www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4651717
No recomendado para menores de 12 años Versión española - ¿Quién mató a Bambi? (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

No hay justicia social que valga

y los que reciben los golpes de la vida

los siguen recibiendo hasta el final, pase lo que pase.

Con este gag cargado de una ironía que nos recuerda al mejor Azcona,

volvemos a plató,

donde damos de nuevo las buenas noches

a tres de los habitantes de esta jungla loca y disparatada

que acabamos de disfrutar.

Buenas noches, Manolo Solo. Buenas noches otra vez.

Taxista bizco y malhumorado. Ahora ya sabéis de qué hablo.

Joaquín Núñez. Buenas noches.

Abogado aficionado al peyote

y diversas sustancias tóxicas y químicas.

Friki total. Y Enrico Vecchi.

Buenas noches. Un Gigi maltratado por un socio

un tanto desquiciado, la verdad. Buenas noches a los tres

y enhorabuena por esos trabajos maravillosos que hacéis,

cada uno en un registro distinto porque realmente es un placer.

Esta película es un catálogo de buenas interpretaciones,

de brillantes interpretaciones.

Yo iba a empezar por algo que estábamos comentando, Joaquín,

mientras veíamos la película,

que hay gente que no le queda claro quién es Bambi.

Efectivamente.

Y yo creo que queda claro cuando el mudo que, por cierto, habla,

Rubén, me dice... -Julián Villagrán.

-Julián Villagrán para dar más datos.

Le pregunto: "¿Y cómo se llama?". Me dije: "Bambi".

¿Cómo se llama? -Creo que le dicen Bambi.

-No, el dueño. -Sí, el dueño, Bambi.

-Digo: "No, la urraca no, el dueño". "Bambi, Bambi".

Exactamente. Al final es Bambi el que muere.

Claro. Es el único que muere.

-El único muerto.

(Disparo)

Hay tantas cosas brillantes, Manolo...

Es tan asombrosa la película...

Una cosa detrás de la otra que no sé por dónde empezar.

¿Qué destacarías más? La precisión del guion,

la brillante utilización de la comedia,

los regalos que ofrece de interpretación a los actores.

¿Qué subrayas de este guion? ¿Solo una? Es imposible.

No puedo. Bueno, por hablar todos.

No puedo, no puedo. Porque habléis todos.

Pues todo, las tres cosas.

La galería de personajes...

O sea, el dinamismo que tiene él, el trazo de dirección que tiene,

la propuesta del...

La locura.

A mí lo que más me llama la atención de esta peli es el delirio.

Lo dije antes, la palabra con la que yo asocio esta película

es delirio.

Crees que ya el disparate que hayas visto es enorme,

es ya suficientemente grande y no has visto nada.

O sea, es una cadena de disparates in crescendo

hasta la victoria final, o hasta la derrota final.

No sé, todo, las tres, ¿no?

Es como decir: "¿A quién quieres más, a papá o a mamá?".

Es que las tres cosas que has dicho son fundamentales.

Son fundamentales, sí, son fundamentales

y le dan al final un tono, que eso te quería preguntar.

La galería de personajes... Claro.

Y de actores... Todo.

Que están muy bien, vamos.

Pues todo eso hilado consigue un tono,

que te quería preguntar, Joaquín... Sí.

Sois un reparto plural de actores muy distintos,

con procesos de trabajo muy distintos,

de Ernesto, pasando por Clara Lago, por ti, por vosotros...

Nada que ver, ¿no?

Y consigue el mismo tono, consigue un tono de la película.

¿Eso cómo se trabaja? ¿Cómo se llega a conquistar eso?

Hombre, para mí, una de las cosas clave

es que Santi, además de director, es el guionista.

Ya. Y es el director de orquesta.

Él marca un tono, una clave, la clave de sol,

y ahí todo el mundo estamos en el mismo tono

y empezamos a cantar "po, po, po, po"

y, claro, se crea una coral, que es lo que somos,

una coral maravillosa.

Es que lo hace con tanto encanto, con tanta delicadeza,

sabe lo que decirle a cada uno,

que tiene el oído abierto para escuchar las propuestas

y, entonces, estás disfrutando, es que no paras de disfrutar.

(Música)

Corta. Venga, una más, una más.

-Disfruta mucho él, pero es muy exigente.

No es que sea... -Sí, sí.

-No, no. -Y en particular,

volviendo a la comedia, buscaba...

O sea, quería que nos metiéramos... -Buscaba la verdad.

-Totalmente, la verdad. Totalmente en el papel,

totalmente en el drama que están viviendo estos personajes.

Claro, claro, claro, claro. Porque, claro,

en el momento en el que tú te ríes, te haces gracia...

-Que ves al actor haciendo que, en vez de haciendo que sufre,

en vez de sufriendo, ya no hay comedia.

-Exacto. -No hay comedia como él la entiende

y como yo creo que se debe hacer. Al personaje lo ves sufrir.

Es cruelmente cómico,

pero si ves al actor haciendo que sufre,

ahí se ve todo el truco.

-Antes hablabas de Azcona y de Berlanga, son todo dramas.

En realidad, las grandes comedias... -Totalmente.

-Son dramas. Dramones.

Vamos. Dramones.

Habla todo el rato como si fuera el jefe de todo esto.

Y no lo eres, ¿vale? -¿Qué?

¿Se puede saber qué te pasa? -No me pasa nada.

¿Quieres dejar de decir mi nombre, por favor?

-Bueno, ya. -¡Por la derecha no se puede!

¡No se puede! -¿Te molesta que te adelante,

guapito de cara? -¿Guapito?

¿Cómo te preparas este bizco? ¿Qué te cuenta Santi?

¿Qué te cuenta Santi de cómo había que hacerlo

y cómo lo construís? Santi me da el guion.

Eh...

Yo le digo: "Yo quiero hacer Adelardo".

(RÍEN)

De cabeza, o sea, de cabeza.

"No, ya está dado".

O sea, que... ¡Ah! (RÍEN)

Ay, qué maravilla, gracias por contárnoslo, me encanta.

Yo no lo sabía. ¿No lo sabías?

Hay que ser sincero. Ay, qué bonito, me encanta.

Sinceridad. Él lo borda. Sí, él también.

Entonces, yo empecé, porque yo soy muy intenso,

no sé, a proponerle cosas de más.

A emborronar, a "y si hace esto, y si hace tal",

como a reescribirle las secuencias del bizco.

También porque hay mucha confianza, demasiada confianza,

quiero decir que la confianza da asco

y yo con gente con quien tengo mucha confianza,

Alberto Rodríguez o Santi Amodeo, pues igual me paso,

y ellos tienen toda la libertad para comprar lo que quieran

y para decirme: "Manolo, ya".

(RÍE) Hasta aquí. Cuando quieran, hasta aquí.

-Hombre, yo no me quiero meter,

pero para mí que el se tiene que bajar es este caballero.

-Pues si no te quieres meter, no te metas.

-¿Perdona?

-Y él me lo dijo pronto, el "hasta aquí, Manolo".

Me dejó que yo me soltara y que me pasara un poco

y ya, cuando me desfogué, dijo:

"Bueno, vas a hacer lo que está, más o menos y tal".

Con libertad, porque a mí creo que me dio bastante libertad.

-¡Déja-la!

(BALBUCEA) -Tranquilo, tranquilo.

-Suelta. (GRITAN)

Yo creo que esta película es un buenísimo ejemplo,

que queda claro que no hay personaje pequeño.

Hablábamos de que es una adaptación de una película mexicana,

"Matando cabos". ¿La tuvisteis como referencia?

¿Quisieron que la vierais? No, no. En absoluto.

No sé si fue una prohibición o fuimos nosotros mismos, que no,

que decidimos no verla, o yo, personalmente.... ¿Tú la viste?

-Yo la vi después. -Ah, yo también, después.

Porque era una película, teníamos claro

que era una película de Santi, entonces...

Era una película, aunque venga de ahí,

una película que Santi hizo totalmente suya,

entonces era hacer vibrar esa voz, no la voz de una película mexicana,

que luego te entraba el complejo de yo, mexicano, lo hace mucho mejor,

o el otro... (RÍEN)

Como que se nota inseguro. Los actores...

Sí, sí. Y entonces no.

No. La respuesta es no.

Mira, Isabela, chingada.

-Mira, hija de la gran puta, tenemos aquí el señor Larrea.

-O me pasas a tu patrona... -O te juro, puerca marrana,

que me lo cargo. -O te lo juro que te mato a ti

y después a tu jefe. -Y luego te mato a ti

y a toda tu familia, ¿me has entendido?

(Música clásica)

-A tomar por culo.

-Quería decir una pequeña cosa, porque conté, hay muchos golpes

en esta película y yo los conté. Son 73 golpes de...

-¿Golpes de...? -Golpes, sí.

-Son 73 golpes.

-Yo golpes es lo que más me... Lo hemos comentado,

que durante el visionado, yo soy muy sensible

y, hostias, me duelen algunos... -Entonces, cambio de tema.

-No, no, no, no. (RÍEN)

Hay algunos con la pala... Algunos con la pala en la cabeza.

No, me duele. ¿Qué ibas a decir de los golpes?

-No, nada, había echo una estadística,

había traído una estadística aquí. -Qué maravilla.

-Sí, durante... Esto es currarse las cosas.

Os está dejando a la altura del betún.

Efectivamente.

(Música)

Son 73 golpes, dos peleas, una persecución,

tres disparos, una escena de tortura, un dedo cortado,

seis personajes que destrozan una radio,

un teléfono, un baño, una mesa, tres coches,

y esto, quería decir que también es una peli

donde los personajes tienen una relación muy física con todo.

Especialmente Quim Gutiérrez, el que se lleva la palma

con un coche, el coche, el maletero, el volante, el airbag...

A mí me encanta cuando con el volante hace...

(Risas)

Histérico, histérico. -El ataque de crisis de Quim

me parece fantástico. Es una genialidad porque él

está contenido, o sea, está a punto de explotar siempre,

a punto de matar a alguien. Esa contención cuando va a la fiesta.

Es fantástico. Y ahí es donde la película alcanza, yo creo, una...

-Un clímax total. -Tono casi, ya no comedia,

sino de cómic. Sí.

Hay momento de cómic. Hay gajes que...

Rozan, o sea, no es naturalista.

(GRITAN)

También tengo un elenco de arma, de objetos, que hemos utilizado.

Puñetazos, patadas, pistola, cuchillo, cabezadas,

bate de béisbol, un perchero, una lámpara, una pala para la pizza,

luego, los mordiscos, mordisco en el culo,

llaves de casa, un ventilador y finalmente un atizador.

En los títulos de crédito, cuando dice:

"ningún animal ha sufrido..."

yo quería añadir: "...pero Julián Villagrán sí".

Es verdad. Es verdad.

¡Es verdad! Tuvieron que llevárselo al hospital.

-¿Qué dices? Sí, es cierto, sí, sí.

Pero no por la tortura de Ernesto, que...

Bueno, alguna hostia... -Alguna se llevó.

-Alguna le dio de verdad.

(GRITA)

¡Joder, David! ¿No ves que me está breando?

-Pero fue por el pájaro. -¿Qué pasó con el pájaro?

-Que entró un ala, un cacho, cuando explotó.

El pájaro es de mentira. -Ah, vale.

Ah, el pájaro falso. -Explotó y le entró

una pequeña pluma. Le entró en el ojo.

(Cacareos)

Eso es un pájaro inseparable. Esos pájaros traen muy mala suerte.

-Yo tengo una debilidad con una actriz

que se llama Belén Ponce de León, la que hace de la señora de la casa,

de la que Adelardo se enamora hasta las trancas.

-Locamente. Locamente.

Ayudado por ciertas sustancias, pero...

Ayudado por algunas... -Sí. Luego, si puedo,

te contaré mi experiencia. Es decir, Adelardo te contará su experiencia.

-Pues yo tengo una debilidad con ella porque creo que está...

Es muy difícil lo que tiene que hacer.

Es moverse para no caer en el estereotipo,

para no caer en una cosa demasiado fascesca.

Y está en su sitio siempre, está, de verdad, siempre...

Yo disfruto mucho, disfruto mucho con la galería de secundarios

tan logrados, en general, pero con ella,

es que me parece que está fantástica.

(TODOS) -¡Felicidades! -¡Ay, por favor!

