www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5416737
No recomendado para menores de 12 años Versión española -Cuando dejes de quererme (coloquio) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Todas las piezas del complicado puzle de una vida han encontrado

su lugar y ahora sí, Laura puede continuar su camino

sin cuentas pendientes con el pasado.

Regresamos a nuestro plató y damos de nuevo las buenas noches

a Igor Legarreta, director de "Cuando dejes de quererme"

y a sus dos protagonistas masculinos, Eduardo Blanco

y Miki Esparbé.

Igor, ¿qué tal? Eduardo, ¿qué tal? Miki.

Muy bien. Pues entonces voy a empezar por ti,

que eres el no culpable, responsable

de la historia que acabamos de vivir.

De una parte. De una parte de esa historia.

¿Qué te interesaba más de ese camino que tenías

que llevar a la pantalla grande: La línea de investigación

o el drama familiar?

Me atrajo todo realmente, o sea, cuando leo el guion,

pues lo que hablábamos al comienzo,

la cantidad de colores que tenía la historia

me resultó muy atractiva,

pero es verdad que lo que más me apetecía era ese triángulo

paterno filial que se gesta

entre Laura y sus dos padres.

Cómo el personaje tiene que gestionar

el amor hacia un padre u otro,

porque, comentábamos antes también, que ha crecido con una idea

equivocada de su padre biológico y el hecho de descubrir

que lo que pensaste que sucedió no sucedió realmente,

te desmorona tu castillo emocional, tu construcción emocional,

eso desaparece, se cae

y tienes que, bueno pues aprender a darle la vuelta,

que esto toca directamente con lo que yo creo que es

el tema de la peli, que es la necesidad de redención,

la culpa está pesando constantemente a todos los personajes

y tienen que sacarla de dentro, tienen que sacarlo,

porque poco a poco los está asfixiando.

La película empieza precisamente con la muerte de su segundo padre,

a nivel formal es un "flashback", aquí nos está contando todo

todo lo que han vivido hasta llegar ahí, ¿no?

Y hay un secreto que sabemos justamente al final,

que ha guardado tu personaje,

¿cómo has construido ese secreto?

El miedo a esa competencia con el padre real,

el miedo a que el amor del padre real haga sombra

a lo que tú has podido construir en esa niña

y a todo lo que has podido dejar en ella.

Bueno, en realidad no me gustó mucho como empezaste,

eso de segundo padre. Bien, venga va, defínelo tú.

(RISAS)

En la película, entre otras cosas, se habla de la necesidad de saber

quién es uno y uno está construido por el pasado, claro,

en este caso, un pasado, en el caso de ella, claro,

un pasado confuso o por lo menos claro hasta un momento,

pero hasta descubrir que la historia de su padre no era

como la que ella pensaba, bueno, necesariamente hay una crisis,

quién uno es y de dónde viene, ¿no? Uno piensa que viene de un lado

y realmente después cuando descubre, me imagino yo,

nunca lo viví en forma personal, pero es tambaleante emocionalmente,

pero por otro lado está quien ejerció de padre

y quien ejerce de padre es el padre.

Las emociones, a veces, titularlas es un poco complejo,

pero a pesar de eso están los miedos,

están las culpas, está el amor

y muchas veces la necesidad de poseer también,

de tener esa prioridad del amor de alguien

y me imagino yo que a Fredo

le empiezan a tambalear un poco esas seguridades

o esa construcción que hizo con esta niña que ya creció

y que de repente teme que su amor se le vaya de las manos,

no sé si de las manos es la palabra,

pero él también entra en crisis, creo yo, ¿no?

a partir de esta noticia.

Está en esa carta final realmente, claro.

Sí y qué egoísta es el amor también, ¿no? Porque en este caso, Fredo,

mi opinión, ¿eh? Es bastante egoísta,

llevarse a la tumba.

-Bueno, quiero decir, lo que tú comentabas respecto a que el pasado

no existe, como no existe el futuro, no existe el pasado,

solo existe el presente, lo que pasa es que existe dentro de nosotros,

dentro de nuestro inconsciente el pasado sigue pesando

y sigue teniendo cuentas pendientes y lo que decías de Laura,

Laura podía tranquilamente haber descubierto que su padre

fue asesinado, pero es un padre que, por los motivos dramáticos

que fuesen, no ha ejercido de padre, su padre es Fedro,

entonces, ¿por qué tiene ella realmente esa necesidad?

La tiene, es humano, es muy humano,

pero desde un punto de vista, si tuviésemos esa distancia,

dirías es que te estás complicando la vida para algo que ya

no tiene sentido, no tiene solución, es pasado, ya no existe,

pero vive dentro de nosotros ese pasado,

por eso la culpa lo que hace es, de alguna manera,

tiene consecuencias.

-Pero, perdón, el pasado es la construcción de nuestro presente,

sí y cuando tambalea aquello

en el pasado que uno creyó que era de una manera

y se construyó como tal, desestabiliza un poco,

una cosa tan primaria como el padre, además.

-Sí, pero el pasado construye esa psicología nuestra,

pero no existe, es decir, tú quieres enmendar un error

o poner solución, es absurdo, tú no puedes hacerlo ya,

forma parte de nosotros, pero debíamos centrarnos

en el presente única y exclusivamente,

pero nos sigue pesando, porque es nuestra construcción psicológica,

está en nuestro inconsciente el pasado,

sigue persiguiéndonos y aquí se ve muy claramente,

o sea, ¿por qué Antonio tiene la necesidad?

No puede Antonio con que Laura siga pensando que su padre,

su hermano, su padre biológico, no la quiso, no puede con eso

y tiene que ir a donde Fredo a contárselo.

Uno de los temas de la película, sin duda, es la reconciliación,

la reconciliación desde distintos puntos de vista,

¿en qué medida nos condiciona el origen?

Incluso, como en el caso de Laura,

cuando nunca se han conocido esas raíces.

Pues creo que va un poco ligado a lo que estábamos hablando,

la importancia del origen y ahora, quiero decir, la reconciliación,

hay muchas reconciliaciones en la peli,

para mí la más importante es la de Laura con ella misma

en relación con su pasado y con sus raíces, ¿no?

pero esa reconciliación pasa con prácticamente

todos los personajes, yo creo que es muy importante el origen,

el origen es el motor de este viaje y es muy importante lo que decías

de la culpa, o sea, yo creo que es algo tan elemental

y tan evidente, yo es que estoy en un momento de mi vida

en el que todo el mundo..., voy a contarlo.

Pero eso es lo maravilloso del cine y del arte en general, ¿no?

Que te habla de ti mismo.

Sí, hay algo en este momento en el que estamos ahora,

que hace unos años atrás cuando alguien, por ejemplo, iba

y hacía terapia o lo que sea, tú no, que eres argentino,

hay un terapeuta por cada argentino en Buenos Aires,

es broma, tópicos aparte, por favor.

Con tu permiso, no, pero quiero decir

que es muy importante, a veces, en según qué momento vital,

da igual la edad en realidad, cuando uno empieza a ser maduro,

empieza a mirar hacia atrás, empieza a conocerse un poco más,

muchas veces hay conductas, hay formas de hacer las cosas,

de pensarlas, de sentirlas que damos por hecho

que es porque somos como somos, pero van muy ligadas

a la mochila que llevamos y en este caso, Laura

tiene la intención de cerrar esa etapa o de entenderla

para poder entenderse a ella misma y para poder empezar de cero

y hay un renacer, de alguna manera, yo creo en la peli en su personaje

y ahí participamos todos.

También habla de reconciliación con la historia de un país, ¿no?

Obviamente, la película, su contexto, está ambientada

en el País Vasco, los inicios del terrorismo de ETA

y aquí entronca, de alguna manera, con Argentina y la necesidad

de que la memoria histórica

se respete para saber quiénes somos,

cerrar cuentas con el pasado está muy bien

y también está muy bien no olvidar quiénes somos para poder entender,

entonces, es un tema que yo creo que no sé, quiero saber tu opinión

sobre la lectura política de la película también, Eduardo.

Bueno, da para varios programas.

Las películas son así.

Y la vida y nuestra historia,

nuestra historia humana, quiero decir,

porque esto creo que puede ser perfectamente trasladado

a muchos países, Argentina, País Vasco, España en general,

no sé, es difícil, yo lo que sí tengo, como las personas creo,

las sociedades tenemos la necesidad y la obligación

de sanar las heridas,

me parece que no hay otra forma de reconciliar

y creo que justamente eso es una complejidad,

yo no sabría cuál es la receta para eso,

pero claramente lo vemos en Argentina,

lo vemos en Barcelona, lo hemos visto en el País Vasco

y en millones de otros sitios, claramente siempre hay un hilo

como muy finito que se corta en cualquier momento

y, a veces, es difícil encontrarse y perdonar,

en principio es una palabra difícil y compleja

para muchas situaciones, yo creo que para esto hace falta

el perdón en alguna medida,

pero también necesitamos la verdad,

¿y cómo conciliar el perdón, la verdad, la reconciliación?

Bueno, es una tarea que yo no tengo receta para eso, la verdad,

no sabría cómo se hace, lo que sí se y se mira en el mundo

es cómo muchas veces se producen las guerras, ¿no?

En general, siempre se producen de la misma manera,

dos partes que creen tener la razón absoluta de algo

y nadie quiere provocar un encuentro,

es muy difícil provocar un encuentro y atender lo que el otro piensa,

porque no estamos solos.

La historia de ETA es casi una excusa argumental en la película,

pero se habla explícitamente de ello, ¿no?

-Fue ETA, ¿no?

Entonces tiene también su importancia,

¿crees que el cine español ha alcanzado plena libertad

para hablar de esto sin complejos, sin miedos?

Estamos en ello, yo creo, de un tiempo a esta parte ya,

afortunadamente porque ya ETA desapareció,

entonces, poco a poco, como dice Eduardo,

hay que recorrer un camino, hay que hacer mucho,

porque hay muchas heridas abiertas todavía

y es un camino largo que hay que recorrer entre todos,

por supuesto, desde el cine, desde la ficción

para volver hacia atrás, para volver a mirar,

para contar innumerables historias que se pueden contar

sobre ETA, sobre la dictadura.

-Un etarra era de Albacete. -De Chinchilla.

-Que me llaméis "Pernando". -¿Te has cambiado el nombre?

O sea, yo diría que el cine español está madurando

junto con la sociedad, poco a poco, de alguna forma,

ya se van encontrando los espacios para contar nuevas películas,

pero hay mucho que contar.

Durante un tiempo no hemos sido capaces de observar

desde la ficción los dramas humanos que provocó este problema, ¿no?

Que realmente son dramas concretos, personales, terribles, cercanos

igual que la guerra civil, igual que la dictadura.

Sí, yo quiero hacer una aclaración.

Cuando yo hablaba de perdón no hablo de perdón legal,

eso va por otro camino, yo hablo de perdón,

se entiende lo que digo, ¿no?

Sí, un perdón curativo personal. Exactamente.

Personal de persona o personal de sociedad también.

Yo hago otra aclaración,

cuando decía antes que el pasado no existe, que creo que no existe

en cuanto a que no puedes, lo que sigue existiendo,

pero en nuestra psicología es lo que ha pasado atrás,

entonces, enlazando con lo de la memoria histórica

y la necesidad de recuperar y de sanar,

tenemos que ayudar a que las heridas,

todas las heridas que estén abiertas, que están en nosotros,

en los afectados, en la sociedad,

hay que restaurarlo, hay que mirar atrás,

hay que encontrar, como dice Eduardo, la verdad,

la verdad, que no tiene una cara normalmente,

pero no podemos decir que el pasado ya ha quedado allí y ya está,

miremos para adelante, ¿no? para el futuro.

Tu personaje es pura luz,

es un personaje curativo, como decíamos antes

en un entorno de caída libre hacia traiciones y mentiras

y dolor y muerte y bueno, ¿con qué elementos contaste

para aportar esa luz a la historia? ¿Dónde te agarrabas?

Es verdad que incidimos mucho con que Esgosku era la luz

todo el rato. -Curativo era el personaje.

Es verdad, digo es verdad porque me acuerdo de cosas que hablamos

Igor y yo hace un año y pico,

pero en ese sentido es bonito, porque es un tipo

que es un poco corazón con patas,

o sea, es un tipo que es muy transparente,

es un tío que tiene su trabajo, tiene su familia, tiene su cosa,

pero en realidad esto aparece también como una especie

de aventura motivado también por una atracción,

una atracción, digamos que algo que aparece como

muy pequeñito y poco a poco va como ganando más terreno

y el tío se lanza a la aventura, se caza a la investigación

por estar cerca de Laura

y es inevitable también la complicidad con Fredo,

pero sí, poco a poco cada vez va siendo un pilar más importante

ahí dentro, también es verdad que, de alguna manera,

y ahora así hablándolo, pero voy a hacer una apreciación

que igual no hubiéramos llegado aquí pero es verdad que el personaje

de Laura cada vez va más hacia la luz, hacia descubrir

todo lo que pasó y cada vez hasta liberarse del todo

de esa culpa que decíamos, por lo tanto,

la presencia, digamos, del personaje en la vida de Laura también

cada vez es más potente, porque cada vez está más cerca...

-De esa solución, es el motor de la trama,

realmente de la investigación, Miki es el que impulsa,

el que tiene un punto de pillo,

vamos a decir, que yo creo que también hay un link

por pillo con Fredo, ahí como que empatizan

los personajes y él se encarga de este toque mentiroso,

que dice la verdad a medias cuando le interesa

para conseguir lo que busca,

pero es el auténtico motor de esta investigación

que llevan a cabo tres investigadores de andar por casa,

que es otra cosa atractiva de la peli,

que no es nada sofisticada, no lo pretende,

las conclusiones son una mezcla

de ocurrencia de un personaje ocurrente,

que, ¿por qué no van a funcionar? No todo tiene que ser

en clave thriller, una investigación supersofisticada

que lleve al hallazgo de una pista,

no sé, rocambolesca, digamos.

-Si te parece vamos a coger papel

y boli y vamos a tomar nota a los señores.

-Bueno, yo como federatario público doy fe del procedimiento.

Respecto al sentido del humor, yo siempre lo vi así

y hablaba con Eduardo,

el personaje de Fredo no es un alivio cómico,

no es un personaje que haya llegado a la película simplemente

para crear chistes, es un personaje con mucho peso,

alguien me lo definió una vez como el héroe de la peli,

Sí, sí, sí.

Lo que me gusta pensar es que él utiliza el sentido del humor,

es un hombre con sentido del humor, utiliza le sentido del humor

como mecanismo de defensa en un entorno que le es hostil,

él llega al País Vasco a conocer

a la familia real de su hija

y para meter las narices en la historia del padre verdadero,

entonces, ahí se empieza a trabajar de alguna forma también

esto que comentábamos antes de que sin que él sea consciente

del todo, no se siente cómodo al cien por cien

y en muchas ocasiones utiliza el sentido del humor

para romper el hielo porque es convidado de piedra

se ve en algunas secuencias como

el personaje de Fredo a la salida de la iglesia,

en el coche con Martín, se está quedando como atrás,

rezagado, él intenta meter baza en las conversaciones

que ya tienen un peso familiar y no le dan bola.

Sí, porque además hay otra cosa, no solo el sentido del humor,

si no creo que la forma de expresar las emociones

o el afecto es diferente, creo que claramente

cuando llegamos a la estación, recién llegados,

entre la mano que me tira para saludarme

y el abrazo que le doy, hay una forma

que en nuestro caso, digo de Buenos Aires, es heredada

de los italianos, era una cosa un poco más expansiva.

-Y es muy vasco lo de más poco a poco,

no te conozco.

-Claro, si hablamos de eso,

distintas formas de expresar las emociones.

Claro, así somos cada uno, que está muy bien diferenciado,

están muy bien diferenciados los caracteres

y tienen algo en común ellos, efectivamente.

-Yo creo que sí. -Sí, sí, sí.

La secuencia de la pizarra.

-Le presento a Félix Cariaga,

el hombre que según todo Durango se fugó con 20.000 pesetas

de la cuenta familiar, dejando abandonadas

a su mujer Elvira y a su pequeña hija, Laurita,

con su hermosa sonrisa.

"Para mí siempre fue la secuencia que marcaba el tono de la peli,

la secuencia en la que se habla sobre la investigación,

pero que hay un tono lúdico claro

y que a la vez hay una tensión amorosa

soterrada entre Miki y Flor.

En esa secuencia coge el relevo en un momento dado,

hay un espontáneo que es Miki, que llega,

ahí hay un momento de comunión entre Fredo y Egoskue."

Fredo claramente quiere que este sea parte de la familia.

-Por interés.

Claro, hay que romper un poco esa coraza

que tiene que ver más la coraza que se ha construido

el personaje de Laura, ¿no?

pero que está también basado en un abandono paterno,

es decir, esa niña con cuatro o cinco años

ha crecido preguntándose por qué su padre se fue, ¿no?

-Toda la vida pensé que me había abandonado.

¿Por qué muere Fredo?

Perdona, ¿eh? Esto es algo que digo: "Jo",

Es bonito que muera, sí, claro,

sí, porque en el caso de Fredo yo es que no sé si suena a muerte,

pero es una muerte natural, está bien.

No, es bonito, mira, tiene dos padres,

en la historia tiene dos padres que con dos cartas

le mandan un mensaje a su hija para pedirle perdón,

para pedirle perdón y contarle sus secretos

y sus miserias, ¿no? La carta de Félix

llega desde el pasado, ella la recibe en el, vamos a decir,

falso presente, que es el grueso de la película,

que es un año 2002, es un "flashback" todo,

ahí recibe la carta del padre biológico, desde el pasado le llega.

-Parece una despedida.

-Una despedida para siempre.

"Y en el futuro le llegará la carta de su padre

real, ¿no? para también volver a pedirle perdón

y explicarle sus motivos, porque se ha comportado así."

"No sé porque no te lo conté antes,

o sí lo sé,

creo que tuve miedo.

Tuve miedo de compartir tu amor con tu padre."

Es bonito.

La climatología es otro protagonista sin ninguna duda, ¿no?

Marca de alguna forma también las sensaciones de la protagonista,

¿qué importancia tienen el invierno, la lluvia, la niebla

para comprender los sentimientos de Laura

y cómo avanza la historia?

Es fundamental en la película, sobre todo por lo que hablábamos

entre otras cosas también, porque ayuda muchísimo

a contar este ambiente de suspense y de thriller,

creo que es más que una increíble labor del director de foto,

Imanol, que hizo un "trabajazo".

Le viene muy bien, también para ellos,

porque piensa que ellos dos vienen de Buenos Aires,

de pronto es otro clima, otro lugar inhóspito, precioso.

"Teníamos muy claro que la llegada tenía que ser

con niebla, estuvimos buscando la niebla...,

porque claro, ella no recuerda nada de su tierra natal,

de sus cuatro años que vivió allí

y nos gustaba mucho lo de que alguna forma

el paisaje fuese una especie de metáfora de su paisaje mental,

o sea, emocional más que mental,

entonces, tiene que llegar envuelta en bruma,

no recuerda hacia dónde vamos, ¿no?

Y a partir de ahí, pues lluvias, bosques."

"De hecho, el momento en el que el personaje de Laura

revienta, esa escena que sale del coche, está lloviendo,

está cayendo todo ahí."

-¿Qué te parece el asunto? A ver.

-Bueno, tampoco es para tanto.

-Mi papá permitió que mataran a mi tío para cubrir

un puto acuerdo de mierda.

Estaba pensando que Eduardo Blanco

es una especie de subgénero del estado argentino,

es verdad,

que él mismo es como la imagen de un subgénero que funciona

maravillosamente y que ha dado unos frutos maravillosos

y quería ver tu opinión de cómo ves el cine que se hace a caballo

entre las dos cinematografías.

Yo lo veo muy bien, siempre me parece interesante

sumar en todos los aspectos, también el económico,

que permite hacer películas que si no, no se podrían hacer,

pero más allá de eso, creo que tiene un valor cultural importante,

en mi caso personal, además, tiene un valor afectivo importante,

yo hace años hice una miniserie que se llamó "Vientos de agua",

que hablaba un poco de la ida y vuelta de, sobre todo

españoles y argentinos, pero bueno, hablaba de otra gente también

y me parece que nuestras historias tienen ese ida y vuelta,

esa construcción cultural con diferencias y con similitudes,

por supuesto, me parece que cada película, cada historia de contar

aquello es una nueva oportunidad de contar quiénes somos

y que si bien hay idiomas que nos pueden diferenciar,

tenemos uno en común que compartimos y que, bueno, es un rasgo cultural

en principio importante, ¿no?

Y yo ya te digo, en mi caso personal

está cargado de una historia afectiva personal.

Y además, actores y actrices argentinos es como una garantía

de calidad absoluta, ¿verdad? Es incuestionable,

para directores, para actores,

entonces, ¿cómo crees que hemos mantenido?

Quiero decir, que eso, no haya ni una fisura

en ese concepto que tenemos sobre los actores argentinos

generación tras generación.

"Bueno, en principio, gracias, no sé si será tan así,

yo voy a tomar unas palabras de Pepe Sacristán,

que se las escuché hace muchos años, que dijo: 'No se sabe por qué,

así como en Brasil nacen jugadores de fútbol,

en Argentina nacen actores'."

"Es que es una cosa abrumadora, la calidad, cada cosa que ves."

"Supongo que también la escuela teatral,

bueno, quiero decir, bueno, ellos conocen Argentina,

Miki, sobre todo, se ha dedicado cuando fuimos a filmar

parte de la película allí, a ver mucho teatro,

hay una escuela teatral muy, muy grande,

un movimiento teatral y yo creo que la formación de los actores

en general, es el teatro, no hay otra formación."

"¿En los colegios también?" "Antiguamente, no,

pero de hace muchos años en los colegios hay teatro, sí.

Pero yo creo que es eso, ¿no? Que tiene que ver con esa mirada."

Bueno, la crisis del 2001 me parece que puso como en pantalla

cierta característica en ese sentido,

el país se quedó sin dinero, en una crisis total y absoluta,

las compañías que estrenaban teatro enseguida tenían que bajar,

porque la gente no iba porque no tenían dinero,

una serie de cosas y, ¿qué pasó?

Mucha gente abrió teatros en sus casas,

la necesidad de pronto de abrir un teatro en tu propia casa

cuando la realidad y las circunstancias no te permiten

hacerlo como habitualmente lo haces,

habla, creo, de una necesidad de expresión,

de una cultura que invita

a que el teatro siga vivo.

¿Cuál es vuestra opinión, como director, como compañero,

habiendo trabajado con actores argentinos?

Bueno, yo creo que hay muy buen nivel de actores y de actrices

en España, es así y vamos, estoy encantado con el reparto,

pero es verdad que desde que leí el guion y vi que había

dos personajes argentinos, instantáneo dije:

"No me voy a preocupar". Fíjate.

No, es así, es así.

Eso es una equivocación, ya te lo digo yo.

Ahí hay una verdad que no sé cómo se consigue, no sé si es la tradición,

el acento, no sé qué es, pero a nosotros nos cautiva.

Sí, sí, sí, es abrumador.

Sí, nos vuelve locos, a mí es que me encantan,

me encantan actores y actrices argentinos

y si tienes la oportunidad, además, de trabajar con ellos, imagínate,

pero creo, recuperando lo que estabais hablando antes,

que también inevitablemente va ligado a una cuestión

obviamente cultural, pero también con la voluntad

de que así sea, es decir, uno de los atractivos de Buenos Aires

es el teatro, o sea, solo hace falta pasearse por Avenida Corrientes,

eso es un espectáculo, cada fachada que veas

cada X metros, hay un teatro.

(Música)

(Aplausos)

Me gustaría hablar del aspecto formal de la película,

¿qué pedías a tu equipo? ¿Qué quisiste transmitir

desde el aspecto formal? ¿Qué querías hacer?

¿Cuáles fueron las pautas y qué querías hacer?

Nosotros queríamos hacer una buena película, quiero decir,

parece que es una obviedad, pero no lo es, no me lo parece,

de hecho, creo que cuesta hacer una buena película,

cuesta mucho, queríamos cuidarlo todo mucho,

queríamos hacer una película en la que el peso dramático,

evidentemente, estuviese en los actores,

porque el corazón de la película es lo que sucede aquí

con el trío protagonista, con el permiso de Miki

y formalmente tanto Imanol y yo trabajábamos mucho la ausencia,

entonces, la película está totalmente desencuadrada,

nos gustaba mucho crear cierto desequilibrio en la puesta en escena

y en los planos, sobre todo, de ella,

porque está compuesto como que parece que hay un espacio

para otra persona que no está, hay una sensación de ese vacío,

ese peso de la culpa, etc. trabajamos mucho la puesta en escena

en ese sentido. Qué bonito eso que cuentas, ¿no?

como punto de partida para un aspecto formal, ¿no?

Antes pensaba en el abrigo rojo, todo el rato Flor tenía,

por eso el rojo es tan importante en la peli, ¿no?

Pero bueno, es que es puesta en escena total.

Qué bonito lo del abrigo rojo, sí.

Sí, jugábamos incluso a hacerle quitarse el abrigo cuando estaba

en una situación en la que..., de hecho, el abrigo entra en la peli

cuando conoce a Miki, ella no llega de rojo a Euskadi,

pero a partir de que conoce a Miki, entra el rojo

a, de alguna forma, separarla de ese lienzo otoñal

e invernal, ocre, ¿no?

Nos la jugamos a cuando hay un distanciamiento

dentro de la acción que se va creando, va sin el abrigo rojo.

Pues está muy bien.

Pues muchísimas gracias, Eduardo, Igor, Miki,

muchísimas gracias, mucha suerte con todo, gracias de verdad

por vuestro trabajo y por vuestro tiempo, gracias.

Y gracias también a vosotros por estar ahí, ya sabéis

que nos volvemos a ver la próxima semana aquí mismo

para seguir compartiendo el mejor cine español reciente,

hasta entonces, feliz semana, chao.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuando dejes de quererme (coloquio)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Versión española - Cuando dejes de quererme (coloquio)

21 oct 2019

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan Igor Legarreta y sus dos actores protagonistas, Miki Esparbé y Eduardo Blanco.

ver más sobre "Versión española - Cuando dejes de quererme (coloquio) " ver menos sobre "Versión española - Cuando dejes de quererme (coloquio) "
Programas completos (85)
Clips

Los últimos 945 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios