta la histeria.

De verdad, y seguro que se puede ver

en una tableta una película y en el móvil,

pero el empobrecimiento que eso significa es tal

que se me abren las carnes.

Alguien tiene que decirles

a esos muchachos y muchachas

que vayan de vez en cuando al cine

para tener una experiencia

que no se parece en absoluto

al modo en que están viendo las imágenes.

Quiero decir, el cine refleja

lo peor y lo mejor de nosotros mismos

de un modo espectacular y entretenido,

por decirlo de algún modo.

Esa visión, quiero decir, nosotros no podemos...

Nuestro reflejo

tiene que ir más allá del espejo de la tableta

o del teléfono, o del telefonillo.

La dimensión de nuestra vida es esta.

O tal vez es que yo pienso en la vida de los seres humanos

de un modo épico solo y grandioso.

Yo creo que... Ya que tú me pides un consejo,

yo creo que debes enfrentarte

a tu trabajo, a este trabajo de narrador,

de escritor, de lo que quieras hacer

con respecto a la película,

no ya con toda la ilusión,

sino de un modo enloquecido

y absurdo,

o sea, piensa que estamos viviendo

el mejor momento del cine

y, a pesar de que la cartelera

es una verdadera antología cada semana, cosa que es mentira,

tú, además, a esa serie de obras maestras

que se están viendo continuamente,

tú tienes una que contar

y que no sabes si es obra maestra o no,

pero es algo que tiene que ver contigo mismo

y que esa solo puedes contarla tú

y eso, además, intentarlo hacer cuanto antes

y yo espero que te salga muy bien.

(Aplausos)

Buenas noches, lo primero,

y muchísimas gracias, Pedro, en general, por existir,

muchísimas gracias.

Y, bueno, mi pregunta,

más que una pregunta es que nos comentes si existe

algún motivo por el cual a Penélope,

no voy a decir "en todas las que aparece"

por si acaso me pillo los dedos,

pero prácticamente en todas Penélope es madre o está embarazada,

incluso en "Los amantes pasajeros" aparece superpoco y está embarazada,

¿es por algo o...?

Yo te he notado que tienes las tetas más grandes, pero...

Pero ¿tú no has visto la cantidad de huevos

por la mañana? ¿Cuándo he comido yo tanto huevo?

Es verdad, comes muchos huevos.

Es cierto y fue desde el principio,

o sea, desde "Carne trémula", que ahí era muy joven Penélope,

y siempre, para mí, Penélope,

es cierto, representa a la madre, la maternidad.

La recibirás muy joven en "Carne trémula",

pasando por "Amantes pasajeros",

que es brevísima su aparición,

a en esta película también.

Sí, debe ser algo muy primitivo por mi parte.

(RÍEN)

No sé por qué os reís. Tal vez tenga que ver...

Tal vez tenga que ver

con el maravilloso pecho que tiene Penélope.

Pero es cierto que...

Que siempre la he concebido como madre,

en mis historias en mis historias.

Y...

Bueno, es que ella está encantada.

Pero después, en su vida real,

hablando ya en plan personal, sí que...

O sea, Penélope es de esas mujeres que absolutamente

necesitaban tener hijos,

o sea, no hubiera...

Lo mismo que es perfectamente lícito no tenerlos y decidirlo,

pero Penélope no hubiera sido una mujer completa

de no tener dos hijos como tiene ahora.

O sea, que, de algún modo,

quiero decir, también ella respiraba esa maternidad

sin decirlo.

Mamá, hay dos cromos.

Ay, deja los cromos ahora, hijo,

vamos a comer.

Nick Taylor y Robert Taylor.

¿Tú crees que son hermanos?

Pues supongo.

Sí, Pedro. Vamos a ir terminando,

quizá la última pregunta.

Yo quiero resaltar el compromiso de Pedro,

independientemente de su cine,

el compromiso con las libertades,

el compromiso de Pedro con la memoria histórica.

Lo último que nos ha...,

que hemos visto en la pantalla es un documental,

"El silencio de otros",

que también tenemos que ver

para saber qué ha pasado en este país durante el franquismo.

Y preguntarte, Pedro,

nos prometiste en su día

hacer una película sobre el libro de Marcos Ana,

si esto sigue adelante y qué piensas

en este futuro, que te queda mucho todavía por tu talento.

Muchas gracias.

Pues eso es un proyecto que siempre sigue ahí,

junto a otros más que tengo en la mesa de trabajo,

y aunque solo fuera por homenajear a Marcos,

que, con Chus Lampreave,

creo que es la persona más buena,

más buena de corazón,

que he conocido en mi vida.

Pero no lo sé, ahora no lo sé.

La idea clave ya sí la tengo para poder...

Porque es un libro enorme,

tienes que decidir qué parte, quiero decir,

o sería un buen libro para hacer una serie,

pero qué zona de la vida de Marcos

vas a atajar para que dure dos horas.

Y entonces la idea que a mí más me atrae

es cuando él sale de la cárcel

y él mismo narra que...

Bueno, la destripo,

pero no importa, no me la vais a copiar

ni vais a ir ninguno mañana a escribirla

en la Sociedad de Autores.

Él narraba que, cuando salió de la cárcel,

claro, todo le parecía enorme,

las distancias, claro, es que no tenía un muro delante,

y, por ejemplo, también descubrió que había mujeres,

cosa que le volvía loco porque había pasado 20 años,

toda su juventud,

entró de adolescente en la cárcel.

Entonces yo hubiera empezado con él,

porque lo cuenta él mismo,

siguiendo a la mujer que encontraba

hasta verla desaparecer por el metro.

Entonces, ya para terminar,

cuenta cómo es su primera noche con una mujer,

cuando ya tiene 42 años.

Entonces lo lleva un amigo

a una sala de fiestas

y le presenta a una prostituta.

Acaba acompañando a la señorita a su casa,

pero ese día no echa un polvo

porque no puede ser,

él no admitía que aquella mujer tuviera que prostituirse

para sobrevivir

y al día siguiente le mandó,

con el dinero que tenía, un ramo de flores.

Y, en ese momento, donde vivía él,

se estaba rodando en esa época

"Doctor Zhivago"

y yo quería terminarla o empezar la película

con Marcos oyendo "La Internacional"

en la calle del pueblo dormitorio de Madrid donde se rodó

y pensando realmente que España había cambiado.

Que, además, a David Lean le extrañó muchísimo,

cogieron a gente del pueblo

y le extrañó muchísimo

que todos los extras se supieran "La Internacional".

(RÍE) Es que todos eran de izquierdas.

Pero qué bonito, por favor.

Sí, no era...

Y eso es una parte.

Bueno, pues con eso lo dejo,

con la idea

de que España ya cambió

cuando se estaba rodando en el 64 "Doctor Zhivago",

una ficción sobre otra ficción.

Y muchísimas gracias por que hayáis venido

y que hayáis estado tan generosos con nosotros

y, si tenéis la mínima curiosidad,

habrá una película mía muy pronto en las pantallas.

(RÍE) Y espero que la vayáis a ver.

Muchas gracias.

Pues gracias a todos.

Pues muchas,

muchísimas gracias a todos por venir.

Muchas gracias al cine Doré, a Filmoteca

por sumarse a este ciclo "20x20",

que inauguramos con "Todo sobre mi madre".

Felicidades por ese 30 cumpleaños también

y muchas gracias,

Pedro, de verdad, de corazón.

Gracias a vosotros. Porque siempre encuentras

un hueco para estar junto a "Versión española"

y con los espectadores de "Versión española".

Por supuesto. Y esto hace mucho más importante

nuestro programa, sin ninguna duda.

Gracias, Marisa, de verdad

y gracias, Agustín.

A ti. Por haber encontrado un hueco

en un momento en el que estáis,

además, a unos días de estrenar la película y en plena vorágine.

Muchísimas gracias a los tres

por haber venido.

Buen viaje. Muchas gracias por venir, de verdad.

Pues nada más.

Muchísimas gracias también a todos vosotros

que nos habéis acompañado

desde casa en este día tan especial.

Ya sabéis que durante el mes de abril

podéis disfrutar los que estéis o paséis por Madrid

el ciclo "20x20" que hemos organizado mano a mano

"Versión española" y Filmoteca Española

en esta maravillosa sala que es el cine Doré.

Nada más.

Ya sabéis que nos volvemos a encontrar la semana que viene

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente.

Chao.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Todo sobre mi madre (coloquio)

Versión española - Todo sobre mi madre (coloquio)

11 mar 2019

Desde una chabola del Pozo del Tío Raimundo, aquella barriada construida vertiginosamente en los años 50 con "casas" de barro y lata que crecían como "flores de luna" levantadas durante la noche, el Padre Llanos insufló a los inmigrantes su ilusión utópica en busca de la justicia y l

Contenido disponible hasta el 27 de marzo de 2019.

ver más sobre "Versión española - Todo sobre mi madre (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Todo sobre mi madre (coloquio)"
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 938 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios