www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4245602
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Isla bonita (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

Volvemos al plató después de estas vacaciones reparadoras en Menorca

y saludamos de nuevo a Fernando Colomo, Nuria Román,

Olivia Delcán y Miguel Ángel Furones.

Y no los presento porque viendo esta película,

los acabáis de conocer casi tal como son.

Hola otra vez, Fernando. Hola.

Olivia. Hola.

No sé por dónde empezar. Realmente plantea muchos temas.

Es una película pequeñita que habla de la amistad,

que habla del amor, que habla de la alegría de vivir,

que habla de la falta de juicios y prejuicios

en determinadas actitudes.

Empezamos el coloquio, si os parece, con el final.

Creo que es un final rodado meses después

porque habíais rodado un final inicial

que os parecía demasiado oscuro.

Cuéntame esa aventura.

En "Isla bonita" no teníamos un guion terminado.

Nunca tuvimos diálogos, todos son improvisados.

Entonces, efectivamente, no sabíamos cómo iba a terminar.

Yo le intenté dar forma allí.

Discutimos, matizamos...

Pero yo creo que nunca nos quedamos convencidos

de que ese fuera el final.

Pero la película va a delante, la terminamos, la montamos,

se hace la música, se mezcla todo,

y cuando la empiezo a enseñar, el final no funciona.

¿Puedes explicar cómo es el final un poco resumido?

Para que los espectadores sepan de qué hablamos.

Realmente había dos finales. Sí.

En el final que yo hice, mi personaje al final se suicidaba.

Se tiraba por el acantilado

y la última secuencia era precisamente...

Tiraban luego mis cenizas por allí, lloraban y tal.

Un final muy dramático.

(Música)

Nos pareció demasiado dramático y le añadimos una cola.

Un poco a propuesta de Nuria

y también participando mucho Olivia,

le añadimos una cola que era un sueño

y que yo al final no me había suicidado,

sino que estaba allí y Nuria y yo hacíamos una exposición conjunta.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

-No, pero de verdad captas la esencia de la isla.

-La luz y todo. Es precioso. -Estoy superorgulloso.

-¿De ti mismo? -De mí mismo.

-Me alegro muchísimo. (RÍE)

La gran ventaja de esta película,

es decir, lo que no he podido hacer con ninguna de las otras 19,

era que de pronto, seis meses después,

con toda la película terminada y enseñándosela a todo el mundo,

alguien me dijo:

"Oye, ¿y no podrías volver a rodar esto?".

Y dije: "Ah, pues, ¿por qué no?".

Les llamé y les dije: "¿Seguís en Menorca?

¿Cómo tenéis el pelo? ¿Qué hacéis el puente de Mayo?".

(RÍE)

Y en cinco días rodamos media hora, que es el nuevo final.

Pero por algo estaba el suicidio al final de la película.

Contadme vosotros si esa línea negra que habla de suicidio,

que se habla más de una vez durante la película,

además asociado a la isla de Menorca,

os parecía que cerraba la película de una manera coherente.

Es que yo creo que llegó un momento del rodaje

en que hubo mucha confusión.

Y las relaciones entre nosotros,

no terminábamos de entendernos, qué queríamos.... ¿No?

Yo creo que hubo un momento complejo.

Entonces...

...desembocó en eso, de alguna forma.

Fue bonito la posibilidad luego...

...de enmendar un poco los errores que habíamos hecho.

Porque, además, yo creo que acabó la película...

...rematada positivamente, ¿no?

Con amor, con alegría, con perdón...

Con valores con los que habíamos iniciado la película.

Soy un gilipollas.

-A mí todo el rato que se diga que la segunda acaba muy bien

cuando yo digo que soy un gilipollas, no sé yo, pero bueno...

(RÍEN) Acaba bien.

Eres un gilipollas generoso y gran amigo.

O sea, es una maravilla.

No, lo que sí es verdad...

Yo creo que lo que le pasa a la película con el segundo final,

al final, para mí, luego cada uno la lee,

la película es, sobre todo, una exaltación de la amistad.

Pero por encima de todo: del amor, del desacuerdo...

Hay tensiones entre todos nosotros, y los otros actores que faltan aquí.

Hay tensiones en la película,

pero la amistad siempre prevalece, pesa más.

Yo creo que tiene que ver...

Fernando decía antes que el protagonista es Menorca.

Tiene que ver también con el tamaño y la manejabilidad de la isla.

En Menorca, y esto lo sabemos los que llevamos muchos años allí,

estás condenado a estar juntos.

Claro, la isla tiene el tamaño que tiene.

Te puedes enfadar con alguien,

pero al día siguiente le ves en el bar.

Eso hace que la amistad allí cobre una densidad

que no te pasa en Madrid o en Barcelona

o en cualquier otro lugar.

¡Acción!

Esta la tenemos, la salida de ella con la mirada.

¿La mirada está bien?

Quiero, en el aspecto formal,

por favor, que expliquéis cómo se trabaja una película así.

Quiero decir, está muy bien decir la libertad creativa,

la improvisación, pero luego está el rodaje

y hay que afrontarlo y dar unos resultados.

Y la película tiene que tener un sentido.

En su planteamiento, en su nudo argumental,

y en su desenlace.

Desde tu punto de vista, Fernando, ¿esto cómo se plantea?

Si no hay diálogos, ¿qué hay?

Había una escaleta, digamos. Una sucesión de secuencias...

Menos el final, que no estaba cerrado.

Pero sí sabíamos que empezaba de esta forma,

seguía otra secuencia y tal.

Y cada uno teníamos una idea de la película.

Algunos no tenían ninguna idea, como Tim, por ejemplo.

El pobre, como no hablaba castellano ni catalán, ni menorquín, ni nada...

Hasta San Sebastián no se enteró de qué iba la peli.

(RÍEN) -Hasta que la subtitularon.

¿Sabía que se había enrollado con el otro?

-No lo sé... -¡Igual no!

¿Te imaginas? "Estoy de acuerdo". (RÍEN)

(En catalán)

Olivia se inventó la historia esta del "menage a trois".

Que yo decía: "Esto es un poco raro". Sí, ¡qué jeta!

(RÍEN)

Entonces, con cada uno trabajaba de forma distinta.

Con Nuria, por ejemplo, la escena que tenemos ella y yo,

recuerdo que...

Había una conversación que teníamos que hacer

"Nuria y Fer hablan de lo divino y lo humano".

Eso es lo que más o menos teníamos claro,

por lo menos yo lo tenía claro, pero no quería dar muchas pistas

porque al no ser actores profesionales, en vuestro caso,

yo tenía miedo de que...

Lo que nunca hacíamos es: "Repítelo todo igual".

-Porque eso ya no tenía vida. -Fue muy divertido.

-Había una cosa que decía Fernando que es verdad.

Al no ser actores...

Es que si hay un texto, como no sois profesionales,

se va a notar que estáis esperando la frase cuando os toca.

Aquí, al improvisar, nos sorprendemos y queda todo más natural.

De hecho, hay momentos en los que incluso coqueteamos, bromeamos...

Hay una escena, cuando vamos los dos en el coche,

que me dice Fernando: "Pero ¿no somos republicanos?".

En teoría, yo tenía que decir: "Sí, es verdad".

Y dije: "Sí, somos republicanos pero es la reina".

Ese tipo de cosas...

La reacción, a su vez, de él... Claro, él no esperaba eso.

Eso le da una naturalidad.

Teníamos que escuchar al otro porque no sabíamos qué iba a decir.

Y eso es una de las... Olivia, tú lo sabes perfectamente.

Es una de las claves de la interpretación.

El que sabe escuchar es un buen actor.

Tengo que dar un discurso delante de la reina.

¿delante de la reina?

No me fastidies, pero ¿no somos republicanos?

Sí, somos republicanos, pero es la reina.

-Ya, ya. -Un respeto.

Tú también es que enseguida lo mezclas todo.

-Aquí hay dos cosas a tener en cuenta.

Primero, que Fernando es un insensato.

Y segundo, que es Fernando Colomo.

Es decir, ese caos solo termina en una buena película

porque hay un director como él, que parece que no organiza

pero estaba todo pensado y organizado.

Hay trampa en eso. Fernando sabía que iba a sacar una película.

Sí, obviamente no había presupuesto pero había 40 años de experiencia

con las mejores películas de nuestro cine a su espalda.

Realmente estabais jugando con ventaja.

El "experimento" lo era entre comillas.

Miguel Ángel, te has quitado el discurso de la reina.

-Eso es importante. -¿Te lo has quitado?

Sí, claro, si me voy a América. He tenido que cancelarlo.

¡Cariño, no pierdas el avión!

-Qué pena. -¿Cómo "pena"?

-¿No somos republicanos? -Ya, pero es la reina.

Para ti, ¿cuál fue la mayor dificultad

de enfrentarte a una secuencia

que tú misma tienes que construir sobre la marcha?

La verdad es que yo me divertí muchísimo...

Además, era cortaban, otra vez, y volvíamos a improvisar.

Además, con Olivia o con Fernando improvisábamos,

y es que además hacíamos otro tema.

Teníamos que hablar de cualquier cosa y no volvíamos a repetir lo hablado.

Era constantemente...

Oportunidades de contar cosas.

A mí me divertía mucho porque era la posibilidad...

-Claro, el actor, al ser también guionista y personaje,

eso era maravilloso porque te daba continuamente cosas nuevas.

Hay una escena entre Nuria y yo que recuerdo que mi idea era:

"Voy a rodar cinco minutos de conversación".

Porque lo que importaba era la intención.

Y luego lo dejo en uno y medio o dos.

Digo: "Pues nada, vamos a hacer una conversación aquí,

que lo importante es la intención". Nos ponemos a hablar, pum, pum...

Yo digo: "Creo que ya llevamos cinco minutos. ¡Corta!".

-Y los cinco del equipo... -El pobre cámara.

El de sonido: "¡Uh, ah!".

Y entonces dicen: "18 minutos".

Una de las cámaras, que estaba cámara en mano,

se tuvo que poner el ayudante a cuatro patas

y sentarse encima, rodaba a través de la ventana

y ya no aguantaba.

Empezó a temblar y el ayudante se puso allí.

¿Y qué pasa?

Dentro del rodaje no nos damos cuenta de que pasaba el tiempo.

Y eso era maravilloso.

Luego, efectivamente, pude elegir dos minutos de ahí.

¡Eso es único, vamos! (RÍE)

Y no sé, he encontrado como mucha comunicación.

-Es curioso. -¿Ah, sí?

Sí, sin habernos conocido,

pero es como si te conociera muchísimo. Ahora mismo...

Realmente es que ver la obra de alguien

tiene mucho que ver con la persona. -Claro, claro.

Yo te podría enseñar mi obra, pero son anuncios de Carrefour...

Claro, sí. También hablarán de ti, me imagino.

¿Cuando me haya muerto?

Y esto te ocurre en un momento vital

en el que lo pasas como un niño, intuyo.

Claro, la película es una especie de catarsis.

Pero bueno, eso es lo que yo creo que debe tener el arte en general

y el cine en particular.

Yo siempre he intentado contar historias

que me tocaban de alguna forma.

Posiblemente "Isla bonita",

si hubiera sido una producción normal,

lo que habríamos hecho sería escribir un guion

inspirado en estos personajes.

Por supuesto, localizar en Menorca, etcétera.

Y habríamos buscado unos actores y se habría hecho todo en paralelo.

Pero de pronto yo ya vi que yo tenía la urgencia

de rodar esta película.

Y, sobre todo, la urgencia de poder rodar

sin necesidad de presentar un guion, que lo discutiera todo el mundo...

Pasar todo eso.

-Yo recuerdo que tenías ganas de divertirte.

-Tenías necesidad de desconectar... -Claro.

...de lo que habías hecho hasta ahora.

Porque, además, fue un trabajo que hicimos todo con amigos.

Quiero decir que, realmente, todos los que colaboraron...

-Voluntarios. -El pescador, la taxista...

-Todos son la pandilla. -Todo salía porque había ganas.

De ayudarnos, de que saliese bien... Había ganas, sobre todo.

-Era un tipo de rodaje totalmente distinto.

Los habituales éramos muy pocos, solamente éramos cinco.

Pues había tres de cámara, dos de sonido y una de producción.

-Que era... -Laia Fuguet.

Y realmente, eso era una ventaja para nosotros.

Porque yo nunca me sentía observado.

El problema en un rodaje, tú lo sabes, es que hay 50.

"¡Acción! ¡Silencio todo el mundo!". Y todo eso lo que le hace al actor...

Nosotros estábamos tan relajados

que continuamente salían cosas que eran inesperadas.

-Yo creo que esta película ha surgido sola, un poco.

-¿Se puede decir? -Totalmente cierto.

-Fue un proyecto que queríamos hacer para divertirnos.

Incluso con un punto de creación conjunta, de todos.

Y la isla, esa que a veces te acepta o no te acepta,

aceptó muy bien el proyecto y la propuesta.

Entonces, todo fluía muy fácil.

Hacía falta un barco, aparecía un barco.

-Hacía falta algo, aparecía... -¡Era milagroso!

-Realmente, fue fácil. -Hacía falta sol, hacía sol.

Incluso las propuestas, los temas, iban saliendo y enlazándose.

-Y encima era que el guion se tenía que realizar in situ.

Y hacíamos una secuencia,

nos guiaba Fernando a llegar a unos puntos, unas boyas,

algo a lo que agarrarnos, y repetirlo.

-Más rápido siempre. -Sí.

Empezamos otra vez.

-Vale, paro. -Para, sí.

Vamos a intentar más concreto, más rápido.

-Hay una parte muy bestia de la peli

que es pura intuición.

De que es lo que quiero contar.

Siento hacer esto, lo otro, decir esto, contarlo en este sitio,

y de repente todo se construye y se fue cosiendo

y todo tiene sentido.

Por eso es casi mágico.

Pues el personaje que hago en la película

es de una mujer escultora que vive en Menorca.

Desde el inicio he intentado salvar al personaje.

Me hubiera gustado salvar a otros que estaban en la película

que creo que casi todos, de alguna forma, al ser una comedia,

repite tópicos bastante machistas.

Me indigna, la verdad.

Nuria, en los extras del DVD que hablábamos,

en los que está el final que no hemos podido ver,

hay una entrevista contigo en que muestras tu indignación

por la objetualización que se hace de la mujer en la película.

Que supongo que es paródica. ¿O no? Explícalo tú.

A ver, yo es que...

Cuando empezamos con el guion... Fueron pequeños matices.

Yo el otro día me acordaba... (RÍE)

Reíros. Se ríen.

No tenía que haberlo preguntado, quizá.

-Es fantástico. -Estupenda.

-Con el tema de las mujeres y las actrices...

...que no es mi mundo...

Pero bueno, ya sí. (RÍE)

Yo recuerdo... Primer guion:

"A Nuria se le estropea el coche. Miguel Ángel y Fernando paran".

Entonces, yo empecé ya la película luchando por mi...

"A ver, si soy mujer, ¿se me estropea a mí el coche?".

"Te quedas sin gasolina". Digo: "No".

Mi primera victoria fue conseguir que ellos se quedasen sin gasolina

y yo... Claro, son pequeño matices

que finalmente colocan a la mujer en un sitio.

Es hilar mucho pero tiene mucha gracia

lo que está diciendo. No...

Con "gracia" me refiero a mucha inteligencia...

-¿Sabes qué pasa? Lo sabemos todas.

Realmente, tenemos que ser muy conscientes

de la situación que tienen las mujeres todavía.

-Desde el cine se pueden contar muchas cosas.

Y hay que intentar contarlas de otra manera

y dejar a la mujer en un sitio digno.

Yo encima soy escultora, entonces...

"Nuria va a la playa", y es como: "¿A la playa?".

¿Por qué no estoy en mi taller trabajando?

Te está echando una buena...

-¡Todo eso fue en la película! Eso es lo fantástico.

-La película fue así. Tuvimos...

-Yo te pedí perdón al final. -Sí, sí.

¿Tú eres tan asertiva como el personaje?

-Sí, lo digo yo. -Un poco más.

No, yo estoy intentando...

Es que yo en la película... A mí me costó mucho todo.

No soy actriz...

Era muy íntima también, por otro lado.

Es mi vida, mi casa, mi obra...

Yo me tomo muy en serio mi trabajo como escultora.

De repente dices, bueno, pues venga...

Vamos cediendo cosas, pero claro,

yo tenía que intentar mantener mi sitio.

Mantener quién era yo, qué quería mostrar de mí.

-Yo quiero decir una cosa. Esto lo hablamos Fernando y yo.

Y de hecho, ahí sí que escribimos un poquito para centrarnos,

para que encajara todo.

Cuando vamos los dos en el coche y hay el equívoco

que la madre, que la hija y tal.

En una ocasión hablamos y dijimos: "No, es que Nuria es la isla".

Representa la isla en muchos aspectos.

Cuando yo le digo en el coche: "Menorca te acoge.

Pero como te pases, te rechaza".

Ese personaje era Nuria.

Nuria te acoge, pero si te pasas te rechaza.

Siempre en el tono de la amabilidad pero muy asertivo.

Que tiene que ver con el personaje...

En esta película, personajes y personas

son muy difíciles de separar.

Porque claro, Nuria, ¿cuántos años llevas en Menorca viviendo?

-20. -20 años.

Claro, la casa ya ves cómo es,

porque su estudio es verdad que tiene una muralla

porque era un viejo polvorín de verdad.

Y de pronto entramos a rodar, como sabéis que es el cine.

Las cámaras, moviéndole cosas...

Cuando ella es de sus cosas colocadas donde tienen que estar.

Fue una invasión.

Tuvo que defenderse a todos los niveles.

-Desde sus principios... -Bueno, es esa isla...

Es muy bonito lo que dices, la verdad.

Hombre, derecho no, ninguno.

Yo no tengo ningún derecho, solamente que me gustas y...

Pero no sé por qué te voy a gustar.

Has visto mi obra, la isla y mi casa. No has visto otra cosa.

Y te has llevado muy bien con Olivia, pero ya está.

Y te he visto a ti.

Bueno, pero no me conoces.

-¿No? -No.

-Y no me gusta, la verdad... -¿No te gusto yo?

No, y no me gusta cómo te comportas.

Olivia, ¿tú has crecido allí? Sí.

Has crecido en Menorca. Sí, llegué a los cinco años.

Sí. ¿Y ahora vives en Madrid?

Ahora estoy entre EE.UU. y Madrid.

¿Cómo es ese cambio?

Guau, pues...

Hombre, yo ahora mismo estoy disfrutando mucho

de la civilización.

Del hecho de tener todo tan a mano.

Porque claro, vivíamos... ¡Guau!

Es que ahora alucina de dónde he crecido.

Después de estar en Nueva York buscando un piso

y pagar una fortuna por una caja de zapatos,

estar viviendo al lado del mar

y tan cerca de mi familia...

Y una infancia tan fácil y tan feliz.

Mi madre lo ha hecho estupendamente.

-Muchas gracias.

Qué bien, ¿no? Qué maravilla tener esta sensación.

Y gracias por compartirlo.

Es que como personaje y ser humano va a la par,

entonces estas preguntas yo creo que interesan también.

Sé que es amor, pero...

Pero también tengo muy claro que estoy enamorada de Lluís.

¿De Lluís?

-De Lluís... -¿Y quién es Lluís?

(SOPLA)

Tengo aquí una puta...

Es que si la ahuyentas así te va a picar, hay que ignorarla.

Hay que convivir con ellas.

Yo creo que merece una mención la belleza de tu personaje...

...su inocencia, su capacidad para transmitir entusiasmo

y las verdades que ella cree que son así

de una manera tan suave, sin juicio ni prejuicio,

como decíamos antes. Su concepto del amor.

Y cómo acaba esa historia con los dos chicos.

Háblame de todo eso, por favor.

Sí, yo creo que reflejaba también un momento de mi vida.

Era mi primer proyecto.

Yo salí de esa película pensando que todas iban a ser así.

Hasta que hice otra y no tenía nada que ver.

Así que fue como muy naíf.

Con mucha verdad todo

y con mucho corazón y buenas intenciones.

Sí, sí.

De verdad yo creo que estaba en ese momento.

La verdad es que el personaje de Olivia

parece sacado de una película de Rohmer.

Sí, sí.

Y también está por ahí Truffaut y, por supuesto, Woody Allen.

Están todas mis referencias, mis maestros.

Yo entro en el cine de la mano de Truffaut

y descubro luego a Rohmer y más tarde a Woody Allen.

-¿Va? -¡Va!

Va.

(Música)

(RÍE)

¡Ahí!

-Rohmer, en el sentido de que es un señor que lleva muchos años...

Bueno, ya ha fallecido el pobre.

Pero estuvo muchísimos años haciendo películas con cuatro duros.

Y con actores no profesionales muchas veces.

Eso ves que es posible, que hay otro tipo de cine.

Que no todo el cine tiene que ser:

se escribe un guion, todo el mundo supervisa...

Se empiezan a contratar actores importantes,

te pasas dos años esperando...

Sino que puedes decir: "Tengo aquí la cámara.

Somos cuatro. Ya tengo la historia, tengo la localización, los personajes

y vamos a rodar".

Eso sí que lo aprendí de Rohmer.

Yo lo que pasa es que me impliqué un poco más

porque hice un papel también, cosa que Rohmer no ha hecho.

Pero Woody Allen sí, por ejemplo. Efectivamente.

A Woody Allen, Nani Moretti... Sí.

A ver si les vas a quitar el puesto. Hay una cosa muy interesante.

Woody Allen, leí en unas declaraciones

cuando le preguntaban:

"Eso de dirigir y actuar es el doble de trabajo, ¿no?".

Y él dijo: "No, es la mitad.

Porque no le tienes que explicar al actor lo que tiene que hacer".

Al principio me parecía que era una "boutade".

Bueno, no quisiera que eso que tanto me gusta de ti cambiara.

Si es lo que yo te digo, la vida es una mierda.

Basta tener un poco de fe en las personas.

-No hay que tomárselo todo tan a pecho.

Además, las cosas buenas llegan cuando menos te lo esperas.

Hay que aprender a confiar un poco.

Ya, sí, pero no sé.

Yo, la verdad, no tengo ninguna esperanza en el futuro.

No me apetece nada.

No sé si queréis añadir algo más,

porque nos vamos quedando ya sin tiempo.

Algo que no se os quede ahí en el corazón.

Que queráis compartir.

Si no, no pasa nada, es porque no os vayáis...

-Ha sido un regalo esta película. Para mí.

Ahora en la distancia, viéndola, ha sido un regalo el compartirla...

Vamos, la confianza que tuvisteis...

Compartirla con Olivia. Claro.

Entender un poco qué es ser actriz.

Que es algo que no había...

Que es su carrera, la profesión que ella ha elegido.

Y además, de repente me he dado cuenta

de lo apasionante que es.

Es que ahora la puedo apoyar mucho más.

Solo por eso ha merecido la pena. Pues sí.

Y ha sido un proyecto de todos los colaboradores.

Fue muy bonito el proceso en sí de hacerla.

-Y devolverle a la isla lo que nos ha dado.

Todos estamos muy agradecidos a esto que vemos aquí, a esta playa.

En el fondo, ha sido: "Vamos a contar esta isla".

Es muy contradictorio, porque luego...

Antes, en maquillaje, lo decíamos.

"A ver si ahora va más gente después de esto".

También queremos que no vayan demasiados

pero queremos presumir de que existe algo así

a una hora de avión, que es increíble.

"Menorca no es una isla

Es una leyenda fondeada en algún punto del Mediterráneo.

Tal vez ni exista.

Porque algo tan hermoso

más bien parece quimera, ensoñación, que realidad".

Bueno, pues muchísimas gracias por compartir esto con nosotros

y con los espectadores de "Versión española".

La verdad, normalmente siempre decimos que se comparte

un trozo de vosotros mismos,

pero aquí la verdad es que lo habéis compartido casi todo.

Así que muchísimas gracias por la película

y por haber venido y por todo. Gracias a los cuatro.

-Gracias.

Y a vosotros también, gracias por estar ahí.

Nos vemos la próxima semana

con lo mejor del cine español más reciente.

(Música)

-¡Hola! -¡Hola!

  • Versión española - Isla bonita (coloquio)

Versión española - Isla bonita (coloquio)

01 oct 2017

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan Fernando Colomo, Olivia Delcán, Miguel Ángel Furones y Nuria Román.

ver más sobre "Versión española - Isla bonita (coloquio)" ver menos sobre "Versión española - Isla bonita (coloquio)"
Programas completos (52)
Clips

Los últimos 747 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios