www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4432238
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Coloquio: Nominados al Goya a la mejor dirección novel - ver ahora
Transcripción completa

Después de esa boda delirante y de estas historias violentas,

abrumadoras, salvajes, pero también liberadoras,

volvemos a la tranquilidad de nuestro plató para saludar

a nuestros invitados de la noche:

los directores que más han llamado la atención de la Academia

con sus óperas primas.

Carla Simón, buenas noches. Buenas noches.

Directora de "Verano 1993". Bienvenida de nuevo,

por si alguien se ha enganchado tarde y no te ha podido ver.

Lino Escalera, buenas noches. Buenas noches.

Director de "No sé decir adiós". Encantada de tenerte aquí.

Sergio Gutiérrez, buenas noches. Buenas noches.

Director de "El secreto de Marrowbone". Bienvenido.

Lino, tú estás nominado también por tu cortometraje "Australia",

que antes no lo hemos dicho. Sí, sí.

Es una situación muy particular. (RÍE) Es que me acabo de acordar.

La verdad es que sí. Esto de doble nominación es... curioso.

Carla está nominada también como mejor película,

no solamente dirección novel, pero tú estás con dos obras:

una película y un cortometraje.

Nos faltan, como directores noveles, los Javis,

Javier Ambrossi y Javier Calvo, creadores de "La llamada"

y, como he dicho antes, están de profesores estrella

de la academia de Operación Triunfo y no han podido estar aquí.

Antes de empezar a hablar de vuestros trabajos,

que nos encanta y nos hace ilusión hablar aquí de ellos

y rendir homenaje a la 32 edición de los Goya con vuestra presencia,

me gustaría que me dijerais con qué relato os quedáis

de esta película que acabamos de ver

o qué relato os hubiera gustado dirigir

o cuál os sorprende más. En fin, vamos a elegir. Sergio, empieza tú.

Quizás el episodio del coche con Leonardo Sbaraglia

porque es el que más cosas me provoca.

Es una tensión y una violencia que no te puedes sacudir de encima.

Lino, ¿con qué te quedas? Creo que con el de Ricardo Darín.

Esto que decía antes de la violencia de lo cotidiano

para mí tiene mucho que ver con la burocracia;

cómo nos enfrentamos ante un muro de papeles

donde no te escuchan y te haces más pequeño hasta que estallas.

Esto es porque aparcó mal el coche.

Quería ese por esto que comento y por tener la oportunidad

de trabajar con este pedazo de actor.

¿Carla?

Creo que me quedo con la última, la de la boda.

A mí me cuestan mucho las bodas. Es una cosa que realmente...

No estoy casada, pero ir a una boda también me cuesta.

Veía eso y pensaba "sería... Es muy fuerte.

¿Te imaginas ir a una boda y que pase esto?"

Al final es como un final feliz.

Sí, me parece... Yo creo que es con el que me reí más.

-"Ahora vendría el ramo y el carnaval carioca.

No sé si querés que sigamos, suspendamos.

-Suspendemos.

Suspendemos. -¿Por qué? Qué mala onda que tenés.

¡Chicas, ahí va! (TODAS) (GRITAN)"

Vamos a hablar de cosas buenas; por ejemplo tu película, Carla.

"Verano 1993" está siendo un fenómeno.

¿Has perdido la cuenta o sabes por cuántos países has ido

a lo ancho y largo del planeta, por festivales?

No lo sé. Ha sido un año espectacular.

Yo pensaba "cuando termine la peli, hay una cosa que me gustaría hacer

que es como dar la vuelta al mundo. Voy a intentar ahorrar para eso".

No ha hecho falta. Creo que he dado tres o cuatro ya.

Ha sido muy bonito, y descubrir sitios acompañando la película.

Una película que genera tanta empatía y consenso.

Es una manera de recorrer el mundo muy especial.

Muy bonita. A mí me sorprende mucho. Es muy fuerte

cómo el impacto emocional que tiene en la gente

es tan parecido, sea donde sea. Es lo que me ha sorprendido más

de la recepción de la película. Sí es verdad que luego,

con las preguntas, se cumplen algunos tópicos.

Tienen matices depende de dónde sean los coloquios.