Pero ¿cómo me hacéis esto? Ay, por favor,

no me lo esperaba para nada. (RÍE) Qué vergüenza.

¿Qué me ibas a contar de tu personaje?

Ya, como habéis visto la película, ya os puedo contar

que no era bicarbonato lo que me estaba metiendo.

(RÍEN) ¿Qué era?

Era aspirina. ¿Aspirina?

Era éxtasis, cristal. (CARRASPEA)

Es cristal. Sí, pero no es éxtasis

lo que te comías como actor. No, no, Adelardo.

No, Adelardo, Abelardo. Adelardo.

Ah, cuando dices el bicarbonato. Claro, que me están mirando

y digo: "Es bicarbonato". "Es bicarbonato". (RÍE)

Pero ¿qué ocurre? -Adelardo es politoxicómano total.

Hombre, claro. Hombre, por supuesto.

-Le da a todo. -Todo.

Él le da a todo. En el cajetín de "Yo no he sido",

ahí lleva todas sus drogas bien ordenaditas.

-"Yo no he sido, yo no he sido". -Yo no he sido, yo no he sido.

-Y recuerdo que el colega se está tomando esto

y de repente mira a Gabi y se ilumina.

Sí, claro. Se convierte en su diosa.

De hecho, en un principio, no puede llegar a acercarse y decirle algo.

Se va corriendo a pegar puñetazos en el cuarto de baño.

Y luego, por fin, se declara, pero claro, una declaración

de "Nunca había visto una mujer como usted".

-"Ay, gracias". -"Ningún hombre".

-"¿Eh?". -"Ningún perro".

-"Este está alucinado".

-Y a ningún hombre. -¿Cómo?

-Y en ningún perro. -¡Por favor!

Soy una mujer casada. -Ah, no se preocupe por eso,

soy abogado.

"Está alucinado porque la droga que toma

es el éxtasis del amor y se ha enamorado locamente

y quiere tener miles de experiencias.

Vamos, tiene experiencia como la de Jesucristo.

De repente, se convierte en Jesucristo".

¿Te apetece un baño? Te sentará bien.

"Y empieza a andar por la piscina. Igual que lo hizo

el gran Peter Sellers en ¡Bienvenido Mr. Chance'".

"Claro, claro. Y además, luego, consigue él

que toda la fiesta vaya a su ritmo, claro".

"Consigue que la gente sea feliz". "Exactamente".

"Igual que Jesucristo". "Efectivamente. Eso es un fiestón".

Dios mío, ¿cuánto va a durar esto?

-La experiencia dura alrededor de 12 horas.

-¿Seguro?

"Ahora la pregunta del millón con el cine español,

que no es por echar un jarro de agua fría,

sino por intentar analizar qué pasa con películas como esta,

que son absolutamente incuestionables, brillantes,

divertidísimas, no hay nada que falle.

¿Por qué no consiguen llegar al número de espectadores que debería

o que sería deseable?

¿Cuál es vuestro análisis de lo que ocurre?

Porque como a esta película le pasa

a muchas de nuestras mejores películas al año.

Entonces, ¿qué pasa? Yo he desistido ya

hace mucho tiempo de hacer una teoría sobre porque una cosa no funciona

porque yo tengo mi gusto personal, evidentemente, como todos,

y lo que yo creo, o sea,

lo que a mí me parece que debería funcionar...

(RÍE) Pocas veces funciona y viceversa también,

todo hay que decirlo.

-Para mí es esencial y a estas alturas,

los americanos lo hacen divinamente, los españoles también,

pero los americanos es que de entrada hacen una apuesta fuerte.

Por muy mala que sea la película, aquí está la apuesta.

Yo creo que le ha faltado, desde mi inocencia y mi ignorancia,

si cabe, promoción. -Tú crees que es promoción, ¿no?

Pero ¿sabes qué pasa? La gente no llega a conocerla.

Como hay falta de medios, o sea, quiero decir, no hay publicidad.

O sea, se basa en la promoción que hacen los actores

en los distintos programas o en los distintos periódicos,

pero no hay una partida de dinero destinada a eso.

Entonces, claro, es imposible crear la necesidad de ver la película

cuando no hay posibilidad de darle esa visibilidad.

Y es que siempre es lo mismo. No sé.

Yo decía antes lo de los golpes.

Igual que a mí me... Me... Cimbrean, o sea, no sé.

La violencia en la película, quizá.

-Yo creo que sencillamente la gente no ha tenido la oportunidad

de conocerla. De saber que existe.

También puede que sea un "long sale", o sea, en el tiempo, la película...

La película, nosotros, te digo, no nos cansamos de repetir,

que es de las mejores comedias que ha parido el cine español

en los últimos tiempos, pero sin duda.

Yo creo que está mucho mejor que lo que la taquilla dijo.

Pero hay misterios siempre. Eso lo tengo clarísimo.

-Hombre, yo doy gracias a "Versión española",

que repone esta película. "Oye, para los que no la hayáis visto,

mirad lo que tenemos aquí, que esto es español".

"¿Español? Espérate. ¿Y americano?". -"No, español".

Vedla que vais a alucinar. Sí.

Es que conozco mucha gente, muchísima, que dice:

"Es que a mí el cine español...". -"¿La has visto?".

-"No, hace mucho que no la veo". -"Vedlo, ve '¿Quién mató a Bambi?'.

Vas a flipar". Bueno, yo creo que cada vez,

cada vez menos, cada vez estamos consiguiendo

que el cine español no tenga ya esos tintes.

Yo creo que ya cada vez la gente se quita los complejos

a la hora de ir a ver nuestras películas.

Desde luego, "Versión española" lleva estos 20 años haciendo eso,

enseñando lo que somos, precisamente para quitar

todo tipo de etiquetas y complejos, pero yo creo que ahora

el cine español camina por las salas grandes

ya de otra manera, con otras recaudaciones y de otra manera.

Empezaré a pensar solo en lo importante.

Y aprenderé de lo que vi.

Yo os quería preguntar a los tres, los tres pertenecéis ya

a esa familia creativa

a cuya cabeza están Santi Amodeo y Alberto Rodríguez,

está Paco Baños, el director de fotografía,

Álex Catalán, el productor, Gervasio Iglesias y más gente.

Los tres pertenecéis a esta familia creativa.

Contadme cosas, por favor. Sonidista, Daniel de Falla.

Exactamente. ¿Que me podéis contar de lo que significa esa familia?

¿De esa unión que tantas cosas buenas está dando al cine español?

Yo, lo que... No sé, veo que es eso.

Es que la palabra es una especie de familia.

Un equipo que cada vez es más amplio, cada vez son círculos concéntricos,

cada vez en torno a ese núcleo de la gente que hemos comentado,

hay más círculos concéntricos alrededor de gente muy preparada

para trabajar en el medio cinematográfico,

en todos los ámbitos.

Artísticos y técnicos. Y eso para mí es un orgullo.

Como sevillano y como andaluz.

(Música)

Yo, encantado de haber pertenecido y pertenecer

a esta maravillosa familia porque entras

y ya lo notas, es lo primero que le dije a Alberto

cuando fui a rodar "Grupo 7". Digo "Esto es una familia de verdad".

Una familia muy bien avenida, donde hay una comunicación constante.

-Bueno, también hay peleas, como en todas las familias.

-No, no, por eso es una familia de verdad.

Es una familia grande, sí. Claro.

Por cierto. Tendríamos que añadir a esta maravillosa familia

las maravillosas niñas Eva y Yolanda, directoras de casting,

que está ahí 100 %, ofreciendo a Roberto, a Gervasio,

unos repartos impresionantes.

Después de tanto cielo...

Con Santi, que fue un amor a primera vista.

Yo lo veía en Sevilla a veces. Decía: "Qué cara, qué tipo".

Porque tiene una cara muy potente Santi.

Y entonces, nos conocimos en Edimburgo

y al minuto estábamos ya escribiendo un corto juntos,

que se llama "Drácula se enamora".

Y luego, lo que quería resaltar,

en "El factor Pilgrim",

cuando rodamos "El factor Pilgrim"

aunque nadie fuera a nadie,

estábamos haciendo nuestro primer largo todos,

a mí me impresionó mucho la profesionalidad, la seriedad,

que le echábamos a todo.

"La frescura de esa película

está ahí, es algo que vivimos porque luego la cámara

graba la realidad de las cosas, se queda la realidad de las cosas,

así que cuando pasa algo real, ahí se queda.

Y luego, otra cosa, el apostar por tus amigos".

(VOZ EN OFF) -"Como he dicho, una puta película".

-Hay grupos que nacen ahora, hay gente haciendo cine,

se puede hacer cada vez más cosas con el digital,

yo invito a todos a apostar por tus amigos y a trabajar en equipo

porque, al final, la firma Santi,

pero detrás está Álex Catalán a la fotografía.

-Eso es lo que yo quería resaltar del mundo cinematográfico sevillano.

Por eso decía yo lo de la familia, el equipo.

El equipo tan bien engrasado de trabajar tanto tiempo juntos.

Que se conoce muchísimo, que es que prácticamente...

No se tienen ni que hablar.

Saben ya lo que uno quiere o necesita con una mirada.

-Cuando volví de una parte pequeñita de "La Peste",

te reencuentras con el mismo equipo, trabajando con Alberto,

gente, el "atrezzista", el chino... (RÍEN)

Te sientes querido, acogido. -Estás en casa.

-Arropado y no existe una manera mejor de trabajar.

(Música)

Algo importante que hay que mencionar es la banda sonora

y vuestra participación en ella. La banda sonora, perdón,

sin Santi, la música, aparte de que él es un director muy musical,

ya lo hemos comentado, aparte, de las bandas sonoras

son muy importantes para él, y siempre participa él, además.

Se las lleva en primera...

-Es un director totalmente musical.

-Y un músico totalmente cinematográfico.

-Me has quitado la palabra. (RÍEN)

Y Enrique de Justo, el rol de Enrique de Justo.

Considerado por el mismo Santi uno de los hombres

más inteligentes del mundo, junto a Luis Navarro,

que no sé si también participa. También está mi cuñado,

Javi Vega, de bajista, Miguel, los Maga.

Mi cuñado, porque yo me enamoré durante el rodaje

y entonces me dice... ¿Durante este rodaje?

Sí, pero no de una persona en el rodaje,

sino de la hermana de Javi Vega, el bajista.

(RÍEN) -Cosas.

Bueno, pero está bien porque le recuerda

una buena etapa de su vida, hombre. Hombre, me dicen:

"Tienes que componer la letra de una canción,

hay que poner la letra a una canción pero, entonces, me salió de aquí.

(CANTA EN ITALIANO)

Sigue, me impusieron poner la palabra "jacuzzi".

No sé por qué tenía que estar la palabra "jacuzzi".

Me estropeó un poco... -Sí, la magia.

(Música)

Me parece un bonito cierre este para despedir el programa.

Os agradezco mucho que hayáis estado aquí explicándonos

todo el proceso creativo de esa familia de cineastas,

esa familia cinematográfica sevillana,

que es tan potente y que nos da tantas cosas buenas,

entre las que estáis vosotros tres. Muchas gracias.

Gracias. -Gracias a vosotros.

A los tres por haber estado con nosotros esta noche.

Y a vosotros, os despido hasta la próxima temporada,

que arrancaremos, como cada año, en San Sebastián.

Una temporada muy especial porque será la número 20,

20 años acompañando y apoyando el mejor cine español.

Es verdad que empezamos muy pequeños. (RÍE)

Una cifra asombrosa que queremos celebrar con vosotros.

Ya os iremos contando.

Hasta entonces, feliz verano a todos,

y un beso muy grande. Chao.

(Música créditos)

¡Venga, una más, una más!

  • ¿Quién mató a Bambi? (coloquio)

Versión española - ¿Quién mató a Bambi? (coloquio)

01 jul 2018

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan los actores Manolo Solo, Joaquín Núñez y Enrico Vecchi. Una oportunidad para hablar no solo de la película sino del universo creativo de Santi Amodeo, su director, y de su grupo de colaboradores, entre los que se encuentran Alberto Rodríguez, Paco Baños o Chiqui Carabante.

ver más sobre "Versión española - ¿Quién mató a Bambi? (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - ¿Quién mató a Bambi? (coloquio)"
Programas completos (64)
Clips

Los últimos 825 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios