www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4239883
No recomendado para menores de 12 años Versión española - El clan - ver ahora
Transcripción completa

Señor presidente

de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de personas,

doctor Ernesto Sabato.

Señoras, señores,

yo creo que lo que ustedes han hecho,

que ha entrado en la historia de nuestro país,

constituye un aporte fundamental

para que de aquí en adelante

los argentinos sepamos cabalmente,

por lo menos,

cuál es el camino que jamás deberemos transitar en el futuro

para que nunca más el odio,

para que nunca más la violencia,

perturbe, conmueva y degrade a la sociedad argentina.

Vamos.

(Televisión)

Lo dejé afuera.

Álex.

Levanta las manos.

Separa las piernas.

¡Te conviene colaborar con nosotros, carajo!

¡Vamos, derribadlas, vamos!

Dale, movete, carajo.

¡Dale, caminá!

Desde el salón Sur de casa de Gobierno,

se dirige al pueblo de la república

el excelentísimo señor presidente de la nación,

el teniente general don Leopoldo Fortunato Galtieri.

El combate de Puerto Argentino ha finalizado.

Nuestros soldados lucharon con esfuerzo supremo

por la dignidad de la nación.

"Los que cayeron están vivos para siempre

en el corazón y la historia grande de los argentinos.

No tenemos solo el bronce de las antiguas glorias.

Tenemos nuestros héroes,

hombres de carne y hueso del presente.

Nombres que serán esculpidos por nosotros

y las generaciones venideras.

Los pueblos solidarios de América Latina..."

Ustedes fueron testigos privilegiados

de las circunstancias más duras del combate.

En este acto expreso mi agradecimiento

por su actitud valerosa y heroica en el cumplimiento del deber.

¡Viva!

Parece que la semana que viene tenemos todo disponible y limpio.

-Muchas gracias. -Gracias a usted, comodoro.

¿Cómo está Epifanía, comisario? Muy bien.

¿Los chicos? Muy bien, gracias.

Comodoro, ¿cómo está usted?

¿Cómo anda de tiempo últimamente?

Por favor, eso no se pregunta.

Perfecto.

Le espero mañana.

Nos comunicamos en los próximos días para ultimar los detalles de todo.

Muy bien. Con permiso, Puccio. Gordon.

Empuje, empuje.

¡Álex, Álex!

¡A la izquierda!

¡Dale, dale!

¡Bravo, Álex!

Muy bien, tigre. Muchas gracias.

Buen partido.

Álex, partidazo total.

Alejandro. Hola.

Ya van para arriba los Pumas. Encantado.

Álex, qué partidazo. Gracias.

Qué bueno. Álex.

Álex, están los dirigentes que te dijeron.

(HABLAN EN INGLÉS)

Álex, buena, eh.

¿Dónde está mi güisqui?

Ricardo Manuquianes.

Ricky.

Sandra y Sonia, unas amigas.

Buenas, ¿qué tal?

(Gritos)

Las chicas no toman nada.

Y me parece que acá ya no da para más.

Pero si quieren, podemos ir a mi casa.

Encontrarte acá, ¿qué onda?

Nada, me quedé sin nafta.

Tengo el auto acá, ¿me tirás?

Por supuesto, amigo, vamos. Vale.

Es bueno saber que no solamente a mí me pasa estas cosas.

Hace dos semanas,

después de que te fuiste de la fiesta con las mellizas,

llegaron a casa unas escandinavas...

Por acá a la izquierda. Sí.

Eran danesas, suecas...

me la estoy llevando al barco de papá,

que ahora me lo presta porque estoy trabajando con él.

Y hasta ahí todo bien, todo fenómeno.

¿Por acá? Sí, acá a la izquierda.

Y las minas entregadas, locas con navegar,

me quedé sin nafta.

¡Quietos ahí! ¡Levantad las manos!

¡Levantad las manos!

Baje el arma.

Sí, viejo, sí.

Caminá.

Caminá y cállate, vamos.

Acá, la cabeza.

Entrá, carajo.

Nosotros no hicimos nada.

-Bajá la cabeza. -Soltame.

Bajá la cabeza, métete.

¿Estás bien?

Álex.

Sí, estoy bien, papá.

Mira, estos eran algunos niños de quinto.

Mami, mañana me levanto más temprano.

Me agregaron dos clases en el instituto.

Es que te has equivocado

en el denominador común de estas fracciones.

¿Cuál es el denominador común?

12. Y eso se pone aquí.

Es así, ¿cómo que no lo sabes?

¿Y a dónde sería?

Nueva Zelanda.

¿En serio?

Si vas para allá, vas a ver a Maguila.

Sí, buenísimo.

pregúntale cómo hizo para olvidarse tan fácil de todos nosotros.

Y del esfuerzo que hicimos para que él pudiera viajar.

Pa, fue un comentario nada más.

Lo mío también fue un comentario.

¿Por qué te molesta?

Yo no estoy reclamando absolutamente nada.

Al contrario, me preocupo.

Capaz que el pobrecito tuvo un ataque de amnesia

y no fue con mala intención que nos dejó acá,

solos con todo esto.

Bueno, él quiso ser jugador y seguir su propio camino.

¿Su propio camino? ¿Dónde lo leíste eso?

¿Qué se piensan que su hermano es?

¿Un héroe?

¿Un número uno?

No se confundan.

Es un desagradecido

y apenas tuvo la oportunidad,

nos dio la espalda a todos.

Porque a ustedes también los abandonó, eh.

No solo a mí.

¡Álex!

¡Álex!

Menos mal que te pedí que llegues temprano.

¿Cuánto más ibas a tardas?

Acá estoy. Álex, necesito que me ayudes.

Tomá.

De verdad te estoy diciendo.

Mami, ¿le puedes decir a la princesa que me ayude?

Ella tiene que hacer los deberes.

Ahí voy, ma.

Lo que ustedes embalaron fue maravilloso.

cómo la gente no valora lo que es nuestro.

Para demostrar que somos los mejores,

tuvimos que viajar a Sudáfrica y ganarles a los Springboks.

Increíble.

Ustedes sí que lo dejaron en lo más alto.

No tiene mucha sangre por ahí, ¿no?

Inolvidable.

Tenías que poner un póster acá.

Sí, acá.

Esos son los verdaderos héroes.

La selva de la paz.

Saludame a la familia.

Gracias, Álex.

Tengo el deber de informarle que el joven Ricardo Manoquiana

por el Frente de Liberación Nacional.

Ustedes, como grupo familiar del secuestrado,

tienen la obligación de abstenerse de dar aviso a la policía

si quieren volver a verlo con vida.

"Sí, escúcheme, pero ¿él está bien?"

Les advierto que sus teléfonos han sido intervenidos.

La logística de nuestra agrupación

nos permite mantener al rehén

por tiempo indefinido en nuestro poder.

¿Duele?

Todo el día me dolió.

Los alumnos me tienen agotada, te juro.

Y ahora vienen los exámenes.

Mira el nudo que tenés acá.

Sí.

Tenés unas manos especiales, qué suerte que tengo.

Gracias.

¿Está bien así?

Y si no, va a morir de hambre este hombre.

¿Mejor?

Los pies, Álex.

Ayuda a tu madre, que está muy cansada.

Está preparando mamá.

Ma, ¿qué hay para comer?

Arroz con pollo.

Ya termina, pa.

Adriana.

¡Adriana!

¿Qué? En un rato está la comida.

Bueno.

(Golpes)

Tranquilo, es la comida.

Les reitero la suma a entregar.

500 000 dólares en billetes de 100.

Única opción.

"Sí, no va a haber problema."

El pago del rescate tiene que ser únicamente en dólares

y el lugar a convenir

les va a ser informado en la próxima comunicación.

Presión.

(Silbato)

¡Vamos! ¡Dale! ¡Dale!

(DICTA) "Mamá, acá me tratan muy bien.

Si siguen las instrucciones,

todo va a salir satisfactoriamente."

¡Dale! ¡Vamos!

"La plata va y viene.

Dale, dale.

Dale, oso, dale, oso.

Vamos a escribir algo con un poco más de sentimiento,

Ricardo.

"Papá, te quiero mucho.

Perdón por las veces que no te dije te quiero."

Dale, Álex.

(LLORA)

Bien, loco, bien, muchacho.

¿Qué te pasa?

¿Cómo nada? Si estás chocando.

¿Cuál es tu fuerte?

Bueno, pisá para adentro y corré para afuera.

Sí. Y no respires por la boca, dale.

-Se fue de viaje. -Te estoy diciendo que no.

Hace más de una semana que nadie sabe nada de él.

Yo paso por la casa y la familia no me quiere atender.

-¿Probaste a llamarlo? -Lo llamé mil veces.

Me hablan rápido y me cortan el teléfono.

-Qué raro. -No es raro. No es raro.

A Ricky lo secuestraron.

-Pero ¿en qué andaste? -No, en nada.

A la familia ya le pasó antes.

Me vas a decir que a Ricky también lo secuestraron, no,

mucha casualidad.

(LLORA)

(Televisión)

Buen día, Arquímedes.

¿Cómo le va?

(Música)

Mateo.

Hola. Hola.

¿Qué son esas caras?

Apareció Ricardo.

¿Y?

Lo mataron.

¿Cómo que lo mataron?

Apareció muerto en un descampado con tres tiros en la cabeza.

La familia pagó el rescate, pero lo mataron igual.

No, no puede ser.

Sí.

¿Estás seguro que era Ricardo?

Sí...

El hermano tuvo que ir a la morgue a reconocer el cuerpo.

Tranquilo, eh.

Nosotros vamos al velatorio.

Ma, ¿me echarías un poco más de carne, por favor?

Está buenísima, ma.

Se las ve comer con ganas, sí.

¿Te gusta?

Muy rico.

¿No tenés hambre?

Gracias.

Está riquísima.

Gracias, hijo.

Terminá de levantar la mesa.

Sí, voy. Álex, toma.

Andá a levantar la mesa. Sí, ahí voy.

Las cosas se complicaron y no tuvimos otra opción, Álex.

Porque el pibe nunca se tragó tu interpretación en el auto.

Y enloqueció.

Le hablamos, le pedimos que se calme.

Le dijimos que lo mejor era que se calle la boca,

lo íbamos a buscar para hacerlo callar,

Nos amenazó.

Dijo que le iba a contar a los amigos poderosos del padre

y nos iba a destruir a todos.

A vos,

a mí,

a las chicas...

Y yo nunca voy a poner en riesgo nuestra familia, Álex.

No tuvimos más remedio.

Laborda le tuvo que disparar.

Pronto va a haber nuevas perspectivas de trabajo.

Dame un voto de confianza, hijo,

que espero que Dios no me permita defraudarte.

Dime dónde están las armas.

No lo sé, no lo sé.

Dale.

Despejado, señor.

Trae al médico.

Ordóñez, vení.

¿Interfiere en su actividad deportiva toda esta emoción?

Lo que tiene estar acá, digo, con los entrenamientos...

-Sí...

Felicitación. Muchas gracias.

Álex, una pregunta...

Dale, dale.

Sácala desde allá.

Hacemos un brindis por Álex.

Un brindis por Álex.

(Música)

Mirá a la cámara con una sonrisa grande.

Una foto de Álex con el padre, por favor.

Bien, bien, miren a la cámara.

"Este problema del fondo monetario

forma parte del cuadro político del país,

en que dada la situación institucional

realmente el país no puede salir adelante

en virtud de la propia debilidad del sistema institucional

y su falta de competitividad.

Hay un dato de estos días que es mucho más preocupante

que el acuerdo con el fondo.

Parecería que es la fuga de divisas,

de los 2000 millones de dólares de 1980..."

Hace tiempo que estoy saliendo

con la actual suegra de Florencio Outlet.

Enseguida entré en la intimidad de la familia,

me aprecian y me tienen muchísima confianza.

Yo me ofrecí a intermediar por él

ante unos contactos en fabricaciones militares

y si mi intervención era exitosa

y se daba lugar algún contrato,

él me iba a pagar una comisión.

Lo relacioné, avanzaron las negociaciones,

pero al final no me reconoció con nada.

Al tiempo,

me hizo lo mismo con otra mediación, ahora con la petroquímica,

general Mosconi.

Bien me dejaron de lado.

Esas negociaciones se hicieron gracias a mí.

¿Me entiende?

Estos son los hijos de puta que hunden al país.

Por eso viven así.

Ahora van directo a Punta del Este

y se quedan tres semanas de vacaciones.

O quizá más.

Cada vez que don Florencio sale en el barco con su familia,

me dejan la casa a mi cuidado.

¿El hijo siempre va con ellos?

Sí, siempre salen juntos.

Es una familia muy unida.

¿Cuánto hace que tiene el barco?

Hará...

cinco años.

¿Cuándo podemos ver la casa por dentro?

No estando ellos, se puede ver cuando usted quiera.

Y deslora 271 centímetros y 60 de manga.

Muy buena.

Sí, hace dos años, estoy aprendiendo.

Estoy en 70 kilos, ¿crees que me aguanta bien?

Sí, sí, hasta 93, seguramente.

Ah, bueno, bien. 205 litros más o menos.

Bien, bien, buenísimo.

Para río, así que creo que va a andar bien para mí, ¿no?

Sí, sí. ¿Qué material tiene?

¿Qué material es la tabla? Epoxi.

Parecida a la de Nacho, ¿no?

Sí.

¿Quieren verla tranquilos?

Me avisan cualquier cosa. Dale, muchísimas gracias.

¿En qué te puedo ayudar?

Estoy buscando un traje para windsor.

Pensaba un...

4-3.

4-3...

Sí.

Pero no me parece que un 4-3...

Para vos, no.

Tenéis cara de friolenta.

Y con el viento que corre,

me parece que como mínimo tenés que usar un 5-4.

Nunca paso frío.

Este es para vos.

Hagamos una cosa: próbalo.

te hago un 20 por ciento de descuento en efectivo.

Es por allá.

Tenés que probar las nuevas tablas que entraron la semana pasada.

No sabés lo que son, vuelan.

Yo ya tengo la mía.

Mirá.

Una de eslalon.

¿Hace mucho navegás?

Sí, un montón.

¿Me ayudás?

Sí.

Voy.

Te queda perfecto.

(Radio)

Se facturó casi el doble de lo que había calculado.

Yo vi una publicidad en la revista "San Isidro, tu lugar",

Qué bueno, ma. ¿Vos, pa, la viste? No.

Viene gente de todos lados.

vamos a tener que abrir una sucursal pronto.

Mirá qué bien.

Vamos a acostarte.

Anda, a descansar, mi amor, buenas noches.

Hasta mañana, papi. Hasta mañana.

-Chao. -Chao, enana.

Escuchame, estamos evaluando un nuevo trabajo,

Florencio Outlet.

Yo conozco al hijo.

Eduardo. ¿Lo ves seguido?

No.

Cada tanto pasa por el club.

¿Qué más sabés?

Que es un fanático del rugby.

Que sigue al Pumas.

Alejandro, te pregunté qué más sabés.

Lo que sabe todo el mundo, pa.

Que están forrados.

Es de vital importancia

que estés atento ante posibles nuevos encuentros.

Bueno, este es el salón.

"Quiero que averigües todo.

Con quién tratan y por qué.

Por ahora no, yo te voy a avisar."

Y ese es el piano que toca don Florencio.

Es un tipo tranquilo que no quiere quilombos.

Todo va a ser fácil con él.

Pero no.

Nuestro huésped va a ser este.

¿Qué?

Pero...

el plan era otro.

¿Plan? ¿Qué plan?

Yo no definí ningún plan todavía.

Pero el viejo es el que está nadando en plata

A mí Eduardo me quiere como un tío.

Es muy cercana la relación que tengo con él.

Se va a complicar todo y me van a descubrir.

Cuanto más cercana es su relación con el pibe,

mejor para nosotros.

Y esto es lo que va a hacer.

Se va a encontrar con la familia

y le va a decir que lo raptaron la noche anterior

y que lo utilizaron como señuelo frente a su hijo.

Les va a decir que actuó así obligado por un comando terrorista.

¿Algo más, pa? Anda, hijo.

(Gritos)

Hijo de puta...

Estate tranquila.

Ahí está el loco.

¡Álex! ¿Cómo andás?

Qué bueno que vinieran.

Mónica, Gonzalo.

Les preparé la mejor mesa.

Pasá.

¿Canal el Prode?

Frío.

Poner un negocio de ropa.

Helado.

No hay nada que me aburra más que ir a comprar ropa.

Dale, esmerate un poco.

¿Animar fiestas infantiles?

Tibio...

Pará, ya sé.

Poner un jardín de infantes.

Caliente.

Bueno, ese es el negocio que me va a ayudar

a cumplir mi sueño.

Mi sueño será ir a vivir a Suecia.

¿A Suecia?

"Guau".

Tan lejos.

A Kalmar.

La ciudad de donde vienen mis abuelos.

Enfrente de Olaf.

Ah, ya estuviste allá.

No, nunca.

Pero mi vieja me cuenta que es ideal para veranear,

que es más tranquilo

y mucho más previsible que acá.

Kalmar.

Me gusta el nombre.

¿Brindamos?

¿Por qué?

Nuestra organización no está dispuesta

a organizar una prueba de vida.

Va a haber una carta escrita por su familiar

adjunta a las instrucciones donde se detallan los pormenores

para su liberación.

¿Te gusta?

Bien, ahora va a escribir una carta dirigida a sus familiares

para informarles que se encuentra bien.

¿Está listo?

Dale, dale.

Ay, ay...

Escriba:

"Papá,

tranquilizate, que me tratan muy bien".

"Tranquilizá a Roli, decile que la quiero mucho.

Ahora todo depende vos".

Bien, bien.

No entiendo, pa.

Hijo, ¿estás bien?

No cenaste.

¿Pasa algo?

Fíjate cuánto te tiene que entrar en 42.

Yo tengo que salir. Dentro de un ratito vengo.

Ma, me voy a acostar.

¿No me miras la pila de inglés?

Adri, tengo mil cosas para corregir.

Dámelo, ahora me fijo.

-Gracias. -Buenas noches.

Chao, Guille.

(Radio)

Para el pago del rescate,

deberán seguir minuciosamente las instrucciones dadas.

Les reitero la suma entregada.

Un millón de dólares en billetes de 100.

Les recomiendo no hacer infracciones de tránsito

y no miren por los espejos retrovisores.

Si no cumplen con estas órdenes,

tanto la vida de ustedes como la de Eduardo

corren peligro.

Ahí están. Ahí están.

(LLORA)

Van a estar hasta mañana acá.

Una vida se van a quedar.

(SOLLOZAN)

Andá alcanzándome.

Perfecto.

Sentate, por favor.

Yo ahora te quiero agradecer.

Me da mucha seguridad tenerte cerca en estos momentos, hijo.

Lo hiciste muy bien.

Te felicito.

Esto es para vos.

Ojo, que es mucho dinero.

Gracias.

¿Tenés una bolsa para que lo ponga?

Somos de la policía.

Quédese tranquila.

No pasa nada, ya está, ya terminó.

Somos de la policía, ya está, ya pasó todo.

¿Usted sabía que había alguien ahí?

¡No sé de qué me habla!

¿Cuánto hace que estaba ahí?

¡Baje el arma de ahí, no lo sé!

Ya falta poco.

Un poquito más, un poquito más.

¿Cuánto hace que esa mujer estaba ahí?

¿Cuánto hace que esa mujer estaba ahí?

Tranquila, señora, toma.

El comodoro ya está en camino.

Ya se ha notificado.

Iniciamos una etapa

que sin duda será difícil

porque tenemos todos

la enorme responsabilidad

de asegurar hoy y para los tiempos

la democracia y el respeto por la dignidad del hombre

en la tierra argentina.

Buen día. Buenas.

Necesito ver al comodoro.

Ya me lo dijo por teléfono, yo ya le expliqué.

Por eso vine, no me alcanza su respuesta.

Escúcheme, Puccio.

El horno no está para bollos.

¿No le parece evidente?

No me entiende cuando hablo, ¿no?

Quiero ver al comodoro.

Las cosas están bastante espesas.

Sería bueno que usted se guarde un poco.

Este Gobierno está haciendo tantas pelotudeces

que nadie sabe qué va a pasar.

Hazme caso: guárdese.

¿Que yo me guarde?

Por aquí. No, el camino ya lo sé.

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Dale! ¡Dale!

¡Eso! ¡Vamos!

¿Viste las noticias?

No, ¿qué pasó?

Agarraron a la banda de Anibal Gordon.

Un hijo de mil puta que se quedó sin laboro.

Y empezó a chupar gente por cuenta propia.

Parece que el pato rizó un pibe de San Isidro

en la parte de la banda.

¿Podéis creerlo? Pendejo hijo de mil puta.

Estoy seguro que son los que mataron a Ricky.

Adelante, por favor.

Muchas gracias.

Buen día.

Puede pasar.

Gordon, me quedé helado cuando me enteré.

¿Cómo estás?

Son momentos, Arquímedes.

Hay que entenderlo como ciclos.

Yo caí por boludo.

Porque dejé vivo al inútil aquel.

Luego contenía documentación contra un milico,

buena información.

De primera mano.

Y la mujer estaba amenazando con llevarle a la prensa,

a la justicia, no sé qué mierda más.

Y me llamó el comodoro

y me dio la orden de que lo largue.

Y yo como un boludo, lo largué.

Quedate tranquilo.

Viste cómo es esto.

Como lo de Bonafidea en el 73.

¿Cuánto estuvimos?

¿Cuánto les llevó limpiar las cosas?

¿Tres meses?

Sí, más o menos.

Ahora van a cambiar la escala de los jefes por un tiempo.

Pero después se calma todo.

¿Cuánto pensás que puede durar un gobierno radical?

Por favor.

Esto se cae máximo dos años, compañero.

Pero yo no sé cómo seguir ahora.

Aprovechá el momento de euforia general,

el desprestigio de los militares para tratar otro tipo de huéspedes.

Gente que tenga algo que ocultar.

Por ejemplo, negocios relacionados con el proceso.

Tenés que estar más atento.

Ser muy prolijo.

Exponerte menos.

Podés dar servicio de hotelería para terceros.

Siempre fuiste muy bueno en eso.

Los de gamusa me gustan.

Caballero.

El par que me pidió.

Disculpe.

¿Los tiene en 43 y medio?

Sí, sí. Ya se lo alcanzo.

Gracias.

Arquímedes Puccio, ¿cómo le va?

Emilio, ¿cómo está usted?

Muy bien.

Emilio, mi hijo Alejandro.

Encantado. El gusto es mío.

Te conozco de las revistas, soy fanático del rugby.

¿De compras? No, de paso.

Los negocios me tienen de acá para allá.

No se puede quejar, Emilio.

Bueno, la cosa no anda nada mal.

Dividiendo mi tiempo entre Buenos Aires y Uruguay.

Abrimos varios locales allá.

Ahora tengo, no sabe lo que es.

Bueno, elijan lo que quieran.

No, de ninguna manera. Gracias, pero no.

Arquímedes, por favor.

No. Gracias, pero de verdad no. Me ofende.

Alejandro, decile a tu papá.

Él ya sabe lo que piensa el padre.

Alejandro está diciendo que sí.

Tranquilo.

Vas a estar bien.

Lo importante es que no te gane la presión.

Que vos la controles y no al revés.

Es una gira, pensalo así.

Es un partido nada más.

No es cuestión de vida o muerte.

¿Y vos?

¿Yo qué? ¿Qué vas a hacer?

¿Qué voy a hacer con qué?

¿De dónde sale tanto mimo, che?

Eh.

No voy a volver, Álex.

¿Eh?

No aguanto más.

Tengo miedo.

¿A dónde no vas a volver?

A casa.

¿Cuánto tiempo más pensás que va a pasar

sin que nos agarren?

Es una locura lo que hace papá.

¿Cómo que no vas a volver?

¿Y vos? ¿Qué vas a hacer?

No podés quedarte en casa.

Andate, haceme caso.

Dale, que si no, nos llevamos a Álex, eh.

No te quedes, por favor.

Dale, Guille, no seas llorón, vamos.

Andate, Álex.

Chao, Álex.

Salud.

¿Qué te pasa?

Nada.

Tienes una cara...

Estoy un poco cansado.

¿Querés que comamos acá o en otro lado?

Terminemos esto y vamos a otro lado.

Vale.

¿Seguro no te pasa nada?

Sí, amor.

Esto tenemos para dos o tres semanas más mínimo.

Estamos poniendo unas paredes de concreto de 30 centímetros

con un buen albañil para que haga un buen trabajo.

Preguntas. Entonces, ¿cuándo lo hacemos?

Lo ideal sería el jueves.

El resto de los días Alejandro tiene entrenamiento.

Huevos frescos. Gracias.

Acordate que hoy tengo reunión docente.

Así que dejo preparada la comida.

Hasta luego. Hasta luego.

Bueno, presten atención.

Nosotros vamos a estar detenidos

con Alejandro acá cercano a la vereda.

En el momento que se acerca Nabón,

lo vamos a interceptar

y le decimos que se nos quedó el auto.

Y si, por favor, nos puede acercar hasta un taller.

Una vez dentro del auto de Nabón,

iniciamos el recorrido, hablamos, le damos charla.

En un momento determinado cerca de la esquina,

le pido que, por favor, frene

porque me acordé que me olvidé las llaves en el auto.

En ese instante,

ustedes se bajan del Chevy, van al asiento del conductor,

lo sacan y se lo llevan.

Después con Alejandro, volvemos al Ford y nos vamos.

Y nos encontramos acá en casa.

¿Alguna duda? No.

Alejandro, participaste nada.

¿Alguna pregunta?

No.

¿Alguna duda? No.

(Televisión)

¿Qué pasa?

Mañana no voy a ir.

No puedo, papá.

¿Qué me venís con eso ahora?

Te estoy haciendo partícipe de todo, ¿y vos estás dudando?

Justo cuando estoy iniciando una nueva etapa en mi carrera

y cuento con amplio dominio de la escena,

¿vos me vas a abandonar?

Es que me voy a casar, papá.

Perdiste la razón vos.

¿Cómo que te vas a casar?

¿Y así lo contás?

¿No te parece apresurado? No.

Dale tiempo a tu padre para que lo procese,

Es que no puedo hablarle, mamá. Tenés que entenderlo.

Una noticia así justo ahora.

No tiene en quién confiar.

Si vos no lo ayudás, es difícil para él.

Álex, hijo.

¿Por qué no viajás

y tratás de convencer a Maguila para que vuelva?

Eso lo va a calmar.

Y nos va a alivianar a todos.

Qué bueno encontrarlo acá, Nabón.

Últimamente nos vemos seguido.

Es verdad. ¿Todo bien?

Mal, se me rompió el auto.

¿Me podría alcanzar a una escuadra que tenga mecánico?

Sí. Estoy con mi contador, ¿puede subir?

Sí, suban, suban. Muchísimas gracias.

Que los alcanzo.

Gracias, eh.

El señor Laborda y el señor Nabón. Un gusto.

¿Qué tal, cómo le va? Amigo mío de toda la vida.

¿Qué le pasó al auto?

No sé. Empezó a corcovear y se me quedó.

Pienso que son las bujías, estaban un poco impactadas.

No, yo la había cambiado hace unos días,

pero no sé por qué...

Ay, Dios, qué torpe.

Me olvidé las llaves.

que me hago una corrida para ir a buscarlas.

No, doy la vuelta acá. No, le pido por favor.

Voy yo. Frene, frene, voy yo.

No, por favor, se lo estoy pidiendo yo.

Pero ya está. Pero que, por favor...

Di la vuelta y vamos en auto.

Frene, que voy yo.

¿Este qué hace? Está loco.

Tranquilo, que no pasa nada.

Por favor, no me haga nada. Tengo plata en mi portafolio.

No queremos la plata que tiene el portafolio.

Quédese tranquilo. No se ponga loco, Nabón.

Es peor, quédese tranquilo.

¡Auxilio!

¡Hijo de puta!

¡La puta que te parió!

Tranquilo, Nabón, por favor.

No pida nada, no pida nada.

Quédese acá, quédese tranquilo.

(Tiro)

¿Qué hiciste?

Sal del auto.

¿Para qué volviste al auto?

pero vos te tenés que quedar en el auto.

Pero ¿cómo se te va a zafar así, pelotudo?

A mí no me digas pelotudo, la concha de tu madre.

Más despacio, que estás llamando la atención.

Se van hasta el auto.

Y vos deshacete del arma.

Está bien, yo me encargo.

Pará, papá...

Tú me vas a escuchar. Para, papá, por favor.

Te dejaste el operativo sobre la hora

y las cosas no fueron como yo dije que debían ser.

Por tu culpa, Nabón fue asesinado.

Nunca antes había fallado en un secuestro.

Parecíamos unos principiantes.

Quedamos expuestos a la vista de todos.

¡De todos!

Y ahora estamos en grave peligro.

¿Así es como te querías deshacer de tu padre?

¿Así? ¿Así?

Hola, amor.

Te extrañé un montón.

¡Maguila! ¡Maguila!

Está regordo.

Vengan las tres.

Mira, este es para...

No, este.

Esto es para la ardilla.

Esto para usted... Maguila.

Mónica. Hola, bienvenido.

Mucho gusto.

¿Creías que no iba a venir?

Bienvenido, hijo.

¿Qué haces, pa?

¿Te gusta, Maguila?

Vamos. Vamos.

Buenísima.

Bien.

Qué pinta esta carne.

La gente, buena onda.

Pero es muy agotador.

Encima las ovejas de mierda no se dejan agarrar

porque allí tienen un metro de esquila

Entonces tenés que agarrar los bichos con la mano y...

¿Cómo con la mano? Sí, con las manos, así.

Mira, arrancabas por acá arriba y tenías que ir hasta el fondo

Bueno, bueno.

¿Ven? Así se ponían las ovejas, pero diez veces peor.

Pero ¿eso no es peligroso?

Es más peligroso que el rugby.

Miren cómo me dejó.

Muy cansador todo.

¿Y por qué no volvías?

Muchas cosas.

Álex me ayudó a tomar la decisión.

A mí me gustaría hacer un brindis.

Sí, quiero brindar por Alejandro y por Mónica,

que es muy inspirador que la familia se agrande.

Bienvenido, hermanito. Salud.

Salud. Bienvenido, hijo.

Salud, Maguila. Salud, chicos.

Salud. Salud.

¿Qué pasa, ma?

Que pienso en Guillermo.

Hace más de un año que no sabemos nada.

Lo extraño mucho.

Quieta, señora, quieta.

Átala bien.

¿Todo bien? Todo bien.

Muy bien, hijo.

Muy bien.

(Llanto)

¡Hola! ¿Qué tal?

En forma, eh.

Pasen, chicos.

Tienen un montón de años.

Y el barrio es muy tranquilo.

Conocemos a todos los vecinos de hace un montón de tiempo.

Lo que pasa que el terreno era de mis abuelos.

Claro, y tiene una quinta muy grande.

Y fuimos vendiéndolo.

Ahora queda este nada más.

Cuando veníamos con los primos, jugábamos acá.

¿Cuántos metros tiene el lote?

Mirad.

Tendrá 18 de frente por 50 de fondo más o menos.

Me encanta, eh.

Es perfecto para ustedes.

Un poco grande.

Ánimo.

Ya vamos a encontrar la manera de que se haga la operación.

Para mí sería una satisfacción enorme que el terreno les quede a ustedes.

Álex, vos sabés que sos como de la familia para mí.

(Gritos)

¡No! ¡No! ¡Déjenme!

"Por eso tengo que pedir un préstamo bancario.

Pero queremos una nueva prueba de vida de mi madre.

De otra forma, no vamos a seguir negociando."

Si no quiere exponer a su madre a grave peligro,

deberán aceptar nuestras condiciones y el dinero exigido.

"Si dañan a mi madre, no verán ni un dólar.

Le reitero que necesitamos más tiempo."

Vamos a mantener la costumbre de un nuevo campeonato

en honor a la tradición de este club.

Así que márquense adentro y afuera de la cancha.

Estoy muy orgulloso de este equipo.

Álex, quédate conmigo.

Te necesito enchufado.

Con la cabeza acá, metido acá. Sí.

Te veo bien. Contagia a los muchachos.

Dale claro.

(Televisión)

(Teléfono)

A ver si es Guillermo.

¿Hola?

Hola.

Hola.

Hola.

¿Quién era?

Trae el teléfono acá, Adriana.

Decile a Adriana que baje de una vez a desayunar.

Porque ya se me enfrió las tostadas, la leche y no puedo esperar más.

Tranquila, ahora le digo.

Estoy tranquila, pero me tengo que ir a trabajar.

Bueno, andá a trabajar. Bueno.

Pará, pará.

Decile a la princesa que ya tiene corregida su tarea.

Buen día, pa.

Buen día. Buen día.

(Puerta)

¿Quién es? Soy yo, abrime.

¿Qué te pasa?

¿No escuchás, Álex?

¡Están gritando, boludo!

Bueno, tranquila, vení, vení.

Es papá en el sótano, no pasa nada.

Cortá, Álex, no soy estúpida.

Tranquilizate un poco.

¿Qué mierdas son esos gritos, quién está gritando?

Yo voy a hablar con papá, ¿sí? Va a estar todo bien, tranquilizate.

¿Qué es esto, qué está pasando? Tranquilizate, andá a desayunar.

(Gritos)

¿Alguna novedad, Arquímedes?

Señora, cállese, por favor.

Hace tres semanas que me están dando vueltas.

No entiendo qué pasa.

¡Cállese, no se lo digo más, por favor, basta!

Esto no da para más, Laborda.

¿Quién le dice que no tienen la plata?

Yo sé que es mentira.

Papá, esta señora tiene graves problemas digestivos.

Sacame esto de acá que va a salpicar.

Ya llegamos.

Chao, pa.

(Teléfono)

¿Quién habla?

"Vos sabés muy bien quién habla."

Comodoro, ¿qué hace usted llamando a mi casa?

"¿Qué pregunta es esa?"

Hoy cuando llevaba a mi hija a la escuela,

vi que un auto estaba detrás mío.

¿Me está siguiendo usted?

"Estamos recibiendo mucha presión

por la desaparición de una mujer de 65 años.

Hay gente de arriba muy inquieta y necesitamos solucionarlo pronto.

¿Qué información me puedes dar?"

No me contestó.

¿Por qué llamó a mi casa?

"Puccio, acá las preguntas las hago yo.

Si te llamo es porque no puedo darte más protección.

¿Está claro?

¿Comprendés lo que te digo?"

Ahora no puedo hablar.

Silvia, vamos.

Miralo, ¿qué se festeja?

Que hoy sacamos los pasajes para el viaje que le prometí a Moni.

Qué bien. Bueno.

También estamos festejando el nuevo campeonato.

Hay que ganar primero.

Ay, Álex, si ganan todos los años.

Estamos saliendo, ¿necesitan algo?

¿Quieren comprar algo de postre?

Adri, agarra el chal, nos vamos.

Sí.

¿A dónde van, Álex?

A Suecia, a Kalmar.

Qué lejos.

¿Maguila y tu papá no venían?

Sí, en un rato.

A mí me parece bien.

¡Sacadme, hijo de puta!

Vamos.

Buenas noches.

Llénalo. Sí.

Se hizo largo...

No, estamos en horario.

Tengo gente en casa.

Yo también.

Policía, quédate quieto.

¡Policía, alto!

¡Las manos donde las pueda ver!

Tranquilo, ¿qué pasa?

¡Al suelo, carajo!

¡Estate quieto!

¡Tranquilo!

¡Al suelo!

¡Poned la mano en la espalda!

¿Esta es la llave de tu casa?

Sí, es la llave de mi casa.

Bueno, date la vuelta.

¡Manos atrás!

¡Quedate quieto, quedate quieto!

No hay nada, nada de verdad.

No le va a convenir ir a mi casa.

entre y va a explotar toda la manzana.

De verdad se lo estoy diciendo.

No haga chistes, viejo pelotudo.

Ahora vamos a buscar a la señora.

Ríanse.

Después me voy a reír yo.

Esto ya está.

(Televisión)

Lo dejé afuera.

¡Álex!

¡Señores, que nadie se mueva!

¡Contra la pared!

Tranquila, mi amor, tranquila.

Tenemos una orden de allanamiento para revisar toda la casa.

¡Vamos, derribala, vamos!

Dale, caminá, carajo.

Dale, caminá.

¿Hay alguien acá?

Metete en este sector, dale.

Dale, hablá, ¿dónde la tenés encerrada?

Aquí está.

Ordóñez, vení, atendela.

Míreme, señora.

Señora, míreme, somos de la policía.

Tranquila, ya pasó, míreme.

Míreme, señora, venga.

Ahí está. ¿La conoces o no la conoces?

¿Vos no sabías nada de esto?

No, le juro que no sabía nada.

Míreme, somos de la policía, ya pasó, señora.

Sí que la conocía.

Sentate ahí.

Ya está, señora.

Venga, venga.

¡Álex! ¡Moni!

Vengan cerca mío.

Álex, Mónica, ¿qué pasó?

Quietas ahí.

Esto es un procedimiento policial.

Caminen lentamente hacia el "living", vamos.

(GRITAN)

-¡No me toque! -¡Vamos, vení!

¿Cómo se llama la señora que está en el sótano?

¡No sé de qué me habla!

¿Cuánto hace que está ahí?

¿Conoce a la mujer que estaba en el sótano?

¡No!

¡Son mis hijos, no!

Tranquila, señora, tome.

El comodoro ya está en camino.

Ya fue notificado.

(Gritos)

¡No deje pasar a la prensa!

¡Álex, Álex!

¡Asesino!

¡Álex!

Alejandro, ¿qué pasó?

¿Quiere decir algo?

¿Qué pasó?

Mamá, por favor, mamá.

La señora te va a cuidar.

Álex, Álex.

Mi amor, ¿qué pasa?

Vos no tenés nada que ver, es una vecina.

¿Esa señora qué hacía en mi casa?

Sacanos de acá, papá.

A Adriana no la trajeron acá, ¿dónde está?

Arquímedes, te estoy hablando.

¿Dónde está?

Te voy a matar, hijo de puta.

Papi, ya estamos acá.

No pasa nada.

Arquímedes. Ya nos vamos. Despacio.

No pasa nada, tranquilas.

A mí dígame nada más cuándo me sacan de acá.

No tenemos el mismo margen de elección que antes

Así que por ahora debe enfrentar la situación.

¿Y entonces?

Le ofrecemos proveerle de todos los medios

para que usted pase una buena estadía.

Paciencia, Puccio.

Pasado un tiempo, cuando se tranquilice la cosa,

va a ser más fácil sacarlo.

Se lo aseguro.

Francisco.

Pase.

Tranquilo, va a estar bien.

Se acabará esta locura, vas a ver.

¿Y Moni? Moni ya salió esta mañana.

Además, tu mamá y tu hermana ya están en tu casa.

Ocupate de vos, sé fuerte ahora.

Mi viejo va a arreglar todo.

¡Sacalo bien, la concha de tu madre!

No pasó nada, vamos.

Gracias. Hola, Álex.

Traje la ropa.

¿Cómo estás?

Tranquilo, por favor.

Pase. El juez lo espera.

"Esto ya se lo he explicado en anteriores comunicaciones.

Parece que no fui claro.

Por eso tengo que pedir un préstamo bancario.

Pero queremos una nueva prueba de vida

De otra forma no vamos a seguir negociando.

¿Usted me está escuchando

o no me está escuchando cuando hablo?

Si dañan a mi madre, no verán ni un dólar.

Le reitero que necesitamos más tiempo.

Si no quiere usted ver a su madre en grave peligro..."

Estas son las grabaciones de las llamadas extorsivas

a los familiares de la secuestrada.

Y de los casos Outlet y Manuquiano.

En todas siempre se escucha la misma voz.

La suya.

¿Qué opina?

Me obligaron a hacer todo esto, señor juez.

Un grupo liderado por dos hombres de buen aspecto

de 35 y 40 años que funcionaban como una organización.

¿A qué tipo de organización se refiere?

Desconozco. Como le dije, fui obligado.

Tampoco sé apellidos ni nombres reales.

Solamente su nombre de guerra.

¿Y usted qué hizo en esa situación?

Me negué hasta donde pude, señor juez.

Pero me golpearon.

Y amenazaron con matar a toda mi familia.

Todavía no me dieron mucha información,

pero estoy hablando con gente que me debe favores.

Tenés que estar lo más fuerte y lúcido posible.

Cuando estés delante del juez, tenés que mirarlo a los ojos

y asegurarle que vos nunca tuviste la menor idea

de los hechos que estaban sucediendo en tu casa.

Doctor.

Tranquilo. Cuidate.

Las pruebas en su contra son muy contundentes.

Pero usted tiene la chance de salvar a su familia.

Las evidencias contra ellos son menos incriminatorias.

A lo sumo se los puede culpar como cómplices pasivos

dado que nadie que viviera en esa casa

podría ignorar lo que allí sucedía.

Es usted quien tiene que aceptar los cargos

y declarar que todo fue su responsabilidad.

Soy inocente.

Es todo una puesta en escena

en la que yo soy la principal víctima.

Es para cubrir a los verdaderos y poderosos culpables, señor juez.

Usted sabrá que tanto Contempone como Díaz ya declararon en su contra

y además involucraron a sus hijos.

Mañana se hará un careo entre todos

y eso va a hacer que las cosas salgan a la luz.

Se lo repito.

Salve a su familia.

Usted puede hacerlo.

¿Y Adriana?

Adri está bien.

Más tranquila.

¿No?

Estamos todos bien, no te preocupes.

Papá se está ocupando y nos va a sacar de acá.

¿Me escuchaste?

Señora, por favor.

Papá lo hizo por nosotros, Álex.

Entendelo.

Cuida a la enana.

Te quiero.

Yo también.

Sí.

Por favor, amor.

Decime que no tenés nada que ver con todo esto.

Soy inocente.

Juramelo.

Te lo juro.

Yo sabía.

Sabía...

Vamos, Puccio.

Muévete, dale.

Vamos.

Dale, vamos.

Dale.

¿Qué querés?

Sentate, Alejandro.

Mañana me voy a negar a declarar.

Voy a decir que sufría premios ilegales acá en la cárcel

que me indujeron a confesar los crímenes.

Voy a mostrar las marcas en la cara,

que van a ser una prueba de la violencia que fui víctima.

¿Qué marcas?

Las que me van a aparecer ahora cuando vos me pegues.

Y me tenés que pegar fuerte.

Después vamos a declarar que los guardas me cagaron a palos.

Ni loco.

Ah, mira, ni loco.

¿No vas a hacer nada?

¿Vas a dejar que tu padre se pudra en la cárcel

después de todo lo que hizo por vos?

Sos un traidor, Alejandro.

Sos un desagradecido.

¿No me querés matar también?

¿Te querés salvar solo?

A ver si lo entendés, Alejandro.

Tu libertad o tu condena dependen de mí.

¿Vos qué querés?

Todo lo que sos, lo sos gracias a mí.

¿Nunca te pusiste a pensar cómo llegaste a ser quien sos?

¿Cómo te crees que te convertiste en ídolo,

en Puma?

Gracias a mí.

Todo lo planeé, lo diseñé.

Paso por paso.

Cada decisión desde que eras así de chiquito.

¿Y ahora me querés dejar acá dentro?

¿Te querés lavar las manos como que no tuviste nada que ver?

Si caigo yo, Alejandro, caemos todos.

Todos estamos metidos en la misma

y vos sos tan responsable como cualquiera.

Sos un impostor.

Crack.

Estrella...

¿Te vas a animar a contarle a tu amigo Benito

lo que hiciste cara a cara?

¿Eh? ¿Y a tus amigos del club?

Del seleccionado.

¿Les vas a contar lo que hiciste y por qué lo hiciste?

Lo hiciste por plata, Alejandro.

Por plata que recibiste de mi mano.

Entonces ahora tenés que actuar como un hombre.

Callate. No me callo nada.

¿A tu noviecita le vas a contar

cómo conseguiste el dinero para el local?

¿Para comprar el terreno que tenés?

¿Para llevar la vida cómoda que tenés?

¡Hijo de puta!

¡Hijo de puta! ¡Hijo de puta!

Basta. ¡Eres una mierda!

¡Eres una mierda! ¡Hijo de puta!

Hijo de puta.

¡Te voy a matar! ¡Soltame!

La puta que te parió.

Tranquilo, Álex, todo se va a arreglar.

Ahora nos vemos en el careo.

(Gritos)

¡Álex!

¡Álex!

¡Llamen a un médico, por favor!

¡Llamen a un médico, Álex!

¡Llamen a un médico, Álex!

¿Tú qué haces acá, rata hija de puta?

Versión española - El clan

04 nov 2018

Tras la aparente normalidad de la familia Puccio se oculta un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato. Arquímedes, el patriarca, miembro del Servicio de Inteligencia desde la dictadura, lidera y planifica las operaciones.

Contenido disponible hasta el 12 de junio de 2025.

ver más sobre "Versión española - El clan " ver menos sobre "Versión española - El clan "
Programas completos (68)
Clips

Los últimos 849 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gema

    Buenísima pelicula

    25 sep 2017