En Francia era siempre sobre el tema del sida, del contexto social,

político y tal del momento.

En Argentina, siempre había un psicoanalista en la sala.

Es así. Siempre era como "yo soy psicoanalista de niños.

Creo que el viaje psicológico de la niña está bien".

Hay como esos matices, depende de dónde vayas,

pero el impacto emocional en el público es muy parecido.

¿Por qué crees que Frida provoca...

todos esos contrastes y esa revolución emocional

en los espectadores? ¿Qué pasa con ella?

Yo también me lo pregunto. Es como muy difícil decir

por qué una película crea esa reacción en la audiencia.

Si tuviésemos como una fórmula sería muy fácil.

Yo creo que hay como algo de magia. Sí pienso que, al final,

las responsables máximas de todo eso creo que son las niñas,

las dos, o sea que tienen como ese magnetismo

que hace que conectes y quieras como seguir viendo la película.

Y luego, de alguna manera, creo que también es lo que habla.

Todos hemos tenido una infancia, todos hemos vivido de cerca o lejos

una muerte, todos tenemos una familia

y sabemos de la importancia del amor familiar.

Hay unos temas que, de una manera u otra, todo el mundo se relaciona.

Yo no he sido consciente hasta ahora.

Cuando escribía el guión era "yo quiero hablar de mi historia",

contar cómo los niños se enfrentan a la muerte.

Ese era mi objetivo principal.

Luego te das cuenta de que hay cosas como que la gente se relaciona.

¿Os dais cuenta de las 3 películas? El duelo.

Es muy fuerte. Las tres películas hablan de la familia.

Y de la muerte. Las tres hablan de la pérdida

y de la soledad que provoca esa pérdida, el desconcierto.

Lo venía pensando. Desde puntos de vista muy distintos.

Es un lugar en el que el ser humano queda atrapado sin respuestas.

Lino, "No sé decir adiós" ha generado un enorme consenso.

"Yo solo digo lo que ha dicho el médico.

Es mejor darle paliativos, que no sufra".

¿Puedes contar cuál fue el impulso, qué queríais transmitir?

"¿No hacemos nada?"

-Es lo que decía Carla. Yo no era consciente de que quería

escribir o contar una historia sobre la familia

o sobre cómo lidiamos con la muerte.

Había claro un personaje, Carla, interpretado por Nathalie.

Eso estaba claro desde el principio, ese tipo de mujer.

Una mujer muy herida, muy acorazada,

totalmente... escudada ante el dolor.

Luego te das cuenta de que... en el proceso de escritura

y cuando haces la película estás hablando de temas concretos.

No eres consciente al principio. No no sentamos a decir

"quiero escribir sobre esto" sino que es algo que está,

como si dijera, a un nivel inconsciente.

-"Papá...,

¿tú sabes lo que tienes?

-Sí.

-¿Quieres..., no sé...?

¿Quieres que hablemos?

-No, ahora no. Estoy viendo eso".

Te conocíamos como guionista de éxitos tan potentes

como "El orfanato" o "Lo imposible", para que el espectador lo sepa.

Habías dirigido tus cortos. Ahora eres como el chico de oro

del cine español. En esta ópera prima, toma bombazo.

No sé yo si tanto. Toma bombazo.

¿Qué secreto tenía "Marrowbone" para que la dirigieras?

Yo llevaba muchísimos años esperando dirigir una película.

Había hecho muchos cortos. Por un lado pienso

"me ha tocado dirigir mi primera película con los 40 cumplidos".

Pero la lectura positiva es "me ha tocado debutar en los cortos

a los 20. Con los 30 me he dedicado al guión.

Ahora me las apaño para seguir siendo un debutante".

(LINO) -Aquí estamos igual los cuarentones debutando.

-Yo, muy contento. Había un intento...

Mi conexión por el género va a través de lo emocional.

Ahí es donde intento ir siempre.

Echaba de menos un tipo de cine de suspense, clásico.

Creo que ya no se hace. Tiene otro ritmo, como más reposado.

Formalmente, cuando me reuní la primera vez con Patrick Salvador

o con Xavi Giménez, director de fotografía,

se quedaban sorprendidos porque yo les hablaba de "La hija de Ryan".

-"Algún joven va a ser un hombre afortunado".

-¿Seguro que es la película que quieres hacer?

Sí, ha sido un lujo poder hacer esta película tan fuera del tiempo.

Faltan los Javis, como hemos dicho. Os comentaba al principio,

los directores de "La llamada", la cuarta película seleccionada

entre las óperas primas destacadas. No nos han podido acompañar,

volcados en su trabajo de profesores en la escuela de Operación Triunfo,

pero los Javis han querido enviarnos un saludo.

Nos hubiera encantado estar hoy con vosotros,

pero estamos conectados al universo de Operación Triunfo.

Ha sido imposible.

Un honor estar nominado en la misma categoría

que Carla, que Lino y que Sergio.

Nos hubiera encantado estar. -El trabajo increíble que han hecho.

Yo siento que nuestra película,

una película protagonizada por mujeres,

libres, fuertes, que eligen su destino, musical,

comedia, hecha por gente joven y que le ha gustado...

Ha gustado al público adulto, pero también a la gente joven,

ha acercado a la gente joven al cine.

Que tenga cinco nominaciones a los Goya, para mí es precioso.

Creo que es una cosa que da a entender

que las cosas están cambiando un poco.

-Total. Además, para gente especialmente como nosotros

que hasta la fecha... Desde hace un tiempo, no,

pero que siempre habíamos sido actores y hemos hecho una transición

a ser directores y guionistas, que nos nominen a mejor director

o a mejor guión es una manera de decir que vamos por buen camino.

Me da menos vergüenza decir "soy director de cine"

o "soy guionista", que todavía me da a veces.

Muchas gracias por esa divertidísima película, "La llamada".

Otra de las sensaciones del año.

Son cuatro películas distintas.

Con puntos en común, pero muy distintas.

Hablábamos con Sergio de cómo entra en el género a través de la emoción.

Si algo hay que destacar de tu película

es que parece que han metido la cámara

entre la vida cotidiana de una familia y que no hay

una cámara ahí. Sorprende muchísimo, Carla. ¿Cómo se hace?

(RÍE) Es difícil.

Para mí, lo importante era encontrar ese tono, ese tono natural

de tener la sensación de estar con los personajes.

Cuando lo ves... Los actores adultos se quejan

porque les dicen "parece que no hagáis nada".

No es así. En realidad hay mucho trabajo para conseguir eso.

Es cómo trabajamos, cómo construimos las relaciones con los actores

y cómo decidimos filmarlo con Santi, el director de foto de la película,

el mismo director de foto que la de Lino.

Con Santi... Para mí era una principal referencia

las fotos de cuando era pequeña.

Había esa idea de trasladar las fotos a la pantalla

y la manera de trasladarlas, pues son fotos domésticas,

era con esa idea de vídeo doméstico.

Fue como un vídeo doméstico bien rodado, pero lo que te da

esa sensación es la de estar ahí, con esos personajes.

Está el punto de vista de la niña, de narrarlo todo

y que la cámara dibujara las emociones de Frida.

Esas fueron las premisas. Rodamos planos largos,

que, con las niñas, te metes en una cosa complicada y arriesgada,

pero valió mucho la pena para encontrar esa sensación

de estar como metido en la intimidad de esos personajes que, para mí,

era importante, y hablar desde el presente de la niña,

no como yo, ahora, mirando mis recuerdos.

Uno de los retos supongo que era encontrar a la niña.

Ella es la que va robando el aliento a todo el mundo

y necesita ser una niña que sea un imán, sin duda.

No sé cómo apareció Laia Artigas.

Fue un proceso muy largo. Estuvimos cinco o seis meses.

Mireia Juárez, la directora de casting, vio a más de...

Creo que para todos los roles de niños vio a más de 1000 niños.

Yo no los vi a todos. Hacía una selección.

Y un poco la premisa... Le pedí que fuera una niña

que se pareciera al personaje que estaba escrito.

A un adulto le puedes pedir que cree un personaje,

pero, para un niño, esto es algo marciano.

Los niños no saben quiénes son aún. Si al conocerla...

Yo les hacía preguntas personales, sobre su familia.

Era importante que fuera de ciudad para, cuando llegara al campo,

tuviera como esa sensación de no pertenecer a eso,

de esa cosa amenazadora de la naturaleza.

-"Mira lo que sé hacer".

Lino, además de un guión lleno de inteligencia y sensibilidad

y una forma de trasladarlo maravillosa, has contado

con un reparto que está en estado de gracia, que es una cosa

que llama la atención de tu película:

los personajes y cómo están compuestos por sus actores.

Fue fácil. Primero, porque cuentas con ellos,

con tres grandes profesionales. Fue fácil, también, porque había

un guión muy sólido. Nos sujetaba muy bien a todos.

A partir de ahí, la verdad es que fue todo fácil.

Estuvimos casi tres, cuatro semanas de ensayos.

Qué bien.

Todos teníamos la sensación de que había algo muy potente.

Es algo que tengo que agradecerles mucho: el entusiasmo, la apuesta,

el talento y el tiempo que han echado a estos personajes.

Y, de manera individual, ellos han tenido un trabajo serio.

Me consta que Nathalie ha hecho un andamiaje milimétrico.

Sergio, tu propuesta nos devuelve

a una experiencia de cine clásico. Me gustaría que compartieras...

el origen de qué querías contar en esta historia.

Siempre voy descubriendo, según hago más películas,

que siempre vuelvo a los mismos temas en realidad.

Todas las historias que he escrito y esta que he dirigido

hablan de alguien que intenta volver a un hogar que ya no existe.

No sé por qué me atrae tanto esta historia, este tema.

Creo que, de alguna manera, en "El secreto de Marrowbone"

está sublimado este tema.

El hogar no es solo un espacio. Hay tres capas de hogar.

Son unos chicos que buscan un hogar nuevo. Dentro de ese hogar

se construyen la fortaleza, que es como su refugio donde nadie

les puede tocar. Hay como una capa interior más,

el cuaderno de Jack, donde él escribe la vida que quisiera tener.

Creo que, de alguna manera, cuando haces una primera película

es como que te sale todo. Quieres poner

todo lo que hay de tu esencia, lo que te interesa.

Creo que esa búsqueda del hogar

es la raíz de "Marrowbone".

¿Por qué decides ese reparto? Igual que él ha dado su argumento,

¿por qué decides esos actores concretos?

Tuvimos un proceso de casting de meses.

Contamos con una directora de casting, Karen Lindsay-Stewart,

que trabaja en Londres. Tenía la peculiaridad

de que Karen había hecho el casting de toda la saga de "Harry Potter".

Es una peculiaridad muy concreta. Se conocía...

Me encanta. Es un detalle. Tienes que tener en cuenta

que se conocía a todos estos niños, a todos los niños ingleses

que habían empezado con diez y ahora tenían la edad de los que buscábamos

y tenía un archivo importante.

Tenía la suerte de poder hacer una película

donde, por edad de los personajes, no te obligan a poner una estrella.

Digo "quiero caras nuevas", en la medida de lo posible.

El reto era doble. Tenías que encontrar actores

que fuesen idóneos para Jack, Billy, Jane, Sam y Allie,

pero tenías que creértelos como una familia.

Hicimos las pruebas individuales. El día decisivo fue

el día que junté a los cuatro por primera vez.

Yo estaba muy nervioso. En ningún momento de la película

ensayamos escenas de guión. Una vez que llegamos a rodar

fue la primera vez que leyeron esas escenas.

Tenía la sensación de "vale, aquí..." Es importante

no quemar en los ensayos. A mí me gusta esta cosa de "pasará magia

y la cámara estará ahí para pillarlos".

-"Le contaremos a Allie la verdad".

(Música suspense)

Os quería preguntar respecto al mito de la segunda película

cuando se tiene tanto éxito con la primera.

Perdón, pero es que realmente...

una segunda película dices "ahora, ¿qué hago?"

¿Esa frase está en vuestra cabeza?

Lo único que quiero es empezar a oír las claquetas otra vez.

He tardado en conseguir dirigir y ahora no quiero parar.

También son muchos años. Desde fuera la percepción es

"has hecho cuatro cosas y te han ido muy bien".

Sí. Y hay muchas otras que nunca han visto la luz.

Hay mucho proyecto que está abandonado en un cajón.

La suerte es que cuesta menos sacarlo de lo que costó meterlo.

Es verdad. Eso es muy bonito.

Ahora que confían en ti puedes sacar del cajón

algún proyecto que estaba dormido y no te dejaban que respirara.

Alguna cosa nueva también, espero. Y con las nuevas, claro que sí.

Pero está muy bien. Sobre todo te ganas la confianza

de la industria y de los espectadores,

que es tan complicado que escuchen. Yo sí siento presión.

Sería mentira si dijera "no, no, estoy tan tranquila".

Siento un poco de presión. Lo que pasó...

Mi proceso sí fue muy rápido. Desde que empecé a escribir

al momento que presentamos la película en Berlín

pasaron menos de tres años. Realmente yo no me puedo quejar

porque el momento de financiar la película fue muy bien.

Empecé a escribir como en mayo, junio de 2014.

En verano de 2016 estábamos rodando. Presentamos en febrero de 2017.

A partir de aquí ha empezado todo este año loco de presentarla.

Siento como que me subí en un tren el día que empecé a escribir,

que iba muy rápido y que no me he bajado aún.

He tenido poco tiempo para empezar como a madurar mis historias

y ahora tengo dos que están verdes. Siguen siendo cosas cercanas a mí.

Es lo que me gusta, lo que se me da...,

lo que, de alguna manera, me parece que puedo contar.

Poco a poco. Ahí voy. Mis procesos son lentos.

Hasta ahora he escrito sola, aunque muy acompañada.

El proceso de "Verano" fue como que tenía mucha gente

que leyó el guión, que colaboró en algún punto.

Hice muchos laboratorios de guión. Para mí es muy solitario escribir.

Hay que encontrar como esos momentos de estar con gente y hablar,

sobre todo hablar de lo que haces. Si no te vuelves un poco loco.

Es muy curioso. Cuando te pones a dirigir, de repente tu vida da...,

como que se te da la vuelta. Pasas de estar sola a tener vida social,

a dirigir un equipo de no sé cuánta gente.

Luego, al presentar la película, a un acto más social.

Luego vuelves a tu casa y te vuelves a quedar solo escribiendo.

Y lo necesitas. Ahora estoy en ese momento. Lo necesito:

estar sola, reconectarme para escribir.

Como tenemos la gala de los Goya dentro de muy poquito

quiero saber vuestra opinión sobre el cine de este año,

vuestras películas favoritas,

películas que quizá no están ahí y que echáis de menos.

Creo que es un año estupendo, muy variado.

Hay... Yo creo que cada vez se lo ponemos más difícil

a esos que dicen "el cine español es esto y esto".

No. El cine español son muchas cosas

y solo nos puede acusar de repetir quien no vea cine español.

Ha sido un año espectacular y, sobre todo, en una cosa,

ya que nos toca estar aquí. Ha sido un año de debuts interesantes.

-Y faltan muchas nominaciones. Ojalá pudieran ser más.

-Es una cosa que creo que la Academia debería plantearse:

que en todas las categorías fuesen 5 y no 4 los nominados.

No solamente mejor película, ¿no? Incluso algo que podríamos copiar

de la Academia de EE. UU. es que mejor película no tenga límite.

Si hay un año que hay una cosecha estupenda,

que puedan estar 6, 7, 8 películas. Las más votadas.

Creo que hay películas de Gustavo Salmerón...

Edu podrían haber estado aquí, Yayo Herrero, Jùlia Ist.

Es una película maravillosa. Tanta gente ha podido debutar...

Es algo que... Por un lado tenemos que acordarnos de ellos.

Por otro, celebrar que cada vez haya tanta gente nueva entrando

y tantas voces nuevas entrando en nuestro cine.

-"No entiendo. Si tú encuentras a tu madre muerta...

-Se la habían comido los pájaros, los bichos.

-Si contratas una fosa para enterrarla en el cementerio,

¿cómo te quedas con huesos? -Porque te apetece quedártelos".

Yo os quería preguntar algo...

porque muchos espectadores es gente que quiere dedicarse al cine.

¿Cuál ha sido vuestra formación

y qué os parece interesante recomendar a futuros cineastas?

Si no un consejo, sí lo que os ha servido a vosotros

para estar hoy aquí, os ha enseñado, os ha hecho fuertes.

En mi caso, rodar. Bien.

Esa es la diferencia que hay de cuando yo intentaba hacer cine,

que tenías que hacerlo en 35 mm. Ahora no hay excusa.

Con un teléfono y tu ordenador te puedes montar una película.

Rueda, equivócate mucho. Cuanto más te equivoques, más aprenderás.

Si tienes oportunidad de ir a una escuela,

lo más importante que te puede aportar es hacer tu familia, equipo;

encontrar a la gente con la que puedas colaborar.

Rueda y búscate amigos. Está muy bien la reflexión. Carla.

Yo estoy muy de acuerdo. Yo hice Comunicación Audiovisual,

pasé por la universidad. Hice un intercambio:

estuve 1 año en California. Pedí una beca para estudiar

en una escuela en Londres. Ahí estuve...

La escuela era como dos años y medio pero yo estuve cuatro en Londres.

Para mí... Yo, el consejo de "viaja, sal, ve mundo".

Para mí fue muy clave estar en Londres.

Como era una escuela muy internacional, compartes

tu formación con gente de todos lados

y te obliga a pensar qué te define, qué te hace distinto.

Yo aprendí a darle mucho valor a mi sitio, a mi familia,

a las historias que tengo cerca. Creo que si me hubiera quedado aquí

no le hubiera dado el mismo valor. Estás lejos y echas de menos...

Para mí, el hecho de salir y viajar, y aparte vivir,

que creo que para contar historias hay que vivir y vivirlas,

me hizo encontrar qué es lo que yo quería contar.

Me encanta. Qué interesante. Cada uno llega a un lugar. Lino.

Lo primero es perseverancia. (TODOS) (RÍEN)

Es una de mis palabras favoritas de la vida.

Por un lado, sí, al final... Yo he tenido una función ecléctica.

Estudié en Madrid en una academia pequeñita: Metrópolis.

Luego me fui, estuve en Nueva York.

Estuve en la escuela de San Antonio de los Baños, en La Habana.

Creo que está muy bien poder cambiar de escuela,

poder conocer diferentes escuelas...

Pero bueno, sí...

Formación, perseverancia, ilusión, cariño y a rodar.

Chicos, muchísimas gracias por vuestro tiempo,

por vuestras historias, que forman parte de vuestra vida,

de vuestros deseos, de vuestros anhelos

y de lo que queréis contar al mundo.

Enhorabuena. Nos hace muchísima ilusión compartirlo.

Estaremos muy atentos. A ver qué pasa el día de los Goya,

pero, pase lo que pase, es un premio llegar donde habéis llegado.

Se trata de seguir trabajando, rodando y formando parte

de nuestro patrimonio cultural más preciado, que ya lo sois.

Muchas gracias a los tres. (TODOS) A vosotros.

Nos vemos en los Goya con un vestidazo y unas pajaritas.

Muchas gracias a vosotros por estar ahí un domingo más.

Nos volvemos a encontrar la semana que viene

para conversar en torno al mejor cine español reciente.

Un beso muy fuerte. Chao.

(Música créditos)

  • Coloquio: Nominados al Goya a la mejor dirección novel

Versión española - Coloquio: Nominados al Goya a la mejor dirección novel

21 ene 2018

Versión Española dedica su programa a los autores nominados a los Goya a la Mejor Dirección Novel. Están presentes en el plató: Carla Simón (directora de Verano 1993), Sergio Sánchez (El secreto de Marrowbone) y Lino Escalera (No sé decir adiós). Los otros candidatos Javier Ambrossi y Javier Calvo (La llamada), envían un saludo desde los estudios de Operación Triunfo, de cuya academia son profesores.

ver más sobre "Versión española - Coloquio: Nominados al Goya a la mejor dirección novel" ver menos sobre "Versión española - Coloquio: Nominados al Goya a la mejor dirección novel"
Programas completos (57)
Clips

Los últimos 777 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos